Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Ir abajo

The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Dennis Vallespir el Vie Abr 28, 2017 2:00 am

De noche, rebuscando entre las tabernas del lugar, no tan mugrientas como podría verse en la falsamente edulcorada capital, pero lo bastante humildes como para que un grupo de sinvergüenzas de clase alta se despreocuparan en una celebración como aquélla, Dennis empezó la noche. Mas no iba a acabarla de esa manera.

Sólo cambiaría de sitio.

El ya-no-tan-joven —¿alguna vez lo había sido? O más bien, ¿alguna vez lo había dejado de ser?— Vallespir pasaba por una extraña regresión al segundo peor episodio de su vida, con los mismos amigos que le llevaron a París la primera vez y con los mismos con los que regresó a su tierra natal convertido en hombre lobo por culpa de aquel misterio que después de tantas lunas llenas, comenzaba a desvelarse.

¡Por fin! Cuán blasfemo era al describir la posible solución a aquella patología hereditaria como orgásmica, pero esa misma noche resultaba inevitablemente apropiada.

Aquellos personajes —no existía otra palabra más certera— habían regresado más de quince años después para visitarle y hacerle recordar un poco del vago sustento que algunos llaman 'amistad'. Aburridos por la alienación de Luxemburgo y el burdo aroma del campo, habían llegado con ganas de olvidarse de sus propias cadenas y emular el hedonismo que caracterizaba a algunas clases inferiores a la suya. Lo que también podía ser un eufemismo de 'reventarse de juerga hasta que el tabernero les echara a la calle'. Por eso mismo, a algunos cuantos —claro está, los más elocuentes— se les ocurrió que sería mucho mejor trasladarlo todo a la finca de uno de ellos.  

Y pensar que aún se negarían a emplear el término 'orgía organizada en casa' por ser demasiado ordinario —mejor, demasiado contundente—...

Afortunadamente —para ellos, por descontado, pues el lado pobremente maduro de Dennis ya se había hecho a la idea de su cruz tras aceptar que el evento se llevara a cabo—, él ya no bebía. Es decir, no si podía evitarlo y eso excluía cualquier influencia con la que la zorra —irónicamente siempre pensaba en un animal antes que en una ramera, debía de ser por la naturaleza que, para colmo, compartía con ella— de Abigail Zarkozi hubiera irrumpido en su vida recientemente. Y a pesar de las balbuceantes insistencias de sus camaradas, nada conseguía derrocar al trauma de ser abstemio, ni siquiera una de tantas algarabías sexuales en las que acababa envuelto. Incluso si era más discreto de lo que su promiscua fama le achacaba, no podía decirse que se tratara de la primera, ni mucho menos de la última.

Así pues, antes de dirigirse en varios carruajes al lugar definitivo de los hechos, la remesa de prostitutas que habían solicitado desde la taberna llegó para que escogieran el género que ellos quisieran llevarse mientras que el resto se quedaría allí para la clientela del local. A él le daba igual, por supuesto, hacía ya una temporada que su apetito carnal no exigía demasiada atención y aunque eso no menguaba un ápice su destreza en el catre difícilmente la encontraba saciada en los senos ajenos. Sin embargo, cuando uno de sus colegas ya achispados le rodeó los hombros con el brazo y le pidió que le ayudara a elegir entre la hilera de mujeres, sus ojos dieron con una mirada para la que no estaba preparado. Hasta si eso era lo único que realmente podía reconocer en un envoltorio que no había visto nunca antes.

—¡Virgen puta, Dennis, que me aspen si la ciudad en la que vives no es la mejor del mundo para el amor! ¡Mira bien a ésta! ¿Qué opinas? ¡Me han dicho que viene con sorpresa, ama o sumisa al gusto del consumidor!

No apartó la vista del rompecabezas mental que, ¿sin ton ni son?, le estaba provocando la visión de aquella belleza ambulante en cuestión, no sin archivarla primero para sus adentros con un solo vistazo experimentado. Natural, pero curtido.

Algunas cosas nunca cambian. Que se lo dijeran a una…

¿Y había realmente una sola allí delante?

—Mejor sería al gusto de la 'consumida', para variar —le respondió finalmente con indiferencia y una ironía más que hastiada para zanjar de una vez aquellas idioteces jocosas fruto de la testosterona. Sentirse el único cuerdo entre tantos adultos hipócritas no podía ser menos oportuno ni más irónico.

Jodidamente simbólico.


Última edición por Dennis Vallespir el Dom Dic 17, 2017 7:07 pm, editado 1 vez



Lobo hombre en Paris... Su nombre, Dennis.

Si no puedo salvar a nadie, no puedo salvarme a mí mismo:
You know the child wasn't really the problem, it wasn't Neverland a lie:
You can give it to me when I need to come along:

I planned it all, I just forgot romance:
No imaginé lo que ahora sé, me basta con mirar:
Prepared to burn:


avatar
Dennis Vallespir
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 193
Puntos : 239
Reputación : 121
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Bajo el dedo de Judith

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Lun Mayo 01, 2017 9:48 pm

¿Nunca te cansas de esto, Alchemilla? Prepararte para hombres, nunca mujeres, que no van a valorar nada, ni tu rostro, ni tu aroma, ni nada, sólo porque quieren empalarte. Estropear ese cuerpo, nuestro cuerpo, vendiéndolo a quien pueda pagarlo, porque ¿qué más da! ¡A quién le importa, no es como si fuera todo lo que tienes, como si, de no poseerlo, no quedara nada de ti y todo fuera a pasar al olvido...!

Cerré los ojos con fuerza y tuve que detenerme, apoyada en la pared de ladrillo con una mano mientras la otra la llevé a la frente, apretando suavemente, intentando que el pálpito fuera menos intenso. Con cada latido de mi corazón, el dolor se extendía un poco más, corrompiendo todos mis pensamientos, dificultándome incluso algo tan sencillo como mirar hacia la calle embarrada en la que estaba caminando, en dirección a la taberna. Encima la voz lo hacía peor, rebotaba y con cada palabra se volvía más afilada, como si fuera un cuchillo que se me clavara en la herida y hurgara...

¡Sí! Sí, esa soy yo, tu cuchillo, tu arma, tu destrucción; todo lo que temes, lo que te matará.

Me obligué a sobreponerme en cuanto las otras mujeres me preguntaron si me pasaba algo. No, sólo me ha deslumbrado la llama de la farola, no es nada. Una excusa, por supuesto, pero les daba tan igual como a mí lo que hacían los serenos (¿cómo demonios sabía que ellos eran los que se ocupaban del alumbrado?); continuaron avanzando, y yo lo hice también, a la zaga, con la respiración lenta, y absolutamente nada dispuesta a ser vendida como cada noche.

¡Eso es, rebélate, haz algo, impide que nos manejen y utilicen y tal vez puedas serme útil!

¡Ya me rebelaría, ya, pero contra esa voz! Con cada cosa que decía, mis pasos se volvían más firmes y más rápidos, hasta que alcancé la taberna casi antes que mis compañeras, que se metieron con mi ansia viva por llegar. ¿Tanto necesitaba el dinero...? No, más ansia me provocaba que me la metieran para ver si así ella se callaba; durante el acto solía estar silenciosa, y ya casi incluso lo buscaba, aunque los clientes, como aquellos, fueran borrachos totalmente desagradables que no conseguirían encajarla ni aunque se la llevaras tú al lugar correcto.

Te estás enfadando... Eso es bueno. Pero no todo es lo que parece, ¡atenta!

¿A qué debía estarlo? ¿Al hombre que no bebía, que no participaba con los demás, que se acercaba despacio? ¿A ese? No veía nada extraordinario en él, pero ¿cómo podría si me iba a estallar la cabeza y trataba de no concentrarme en nadie para no grabar ningún rasgo en mis pensamientos? No recordar nada me estaba volviendo específica con lo que sí quería guardar para la posteridad; los clientes casi no valían la pena, al menos normalmente, ni siquiera él...

Mira más. Mira mejor. ¡Míralo, míralo, detecta el peligro!

¿Qué era eso que rezumaba...? ¿Esa especie de halo místico, como si fuera un santo, y que parecía rugir con cada paso que daba? Lobo, sí, y no lo dije yo, lo dijo ella, pero era cierto, no cabía duda. Aquel hombre era un licántropo, que por no ser luna llena (¿cómo demonios sabía eso! ¡Y cómo demonios existían seres así! No lo comprendía, ¡por favor, necesito que alguien me lo explique! Oh, ¿en serio...? Qué tierna.) era humano, pero la bestia se encontraba dentro de él, y tal vez pronto dentro de mí, porque se acercó guiado por otro, un baboso que nos miraba para seleccionar a una de nosotras como premio.

¡Asqueroso! Hay que ponerlos en su lugar, a él, a todos.

¡Pero no podía! Si hablaba, me quitarían la paga; si decía lo que pensaba, me someterían contra mi voluntad y sin nada a cambio, sería mucho más doloroso que si simplemente me dejaba, como la sumisa que él anunciaba que podía ser, dependiendo de qué quisiera cada hombre que me fuera a poseer. Y habían sido tantos... De eso estaba segura, aunque sólo recordara a algunos; a él no lo recordaba, al que abrió su bocaza para responder a la estupidez del otro, pero sentía que lo conocía. No sabía por qué ni cómo, pero lo hacía...

– La consumida desea que seas su coco, monstruo. ¿Qué te parece eso? – no pregunté, ¡juro que yo no hablé! Pero fue mi boca la que se movió, mi voz la que salió de mi cuerpo (aunque no sonara como mía en absoluto), y realmente yo la que se comportó así. ¿O no...? Porque yo me noté la sorpresa, me llevé las manos a la boca para tapármela por lo que había dicho, pero parte de mí sonreía, y esa parte era cada vez más fuerte... y estaba cada vez más descontrolada.

Porque soy yo quien tiene el control. No tú, ni tampoco Dennis Vallespir: yo.



No more time to realise:
It is now or never:
Breath is short but I'm alive:
I'm getting closer to the gate:

Keep on hiding in the dark:
Will this nightmare ever end?:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 199
Puntos : 338
Reputación : 168
Fecha de inscripción : 26/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Dennis Vallespir el Jue Jun 29, 2017 2:55 am

Y no creyó escucharla aquella vez, sino que escuchó con toda claridad cómo la voz de la única persona que le había llamado así se elevaba por encima de las otras en aquel espectáculo de carne que si iba a destacarse en su largo repertorio, sin duda sería gracias a un fantasma con el que había soñado. A fin de cuentas era un niño muy, muy raro.

Aunque en rarezas, la bruja loca de los callejones no le dejara precisamente atrás.

—¿Qué es lo que has dicho? —inquirió, con el ceño fruncido y la mirada molesta en aquella repentina confusión que sólo una criatura como la jodida Alchemilla Gillespie podía provocar en él. La muchacha —una con tetas, seguramente vagina y cabellos largos pero que definitivamente no era la jodida Alchemilla Gillespie— de repente se había llevado las manos a la boca y parecía compartir la misma confusión que el hombre al que acababa de arrojar aquella pulla envenenada sin ton ni son.

—¡Épale, hermano, tiene carácter, eh! —soltó como el retrasado espectador que era, en una mezcla de risotada e hipo.

Eso, tú cabrea al hombre lobo bipolar e inestable de tu colega que acaba de reencontrarse con la mujer que lo descontroló en las mismas calles que pisáis ahora y que vuelve con un disfraz triste y corrompido. Bello, a pesar de todo, como no podía ser de otra manera con esa hija de…

—Al carruaje con las demás, entonces —zanjó de golpe y porrazo, con una frase desinteresada que, no obstante, había pronunciado en el tono más autoritario de la noche, mostrándose realmente como el que mandaba allí entre tanto cabestro de clase alta; por guía, por sobrio y por dominante. Aún no había acabado ni siquiera de decirla que él ya daba media vuelta para salir de la taberna sin volver a mirar directamente a los ojos de aquel disparate que olía como el puto paraíso terrenal que se suponía que debía ser… Pero no debía ser quien creía que era, no, sencillamente No Era Posible.

La prostituta en cuestión no viajó en el mismo carruaje que él, ni que ninguno de sus amigos en realidad, iban todas en otro que custodiaban los criados de Fabien, el dueño de la famosa finca a la que se dirigían. Dennis se pasó todo el trayecto mudo, con los ojos fijos en una luna lejos de ser llena, el codo apoyado en la ventana y toda la palma de la mano abarcándole la mejilla. Las sacudidas continuas del vehículo eran lo único que movía la repentina seriedad de su cuerpo, que contrastaba peligrosamente con las carcajadas alcoholizadas del ambiente que desconocía su tormento.

No, definitivamente algunas cosas nunca cambian.

No la buscó una vez la fiesta estuvo completamente trasladada a los dominios más perturbadoramente sensuales en su ocultada hipocresía. Las profesionales se desperdigaron por la terraza y la vivienda, ambientada y abatida de todas las comodidades dignas de pasar a formar parte del burdel más elegante de la ciudad. Casi como trabajar en casa y en más de un sentido. Servicio personalizado hasta en los platos de comida y diversas formas de alcohol y estimulantes con las que señores y putas eran bien atendidos. Y la música, representada allí en directo, se esparcía para emular a los aposentos más impúdicos de aquel tipo de comitivas en el Renacimiento. O donde quiera que fuera que el sonido se te incrustaba tanto en los tímpanos como a Dennis le parecía sentir, aunque algo le decía que eso no era del todo culpa de los instrumentos.

La noche siguió sin toparse con ella, sin querer toparse con ella, sin permitirse un solo pensamiento acerca de que estuviera aún más loco de lo que había aceptado ser en silencio. Ocupó su mente, como era de esperar, en el resto de brazos femeninos de la velada, sin llegar a nada más que los besos de cintura para arriba, incluso él se sorprendía de aquella supuesta castidad que no había buscado conscientemente pero a fin de cuentas y por muchos ambientes así en los que hubiera participado, prefería la intimidad de sus propias perversiones.

De esa guisa acabó; los pantalones ligeramente desabotonados, chaleco y camisa abiertos y el pelo increíblemente bien peinado. Divisó una de las pocas botellas de vino que había alejadas del servicio de la casa y en contra de toda la prudencia de su raciocinio, se movió directamente a por su objetivo, haciéndose con una copa por el camino en tanto evitaba pisar la cabeza de un amigo o las nalgas de una cubana. Cuando llegó finalmente a la bebida, se percató entonces de que Ella estaba a pocos pasos, recostada contra la pared. Hacía sólo unos segundos que uno de los consumidores se había alejado de allí, quizá empachado ya de deseo, y Dennis les echó una ojeada hermética, con la copa sorprendentemente llena por primera vez en toda la noche, y en muchas de su vida. Dio el primer sorbo tras apoyarse él también en la pared y volver a clavar su mirada al frente.

No dijo nada, porque eso era lo que había escuchado en la taberna, sí: nada en absoluto, pobre señorito cuerdo.



Lobo hombre en Paris... Su nombre, Dennis.

Si no puedo salvar a nadie, no puedo salvarme a mí mismo:
You know the child wasn't really the problem, it wasn't Neverland a lie:
You can give it to me when I need to come along:

I planned it all, I just forgot romance:
No imaginé lo que ahora sé, me basta con mirar:
Prepared to burn:


avatar
Dennis Vallespir
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 193
Puntos : 239
Reputación : 121
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Bajo el dedo de Judith

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Lun Jul 10, 2017 9:30 pm

¿Es que no había aprendido nada en el tiempo que llevaba en el burdel, indeterminado pero definitivamente una gran cantidad, para saltarle con ese insulto? ¡A los clientes no se les humillaba a menos que lo pidieran explícitamente! Y por raro que pareciera, a mí desde luego me lo había parecido en cuanto salí a la calle una vez y los hombres iban con actitudes dominantes pese a haberme pedido algunos de ellos que los sometiera, lo había aprendido; había aprendido eso y todo lo necesario para sobrevivir y para que mis compañeras no me hundieran en el burdel, ¿y para qué? ¡Para hundirme yo sola!

¡No, no, no te eches el mérito de algo que no ha sido cosa tuya! Ya me regodearé en tu caída cuando finalmente mueras, fulana, pero esto ha sido cosa mía.

Por supuesto, no era yo la que me saboteaba, pero al mismo tiempo sí lo era porque vivíamos en el mismo cuerpo, y aunque no pensáramos igual (jamás estaba de acuerdo con ella, eso lo tenía muy claro), parecíamos la misma. El cambio en la voz parecía pasar desapercibido para todos los demás salvo para mí, que notaba que ni siquiera era mi tono cuando abría la boca y no controlaba lo que decía, pero ¿quién le prestaba tanta atención a una prostituta? Ni siquiera él (Dennis), que no me quitaba ojo de encima, se había dado cuenta, ¿no?

Oh, sí se ha dado cuenta, ¡me conoce en profundidad! Pero no lo ha querido creer. No te confundas porque no es lo mismo.

¿Entonces me conocía? No, no me conocía, la conocía a ella, pero ¿de qué? Si mi propia identidad era un misterio, la suya lo era todavía más, pero únicamente porque lo que captaba de la dueña de esa voz me resultaba tan repulsivo que no quería siquiera acercarme. A veces, pese a que estuviera obsesionada con recuperar la memoria, creía que no valía la pena si eso implicaba conocer más a la huésped no bienvenida de mi cabeza; la ignorancia podía dar la felicidad, y por eso él se había marchado... por eso yo, a veces, no quería ni escucharla ni saber más de ella.

Pero me vas a escuchar porque yo también vivo aquí, yo estoy en ti, ¡yo seré quien te derrote de una maldita vez!

Esta vez aguanté el impulso de llevarme las manos a la cabeza y apretar para ver si se marchaba, pero sólo porque nos sacaron de allí rápidamente. Me dejé conducir por la corriente sin oponerme demasiado, tal y como había estado haciendo demasiadas veces y demasiado tiempo aunque no supiera exactamente cuánto, y así fue como terminé en un carruaje en dirección a lo que después averigüé que era la misma fiesta, pero en otra localización. Vicios de gente pudiente, supuse, que podían permitirse, amén de contratar vicios varios, trasladarlos a donde les viniera en gana.

Tú has elegido trabajar para ellos, así que ahora te fastidias y tragas lo que te venga. Pero no literalmente, es preferible escupir.

Demasiado acostumbrada a hacerlo para sentir repugnancia, me adentré en esa maraña de cuerpos y de carne que se quería mezclar con otras carnes diferentes en busca de alguien que quisiera mis servicios; para mi (escasa) sorpresa, no me faltaban los candidatos. Sin embargo, pese a estar haciendo mi trabajo y fingir que le ponía todas mis ganas (resulta que era una buena mentirosa, eso lo estaba descubriendo en detalle aquella noche), permanecía seca, seca y dócil como no había sido con el hombre, ¿Dennis?, cuya pista había perdido hacía un rato.

Nos evita. Nos evita porque no sabe qué pensar de ti y de mí.

Bueno, pues yo también podía evitarlo, y me mantuve ocupada y llenando bien mis arcas pese a no recibir ni una pizca de satisfacción por parte de los hombres que venían, me tocaban, me pedían que los devorara y se marchaban, demasiado borrachos para exigir nada más. Para mi fortuna, los hombres sólo veían lo que querían ver, y su placer les impedía percibir la ausencia del mío propio, así que los despaché rápido, como un burgués en sus negocios (suponía).

Qué fría te has vuelto, fulana... ¿Por qué no bebes algo para calentarte?

Fruncí el ceño y decidí no obedecer; no se trataba de una decisión diferente a otra que tomara habitualmente con respecto a ella, pero sí lo hice con más firmeza mientras permanecía apoyada en una columna, contemplando cómo se marchaba el último, por el momento, de mis clientes de la noche. Tanta fuerza debí de hacer que no escuché los pasos que se acercaban hasta que no fue tarde, y entonces, al girarme en esa dirección, lo vi de nuevo, caótico y atractivo; la excitación fue inmediata.

Y eso que tú ni siquiera lo has probado...

– Lamento mi comportamiento de antes, no sé lo que me ha sucedido. Probablemente haya sido cosa del licor de la madame. – me excusé y me acerqué a él, apoyando una de las manos en la parte desnuda de su pecho mientras con la otra jugaba con un mechón de mi pelo, completamente metida en el papel. – He oído que te llamas Dennis. – mentí, pero él no tenía por qué saberlo, y entonces sonreí. – Yo soy Alchemilla. – me presenté. Un error, por cierto, pero aún no podía saberlo.

Yo sí. ¡Y me encanta!



No more time to realise:
It is now or never:
Breath is short but I'm alive:
I'm getting closer to the gate:

Keep on hiding in the dark:
Will this nightmare ever end?:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 199
Puntos : 338
Reputación : 168
Fecha de inscripción : 26/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Dennis Vallespir el Sáb Dic 16, 2017 3:41 am

El frío de las callejuelas de París no se parecía en nada al ardor agobiante de los cuerpos y los perfumes de las fincas aristócratas, aquél era un impacto de contrastes del que Dennis sería consciente de un momento a otro. Concretamente, el que desvelara el misterio paranormal, más que sobrenatural, que desprendía su exuberante acompañante. Si acaso podía llamar así a una de tantas prostitutas que otra jauría más de desgraciados envueltos en seda, vino y heteropatriarcado se agenciaba como ganado para sus noches de entretenimiento.

¡Ay, pobre y confuso animal! Claro que podría llamarla así si se diese el caso de que, en efecto, fuera todo eso, pero mejor que nadie sabía que el caos mental de sus recuerdos a través de sus propios oídos habían atestiguado momentos atrás en la taberna que esa 'acompañante' que ahora correspondía a su mirada y se le acercaba lentamente, se encontraba a mil jodidas millas de ser una de tantas.

Estuvo tentado de adecentarse todo, camisa, pelo y expresión facial, incluso si ésta la tenía mucho más impasible e irritantemente magnética de lo que él mismo se imaginaba. El interminable historial que llevaba dilatándose desde aquel mordisco bajo la luna llena rara vez le hacía dudar en situaciones carnales, la seguridad formaba tan parte de su rostro como de sus movimientos experimentados. Aquella ocasión, no obstante, se diferenciaba claramente de las habituales porque a su seguridad en los parajes de la carne había que sumarle la de su propia locura. Esa misma que le había alentado a unir las delicias de aquella mujer a una mezcla problemática como la que aquella noche proporcionaba al haberla escuchado decir lo que creía haberla escuchado decir. Así que, de nuevo, esa 'acompañante' estaba a punto de lidiar con un Dennis Vallespir especialmente complejo.

Al principio de su nuevo acercamiento todo fue bien, fluido, apetecible; una trabajadora sexual en condiciones, cuyos gestos medidos no perdían naturalidad en su contacto. Por un momento, hasta un veterano como él se hubiera llegado a olvidar de la desconfianza que lo había originado todo… y entonces, la repentina declaración de sus palabras volvieron a estallarle en toda la cara, con un efecto tan inflamable que el resto de la jodida finca también hubiera ardido bajo la tensión de su mirada.

Alchemilla… Para no tratarse de una especie venenosa, parecía esforzarse por hacer méritos. El hombre los recordaba abriéndose paso en su organismo a través de la sangre, la saliva y otros fluidos. Dicho así, sonaba menos agradable de lo que ambos habían sentido entonces, sobre las sucias baldosas de la tildada 'ciudad del amor'. Buen intento contra la confusión que, a pesar de cuales fueran sus insistencias, no se largaba y menos si aquellos labios carnosos tampoco dejaban de expulsar ese tipo de revelaciones.

Durante unos segundos, los ojos fueron lo único en seguir hablando allí, quietos y clavados en el otro a diferencia de aquel ambiente agitado a su alrededor. La frialdad cromática de sus ojos verdes, encharcados por el vasto azul donde en aquellos precisos instantes podría ahogarla si quisiera —¿y no quería?—, buscó desesperadamente en los de ella para encontrar un resquicio de lo que tanto seguía costándole creer que volvía a tener delante. Una persona distinta que escondía un secreto muy, muy familiar, incluso si sólo lo había tenido entre las piernas una vez.

De acuerdo, fueron más de una… ¡No iba a permitir que sus bipolaridades se perdieran en detalles cuando ya no estaba dejando escapar ni uno solo! Ahora, los sentidos del licántropo estaban todos y cada uno en guardia.

Se dispuso a decir algo que reflejara su puto asombro, lo necesitaba después de un descubrimiento semejante. Sin embargo, no abrió la boca y legó a sus pupilas el derecho a comérselo todo hasta que, de no ser una metáfora, a la piel de la jovencita ya no la cubrirían ni los hilos de su escasa ropa, desgarrada por la bestia. Dennis mantuvo intacta la firmeza de su machacado hermetismo, casi en una vaga reminiscencia de lo que fueran sus primeros tratos hacia la bruja chiflada cuando le pareció una simple muchacha desvalida, y echó un lento y contundente vistazo a su entorno. Aquella vez, no estaban solos y él tampoco estaba seguro de cómo volvería a reaccionar en caso de gozar de una intimidad igual de salvaje que la de aquellos callejones. Si había sacado alguna cosa en claro de su encuentro fortuito, era que no le convenía exponerse en público, ni con más gente cerca, a lo que la buena de Alchemilla conseguía despertarle.

Así pues, simplemente separó la espalda de la pared y se colocó de frente, con el calor de su sombra completamente cernido sobre ella, tranquilo y depredador, mientras deslizaba el brazo por encima de sus largos cabellos y detenía el puño más arriba, sin cortar el intercambio de miradas en ningún momento.

—Y dime, Alchemilla —Volver a pronunciar su nombre en voz alta se escuchó igual de traicioneramente sensual en su cabeza que fuera de ésta—, ¿es la primera vez que la madame te hace beber ese licor? Porque visto lo visto, a cualquier consumidor de esta fiesta le encantaría probarlo. No al nivel de probarte a ti, está claro, pero eso ahora mismo sólo me incube a mí.

Si alguien pretendía burlarse de él, nadie iba escapar al bruto clamor de sus colmillos. Ni siquiera una posesión.



Lobo hombre en Paris... Su nombre, Dennis.

Si no puedo salvar a nadie, no puedo salvarme a mí mismo:
You know the child wasn't really the problem, it wasn't Neverland a lie:
You can give it to me when I need to come along:

I planned it all, I just forgot romance:
No imaginé lo que ahora sé, me basta con mirar:
Prepared to burn:


avatar
Dennis Vallespir
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 193
Puntos : 239
Reputación : 121
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Bajo el dedo de Judith

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Dom Ene 14, 2018 5:08 pm

¿Por qué demonios mi nombre era un error? No tenía por qué serlo, ¿no? Si lo conocía, si yo lo hacía, tenía que ser un cliente, y aunque no fuera de las que se echan flores (¿no lo era?), solía dejarlos satisfechos, de modo que si se acordaba de mis servicios, era bueno. La otra opción era que Alchemilla fuera otra cosa, que no se refiriera a mí, pero no podía ser, ¿no?, porque mi nombre era de lo poco que había recordado entonces, al despertar sola, y tenía que ser cierto...

Nunca lo sabrás, me temo. ¡Nunca, jamás, no quiero y no te dejaré!

¡Pero cómo pensaba defenderme entonces de él si no podía saber siquiera qué errores cometía! La escuché dejar de reírse en mi cabeza, un pensamiento que no sabía de dónde había salido y que seguramente me atacaría durante demasiado tiempo, al no poder controlarla yo ni tampoco ponerle fin. Porque no podía, creía, no me sentía con fuerzas ni capaz de enfrentarme a una batalla perdida de antemano... ¡Ya basta, por el amor de todos los santos, detente ya!

Ah, pero es tan divertido verte sufrir...

Decidí ignorarla porque era lo mejor que podía hacer y lo que más me ayudaría a lidiar con la situación, y mi forma de hacerlo fue enfocarme en Dennis y en su pregunta, que me hizo fruncir un poco el ceño. ¿A qué venía? ¿Cuánto sabía? ¿Sabría algo siquiera o era yo misma tratando de explicar de algún modo lo extraña que me sentía en esa maldita situación, aun con un hombre atractivo elevándose sobre mí y abarcándome por completo? Lo sabía hasta antes de que me tocara, él era hombre suficiente para hundirme por completo en él y olvidar, pero ¿olvidar el qué, si no recordaba nada? Era todo demasiado confuso.

– Alguna vez. A la madame no le gusta que nosotras pasemos sed, porque entonces no nos ocupamos de saciar la de nuestros acompañantes. – respondí, correcta y demasiado superficial, pero tampoco podía esperarse mucho de mí si estaba atrapada por su mirada, demasiado azul en comparación con la mía, claridad contra una confusión que él no comprendía y que yo sólo era capaz de disimular algunas veces, no siempre.

No te preocupes, él sabe qué es lo que tiene que mirar, ¿o te crees que te está estudiando a ti?

No pude evitar molestarme por eso, ¿sería cierto que no me estaba mirando a mí aunque me tuviera delante? Sin embargo, me tragué la molestia enseguida y traté de pensar con claridad, porque no siempre estaba ella tan habladora y me daba tantas pistas. Sentía una idea formarse, casi podía leerla bien si me concentraba lo suficiente, sólo tenía que conseguir frenar un momento y...

Ah, no, eso no lo vas a conseguir.

– ¿Sólo te incumbe a ti, Dennis, en serio? Creía que teníamos una larga lista de seres como referencia. ¿Ya no te parezco una rata? – se me movieron los labios, salió mi voz de mi garganta, pero ni sonó como mi voz ni sonó, tampoco, como algo que yo diría. Ni toda la amnesia del mundo era capaz de hacerme dudar de eso: las palabras que acababa de decir no habían sido mías, no me pertenecían, pero en vez de huir por lo que acababa de pasar, decidí fruncir el ceño y mirarlo, apretando los puños para que ese dolor... ¿Qué? ¿La ahuyentara?

Soñar es gratis.

– Nos conocemos. O tú conoces a una parte de mí. Y ahora es cuando crees que estoy loca porque he reconocido tu mirada antes, me mirabas por primera vez, y después cuando he hablado he visto familiaridad. – razoné, como pude, si es que a balbucear cosas sin usar ni un poquito de lógica se le podía llamar así, pero no dejé ni que ella me interrumpiera ni que él interviniera porque estaba harta de que todos me mandaran callar y nadie me dejara expresarme.

– Pero no, no estoy loca. Y aunque yo no te conozco, hay algo dentro de mí que sí, y tú conoces a Alchemilla, ¿no? No es un nombre muy común, de eso estoy segura. – afirmé, mirándolo casi con desesperación, aunque mis palabras me sonaban débiles y casi sin fuelle hasta a mí, que era la que las había dicho o, mejor dicho, intentado afirmar con rotundidad.

Has sonado como una maldita presa intentando rebajarse la condena por pena y sin conseguirlo, eres patética. Déjame a mí.

– Ignora a la fulana, Dennis, ¿quieres? Es una situación circunstancial esta en la que nos encontramos, aunque dudo que le hagas ascos a este envoltorio como tampoco se lo hiciste al anterior en su momento. – afirmó, y ya no pude hacer nada, no era dueña ni de mis sensaciones ni de mis pensamientos, mucho menos de mis movimientos. Por eso, sólo pude asistir, atónita, al beso que ella le dio, y que aunque utilizó mi boca no se sintió como mío, sino mucho más agresivo, casi con odio, incluso con miedo...

Besar al coco no significa dejar de temerlo.



No more time to realise:
It is now or never:
Breath is short but I'm alive:
I'm getting closer to the gate:

Keep on hiding in the dark:
Will this nightmare ever end?:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 199
Puntos : 338
Reputación : 168
Fecha de inscripción : 26/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Dennis Vallespir el Jue Mar 15, 2018 5:34 pm

A un hombre, mujer, ser vivo a rasgos generales, que haya soportado las torturas y deformaciones a las que la anatomía se ve sometida cuando abandona su humanidad bajo la luna llena que ilumina el proceso sin misericordia, pocas cosas pueden sorprenderlo en su naturaleza y mucho menos si están relacionadas con los cambios físicos. Eso podía ayudar a hacerse una idea de lo descomunal que era aquel descubrimiento que tenía delante, porque a pesar de estar manejándolo con su resistencia habitual —por muy inestable que fuera, la resistencia seguía siendo uno de los rasgos más fieramente inamovibles en Dennis Vallespir—, estaba sorprendido y a la vez, no le sorprendía nada estarlo cuando se trataba de la traicionera y desesperante Alchemilla Gillespie. A fin de cuentas, y aunque todavía no hubiera sido víctima de sus habilidades en el terreno, no dejaba de ser una maldita bruja. Para llegar a rivalizar con el resultado de una maldición sobrenatural, tenía que ser a lomos de algo igual de sobrenatural. Como, por ejemplo, la magia.

… Vaya, estaba realmente jodido si caía en la cuenta de que aquella pobre desgraciada no había necesitado de brujería para colisionar en su vida y aun así, lo había hecho en mitad de unas callejuelas mugrientas y ahora volvía a hacerlo en una puta bacanal de perfume y corbatas. Si esa vez también había de por medio asuntos de hechicería, no quería ni imaginarse en qué demonios se iba a ver envuelto. Sobre todo porque, además, había aumentado el número de personas implicadas. Menos mal que un libertino como él nunca había pensado que tres eran multitud. En eso las dos mujeres estaban de suerte.

O no.

—Joder, Alchemilla, ¿qué se supone que está pasando ahora? ¿A qué perros del averno más retorcido has ido a cabrear esta vez? —inquirió, después de volver a escuchar el tono despectivo y reaccionario de aquella voz que llevaba tanto tiempo sin perforar su mente. Dios, y todos los santos a los que apelaran los cristianos en este caso, sabían que al mundo no le convenía estar cerca cada vez que eso pasaba— Eres tú… Joder, casi no puedo creerme que seas tú —repitió, tan enfurecido como fascinado, mientras la observaba sin separarse un solo centímetro de esa posición invasiva y abrumadora entre él mismo, la joven y la pared, que por mucho que invadiera y abrumara se veía incapaz de liberar y menos cuando a pesar de todo, calzaba tan bien con la situación. Irónico, que algo que le permitía disimular frente al público inconsciente también lo acercara más y más al borde del precipicio.

Sin embargo, la otra voz que había presente se antepuso de nuevo y en su proceso de reconocimiento y asimilación, le recordó que seguramente provenía de la persona a la que en realidad pertenecía ese cuerpo. Esa vida a la que afectaba directa o indirectamente con su aparición —y a juzgar no sólo por el calor que mantenía en contacto sus pieles, era bastante directa—. De repente, la inestabilidad cromática de los ojos del licántropo se hizo todavía más caótica al debatirse entre la búsqueda de unos rasgos que ya no existían y la exploración del terreno descubierto, desconocido pero atrayente. Y aquel verde azulado que no dejaba de extenderse por toda ella, a pesar de lo intrusivo, se volvió arrolladoramente hipnótico. Apetecible.

—Tú no eres Alchemilla, de eso no hay duda —afirmó, ahora a la prostituta, más recuperado y con más solemnidad que como había empezado todo—. Si no es un nombre tan común, como tú misma dices, no creo que lo compartáis también. Sabes cuál es el mío y el de ella, pero… —y su mirada se detuvo en sus labios— ¿Cuál es el tuyo?

Como no podía ser de otra manera, justo cuando empezaba a reponer fuerzas en su cabeza y a maniobrar para alcanzar un poco de estabilidad, la hija de La Grandísima reapareció para interrumpirles y volvió a hacer lo que tan bien se le daba en su presencia: volver a ponerlo todo del jodido revés abalanzándose sobre él con su boca. El sabor y la carne de un recuerdo que habría bastado para desbancar a la luna llena y reunirse con la bestia que los dos conocían de sobras. Pero no aquella otra chica, y por muy curtida que estuviera en las atrocidades masculinas, nada la prevenía de enfrentarse a la piel del lobo. Era el coco de Alchemilla, pero eso no quería decir que no pudiera arrasar con el resto de almas que encontrara en su camino, y más si a pesar del duelo moral, también se sentía atraído por el otro extremo.

No cortó el beso enseguida, ni tampoco planeó acabar con las manos en sus muslos y recrear aquel empotramiento casi mítico contra la pared del callejón esa vez con la pared aterciopelada de aquella mansión, mientras permitía que el ardor y los jadeos formaran una espiral en torno a sus siluetas enmarañadas que ya no sabía a cuál de las dos mujeres le estaba provocando.

—'Situación circunstancial' para nosotros, pero… ¿También para ella? –rugió con la frente pegada a la suya tras el último mordisco, manteniéndola ahí presionada y sujeta— ¿O acaso te refieres a otra cosa? Porque te sigue encantando aparecerte en cualquier forma y tamaño, puerca, quizá no estés hablando de nosotros… —reflexionó conforme ataba cabos y hacía palpitar todo lo que encontraba arriba y abajo en el crescendo del acorralamiento— Joder, sabía que algunos vagabundos robaban, pero tú tenías que ir un paso más allá y hacerlo con los cuerpos. Dime, ¿qué ha sido del tuyo? ¿Es por eso que no dejas a la dueña de éste que se exprese? Escucha, seas quien seas, no permitas que esta loca de las calles se quede con el control absoluto, tú y yo tenemos experiencia con el resultado y no necesita explicación.



Lobo hombre en Paris... Su nombre, Dennis.

Si no puedo salvar a nadie, no puedo salvarme a mí mismo:
You know the child wasn't really the problem, it wasn't Neverland a lie:
You can give it to me when I need to come along:

I planned it all, I just forgot romance:
No imaginé lo que ahora sé, me basta con mirar:
Prepared to burn:


avatar
Dennis Vallespir
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 193
Puntos : 239
Reputación : 121
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Bajo el dedo de Judith

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Mar Abr 03, 2018 4:10 pm

¿Tendría él la más mínima idea de lo que se sentía en mi situación? Esclavizada en mi propio cuerpo, testigo de lo que alguien hace sin el más mínimo control ni la posibilidad más remota de controlar la situación; nada, sólo ver y dejarse guiar mientras la rabia te llena por dentro, completamente, y sólo deseas gritar. Imaginaba que algo parecido sí conocería, dado que era un lobo (¡y un coco!), pero jamás tal cual.

No, él no es esclavo de su naturaleza y de nadie, no como tú.

Sus palabras dolían, casi tanto como el beso del que se separó, no lo hice yo, cuando ambas necesitamos respirar, y quizá él también, ¿los monstruos necesitan respirar? ¡A saber! En un momento dado, fui capaz de volver a recuperar el dominio de mí misma e hice lo único que estaba en mis manos: cerrarlas en puños y utilizarlas para apartarme de él y que el aire, viciado pero fresco en comparación al inexistente entre nosotros dos, me pudiera aliviar un tanto.

Fulana, lo has disfrutado, no hace falta que mientas. Alchemilla sabe cuándo dices la verdad...

¡Cállate de una maldita vez, bruja estúpida!

Y se hizo el silencio. Tuvo un poso de molestia, y fui consciente de que la había enfadado, pero no se había ido por eso, sino porque la magia que ella poseía a veces se le volvía en contra y me obedecía a mí. Esos escasos momentos, valiosos como los que más, apenas se producían, y estaría segura de agradecérselos a alguna divinidad si supiera que había alguna escuchándome. Como no era el caso, opté por intentar tranquilizarme por mi cuenta, una vez gozaba del regalo inesperado del silencio y pese a no encontrarme sola.

– No sé cuál es mi nombre. – balbuceé. Me di cuenta, entonces, de que tenía las manos tapándome la cara, como si me resultara horrible la idea de volver a la situación de la que acababa de salir, y me obligué a bajarlas a ambos costados de mi cuerpo y a encararlo. No me haría nada, no tenía por qué hacerme nada; cualquier miedo que pudiera sentir por él era residual, parte de esa obsesión de Alchemilla por su coco, que no me pertenecía. ¿No...?

– No sé si esto es circunstancial o no. Todo lo que recuerdo, desde que puedo hacerlo, es esa voz constantemente ahí, susurrándome las cosas que cree que hago bien y mal y torturándome cuando no sigo sus mandatos. – resumí. Era muchísimo más complicado que eso, pero ¿cómo le decía eso a alguien sin que me tuviera por loca? Si había hablado era únicamente porque él parecía conocer a Alchemilla, la había reconocido, pero no por confiar en él. Si no confiaba ni en mí misma, ¿cómo iba a permitirme hacer lo propio con alguien más?

Ahogando un suspiro, me aproximé hasta que mi espalda quedó apoyada en la pared y, agotada de pronto por las circunstancias cada vez más fuera de mi control, me dejé resbalar hasta que terminé sentada en el suelo, apoyada sobre las rodillas y mirándolo desde abajo. Más o menos así me sentía, casi sentí ganas de reír por lo apropiado que era haberme vuelto diminuta en un mundo que parecía querer controlarlo y decidirlo todo por mí, pero me contuve porque eso habría sido una señal más de locura que ni él podría ignorar.

– No sé qué ha sido de su cuerpo. Tú la conociste... ¿Qué puedes decirme de ella? – pregunté, intentando por todos los medios no sonar tan suplicante como sabía que estaba haciéndolo. Debía aprovechar esos minutos preciosos en los que ella no se encontraba presente, sino enterrada en lo más profundo de una mente que no comprendía, la mía propia; debíamos usarlos porque no sabía cuándo iba a volver, y en cuanto lo hiciera, tal vez sería ya demasiado tarde.

– Supongo que su cuerpo moriría. No lo sé, pero me imagino que esa es la única manera de que ella haya necesitado de otra carne a la que aferrarse. – deduje, abrazándome por fin las piernas. Aunque no tenía manera de saberlo con seguridad, intuía que eso era lo que había pasado con la misma certeza que sentía, a veces, hacia otras cosas, como que había sido prostituta antes de que ella apareciera en mis pensamientos. Así que supuse que había muerto... Sólo para resucitar dentro de mí, fuera yo quien fuese.



No more time to realise:
It is now or never:
Breath is short but I'm alive:
I'm getting closer to the gate:

Keep on hiding in the dark:
Will this nightmare ever end?:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 199
Puntos : 338
Reputación : 168
Fecha de inscripción : 26/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Dennis Vallespir el Mar Mayo 29, 2018 11:32 pm

La escuchó hablar, divagar, preguntar, imponerse al mandato de su propia mente, ahora gobernada por dos personas; una muy conocida, o al menos lo fue durante unas horas de gemidos en la calle, ojos inyectados en sangre y un nuevo título que jamás acabaría de comprender: el de 'coco'. Vio cómo se apagaba lentamente esa percepción en el cuerpo al que había arrebatado parte de vida para transmutarse de nuevo frente a él y supo que la corrosiva Alchemilla ya no estaba allí. Ahora, sólo quedaban Dennis y la mujer sin nombre, que rezumaba confusión, tenacidad en esa misma confusión y estrés postraumático.

No, no era una estampa que a él le fuera desconocida. Quizá a la prostituta le sorprendiera saber que el hombre que jadeaba a pocos pasos con tanta tranquilidad, como si el augurio de su pasión viviera de cobrar un oxígeno que, de todas formas, las mujeres cedían encantadas, sabía de sobras en qué consistía ser esclavo de la inestabilidad. Un licántropo bipolar, a merced de la lucha entre su psicología y su cuerpo, lidiando día tras día, noche tras noche, con una emboscada sin tregua llamada crisis de identidad. En efecto, jamás tal cual el tipo de batalla que libraría aquella mujer hecha un ovillo de ansiedad contra la pared, ni tampoco pretendía entenderla en su totalidad porque allí eran dos individuos los que ya tenían bastante con lo que tenían. Pero sencillamente, no se podía decir que fuesen del todo ajenos el uno con el otro. Y en un millar de aspectos comprometidos, que iban desde su relación con la vocecita de la cabeza que había logrado recuperar el timón, hasta el modo en que se ganaba el pan…

—Puedes llamarte como quieras —respondió sin más, y ni siquiera sonó insensible, ni burlón, sólo natural, a lomos de una neutralidad tan desconcertante que se volvía enigmática: llamativa. No porque lo concluyera apáticamente, o le restara importancia al hecho de olvidar una vida entera que daba la casualidad de ser ni más ni menos que la tuya propia, sino porque incluso cuando no tenías ni un solo punto del que partir, ni una mísera superficie a la que aferrarte para no morir ahogado, el camino seguía siendo enteramente tuyo. Ella misma acababa de demostrarlo al desbancar a su constante obstáculo para respirar su propio aire, aunque sólo fuera durante unos momentos. Quizá también pudiera demostrarle que cada vez serían más largos para desgracia de su intrusa amiga—. Me suena de algo eso que describes. Una verdadera putada que la voz de tu cabeza sea otra persona real. —Conciso y rudo, cualidades altamente despreciadas entre los de su clase social. Aunque a organizar orgías en mansiones rurales sí que no le hacían ascos, y menos con la boca.

Sus pulmones se hincharon en silencio tras un fiero instante de deliberación y acto seguido, la muchacha se descubrió en sus brazos y sin apenas tiempo para reaccionar entre lo que ella tardaba en pestañear y él, en salir al exterior de aquellas paredes atestadas de calor y humanidad en su fase menos literal. A ojos del mundo, sólo era un vicioso agenciándose una puta para su soledad. La depositó en uno de los sofisticados bancos de mármol que había dispuestos en la zona del jardín menos infectada de más personas, ya que allí los imbéciles se contaban con los dedos de una mano y afortunadamente a una distancia considerable de ambos. La intimidad y el aire fresco, relativamente sano, de la naturaleza los ayudaría a aprovechar aquellos minutos libres de la influencia de la bruja callejera, y más todavía si Dennis podía aprovechar para sentarse en la baja mesita de espaldas a la chica presente y cerrar momentáneamente los ojos, mientras continuaba retando a su control de abstemio a través de dos nuevos tragos al alcohol ubicuo de la fiesta que había también en esos muebles. Así sería mejor, si algo sacaba en claro del primer vistazo a su género y las brasas del último beso era que necesitaba enfriarse cada vez que la miraba directamente.

Rota por dentro, suculenta por fuera. ¿Quién le mandaba?

—La conocí como tú has podido conocer a muchos de tus clientes. Era una chiquilla escuchimizada y atractiva, su aura y su físico distaban mucho de los tuyos. Me la encontré desmayada en mitad de las calles, al principio cometí el error de creerla indefensa y desamparada, intenté ayudarla y como resultado, me sacó las uñas. Tenía una poderosa fijación con llamarme monstruo, ya sé que es lo que soy en cierto sentido, pero no se refería a eso, sino a que me veía como a 'su coco' particular. Nunca estuvo en sus cabales, así que vete a saber. Durante nuestro… contacto también hablaba de unas voces en su cabeza, justo como lo que ahora mismo es ella para ti. ¿Quizá debido a algún trauma familiar? Se me da bien reconocerlos. Sea como sea, pensé que jamás volvería a verla, mucho menos en un sinsentido como éste, pero a decir verdad, también fue un auténtico sinsentido la primera vez. Supongo que no tendría que sorprenderme tanto en la teoría... —Alzó la vista para clavarla en las turbulencias oscuras que rodeaban la luna menguante— Tú tendrás de sobra experiencia con el sexo masculino, no somos complicados, pero ella… sabe hacer que me descontrole de un modo sobrenatural aun estando en mi piel humana y hablamos de un estado que a duras penas resistieron unos callejones solitarios en la otra punta de París. Tú no eres ella, pero tampoco te quedas corta. Tal vez deberías alejarte de mí ahora que lo tienes fácil. —y dio otro trago a la bebida, observando el bosque y la vegetación que tenían delante. Si se daba la vuelta para mirarla, ya no podría asegurar gran cosa...



Lobo hombre en Paris... Su nombre, Dennis.

Si no puedo salvar a nadie, no puedo salvarme a mí mismo:
You know the child wasn't really the problem, it wasn't Neverland a lie:
You can give it to me when I need to come along:

I planned it all, I just forgot romance:
No imaginé lo que ahora sé, me basta con mirar:
Prepared to burn:


avatar
Dennis Vallespir
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 193
Puntos : 239
Reputación : 121
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Bajo el dedo de Judith

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Dom Jun 17, 2018 4:08 pm

Todo lo que sabía de ella, de esa voz que poblaba mis pesadillas, era en realidad deducciones que había ido haciendo con el tiempo que llevábamos conviviendo, pero no podía confirmar ni siquiera una pequeña parte porque nadie la conocía, y ¿quién me iba a creer si decía que alguien, aparte de mí, vivía en mi interior? ¿Quién iba a creer que no sólo no estaba loca sino que decía la verdad, en general y no sólo cierta para mí? ¿Quién no me mandaría de una patada al sanatorio cuando lo escuchara...?

No quise ni seguir pensando en esa pregunta, pues tenía una respuesta que me resultaba sumamente desagradable; la más fácil era pensar que sólo un loco lo aceptaría, ya que bastaba uno de ellos para entender a otro, ¿o no era eso lo que se decía? No lo sabía. Mi mundo, mi perspectiva, incluso mi realidad eran un mar de incógnitas en el que la única información cierta era la que provenía de mis sentidos, y muchas veces ni siquiera de esa podía fiarme, al estar adulterada por ella.

Sin embargo, ella, Alchemilla, se había marchado. Estaba bien aprisionada en algún rincón de mi mente del que, todavía, no podía salir, y eso me dejaba sola con el Coco, con Dennis, quien me había llevado hasta un frío banco en el que me descubrí imitando la posición anterior: abrazándome las piernas como si pudieran protegerme. Como si el daño no se encontrara dentro de mí y las amenazas de fuera resultaran casi insignificantes en comparación...

– Creo que prefiero llamarte Dennis. Coco es su forma, no la mía, y aunque parezca una tontería quiero separar esas cosas todo lo que pueda. – respondí, por fin. No fue el asunto que más fuerza tenía de todos los que él había comentado, pero sí era uno de los que me permitían tener más dominio, un bien sumamente escaso en mis malditas y desafortunadas circunstancias, así que opté por enfrentarme primero a eso y ya después lo haría a todo lo demás. Con o sin su ayuda aún no lo había decidido.

– Y en cuanto a alejarme... No pretendo ofenderte porque no te conozco, pero estás tan equivocado en eso como en parte del resto. Hay más peligro para mí en ella que en ti. – opiné. No supe de dónde había sacado la fuerza de voluntad y la determinación suficientes para decir algo así, pero a veces me había sorprendido a mí misma exhibiendo un carácter que no sabía de dónde venía, pero que al no venir de Alchemilla debía pensar que era mío... ¿No?

Era muy frustrante no saber nada de mí misma, mucho más de lo que la gente podía siquiera imaginar. Todos daban por sentado su propia personalidad, y yo ni siquiera podía estar segura de que mis pensamientos me pertenecieran a mí y no a otra entidad que me había invadido como si fuera una enfermedad, que además me temía constantemente que fuera contagiosa. Las pocas piezas que podía averiguar de mí misma resultaban escasas y frustrantes, y lo único de lo que podía estar segura era de mi profesión, que al parecer Dennis deseaba probar. Ojalá me sorprendiera.

– No está en sus cabales. Pero las voces que dices... Yo también las escucho. Son diferentes a la suya, que sé que viene de mí misma. Esas voces son de muertos. – expliqué, y desenredé en nudo de mis extremidades para levantarme y acercarme suavemente hacia donde él se encontraba, sin tocarlo pero con la necesidad de cercanía de alguien que podía entender... Alguien que pudiera explicarme lo que me estaba sucediendo mejor que yo misma, que ni siquiera estaba segura de contar con toda la información necesaria para tener la menor idea de por dónde me daba el aire respecto a Alchemilla.

– Sí que creo que hay problemas con su familia, pero... Ella no es una víctima. De eso puedes estar seguro. Si los hubo, los provocó ella; algunas veces piensa en eso y hay sangre, fuego, agua, dolor. Y culpa, supongo, pero es difícil saberlo. – expliqué. Ni siquiera sabía por qué demonios le estaba contando tanto, cuando él no podía ayudarme a arrancar a Alchemilla de mis pensamientos como la garrapata que era, pero se lo estaba confesando de todas maneras, y eso parecía ayudar a tranquilizarme, aunque fuera sólo un poco.

– Ella es frustrante, eso lo entiendo. Pero también es hipócrita. – apunté, y él me miró con algo que quizá fue curiosidad, o quizá no, quién podía saberlo si la mitad del tiempo no distinguía ni mis propias emociones. – Resulta que se enredó contigo, y a saber con cuántos más, aunque sea difícil saberlo, pero luego me insulta a diario por ser lo que soy. – negué con la cabeza y miré al suelo, aún más frustrada que antes de saber nada de ella.



No more time to realise:
It is now or never:
Breath is short but I'm alive:
I'm getting closer to the gate:

Keep on hiding in the dark:
Will this nightmare ever end?:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 199
Puntos : 338
Reputación : 168
Fecha de inscripción : 26/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Dennis Vallespir el Jue Ago 09, 2018 4:00 am

De algún modo, allí todos eran víctimas del engaño y cada uno se hundía lentamente en su estilo. Pero un alma tan corrompida por sus propios delirios no podía evitar hallar cierto respiro figurado, además del literal que le ofrecieron los jardines de la casa, a la puesta en común de una tragedia condenada a las trifulcas entre cuerpo y mente. Quizá el dolor común no aplacara su fuerza, pero sí ayudaba a comprenderla.

Y si la comprendían, había una posibilidad de aprender a detenerla.

—No parece una tontería —respondió a sus motivos para llamarlo Dennis, y no coco. Parecía una historia para no dormir, cómo un mismo cuerpo tan distinto y auténtico podía sugerirle una persona que ya conocía, pero también otra que veía por primera vez en toda su vida y en la que, aun así, se reconocía.

Demasiado para un jodido bipolar. No había que olvidarlo.

Escuchar hablar de la bruja de las callejuelas como alguien ausente y, a la vez, perturbadoramente al acecho le hizo darse cuenta de que aquella mierda no podía ser contenida durante mucho más tiempo. Tarde o temprano, el control se desataría, ninguna de las dos mujeres 'allí' invitaba a la calma precisamente y él no estaba en su mejor momento de responsabilidad civilizada. Pero joder, tenía que haber alguna manera de evitar la catástrofe, puede que hasta reinventándola a pesar de las ironías del sexo siempre presente en unas circunstancias diferentes y, sin embargo, parecidas.

Para retener su deseo ante aquella mujer y aquella situación debía ponerse a contar ovejitas feas y malolientes, y honestamente no tenía la cabeza para calibrar más allá de aquel inevitable accidente.

—Tampoco es ofensa lo que me transmites, más bien sería ternura si pretendiera ofenderte yo a ti, pero no es el caso, así que dejémoslo en que te empeñas en seguir acercándote al fuego a pesar de haberte quemado lo suficiente en tu vida como para saber cuándo apartar la mano —replicó, de repente inclinándose sobre el cuerpo de ella para dar veracidad a sus palabras... y porque nuevamente, sus impulsos patológicos lo traicionaban— A decir verdad, lo que acabó pasando entre ella y yo no lo premeditamos ninguno... pero eso no hace menos hipócrita culpabilizar a una prostituta. Tiene más sentido culpabilizar a un licántropo, cuya naturaleza siempre afectará a terceros, pero también sabemos que con la bruja chiflada no estamos apelando al mejor ejemplo de sentido.

Aquella joven inocente estaba en un momento delicado, vulnerable… ser puta no la privaba de ser humana y si él tuviera algo de esa misma decencia, por mucha luna llena a la que enfrentarse las noches más difíciles del año, el mejor favor que le podía hacer sería alejarse él mismo por propia voluntad. Pero, ¿qué pasaba cuando el verdadero problema ahí era tener más de una voluntad?

—Yo no puedo llamarte 'Alchemilla' por los mismos motivos que tú tampoco puedes llamarme 'coco'. Ésa también es su forma, no la tuya —habló, mientras trataba de ignorar el estruendo de las sacudidas que le perforaban los oídos y las sienes, además del resto de su biología—. Si no puedes encontrar el camino que seguías antes de que ella lo interrumpiera, deberías buscarte otro. —a lo mejor si hablaba, el calor acabaría disipándose… contrario a las continuas dudas que el mundo había decidido volver a plantarle, cada vez en escenarios más retorcidos… y más atrayentes— Parecerá sólo un nombre, pero superarlo siempre es un comienzo. Créeme, sé de lo que hablo.

Quizá algunas personas sólo hallaban solución en la muerte.



Lobo hombre en Paris... Su nombre, Dennis.

Si no puedo salvar a nadie, no puedo salvarme a mí mismo:
You know the child wasn't really the problem, it wasn't Neverland a lie:
You can give it to me when I need to come along:

I planned it all, I just forgot romance:
No imaginé lo que ahora sé, me basta con mirar:
Prepared to burn:


avatar
Dennis Vallespir
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 193
Puntos : 239
Reputación : 121
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Bajo el dedo de Judith

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Mar Sep 18, 2018 7:14 pm

Siempre había creído que el fuego quemaba, pero nunca había sabido hasta entonces que también podía helar, ¿o sí? No lo sabía. Alchemilla me había arrebatado mucho más de mí que a mí misma: me había dejado sin recuerdos, me había borrado la identidad y me había dejado tirada y expuesta a su crueldad y a sus pecados, que tenían la desagradable costumbre de todas las faltas de encontrar su camino de vuelta a quien los cometía. ¿Cómo, si no, se explicaba que hubiera vuelto a ver a aquel coco, a Dennis, y que él despertara en mí lo mismo que creía que había despertado también en ella en su maldito momento...?

– La culpa, en todo caso, sería suya. – afirmé, ladeando el rostro un instante. Me salió sin pensarlo, como si las palabras quisieran resbalárseme de la boca por contenerlas durante demasiado tiempo, pero no me arrepentí ni siquiera cuando sentí una molestia irracional que sólo podía deberse a que Alchemilla lo había captado y se había enfadado, ¡anda y que le dieran! Suficientes problemas me había dado desde que había despertado de nuevo como para tener en cuenta sus sensibilidades cambiantes a la hora de manejarme yo; no, había renunciado a la carcelera, no iba a comportarme como si aún portara los grilletes en las muñecas.

– Me ha demostrado que tiene un abrumador talento para buscar problemas, ya sea a ella misma, a mí o a los demás: le es indiferente. – añadí. Al principio habría creído, inútil e inocentemente, que ella era una voz de mi conciencia que me guiaba y me indicaba los lugares mejores donde poder refugiarme en un momento en el que no había sabido ni quién era yo misma, pero el tiempo era un maestro extraordinario, y no había necesitado demasiado para ver las serpientes que se escondían bajo la aparente calma de la guía de la hechicera, que de paso me había dado también parte de esa magia que yo jamás había pedido.

– No recuerdo nada salvo que ella me bautizó como Alchemilla, pero a veces... a veces creo ver cosas. – comenzó. Su mirada vagaba a través de la claridad intensa de la mirada del licántropo, una maraña verdeazulada que era completamente distinta a la propia, sólo verde en el mejor de los casos, pero en la que encontró una comprensión que le resultaba aún más atractiva que el caos que él desprendía y al que, a saber si por sí misma o por efecto de ella, no podía dejar de mirar con cierto deseo, inevitable dadas las circunstancias y su profesión y las dos patas para el mismo banco que nos habíamos juntado allí.

– Supongo que son recuerdos. Pero no son casi parisinos, son lejanos; sospecho que no soy de aquí aunque el idioma no me cueste. – dedujo. Supuse que sería evidente, si se prestaba atención a las palabras que decía, que tenía un ligero deje extranjero, pero ¿quién escuchaba de una prostituta algo que no fueran sus gemidos de placer o las tarifas que cobraban? Nadie, esa experiencia la había podido aprender hasta Alchemilla en el tiempo que llevábamos juntas, uno que suponía y quería creer que era breve pero del que, en realidad, no podía tener ni la más remota idea porque hasta eso me había robado la maldita fulana de ella.

– Elia. – dije de repente. El nombre tenía cierta familiaridad, una musicalidad que hizo que me saliera sin pensarlo, y aunque no tenía el menor motivo para creer que fuera mi nombre, sonaba bien y no se parecía a Alchemilla, de modo que tampoco iba a quejarme o a buscar otro. – Llámame Elia. No sé si es mi nombre real o no, pero es mejor que el otro, ¿no? – pregunté, con un amago de sonrisa que quizá no debería permitirme esbozar en presencia de alguien tan inestable como Dennis, pero que surgió de forma tan natural como mi nuevo acercamiento a él, la caricia en su mejilla o el roce en sus labios.

– Creo que suena mejor. Es mi forma de hacer un nuevo camino. – añadí, como si necesitáramos los dos más alicientes para ese bautismo que me había impuesto con ayuda del monaguillo más inusual de todos. – Pero me gustaría probarlo, antes de nada. ¿Te gustaría a ti? – pregunté. Era retórica, por supuesto, porque la respuesta era evidente; aun así, le sostuve la mirada en mi obligada cercanía, acaricié su rostro y después su pecho para alentarlo a responder y, por lo demás, no me moví, nada dispuesta aunque en realidad lo estuviera a corromper la sincera respuesta que terminaría saliendo de él. Como si alguno de los dos tuviera la más mínima elección.



No more time to realise:
It is now or never:
Breath is short but I'm alive:
I'm getting closer to the gate:

Keep on hiding in the dark:
Will this nightmare ever end?:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 199
Puntos : 338
Reputación : 168
Fecha de inscripción : 26/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The "blessings" of excess are only a burden on us |Alchemilla Gillespie|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.