Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




Noche en blanco (libre)(+18)

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Lun Mayo 29, 2017 12:20 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Desde mi matrimonio había tratado de esforzarme como el que mas por ser el hombre que cualquier dama hubiera querido poner en su vida.
Quizás fuera incapaz de albergar sentimientos,  algo que me robaron en la mas tierna infancia mientras dormía de forma apacible en la cuna. Eso me trasformó en un monstruo y la traición de mi esposa, en la bestia que soy ahora.
Había quedado en cinta, yo satisfecho por que mi linaje perdurara, por darle a ese vástago una vida que a mi me fue arrebatada, puse en él toda mis esperanzas y la imprudencia de mi mujer me arrebató la esperanza y en parte la razón.

Entre en una taberna oscura, bastante sombría pero abarrotada de gente, que posiblemente como yo deseaban tomar unas copas sin ser molestados.
El olor a alcohol entraba en mis fosas nasales acompañado de humo de tabaco, de opio y alguna otra sustancia entremezclada con sudor y sexo.

Me acerque a la barra y pedí una jarra de cerveza, que me fue servida de inmediato.
Hundí mis labios en el vidrio oscurecido de la taza y deje que aquella dulce bebida alcohólica calentara mi garganta y con ella mi cuerpo.
Deje reposar la bebida un instante sobre la mesa, era larga, de madera de roble llena de betas. Aquella noche nada me detendría, la oscuridad me consumía. Relamí mis labios sin soltar el mango dispuesto a seguir bebiendo sin pausa.
La búsqueda me había dado sed, y para que mentir la desesperación ganas de olvidar por una noche lo que buscaba.

Me fije en mi alrededor, la gente ya bastante ebria en su mayoría reía a carcajadas, ajena a sus problemas, podía sentir varias auras inmortales en el recinto, mas ninguna parecía desear problemas y al igual que yo hundían su cabeza en alcohol posiblemente tratando de olvidar como yo distintas afrentas.


Última edición por Lucio Sacro el Vie Jun 16, 2017 1:48 pm, editado 1 vez


Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Sáb Dic 16, 2017 6:21 pm

¿Utilizar a su suegra? ¿por qué no? le parecía una gran plan. Arrugó la nariz con un mohín de disgusto, pero no por la grave y mezquina traición que iban a perpetrar sino porque Lucio la había apartado de su lado, del calor humano que le demandaba, le había negado su anhelo y su deseo que era de las pocas cosas que la hacía arder y vibrar. Pero bueno, lo entendía, ella al parecer había dejado de amarlo, mas no así a Flamma, aunque sería cuestión de tiempo si no hallaban una solución.

Lucio era frío y maquiavélico, pero eso no le suponía ningún problema a Erline, nunca se lo había supuesto, es más valoraba esas cualidades del hechicero, su inteligencia, su perspicacia, y el hecho de que no fuera influenciable por la volubilidad de los sentimientos que nublan la mente. Además era muy guapo, tenía esa mirada oscura y esa sonrisa engreída que lo hacía muy atractivo. ¿Sería posible que ya no la deseara porque su cuerpo no era el mismo? era cierto que no había perdido su belleza ni tampoco se había convertido en una vaca fondona, pero los surcos violáceos bajo sus ojos, ese par de kilos de más y ese pecho siempre duro y caliente, lleno de leche, quizás hubieran menguado su líbido.

Se levantó y lo siguió hasta donde se había servido una copa abrazandolo desde atrás.

Eso suena muy bien... tu madre sería capaz de cualquier cosa por ti. Tengo la duda de que tu padre siquiera se meta en la cama con ella, puedo averiguar a quién se tira. La otra vez me pareció ver unas miradas sospechosas entre él y su asistente, esa bruja pelirroja. Seguro que si tu madre descubre que tu padre es un cabrón y que además te quiere matar...todo estará de nuestro lado.— Iba a preguntarle si no le preocupaba romper a su familia, desmenuzarlas como un montón de hojas secas en otoño al ser pisoteadas, pero evidentemente su respuesta sería un "no", porque no concebía eso de sentir, se movía por su mente racional al igual que ella. Haría lo que Lucio dijera, actuaría, haría su mejor papel explotando esas dotes de actriz que tanto le molestaban a su marido, pero esa noche no sellarían ese acuerdo sólo con palabras. Metió las manos por la cinturilla de su pantalón, todavía abrazada a su espalda susurrando.

En la riqueza y en la pobreza...en la salud y la enfermedad hasta el fin de nuestros días..— sus dedos viajaron hábiles por dentro de la ropa interior de Lucio mientras mordisqueaba el lóbulo de su oreja, podían tener una noche de tregua en mitad de aquel desconcertante paisaje. Ella estaba perdiendo los sentimientos, él todavía no, pero no tardaría y todo volvería a ser como antes con la salvedad de que tenía una preciosa hija que iba a necesitar de su amor. Antes de volver a dispensarse una indiferencia fría, trataría de repescar esa pasión cómplice que los había colmado en los momentos en los que se habían amado de verdad.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Dom Dic 17, 2017 2:14 pm

Mi esposa rodeó mi cuerpo con sus brazos apoyando su cabeza sobre mi omóplato con cierta delicadeza.
En principio fue el manto negro y silencioso de la noche lo que nos envolvió, mas pronto la araña tejió su hilo asegurándome que el plan aunque inmoral era brillante.
Asentí apurando el contenido del vaso de un trago y rellenandolo nuevamente.
Yo todavía no me había despojado de mis sentimientos, era caz de pensar con frialdad el mejor plan a trazar para salir airoso de esta con mi familia, mas eso no implicaba que en este momento en el que era capaz de sentir, la idea de usar a mi madre y de acabar con mi padre doliera.

Vacié el vaso de nuevo tratando de atontar mis sentidos, amaba a mi hija por encima de todas las cosas y a mi esposa, así que no es que me quedaran muchas opciones.
Por suerte sabia que pronto empezaría a perder eso que me haca débil, seria el hombre cruel y despiadado de siempre, el escorpión que necesitaba a su lado la araña.

Sus manos se abrieron paso por mis pantalones mientras recitaba esas palabras que pronunció el párroco para unir nuestras vidas.
Contra el vidrio del cristal dejé escapar el aire viciado de mis labios.
Su mano en mi endurecido y palpitante miembro lo engrosó por completo.
Despacio empezó a complacerme mientras mis jadeos llenaban la estancia.
Apuré la copa de nuevo dejándola en la barra, mi mano afianzo su muñeca deteniéndola para que dejara de masturbarme. Me giré hacia ella necesitado de buscar su boca que se entregó a mi ansiosa, como si en esta unión dejáramos claro que de un modo u otro, nos amaramos u odiáramos había algo que no cambiaba, la necesidad de chocar nuestros cuerpos como rendición a los atroces pecados.

La giré, la barra fue su lecho, sobre ella la mitad de su cuerpo y sus duros pezones aun cubiertos por la seda rozaron cuando la falda fue alzada sin contemplaciones y mi hombría llenó su vació a empujones.
Gruñí sintiéndome su dueño y señor, ella jadeaba complacida, mirándome con esas dos esmeraldas por encima del hombro, completamente excitada por haber conseguido buscarme y encontrarme, por ver el placer y el deseo teñido en mi rostro con cada embestida que le regalaba.


Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Miér Dic 27, 2017 9:15 am

La muerte y la vida eran un ciclo, las cosas no permanecían inmutables, cambiaban de estado sin cesar, y así debía ser, así debían ser también ellos. Debían evolucionar, cambiar, fluir. En medio del caos, sólo la evolución los salvaría de caer aplastados bajo la maquinaria del destino.

Con sentimientos o sin ellos, Erline y Lucio debían seguir adelante como si en verdad se quisieran, como si fueran uno. Debían serlo aunque fuera sólo por plantarle cara al destino que ferozmente quería arrebatarles una vida con Flamma y con los vástagos que pudieran engendrar. Si el sexo era lo único en común que les quedaba para actuar de cemento entre ellos, Erline lo seguiría utilizando para mantener su unión fuerte y en pie contra el mundo.

Las noches no serían frías, no mientras ella pudiera calentarlas al ritmo enloquecedor de sus caderas o de su lengua. Los días eran otro cantar, Lucio se marchaba a rematar negocios y poner en marcha el plan y Erline decidió pasar más tiempo con su querdia suegra a la que invitó a tomar el té y a ver su nieta. La mujer era esbelta y de rasgos delicados, de joven debió ser bella, pero la edad le había pasado factura, sin embargo Longinus se conservaba bien.

— Querida Marzia, me alegro mucho de verte. Hace tiempo que no nos vemos, pero qué te voy a contar yo sobre crianza de bebés... Lucio vendrá más tarde a comer, siéntate, ordenaré que traigan té y pastas.


La niña dormía en la cuna al lado de la chimenea del saloncete y la Viuda dejó que la abuela se acercara a ella, la cogiera en brazos y le prodigase caricias. Eso si, siempre bajo su atenta mirada, era como un perro guardián, su hija era su tesoro y nadie la tocaría sin su permiso. Las mujeres charlaron un rato, Erline había puesto especial atención en su aspecto, se había vestido bien, como siempre pero llevaba el peinado algo descuidado y se había puesto unas gotas de esencia de pimienta en los ojos, enrojeciendolos como si huiera estado llorando, pero tratase de ocultarlo. Tenía dotes de actriz, desde luego.

— ¿Te encuentras bien, querida? si es or mi hijo...no le tengas en cuenta las palabras, a veces no las mide y...
No, no es por eso... ¿tanto se me nota?.— se puso las manos en las mejillas como si eso pudiera recomponer su maquillaje.— no es Lucio...amo a Lucio tal y como es, me casé con él sabiendo cómo era, y conmigo es atento de verdad. Amo a Flamma, los dos la queremos por encima de nuestras vidas pero es que... me hizo prometer que no te lo contaría.

Se puso en pie con gesto de preocupación y de duda, retorciéndose las manos como si estuviera delante del dilema moral más grande de toda su existencia.— Lucio está en peligro pero...no puedo contártelo, si lo hago él se enfadará, mas temo perderlo, temo que si no hago algo, mañana no me despierte junto a él y Flamma crezca sin su padre.— Se mordió el labio inferior dándole gravedad al asunto y cubriéndose los ojos con las manos. Marzia se levantó y sotuvo las manos de Erline entre las suyas, realmente preocupada por lo que acababa de escuchar.

— Erline...debes contármelo, si la vida de mi hijo está en peligro tenemos que salvarlo.— Las lágrimas rodaban por las mejillas de la dama de seda tratando de contener los pucheros.
Longinus quiere matarlo.— negó con la cabeza.— ¡Oh, Dios! lo siento mucho!! no debería haber dicho nada!!

A la mujer se le desencajó el gesto, pero ya hacía mucho tiempo que su marido no ponía un pie en su habitación, su relación era fría y sabía que tenía muchas amantes y que ella era un cero a la izquierda. Si había sido capaz de eso, también era capaz de querer matar a Lucio, no le cabía duda.

— ¿por qué? ¿qué razones tiene mi marido para hacerlo?
No quiere que herede el clan porque no tiene sentimientos, y ahora que va a tener otro heredero varón por parte de su amante...— Marzia enarcó las cejas.— ¡Oh! lo... lo siento... pensé que lo sabías...

La suegra acababa de recibir dos mazazos importantes, pero la semilla estaba sembrada. Erline le hizo prometer que no haría nada por el momento, que dejaría a Lucio al mando de aquella situación y que esperarían a que él regresase y trazase las líneaqs de actuación.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Miér Dic 27, 2017 12:32 pm

Mi madre había acudido a cenar con nosotros, ciertamente el plan urdido entraba en marcha con la interpretación de mi querida viuda de seda, sin duda esas clases magistrales de actriz iban a tener un buen fin.
No por ello me gustaban las compañías que frecuentaba cuando se tomaba la diligencia de acudir a esos “lugares” llenos de hombres con intereses ciertamente carnales y tenia que reconocer, pues ciego no estaba que a mi esposa si algo no le faltaba era belleza para atraer a su red a todo aquel que se quisiera proponer.

Me tomé mi tiempo para regresar a casa, despeinado con olor a haber bebido algo fuerte y con aspecto cansado y taciturno, mis dotes teatrales no eran tan perfeccionados, pero supongo que tendrían que bastar para que mi madre viera en mi la desesperación de un hijo que ve su vida peligrar.
Saludé a mi madre con un abrazo, no demasiado efusivo, eso la hubiera hecho sospechar porque a estas alturas ya debía saber que mis sentimientos escapaban a la velocidad de la luz de mi cuerpo.
Besé los labios de mi esposa y la cabeza de mi querida hija que en brazos de esta sonreía alegre al ver a su padre aparecer.

La cena trascurrió calma, como si nada quisiera contarle, pero a su vez dejé que denotara en mi actitud distante que algo me hacia estar sumido en mis propios pensamientos llegando en ocasiones a tener que peguntar a mi esposa que es lo que había dicho antes de darle una respuesta
Fue cuando la acompañé a la puerta para despedirla cuando esta se desmoronó en msi brazos, asegurándome que no consentiría que nada me sucediera, que ella no era una mujer ingenua y que durante mucho tiempo hizo la vista gorda con mi padre y sus escarceos porque no necesitó prestarles mas atención de la cuenta ¿que hombre no se divertía con mujeres mas jóvenes cuando su señora ya alcanza una edad en la que no le complace?

Sabia que mi madre también trazaba en su mente un plan, no era una necia, no le iría con el cuento de lo que mi mujer le había contado, peor sin duda en su afán por ayudarme haría lo que fuera por acabar con ese marido que hacia tiempo no se pasaba por su cuarto.
-No quiero que corras riesgo madre -le dije mostrado una preocupación que aunque en parte si sentía se dispersaba con cada palabra emitida.
-¿que puedo hacer por ayudaros hijo? -me preguntó abiertamente.
-El bastón de padre, al parecer ahí reside la solución, necesito conseguirlo para buscar algo que pueda protegerme del sino que para mi esta buscando Longinus.

Mi madre se marchó de allí con el firme propósito de hacer todo cuanto estuviera en sus manos por salvar a su hijo.
Cerré la puerta cuando el carruaje con mi madre dentro partió y con la mirada busqué a Erline.
-No quiero que mi madre sufra daño alguno -aseveré haciendo acopio de esos sentimientos que aun no había perdido.
Caminé hacia el mueble bar sirviéndome una copa repleta de bourbon, la conciencia es un aliado nefasto cuando es a tu madre a la que lanzas a los perros.



Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Jue Ene 11, 2018 3:57 am

Marzia no era una estúpida, era buena mujer, pero había envejecido al lado de un monstruo manipulador como Longinus y le había dado un hijo al que habían convertido en otro monstruo. Pero como madre, disculpaba a Lucio porque él no eligió que le arrebatasen sus sentimientos, y porque había probado como era su pequeño cuando los recuperaba: amable, cariñoso, divertido...sin embrago su marido siempre sería calculador, engreído, codicioso de más y más poder, desconsiderado con ella, lujurioso...

Marzia Sacro no había sido siempre un florero, de joven fue una prometedora bruja cuya especialidad era la transmutación de la materia, rama que abandonó al casarse. Era una especialidad compleja y requería precisión, inteligencia y mucha creatividad. Tras pasar aquella noche con su hijo, su nuera y su nieta, despertando a las verdades más terribles de su vida, decidió que ya estaba cansada de ser ese cero a la izquierda. Por una vez, iba a ser quien debía haber sido todo este tiempo: se puso manos a la obra y trazó el plan. A Longinus no se le podía engañar con cualquier cosa, era muy poderoso, así que dedicó varias semanas a crear un bastón idéntico al suyo a partir de una simple rama de madera. Pero el hecho de que pareciese igual, no era suficiente. Los objetos emanaban cosas, recuerdos, sensaciones impresas en sus materiales que cualquier brujo podría sentir al tocarlos. Todo era energía. Marzia consiguió replicar la energía que desprendía el bastón de mando de su marido y bañar en ella el nuevo bastón, el engaño estaba servido, él no sospecharía nada. Estaba orgullosa de su obra, porque le había costado muchas noches de insomnio, pero la sensación del poder recorriendo sus venas de nuevo era muy estimulante, Marzia regresaba al lugar que no debería haber cedido jamás.

Por otro lado, se dedicó a investigar a las amantes de su marido, todas y cada una de ellas encobntrarían su San Martín en algun momento, sus nombres quedaron escritos en la lista negra de la mujer. Sucedió algo que no esperaba, encontró en los registros un niño que habían llevado al orfanato de Saint Clemence, hijo de una bruja llamada Morgause que en otra época frecuentaba a Lucio. Fue aprendiz y asistente bajo la tutela de Longinus, pero recordó que su hijo y ella habían tenido algunos escarceos y después, sin más, fue enviada a Rusia de donde nunca más regresó. ¿Qué habría sido de ella? Esa entrada en el registro la mantuvo en vilo unos días hasta que decidió ir al Orfanato de Saint Clemence y pidió ver al niño. Le dijeron que se llamaba Arturo, que tenía tres años y en cuanto lo vio supo la verdad. tenía los mismos ojos de su padre, Lucio. Puso las manos sobre su cabecita y notó la energía fluir de inmediato, encontrándola, reconociéndola y deshaciendo el nudo que tenía en el estómago. Había encontrado al vástago varón de su hijo, ese que Longinus hubiera descubierto más pronto que tarde y que habría desplazado a su hijo en la linea sucesoria sin duda. Debía llevarlo con Lucio y Erline y no se movió del Orfanato hasta que las monjas le entregaron todos los papeles, eso sí, acelerando el proceso como nunca gracias a una generosa donación de fondos.

Marzia llegó a la mansión D'Amencourt con el pequeño en brazos y se sentó con ellos a explicarles cómo marchaba su plan. Erline al ver al pequeño no expresó sentimiento alguno con el rostro, por dentro pensaba que si había otro Sacro en el punto de mira antes que Flamma, ella podia darlo por bueno.

— Que mi marido tuviera aventuras es lo lógico, no estaba casado conmigo, así que ese niño forma parte de su vida pasada y lo acogeré en mi techo como si fuera nuestro. No dejaré que Longinus ni nadie atente contra las vidas de ninguno de ellos. Además... Lucio siempre quiso un varón y ahora ya lo tiene.— le sonrió al brujo y a su suegra, de forma muy convincente, aunque realmente ese niño le resultaba indiferente. Tendría que actuar como siempre había hecho.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Jue Ene 11, 2018 4:56 am

La visita de mi madre no nos pilló por sorpresa, la veía muy capaz de replicar ese bastón y era cuestión de tiempo que a mi padre le diera el cambiazo y este instrumento de mando recayera en mi poder.
Tenia que hacer lo necesario para salvar a mi familia, a Flama y a mi mujer. Sabia que estaba usando a mi madre con este fin, pero poco a poco mis sentimientos iba escapando por la ventana, así que el remordimiento se convirtió en utopía.

En brazos de mi madre un pequeño brujo, su aura resplandecía como la misma luna que gobernaba el oscuro cielo.
Las palabras de mi madre sobre su procedencia no puedo decir me sorprendieron, al menos no del todo, pues si bien es cierto nunca supe que esa mujer estaba embarazada, podía percibir en el mi propia esencia.
Sus ojos grandes y atentos se fijaban en el bebe que mi mujer mantenía entre sus brazos, su hermana.
Conocía a Erline, no tenia, ni tendría apego alguno por mi hijo, pero le servia para que la mirada de mi padre cambiara de rumbo dejando así a su hija, carne de su carne tranquila, ahora con un varón en la familia un giro de 180 grados se producía.
Sabia que Erline lo utilizaría de ser necesario sin piedad con tal de proteger lo único que amaba, nuestra hija.

Madre se marchó dejando al niño a nuestro cuidado, era mi hijo y sabia que a mi lado yo lo mantendría seguro.
La criada tomó a Flamma para subirla a la cuna y de la mano iba el pequeño Arturo.
Lo alojaríamos en una de las habitaciones de invitados, no teníamos mas cuartos infantiles, así que por esa noche tendría que conformarse con un cuarto frio e impersonal.

Detuve a mi esposa por la muñeca cuando vi que estaba decidida a subir escaleras arriba seguramente para ir con nuestra hija.
-Las cosas parecen ir bien, madre cambiará el bastón y pronto el verdadero estará en nuestro poder.
Pero la llegada de Arturo cambia las cosas, es un bastardo, pero un varón, mi primogénito, te conozco lo suficiente como para saber que la araña empieza a tejer su tela -alcé el dedo como advertencia -no sufrirá daño alguno Arturo -la advertí -se que ahora que mi padre está vivo te sirve para un fin, que la atención se desvié de Flamma a él, pero también se que cuando mi padre desaparezca y yo sea el que se haga dueño de los aquelarres, Arturo sobrará.

Sus verdes en los míos, sonrisa que delataba hasta que punto la conocía y en cierto modo que la veía capaz de asesinar de ser necesario a un niño.
-Dame tu palabra, Arturo no sufrirá daño alguno, ni hoy, ni nunca.
Un nuevo contrato que le pedía sellara allí mismo.


Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Jue Feb 01, 2018 4:04 am

— Te prometo que yo no le haré daño indiscriminadamente. Pero si se vuelve contra Flamma de la misma forma que tu padre se ha vuelto contra ti, el castigo será acorde al agravio.

No iba a prometerle que jamás le haría daño, porque bien sabía ella que los hombres eran volubles, caprichosos, viciosos, que el poder los corrompía y envenenaba su razón, y ella no dejaría que su pequeña sufriera por culpa de los delirios de grandeza de niungún pazguato. Eso era todo lo que podía concederle a Lucio.

— De todas formas, nos ocuparemos de que ese niño no se crie para odiar a su hermana o a sus padres, y confiaremos en que cuando crezca sepa discernirlo.— Eso si que iba a ser un arduo trabajo para ambos, pues ningun sentimiento anidaba en sus almas y el niño debía recibir amor, igual que Flamma. Pero si las cosas iban bien, en breve recuperarían el bastón de mando de Longinus y extraerían la cápsula de poder que el aquelarre enemigo escondió allí mismo con los sentimientos de Lucio guardados en su interior.

El pequeño Arturo llegaba a la mansión con sus dos años y medio después de haber sido arrancado de los barzos de su madre por la Inquisición, una vecina lo llevó hasta París y lo dejó en el orfanato ante la imposibilidad de encontrar a su familia. Para él debía ser aterrador, lo habían arrancado de todo cuanto conocía y de pronto se veía en una mansión enorme rodeado de desconocidos. Hasta una arpía calculadora como Erline se daba cuenta de que eso no estaba bien. Incluso podía identificarse a si misma en ese pequeño cuando la epidemia de cólera se llevó a su familia y se encontró sola en el mundo, un capítulo de su pasado que había enterrado tan hondo que apenas recordaba ya para bloquear cualquier sentimiento que pudiera producirle.

— Vamos con nuestro hijo, no pretenderás que Flamma duerma acompañada y él no. Quizás no haya saltado de alegría con su llegada, pero ya que está aquí, recibirá el mismo trato.

Ascendieron las escaleras y trasladaron a Arturo, ya casi dormido, al mismo dormitorio donde dormían ellos y la cuna de Flamma. Se acomodaron los tres en el lecho y Erline acarició el pelo del pequeño observándolo, tratando de reconocer los gestos de Lucio en su rostro, hasta que se quedó dormido. Desde luego no sería la madre más cariñosa del mundo, pero sabía lo que el niño necesitaba y trataría de dárselo para que no se convirtiera en una amenaza el día de mañana.

———————————— ~oOo~————————————

Meses más tarde...

Todo estaba listo para darle el golpe de gracia a Longinus. Marzia había hecho un trabajo espectacular con la elaboración del bastón que reemplazaría al que él tenía, y fue su propia esposa quien le dio el cambiazo un día que el patriarca del clan salió a arreglar una cuestión urgente sobre los clanes. El clan Giovanni, dirigido por Donatella, la bruja con la que pactaron Lucio y Erline para averiguar el paradero de sus sentimientos, se había rebelado convenciendo a otros clanes de unirse en contra de los Sacro. Longinus no podía aplastar esa rebelión por sus propios medios, los clanes habían convocado Aquelarre General y tendría que presentarse allí a parlamentar. La situación de poder entre los brujos se hacía cada vez más tensa, y el resto de clanes pidieron a Longinus que dimitiese de su cargo, que aceptarían a otro Sacro en el puesto, siempre que no fuera él. Esto enfureció a Longinus más que si le hubieran pedido que se quitara la ropa y pusiera el trasero.

Cuando regresó a su mansión mandó llamar a su hijo Lucio, tanto Marzia como Erline acudieron también, pues sabían lo que iba a suceder. Lucio entró en el despacho de su padre y éste, enfurecido y fuera de control agarró el bastón de mando y conjuró un hechizo de energía que lanzó contra su hijo para tratar de matarlo, pero el objeto no respondió como debía y el hechicero lo intentó de nuevo, su furia desbocada impactó sobre las paredes del recinto, quemaqndo el papel pintado, haciendo estallar las ventanas y los cristales de los cuadros. Toda la mansión y los delegados de los clanes que habían sido avisados por las mujeres, se enteraron de que Longinus trató de asesinar a su propio hijo por mantenerse en el poder.

Así fue como Lucio Sacro se convirtió en el nuevo líder de la alianza de clanes, del nuevo aquelarre formado para derrocar el viejo poder que ya no era útil. Longinus fue confinado a la prisión atemporal donde habían enviado también a las líderes que robaron los sentimientos de Lucio, y el panorama político cambió radicalmente para los brujos. Por delante a Lucio le esperaban meses de mucho trabajo. El bastón de mando ahora era suyo, sólo tenía que decidir cuando abrir la caja de Pandora.

Aquellas semanas fueron una verdadera locura para él, mientras tanto en la mansión D'Amencourt Erline se ganaba al pequeño Arturo, salían a pasear con el carrito de Flamma al que le habían colocado una pequeña plataforma para que Arturo pudiera subirse en ella y no tener que caminar tanto. Por las mañanas una institutriz le enseñaba a leer y dibujar bajo la atenta mirada de Erline que mecía a la niña entre sus brazos, y por las tardes salían a jugar, a pasear y alguna vez que Lucio llegaba pronto, a enseñarle a montar a caballo.

Los días fueron pasando, una estación reemplazó a otra, y en el matrimonio Sacro reinaba tanta paz como indiferencia. Los niños crecían bien, estaban sanos y felices y tanto la Viuda de Seda como el Escorpión se mantenían ocupados en sus nuevas facetas: ella la crianza de un niño bastardo para asegurarse que no fuera una amenaza y la crianza de su propia hija; él, el liderazgo de los clanes y el establecimiento de un nuevo orden en el que hubiera paz y todos se mantuvieran unidos contra el enemigo común: la Inquisición y los cazadores.

Pero no había paz que cien años dure, y cuando Flamma cumplió su tercer aniversario y Arturo el sexto, Erline esperó a su marido en el despacho.

— Han pasado tres años desde lo de tu padre, las cosas van bien en el aquelarre, pero hace meses que no me pones una mano encima. Los niños lo notan, es la hora de usar el bastón.







La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Vie Feb 02, 2018 5:33 am

l plan urdido funciono, teníamos que reconocer que formábamos un gran equipo, cuando la araña y el escorpión emprendían un proyecto siempre terminaban venciendo. Ahora con nuestra hija en común Flamma y con Arturo y su infantil risa correteando por la casa, los dos teníamos muy claro que no podíamos ceder un ápice, el poder formaba parte de nuestras vidas y yo me encargaría de mantener a mi familia protegida de todo aquel que pretendiera hacerle cualquier tipo de daño.

Me había convertido en el líder de los clanes, con mi padre encarcelado en ese mundo prisión todos se arrodillaban ante mi y el báculo de poder que ahora sujetaba entre mis manos.
Llegaron épocas de paz para los míos, prosperidad, era un genio para los negocios y me esforcé en hacer crecer la magia entre los clanes.
Era hora de colaborar los unos con los otros y así procedí a crear la primera escuela de maga para los jóvenes hijos de los clanes, allí podríamos impartir enseñanzas comunes para todos ellos y algún día Arturo y Flama podrían ser educados en las artes de magia oscura y blanca.

Cuando llegué a casa vi en los ojos de mi mujer cierta desilusión, si bien era cierto que para mi todo iba viento en popa, al parecer para la araña no.
Copa en mano escuché aquello que me tenia que decir la araña.
-No veo tal necesidad, no ahora Erline. Arturo crece feliz, creo que coincidirás conmigo en que te ha cogido un gran cariño pese a la carencia de sentimientos que ambos sufrimos.
Flamma ríe desde la cuna, no considero que ellos puedan ver si tu y yo nos tocamos con frecuencia o no.
Mi deseo por ti no ha menguado, pero tengo demasiado trabajo y apenas paso tiempo en casa, eso no lo cambiará el exceso de sentimientos.

Deslicé mis dedos por el escote de mi mujer, sus dos montañas lazadas eran un llamativo reclamo y la verdad es que aunque no le faltaba razón y últimamente la había tenido desatendida, o me importaría ahora mismo remediar eso.
Ademas era obvio que no queria recuperar esos sentimientos, así que si de paso ganaba algo de tiempo.
Mi aliento se adentró entre sus labios húmedos de bourbon.
-Eres preciosa y te deseo mucho, por que no nos tomamos la noche para ambos, bebamos un poco de vino en el invernadero, como antaño.

Mi esposa era demasiado inteligente como para ceder a mis artimañas y aunque sus dedos se enredaron en mi nuca para que no me apartara, insistió en la necesidad de sentirse amada, no por ella, si no porque nuestros hijos tenían que ver verdad y no una farsa.
-Recupera tu los sentimientos, te los cedo -susurré contra su boca rozando con mis palabras sus labios -tu pasas el día con los niños ¿no crees que es lo mas sensato?



Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Dom Feb 18, 2018 10:40 am

No, esos son los sentimientos que te robaron en la cuna, si me los quedo ya no habrá posibilidad para ti de recuperarlos.— Había pensado en todas las posibilidades, tenía mucho tiempo para pensar y tejer invisibles hilos de tela de araña mientras los demás la subestimaban creyendo que sólo era una prostitura bonita de ojos de jade. Pero Erline no funcionaba movida por el mismo motor que los demás, no la motivaba la codicia, el poder o el dinero por si mismo, lo único que le motivaba era aquello que sirviese a sus propios intereses en cada momento.— beberé sólo unas gotas de la poción que contiene el báculo, espero que sea suficiente, al menos para volver a tener algo similar a lo que nos brindó la otra poción, pero espero que esta vez sean permanentes, ya que son sentimientos originales en estado puro.

Quizás cuando Lucio la viera recobrar la humanidad se animara a tomar una parte de ese frasco. Le había venido muy bien estar exento de culpa y remordimiento para hacer todo lo que había tenido que hacer, pero sin sentimientos no podía criar a sus hijos sin que éstos creyeran que eran verdaderos psicópatas.

Le trajo el bastón de mando a Lucio y esperó a que lo desensamblara con un conjuro y extrajera el frasco donde habían ocultado ingeniosamente los sentimientos robados. El brujo abrió el pequeño recipiente de cristal que contenía un líquido azulado que a la vez parecía humo y que brillaba por si mismo emitiendo un fulgor sobrenatural. Abrió el tapón de plata y vertió unas gotas en su copa de champán y la bebió cerrando de nuevo el frasco y dándoselo a Lucio para que lo guardase nuevo. Notó cómo esa magia bajaba por su garganta primero cálida y despuyés abrasadora, era la esencia de Lucio Sacro la que corría ahora por sus venas. El calor y el rubor subió a sus mejillas, por su escote rodó una gota de sudor que perlaba ahora su tostada piel. La embargaron un montón de sensaciones y embotaron su mente, tan sólo podía sentir habre, rabia y necesidad. Empujó a su marido contra una silla y se montó sobre él arrancando su camisa de un zarpazo. Besó sus labios con furia, con necesidad, sentía como había en su cuerpo algo más que el subidón de adfrenalina, ahora tenía la esencia de un brujo, la magia ajena cirriendo por su cuerpo y alterando cada célula.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Dom Feb 18, 2018 11:32 am

Mi magia liberó el frasco de esencia cristalina, casi humo escondida con maestría en el báculo que ahora me pertenecía.
Mi esposa había decidido probar unas gotas, las creía suficientes para al menos sentir cierto amor para la crianza de nuestra hija, yo no me opuse, no lo hubiera tampoco hecho si hubiera decidido beberlo por completo, tener una esposa amorosa y solicita era algo que a todo hombre le movía sus entrañas y yo con esa oscuridad que me caracterizaba desde la infancia, sin sentimientos, sin nada que pudiera arrojar contra mi sentido de culpa, podía hacer mi trabajo de un modo mucho mas racional y eso me llevaría al éxito sin dudar.

Las gotas resbalaron del frasco a su boca, mis ojos se deslizaron por sus labios cuando trago, y por el movimiento de su garganta cando la magia abrasó su entrañas.
Sus dos esmeraldas chocaron con mi mirada lobuna, ambos nos podíamos sentir invencibles aunque por motivos distintos, siempre la vi la mujer mas hermosa, ademas lo suficiente inteligente como para mantenerme enredado en esa tela de araña que tejía.
Un acuerdo mantenía nuestro matrimonio en este momento, mas algo mas nos unía, un linaje compartido y como no..ese empujón que recibí de sus manos para anclarme a la silla.

Jadeé cuando sus piernas quedaron a cada lado de mi cuerpo, sus manos sajaron mi camisa de un tirón brusco para después apresar mi pecho, hincando ligeramente las uñas predadora del deseo que la invadía. Un reguero de besos húmedos descendió por mi mandíbula, mordiendo mi mentón hasta que mi cuello quedó expuesto a sus mordidas.
Afanoso el vaivén de sus caderas que enardecían mi entrepierna alzada, dura y dispuesta de hundirse en su caverna.
La tela se humedecía tal como la fricción delirante se producía, su diestra vida de sentirse plena liberó a la bestia atrapando el tronco que sacudió despacio mientras admiraba la oscuridad reflejada en mis ojos.
-Has decidido complacer a tu marido -susurré con la voz ronca antes de chocar contra sus labios devorándolos a mordiscos, traspasando sus fronteras con mi lengua y arrasando como un tornado con la ajena que en un duelo de egos se lamieron y mordieron acallando nuestros jadeos.

Calientes como estábamos mis dedos se colaron en su prenda interior que con rapidez hice a un lado permitiendole a mi mujer restregarse el glande por su centro humedeciéndolo, incendiándose por dentro.
Arqueó su espalda gimiendo con los labios entreabiertos y la cabeza hacia atrás cuando sobre mi verga se dejó caer hasta metersela entera.
El baile no se hizo de esperar, mirándonos fijamente, dueños y señores del otro ,el escorpión y a arana, nada lo hacían a medias y nada era sin un motivo.
Ella conocía mi necesidad, yo la ajena y en ese choque de cuerpos ambos nos entregamos al infierno bailando sobre las llamas hasta sentir arder nuestros cuerpos.
Ambos merecíamos el purgatorio, bien lo sabíamos, mas nuestros hijos crecerían con la inocencia necesaria y por eso ambos luchábamos, para no convertirlos en nuestro fiel reflejo. No la amaba, pero la deseaba y ¿acaso eso no era mas de lo que tenían muchas otras a los que sus maridos ni tocaban?



Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Dom Mar 04, 2018 4:46 am

La magia más potente conseguía los milagros más impensables, como retornar de entre los muertos, vivir eternamente o conseguir que un cascarón vacío sintiese como un ser humano. Erline no es que tuviera un corazón de pierda, es que no tenía corazón. Las razones eran difíciles de averiguar, a Lucio le arrancaron los sentimientos, pero sencillamente ella los había perdido y no había forma de restaurarlos, hasta que bebió aquel frasco.

Los sentimientos puros y auténticos de un bebé corrían ahora por sus venas. Había bebido sólo unas gotas, suficientes para sentirse de nuevo como una persona y no una máquina, suficientes como para preocuparse cuando Arturo se cayó y se hizo un pequeño corte en la frente, o cuando Flamma cogió una décimas de fiebre. Suficientes para montarle una escena de celos a Lucio una noche que llegó más tarde de lo habitual y suficientes para despertarse y sentirse jodida por amar. Porque al final el amor y el dolor iban de la mano.

Esa mañana los niños se encontraban con la nanny mientras ella repasaba unas cuentas de los negocios D'Amencourt, necesitaba saber algo que se le escapaba y fue a la biblioteca. En la mansión Sacro era un recinto enorme y lleno de legajos con las cosas más extrañas que había visto nunca, idiomas arcanos y libros prohibidos. Subió por la escalerilla de madera y buscando un volumen mercantil se tropezó y volcó una pequeña mesilla de lectura a la que se le abrió el cajón y un medallón salió rodando de su interior.

Se agachó y lo recogió, era antiguo y bellamente labrado en plata, lo abrió y dentro de él pudo observar dos pinturas de la misma mujer. Eran relativamente recientes y tenía el nombre grabado en la joya: Guiomar. Ah. La ex-esposa de Lucio. Bueno... no se podía decir que fuera fea, en el Satine habría ganado bien si además fuera lista, pero por lo que le habían contado era una mojigata que nunca supo apreciar la oportunidad de emparentar con un Sacro. Ilusa. Giró el medallón entre los dedos varias veces observando sus rasgos y a su cabeza vino un pensamiento traidor. ¿La echaría Lucio de menos? ella era monstruosa, le había dado una hija, sí, pero no sería nunca esa esposa devota y dependiente. ¿Querría Lucio regresar a una mujer así?

Guardó el medallón en el cajón y levantó la mesilla abandonando la biblioteca notando una pesadez inusual en el pecho, un nudo extraño que hormigueaba en su interior. Fue al baño a lavarse la cara con agua fría, se miró en el espejo y contempló unos ojos castaños en lugar de sus habituales aguamarina. ¿Qué narices le estaba pasando? debía ser algo relacionado con la magia que impregnaba aquella mansión. Se pellizcó para estar segura de que estaba allí, y ciertamente lo estaba. Sacudió la cabeza y cuando escuchó los pasos de Lucio que venía a comer, corrió a su encuentro. Se detuvo en seco cuando los ojos del hechicero se abrieron enormemente al verla. Su expresión estupefacta la hizo entrar en pánico.

— ¿Lucio?...— ¿esa era su voz? no!! no lo era!! qué le estaba pasando?. Corrió hacia el espejo de la entrada y cuando se contempló lanzó un grito. Su aspecto no era el de Erline, sus ojos eran marrones, su cabello más claro que el de costumbre, sus facciones más alargadas...¡tenía el aspecto de la mujer del medallón!. Cayó al suelo de rodillas poniéndose la manos en la cara.— ¡Lucio! ¿qué me pasa? ¿Qué brujería es esta? soy yo, Erline, pero parezco otra persona!!






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Dom Mar 04, 2018 7:46 am

Sentimientos, aquello por los que muchos matarían y de lo que yo huía porque de tenerlos la culpa no me dejaría seguir viviendo, a mis espaldas llevaba muchas tramas envenenadas, demasiadas como para asumir que era un hijo de puta en toda regla, mi familia necesitaba a un hombre despiadado y la fuerza de un linaje me mantenía lo suficiente atado a ellos como para aguantar alguna que otra escena de celos de Erline, admito que una parte de mi disfrutaba de que ella me amara porque ¿que hombre aun incapaz de sentir no quiere saberse amado por su mujer?
Durante estas semanas que habían pasado fornicábamos como nunca antes, ella siempre estaba dispuesta, su necesidad la consumía, era como un renacer cada vez que la tomaba, ademas después, dormido sentía su respiración contra mi pecho, sus caricias recorrer mis abdominales y de cierto modo me gustaba esa calidez que si bien no alcanzaba mi corazón, si mi entrepierna.

Aquella noche, cuando llegue a casa no la vi, la nana se encargaba de acostar a los niños que ya bañados y con el pijama puesto estaban esperando su cuento de todas las noches con esa sonrisa infantil y sincera en los labios .Ingenuos, ajenos a los monstruos que tenían como padres ellos iban creciendo y nosotros cumpliendo así con nuestro trabajo.
Pregunté por la señora, la biblioteca era le lugar que esa noche frecuentaba, no me pareció raro, Erline era una mujer culta, con ciertas excentricidades pero inteligente como ninguna. Seguramente andaría maquinando algo, lo que me llevó a ladear la sonrisa y acudir en su búsqueda, esa noche había vuelto temprano, así que quería mas dosis de eso que me regalaba cuando mi comportamiento era el adecuado.
Fue un grito desgarrador el que me puso alerta y sin pensarlo salí corriendo en la búsqueda de Erlina, no era su voz, peor se me antojaba demasiado conocida. Me quedé petrificado al girar el pasillo y verme a Giomar de frente saliendo del baño en mi búsqueda como un fantasma, como si fuera capaz de regresar y trastocar mi vida.
-¿quien te ha dejado entrar en mi casa? -pregunté frunciendo el ceño.

Fue entonces cuando esta me confesó que era Erline, que no sabia que había hecho, peor que ahora tenia un aspecto muy distinto, estaba alterada, histérica mas bien, algo impropio de la araña y se miraba en el espejo aterrada.
-Shhhhh -susurré contra la piel de su cuello -has de explicarme exactamente que ha pasado -susurré tratando de que volviera en si pues estaba en shok ¿algún hechicero a entrado en casa y te ha hecho esto?
Cada vez la historia era mas inverosímil, según ella solo había tocado un colgante que mi ex mujer poseía, pero yo sabia de cual se trataba, su rostro estaba allí tallado y no contenía poder ni magia alguna.
-No puede ser Erline, el collar no es mágico.
Fue entonces cuando me fije, mi mirada se enturbio, la araña tenia un aura, era débil, pero la magia había empezado a formar parte de ella y pronto intuí por que exactamente.
-¿mis sentimientos? Lo que has bebido no solo te ha regalado la capacidad de sentir de nuevo, si no la de que mi poder corra por tus venas.

Mi cuerpo se tensó, ella de por si era peligrosa, con magia seria letal, pronto mi cabeza empezó a funcionar a mil por hora, si algo la ataba también a mi ademas de ser el padre de su descendencia es que con mi magia podía conseguir aquello que se le antojara, mas si ahora ella poseía magia ¿para que me necesitaba?
Tenia que arrancarle la magia, pero sin que se notara que me inquietaba que un poder creciera en ella.
Sonreí acariciando su pelo con suavidad.
-Bien, has de relajarte, cierra los ojos, deja de pensar en nada as que en tu propio reflejo, imagina exactamente que es aquello que deseas se refleje en el espejo.



Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Miér Mar 07, 2018 11:29 am

Lucio la tranquilizó diciéndole que se relajara, que visualizara a quien quería ver en el espejo como reflejo de sí misma y así lo hizo. Respiró hondo, se miró en la superficie pulida y trató de proyectar su propia imagen, esa que tan bien conocía, que tantas horas pasaba frente al espejo cuidando hasta el más mínimo detalle y de pronto las facciones de Guiomar se fueron desdibujando dando paso a su rostro, el verdadero, el de siempre, a sus ojos aguamarina y su tez canela. Suspiró aliviada. ¿Qué había sido eso? Como bien decía Lucio no había llevado ninguna joya embrujada ni nada así. En su mente se formó la idea correcta: había obtenido el poder de la magia al beber los sentimientos de Lucio.

Su marido le restó importancia y le dijo que era magia residual, que no podría hacer nada con ella porque no nació siendo bruja. Lucio se esforzó bastante por hacerla desistir de reforzar algo que sentía como si formase parte de ella, y cualquier empeño, la Araña lo entendía como un conflicto de intereses. ¿Por qué no quería el hechicero que ella tuviera magia y la aumentara o la controlara? Porque no se fiaba de la Viuda. Y hacía bien, ella tampoco se fiaría. Lo dejó correr frente a él y cuando a la mañana siguiente se marchó, Erline pidió el carruaje y se plantó en casa de Marzia, su suegra, contándole la buena noticia de que ahora tenía magia y quería que alguien la enseñase. Era una experta de la seducción, así que planteó la cuestión como mejor podría entrarle a la mujer, que se sintió entusiasmada de poder tener una aprendiz tantos años después, tras haber estado anulada y ser un cero a la izquierda de Longinus. Así, la madre de Lucio comenzó a pasar días enteros en la mansión con ella y con los niños. Al principio Lucio no estaba al tanto, pensaba que su madre sólo venia a pasar ratos con los nietos. Pero en algún momento Marzia se lo soltó.

Es estupendo que Erline tenga también magia, es como la tuya y como la mía ¿no es sorprendente? Ahora os comprenderéis mucho mejor.— abrazaba a su nuera con una sonrisa, estaba feliz de que una mujer así hubiera aceptado a Lucio sin sentimientos, le hubiera dado una hija y no hubiera participado en ningun escándalo de faldas, al revés: había ayudado en los asuntos turbios del aquelarre.— Ya la controla mucho mejor y seguro que será muy útil para nuestro clan. Voy a seguir instruyéndola en todo, tú andas muy ocupado y nosotras podemos avanzar mientras cuidamos de Flamma y Arturo.

Con una socia así, Erline tenía la formación garantizada y que Lucio no le arrebataría esa nueva fuente de poder, pues su madre lo notaría y sería un problema. Una jugada maestra de la Viuda, que jamás se quedaba atrás, no estaba en sus planes ser dependiente de nadie.

Esa noche había Aquelarre general y Lucio no podría acorralarla para echarle la bronca, aunque le daba igual que lo hiciera. Aprovechó que todos estaban reunidos para ir a la biblioteca de la Logia y antes de entrar utilizó la magia de la transmutación para adquirir el aspecto de Marzia. La madre de Lucio era una bruja muy querida y reputada, así que la dejaron entrar en la biblioteca sin dudar. Una vez allí fue directa a los archivos secretos, sólo los que tenían más rango en el clan podía entrar y a Marzia no le ponían ninguna pega. Buscó los diarios, la crónicas del Aquelarre donde se registraba todo evento remarcable, como si fuera un cuaderno de bitácora. Escogió el que correspondía a las fechas que iba buscando y se puso a leer.

Tardó dos horas en encontrar la entrada que buscaba: Niño, varón, nacido el 7 de marzo de 1802 en Roma, hijo de Morgause y Longinus Sacro. ¡¡Buuuuum!! Ahí estaba. Siempre había tenido la sospecha de que habían querido colarle el hijo a Lucio, pero no podía ser suyo. Arturo debería tener una pequeña mancha en el iris derecho, como Lucio, como Flamma, como Marzia, porque eso era hereditario y sin embargo no la tenía, porque no era su hijo. Era su hermano, era hijo sólo de Longinus y por tanto no heredó ese rasgo genético. Y por supuesto tenía derecho también a dirigir el clan.

Arrancó la página del registro y la guardó en su escote, cerrando el viejo volumen y guardándolo en su lugar. Eso planteaba muchos problemas, porque si Arturo llegaba a descubrir que era hijo de Longinus el aquelarre podría vetar a Lucio y ponerlo a él en su lugar cuando creciese si por el motivo que fuera a Lucio lo quisieran fuera. Tenía que meditar bien qué hacía con esa información. Salió de la biblioteca pensando que la tal Morgause no se lo había montado nada mal, con el padre y con el hijo, asegurándose así un trágico final, porque esas cosas nunca acababan bien. Apenas subió al carruaje sintió como retornaba a su aspecto habitual…aún le quedaba mucho por aprender a controlar, se agotaba con facilidad, pues tenían razón en que ella no nació con el poder, pero tenía una mente retorcida, era fría e inteligente y con esos atributos se podía llegar muy lejos. Por otro lado ¿quién tendría más interés de colarle ese gol a Lucio? Porque a Longinus no le interesaba, le habría pisado también el terreno. Se abrían más incógnitas sin respuesta pero las resolvería.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Mar Mar 27, 2018 7:52 am

Esa noche era la reunión de las logias que yo presidía, había pasado el día en el edificio que presidia, sumergido en papeles que sobre la mesa se amontonaban formando montañas picudas.
Al regresar a casa para degustar la cena que mi esposa debía tener dispuesta mi madre estaba allí, enarqué una ceja buscando la mirada de mi mujer, la conocía, no era de las que hacia las cosas por nada y esta invitación sacada de lo previsto solo podía tener un significado.
Mi madre pronto me dio las respuestas ¿Magia? Tensé el gesto intentando disimular mi desagrado ante la noticia mientras madre abrazaba a Erline tomando la noticia como un bien familiar y mas que dispuesta a ayudarla para que avance en la adquisición de sus nuevos poderes.

La presencia de mi madre se prolongó no dejando hueco a una conversación a solas con mi flamante esposa que me miraba con cara de triunfo.
Las logias pronto reclamaron mi presencia, así que dejé para mas tarde aquella conversación con la viuda de seda que como de costumbre hacía exactamente lo que quería usando sus trucos.

Que la araña poseyera magia era peligroso, la conocía era una mujer capaz de cualquier cosa, hambrienta de poder, no dudaría en eliminarme si dejaba de ser necesario en su vida y si podía ocupar mi puesto en las logias asegurando por si misma su seguridad y la de Flamma, el único ser que movía su corazón de piedra no dudaría en condenarme al destierro.

La reunión se prolongó hasta altas horas de la noche, cansados regresamos a casa tras dejar a mi madre en la propia que aun se congratulaba por las buenas nuevas de Erline.
Mi semblante serio lo decía todo, mas nada mas la puerta de casa se cerró busqué enfrentar a mi preciosa mujer que se quitaba los zapatos en los que estaba montada acercando su curvilíneo cuerpo en mi dirección con esa sonrisa de lascivia que se gastaba cuando pretendía callarme con sexo.

-¿Por que me la has jugado? -pregunté deteniendo su avance – esa magia es mía, no sabemos si durara, es un efecto secundario por haberte bebido mis sometimientos, no deberías de cultivarla, llamaremos la atención de las logias, la magia no debe regalarse Erline ¿te das cuenta de lo que has hecho? Si los humanos descubrieran que pueden arrebatar el poder mágico a niños hechiceros sería el fin..pones en peligro a Flamma.

Me serví un vaso de whisky para pasar el trago que llevaba aguantando toda la velada mientras mis ojos lobunos se perdieron en las esmeraldas de mi esposa que no parecía dispuesta ni a discutir ni a ceder a mis peticiones.
¿Que estaría maquinando ahora? Tenía que arrancarle los poderos aunque eso me llevará a dejarla de nuevo con el corazón tan oscuro como la noche que nos abrigaba.


Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Mar Abr 03, 2018 3:27 am

Sus ojos cristalinos de color aguamarina brillaban con cierta diversión. No esperaba que Lucio le hiciera una fiesta pero tampoco que se lo tomase tan mal. ¿Acaso sentía socavado su poder? los hombres y su delicado ego...la misma historia de siempre. Se descalzó sin prisa, levantando la falda de más, recorriendo con sus dedos las medias que anudasba a sus muslos con un liguero de encaje. Todo gesto sensual en ella era aprendido y repetido hasta quedar impreso en su ADN, no sabía moverse sin desprender sensualidad, un poder innato que nada tenía que ver con la magia.

¿Qué culpa tengo yo de que con los sentimientos me hayas pasado la magia? yo no soy la experta en estos temas. Pero ahora que la tengo, sería un desperdicio perderla ¿no crees?.— aún no había abordado el tema de por qué él la miraba como si planease asesinarla, porque a esas alturas la araña y el escorpión se conocían lo suficiente para interpretar las veladas miradas y los discursos dichos sin palabras.— Así me será mucho más fácil comprender a Arturo y a Flamma. No sé dónde ves el peligro. Tu madre le dijo a alguien que había despertado mi magia dormida, que es débil y residual y nadie ha hecho preguntas porque eso es bastante frecuente al parecer.

Dejó caer el vestido quedándose sólo con las enaguas y el corsé, anudado bien tirante para marcar sus formas voluptuosas. Se soltó el pelo que cayó en cascada por la espalda y se giró mirando a Lucio, con esa expresión de arpía manipuladora que se gastaba cuando quería, agarró la corbata de su marido y comenzó a deshacer el nudo.

Ahora puedo ser quien quiera...¿echas de menos follar con tu ex esposa?.— Clavó sus orbes en los del brujo buscando algun indicio de impacto sobre estas palabras.— ¿quieres follarte a la Reina de Francia? ahora puedo ser la mujer que quieras.

Sobre el asunto de Arturo todavía no le diría nada, prefería calibrar la respuesta de Lucio sobre ese asunto de la magia antes de soltarle un bomba así, guardaría ese cartucho para una ocasión más propicia. Sería mejor que pensara que Erline únicamente le había visto utilidad al cambio de aspecto para seguir con sus juegos de seducción, que no pensara que estaba elaborando un plan más grande y macabro.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Dom Abr 08, 2018 5:20 am

Erline dejo que el vestido resbalara por su piel mostrando aquel cuerpo de porcelana desnudo ante mi ojos, ella sabía lo mucho que me excitaba y no dudo en usar sus encantos, sus atributos.
Enredó la mano en mi corbata orillándome a ella, su aliento golpeaba mis húmedos labios perdiéndose entre estos entreabiertos, sus palabras habían sonado envolventes como el hilo de una araña, segura de que colaría ¿tan poco me conocía?

Me embebí de su aliento cálido, de su sonrisa tibia y de esas esmeraldas que me provocaban cuando las abanicaba.
Atrapé su mano cuando aseguró ser quien yo quisiera, la reina, mi ex mujer ¿que cojones le importaba a ella que yo deseara cuerpos distintos mientras cediera en que mantuviera ese poder que de la nada había conseguido y que no pretendía soltar de ninguno de los modos.

Su boca susurraba contra mis labios cuando la aparté de un manotazo.
-No tengo ganas -concluí tomando la copa que había en la repisa. No iba a caer en su juego, así que me giré poniendo distancia entre escorpión y araña.
Que jugara con el resto me excitaba pero que estuviera buscando el modo de darme el golpe de gracia era algo que ni de lejos podía consentirle.
Erline era una mujer poderosa, complicada en todos sus matices y si algo a lo largo de los tiempos me había demostrado era la ausencia de sentimientos.

Eso no suponía para mi un problema pues su necesidad de mi era una obviedad y no por meros instintos como el placer del sexo, si no porque mi magia le ofrecía eso que deseaba tener, poder. Mi estatus se lo proporcionaba, mas si ahora ella por si misma era capaz de ostentarlo ¿para que iba a tener que cargar conmigo.

Di un trago del vaso antes de depositarlo en la mesa, mi mente maquinaba a mil por hora y a mis espaldas la novata bruja me observaba tejiendo su maraña, era de seguro la primera vez que alguien dejaba desnuda a la viuda de seda ignorándola.
Deslicé la chaqueta por mis hombros dejando caer esta por los brazos y plegandola de forma perfecta la dejé con cuidado en el respaldo de una de las sillas del comedor.
-Me voy a dormir, estoy cansado -atajé como respuesta sin tan siquiera buscar su mirada.



Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Vie Abr 27, 2018 9:25 am

En el juego de poder siempre había una marea alta y una baja, cuando una ola chocaba con al arena, luego se retiraba y volvía a comenzar. Lucio le había dado un "touché" en toda regla, eso la hizo sonreir de medio lado. Su marido seguía en plena forma, no podía haber elegido a otro mejor, maquinando y respondiendo al juego de araña con el picotazo del escorpión. Realmente su necesidad de carne era baja, había follado tanto en su vida que no se sentía con esa acuciante hambre de quien ha estado reprimido. Pero era cierto que el brujo la ponía a cien, sobre todo cuando no caía en sus garras como ella planeaba, y ahora acababa de hacerlo. Resopló con fastidio cuando Lucio aún no había salido por la puerta y enganchó un jarrón que estampó contra la pared con una ligera furia asomando entre los resquicios de su alma helada.

¿Qué diablos te pasa? ¿Crees que yo he pedido esto? pero ahora que lo tengo trataré de darle un uso en beneficio de los niños. Haz lo que quieras.

Se dio la vuelta y dejó que el brujo se marchara a otra habitación a dormir o a lo que fuera, poco le importaba ya. ¿Había herido su ego? pues que se uniera a la lista de daminificados de la Viuda de Seda. Se colocó el camisón y fue a las habitaciones de Arturo y Flamma a darles un beso de buenas noches, porque aunque no lo necesitase, ellos sí y para lo que consideraba importante era muy disciplinada.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Vie Abr 27, 2018 3:47 pm

Habíamos discutido durante semanas por esos poderes que ni de lejos le pertenecían y que la convertían ante mis ojos en un ser demasiado peligroso, pero pronto me di cuenta que aquello solo llevaría a la disminución de jarrones en mi mansión y a nada mas, conseguir que la viuda de seda renunciara a sus adquiridos poderes nuevos era como esperar que los peces corrieran felices por el desierto.

No tarde demasiado en maquinar otro modo de arrebatárselos, claro que tuve que mantener mi indignación un par de semanas mas para luego simplemente pasar a asumir y finalmente aceptar de no mal grado que mi esposa gozara de magia. Follando le pedía que se convirtiera en actrices en auge en el momento y habíamos recuperado nuestras relaciones apasionadas y en ocasiones bastante sadomasoquistas.

Dejé pasar unos cuantos meses, la venganza se servia fría y el escorpión era un experto en dejar caer su aguijón sobre la presa cuando menos lo esperaba.
Había hablado con unos hechiceros especializados en robar poderos, dos de ellos lograrían su cometido, el tercero solo era un peón que caería bajo mi magia y al que mataría para hacer creíble el terrible incidente.
Por supuesto, su intención seria robar mis poderes ¿que hechiceros iba a arriesgarse por solo la magia que albergaba mi esposa, pero yo ya me había encargado de que aquella noche ella estuviera sola en el lecho y yo trabajando como muchas otras en el despacho.

Cuando escuché los gritos de mi esposa salí corriendo para auxiliarla, una bola de fuego calcino al pobre desgraciado dejándolo convulsionando en el suelo mientras los otros dos escapaban.
No hubo forma de interrogar al pobre hombre que murió casi en el acto.
-¿Estas bien Erline? -pregunté abrazando su pequeño cuerpo antes de acunar su rostro con mis manos en una interpretación maestra sobre la preocupación justa que el escorpión podía sentir por la araña





Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Mar Mayo 15, 2018 5:24 am

El ataque la pilló por sorpresa, estaba profundamente dormida y no notó cómo aquellos desalmados le arrebataban su ínfimo poder, salvo cuando éste abandonó del todo su cuerpo y ella se despertó con un respingo. Para aquel entonces sus gritos habían provocado que Lucio acudiese corriendo y matase a los intrusos preocupándose por ella. La Araña se deshizo del abrazo del Escorpión y fue corriendo a ver como estaban Flamma y Arturo, que dormían ajenos a todo aquello. Los niños estaban bien, pero le pidió a Lucio que los "escaneara", que averiguase si les habían hecho algo a nivel de magia, ella no podía sentir esas hebras tan finas. El diagnóstico era claro, ellos estaban bien, pero ella había perdido la magia, según Lucio, seguramente iban buscándolo a él y en la oscuridad, notaron su magia, ya que la que Erline tenía era la que le habían transmitido sus sentimientos embotellados, así que se los habían arrebatado pensando que era el gran maestre del aquelarre a quien se los extirpaban.

Eso torcía mucho las cosas, el contratiempo la volvía a dejar a merced de Lucio y conforme lo pensaba...¿cómo era posible que hubieran entrado en la mansión con la cantidad de salvaguardas que tenía? todo olía muy raro y apuntaba a algo podrido por detrás. La Viuda de Seda desconfiaba hasta de su sombra y con el paso de los días cada vez estaba más segura que había sido Lucio el artífice de eso, pero no le dejaría ver su contrariedad. Se dedicó a lamentarse de vez en cuando, a hablar horas y horas con Marzia como si ella pudiera ayudarla a recuperarlo...pero mientras tanto observaba la actuación de su marido, impecable actor que le daba la justa réplica.

Lucio se había ido a arreglar un asunto a la Logia y los niños habían caído rendidos tras una tarde campestre. Erline se dirigió al invernadero, a la cueva de las orquídeas, donde tenía un pequeño mecanismo que abría la compuerta del agua que rezumaba por las paredes y en forma de cascada. El líquido dejó de caer y tras un panel con orquídeas colgantes se abrió una compuerta, de allí sacó un cofre con una cerradura extraña que sólo podía abrirsde con la magia de la sangre. Se pinchó el dedo con una espina de rosa y lo colocó en la superficie destinada a ello, escuchando el "clak" y viendo cómo la caja se abría. Desprendía un ligero fulgor cristalino.

Si Lucio creía que sus sentimientos estaban a salvo en el bastón de Longinus... estaba muy equivocado, Erline había utilizado la magia de hacerse pasar por otra persona para que le hicieran el hechizo de transmutación, y colocar en el bastón un frasco idéntico, siendo el verdadero el que tenía ahora entre las manos. Sonrió entre dientes al verlo brillar en la oscuridad. Guardó un par de gotas en un frasco y lo devolvió a su lugar cerrando todo. Se sentó en el banco viendo volar las luciérnagas y apretando el frasco entre los dedos. "Vamos a subir la apuesta Lucio." Pensó. Todo o nada.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Mar Mayo 15, 2018 2:46 pm

Erline parecía haberse tragado la pantomima, se lamentaba por la perdida de poderes frente a mi madre que no veía el modo de consolarla abrazándola sin parar. Mi madre me pidió Yo hacía las veces de marido solicito, había recuperado mis ganas de ella y cada noche la tomaba entre roncos gruñidos, nadie mas que ella conseguía enloquecerme de esa manera, seguramente porque sabia que era un animal peligroso, venenoso, y así escorpión y araña combatían en el lecho y en la vida.

Ambos compartíamos un proyecto en común, criar a nuestros hijos, llevarlos a lo mas alto de la cadena y que nada les pasara. Tratábamos de que no se convirtieran en seres como nosotros, carentes de emociones, pero de algún modo sabía que cuando crecieran se darían cuenta de que eramos lo que eramos, un matrimonio de conveniencia.
Otro se hubiera preguntado si podía vivir sin el amor de su esposa, yo por contra no lo necesitaba, me bastaba con su palabra de una vida juntos, un contrarío de seguridad y fidelidad para ambos.

Esa noche llegué tarde de la logia, mi esposa estaba sentada admirando las luciérnagas, así que serví sendas copas de vino tinto y me dejé caer a su lado dejando un reguero de besos por su hombro y cuello hasta encontrarme con el a frutado sabor de sus labios.
-¿quieres? -pregunté sonriendo contra su boca.
Estaba de buen humor, las cosas iban como quería y el deseo por mi mujer era últimamente una constante en mi vida.
-Estas preciosa -susurré mordiendo su mandíbula dejandole claro con mis caricias que es lo que esa noche quería.

Perderme en su cuerpo, conversar después mientras fumábamos algo y acabar sucumbiendo al sueño colocado entre sus brazos.
-He tenido un día complicado, mucho trabajo, dos clanes se han enfrentado por problemas cotidianos y me ha tocado poner paz, a veces pienso que matarlos a todos sería una gran solución para no escuchar a imbéciles hablar -dije ladeando la sonrisa -¿y tu Erline? ¿que tal tu día? ¿me has echado de menos? -bromeé con una mueca divertida.

Mi esposa andaba especialmente callada, entendía que una estaba enfadada por la perdida de poderes, pero ni de lejos pretendía sacar el tema, simplemente se le olvidaría...o eso esperaba.
-¿y los niños?


Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Jue Jun 07, 2018 3:20 am

Había aprendido lo suficiente durante aquellos largos meses trajinando con la magia y sacándole información a Marzia como para saber que aunque en ese campo ella fuera un ratoncillo y Lucio un zorro voraz, su astucia podría en ocasiones vencer al orgullo del depredador. Se creía lo suficientemente seguro de su posición de ventaja como para caer en la trampa.

Ella podría recuperar ese poder cuando quisiera, ya que tenía el frasco original a su disposición, pero aún no era el momento, vertió las gotas extraídas en la copa de Lucio mientras éste estaba de espaldas.

El día ha sido tranquilo, aburrido. Si matarlos a todos te produce placer... hazlo. A fin de cuentas es lo único que eres capaz de sentir.

No lo dijo con acritud, era una certeza que ambos sabían. Pero eso iba a cambiar pronto. En cuanto los sentimientos entrasen en el torrente sanguíneo de Lucio, éste se iba a sentir culpable, quería verlo en sus ojos durante los siguientes días. Aguardaría a que hicieran efecto para comunicarle el gran secreto de Arturo, si Lucio se enteraba en ese momento, no dudaría en matar al niño, pero si tenía sentimientos paternales con él no lo haría. Erline no daba puntada sin hilo. Claro que se exponía a ganarse el odio de Lucio, pero tenían un acuerdo y mientras Flamma fuera pequeña y la necesitara, no se la quitaría de en medio.

La Viuda de Seda fijó sus cristalinos ojos en los insectos voladores que plagaban esa zona del invernadero con sus pequeñas luces.

El mundo a veces es muy oscuro y vacío, me gustaría ver en mi vida pequeñas luces como esas. Echo de menos las cosas que nos unían, me hacían sentir bien. Pero supongo que cada cual tiene lo que se merece.

Porque no era lo mismo ser ciego de nacimiento y nunca haber visto nada, que haber visto en algun momento el color del cielo y luego perderlo para vivir en la oscuridad otra vez. Apoyó la cabeza en el hombro de Lucio, ese lamento no era del todo fingido, no había tenido mejor etapa en su vida que cuando ambos tuvieron los sentimientos a flor de piel, pero las cosas cambiaban y ella fluía con los cambios, flotando siempre como un corcho, sin que nadie la hundiera.

Vamos a la cama.— se levantó y tiró de Lucio hacia la mansión, estaba claro lo que deseaba y ella disfrutaría de verlo despertar lleno de remordimientos.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Jue Jun 07, 2018 4:11 am

Pasamos la noche fornicando en el lecho, los dos necesitábamos desfogarnos y supongo este era nuestro único billete de ida junto a las drogas hacía notar algo mas que vacío en nuestro pecho.
No me quejaba, el vacío era una sensación agradable que te arrancaba muchos conflictos de tu cabeza.
Sin sentimientos desaparecía esa molesta voz llamada conciencia, hacías lo mejor para ti y los tuyos y de algún modo, eso es lo que necesitábamos ahora mismo.
Poder, dinero y un linaje ¿acaso podía pedir mas Erline?
-Te ablandas mujer con el paso de los años -sentencié tumbado sobre el lecho dejando que el humo blanquecino escapara por mis fosas nasales y mis labios mientras hablaba con mi flamante esposa – No puedes echar de menos algo que nos hace débiles, nuestros hijos nos necesitan fuertes y tu y yo tenemos un pacto, un contrato que es mas fuerte que eso que los demás llaman amor y que dura lo mismo que la verga dura dura.

Ambos acabamos dormidos, nunca abrazados, era algo absurdo, se dormía mucho mejor en tu parte de la cama sin que nadie la invadiera, a fin de cuentas ya habíamos llevado a cabo el acto placentero que nuestros cuerpos reclamaban.
Los primeros haces de luz me obligaron a abrir los ojos ,tenía un ligero dolor de cabeza, como una resaca peor no había bebido tanto o la menos no lo recordaba.
Mi esposa seguía dormida, su pelo se entendía como un abanico sobre las sabanas blancas.
Erguí mi cuerpo ligeramente buscando sus labios con los míos, dejando un reguero de besos cortos por su cuello mientras mi respiración se aceleraba contra su piel delatando mis ganas.
-Hoy estas preciosa -asegure cuando mi mujer abrió los ojos y sonrió al verme trepar por su cuerpo.

¿Espera? Enarqué una ceja ¿que era eso que calcinaba mi interior, no solo era deseo o pasión, era otra cosa.
-¿que has hecho? -pregunté dejándome caer a un lado de la cama contrariado -¿que has hecho Erline? -pregunté negando con la cabeza.
Amor, sentía amor, no quería sentir nada, los sentimientos solo eran una lacra.
-¿Me has robado? A tu marido, al hombre que amas -no tardé en darme cuenta del error, ella no amaba a nadie y ahora sentí dolor y también remordimientos porque acaso no había hecho yo o mismo con ella al arrancarle los poderes en un urdo engaño.






Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Lun Jun 25, 2018 3:17 am

La pasión física era una constante en sus vidas, era lo único que conseguían provocarse a nivel corpóreo, porque al carecer de sentimientos no podían herirse ni odiarse ni provocarse nada más. Pero el juego era muy estimulante, siempre en guerra, siempre con el ojo puesto en el contrario, la araña presta a hundir sus dientes en Lucio y el escorpión preparado para picar con su aguijón.

Se despertó satisfecha, desperezándose, cuando notó los besos de Lucio y sus palabras, hacía tiempo que no le daba así los buenos días, acostumbraba a levantarse, vestirse y largarse como si fuera un cliente de Satine. No es que le ofendiera, de ser al contrario, ella haría lo mismo, pero echaba de menos esos despertares. Clavó sus ojos aguamarina en los de Lucio y de pronto éste reculó, dándose cuenta de qué sucedía allí. No pudo evitar media sonrisa, si pensaba que podía engañarla, iba dado.

Si se roba a un ladrón no es robo, es justicia.— sentenció mientras se levantaba del lecho. El camisón transparentaba su perfecta silueta enmarcada por la cascada de bucles morenos. Caminó descalza por el cuarto, probabalemente se arriesgaba a que Lucio en un arranque inusitado de ira la matara, pero era algo que debía hacer.— me robaste los poderes, lo entiendo, los gané por tener tus sentimientos en mi organismo y no te podías arriesgar a tenerme en tu contra. Bien jugado.

Se cepilló el pelo frente al espejo y miró a Lucio en él, al sentir de nuevo se sentía perdido y jodido. Bueno, no todo eran fiestas para dos monstruos como ellos. Dejó el cepillo a un lado y sacó de su joyero un pequeño frasco donde había guardado unas gotas del frasco original.

Esto no es venganza, aunque admito que sabe como tal. Esto era necesario porque debo comunicarte algo importante y necesito que seas humano para comprenderlo. Arturo no es hijo tuyo, es de tu padre. Lo tuvo con su última amante. Arturo es tu hermano, eso amenaza directamente a tu liderazgo, pero es sólo un niño y no vas a matarlo. Lo hemos criado como si fuera nuestro, es el hermano mayor de Flamma a la que protegerá y cuidará si nosotros desaparecemos y no debería morir. Nadie lo sabe, yo tengo guardadas todas las pruebas.— Levantó el frasco en la palma de su mano y se lo mostró a Lucio.— Y ahora, decide tú si quieres que lo tome, entonces estaremos de nuevo igual y en el punto se partida.

Porque Erline era eminentemente práctica. Sabía que Lucio era muy poderoso pero cuanto más poder, más enemigos te creas. Y ella era una superviviente, un corcho imposible de hundir pero al final del día solamente era humana y tenía muchas posibilidades de caer frente a tanto sobrenatural. Quería garantizarle a Flamma un familiar directo, de sangre, que cuidase de ella. Alguien por quien pudiera sentir amor verdadero, sentimientos de esos que ellos sólo podían esgrimir cuando tomaban su dosis mágica. Arturo era sólo un niño y sin nadie que pudiera contar su historia, seguiría siendo el hijo bastardo de Lucio, aceptado y querido en su familia. Si Lucio lo veía como un ataque, estaba en su derecho, pero era mucho mejor que matarlo para asegurarse el poder, vivo era útil, y para matarlo siempre estaba a tiempo, ¿no?.

La Viuda de Seda era retorcida, mucho, pero nunca dejaba al escorpión sin una salida digna, y por eso le ofreció el frasco, que él decidiera si quería que Erline estuviera bajo los mismos influjos de la culpabilidad y el remordimiento.






La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Lucio Sacro el Lun Jun 25, 2018 6:16 am

Erline tenía muchas cosas entre ellas su incapacidad de sentir nada, así que cuando descubrió que me había percatado de su trampa se limitó a ladear la sonrisa y moverse calma por su tela de araña.
Dicen que quien roba a un ladrón tiene 100 años de perdón, el dicho no estaba carente de razon y por mucho que mi esposa asegurara no estar imponiendo sobre mi persona una venganza yo en el fondo sentía que así era.

Hundí mis pardos en sus brillantes esmeraldas esperando el golpe de gracia, uno que llego en forma de noticia inesperada, admito que la información me carcomió las entrañas, me doblego el corazón y me partió en dos.
Arturo no era mio si no de mi padre y matarlo era lo mas sabio, lo que haría un escorpión sin sentimientos que no duda en ejecutar su acto para salvarse a si mismo y a su prole.

Sentimientos, malditos todos ellos que ahora en forma de recuerdos venían a mi mente llenando mi cabeza de los besos de aquel niño de ojos grandes que jugaba con su “hermana” y que parecía haberle prometido lealtad eterna y protección.
-No puede saberlo nadie -recalqué hundiendo mis lobunos ojos en los de Erline, será un secreto en esta familia de dos miembros, ni Flamma ni siquiera el mismo Arturo sabrán eso que hoy me has dicho, destruirás los documentos que lo acreditan como hijo de mi padre, si este lo descubriera sería mi fin y lo sabes.

También era consciente de que poco le importaba mi muerte o mi destierro, mas no le interesaba que nada de eso sucediera, su vida conmigo era lo suficiente perfecta y acomodada como para no querer otra, eso por no contar con nuestra hija, heredera algún día de todo cuanto yo hoy poseía.
Erline no me amaba, no me quería, mas si a nuestra infante, tenía claro que por ella mataría.

Su salida, siempre me ofrecía una, esa que según ella era tener piedad, alzó el bote para que yo decidiera si debía ella consumirlo, mas solo recibió como respuesta mi espalda, si para ella esa era la salida digna podía quedársela, poco me importaba que me amara o me odiara, ahora mismo estaba cabreado, dolido y ofendido una mezcla de sentimientos que no me permitían pensar con claridad.


Spoiler:
avatar
Lucio Sacro
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 140
Puntos : 130
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 03/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Erline D'Amencourt el Miér Jul 18, 2018 9:10 am

Lucio estaba dolido y en parte desconcertado, podía entenderlo, era lo que había querido desde un principio, ya empezaba a saber cómo se las gastaban los malditos sentimientos, pero como no obtuvo respuesta del brujo, se encogió de hombros y se tomó el frasco. Ya estaban en igualdad de condiciones. tardó un rato en hacerle efecto, pero llegó, y fue demoledor.

Había conspirado contra su marido, contra su suegro y utilizado a su suegra, había usado a un niño como escudo y garantía para proteger a Flamma, nada de todo eso lo había hecho por ser una buena alma caritativa, sino por puro interés y egoísmo y se sentía terriblemente mal. Se acercó a Lucio que trataba de leer entre sus documentos, pero no lo conseguía y se arrodilló a su lado, cogiendo las manos del hechicero.

Lucio... lo siento, lo siento mucho. Me siento como una miserabla rata ahora mismo, pero a la vez me quema el corazón de amor por ti, por Arturo y Flamma. Cuando no somos dos putos psicópatas me siento viva, y me duele mucho vivir, pero es cien veces mejor que no sentir nada. Perdóname...no sé si existe tal cosa para nosotros, pero te lo pido igual, sólo quiero lo mejor para nosotros y para nuestra familia aunque no sepa que es lo mejor y haga todo este tipo de cosas.

Lucio la miraba con una mezcla de dolor, decepción y una ínfima gota de esperanza. Ambos eran dos monstruos, dos almas vacías y negras, pero siempre iguales. Ahora que Erline había tomado el frasco se sentía exactamente igual que él y tenía las mismas dudas e inquietudes, así como la voluntad de seguir adelante juntos como un matrimonio y familia. Una familia llena de oscuros secretos y traiciones, pero a fin de cuentas remaban en la misma dirección. La Viuda de Seda era capaz de actuar y fingir hasta el extremo, pero en este momento no estaba adoptando un papel, la rdían los sentimientos en el pecho como una droga corrosiva que la llevaba a hablar con sinceridad. La culpa la abrasaba, el dolor la ahogaba y el amor que sentía por sus hijos y Lucio la elevaba hacia arriba como en una espiral, una mezcla explosiva de sensaciones que no podía dominar. Ni la Araña ni es Escorpión eran dueños de sus destinos en ese momento, ambos esclavos de los sentimientos embotellados, ambos dejándose destruir y resurgir por ellos.

Lucio... aprovechemos también esto...jamás me he sentido más feliz que cuando tu esencia corría por mis venas, aunque la culpa y el remordimiento me desgarrasen. Dejemos el juego de control y poder para más adelante, disfrutemos de la calma, de nuestra familia, dejemos que los niños crezcan normales...yo...te quiero. Y ahora mismo no podría soportar que me dijeras que tú a mi no.







La viuda de seda:
avatar
Erline D'Amencourt
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 152
Puntos : 144
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en blanco (libre)(+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.