Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




Time out. {priv. Aletheia}

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Axel Blackmore el Miér Jul 19, 2017 5:22 am

Recuerdo del primer mensaje :

Repasó las arrugas de su camisa deslizando las yemas de los dedos para aplanarlas, el siempre impoluto Capitán Blackmore no sabía ir por la vida despeinado o con aspecto de haber pasado mala noche. Se peinó hacia atrás y anudó la corbata a su cuello. La segunda del día. La primera había acabado en el cesto de la ropa sucia al poco de ponérsela, una hemorragia nasal súbita la había echado a perder.

Comprobó los halos azulados bajo sus ojos y la palidez de su cara. Llevaba unos días así, y se sentía cansado. ¿Pero quién no lo estaría dado su cargo en la Orden? exceso de trabajo, noches de caza, días enteros aguantando la presión... pero él era fuerte, podía con ello. Excepto que esta vez no podía. Tenía la certeza de que le pasaba algo grave. Todo empezó con pequeños detalles, un poco de sangre al toser... una herida que tarda en cerrar más de lo habitual...un corte que no coagula como debe...pero con los días cada vez se acentuaba más y ahora su orina era de color coñac y su nariz sangraba cuando le apetecía. Sabía que estaba enfermo. Aurelius le había dado todas la pociones que conocía, había realizado los rituales wiccanos que recordaba, pero nada parecía funcionar.

Era la hora de recurrir a otros recursos, antes de darse por vencido intentaría cualquier cosa, no pensaba morirse así, como un cerdo desangrado en el matadero.

Llamó al timbre de la puerta de la bruja. Los informes que había recibido tras la boda de Elora y Xaryne era del todo favorables, esa mujer había domado a la bestia Paine, lo había sacado de la circulación por el momento, y ellos tenían un problema menos del que preocuparse. La mujer que le vendía las hierbas y remedios era una infiltrada y le comunicó el tipo de magia que hacía Aletheia en base a lo que compraba y también respecto a lo que decía la Logia de ella. Era una hechicera experta en pociones y herbología, tendría que servir, porque ya no le quedaban muchas más opciones. No se fiaba de Cirilla, la líder de la Logia, que si averiguaba su enfermedad quizás lo remitiese a alguien que pudiera acabar de rematarlo. A saber qué se pasaba por la cabeza de aquella hechicera ávida de poder.

No, aquello iba más allá de un mero asunto oficial, era un favor personal. Cuando la sirvienta de Aletheia abrió, lo hizo pasar a un saloncete donde su señora lo recibiría.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 139
Puntos : 137
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Axel Blackmore el Lun Ene 29, 2018 3:21 am

— Sus deseos son órdenes.— besó la mano de la dama y la llevó fuera de la Ópera con la sensación de tener el pecho hinchado como el de un pavo. Había dicho que sí. Suponía que sería ese el resultado, pero seguía teniendo la duda carcomiendo de que pudiera decir que no y herirlo de muerte, mas eso no había sucedido. Subieron al coche y le dio las instrucciones al cochero, que los llevó fuera de la ciudad. Durante el trayecto las manos de ambos estuvieron entrelazadas y dejó que los silencios se intercalaran con las sonrisas y los comentarios sencillos, que ayudaban a asimilar que acababan de prometerse una vida juntos. Era algo muy grande, muy potente, difícil de asimilar de un solo trago, y para dos almas sensibles como las suyas, necesitaban el bálsamo de esa tranquilidad.

El coche se detuvo frente un pequeño café en una aldea en el linde del bosque de Saint Germaine. Había estado allí algunas veces porque habían tenido que compraqr una casa franca para la Orden al arrebatarles la Inquisición la pequeña ermita cerca de Versalles. Siempre le pareció un lugar bonito y tranquilo, frente al café se extendía el lago salpicado de flores y los bosques de Saint Germaine. No había nadie en el establecimniento salvo la dueña que de ibnmediato les dio una mesa con vistas y les llevó un par de chocolates con pasteles. Se respiraba tranquilidad y el atardecer pronto oscurecería el paisaje para salpicarlo sólo un poco con las luces de gas de las farolas.

No quería hablar de cómo, cuando ni dónde, eso se lo dejaba a su madre, su hermana y por supuesto a su esposa; en ese momento sólo quería abrazarla, arroparla y compartir con ella uno de los momentos más felices de vida. Se sentaron en un balancín y pasó sus brazos alrededor del cuerpo de Anaé pegandola contra si. Ese momento sería sólo de ellos, y esperaba poder regalarle muchos más así.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 139
Puntos : 137
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Anaé Boissieu el Lun Ene 29, 2018 5:15 am

El traqueteo del coche de caballos no le pudo parecer más romántico porque estando junto a Axel nada le podía parecer mal. Mantenía las manos aferradas a las del caballero inglés, sin fuerza pero con insistencia, quería sentirle cerca ya que ella era la única manera que tenía para demostrarle lo emocionada que estaba. No sabía a dónde le llevaba, pero le daba completamente igual, a medio camino se apoyó en su hombro y apretó los labios cuando notó que se le humedecían los ojos de nuevo, por una vez las lágrimas no eran amargas. Le soltó las manos para secarse las mejillas dando suaves toques a sus pómulos, no quería destrozarse el poco maquillaje que le quedaba, pero..¿Qué importaba eso cuando su boda estaba ya sobre la mesa?

Salió del coche hecha un flan, se volvió a palpar las mejillas para intentar recomponerse y primero echó un vistazo a su alrededor, sonrió sin darse cuenta, pues era un paisaje inmejorable, estaban prácticamente solos, en medio de ninguna parte, en un café apartado e íntimo donde nadie de su familia podría alcanzarles, ni siquiera las responsabilidades de Axel. Espera que no ocurriera nada malo en su pequeña ausencia, no podría perdonárselo, pero necesitaba tenerlo para ella durante un par de horas, solo pedía eso, el resto de su vida la consagraría a dejarle ser quien era mientras procuraba que su vida social se mantuviera al pie del cañón. Aun no entendía hasta qué punto eso le repercutiría, pero tenía claro que iba a ayudar a Em en todo lo que pudiera, nunca había cuidado de una casa, ni organizado eventos sociales..Sabía los deberes de una mujer, desde luego, pero no llegaba al punto del control de su madre o a la perfección de Melinda, tenía mucho que aprender..Pero le había dejado de asustar. Si estaba con Axel el resto le daba igual.

Cerró los ojos y aspiró el aroma de las flores, de la naturaleza que le rodeaba y después entró en el pequeño café. Se sentó frente a su futuro marido en la pequeña mesa y bajó la mirada con un suave rubor y una estúpida sonrisa en los labios por la palabra. Marido. Por Dios..Quería gritar de felicidad. Agradeció que tuvieran algo para comer, no necesitaba hablar en realidad, estaba cómoda solo acompañándole. Miró los diferentes postres intentando elegir cuál coger, hasta en eso era indecisa, finalmente una pequeña pieza de chocolate con leche fue la elegida y la masticó mientras miraba a Axel de reojo como si fuera una niña haciendo una travesura.

Una vez en el balancín, se recostó contra su hombro, dejando descansar su brazo sobre el que le rodeaba, mirando al infinito y sin esperar nada más. Siempre había sido correcta con las distancias y lo seguiría siendo, pero las emociones le embriagaban y no podía ni quería contenerse, necesitaba estar a solas con él y permanecer pegada durante unos minutos, sentirle cerca.- ¿Esto no es un sueño, Emory?- Emory..¿Sería verdad que al fin le podría llamar así? ¿Él se lo permitiría? Parecía como si aquella duda hubiera estado a la vuelta de la esquina, cuando Em le parecía un hombre tan inalcanzable como las estrellas.






Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 99
Puntos : 78
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Axel Blackmore el Sáb Feb 10, 2018 6:30 am

Acarició con suavidad sus cabellos castaños, respirando el aire frío de aquel crepúsculo apacible. Para ello tuvo que soltar una de sus manos, que estaban entrelazadas, pero no importaba, era un momento tan dulce que temía que se ropiera con cualquier cosa y pretendía disfrutarlo hasta que las campanas los obligaran a regresar a cada cual a su morada, hasta que pudieran compartir la misma.

— Y si lo es...qué importa. Estamos juntos en él. Supongo que no te parecerá un sueño cuando mi madre y la tuya se pongan a discutir por el color de las flores o la cantidad de invitados, así que disfrútalo ahora que podemos.—
Besó su pelo y exhaló el aire calmadamente. Le acababa de deslizar un anillo de compromiso a Anaé en el dedo y la dimensión de ese acto todavía se le escapaba. Todo iba a cambiar, su rutina, sus prioridades, sus preocupaciones...y no es que no se sintiera capaz, estaba en un buen momento para hacerlo, en la cumbre de su carrera como cazador, y dejando ya atrás el trabajo de campo, el más peligroso. Una esposa, una familia, un hogar. Algo que podía ser reducido a cenizas si los seres que buscaban su ruina se empeñaban en ello, pero la vida sin riesgo era una vida inútil y vacía.

Empezaba a resfrescar, así que se quitó el abrigo y se lo echó a Anaé por encima abrazándola un rato más, ambos en silencio, balanceándose en aquel columpio de almohadones.

— ¿Cómo imaginas nuestra vida? me refiero...no sé, ¿cenaremos cada día a las ocho? desayunaremos juntos por las mañanas? quizás vendrás a verme algún día a la Sede? estoy tan perdido como tú en esto Catherina, pero sé que quiero descubrir cómo será esa vida contigo.— fijó los ojos en el paisaje de la campiña que tenía en frente y le recordó a cuando de pequeño iban a su villa de vacaciones en York.— ¿sabes lo que me imagino? que llegue la hora del té de las cinco y que en vez de tomarlo solo en mi despacho, lo tome contigo, juntos, en cualquier pequeña cafetería de París, y que me cuentes que has visto un cuadro que te ha gustado para el salón porque terecuerda al de la mujer con sombrero del Louvre. Y que yo te cuente que ha sido un día aburridísimo haciendo cuentas pero al menos he ganado a Faith entrenando con las dagas... espera... no, eso no creo que pase, ella es demasiado buena con las dagas.— Esbozó una sonrisa.— ¿sabes qué? creo que voy a comprarlo, lo quiero en nuestra casa.

Se hacía tarde y debían regresar, la llevaría a su casa donde Elizabeth Boissieu se iba a llevar la alegría de su vida y Anaé se abrumaría, como siempre. No quería separarse de ella, pero era necesario. Elevó su barbilla suavemente y besós sus labios sin prisa, tendrían toda la vida para hacerlo, pero eso ya lo llevaba ganado.— ¿nos vemos mañana? ¿y todos los días de nuestra vida?.— le preguntó sonriendo, porque ahora era lo que iba a suceder a partir de ese día.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 139
Puntos : 137
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Anaé Boissieu el Mar Feb 13, 2018 8:34 am

Axel siempre era correcto, el perfecto caballero, pero cuanto más le conocía más convencida estaba de lo romántico que podía llegar a ser. Sus palabras eran un bálsamo, le parecía estar viviendo una de las novelas de Jane Austen, lo increíble era ser la protagonista. Sonrió divertida, porque ni siquiera el pensamiento de su madre y su futura suegra tirando de una cuerda en direcciones opuestas le podía amargar el día. No, ni su madre, ni todos los seres sobrenaturales del mundo iban a amargarle ese recuerdo.- Podré soportar un poco de humillación.- Y toda la que hiciera falta con tal de estar con él.

No era capaz de pensar más allá del momento actual, estaba en las nubes, pero no tan arriba como para distraerse con cosas mundanas, pero al escucharle en su cabeza se dibujó la escena, suponía que acabarían en casa de los Blackmore, no le importaba para nada vivir con Aveline y con su marido si hiciera falta, ella nunca había tenido hermanas, ni una familia bulliciosa en la que todos se llevaban bien pese a sus diferencias, no le importaría vivir así. - Habrá días en los que tus responsabilidades no te permitan cenar en casa. Y habrá otros en los que se me olvide llevarte el té de las cinco...Pero puedo prometerte que iré a visitarte cada día de mi vida.- No podía asegurar que fuera a ser a la misma hora, porque era consciente de lo soberanamente incompetente que era para la puntualidad, siempre llegaba tarde, daba igual a qué hora empezara a prepararse, se distraía con demasiada facilidad.- Y que esperaré a que vuelvas a mi.- No podía decir que lo hiciera despierta porque no quería preocuparle, pero no descansaría en paz hasta tener a su marido en casa, a salvo.

Mientras el asiento se balanceaba, Anaé se llevó una mano a la boca cuando notó que se reía abiertamente, una de esas carcajadas tan escasas, porque su educación no se lo permitía.- Si vas a jugar con tu hermana a lanzaros dagas, entonces dile que no apunte a lugares importantes.- Claro que tampoco se dio cuenta del doble sentido que podía tener esa frase. Agradeció el abrigo con una mirada tierna y ruborizándose con suavidad. ¿Algún día dejaría de sentirse abrumada con su presencia, se acostumbraría finalmente a tenerle cerca, a que fuera atento con ella? No, seguramente no podría.- ¿Cómo vas a comprar un cuadro del Louvre Axel..?- Estaba loco..Pero le hacía sonreír sin descansar.

Una vez en la puerta de su casa, Anaé le miró apretando los labios, tampoco ella quería separarse, ojalá organizaran pronto la boda. Se acercó a él besándole a modo de respuesta a sus propios besos.- Todos los días de mi vida.- Le contestó, solemne, antes de levantar una mano para despedirse antes de entrar en su casa.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 99
Puntos : 78
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Axel Blackmore el Dom Mar 04, 2018 10:34 am

Necesitaban una casa, quería una bonita y luminosa, céntrica para no tardar mucho en llegar desde la Sede, y quería ese cuadro del Louvre. El precio que le dieron por hacerse con él no era excesivamente elevado porque se trataba de un autor aún poco conocido, los impresionistas estaban de moda pero no se cotizaban como un Rubens. Firmó la transferencia y el cuadro quedó a su nombre.

Su madre, su hermana, su prometida y la madre de ésta se encargaban de todos los pormenores del enlace, que no quería demorar, en tres meses podrían darse el "sí quiero" y todo eso pasaría a un segundo plano. El cortejo, las habladurías...él sólo deseaba comenzar esa vida nueva con Anaé, y aunque la Orden lo tenía secuestrado con todos los asuntos que siempre andaban en marcha, trataba de sacra tiempo para hacer su parte y para pasar a merendar con ella. Los preparativos ya estaban en marcha y todo estaba a punto de caramelo, hasta en las revistas de sociedad salía ya fecha de su enlace y algunos detalles que a veces se preguntaba a quién narices le interesarían. Entonces llegó el mazazo. Arruinados, estaban arruinados.

Tras una reunión con toda la familia, se repartieron las tareas para tratar de sacar adelante los negocios y la Orden, pero iba a ser harto complicado. De entrada se vieron obligados a dejar su casa del centro de París. Aveline se mudó con Stein a una villa que el brujo compró para su familia, pues iban a ser tres en breve, y Axel directamente se mudó a la Sede. Se le notaba que dormía poco y comía mal, su gesto sereno estaba transformado en serio y taciturno.

— No puedo hacerme cargo de un enlace como mereces, Catherina. Nunca hemos tenido dificultades económicas y ahora no tengo ni idea de cómo saldremos de esto. Entenderé que quieras cancelarlo o posponerlo, que tu familia no querrá emparentar con un hombre que acaba de perderlo todo...— estaban sentados tomando té en el salón de los Boissieu, poniéndola al día de todo lo que había sucedido.— Maldigo a los que nos han colocado en esta situación, precisamente ahora...lo siento de verdad.— cerró el puño y lo colocó sobre sus labios con gesto frustrado e indignado. —Si por mi fuera, me daría igual vivir en una granja o bajo un puente si es contigo. Pero no mereces esto Anaé, no mereces las habladurías que despertarán diciendo que me caso contigo por tu dinero, que eres una joven ingenua que cayó a manos de un desalmado lord venido a menos...




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 139
Puntos : 137
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Anaé Boissieu el Lun Mar 05, 2018 6:20 am

Anaé estaba en una nube, ni siquiera los modales de su madre y todas las pretensiones le afectaban, se encontraba en un estado de alegría tal que nadie podía disiparlo, entre las cuatro organizaban la boda, aunque más bien fue entre las tres, mientras ella asentía o dudaba cuando la cosa se iba de las manos. Al principio, los preparativos iban a ser sencillos, pero poco a poco la lista de invitados fue aumentando, los requisitos, los detalles también lo hicieron del mismo bombo y hasta salían en los periódicos, cosa que Anaé era incapaz de entender. Le avergonzaba, pero sabía que nada podía hacer al respecto, se encontraba con gente desconocida por al calle que le felicitaba a menudo por su boda y no estaba acostumbrada a recibir tantos elogios, aunque muchas miradas no eran de alegría, pero era normal que cualquier mujer tuviera envidia de ella. No conocía a un hombre mejor que Axel, no lo había. Solo escogió un par de detalles personalmente de los infinitos que había en una boda, como el lugar donde se celebraría la boda y el decorado.

La noticia de la ruina, fue devastadora, no por el contenido, si no porque todo parís parecía estar siguiendo paso a paso el acontecimiento feliz y en cuanto la información llegó a manos de los periódicos estos no dudaron en hacerlo público, con sus dudas al aire y sin dudar en desprestigiar el buen nombre de Axel con teorías sobre si no era un verdadero caballero o si había sido su plan desde el principio.

La situación estaba siendo insostenible, no por el chismorreo, si no por el estado de Axel, le vio consumirse poco a poco, se preguntaba cómo se encontrarían sus padres, su hermana..Estaba muy preocupada por Ave. La actitud de su madre, no ayudaba mucho, le insistía en cancelar la boda en desvincular su apellido y el buen nombre de su padre de los arruinados, pero Anaé hacía oídos sordos a su madre y se encerraba en su habitación. Finalmente, se acercó a la Sede, donde sabía que Axel permanecía, le llevó una cesta con té y pastas, estaba segura de que era un detalle minúsculo, pero había procurado comprar el té que sabía que a Axel le gustaba junto a unas cuantas pastas. Los dulces siempre conseguían animarla un poco..

Había colocado las cosas en el despacho de Axel sobre una mesita y estaba sirviendo el agua mientras le escuchaba. Sonrió de medio lado, pensando en cómo sería un Axel granjero, pero era incapaz de imaginárselo. Preparó el té, había ensayado mucho para poder hacerlo como correspondía, la prueba estaba en la cantidad de tazas que habían pasado a mejor vida en su casa. Le colocó unos panecitos dulces delante y luego, sin dudar, colocó una mano sobre la suya mirándole a los ojos, donde solo había preocupación.- Podemos hacer la boda más simple. Podemos vivir una vida humilde..Pero no se si sería capaz de vivir separada de ti.- Bajó la mirada, algo avergonzada, se separó para tomar un poco de té, mirando al infinito y suspirando.- Las habladurías tienen la importancia que tu les adjudiques, me ocurre lo mismo cada vez que estamos juntos, no quiero que piensen mal de ti por estar conmigo..De mi ya se hablaba. Nunca me ha importado, no me va a importar ahora. Que hablen Axel. Que hablen.- Negó suavemente con la cabeza, sabía que su madre estaba deseosa de echarse atrás, pero su padre aun no había dicho nada.- A la única que le preocupa el qué dirán es a mi madre.- Hasta que viera el título de lady delante del nombre de su hija, entonces todo valdría la pena para ella. Elizabeth misma pensaba que Anaé era incapaz de atraer a alguien como Axel, así que. Se detuvo un instante, dejando el té sobre la mesa. Una idea se abría paso en su obtusa cabeza. Sonrió de medio lado, parecía aliviada, hasta alegre.-Aprovéchate de mi.-Dijo, de pronto.- Quiero decir que...No tenemos por qué cambiar nada de la boda, mi madre, de aceptar seguir adelante, no lo permitiría, no dejaría que pensasen que ellos están a falta de capital. Mi familia puede asumir el gasto por entero. Estoy segura. Hablaré con mi padre.  No se a cuánto ascenderá mi dote..Pero con ella podéis mantener la sede, mi dinero será tuyo cuando nos casemos y podrás disponer de él para lo que necesites..Para lo que necesites tu o tu familia. No será suficiente para recuperarlo todo, pero si para empezar de nuevo.- Nunca le había importado el dinero, ni el prestigio, ni la fama, ni siquiera la gente o su reputación. ¿Que se casaban por dinero? Que lo hicieran, ella solo quería estar con él, verle despreocupado y feliz como había sido hasta hacía bien poco.- Casémonos. Cuida de la Sede y de tu hermana con el dinero de la dote.  Buscaremos una casita cómoda.- Sonrió, imaginándose una vida con Axel.- Una que podamos permitirnos. Iré a visitarte todos los días de mi vida como te prometí. En la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. ¿Qué diferencia hay en hacer ese juramento ante Dios o a mi misma? Acepté todo eso cuando dije que si...En una mansión, en un puente o en una granja, con los cerdos dentro para que no se mueran de frío, no me importa mientras esté contigo.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 99
Puntos : 78
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Axel Blackmore el Mar Mar 27, 2018 12:22 pm

Aunque rezaba para escuchar esas palabras, no estaba tan seguro de que Anaé pudiera pronunciarlas, se había criado entre algodones y ajena al mundo. Su alma era sublime, etérea, no pertenecía a esta triste y gris realidad, se elevaba por encima de los caprichos mundanos, de las apariencias, de los asuntos feos y materialistas como la clase social, el dinero o las habladurías. Así que cuando las escuchó salir de entre sus labios sonrió como si acabase de ver pasar un deseo que se cumple por delante de sus narices.

Se acercó a ella y se sentó para estar a su altura y mirarla a los ojos; cogió sus manos con suavidad y escrutó en esos ojos del color del cielo tormentoso.

Mi querida Catherina...admito que deseaba escuchar esas palabras, y aunque estaba bastante seguro de que tu alma noble no sería capaz de pronunciar otras... estaba asustado. No me da miedo enfrentar la oscuridad y la muerte, pero me aterroriza que por mi culpa no seas feliz, que todos tus deseos no puedan cumplirse.— El asunto de la dote era delicado, porque ese dinero era suyo, pera ella y para sus gastos y sus hijos si lo hubiera, no para la causa.— No, Anaé. La dote es tuya y no tocaré ni un sólo céntimo. Quiero que eso quede muy claro y que tu familia esté tranquila. Los negocios de los Blackmore se recuperarán, pero todo aquello que compres con ese dinero será tuyo y así quiero que quede escrito. No me importa que digan que eso es desconfianza, que es mejor hacerlo por precaución ya que estoy arruinado. Yo estoy de acuerdo. Mi corazón es tuyo por entero, siendo mi más preciada propiedad y cuando recuperemos los bienes, lo arreglaremos como estimes oportuno, pero no hipotecaré tu vida y tus cosas por una causa que es la mía. Si el día de mañana quieres auydar, toda ayuda será bienvenida, pero guarda un seguro para ti, para nuestros hijos si Dios nos bendice con ellos.

Cuando le dijo que viviría con él donde fuera, en una granja o bajo un puente, rompió a reir.

¿los cerdos a cubierto para que no se enfríen? Vaya...podemos montar un hotel de cerdos si quieres, igual es el negocio del futuro.— le acarició la nariz con su dedo, en un leve toque.— Nunca fue ni será por dinero, Anaé. Yo lo sé, tú lo sabes...pero el mundo no. Hay que jugar con las reglas de este mundo, y estoy conforme. Disponlo tú como quieras, tú y tu familia. Yo sólo quiero deslizar el anillo en tu dedo y tener una granja con los cerdos más abrigados de París.— besó sus labios despacio y suspiró. La ruina económica les complicaba mucho las cosas, pero confiaba que esa boda se llevase a cabo porque no quería renunciar a ella de ninguna de las maneras.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 139
Puntos : 137
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Anaé Boissieu el Mar Abr 03, 2018 5:23 pm

Intentaba retener en la memoria todo lo que quería decirle a medida que él seguía añadiendo cosas, pero todo se le olvidó en cuanto mencionó la posibilidad de tener hijos. Esperó que el sonroja fuera lo suficientemente sutil como lo había sido el pensamiento, claro que quería darle hijos, pero como el propio asunto de la boda le parecía todavía irreal, más aun lo era tener descendencia. Tendría que acostumbrarse o al final daría más motivos a ese hombre para mofarse de ella. Se esforzaba por desviar su mente hacia la conversación y de nuevo su comentario le hizo sonreír. No sabía criar cerdos, pero tampoco sabía los quehaceres naturales de una ama de casa, pero estaba dispuesta a aprender, ahora tenía un motivo para prestar atención a esos detalles. Si podía ser la señora de una casa, entonces también podría cuidar cerdos, patos o vivir del campo, si la gente corriente podía, por qué ella no..Solo tendría que ponerle un poquito más de voluntad, pero desde luego lo haría, si la condición fuera vivir con Axel el resto de su vida.

- Se a qué te refieres, pero sigo pensando que lo mio es tuyo y lo tuyo es mio. Se que no solo me caso contigo, con el hombre, si no con todo lo que implica, me caso con títulos, con un apellido..-Eso lo había pensado antes del asunto económico, cuando un comentario de su madre le hizo caer en la cuenta de que sería una Lady y que había cosas que se esperaría de ella en compañía de un caballero como Axel y su madre le advirtió que tendría que estar a la altura.- Con una responsabilidad. Tu causa es también la mía. Lo es desde que acepté tu proposición, tu mismo lo sabes..Aquel día me lo advertiste, que tus responsabilidades y deberes estarían por encima de la familia, por encima de mi, que no esperase de ti lo que no ibas a poder darme y yo acepté. Te acepté a ti, a un Blackmore y también a un Capitán. Sabía que no iban a ser todo ventajas. Entiendo que quieras que nuestros hi..hijos tengan cierta seguridad, pero yo no soy como tu o como lady Aveline..Al fin puedo aportar mi grano de arena a la causa. No utilices el dinero si no te sientes cómodo, pero si en algún momento..Estáis apretados, úsalo con total seguridad, me niego a que exista esa separación, si no deseas usarlo, no lo uses, pero no quiero poner esa barrera. No me importa lo que la gente piense, pero si me importa cómo empecemos nuestra vida común. Confío en ti y se que se solucionará todo, si nos quedamos en la más absoluta miseria, que así sea, pero juntos como una familia.

Le miró a los ojos porque sabía que era duro para él verse en esa situación, la gente hablaba igual y a ella nunca le importó, pero quería ayudarle en lo que quisiera.- Además, habrá dinero de sobra, no creo que una cerda sea tan cara de mantener.- Sonrió de medio lado para quitar hierro al asunto y le acarició la mejilla con dulzura cuando se besaron.- Hablaré con mis padres sobre la situación, dejaré que mi madre decida cómo hacer la boda, con suerte hasta quiera organizarla con algo más de discreción.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 99
Puntos : 78
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Axel Blackmore el Lun Mayo 07, 2018 4:59 am

Las siguientes semanas fueron una locura, en la Sede se sucedían los problemas, la mayoría de los cazadores se habían apretado el cinturón para renunciar a sus recompensas por cazar criaturas, para algunos era su único método de subsistencia. Pero los que no conocían tanto al capitán Blackmore no aceptaban que sus servicios no fueran pagados y muchso trabajos se fueron al garete. A los informadores, espías, infiltrados, agentes dobles etc había que pagarles y por lo pronto el caudal de billetes se había detenido. Desde la Orden en Londres y en Alemania les transfirieron fondos para mantener lo básico mientras trataban de recomponer las cosas, pero eso implicó reuniones hasta altas horas de la madrugada, en muchos casos el propio capitán tuvo que hacer ciertos trabajos sucios que no le iba a encomendar a los suyos, que no tenían culpa de lo que había sucedido.

Esa tarde, agotado, tratando de mantener la calma y la compostura, recibió a varios cazadores en su despacho. Pensaba que iban a exigirle pagos o explicaciones sobre misiones que se habían detenido por falta de fondos. Pero se encontró con lo contrario: estaban allí para mostrarle su apoyo y decirle que ellos se encargarían de ciertas cosas sin añadir más cargas su espalda. Él había fundado esa familia y los había tratado como tal, y en los momentos de necesidad, iban a responder como una piña. Eso lo llenó de gratitud y al menos durante la siguiente hora pudo trabajar un poco más calmado.

La puerta de su despacho se entreabrió tras unos suaves golpes. Anaé había tomado por costumbre acudir cada dia a las cinco a tomar el té y a asegurarse de que comía al menos bien en ese momento. La había dejado sola con el asunto de la boda y no podía estar más compungido por eso, pero es que no daba más de si. Se levantó para besarla, abrazarla un rato, que era el único momento que encontraba de paz en la vorágine de sus días y después retirarle la silla para que pudiera sentarse y servir el té. Solían conversar de cómo les había ido el día, y era el único momento que tenían para compartir sus inquietudes. Sabía que Anaé había "financiado" la despensa de la Sede sin que nadie se lo pidiera, y ningun cazador se quedaba sin desayuno, comida y cena. Era una mujer de gran corazón y como esposa y madre sería una sabia administradora de sus bienes, no podía haber elegido otra mejor, y desde luego, si ella se sentía feliz haciéndolo, él no sería quien le cortase las alas en nada.

están siendo días duros...cuéntame ¿qué ha dicho tu madre sobre el lugar de la celebreción? ¿se ha puesto de acuerdo con la mia? prefiero mil veces enfrentarme a esta ruina que a tu madre y mi madre juntas.— bromeó para quitarle hierro al asunto.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 139
Puntos : 137
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Anaé Boissieu el Miér Jun 06, 2018 11:56 am

Anaé también lo había pasado mal, las habladurías eran lo que eran y machacaban a la joven allí donde iba, su madre, muy a su pesar, había decidido celebrar una boda por todo lo alto, mientras que la madre de Axel, mucho más sensata, había sugerido algo más comedido, sin llegar a ser humilde, pero Elizabeth se había mostrado inflexible, le había costado mucho esfuerzo a su hija convencerla de que la boda siguiera en adelante, porque para empezar la señora Boissieu quería echarse atrás en cuanto se enteró de que los Blackmore estaban en boca de todos por estar en la más absoluta ruina, la mujer no podía soportar ser el centro del cotilleo cuando este era negativo, pro una conversación con Anaé bastó para hacerle cambiar de parecer, le insinuó muy graciosamente qué importancia pudiera tener la bolsa de alguien cuando al título de la nobleza le era imperturbable. Tras pensar en aquello durante un día entero su madre le dio la razón, elogiando a Anaé por primera vez en su vida, asegurando que el mérito era todo suyo por haberla criado y enseñado cuáles eran las prioridades en su vida.

Sin embargo, Anaé se sintió como una miserable al manipular así a su madre...Pero más vergüenza sentía por ella cuando finalmente confirmó que lo único que le importaba era que su familia estuviera emparentada con la nobleza inglesa, esperaba de todo corazón que los Blackmore recuperasen su poder, para que la madre de Axel pudiera poner freno a la ambición de la suya.

Una vez que consiguió que la boda no se cancelase, tuvo que soportar a su madre dándose aires, aceptó consejos de Melinda pero no con el mismo tono que lo hiciera a principios de los preparativos. Su madre era una exagerada para todo y no escatimaba en detalles, porque no iba a permitir que nadie colgase a los Boissieu en el mismo cartel que a los Blackmore. No, los Boissieu tenían un extenso patrimonio, no el más potente, pero no se podían desdeñar, mientras su padre trabajaba como un descosido, su madre enflaquecía la riqueza en pequeñeces, pequeñeces muy vistosas.

Lo sintió por Aveline y por Melinda, que fueron las que más tuvieron que soportar la altanería de su madre, pero al final entre las tres pusieron fecha a la boda, eligiron el lugar, el banquete, dónde se haría la recepción, todo, excepto la luna de miel, que lo decidió Anaé por encima de todas las voces y haciéndoles prometer que sería un secreto y que no quería oír quejas sobre el asunto. La futura novia se conformó con poner algún detalle, por ejemplo, para la decoración de banquete, la cubertería y mantelería se las arregló Melinda, pero los centros de mesa y las flores que decoraban el lugar, fueron cosa de Anaé, no quería flores extravagantes ni adornadas con sedas e hilos de oro, escogió una flor mucho más mundana, la que decoraba el jardín donde ambos se habían sentado a contemplar el exterior después de aceptar la pedida de matrimonio de Axel. Eran las mismas flores, campestres, trepadoras, blancas y pequeñas, con adornos y otras flores verdes, que le recordaron terriblemente a los ojos de su futuro esposo. Anaé no escogió nada más, pero se sentía satisfecha.

No solo la boda fue una locura, también lo fue aquello que él valoraba tanto, ella había estudiado en casa, no era tonta del todo, pero si bastante lenta, nunca le había interesado la economía del hogar y los números daban a menudo tantas vueltas a su cabeza que se acababa mareando, pero Melinda había dejado caer que la responsabilidad real de una casa recaía en los hombros de la mujer y no del hombre y si lo pensaba con frialdad era a lo que ella había estado dispuesta, a encargarse de la casa de Axel, de mantenerla arreglada y perfecta para que él solo tuviera que preocuparse de llegar y tomar su cena favorita después de una agotadora jornada laboral. Tuvo que revisar sus notas sobre cuentas, visitar muchos lugares junto con su madre, que descubrió que era buena en algo, en encontrar el lujo y las gangas a partes iguales, a mirar el último franco de cada cosa, lo que estaba de moda y lo que no, lo que se esperaba de una ama de casa de por aquel entonces.

Anaé estaba agotada y el arduo trabajo y el encierro entre libros de estudio, empezaban a minar su habitual jovialidad, se sentía apagada, pequeña y muy tonta, como siempre, pero cada vez que abría la puerta procuraba pasar sonriendo. Ver a Axel disipaba momentaneamente sus inseguridades, porque él lo estaba pasando infinitamente peor que ella. Sonrió divertida, colocando sobre la mesa la cesta de mano que llevaba colgada del brazo, empezó a colocar diferentes aperitivos, pequeños, que no agobiasen al comer y que a la vista no parecieran grandes cantidades de comida, pero que alimentaban y llenaban de sobra.- Es divertido...A veces.-Fue a preparar el té, como de costumbre, dejando que él terminara de atender sus cosas.- La boda será el 21 de Marzo, la fecha la puso tu madre..Comentó algo sobre que las novias en primavera eran más hermosas.- Lo dijo porque era algo que ella no entendería jamás, su madre puntualizó que de ese modo el estado avanzado del embarazo no lo tendría durante la estación más calurosa y Anaé dejó activamente de escuchar la conversación.- En Notre Damme..Mi madre fue muy estricta..Y ha inflado el número de invitados.- Se sonrojó, bajando un poco la mirada, mientras esperaba a que el agua hirviera.- Supongo que como no se ponían de acuerdo decidieron, diplomáticamente, que cada una se encargaría de algo en la que el resto no se fuera a entrometer. Mi madre se encarga de la ceremonia y de los invitados, la tuya de la recepción y Ave ha dicho que se encargará del vestido y de los detalles de la luna de miel..-Lo que no le dijo era que ella había decidido a dónde quería ir, sintiéndose la mujer más descarada del mundo cuando lo dijo, pero a nadie pareció importarle, salvo por la risita cómplice de Faith, no le hicieron pasar muy mal rato.- Aun queda tiempo y está casi todo preparado, solo falta el vestido y detalles sin importancia, las invitaciones están enviadas y Melinda habló sobre una pequeña bienvenida a las mujeres en vuestra casa, solo los parientes más cercanos y así poder acomodarlos a todos antes de la boda.- Cogió aire y lo soltó despacio, como si hubiera estado pensando en qué decir durante todo el camino hasta la Sede. Sirvió las tazas de té y esperó a que él se acercara, como suponía que Axel estaba harto de estar sentado, siempre preparaba el té de la cinco en una mesa alargada al lado de la ventana que daba al exterior, para que pudieran estar en pie y al menos, con buenas vistas.- Está todo listo, solo debes preocuparte de estar allí el 21.- Se sonrojó y dio un sorbito de té, para evitar mirarle a los ojos.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 99
Puntos : 78
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Axel Blackmore el Sáb Jul 07, 2018 12:07 pm

Todos los preparativos de una boda eran como la pesadilla más grande que pudiera tener el cazador. Habría muchos invitados, sería un gran evento social que aglutinaría a lo mejor y lo peor de alta sociedad parisina, todos prestos a tomar nota de todos los detalles para luego criticar, opinar y tener tema de conversación durante semanas. No quería verse en la piel de Anaé, para los hombres era mucho más sencillo el mundo, aunque él estaba en el punto de mira por estar arruinado. Tomó la taza de té junto a la ventana, observando el exterior, la plaza de Tertre como siempre surcada por carruajes y gente paseando, miró a los ojos a Anaé que rió ligeramente, sabía que estaba abrumada por todo aquello pero aún así se preocupaba de él y de que estuviera tranquilo y ajeno a esos problemas.

El 21 de marzo es una fecha bonita, será perfecta, el inicio de la primavera y de nuestra vida juntos. ¿Notre Damme? hmmm…me parece poca cosa para ti.— le sonrió y pellizcó su mejilla cariñosamente, luego elevó las manos por sus brazos desde los codos hasta los hombros.— Estaré allí y de una pieza, no pienso hacer como Stein, así que descuida.

Cogió un pastelillo y se lo comió tragándolo con el té, esa boda iba a requerir de mucha compostura, paciencia y morderse la lengua, porque estaba seguro de que muchos no perderían la ocasión de preguntar o de insinuar algo sobre su ruina y lo conveniente que era el matrimonio con la señorita Boissieu. Pero a compostura, clase y fina ironía no le ganaba nadie, que para algo era un Lord y británico.

¿Y a dónde vamos a ir de luna de miel, querida señora Blackmore? me tienes intrigado. Mañana tengo que ir a recoger los anillos, espero que te gusten.— es lo único de lo que se había encargado él personalmente, ya que sus obligaciones en la Sede y el resto de locuras varias por las que atravesaba su vida en ese momento, no le dejaban tiempo para nada más. El suyo era un anillo sencillo, de oro y con el grabado interno donde ponía “Semper fidelis”. Y el de Anaé tenía engarzado un diamante tallado con muchas facetas y la misma inscripción en el interior.

Quedaban sólo diez días para el evento y todo parecía precipitarse, pero lo que sucedió era algo que el capitán no esperaba. Uno de los secretarios de la Orden aporreó la puerta y entró con una carta para él. El reverso estaba firmado por Marion, a quien le había llegado también la invitación. Frunció el ceño y abrió el sobre paseando los ojos por la misiva, era una extensa carta donde ponía en su conocimiento que su marido el magnate de los diarios estadounidenses se volvía a América, al parecer divorciándose de ella. ¿Por qué debería importarle algo así? ciertamente habían tenido una relación en el pasado y recientemente se habían cruzado un par de veces pero ahora su vida iba a compartirla con Anaé y no le importaba lo que pudiera sucederle a Marion, no más allá de lo que pudiera preocuparle a su prometida. Le tendió la carta a Anaé y se sentó en el escritorio a escribir su respuesta con aquella caligrafía ordenada. Garabateó unas palabras muy formales, distantes y correctas culminándola con un “No te preocupes, ya disculparé yo tu ausencia en nuestro enlace a mi esposa”. Estaba claro que prefería que no apareciese por allí y le había ofrecido la excusa perfecta.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 139
Puntos : 137
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Anaé Boissieu el Vie Sep 21, 2018 5:32 pm

Aun estaba tan sorprendida de que todo estuviera saliendo tan bien, ni en los libros que apasionadamente leía ocurrían de ese modo, tan perfectamente, porque no podía pensar en un hombre tan perfecto como su compañero de vida. Las tediosas reuniones con su madre y su futura suegra eran a menudo un carnaval de sutiles tirones que Anaé no estaba dispuesta a seguir, prefería beber el té en silencio intentando evadir la idea de que aquello por lo que discutían disimuladamente era su propia boda y no la de ellas, Melinda era un sol pero su madre había conseguido minar la paciencia de esa mujer, desgraciadamente Anaé no había podido elegir a sus padres. El señor Boissieu se desentendía totalmente, después de la charla que tuvo con su hija y después de asegurarse de que el hombre con el que se casaba era el correcto y digno de ella, que no le haría ningún mal, un buen hombre, aseguró que no le importaría ni que fuera un mendigo de la calle, siempre que la tratase con respeto y entendiera la caprichosa mente de su Anaé. Dejó los detalles engorrosos para las mujeres y se limitó a reducir sus arcas en pos de los caprichos de su mujer y a redactar el contrato con el que pretendía enumerar la dote de su querida sucesora.

Anaé ni siquiera se había parado a pensar en que podría ocurrirle algo a Axel, como si ya no tuvieran suficientes trabas. Levantó la vista del té, su mirada era de preocupación, aunque fuera una posibilidad remota solo con el recuerdo de aquella boda se le pusieron los pelos de punta..ya había visto al borde de la muerte a Axel una vez, no quería verle una segunda y menos en su propia boda. El miedo se asentó en su pecho, pero al menos evitó exponerlo con palabras o sollozos, lo único que hizo fue colocar suavemente la palma de su mano sobre su mejilla, como asegurándose de que estuviera allí con ella, intentando atrapar algo de la valentía de ese hombre con su tacto, para no preocuparse en todo lo que podría salir mal de aquí a la boda.

Levantó las cejas ante la pregunta sobre la luna de miel, el cambio de tema fue tan abrupto que no pudo evitar separar los labios y luego apretarlos, había estado a punto de decírselo sin darse cuenta, se apartó de él, pegándole un golpecito en un hombro a modo de protesta.- No pienso decírtelo, deja ya de intentar confundirme..-tristemente, a Axel se le daba muy bien, pero estaba absolutamente segura de no decirle nada de nada hasta que no estuvieran de camino a Italia y haría lo que fuese con tal de no irse de la lengua por culpa de su astuto esposo. Iba a tantear un poco el terreno, había decidido hacerle probar un poquito de su medicina, pero ambos sabían que en cuanto a cizañero Anaé no podía llegar ni a la suela de los zapatos al Lord inglés y siempre acababa perdiendo esas batallas, pero en el fondo se divertía con el desafío.

Estaba decidida a torturarle un poquito con el tema, diciendole que tenía prohibido preguntar a sus hermanos y a su familia, porque les había hecho dar su palabra de que jamás lo dirían y creía en la palabra de un Blackmore, de modo que dejase de indagar, que ella misma le prepararía la maleta para que no elucubrara, pero la carta llegó y el cambio en el rostro de Axel fue evidente.

Se molestó al instante, luego se sintió un poco culpable, tenían pocos momentos al día para compartir, pero si era algo importante no podía hacer nada al respecto, conocía desde el principio qué vida llevaría su marido, esperó pacientemente, mirando por la ventana mientras disfrutaba de su tacita de té, dándole la privacidad y los minutos necesarios para leer la misiva.

Cogió la carta, bastante cohibida al principio, dejó la taza sobre la mesita y empezó a leer, en cuanto vio el nombre de Marion necesitó unos instantes para centrarse en lo que leía, pero aun así necesitó mas de tres lecturas y repetir varias líneas intentando seguir el hilo de pensamientos de esa mujer, pero no lo conseguía. A veces le parecía una especie de disculpa por la boda, luego le parecía vislumbrar algo mucho más turbio pero se sentía como una idiota pensando que eran sus celos los que hablaban..Lo que estaba claro era que esa carta le había afectado más a Anaé que al propio dueño. ¿Quería marion insinuar que al estar soltera ambos podían volver?

Bajó la carta para contemplar a Axel mientras escribía. No sabía lo que estaba poniendo realmente, pero todas las dudas y las inseguridades y el recuerdo de sus pocas conversaciones con esa mujer le vinieron de golpe a la cabeza y de pronto se vio imaginando a Axel aceptando la supuesta invitación. Antes de darse cuenta de que su cerebro había ido demasiado rápido a la deriva se le escapó un sollozo, sorprendida de que el sonido saliera de su boca se la tapó, pero de todas formas era tarde para lo demás. ¿Cómo podía ser tan tonta y dejar que algo tan estúpido y simple le afectara de esa forma? Se dio la vuelta enseguida, dando la espalda a Axel y dejando la carta de Marion sobre la mesita del té con mano temblorosa. Empezó a recoger la mesa intentando aparentar normalidad aunque sus movimientos revelaran todo el pavor que había sentido por un momento.



Spoiler:

avatar
Anaé Boissieu
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 99
Puntos : 78
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 27/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Time out. {priv. Aletheia}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.