Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Noche en vela -Privado

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Mar Jul 25, 2017 1:07 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Desde que tengo uso de razón, sé que me falta algo importante. Algo que no sabría definir qué o de quién se trata pero...siempre supe que debía encontrarlo. El vacío que en ocasiones me dejaba sin aliento por el leve recuerdo de algo inexistente en mi mente y al mismo tiempo, me impulsaba a recordar. Un “recuerda” interior que interpreté desde pequeña por sueños. Al principio, soñaba siempre lo mismo, una voz masculina que me llamaba a gritos desesperados...era tan real que llegaba a despertar sobresaltada pero allí...no nunca había nadie.

Voces y murmullos, terminaron en colarse en mis sueños. Me indicaba lugares en los que estuve pero en mi realidad no pisé jamás. Terminé por buscar esos lugares que me indicaban en sueños, se mezclaban con mi día a día... hasta tal punto de confundirme. Me decían que estaba obsesionada y así era, mi búsqueda se vio afectada por la avaricia de mi tío, con pensar en que sería una gran líder en su manada de licántropos.

No necesitaba “una familia”, desde que mis padres murieron... la familia que conocí fue la más leal y fiel, sabía que jamás me fallaría. En los integrantes...solo estaba yo, me valía yo misma sin tener que preocuparme de nadie más. Odiaba a mi tío y sus ambiciones, creyó que deseaba lo mismo y sin preguntar...cambió mi vida para siempre, convirtiéndome en lo que soy ahora.

Creía en mí misma, sabía que esos sueños significaban más que proyecciones, no eran solo ilusiones. En cada sueño, siempre la misma silueta, voz aterciopelada que no oía con claridad... y algo más que nunca lograba descubrir. Pista a pista, me llevaron hasta la hermosa Paris, jamás había estado allí y quizás, esta fuese la ciudad en la que podría empezar de nuevo. Apenas dejé el equipaje en una de las habitaciones en las que me hospedé, siempre con un nombre falso pues a sabiendas que mi tío me perseguía, siempre me cubría las espaldas, intentando pasar totalmente desapercibida.

Necesitaba comer algo pero antes un buen trago. Me alojé en el mejor sitio, mi fortuna no iba a guardarla debajo de un colchón. Cabello suelto y mi vestido favorito, me gustaba pasar desapercibida y el color era el adecuado, color blanco roto que le daba a mi piel luminosidad. Dediqué un leve gesto de cabeza al tabernero y me senté alejada de las mesas, me gustaba más la barra , casi oculta entre las sombras.

-Whisky doble, preferiblemente...muy frío. -recorrí la sala sin prisa, observando a mi alrededor, sonreí de medio lado coqueta, sabía que muchas miradas... estaban puestas en mi persona.



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Lun Feb 05, 2018 10:58 am

“Márchate”


Había pasado tanto tiempo desde aquella noche que el recuerdo, lo encasilló a otro de sus sueños sin significado, sin ningún sentido para la loba. Desde entonces, se centró en lo que realmente le llevó hasta París, las exposiciones en el museo que debía preparar antes de su marcha a Londres en donde un ilustre historiador la recibiría para analizar unos cuadros que apenas habían sido encontrados. En la carta recibida, contenía aparte del escrito de en qué estado se encontraban, unas fotos de no muy buena calidad en las que apenas se podía apreciar nada, sólo las siluetas de la piedra y medio cuadro.

Prefería verlo en persona, analizarlo a conciencia y valorarlo, la mayoría eran copias ¿los originales? Una fortuna que alguien guardaba a buen recaudo, el señor Flinch se había pasado media vida buscando el dicho tesoro y todas las pistas, le llevaban al mismo lugar. Grecia. La imagen emborronada, mostraba una fachada en dónde dos siluetas se encontraban en el centro, separadas pero intentando tocarse.

No calculó el tiempo, estuvo tanto delineando cada trazo que perdió la noción de las horas que llevaba enfrascada en el trabajo. Cerró los ojos un instante, descansado la vista y tomarse un merecido descanso, si esa piedra podía alumbrarla en el camino de buscar su sino... sería la clave de todo pero no tenía tanta esperanza, sólo era un mármol además incompleto en el que había plasmada una imagen en particular, dos dioses mitólogicos.

Sonrió, al recodar fugazmente la imagen de Hector, recordándole a una de esas estatuas griegas, perfectas y de gran belleza, aunque él...poseía una belleza muy diferente a todas ellas juntas. Un hecho de que jamás había conocido a alguien con semejante talante, esos ojos...decían más de lo que él mismo creía pero ¿quién podía analizar su propia mirada? Y luego estaba Hania, su aura deslumbraba , llena de vida y dulzura, estar a su lado le hacía tanto bien. En estas semanas la había echado en falta, su sonrisa y su voz dulce, su buen corazón aunque hacía mucho se detuviese, seguía latiendo con fuerza... el ser de la noche más humano que conocería nunca.

-Hania... -abrió los ojos, desviando la mirada hacia la ventana. Si se marchaba a Londres por una semanas y al final su viaje se extendía en el tiempo, se arrepentiría de no haber tenido una última noche con ella. Decidida, tomó el sobre dónde se encontraba toda la información referente a sus lagunas, quizás aquel historiador pudiese esclarecer aunque fuese un nimio rayo de luz a aquel tormento que la perseguía desde que tenía uso de razón.

Cuando quiso darse cuenta, sus pasos se dirigieron hacia aquella casa dónde se encontraban nuevos recuerdos y vivencias. Dos piezas clave en su estancia en Paris. En una de sus manos, un ramo de rosas blancas como la nieve, perfectamente colocadas e idénticas, siete y bajo el mismo brazo, el sobre en cuestión, aprovecharía la vuelta para dirigirse hacia la biblioteca. Un momento de soledad para intentar reencontrarse a sí misma, como si eso pudiese ocurrir. Y en la otra mano, un sobre sellado, ninguno sería capaz de soportar al otro frente a frente, menos hablar como adultos...eso se había convertido en un imposible.

-Hania -una inmensa sonrisa, esperaba realmente despedirse hasta pronto de ella... no podía irse sin más -Traje esto para ti y...esto...¿puedo pasar?  -sus ojos azules se clavaron en el sobre, algo tan insignificante podía ser tan importante, sobraban palabras. Y el ramo, irradiaba pureza la que la misma Hania desprendía. Arrugó la nariz, no se le daban bien las despedidas, volvería e irse sin más...lo veía injusto. Le entregó y el ramo y la nota, en una perfecta caligrafía el nombre de Hector se situaba justo en medio, llamándole a gritos.

Nota:

Spoiler:
“Hector,
Como dos niños jugábamos al gato y al ratón, negando algo que sin duda está y a la vez desaparece como humo blanco. Allá dónde voy, estaré rodeada de esculturas perfectas, éstas cuentan historias en silencio, su imagen petrificada viajando en el tiempo, como un libro abierto. Me recuerdan a ti, a la perfección en cada cincelado centímetro de la piel fría como el mármol, una estatua mirando a la luna... como si de algún modo encontrase la respuesta. Así te veía en mi sueño...aquel que se sucedía una y otra vez. Igual de perfecto que una de esas esculturas, imperfecto como lo soy yo.

Cuida de mi ángel,

No odies a la luna.

Phoebe. “



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hania Doe el Sáb Feb 10, 2018 5:28 am

Despertaba a la noche como cada día, las incipientes horas de oscuridad eran su amanecer tenebroso. Se cepilló el pelo, se vistió como cada día desde hacía meses, porque había quedado con el arquitecto que llevaba el proyecto del orfanato. Primero se pasaría por casa del señor Clyven, a ver cómo estaban Elba y Stan y después iría a lo que algún día sería su nuevo hogar, uno levantado con su esfuerzo y su dedicación.

No esperaba la visita de Phoebe, no después de aquel momento embarazoso vivido en el club de caballeros. Pensaba que la mujer se habría sentido incómoda con Héctor y con ella y que posiblemente su compañía se fuera diluyendo en el tiempo y el espacio. Por eso cuando la vio frente a la puerta con el ramo de rosas y una carta la inadió la sensación de pérdida, era una despedida, una que ella no podía impedir.

— ¿Te vas?.— era obvia la respuesta, pero no por eso la entristecía menos.— Lo entiendo. A veces el tiempo y la distancia auyda a entender lo que tenemos delante que hasta que no te alejas no puedes comprender. ¿Volveré a verte?.— otra pregunta sin respuesta, pues aventurar lo que sucedería era de necios, el futuro traería lo que trajese y ella no podría tampoco influir en los hilos del destino. Abrazó a la loba suspirando.— Estaré siempre a tu lado aunque no me veas, sólo tienes que pensar en alto.





Moonlight:

Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:

Black girls:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 251
Puntos : 241
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Mar Feb 13, 2018 10:15 am

-No para siempre, no es una despedida, es un hasta luego...pequeña Hania.-la ternura de su melodiosa voz la conmovió, se planteó seriamente no ir a Londres pero sólo así saldría de dudas, quizás ese hombre pudiese destapar algún agujero en sus lagunas mentales. El tiempo transcurrido desde aquella noche fue una eternidad, la había extrañado pero no supo hasta que punto hasta que la tuvo ante sus ojos.

-Volverás a verme, no has dejado de hacerlo-el significado de sus palabras, ella misma no las comprendía pero así lo sentía. -Necesito viajar a Londres, tengo unos asuntos que atender allí y no podía irme sin al menos decirte hasta pronto. -los finos dedos de la loba se enredaron en el sedoso cabello rubio, siempre se sentía de la misma forma, en paz. Las orbes azules se entrecerraron presas de la alegría de sentirla cerca, aunque fuese por esos minutos... -Pensaré en ti y lo sabrás, porque...será como si te abrazase con fuerza, muy muy fuerte -

La estrechó entre sus brazos, sintiéndose viva y feliz, triste al mismo tiempo. Estar sin ella todo el tiempo se sentiría incompleta, la echaría en falta...y no sólo a ella. Aún entre sus brazos, su mirada fija en el sobre, esperaba realmente que fuese ella personalmente quien se lo entregase. En cuanto se separaron, sobraron las palabras... preguntó por él en silencio. El nombre del vampiro, la sonrisa congela de Phoebe al recodar lo que contenía esa carta.

-¿Me invitas a un té? Me gustaría pasar estas últimas horas contigo y me cuentes lo de ese señor que te roba el sueño, sobre el hospital...-nunca se cansaría de oírla, sabía que para ella significaba lo mismo -No me marcharé hasta que salga el sol, hasta que me eches...quiero darle el sobre. -asintió decidida, tomando asiento en el mullido sofá, no iba a marcharse sin más, esa noche la pasaría a su lado.



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Sáb Feb 24, 2018 2:43 pm

Héctor habia salido esa noche. Tenía una cena en la Cámara de Comercio y, como sabía que Hania prefería ir a pasar un rato a casa del capataz que le robaba el sueño y luego acabar la noche revisando las obras del orfanato, invitó a Lulán a acompañarle. La muchacha había sido un grato descubrimiento y le gustaba pasar tiempo con ella, era agradable y dispuesta; una de ésas compañías que podía convertir en recurrente, hasta constante.

Sólo por eso, Phoebe pudo llegar hasta la puerta de su casa para hablar con Hania, porque de otro modo, Héctor no le habría permitido pasar de la primera verja. Si su pequeña princesita quería hablar con esa mujer, era libre de hacerlo, pero no bajo su techo. En esa casa, los lobos sólo entraban a un sitio y no era agradable.

Hastur era la única excepción a esa regla y porque ya contaba con privilegios antes de convertirse en lobo.

Dejó a Lulán en su casa poco antes del amanecer, con tiempo suficiente para poder alcanzar la seguridad de la mansión lejos de los mortíferos rayos del sol. Estaba satisfecho con cómo había transcurrido la velada, la cena, el baile, las conversaciones... Incluso esa breve escapada a los jardines para compartir el postre.

Pero toda esa satisfacción se vino abajo cuando cruzó las puertas de su casa y se topó con la loba allí, desobedeciendo la única condición que él había impuesto. Y la cara de Hania al verle le dejó claro que la visita había durado gran parte de su ausencia.
-Tú -escupió, llegando hasta ellas, en lo que parecía una despedida-. Pensaba que ya me había librado de ti. Es increíble la estúpida necesidad y la falta de amor propio que tienes para seguir empeñada en acudir a un sitio donde no eres bien recibida -dijo sin opción a réplica, con un desprecio en la voz que rayaba lo hiriente.

Miró a Hania. No eran necesarias las palabras y no le haría reproches delante de la loba, pero la decepción fue más que evidente. Pasó entre ellas y atravesó el umbral, subiendo directamente a su alcoba, que estaba completamente sumida en la oscuridad. Se despojó de la ropa con rabia mal contenida, tirándola de cualquier manera sobre el galán y sin preocuparse de si se caia. No exteriorizó nada más allá de sus tensos y bruscos movimientos, contrarios a la fluidez de gestos que solía tener siempre, pausados y elegantes. Sin embargo, en su cabeza se había desatado todo un huracán, tan grande, tan intenso, que Hania podía notarlo a pesar de la distancia de las barreras mentales que el griego trató de mantener en un principio.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Lun Mar 05, 2018 1:45 pm

Nunca tuvo que despedirse de nadie pero ¿cómo iba a marcharse sin más? La compañía de Hania le provocaba tranquilidad y paz, disfrutaba tanto de su presencia que indudablemente iba a echarla en falta. Más de lo que imaginaba, tenerla frente a ella suponía darse cuenta de lo que en tan poco tiempo el hueco que anidó en ella fue tal que le era imposible marcharse sin tal al menos comunicarlo. Y luego, estaba la impaciencia y la inquietud por si el vampiro aparecía, de él prefería no despedirse pero ¿Acaso podía optar por otra opción? No.

Sintió su aura, se acercaba y mientras se dejaba embriagar por la dulzura de la voz del ángel, una breve sonrisa apareció en sus labios, la inquietud cesó con sólo saber que no se encontraba a solas con él bajo el mismo techo. No se inmutó, ni siquiera desvió la mirada de Hania quién como mera espectadora comprendía bien a su protector y leía en los ojos de la loba aquel pesar e impotencia. El odio en los penetrantes ojos del vampiro, las palabras hirientes dichas con tanto odio y rencor.

Pudo haberlo dejado pasar, ignorarlo y lo habría hecho en el caso de que sólo le recriminase a ella pero no a Hania. La mirada de la loba, se clavó en la vampiro como si él no existiese, nadie había sacado lo peor de ella y él sin embargo le revolvía las entrañas, poniendo sus pensamientos y emociones patas arriba. No, no podía consentirlo. Rugió perdiendo el control y seguir los pasos del vampiro, le dio exactamente igual que la hubiese echado de la casa, total... ya no iba a volver a ese lugar, si tenía que encontrarse con Hania sería fuera de allí, ese lugar no iba a pisarlo en lo que le restaba de vida.

El olor del vampiro inundaba sus fosas nasales, guiada por el olfato, sus pasos se detuvieron frente a una puerta en donde apenas su silueta de un lado para otro, como si el mismo demonio le hubiese poseído. Apoyó la frente en la puerta, él sabía que se encontraba allí, su olor a “perra” como él le llamaba. No, no iba a empezar una guerra si no a finalizarla.

-Descarga tu ira conmigo. Dime todo lo que pienses, échame de tu casa como mejor te convenga pero no la pagues con ella. Vine a despedirme, merecía decirle adiós porque no soportaría hacerle sentir mal, daño. Sólo vine por ella. -hizo una pausa, la pequeña nota perfectamente doblada, la sacó de su abrigo, agachándose y deslizarla por debajo de la puerta, las palabras sobraban en este caso, como en muchos otros momentos en los que el titán y la loba chocaban , se desafiaban.

Phoebe estaba cansada de tanto tira y afloja, su interés por Hania no era otro fin que protegerla, colmarla de atenciones y disfrutar de su compañía, en la nota se lo dijo todo pero ambos sabían que tenían una conversación pendiente, recuerdos compartidos que se detuvieron en el tiempo.

-Ódiame, más aún de lo que lo haces. Hazlo pero no se te ocurra pagarlo con ella. Estoy aquí por ella, me necesita, lo sabes y yo la necesito a ella...porque...es como si la hubiese estado buscando por tanto tiempo -apenas fue un susurro, sus pasos retrocedieron apartándose de la puerta, esperando cualquier cosa. -Adiós, Hector



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Lun Mar 12, 2018 2:35 pm

Sin necesidad de abrir la puerta, su reacción fue evidente. Los cimientos de la casa temblaron y todos los que se encontraban bajo el techo de Fortier supieron que la sempiterna calma de su señor había tocado a su fin. Hania era la que más intensamente podía sentirlo.

Pudo sentir toda la potencia de Héctor golpeando sin piedad la mente de Phoebe, abriéndose paso entre las brumas de sus pensamientos, sin buscar nada en concreto, porque no ansiaba conocer sus secretos más ocultos en ese momento, sino arrasar todo a su paso.

Desde fuera, lo único que podría verse era a uno a cada lado de la puerta. Phoebe estática, de pie contra la madera. Héctor dentro de su alcoba, sentado en la cama, con los codos apoyados en los muslos, los dedos entrelazados y los labios apretados contra éstos, con la mirada fija en un punto en el infinito, sumido en la más absoluta oscuridad.

Pero el paisaje en su mente era muy diferente.


En la proyección a la que ambos habían sido arrastrados, el desierto más árido y desolado se extendía en todas direcciones. Kilómetros y kilómetros de arena dorada y ardiente, en suaves y ondulantes dunas acariciadas por el viento abrasador.

Lo que Phoebe tenía frente a ella ya no era el vampiro que la miraba con odio, con esos rasgos de dios griego cincelados en mármol. Lo que tenía ante sus ojos era su mente, en su apogeo, mostrándose con la misma forma corpórea, pero de titánicas dimensiones; tal era el poder mental de Héctor.

Descalzo y semi desnudo, no parecía para nada afectado por el sol cegador que les rodeaba, que rivalizaba únicamente con el brillo de sus ojos, intensos, rabiosos.

Con uno sólo de sus pensamientos, la arena que pisaban formó un huracán alrededor de la loba, tan denso que apenas podía ver la figura del titán ante ella, tan rápido que su larga melena flotaba en todas direcciones. La fuerza de ese viento la hizo rodar de un recuerdo a otro, aleatoriamente, porque Héctor no conocía su historia para buscar sólo aquellos que le causaran más dolor. Además, las lagunas de la mente de aquella mujer sólo conseguían enfurecerle más.

Golpe a golpe, pensamiento a pensamiento, sin darle el menor cuartel, Héctor atacó ferozmente a Phoebe, con claras intenciones de destruirla y dejarla muerta en vida.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hania Doe el Mar Mar 13, 2018 8:49 am

Hania notó el aura de Héctor incendiarse, su poder mental era como una onda expansiva de alcance letal que de pronto se había disparado invadiendo cada cerebro, cada célula nerviosa de quienes estuvieran en el radio de su alcance. El poder de Ceo era inconmensurable, devastador y si no hacía algo iba a reventar la cabeza de Phoebe.

La mujer se tensó y apretó los dientes presa del dolor más agónico que se podía sentir, pues esa batalla se libraba en su propia psique donde Héctor desgarraría y echaría sal en los jirones abiertos.

Sacudirlo, pegarle o arrastrarle no funcionaría, no sólo tenía millones de veces más poder que ella, sino que su resistencia física era mil veces mayor, así que optó por lo único que le salió en ese momento. Activó el caldero de sangre mientras le gritaba mentalmente.

¡¡Hector!! Héctor por favor!!!.— ante su más absoluta indiferencia lo llamó por su nombre.— Ceo!! Ceo detente!!! no la mates!!!

Cuando el titán descubrió a la joven descendiente penetrando sus defensas mentales redobló la saña y esta vez la atrapó también a ella en su prisión de pensamientos y recuerdos. Hania revivió la alcantarilla, el hambre y el dolor, recordó los ojos escarlata de Assur y gritó desesperada cuando vio pasar a Clyven y su familia, alejándose. La temperatura de la sangre del vampiro comenzó a elevarse peligrisamente, Hania también era un titán y si bien no quería matar a Héctor, sus instintos de supervivencia la estaban dominando.





Moonlight:

Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:

Black girls:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 251
Puntos : 241
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Mar Mar 20, 2018 5:45 pm

Las orbes azules de la loba, se abrieron de golpe, estática frente a la puerta de madera de roble. No sólo podía notar al vampiro atormentado, ofuscado, iracundo y absolutamente perdido, impactando una y otra vez contra el muro de las dunas de la lican. Inevitable aceptar el deseo de Hector, tenerla lejos, arrancarla de su vida y volver a retomar sus pasos hacia ninguna parte pero inconsciente y conscientemente, ella volvía al mismo punto de partida, cerca de aquel a la que la madre naturaleza le había tachado  de enemigo.

La fascinación y curiosidad por ambas partes, se rompió en mil pedazos por el absurdo comportamiento de la loba, lo alejaba y provocaba en todos los sentidos, al final tanto tira y afloja los había arrastrado hasta allí, en el instante en el que se despreciaban con todo su ser. Volvía a acercarse, a tentar al mismo demonio para que la destruyese y al final, eso terminaría pasando. La copa ya se encontraba desbordada y el fin podía saborearlo en sus húmedos y cálidos labios.

El corazón desbocado, le martilleaba los oídos. Sólo podía oír el latido y la respiración entrecortada, sentir como si flotase y encontrarse en un lugar desconocido, su cuerpo estático frente a la puerta, con las palmas de las manos apoyadas en la madera, aferrándose a la última vez, la única oportunidad de emendar el error y encontrarse a sí misma.

Atrapada, en un rincón de su mente. Frente a aquel quién intentó leer sus pensamientos y recuerdos sin éxito. Esta vez era diferente, ¿cuándo entró en la habitación? Como en un sueño, el sol abrasador acariciaba su dorada piel a la par que comenzó a sentir como poco a poco se abrasaba por dentro. Un dolor insoportable, no más que el no recordar, echó hacia atrás la cabeza, sin poder avanzar ni un paso más. En ese rincón de su mente no tenía control, fue creado para la destrucción de aquel bloqueo permanente e inquebrantable.

El fuego interno la quemaba por dentro, demoliendo todo a su paso, como si acabasen de asestarle un tajo en la garganta y a borbotones la sangre abandonase su cuerpo. Un remolino de emociones, devastación, sin control alguno sobre sus acciones. Saboreaba la muerte, ante sus ojos los apenas contados momentos felices de su vida, otros borrosos  y olvidados.

La Phoebe del desierto, cayó inconsciente. Gotas carmesí mancharon sus manos que sujetaban su rostro. Dejó de respirar, de luchar pues no podía hacer frente a los poderes del titán en el plano mental. La destruía.


Phoebe cerró los ojos de golpe, cayendo de rodillas en el entablado suelo de madera. Aún seguía aferrada a la puerta, aún luchaba por recuperar las dunas olvidadas de su mente pero la que se había reencontrado con el titán, había caído ante sus pies , otorgándole la victoria de haber sido destruida, como él siempre había deseado.

En el suelo, la loba luchaba con su yo interior, no podía rendirse ahora que estaba tan cerca de descubrir el camino de sus recuerdos, aún recordaba la voz grave de Hector, pidiéndole que se marchase, el momento en el que aquella noche pudo haber sucumbido al placer más que físico en la que dos almas, en su inconsciencia se habían reencontrado.

-Phoebe en el plano mental



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Lun Abr 02, 2018 4:14 pm

Escuchar su nombre real fue una sensación extraña. Hacía mucho tiempo que nadie lo empleaba y le produjo sentimientos enfrentados. Por un lado, nostalgia, un amago de llamada a la calma. Por otro, ira, rabia que crecía al ver que Hania, su niña, sangre de su sangre, se ponía de parte de aquella mujer, de aquella loba que no entendía por qué había estado tan obsesionada con tocarle las narices y que había dejado vivir por ella.

Oh, pero ya no más. Había sido magnánimo y misericordioso, por concederle el capricho a Hania. Pero la vountad de ella no iba a pesar más que la de él en eso. Había incumplido la única condición impuesta, la había dejado entrar. Estaba enfadado, decepcionado y no tenía ganas de controlarse. No cuando esa mujer se creía con derecho a exigirle algo.

El huracán de pensamientos que desató era devastador, con todo el poder que poseía en aquella forma, muy inferior al que había poseído en aquellos años en los que su familia dominaba los destinos del universo, cuando la tierra era joven, cuando eran dioses y no meras criaturas ancladas al plano mortal.

El poso de esos días gloriosos todavía permanecía en su alma, en su caracter, como un residuo que se resistía a ser borrado y que volvía a salir a pesar de las capas y capas que intentaran ocultarlo. Podía ser un simple vampiro en esos siglos, pero en el fondo, en lo más profundo de su esencia, era un titán. Y en el plano de la mente no existian las restricciones que tenia en el mundo real, así que su verdadera apariencia podía aflorar, aunque fuera una mera ilusión.

Ceo...

Su nombre en labios de Hania le hizo apretar los dientes con fastidio. Luego arreglaría cuentas con ella, pero primero necesitaba acabar con la loba. Barrió a la rubia del desierto, enviándola a su habitación, que no dejaba de ser un castigo irónico, porque no lo había hecho físicamente, sino metiéndole la orden entre todo el montón de imágenes que se sucedían ante ella.


De nuevo a solas, ante Phoebe, imponente y aterrador, dominando los elementos que decoraban el escenario que había construido y que no eran sino parte de la ilusión, destrozó cada parte de ella que pudo tocar, rompiendo su ropa, desgarrando su piel, arrancando su pelo. Mantuvo su mirada airada en los ojos de la loba, mientras todo aquello ocurría. Quería verla caer, quería ver el miedo en sus ojos y que ella le viera a él.

Cuando se sintió satisfecho y la tormenta de arena se detuvo, tenía a sus pies el cuerpo inerte de la loba, bañado en sangre y en una postura muy poco natural, con el pelo cayendo sucio y enmarañado sobre su rostro y jirones de tela adheridos a las heridas abiertas.

Sonrió de medio lado. Al fin todo había acabado.


Se levantó de la cama, a oscuras en su alcoba, se miró apreciativamente en el espejo y se colocó el chaleco del traje tras peinarse con los dedos. Se dirigió a la puerta y la abrió sin cuidado, sabiendo que el cuerpo real de la loba estaría allí, tirando en el suelo de su pasillo, con la mirada perdida y sangrando por la nariz.

Le pasó por encima, sin preocuparse demasiado, cerró la puerta y miró a uno de sus acólitos que se había asomado al final del pasillo.
-Sacad esto de aquí -ordenó, bajando la cabeza hacia el cuerpo de Phoebe.

Pensó que estaría muerta y realmente no le importaba. Se retiró por el lado contrario del pasillo, rumbo a la biblioteca. De repente le habían entrado ganas de una copa de licor y un buen libro. La conversación con Hania podía esperar.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hania Doe el Vie Abr 13, 2018 11:23 am

La licántropa había sucumbido al poder del titán, Hania no lo había podido frenar, era demasiado viejo y poderoso y su sangre no respondía de la misma forma al "caldero", su manifestación más terrible de poder descontrolado que hacía hervir el líquido dentro de las venas. Corrió escaleras arriba donde se encontraba Phoebe hecha un montón de carne inerte justo cuando Héctor atravesaba las puertas de la biblioteca, mejor porque así no la tendría que enfrentar.

Ordenó a los criados que la llevasen al Orfanato, allí no se podía quedar. Le pediría ayuda a Hastur para ver si con sus conocimientos médicos pordía hacer algo, porque ella se sentía incapaz de hacer nada más que fastidiarlo todo.

¿Por qué a Héctor lo había molestado tanto? con un sólo golpe podía romperle las piernas y se le quitarían las ganas de volver, pero él había decidido hacerle puré el cerebro, acabar con ella y con su esencia, esa que le molestaba tanto y que ella no acertaba a averiguar la razón. Llegaron un rato más tarde en un carruaje y la dejaron en una sala de la planta baja que habían acondicionado como enfermería. Hania había pasado muchas noches en el hospital acompañando a los niños enfermos y sabía que su estancia allí era triste, así que habían decorado la enfermería con paredes de vivos colores, dibujos, tableros llenos de manualidades y cosas que en vez de dar la sensación de estar en un dispensario, daban esa calidez de hogar necesaria. Por el momento un doctor pasaba consulta dos veces por semana, pero cuando Hastur acabase sus estudios lo tendrían por allí a menudo y tenía pensado que como el edificio era grande, que habilitase varias salas para consultas gratuitas con la gente del barrio.

Entre edredones de flores acomodaron a la rubia después de haberle limpiaod la sangre de la nariz, esperando que el estudiante de medicina pudiera decirles algo. Despidió al servicio y se quedó allí a esperar.





Moonlight:

Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:

Black girls:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 251
Puntos : 241
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Lun Abr 16, 2018 12:49 pm

04.16.2018“Ac yna fe wnes i weld chi, yn edmygu fi,
yn eistedd o flaen fy nhelwedd ac roeddwn wrth fy modd i chi,
roeddwn wrth eich bodd chi. “








Rota en miles de piezas, un puzle no resuelto cada vez más complicado de unir. Él en el plano mental la había destruido, disfrutando por ello, creyendo haberla hecho pedazos y borrarla de la faz de la tierra. Así él lo creía, así ella lo sintió pero la realidad les azotaría a ambos con una verdad a medias, incompleta.

La Phoebe tras la puerta, seguía allí, un cuerpo inerte pero aún su corazón permanecía latente, más que nunca. Su piel hecha jirones, perdida de sangre pero no había abandonado este mundo, aún no. La molestia del vampiro, aquella que por instantes puso su mundo patas arriba, le desafió hasta el último segundo de su vida mental y espiritual.

La delicadeza con la que trataba Hania su cuerpo cálido, dictaba muy diferente a lo que él le había hecho mentalmente. Las lagunas de su mente la llevaron hasta un plano totalmente diferente, en el que la bruma y la oscuridad la envolvieron, acogiéndola como si la estuviesen esperando hace mucho tiempo, mucho atrás.

Despertar de ese sueño no iba a ser fácil, de algún modo le agradeció ese remanso de paz, su mente últimamente se encontró más perdida que nunca y justo cuando un haz de luz pudo vislumbrar, él se había encargado de destruirlo, echarlo de su vida. Phoebe no se rendía, seguía luchando contra sí misma y sus demonios, intentando recordar quién realmente era, todo a su tiempo... cada segundo contaba y ellos, tenían una eternidad para descubrir el enigma de la licantropa.

La paz y el calor del frío corazón de Hania, le daba aquello que tanto había anhelado, el de pertenecer a algo o alguien, una familia.  Su naturaleza ayudaba con la curación de sus heridas pero aún así, quedaba mucho por curar.

La Phoebe mental, seguía encerrada en una jaula de cristal, una que rompería en miles de pedazos.
Voces lejanas, recuerdos fugaces a los que no encontraba sentido alguno...



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Mar Mayo 22, 2018 4:22 pm

La mirada que Héctor le dedicó a Hania fue más que significativa. Eso era culpa suya, de ambas. De una por romper la única regla que le habia puesto, que era que los lobos no pisaran su casa. De la otra, por intentar imponerle su presencia a la fuerza, retando su poder y desafiando su paciencia. Había aguantado más de lo que le permitiría a nadie, había dejado varias advertencias, pero habían sido ignoradas.

Y todo el mundo sabía lo que ocurría cuando uno desafiaba a los dioses.


Estaba decepcionado con Hania, pero la adoraba demasiado como para echarla de su lado. No obstante, tenía un castigo para ella; dejarla cuidar de una Phoebe que jamás se recuperaría sería su carga. Le sorprendía sobremanera que hubiera sobrevivido a su ataque, pero lo achacó a que esa existencia a la que se habia visto relegado mermaba su poder y la propia naturaleza de la loba la hacía más resistente.

Aunque no sintió la necesidad de acabar el trabajo. Así estaba bien. Serviría de lección.

~

Los días dieron paso a las semanas y nada parecía cambiar en el estado de la loba. Tanto, que hasta el vampiro medio se olvidó de ella. Olvidarla del todo era imposible, cuando Hania y Hastur traían su olor pegado a la piel, pero hasta eso se convirtió en una costumbre que dejó de incomodarle.

Sin embargo, poco sospechaba el caído titán que su mundo estaba a punto de ser puesto del revés. No imaginaba ni de lejos lo que iba a ocurrir. Una noche cualquiera, sin un motivo especial, tuvo ante sí al responsable de todas sus desgracias: el lobo blanco.

Pero aún faltaba camino por recorrer hasta ese punto. De momento, seguía su vida tranquila, de fiesta en fiesta, cerrando negocios, disfrutando de los placeres de la vida, del alcohol, del opio, de otras pieles. Sin ser verdaderamente consciente de cómo Hania y Hastur, sus preciados niños, su debilidad, estaban a punto de romper los cimientos de su existencia.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Jue Jun 14, 2018 4:21 pm

El cuerpo físico de la loba, seguía anclado en el presente al cuidado de la joven Hania y Hastur. De algún modo, sentía que no estaba sola, ese calor  y familiaridad que había sentido cuando Hania o el mismo vampiro se encontraba cerca, algo extraño que le era imposible explicar. La conexión con esa joven le llevaba de cabeza, le era imposible desaparecer más de su vida, como si...la hubiese estado esperando.

Y él. Él la había desvinculado del plano físico con la clara intención de eliminarla pero seguía allí, viva y encerrada en su mente. Él lo desbarató todo, entreabriendo puertas que durante todo este tiempo habían permanecido cerradas, veía luz entre las tinieblas y la oscuridad incesante.

Como si jamás se hubiese marchado, pudo ver el calzado que sobresalía por la tela de su ropa a cada paso que daba, paseaba y no estaba sola. El latir de dos corazones casi al unísono y...esa voz, una voz masculina y aterciopelada que relataba una anécdota del día. Las dos Phoebe sonrieron a la vez, la risa de la persona que la acompañaban le provocó un hormigueo general en cada poro de su piel.

En el plano mental, Hector pudo recordar lo mismo que la licantropa, dos mentes conectadas que habían dejado de encontrarse. Febe, corría por un laberinto del jardín, esperando ser capturada por él, la risa de la mujer hizo eco en la mente del vampiro. Un instante feliz y olvidado, revivido en la mente de la loba por unos intensos veinte segundos, los ojos que la miraron con ira y rabia, se mostraban repletos de amor y adoración, una media sonrisa, una caricia efímera.

El recuerdo de Febe, alzó la mirada buscando la ajena, una vez se giró para asegurarse a qué distancia se encontraba el uno del otro pero...él ya no se encontraba, la esperaba en otro punto del laberinto , aguardándola para darle captura. Un recuerdo fugaz, un calor revivido. De fondo las voz de Hania, el tacto de su gélida mano envolver la de la inconsciente y magullada licantropa, aguardando y esperándose a sí misma, para despertar.

Phoebe sonreía, apretando ligeramente, inconsciente... los sueños, los recuerdos florecían despacio, muy lento como una flor, abriendo paso a los recuerdos y vivencias vividos, a su propio ser.



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Sáb Jul 28, 2018 4:11 pm

Los días dieron paso a las semanas y el único momento en que era consciente de la existencia de Phoebe era cuando sentía su esencia pegada a Hastur o Hania. Pero era algo fácilmente ignorable. La loba había muerto para él. O incluso mejor, porque el estado en que estaba era una retorcida forma de castigo por su insolencia. Y un recuerdo para sí mismo de que no podía flaquear. Había consentido a Hania y Hastur hasta el punto de que habían pasado por encima de su voluntad con aquella mujer. Ahora todo parecía volver a su sitio.

O eso pensaba el titán, porque esa noche, una cualquiera, sin señalarse en el calendario, vio algo extraño. El brillo de la luna era más tenue, como apagado y agonizante. Como si la luz no quisiera entrar en su alcoba para hacerle compañía.

Ese día dormiría solo.

No entendía esa inquietud que le oprimió el pecho durante unos días, como si un sentimiento largo tiempo olvidado quisiera repuntar en su alma. No se sentía cómodo con ello, pero lo dejó estar unos días más.

Hasta que lo sintió estallar en su cabeza. Esa unión con Hania fue el aviso. Estaban atacando el orfanato. Cazadores. Cuatro inconscientes que pretendían hacer méritos, saltándose a la torera el delicado equilibrio que se había conseguido a lo largo de los últimos años. La Mascarada implicaba que los cazadores les dejaban un margen y que ellos no abusaban de su poder. Una calma frágil que esa noche cuatro niñatos con delirios de grandeza iban a resquebrajar.

Porque si alguno de ellos osaba tocar a alguno de los dos, Hania o Hastur, la orden de Hellsing no vería un nuevo amanecer.
Cuando cruzó las puertas del recientemente reformado edificio en el que Hania cuidaba de tres o cuatro chiquillos y de aquella maldita loba, la escena ante él le hizo frenar en seco, como si se hubiera congelado en el tiempo.

Los cazadores habían intentado acabar con Hastur y rematar a una inconsciente Phoebe. No le hubiera importado que acabaran con ella. Pero ni siquiera tuvo tiempo de madurar la idea, porque delante de sus asombrados ojos había algo que llevaba demasiados siglos sin ver.

Lobos blancos.

Dos licántropos, con el pelaje níveo, defendían el acceso hacia la cama donde yacía Phoebe como si no hubiera un mañana. El vampiro imaginó que era por aquello del sentimiento de manada. O por simple enfrentamiento con los cazadores.
Pero jamás imaginó que uno de esos lobos saltaría para interponerse entre uno de los cazadores y él, gruñendo y mostrando los colmillos con rabia, no dejando que pudieran atacarle.

La sensación de deja vu fue demasiado intensa. En su mente, el orfanato había desaparecido para dar paso al Cosmos, donde ellos, los lobos blancos, habían sido los protectores de su familia, los que habían velado por su esposa, Febe, el brillo de la luna, la reina plateada del cielo. Y a sus hijas.

Y los que le habían fallado y traicionado y por cuyos actos la había perdido.

No fue hasta que los cazadores estuvieron completamente acabados que los lobos mostraron su piel humana, cubierta de sangre por las heridas que habían sufrido.

Nada le había preparado para aquello. El resurgir de los Guardianes. Que uno fuera ese idiota que iba a veces al orfanato y que pertenecía a la manada de los Paine, el tal Esthia, fue una sorpresa.

Pero el otro… El otro le hizo sentir de nuevo el afilado y frío puñal de la traición.

Hastur.


Nota:
La versión detallada del ataque y por qué están ahí los lobos blancos se la dejo a la carita sonriente con patas.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Dom Ago 12, 2018 9:47 am

Una inconsciente Phoebe luchaba por abrir los ojos, intentar aunque fuese mover las falanges. Su cuerpo seguía inmóvil pero su corazón, martilleaba los oídos de aquel que fue su ejecutor, no sólo eso, la esencia de la loba impregnada en la dulce Hania cada vez que la curaba, devolvían al vampiro el recuerdo amargo de quien había sido un quebradero de cabeza, un estorbo.

Los ojos azules de Fibi, contemplaban la escena desde un punto de la habitación, podía ver su cuerpo, vendado y aún herido pero vivo. Hania, Hastur y otro lican custodiaba su cama, como si fuese un tesoro, una reliquia del que nadie puede acceder, ni tan siquiera mirar. No comprende nada, Hania es a quién tiene más aprecio, la más cercana y seguramente…la ayuden a protegerla pero ¿por qué tanta insistencia en ello? Sólo… era una lican más a la que su tío convirtió, tantas preguntas sin respuesta a las que nunca tendría acceso.

Los cazadores entran sin previo aviso, quieren dar fin a la manada, saben a ciencia cierta que se encuentran allí. Las miradas se encuentran, los lobos custodian la cama, rodeándola y alejándose unos pasos, los suficientes para que el cuerpo inerte no sea molestado de su descanso. El rugido se mezclan con los gritos de los cazadores, uno de ellos apunta a Hastur con una ballesta de dos flechas, el humano sonríe vacilante, cree de verdad que va a darles caza esa noche.

El otro se lanza sin previo aviso a la cama, es a quién importa destruir, clavar la daga de plata en su aún vivo corazón. Qué ilusos, la rapidez con la que saltan sobre ambos no sorprende a los cazadores quiénes los apuntan con más armas de plata. Lo más eficaz, balas de plata, un paso en falso… y perforarían el pelaje, devorando la piel y hundirse en sus entrañas. Los dos hombres los miran expectantes, no le temen a la muerte, en más de una ocasión se vieron en la misma situación pero ésta…dicta mucho de ser igual que las demás…

Custodian más que a una hermana, alguien aún más poderoso… Y Phoebe, en su inconsciencia, siente el ataque en propia piel , siendo mera espectadora.



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Jue Ago 30, 2018 4:00 pm

Todo ocurre por alguna razón.

A veces no es más que el mero capricho de un dios. Otras, el azar del Destino, que sigue sus propias reglas. Pero al final todas las piezas encajan y el inconmensurable puzle del universo ofrece una imagen completa en tiempo y espacio, donde cada vida es un hilo entretejido en el tapiz, todas importantes y necesarias, donde la menos variación puede afectar al dibujo completo.

Y justo en ese momento, ante la atónita mirada de Héctor, una pieza encajó en su lugar.

Flashback:


Esthia estaba acompañando a la pequeña Dorcas hacia el orfanato. Esa niña traía de cabeza a Uryan, con su manía de escaparse y corretear por el bosque. A él le gustaba. Era una chiquilla divertida y se había encariñado con ella. De hecho, hasta se había planteado convencer a Uryan para hacerle un hueco en aquella cabaña que compartían.

Iban de la mano, charlando animadamente y riéndose de cualquier tontería. Como casi todas las noches. Pero esa iba a ser distinta e iba a cambiar sus vidas para siempre.

Hastur y Esthia tenían mucho en común. Ambos eran licántropos, ambos pertenecían a la misma manada, ambos frecuentaban el orfanato de Hania y ambos eran blancos. Quizás éste era un detalle insignificante a otro ojos, pero Esthia era griego, se había criado en una manada en Lesbos y seguía las tradiciones de su familia. Para él, ser blanco indicaba estar marcado con una misión en la vida. Y esa misión era protegerla a ella, a la Dama de Plata.

Hacía siglos que no se tenía constancia de que pisara la tierra, pero la leyenda decía que volvería a bajar, que volvería para recuperar lo que le había sido arrebatado por las tinieblas y que se alzaría de nuevo, más hermosa y brillante que nunca, junto a ellos, sus guardianes, los lobos blancos.

Encontrar a otro elegido había supuesto para Esthia un motivo de alegría y había contado a Hastur todo lo que recordaba acerca de las historias que se transmitían en su tierra de generación en generación entre los licántropos. La Luna les protegía, les daba fuerza y valor, y ellos la servían fielmente. Y, cuando les necesitase, sentirían su llamada.


Poco imaginaba la sonrisa más bonita de París que esa llamada llegaría esa misma noche, cuando, estando en el orfanato, despidiéndose de Dorcas, pasó a saludar a Hastur, mientras atendía a aquella extraña mujer de la que poco o nada sabían, más que había sido Hector el que la había dejado postrada en aquella cama, más muerta que viva.

Todo comenzó casi de repente, sin ser muy bien conscientes de cómo habían entrado, Hastur y Esthia se vieron frente a cuatro cazadores bien pertrechados. El orfanato estaba cerrado por las noches, pero habían forzado la cerradura. Y como allí sólo estaban Hania y Hastur, con Phoebe y un puñado de niños, tampoco parecía necesaria una seguridad más reforzada.

Se habían colado discretamente hasta la habitación donde estaban los tres lobos, aprovechando el jaleo de los niños para ocultar sus movimientos. Cuando quisieron darse cuenta, ya era tarde y los tenían encima.

Lo sintieron a la vez, la sensación de peligro.

Saltaron en direcciones opuestas y se cubrieron uno junto a la cama de Phoebe, otro tras la mesa. El primer aullido vino de Esthia, pero fue rápidamente secundado. Donde momentos antes había dos hombres, se encontraban ahora dos bestias. Imponentes, fuertes, feroces, con garras y colmillos capaces de partir en dos a una persona. Y la mirada fija en los cazadores, dejando claro que venderían muy caras sus pieles.

Sería demasiado largo contar cada instante de la batalla, donde los virotes de plata volaban y rasgaban la piel, dejando heridas que se infectarían y tardarían en curar, donde las garras y los colmillos estaban ya manchados de sangre. Uno de los cazadores saltó sobre la cama de Phoebe y todo se precipitó. Esthia olvidó al que tenía delante y se lanzó contra él, derribándolo y mordiendo directamente a su cuello. La sangre salpicó la pared y la cama, dejando a la mujer cubierta de puntitos rojos.

Dejó a Hastur a cargo de protegerla con su vida, una simple mirada fue suficiente. Y él se lanzó contra uno de los cazadores que quedaban. Uno que había centrado su atención en el recién llegado. En Héctor, que lo miraba todo desde la puerta, sin comprender nada.

Un virote voló, directo hacia el vampiro. Pero se clavó en el hombro del lobo de ojos azules, que se había interpuesto. ¿Por qué? No lo sabía. Era un vampiro, un enemigo racial desde tiempos inmemoriales... y, sin embargo, el impulso por protegerle era mucho mayor.

Esthia no lo sabía, por supuesto, pero Héctor había sido Ceo, aquel a quien debían proteger los primeros de su estirpe, los primeros lobos, los elegidos, los blancos.




Héctor observó, por primera vez en mucho tiempo sin palabras, cómo las bestias volvían a ser hombres, cómo sus pieles desnudas estaban cubiertas de sangre, cómo Esthia le miraba un momento extrañado y centraba su atención en comprobar el estado de Phoebe, como si así se sintiera más cómodo. Y clavó con estupor la mirada en aquella melena donde tantas veces había perdido los dedos, en aquella piel que conocía como la propia, en aquellos ojos que adoraba.

-Tú.

No podía creérselo. Era él, Hastur, su niño, su amante, su debilidad. Él era un lobo blanco.

Fue consciente entonces que nunca lo había visto cambiar, su odio por su raza le había impedido hacerlo, siempre se centraba en evitar su transformación o en dejarle estar lejos de él cuando pasaba. Y ahora descubría aquella cruel broma del destino.

Los traidores, los que provocaron su caída, los que fallaron al protegerles y por cuya falta acabó allí, en el plano mortal, privado de su poder, de su familia, de Febe.

Ni una palabra más brotó de sus labios. Ni siquiera estalló de ira. Se limitó a darse la vuelta y a regresar por donde había venido. No quedaban cazadores de los que ocuparse. Tampoco le hubiera importado. Sólo quería salir de allí y alejarse de Hastur.

Porque precisamente que fuera Hastur era lo que le había bloqueado y lo que había evitado que les destrozara él mismo.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hania Doe el Dom Sep 02, 2018 4:53 am

Hastur y ella se habían ocupado de cuidar, lavar, curar y mimar el cuerpo de Phoebe, pues su mente vagaba por terrenos incomprensibles. La rubia se sentaba a ratos a su lado y la tomaba de la mano, su energía la tranquilizaba, la reconfortaba y la llevaba a sentirse como en casa. Cuando la loba estaba cerca, las alcantarillas y los malos recuerdos cesaban, era como si tuviera el poder de apagarlos.

Se sumergió en su mente torturada y vagó con ella por los delirios y la oscuridad, era una mente extraña y poderosa, no debería serlo, pues era sólo una licántropa, pero la mujer poseía un alma maravillosa, fuerte y deslumbrante. Hania se sentía con ella muy cómoda y la acompañó en su viaje a ningún lugar hasta que se detuvieron en algún lugar profundo que estaba sepultado bajo muchas capas de otras vidas. Fue testigo de cómo Phoebe era moldeada como barro en los fuegos de un Olimpo limpio y diáfano, de cómo su inmensidad tomaba forma finita y encarnaba a la dama plateada que coronaba el cielo. Vio cómo sus hijos, sus protectores, los lobos blancos, seguían manteniendo viva su leyenda al igual que Hector la contemplaba desde el plano mortal. Se quedó suspendida y vagando en esos recuerdos, pues ella se sentía también parte de eso, un pedacito pequeño de ella y de Ceo estaba en su sangre, ella procedía de una larga saga de titanes caídos, y acompañándola por su inconsciencia sintió más cercanas sus raíces y comprendió muchas cosas.

Aquella noche Hector decidió acudir al orfanato, guiado por algún tipo de impulso extraño que seguramente no reconocería jamás, lo que no esperaba es que además sufrieran un ataque por parte de los cazadores. Estaba tan centrada en tratar de bucear en la machacada mente de Phoebe para traerla de regreso con ella, que no presintió nada. Cuando salió de su ensoñacion la situación era bastante caótica, había sangre y dos lobos enormes, el titán se daba la vuelta y la rubia saltó sin pensárselo dos veces corriendo tras el.

— Hector!!! Hector!!! No te vayas!!, acabo de descubrir algo....es Febe!!! Ella es Febe!!! Tienes que verlo...





Moonlight:

Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:

Black girls:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 251
Puntos : 241
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Lun Sep 03, 2018 10:43 am

Su hogar.

Ni siendo humana ni licantropa, encontró su lugar. En cada viaje, guardaba recuerdos y pertenencias pero ¿de qué servían? Ser parte de algo, de alguien, sentirse querida y amada, protegida. Jamás.

Tan distinto como en algún rincón de su memoria, en el que no sólo fue venerada, aún seguía siendo lo más valioso para alguien quien irónicamente, la odiaba con tal intensidad que terminó por destruirla, hacerla desaparecer. “Oh Hector, si supieses que una parte de mí no podía evitar buscarte a expensas de que tu repulsión a los de mi especia te cegaba. Sin saberlo era tuya y tú eras mío, algo dentro de mí me gritaba que recordase pero no lo escuchaba”.

Los fugaces recuerdos del Olimpio, los lobos blancos como la noche, guardianes leales en dónde su cometido eran proteger a la dama blanca. La terrible necesidad de abrir los ojos, el miedo a no volver a ver más allá que sombras y recuerdos lejanos. La dama blanca al lado del titán, ¿por qué se escondió durante tanto tiempo? Siempre supo que había algo más.

Ese calor abrasador en las que unas manos frías como la nieve envuelven las de la loba, la hacen sentir segura, en casa por fin. Ese pequeño orfanato lo siente como su hogar,  recordándole quién fue y quién es ¿Phoebe Whilemoon? ¿quién era? Sólo una fachada disfrazada. La voz de Hania, el olor a sangre fresca, a hogar. “Abre los ojos” se decía a sí misma, así encontraría su camino, rostros conocidos.

Sus pulgares se movieron tímidamente, era llamada, el haber oído su nombre real le erizó la piel, pudo verse a simple vista. Estaba allí, en casa, ¿cómo era posible no haberse dado cuenta antes? Mil puertas encerraban sus recuerdos y poco a poco…volvían a aflorar.



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Miér Sep 05, 2018 1:58 am

La realidad se desdibujaba a su alrededor. Ni siquiera le cegaba la rabia. Si hubiera sido otro, si allí tan solo hubiera estado Esthia, habría desatado la furia del titán. No se habría contenido, no habría tenido piedad. Hubiera, por fin, culminado su venganza.

Pero no. Allí estaba él. Hastur. Ese niño que una vez fue su debilidad. Ese hombre al que le concedía caprichos y privilegios. Ese lobo que era la excepción en su desprecio hacia su raza.

No había levantado nunca la mano contra él y tampoco pudo hacerlo en esa ocasión. Su mente se bloqueó y sus acciones se limitaron a movimientos sencillos, automáticos, un escueto reflejo de la tormenta que tenía lugar en su mente.

¿Qué hacer? Allí estaban, los traidores, lo que le habían arrebatado todo lo que le importaba, los que habían fallado. Y, sin embargo, era la misma persona a la que deseaba proteger.

Por su culpa se había separado de Febe. Por su culpa vagaba por una eternidad incompleta, pues carecía de su otra mitad, su compañera, su hermana, su mujer, su amante. Por su culpa se había perdido la línea de su estirpe, donde se habían sucedido titanes, dioses, héroes y humanos y de la que ahora sólo quedaba una criatura tan perdida como él. Hania.


Hania.

La dulce voz de Hania.

Esa voz que siempre era un bálsamo para sus atormentados recuerdos. Esos ojos que eran un rayo de luna, una plateada luz al final de ese oscuro pasillo por el que discurría su existencia. Esa suave caricia de piel de seda que le devolvía un poco de paz.

Al principio no entendió sus palabras. Se quedó mirándola, todavía paralizado por los últimos acontecimientos. Buscó en su mirada, en sus gestos, un rastro de engaño, pero no lo encontró. Hania siempre era sincera e inocente. Lo que decía era verdad.

¿Sería acaso posible que el destino fuera así de caprichosamente cruel? ¿Sería posible que hubiera ocultado a Febe bajo aquella piel? No dejaba de ser irónico. Ni de tener sentido. Porque Febe siempre había sido la Dama Blanca.

Sin decir nada, sólo con la urgente necesidad de comprobarlo, Héctor corrió de vuelta a la habitación donde Phoebe seguía postrada en la cama. Avanzó hacía ella con determinación y, a pesar de saber que su sangre era veneno, que estaría durante días vomitando las consecuencias de aquel acto, la mordió.

Creyó que, como le ocurrió con Hania, vería una larga sucesión casi infinita de rostros sin sentido. Pero no. Al contrario. Un único rostro se mostró en su mente, uno que llevaba marcado a fuego en el alma: Febe.

Se abrió paso entre las brumas de la mente, en esa conexión que la sangre había establecido entre ellos, buscándola en ese plano donde todo a su alrededor cobraba forma de nuevo, donde se veía a sí mismo en aquella misma habitación, entrando en la estancia, llevado por la desesperación. La halló de pie, junto a la ventana, mirando la luna envuelta en una fina bata de seda gris perla, casi blanca, pero que parecía plata bajo el reflejo de la luna. Se quedó mudo al verla, parado un instante bajo el dintel de la puerta.

Todo encajó a la perfección en ese momento. Como si la solución hubiera estado ahí, justo frente a sus narices, pero no hubiera sido capaz de verla. El vacío en la mente de Phoebe, los recuerdos mezclados, los sueños sin sentido y esa extraña conexión que desde el principio había tenido con Hania… Todo cobraba sentido bajo esa nueva premisa. Phoebe, la loba, la mujer que él mismo había intentado destrozar y entregar a los brazos de la locura, era en realidad Febe, la misma Febe que él era incapaz de superar. Cayó de rodillas ante ella, mirándola hacia arriba, como quien ve una aparición, incapaz de decir nada. Se miraron durante unos largos segundos, hasta que ella alargó la mano para tocarle la mejilla y sonreírle, de la misma forma que lo hacía antaño, haciéndole saber que había llegado a casa.


Se separó de la piel de la loba, volviendo al plano real, para mirarla a la cara, confuso, desorientado. De repente le parecía tener delante a una mujer completamente distinta, el mismo rostro, la misma voz, el mismo tacto. Pero distinta, como si hubiera despertado su verdadera naturaleza.

Se abrazó a ella, apoyando la cabeza en su abdomen y dejando que su suave abrazo le reconfortara. Hania no recordaba haberle visto pedir perdón con aquella vehemencia.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Dom Sep 16, 2018 9:51 am

Entre las brumas de su mente, las nubes grises se iban disipando muy lentamente, dando paso a un cielo estrellado donde una luna resplandeciente los iluminaba como la única vela íntima en ese reencuentro. El recuerdo de Febe bailó en su cabeza, dándole ese soplo de vida, estos años había caído en los brazos de Morfeo sin lugar a despertar del letargo, unos recuerdos lejanos pero vivos en su memoria.

Y lo esperó, no importaba cuánto tiempo pasase, Febe seguía velando y atesorando cada segundo vivido y ahora que se habían vuelto a encontrar, crear nuevos. Sonreía a sabiendas que él vendría, la conexión de sangre establecido volvió a unirlos, en medio de la habitación en donde pudo contemplarlo en el más puro silencio. No importaba cual apariencia tuviesen, ante los ojos de aquel que veía la verdadera esencia, no supo hasta entonces cuando lo había anhelado. Los dedos de Febe se enredaron en el cabello de Hector, conmovida por su tacto, necesitaba sentirle, oírle decir cualquier cosa …fuese lo que fuese.

Entre sus brazos, en el plano de su mente, fue cayendo de rodillas ante él, uniéndose a su abrazo y suspirar en paz y tranquilidad. El olor de su piel inundó sus sentidos, tuvo tanto miedo de perderle que lo aferró contra sí, tan fuerte que la propia Phoebe se removió en la cama, quería despertar del todo…no dejarle escapar ahora que lo había encontrado, dos lágrimas surcaron sus mejillas. Las manos de la loba se enredaron en el cabello del vampiro, como Febe lo hacía pero aún le costaba abrir los ojos, el ataque casi mortal que casi le cuesta la vida. Susurró su nombre, no quería que le pidiese perdón sólo que no la dejase sola, borrar ese márchate y ese asco que le producía estar cerca de ella.

Acarició su mejilla con la yema de su dedo índice, no tenía fuerzas, él le otorgó esa poca…en el que le aclamaba aún semi inconsciente. sonrió, una breve sonrisa, ahora sí estaba en casa, ellos eran su hogar.



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hania Doe el Dom Sep 23, 2018 4:14 pm

Observó desde la escasa distancia que la separaba del titán y la titánide la escena, por fin Héctor había comprobado lo que ella había intuído desde el principio, desde aquella noche que se la cruzó yendo al hospital, su conexión había sido especial y ahora sabían por qué.

Tiró de la mano de Esthia y de Hastur para sacarlos de esa estancia. Los lobos no querían retirarse y los comprendía, eran los guardianes de la Dama Blanca, pero en ese momento Héctor y Febe se merecían un rato a solas, llevaban milenios separados, una eternidad que los condenaba a contemplarse desde la distancia sin poder tocarse. Ahora por fin, esa historia que Hania había vislumbrado desde la sombra, ese amor eterno, tenía una segunda oportunidad de ser, y no podía sentirse más emocionada y feliz, tanto que las lágrimas rodaban por sus pálidas mejillas.

Quería a Héctor y lo quería feliz, había pensado mil veces como devolverle todo lo que había hecho por ella, el Orfanato, su apoyo, su paciencia. Jamás habría podido regalarle nada como eso, su Febe, y ahora que la tenía, sólo se sentía totalmente agradecida al destino, a los dioses o a lo que fuera que hubiera obrado ese milagro.

Tiró de los lobos hacia fuera, en la habitación contigua había un baño, así habían mentenido a Phoebe limpia, y ellos estaban cubiertos de sangre. Todavía debían sacar los cadáveres de la estancia, pero podrían empezar por lavarse las manos, eso era secundario. Calentó el agua y trajo toallas y jabón, ayudándolos a asearse y mantenerlos lejos de la pareja titánica un rato, ahora con la mente de Phoebe liberada notaba fluctuar una energía potente que unía a los tres, sobre todo los sentía a ellos, sus esencias brillando en la habitación de al lado.





Moonlight:

Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:

Black girls:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 251
Puntos : 241
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Sáb Sep 29, 2018 6:04 am

El momento en que se miraron a los ojos, con reconocimiento mutuo, fue mágico. Todo el universo cabía en aquellas miradas. Sus auras brillaron juntas, encontrándose la una a la otra, completándose como las dos mitades de un todo. Habían estado perdidos, incompletos. Y ahora, su realidad era mucho más que la suma de las partes.

Héctor era un hombre inteligente y poderoso, Phoebe una mujer serena y fuerte. Juntos eran más que eso, juntos, sus almas resonaban a la vez, sus auras ya no correspondían a una loba y un vampiro, sino a dos titanes. Fue sólo un instante, antes de volver a convertirse en las criaturas que ahora eran, pero allí estaba, su poder dormido, su verdadera esencia.

Ahora estaban completos.

Héctor se olvidó por un momento de los cazadores, de los lobos, de todo lo que había ocurrido esa noche. Lo único que podía pensar era en que Febe estaba allí, frente a él, en sus brazos. La apretó contra su cuerpo y buscó sus labios. Esos besos que sabían distinto. Esos besos que sabían a paz, a amor total y absoluto, a hogar.

-Estás aquí… -murmuró en un susurro, como si no lograra aún creérselo. Después de tantos siglos separados, después de tantos años buscando una venganza, ahora todo carecía de sentido, porque Febe estaba allí.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Phoebe Whilemoon el Dom Oct 07, 2018 6:16 am

Found you




La  mirada de la titán, se dulcificó al presenciar tal imagen, Ceo ante ella rodeando sus manos con la calidez conocida que sólo él era capaz de transmitir, calma y tranquilidad, una sensación de paz que inundó cada poro de su cuerpo. No contuvo la risa de emoción que escapó de sus labios, necesitaba mirarle a los ojos, comprobar a ciencia cierta que se encontraba allí, a su lado, le había extrañado…ambos esperaron este momento tras los siglos.

-Lo estoy. No importa el tiempo y el espacio, volveremos a encontrarnos pase lo que pase… y pasó mucho tiempo, sé que han cambiado muchas cosas que escapan de mi conocimiento ¿por qué no me cuentas? Pero antes, deja que te mire… no te recordaba tan hermoso -se inclinó para acariciar su nariz con la ajena, perder las yemas de los dedos en el cabello azabache y deleitarse en su tacto. -Me ha costado volver, tan perdida entre las brumas de mi mente. Sé que tú puedes despertar a mi cuerpo mortal… no morí, no podía, tenía que volver a encontrarte

Recordó a los lobos blancos, una hermosa sonrisa de gratitud, una mirada limpia y pura, tal como siempre habían sido, reencontrándose después de tantos años.

-Los lobos blancos, mis guardianes y Hania, sin ella nada de esto hubiese sido posible, sé que la has cuidado bien, protegido y amado -apoyó su frente en la ajena, el plano ancestral le sabía a poco, quería despertar, volver a sentir lo que una vez hace
mucho tiempo -Es hora de volver ¿vamos?


En el plano mortal seguía inconsciente, donde una amoratada y herida Phoebe intentaba abrazarse a la vida, su corazón latía con fuerza, sus heridas poco a poco sanaban ¿como sería volver después de encontrarse a sí misma? hoy volvería a renacer, todo sería distinto, nuevo... era ella , siempre lo fue disfrazaba de una lican que perdió la cabeza del titán.



Furia...:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Phoebe Whilemoon
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 40
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Mar Nov 06, 2018 2:38 am

La sensación de las manos de Febe recorriendo su pelo, su olor, la suavidad de su piel bajo sus propios dedos mientras acariciaba sus mejillas y su cuello sólo podía definirse de una manera. Perfecta.

Se sentía completo por primera vez en demasiado tiempo. Febe era su mitad perdida, su complemento, su esposa, su hermana, su todo. Había compartido cama con muchas otras personas a lo largo de su existencia, a algunas las había amado de verdad, como le ocurría en ese tiempo con Hastur.
Pero Febe era diferente, su unión transcendía el tiempo, el espacio y hasta la misma muerte.

-Te había perdido… -murmuró, casi para sí mismo, como si no se creyera aún que estuviera allí, al alcance de sus manos.

Pero la mención a los lobos blancos le hizo fruncir el ceño. Había sido una impresión importante. Hastur, su niño, al que quería más de lo que reconocería en voz alta, al que cuidaba y protegía, al que le ofrecía un futuro mejor y un lugar a su lado… Hastur era un lobo blanco, un traidor.

-Nos fallaron, amor mío. Esos malditos lobos traidores ayudaron en nuestra caída al Tártaro. Por su causa acabamos separados, lejos el uno del otro y de nuestras hijas. No voy a dejar títere con cabeza con ellos. Van a pagar por cada día de oscuridad, por cada noche de mirarte a lo lejos en el cielo, por cada segundo sin Leto y Asteria.

El despertar de Phoebe sería un cambio radical en su rutina, porque desde luego esa noche iba a ocupar el lugar que le correspondía, a su lado, si así lo deseaba. Y deberían apresurarse, porque el sol no tardaría en asomar y necesitaban llegar a la mansión Fortier antes de que su luz acariciara las calles de París.

-Volvamos a casa –pidió con firmeza, tendiéndole la mano.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 177
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Hania Doe el Mar Nov 06, 2018 6:50 am

Se merecían su momento y eso les había dado, les dijo a los lobos que le dieran un poco de margen, habían estado milenios sin verse y no era el momento de explicaciones ni ajustes de cuentas. Dejó que los titanes se marchasen a casa mientras ella se hacía cargo del pequeño desastre del Orfanato, los cuerpos de los cazadores debían desaparecer y vigilar el perímetro por si había más de ellos ocultos acechando entre las sombras.

El sol despuntó por el horizonte y la escuela se llenó de vida y sonidos matutinos. Ella los escuchaba tumbada bocarriba en su cama en un cuarto sin ventanas de la planta superior; el mundo era ajeno a los titanes, a su drama milenario, a la angustia perpetua que esos dos amantes habían sufrido. Pero las risas de los niños la anclaban a ese lugar, ella era la vampiresa y la titán más humana que jamás pisó la tierra. No ansiaba Olimpos, ni poder, ni ser la reina de la noche, no valoraba las ostentaciones, el vicio, la corrupción y los excesos, no le movía la inmortalidad ni la gloria. Tan sólo estaba feliz porque Héctor y Phoebe ahora lo eran. El resto de cosas carecían de importancia. En ese mismo instante le pareció que todas las dudas y temores que tenía respecto a Clyven menguaban considerablemente porque si esos dos titantes habían conseguido lo imposible, quedaba esperanza para ella.

La noche regresó para envolver en tinieblas los bosques colindantes y fue entonces cuando Hania subió al coche de caballos y puso rumbo a la mansión Fortier, era el momento de hacer ese reencuentro familiar de verdad, sin estar en planos mentales diferentes, tan sólo como estuches de carne y hueso como eran ellos ahora mismo. Dejó el abrigo en las manos del ama de llaves y le indicó que la esperaban en la biblioteca donde Hector había admirado luna tras luna su estatua.





Moonlight:

Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:

Black girls:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 251
Puntos : 241
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche en vela -Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.