Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Vie Ago 25, 2017 5:43 pm

Habían pasado ya unos días desde que mi vida había dado un giro de 180 grados, y es que noches atrás conocí un joven ilusionista que arriesgó su vida por salvar la mía. En agradecimiento por ello, le ofrecí un trato que jamás se me hubiese pasado por la cabeza hacer con ningún otro. Y es que de forma curiosa, habíamos terminado convirtiéndonos en compañeros de habitación.
No negaré que cuando salía del hostal por las noches para irme de caza y pensaba en todo lo sucedido, no me recriminaba la insensatez que había cometido al dejar entrar de esa forma tan impulsiva  a un desconocido en mi vida. Pero las horas iban pasando, el recuerdo de su sonrisa y su particular forma de ser venían también a mi mente, y entonces un extraño sentimiento de bienestar afloraba en mí.

Fueron pasando los días, con sus respectivas noches, y lo que para mí siempre habían sido largas veladas de caza hasta el amanecer, fueron acortándose cada vez más. Y es que cuando todavía faltaban unas horas para la llegada del alba, volvía a esa humilde habitación que compartíamos para, con la excusa de que la noche no había sido del todo fructífera, dormir unas horas a su lado. Poco a poco las pesadillas que arrasaban todo mi ser cada noche fueron menguando, y aunque no habían desaparecido del todo me bastaba con abrir los ojos y saber que no estaba sola; aunque el miedo de no saber si aquel inmortal volvería alguna noche a terminar lo que empezó mantenía mi alma en vilo, especialmente porque si Kalen se encontraba cerca en esos momentos también podría pagar las consecuencias.

Esa mañana, además, acepté el plan de levantarnos temprano e ir al mercado para abastecernos de alimentos. Al parecer la noche anterior había sido rentable para el joven ilusionista, y para que negarlo, los pequeños trabajos que me iban encargando esposas despechadas iban cada vez mejor. Así que, habiendo dormido solo unas horas, pero ilusionada de pasear por la calle al lado de Kalen, ambos nos encaminamos hacía aquel lugar que probablemente estaría abarrotado a esas horas.

-Creo que es la primera vez en mi vida que voy acompañada a hacer la compra.- apunté con una pícara sonrisa, al mismo tiempo que sentía como la timidez ruborizaba mis mejillas. Desvié la mirada, incapaz de mantenérsela más tiempo y que viese el brillo de mi mirada, hacia el resto de viandantes con los que nos cruzábamos, fijándome particularmente en una pareja de enamorados que no dudaban en mostrar  su amor en público con dulces caricias. Suspiré contrariada volviendo a centrar mi atención en mi acompañante.- ¿Has pensado que es lo que quieres comprar? Conozco varios puestos donde trabajan mujeres a las que ayudé y nos harán buen precio.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Sáb Ago 26, 2017 2:10 pm

El brujo había disfrutado poder descansar cómodamente en una cama, su animo borde iba despareciendo eso se lo decían los gitanos al menos, cuando los iba a ayudar en sus carpas con el tema de impresiones y trucos mágicos para sorprender y ganar un par de monedas, que era lo que siempre había estado obteniendo, había tenido bastante recelo, por el hecho de que aquella chica con la que estaba, era nada menos que una cazadora, a veces le daba temor de que esta descubriera su magia y terminara odiando le, como odiaba esas criaturas que cazaba, pero conforme los días pasaban ese temor se fue dispersando en ver lo graciosa y simpática que era la joven ,cuando no estaba somnolienta por el hecho de a ver estado cazando durante las largas noches. Las mañanas que ella dormía, el aprovechaba para salir y comprar algunas cosas y dejarle una manzana o algo que pudiera picotear al despertar. El a a diferencia de ella pasaba en la calle casi todo el día.

Ese día Kalen, había permanecido en la habitación tranquilamente ya que se había puesto de acuerdo, con la joven de ir juntos a comprar con un par de monedas que ambos tenían recolectadas, suspiro levemente para luego ponerse su remera, para luego quitarse la venda aquella que tenia en su brazo, producto de la magia que uso para salvar la vida de la muchacha que estaba ahora junto con el. Este prefirió no quitársela, ya que conocía el resultado de la misma y sorprendería al a joven que seguramente esperaba que el tuviera una marca de por vida en aquel brazo.
Ambos caminaban por aquel lugar, esquivando gente y viendo los puestos de trabajo, muchas personas ganándose la vida buscando la forma de poder seguir adelante, como el lo hacia todos los días usando sus habilidades de magia y como un mago de calles. Sonrió levemente mirándola.

-Creo que lo mejor es que sea algo de comer, para tener guardado no te parece??

Pregunto suspirando levemente este por unos instantes sintió, como si era observado como si la magia se ponía hostil hacia el, pero negó levemente ya que la voz de la joven fue suficiente para distraerlo y sentarse a ella, cerrando los ojos con una leve sonrisa mientras asintió levemente.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Dom Ago 27, 2017 4:08 pm

Asentí con la cabeza dando rienda suelta al entusiasmo que me embargaba en esos instantes, fruto de la cercanía del muchacho que parecía haberle dado cierta nota de color a mis días grises. Lo tomé de la mano para poder guiarle sin problemas entre la gran cantidad de ciudadanos que se aremolinaban en esos momentos alrededor de los puestecillos de comida, ropa y toda clase de útiles que pudieses imaginar. El mercado ambulante de París era, sin tener punto de comparación, el más extenso y completo que había visto en mi vida.

Sonreí con dulzura cuando llegamos al primer puesto de alimentación, donde una mujer rechoncha y con lo mofletes sonrojados sacaba de la carreta que tenía tras ella una gran cantidad de dulces y panes para colocarlos vistosamente sobre el mostrador. Era una de esas clientas que depositaban en mí sus encargos diurnos y, que lamentablemente no había terminado demasiado bien, al menos para su marido, que recibió una buena tunda mía y después de su señora.

-Hola Rose.- la saludé desde el otro extremo del puesto con una cálida sonrisa. El rostro de la mujer no tardó en iluminarse y dejar lo que estaba haciendo para venir a abrazarme con fuerza. Reí por su entusiasmo, intentando continuar respirando tras tal muestra de efusividad.- ¿Qué tal va todo?- susurré a su oido, acariciando con suavidad su cintura.

-Desde que me ayudaste, ha cambiado mucho.- respondió con una sonrisa, mirando de reojo al marido que nos observaba oculto tras la carreta. No pude evitar sonreir, imaginando el miedo que tenía que tenerme aquel hombre en esos momentos.- Toma pequeña, para ti y para tu amigo.- apuntó a continuación, dándome una bolsa de papel con una cantidad considerable de bollos y dulces. Entonces concluyó mirando a Kalen, apuntándolo con el dedo.- Y tú cuídala bien, esta chica vale su peso en oro.

Sentí como mis mejillas se sonrojaban por el comentario, no solo por el cumplido, sino porque probablemente había pensado que Kalen y yo éramos algo más que amigos. Entonces me di cuenta de que todavía lo sujetaba de la mano, y comprendí el por qué. Con rapidez lo solté para coger la bolsa que nos tendía, y tras varios besos y abrazos de despedida continuamos nuestro paseo matutino para obtener víveres.

-¿Te gusta la fruta? Conozco a la dueña de un puesto de exquisita y verdura a la que también ayudé.- apunté guiñándole un ojo. Tendría que haberle dicho antes de salir que lo más probable es que la compra de aquel día nos saliese más barata de lo que había supuesto en un principio. Aquellas mujeres habían vivido durante mucho tiempo bajo el control y las mentiras de sus esposos, y no había nada como un pequeño susto por la noche a manos de una cazadora para que éstos comprendiesen que debían cambiar sus formas.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Mar Ago 29, 2017 1:50 pm

Kalen decidió seguirla sin poner ningún pero, ella parecía a ver ayudado a bastante gente entonces pensó y de alguna forma que estos eran verdaderamente gratos por la ayuda prestada por la cazadora, de seres sobrenaturales, en esos momentos mientras era llevado se puso a pensar que quizás ella pudiera a ver ido a pelear por sus familias y defender a la gente de algún vampiro o hombre lobo por eso le eran gratos. Llegaron finalmente al lugar viendo que en realidad se trataba de una búsqueda o amenaza hacia el hombre de la mujer, ya que las miradas y los gestos decían mas que mil palabras, cuando se percato que ella hablaba con el, diciéndole que Maggie valía lo que pesaba en oro, este elevo la ceja sin entender mucho de que veía eso. Este llevo la mano a los bolsillos cuando noto que la cazadora lo soltaba, ni se había percatado de aquello hasta que ella libero el agarre, quizás por que andaba preocupado en parte por las presencias que había sentido.

-Gracias Señora.

Fue lo que el dijo inclinando levemente la cabeza, para retomar la marcha junto a la Maggie, cuando estuvieron a una distancia, este escucho lo que ella menciono y el guiño le hizo levantar levemente la ceja, dándose cuenta que ella había hecho mucho por aquella gente, era una buena mujer verdaderamente amable, sonrió levemente para luego soltarle cuando estaban por llegar.

-Cuanto pesas??

En referencia a lo que menciono la mujer anteriormente, sobre que ella valía el peso en oro, para luego reírse amplia mente al ver que llegaban al otro lugar, donde ella conocía a la otra mujer, al parecer todas eran de este genero, quizás por que sus trabajos serian de espionaje, este ahora busco con la mirada a ver si podía ver al marido de esta a ver si su reacción era la misma que la que había tenido el otro hombre, al verla a maggie. Este metió la mano en la bolsa, sacando un bollo y comiéndolo mientras esperaba que ella hiciera lo que tuviera que hacer, aquella presencia oscura volvió a sentirla rechistando.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Miér Sep 13, 2017 4:22 pm

Sonreí ampliamente al escuchar la pregunta realizada por Kalen, que debía haber estado cabilando desde que dejamos el puesto de la panadera. En realidad era una de esas frases hechas que se pronuncian con la intención de valorar hacia quién va dirigida. Lo malo es que mi peso no era muy elevado, además de que dudaba que alguien pagase eso por mí.

-Tal vez tendrías lo suficiente para una temporada sin pasar hambre, pero si me cambiases por oro piensa que luego me echarías de menos.- respondí guiñándole un ojo mientras continuábamos nuestro paseo hasta el siguiente puesto, donde sabía de seguro que la propietaria de éste se mostraría igual de agradecida que la primera.

En este caso, mi encomienda no había salido tal y como había terminado con el esposo de la panadera, pero para bien o para mal, la frutera había heredado el negocio de su marido así como las tierras que rodeaban su casa cuando éste decidió desaparecer de París dejándole todo lo que poseía. Una única y escueta carta fue lo que encontró la mujer al llegar a su hogar, con una súplica de perdón y todos los papeles de las propiedades sobre la mesa.-No lo busques, éste no aparecerá.- le susurré a Kalen sonriéndole de lado mientras la mujer se acercaba, percatándome de que mi acompañante parecía barrer con la mirada el puesto para localizar al atemorizado esposo.

Como era de esperar, la agradecida frutera insistió en regalarnos algunas frutas y verduras recién recolectadas de su huerto aquella mañana, explicándome mientras hablábamos que desde que su esposo se marchó y ella llevaba el negocio las cosas iban mucho mejor, que no faltaba el dinero de las ventas (jamás le expliqué en que se lo gastaba su esposo) y que se sentía feliz. Sonreía escuchándola mientras jugueteaba con una roja y lustrosa manzana en mi mano, cuando sentí una extraña sensación que hizo que toda mi columna vertebral se erizase.

Traté de ignorarlo, mi instinto de cazadora en ocasiones se extralimitiba y creía sentir seres sobrenaturales por todas partes; pero en este caso, y a pesar de mover ligeramente la cabeza para sacudir la sensación, ésta permanecia inmutable. Podía notar como una especie de presencia extraña alrededor, no demasiado lejana y lo único que se me ocurrió es que podría tratarse de algún licántropo que me había reconocido. Cerré los ojos, intentando visualizar lo que tenía a mi espalda y como si de una visión se tratase comprendí que era lo que no me cuadraba de las imágenes vistas segundos antes al llegar al puesto.

Pensé durante un instante lanzarle una de mis dagas, pero si me equivocaba el daño ocasionado sería mortal, así que sin tiempo que perder, me di la vuelta con rapidez y le lancé la manzana que llevaba en la mano hacia la cabeza del hombre encapuchado que llevaba siguiéndonos desde que llegamos al mercado. Coloqué la mano ahora libre sobre la empuñadura de la espada, sin dejar de observar la reacción del hombre que acababa de recibir el golpe, esperando su siguiente movimiento.- ¿Qué queréis?






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Vie Sep 15, 2017 11:05 am

Este se resigno a hacerle caso a Maggie, en cuanto vio que no podía encontrar al esposo de la mujer, lo que le hizo dudar por unos instantes si esta le había dado muerte por alguna cosa que hiciera a la mujer y la curiosidad si en realidad era cazadora de seres sobrenaturales o tal vez cazadora de esposos eso le hizo elevar la ceja levemente y casi reírse pero se aguanto tranquilamente, buscando ayudar a la mujer que estaba frente a ellos cuando esta insistió en entregarles en agradecimiento aquellas frutas que el tomo con facilidad para ayudar en la carga junto a la cazadora, lo que llamo su atención fue el giro que esta dio el elevo la ceja no podía ser nada bueno, cuando arrojo la fruta y llevo sus manos a sus armas, este trato de acompañar la dirección de aquel objeto comestible que había sido convertido en arma arrojadiza, pero su semblante cambio en cuanto noto en quien cayo una persona bastante misteriosa que vestia una capa negra cubriendo su cuerpo y rostro, el brujo rechisto molesto dejando la bolsa a un lado haciendo que las frutas cayeran al suelo rodando a los pies de la cazadora mientras el se giraba y le griaba siguiendo al sujeto.

-No me sigas de esto me encargo yo.

Dijo mientras preparaba un hechizo de escudo, para defenderse del ataque de aquel perro infernal, de esa forma llamaban a los magos que estaban al servicio de aquel aquelarre oscuro, que solo tenían una función, someter a sus rivales costando lo que les costara, son conocidos por ser perros por que no tienen cuidado en pagar lo que la magia les pidiera para lograr sus objetivos, este nada mas entrar al callejón se encontró con dos mas que le estaba esperando que lanzaron una especie de látigos negros para intentar sujetar las extremidades de Kalen, quien las repudio con su escudo ya listo delante de este, jalo unas ropas a traves de su poderes para que cayeran sobre ellos y luego desactivando el escudo, jalo un pedazo del muro de la derecha de los hechiceros aplastandolos contra el otro muro jadean, lo que no había notado era que el que lo haba atraído no era ninguno de los sino que otro que le lanzo un hechizo, que lo golpeo contra unas cajas e hizo que estas salieran volando para intentar someter a Kalen de una vez por todas y cumplir su objetivo. El chico veia algo borroso por a ver usado tantos hechizos en poco tiempo pudo ver una figura negra que se puso entre el y el agresor, extendió la mano tratando de alcanzar y recuperar la orientación para finalmente ponerse de pie.

-Te dije que no vieneras.

Menciono con una leve sonrisa mientras se quitaba un poco de sangre del labio, aquel golpe mas que empujarlo había dañado su cuerpo apenas superficialmente rechisto levemente y se puso a su lado.

-Ve a por ellos campeona yo me encargo que ninguna magia te despeine.

Dijo mientras cerraba sus ojos abriéndolos de golpe frente a ella tomando una pose firme a su lado extendiendo ambas manos preparando sus hechizos recordando sus memorias, pensando en cada uno sin importarle las consecuencias por usarlos, la cubriría y ella se encargaría de estos perros, de esa forma no tendría que usar tanta magia para librarse el personalmente.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Dom Sep 24, 2017 7:16 pm

Enarqué una ceja incrédula cuando escuché a Kalen ordenarme que no lo siguiese, estando a unos segundos de echarme a reír como si de una broma se tratase. ¿Es que acaso no me conocía ya lo suficiente para saber que dónde hubiese peligro allí que iría de cabeza sin pensármelo dos veces? Además de que aquel sujeto, que ahora huía como alma que lleva el diablo, no me daba para nada buenas vibraciones.

-Hágame el favor de guardarnos ésto unos minutitos, en seguida volvemos.- solicité a la frutera que estupefacta acababa de ver como tumbaba a un hombre con una de sus manzanas, tendiéndole tanto la bolsa de la panadera como la que ella misma nos había preparado.

Cargada de adrenalina y preocupada por lo que pudiese sucederle a mi amigo, comencé la persecución de ambos a través de otros viandantes que refunfuñaban por nuestra intromisión en sus compras matutinas. A unos metros de donde todo comenzó, en un alejado callejón que me pareció ser el lugar perfecto para ejecutar una emboscada, Kalen y el hombre que ahora llevaba una manzana tatuada en la frente desparecieron. Murmuré molesta por la ventaja que me habían sacado, y que podría suponer un problema para el que se había convertido en mi compañero de aventuras, y es que, aunque no quisiese reconocerlo, en pocos días le había cogido un cariño especial.

Cuando entré en el callejón la escena que observé me resultó de lo más extraña, no solo porque parecían haber más intrusos en el lugar, sino porque no era capaz de imaginar que había pasado allí en tan poco tiempo. Miré confundida cada uno de los detalles que no me terminaban de encajar, puesto que apenas habían pasado unos segundos desde que los perdí de vista, pero fue cuando vi a Kalen recostado en el suelo y con sangre en el labio cuando reaccioné colocándome entre él y su agresor, sin importarme en esos momentos como había sucedido todo, sino su estado.

-¿De verdad creías que te dejaría solo? No cariño, no permitiré que nada ni nadie te lastime.- apunté sonriendo de lado al girarme para guiñarle el ojo, antes de sacar varias dagas del cinturón y encararme de nuevo al desconocido encapuchado.

Suspiré aliviada cuando sentí que se colocaba a mi lado, quedando tentada a cogerle de la mano y sacarlo de allí, pero fueron sus palabras las que me desconcertaron por completo.¿Había dicho magia? Lo miré de nuevo, incrédula por lo que podía interpretar su afirmación. No negaría que el hecho de que me animase a terminar con aquello cargó mi energía, y más si se trataba de patear culos mágicos; pero que él fuese uno me pilló del todo desprevenida.- Tú y yo tenemos una conversación pendiente después de ésto.- gruñí antes de darle un fugaz beso en la mejilla y echar a correr hacia el encapuchado, mientras las dagas eran lanzadas hacia su persona, que trataba de esquivarlas con las manos en alza. Negué con la cabeza, deteniéndome durante unos segundos cuando una de ella cayó como si contra un escudo invisible chocase, mientras la otra se desviaba con un giro imposible. No corría una pizca de aire, y sin embargo parecía que la daga se había visto envuelta en un rebelde tornado.Pero mi tesón no tenía límites, y a pesar de que múltiples objetos parecían moverse hacía mí con la intención de frenarme el paso, continué sacando dagas de mi cinturón, lanzándoselas con tino, hasta que los ropajes del hombre quedaron atravesados por éstas,clavándose contra una puerta de madera que se encontraba al final del callejón, en la cual quedó sujeto sin posibilidad de soltarse.

-¿Qué quieres?¿Quién te envía?- grité jadeante frente a su cara cuando llegué hasta él, zarandéandole de la capa que llevaba sujeta al cuello, dejando que mi frustración  por acabar de descubrir que Kalen era un hechicero de esa forma fuese descargada sobre ese hombre.

-Valiente cazadora, ¿qué pasará cuando tu amorcito no esté aquí para frenar mis hechizos?- murmuró entre dientes, sonriendo de forma que me crispó los nervios (hecho que no era muy difícil en esos momentos)

-No es mi....- comencé a explicarle con las mejillas sonrojadas, interrumpiéndome a mí misma y negando con la cabeza al darme cuenta de que no tenía porqué darle explicaciones. Solté la capa y con toda la rabia que tenía acumulada en esos momentos, le di tal puñetazo en la mandíbula que lo dejé sin conocimiento. Siseé por el dolor, sabiendo que algo de lo que había crujido pertenecía a mi mano; pero me había relajado por el momento.

Acariciándome el puño con el que lo había golpeado, giré sobre mis talones para enfrentar la mirada de Kalen.- No estaba dispuesto a cooperar, tal vez cuando despierte...- justifiqué encogiéndome de hombros cuando un movimiento tras él captó mi atención.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Vie Oct 13, 2017 1:19 pm

El brujo extendió sus manos, sabia que usar magia tenia un efecto bastante devastador en su cuerpo, mas aun cuando luchaba contra kamikazes que no le importaba absolutamente nada mas que cumplir con su misión, este inspiro aire, para luego extiende una de sus manos, bloqueando los ataques que intentaron dañar al a joven, hasta que esta logro cumplir con su cometido, los otros dos brujos intentaron detenerla también pero este se libro de ellos clavando unas estacas de tierra en sus espaldas y uso un encantamiento de defensa para que la joven no fuera dañada por una auto inmolación que hizo uno de los sujetos, ya que este exploto en forma de ácido o algo así verde que desintegro las telas y metales que estaban fuera, como también daño a sus compañeros que se quemaron el cuerpo derritiendo esta como si no fuera mas que arena.

-Aghh maldición eso molesto bastante.

Dijo con el cuerpo en sarpullidos, si bien no tenia el efecto de consumir su piel, aunque el estaba lejos de aquello, sabia que la cazadora estaría en graves problemas, suspiro levemente y vio como aun estaban vivos los otros dos, este extendió la mano con dificultad por el dolor de los zarpullidos y giro su mano con bastante fuerza, rompiendo el cuello de los dos sujetos que quedaban sintiendo como su cuerpo sonaba, principalmente su brazo izquierdo jadeando levemente y cayendo al suelo, sujetando a mano rota con dolor.

-Maldición maldita sea!! estos desgraciados...

Menciono con bastante molestia mientras trataba de ponerse de pie, precisaba estar seguro que estuvieran los tres muertos, esos seres eran un peligro incluso en ese estado, podían tener algún conjuro de ejecución para morir, suspiro levemente y se puso de pie con dificultad mirándola abriendo los ojos rechistando.

-Tenemos que salir de aquí estos sujetos son capaces de usar su magia incluso muertos, no les importa nada.


Decia con bastante dificultad por lo que estaba pasando, el cuerpo le dolía completamente mientras buscaba encaminarse fuera de allí, con la ayuda de la cazadora que tanto le interesaba proteger.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Jue Oct 19, 2017 6:28 pm

No tenía muy claro que había sucedido en los pocos minutos que me llevaron dejar inconsciente a aquel extraño hechicero que había estado seguramente siguiéndonos toda la mañana. Y es que cuando me giré satisfecha por mi actuación buscando con necesidad la mirada de Kalen, me encontré con una inverosímil escena en donde algo viscoso estaba esparcido por doquier. Fruncí el ceño al detectar además cierta olor a azufre en esas pompas burbujeantes que parecían más los despojos de un sapo atropellado por un carruaje que otra cosa. Además, juraría que justo antes de emprender mi enfrentamiento contra el que parecía ser el líder de ese aquelarre, habían más brujos oponentes que solo los dos que ahora parecían quedar en pie.

Observé confundida el aspecto de Kalen, puesto que aún sin parecer que se hubiese movido demasiado de donde lo dejé, daba la sensación de que le hubiesen dado la peor paliza de toda la historia. Desconocía exactamente la magnitud que podía tener un poderoso hechizo, ya que gracias a Dios había conseguido mantenerme al margen de este tipo de seres, pero por los lamentos de mi amigo y su posición medio decaida, algo extraño había sucedido allí.

Unas pequeñas sombras comenzaron a moverse a un lado de donde nos encontrábamos, sombras que pertenecían a los dos brujos que todavía se mantenían en pie y que parecían rehacios a abandonar la contienda tras haber dejado fuera de la lucha a su líder. Extrañas palabras salían en forma de susurro de sus labios, palabras no pronunciadas en ninguna lengua que conociese y que sin embargo provocaron en mí tremendos escalofrios. Preparada para enfrentarme a aquello que estuviesen invocando, desenfundé la bastarda de su vaina que llevaba sujeta a la espalda, colocándome en posición de ataque; más cuando estaba preparada para correr hacia ellos, Kalen extendió frente a mí su mano, enfocándola hacia nuestros enemigos, y de un solo movimiento de su muñeca, pude observar estupefacta como una dantesca sinfonía de huesos rotos dejaban a nuestros oponentes en el suelo de forma inerte.

Incapaz de mediar todavía palabra alguna, puesto que no podía creerme lo que acababa de presenciar, me giré hacia Kalen despacio, confusa y contrariada al mismo tiempo al darme cuenta de que mi amigo era capaz de matar a un ser humano con un simple movimiento de su mano.- Recuerdame que nunca te haga enfadar hasta tal extremo.- apunté con una pícara sonrisa envainando de nuevo la espada, mientras mis pasos me acercaban a él.


Rodeé toda su cintura con una de mis manos, sintiendo el calor de su piel en mis dedos al deslizarla hasta el otro extremo para así poder colocarme bajo su brazo, permitiéndole que dejase caer su peso sobre mí. No me hacía falta ser adivina para atar cabos y presentir que al utilizar la magia Kalen salía perjudicado de alguna forma.- No te preocupes, llegaremos a mi montura antes de que incluso su alma abandone su cuerpo. Te llevaré a casa, allí estaremos a salvo.- susurré mirándolo directamente, sin darme cuenta hasta que fue demasiado tarde que al levantar la cara para hablarle nuestros labios habían quedado demasiado juntos. Suspiré nerviosa por su cercanía, desviando durante unos segundos mi mirada a esos carnosos labios que me arrancaron un suspiro.- Confía en mí, no dejaré que nadie te haga daño.- añadí nerviosa todavía por la situación, sin saber que más decir pero al mismo tiempo incapaz de moverme de ese comprometido momento que para mí era como estar tocando el cielo con ambas manos.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Vie Nov 10, 2017 6:17 pm

El joven brujo trato de soportar lo máximo que podía, estar despierto y conciente de su entorno, pero su cuerpo comenzaba a doler, el pago de los hechizos que había usado le estaban costando ya su precio, la magia no esperaba el momento apropiado, su cuerpo se entumecía, este quería decirle que no estaban seguros en ningún lugar, ya que le se había asegurado de no dejar rastros hasta esa ciudad, se había asegurado de que no pudieran seguir su magia hasta parís, pero eso pareció que no fue suficiente ambos corrían mucho peligro en ese momento, pero no le daban sus fuerzas ni para poder hablar. Rechisto apenas cuando era dejado prácticamente sobre la montura, este trato de usar toda su fuerza para mantenerse consciente pero no le fue posible en cuanto el caballo se movió, este recostó su pecho en la espalda de la cazadora y quedo inconsciente no dormido, aunque la diferencia para notar esto era prácticamente nula.

Este cayo en como si un sueño se tratara, pero sabia el bien que no era eso, por mas que se hubiera esforzado lo habían alcanzado se trataba de un viejo brujo que usaba una magia para retener la mente de las personas, de forma que quedaran inconscientes este conocía el hechizo por que ya había luchado contra el mismo. Este estuvo esperando el momento en el que el brujo se cansara o usara todas sus cartas para poder capturar su mente en ese momento. Todo era negro por donde se mirara y una figura en las sombras se armo, mientras que Kalen estiraba su mano invocando un espíritu de luz, que apenas pudo iluminar su entorno revelando al anciano. El cual poseía demasiadas cicatrices por todo su cuerpo, era algo bastante asustador de ver. Este no demoro en usar unas cadenas negras que lanzo hacia el joven que no demoraron en prenderse de su cuerpo desde sus tobillos y muñecas e intentando retener al joven que buscaba mover su cuerpo pero no tenia ningún éxito.


Este escuchaba como el hombre continuamente le repetía su objetivo como guía de la oscuridad, como su deber era servir a la oscuridad y ser el que guiara a la secta por el camino mas oscuro posible, que intentar escapar de aquello era imposible, para eso había nacido, este rechisto levemente pero se quedo quieto, dejo de mover su cuerpo dentro de su propia mente, mientras se concentraba para intentar usar un hechizo y escapar de aquella prisión. Mientras que fuera su cuerpo parecía estar muerto sin ninguna señal de reacción o dormido incluso podría parecer pero por mas que se le golpeara o buscar despertar lo lograrían ya que su mente era prisionera de un conjuro, mientras que los demás brujos buscaban poder encontrar el cuerpo del chico y llevarlo de regreso a su sede.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Sáb Nov 18, 2017 2:09 pm

A duras penas conseguí llevar a Kalen hasta la montura que descansaba en un pequeño establo a las afueras del mercado ambulante. Al parecer, mi buena amiga se habia encargado de recoger las bolsas de alimentos que el hechicero y yo habíamos dejado caer de cualquier manera antes de salir tras los otros brujos, y las habia depositado con cuidado en las alforjas de mi caballo. Sonrei ladina apuntándome mentalmente que cuando Kalen estuviese a salvo deberia volver para agradecer su preocupación por nosotros, y tal vez indagar un poco sobre la presencia de aquellos hechiceros allí.

Miré con preocupación al que se había convertido en mi amigo inseparable, puesto que durante todo el trayecto hasta allí no habia mencionado palabra alguna. Ni siquiera cuando con ayuda de mi caballo ambos subimos sobre éste, dijo nada acerca de lo ocurrido minutos antes. Empezaba a atar cabos sobre lo que sucedió en el bosque la noche en que nos conocimos, aunque todavia habían muchas cosas que me tendría que explicar en cuanto estuviese recuperado. Especialmente la razón de por qué me había ocultado que era hechicero.

Una cálida sonrisa se dibujó en mis labios cuando sentí el peso de su cuerpo apoyado en mi espalda poco después de que mi caballo comenzase a trotar suavemente, fruto de la extenuación que debia de sentir en esos momentos. Por lo poco que había podido ver, cada vez que usaba la magia su cuerpo se veía afectado considerablente por el esfuerzo. Y después de lo acaecido en aquel callejón debía de estar exhausto.
Cabalgué con calma hasta el hostal donde ambos nos alojábamos desde hacía unos dias, pero cuando me giré ligeramente para despertarlo y subir a la habitación, me percaté de que algo no marchaba bien.

Su cuerpo estaba demasiado rígido para estar dormido, y a pesar de llamarlo varias veces, se hallaba sumido en un extraño trance del que no lograba despertarlo.- Kalen vamos; ya estamos en casa.- susurré intentando mantener la calma mientras mi mano acariciaba su rostro con suavidad, sin obtener respuesta alguna.

Mordiéndome el labio inferior pensativa, opté por dirigir a mi montura hacia un pequeño granero abandonado tras el hostal, puesto que si Kalen no conseguia recuperar la consciencia yo me sentia incapaz de subirlo sola hasta la alcoba sin llamar la atención del resto de inquilinos, que no dudarían en dar parte a las autoridades de los extraños hábitos de ambos.

Minutos después y con la ayuda de mi caballo que se inclinó practicamente hasta el suelo para que mi esfuerzo al transportar el cuerpo inmóvil de Kalen fuese mínimo, conseguí acomodarlo entre varias balas de paja donde yo me recosté a su lado. Algo extraño y que se escapaba a mi entendimiento habia sucedido en aquel lugar, y fuese como fuese tenía que ayudarle a salirde aquello. Pero, ¿como si desconocia que era lo que pasaba? Lágrimas de pura impotencia comenzaron a resbalar por mis mejillas mientras mi mano acariciaba con suavidad el hermoso rostro del hechicero.

-Despierta Kalen. No me dejes sola...no ahora que empezábamos a conocernos.- susurré entre sollozos, colocando la cabeza en su hombro y cerrando los ojos, tras taparnos con una manta, quedándome abrazada a él mientras no dejaba de repetir su nombre entre lágrimas unas y otra vez. No podía perderlo, no ahora que con su compañía parecía que mi corazón volvia a latir de nuevo.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Dom Nov 19, 2017 5:30 am

Kalen había sido derrotado mentalmente, el brujo que lo enfrentaba era bastante mas poderoso que este y el estaba cansado del combate que había tenido con los demás, en su mente esta tenia la forma de su cuerpo y se encontraba suspendida en el aire atado de cadenas negras desde los brazos estas cadenas se metían para dentro de su cuerpo y parecían desear llegar a su corazon ya que cada rato que pasaba estas se movían mas hacia dentro de su cuerpo ya que penetraban su piel cerca del hombro, lo mismo con sus pies ambos pies atados por una única cadena que se metía en su cuerpo. Eran cadenas mágicas para sellar de por vida su mente y volverlo una especie de contenedor vació.

El joven tenia la mirada bajo observando el suelo, que era una especie de laguna negra sobre la cual estaba suspendido, la voz del maldito razonaba en su mente de que estaba perdido y ya no había motivo para seguir luchando que se entregara de una vez a una muerte rápida.

Mientras que en el mundo real pareciera que sus ojos comenzaban a volverse negros su cuerpo a volverse cada vez mas fría, como si estuviera muriendo en esos instantes por algo desconocido para la cazadora. Pero las cosas comenzaron a cambiar dentro de su mundo parecía que estaba lloviendo, ya que la laguna empezaba a mostrar círculos de gotas cayendo sobre esta, llevando al joven a abrir los ojos apenas sintiendo ahora una cadena rodeado su cuello apretándolo, como buscando dejarlo sin aire, pero alcanzo a ver el motivo de aquella alteración en su mente, se trataban de las lagrimas de Maggie que estaban cayendo sobre el rostro del brujo. En su mente sus ojos también se habían vuelto negros pero estos comenzaron a cambiar de tonalidad mientras el parecía recuperar la voluntad de si mismo y gritar

-MAGGIEE MAGGIEEE!!!!!!!

Desde sus labios en el mundo real salieron apenas murmullos audibles que decían su nombre, apenas sus labios se movían su piel era mas clara ahora como si estuviera por morir por hipotermia, pero este no dejaba de pronunciar su nombre en forma baja y casi imposible de escuchar.

-Sabes si hubieras hecho esto antes unos cuantos días atrás me hubieras ganado, estaba cansado de huir y de luchar no poder estar en ningún lado no pode dormir tranquilo, por si ustedes venían pero las cosas cambiaron ahora tengo por quien luchar y seguir adelante esta chica que esta llorando sobre mi rostro, es por ella que o dejare que te apoderes de mi mente!!!

Una luz dorada salio desde el centro del corazon del muchacho, en el momento en que las cadenas negras estaban por tomar su corazon de manera definitiva esta comenzó a hacer que las cadenas cambiaran a esta tonalidad y se fueran destruyendo.

-Por horus señor de los cielos y Ra dios solar espanto a la oscuridad alejo a la serpiente apep de mi corazon y libero mi mente de cualquier atadura de la oscuridad Isis matrona de la magia protege mi mente y elimina a mis agresores!!!

El joven realizo un antiguo conjuro egipcio para librarse de las ataduras mentales que tenia, expulsando de su mente al brujo agresor, regresando sobre si mismo de golpe y poniéndose de pie ahora si pronuncio con fuerza y firmeza lo que llevaba repitiendo muy bajito.

-Maggie!!!

Este giro buscando ver donde estaba si ya no se habían hecho con su cuerpo durante el tiempo que estuvo preso en el hechizo del brujo, al ver que no respiro agitado pero se puso de pie de forma rápida, para luego buscar la mano de ella y moverla.

-Tenemos que salir de aquí los brujos volverán, mi mente era prisionera de uno de ellos y dudo que no pudiera localizar donde me encontraba físicamente.

Aquello lo decía mas por ella que por el, en realidad no estaba preocupado por su situación sino por la de ella, si algo le pasara por culpa de su pasado estaba seguro que no lo aceptaría.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Lun Dic 18, 2017 1:54 pm

Continuaba abrazada a Kalen mientras una de mis manos le acariciaba el pelo con suavidad, como si aquello pudiese sacarle del trance en el que se hallaba sometido. Necesitaba seguir sintiéndolo junto a mí, y aquella era la forma en la que parecía conseguirlo. Desconocía que era exactamente lo que lo mantenía inconsciente, pero tras lo visto minutos antes en el mercado ambulante cada vez tenía menos dudas de que estaba relacionado con algún tipo de brujería. La impotencia comenzó a hacerme presa cuando me percaté de que la temperatura del muchacho comenzaba a descender de forma notoria, lo cual no podía ser nada bueno. Moriría congelado si no conseguía que recuperase calor.- ¡¡Vamos Kalen, despierta!!.- grité llorando desconsoladamente,  apretándolo contra mi pecho para hacerle entrar en calor. Mis manos se movían enérgicas  sobre sus brazos para tratar de que conservase una temperatura que se esfumaba por momentos.

Negando con la cabeza por la locura que se me terminaba de ocurrir, pero siendo consciente de que eran consejos  básicos de supervivencia, me quite el abrigo y la camisola que me cubría, quedándome solo con el sostén y los pantalones,  para después desnudar con cuidado la parte superior del cuerpo de Kalen. Expandí mi abrigo en el suelo y tirando del brazo de Kalen lo tumbé de lado sobre éste. Cogiendo la manta, me coloqué con cuidado a su lado cubriéndonos a ambos con ésta mientras mi cálido cuerpo quedaba pegado al suyo con tal de pasarle mi calor. Pasé mi brazo por encima de su cintura, cubriendo su cuerpo cuanto más pudiese mejor con el mío, hundiendo finalmente mi rostro en su cuello donde expiraba aire caliente para  hacerle entrar en calor. Las lágrimas seguían escapando de mis ojos, cayendo sobre él que parecía no inmutarse ante lo que estaba ocurriendo en la realidad, hasta que de pronto pareció intentar moverse y un extraño susurro salía de sus labios.

Transcurrieron varios minutos así, en los que Kalen parecía luchar para salir de ese trance en el que se encontraba, hasta que por fin lo logró, gritando a viva voz mi nombre al tiempo de que se ponía en pie de un salto.- Aquí estoy, Kalen.- susurré respirando hondo para no ponerme a llorar de nuevo de pura felicidad por haberle recuperado. Me elevé ligeramente quedándome sentada y cogiendo la manta para tapar mi cuerpo semi desnudo, mordiéndome el labio con nerviosismo al tratar de buscar la forma en la que le explicaría porqué él también estaba desnudo.

Me puse en pie sin mucha demora tras escuchar lo que le había sucedido durante su trance buscando la camisa y el jersey de Kalen.- ¿Podríamos llegar hasta mi habitación y que allí elaborases algún tipo de conjuro para que no puedan encontrarnos? Como sellar la puerta o algo así.- apunté mientras continuaba buscando nuestras ropas por debajo de la manta.- Esto es tuyo.- añadí al encontrar aquellas que le pertenecían y sonrojarme por la situación tan comprometedora en la que nos encontrábamos.

Dándole la espalda comencé a vestirme con la camisola y después me coloqué el abrigo donde oculté mis armas, suspirando con suavidad antes de darme la vuelta y enfrentar su mirada después de que nos hubiésemos visto con menos ropa de lo moralmente correcto. Sonreí con picardía, y me acerqué a él para tomarlo de la mano.- Menudo susto me has dado. No vuelvas a hacerlo nunca más.- renegué tirando de su mano para abrazarlo con fuerza. Inspiré su olor durante unos segundos, tras los cuales me separé de nuevo para buscar su mirada.- ¿Qué hacemos entonces? Huir no es una buena opción, porque nos encontrarían. Podemos enfrentarnos, o escondernos un par de días en la habitación hasta que pierdan el rastro.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Sáb Ene 13, 2018 12:46 am

Rechisto levemente sabia que no tenia lugar a donde ir, si este intentaba escapar seria sin ella y nuevamente gastando mucho tiempo y energia para poder ocultar su rastro magico, pero era algo que despues de todo no era del todo util ya que tarde o temprano ellos le encontrarian, y estarian alli para hacerle caer para meterlo en problemas y buscar de esa forma que se rindiera, pero el hecho de que se quedara tambien representaba un problema. ya que quedarse y luchar a su lado significaba que ella era algo para el y esta secta no dudaria en usarla, de la forma que fuera necesaria para que este hiciera lo que ellos querian, que de una fora u otra el se volviera el lider de la misma y llevara la voluntad del diablo a las demas personas, Rechisto molesto ya que termino decidiendo no irse, tambien tenia a su aprendiz aquella chica que el habia decidido guiar en el camino de la magia, se puso en pie con algo de dificultad al principio.

-Escondernos no sirve, precisaria de tiempo y abandonarte para hacerlo, ocultar mi magia y todo rastro que me pudiera delatar, pero sabes... estoy cansado de correr llevo haciendolo durante varios meses, evitando de esa forma que me capturen pero no quiero irme no quiero dejar esta ciudad ni dejarte a ti, asi que les plantare cara...

Menciono apretando el puño, mientras pensaba ya que si bien sabia lo que estaba dispuesto a hacer, sabia que estos sujetos no eran simples brujos eran criaturas de gran poder y que no tenian miedo a destruirse a si mismos y a todo lo que les rodeara con tal de lograr sus objetivos.

-Como derrotas a alguien que no teme ser derrotado ni a las conscuencias de las cosas que hace....

Dijo mas para si mismo, pero a la vez ella estaba escuchando, el seguia meditando que forma era la viable para lograr eso, seguramente lograr que de alguna forma ellos abusaran de la magia, para luego derrotarlos de forma mas facil, quizas si el se usara de carnada si se forzara y al a vez a ellos quizas pudiera funcionar penso y luego que maggie se hiciera cargo de todo al final.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Lun Ene 22, 2018 5:03 pm

Escuchaba con atención cada palabra de Kalen y las razones que tenía para no abandonar París. Comprendía que se hubiese cansado de huir, de hecho, yo era una de esas personas que jamás huían de los problemas sino que los enfrentaba de cara. El problema venía cuando dichos problemas tenía garras y colmillos, o como en el caso de mi hechicero, varitas con poderes. Más de todo lo que me explicó, lo que más me sorprendió fue uno de los motivos por los que había decidió quedarse…Yo.

Una tímida y dulce sonrisa se dibujó en mis labios mientras inconscientemente entrelazaba nuestros dedos de la mano que le tenía sujeta. Negué con la cabeza, intentando encontrarle otra explicación a sus palabras, pero no la encontré. Había sido claro, no quería dejarme aquí. ¿Debería haberle dicho que me hubiese ido con él donde quisiese? ¿Qué no me importaba donde cazar sobrenaturales siempre y cuando al regresar a casa estuviese él esperándome? No, mejor mantenerme en silencio; especialmente porque era incapaz de pronunciar aquellos deseos en voz alta que ni yo misma todavía comprendía.

-Yo tampoco quiero que te vayas.- confesé prácticamente entre susurros, sintiendo un leve rubor subía a mis mejillas por todo lo que implicaban esas palabras. Suspiré contrariada al darme cuenta que cuando creía que lo había perdido, noté en el pecho sentimientos que hasta ahora jamás habían salido a la luz.- Te prometo que a partir de ahora no estarás solo. Lucharé a tu lado hasta mi último aliento, y te juro que no permitiré que esos hechiceros te hagan daño.

Podía comprender su temor con respecto a como enfrentarlos, era el mismo que sentía yo cada vez que iba de caza y me tenía que enfrentar a veloces inmortales, o a las afiladas fauces de los licántropos las noches de luna llena; por no hablar de aquellas desgarradoras zarpas que sajaban todo aquello que encontraban a su paso. Si, Kalen no se encontraba en una situación muy distinta a las que yo estaba acostumbrada, y por ello lo entendía mejor que nadie.

-Es complicado luchar contra seres más poderosos que nosotros, especialmente si se creen invencibles. Pero, ¿sabes? Todavía no he visto ningún inmortal que no muera con una estaca clavada en su corazón, o ningún licántropo que sobreviva a una daga de plata atravesándole el pecho.- acaricié con el pulgar el dorso de su mano, tratando de infundirle una seguridad que yo había conseguido con el tiempo.- Por muy poderosos que sean, por muy superiores que se crean, nadie sobrevive a un buen ataque…y menos si puedes contar con la ayudar de una cazadora que desde niña se ha dedicado a eso.- sonreí con timidez tras tal ofrecimiento, donde no solo le estaba ofreciendo mi ayuda, sino que le estaba entregando mi corazón.

-Aunque tengan poderes, no dejan de ser humanos. Y a pesar de que he visto muchos seres extraños a lo largo de mi corta existencia, todavía no he visto a un humano corretear sin cabeza como si nada.- y esperaba no verlo jamás. Tal visión me provocó tanta grima que toda mi piel se erizó durante un segundo.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Vie Feb 09, 2018 3:31 pm

Suspiro levemente y tenia la mano de la joven cazadora apretada con ganas ella había sido su ancla, aquella cosa o persona que le mantenía atado a este mundo, era ella la joven Maggie aunque ella no tuviera idea de que significaba eso, siempre  este ancla para la hechicería fuera su propia voluntad, pero eso le fallo hace un rato no fue capaz de usar su magia para librarse de los hechizos oscuros que le lanzaron o para no cometer el error de usar  su magia oscura el hechizo de la voluntad del diablo, este se puso de pie un instante asegurando sus ropas y pensando, caminaba de un lado al otro mientras le aclaraba el punto que tenia sobre los enemigos que iban a enfrentar a los hechiceros que estaban viniendo por ellos.

-Estos sujetos no les importa nada, eso es lo diferente nadie quiere morir incluso un lobo salvaje o un vampiro, tienen instintos de auto perservacion, incluso no son capaces de lanzarse o combatí de la forma mas salvaje posible, por que pueden morir, incluso esos lincantropos. Pero estos hechiceros no les importa nada están decididos a entregar sus vidas en el proceso así que si tienen que usar un hechizo que los destroza por dentro o los deforme, lo usaran y esos son muy poderosos incluso de cambiar la realidad.

El mismo continuo andando de un lado al otro suspirando levemente y meditando como si pensara en algo, hasta que decidió acercarse a la cazadora, la persona que se había vuelto mas importante en su vida su ancla el centro de su magia, este se arrodillo y tomo sus manos suavemente negando levemente con la cabeza hasta soltar un bufido que dejaba claro que se estaba resignando a algo.

-Se que no debería hacer esto, pero te conozco y si no lo hago eres capaz de tirarme algo por la cabeza, te gusta estar en el centro del combate y usar como distracción para poder realizar un hechizo que si bien me dejara agotado podremos usar ese tiempo para librarnos de ellos de una vez, confió en tus habilidades de caza.


Menciono para ponerse de pie junto a ella y sacando de sus ropas un collar que tenia unas inscripciones raras en otro idioma este puso el medallon que estaba en la base del collar cerrando los ojos comenzó a brillar este en un tono anaranjado.

-Muestrate Kurama


Fueron sus palabras para que comenzara a brillar un destello naranja del medallon y saliera en todas las direcciones brillando para luego formar una especie de pequeño zorro que llevaba detrás de el cinco colas este quedo volando alrededor de Maggia como analizandola.

-El es mi familiar,  tengo al zorro tramposo  conectado conmigo, lo que me permite hacer algunos hechizos de  engaño y percepcion pero a su vez, el puede hacer esto sin que yo este presente, así que te ayudara ponte el collar   y solo con pensarlo, el  podría crear una especie de espejismos de ti o ayudarte a hacerle creer al enemigo algunas cosas, ten cuidado solo que es muy engañoso y podrá tratar de echarte alguna broma, mientras poseas el collar no te puede hacer nada solo escucharte.

Extendió aquello y en cuanto se lo  pusiera seria capaz de escuchar la voz fina de un zorro muy pero muy parlachin que estaba preguntando todo sobre ella, quien era que hacia que se dedicaba que esas dagas no cortaba nada, que  parecía muy tonta y preguntaba por que le había dado su collar a ella acaso le estaba abandonando.

-Tenle paciencia por que no se calla nunca jeh.

Menciono mirando mal la zorro que se poso en el brazo de la chica ya que, estaba ahora conectado a Maggie.


Kurama:


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Sáb Mar 03, 2018 6:03 pm

La profundidad de sus palabras al explicar la realidad a la que nos enfrentaríamos llegado el momento, me hizo comprender que derrotar a esos malditos hechiceros no iba a ser tan sencillo como me había parecido en un principio. Era consciente que durante nuestro encuentro en el callejón, había sido Kalen quien me había protegido de la magia de éstos, y que por ello había salido ilesa de la reyerta. Al igual que sabía que al hacerlo, mi querido brujo había sufrido unos daños colaterales que probablemente habían sido los causantes de que lo encontrasen y sometiesen a su voluntad durante esas largas horas en las que permaneció inconsciente acunado entre mis brazos.

-Comprendo tu desazón al imaginar que no tienen miedo a la muerte, lo que les convierte en rivales muy peligrosos. Pero amor, por experiencia te puedo asegurar que todos tenemos un punto débil, incluso los asesinos más retorcidos y sanguinarios tienen un talón de Aquiles que les hace vulnerables.- realicé una breve pausa mientras mi mirada buscaba la suya, tratando de transmitirle una calma y una seguridad que ni yo misma poseía en esos momentos.- Solo tenemos que encontrar cual es.

No perdí de vista cada paso que Kalen trazaba prácticamente en círculos, tratando de pensar en la forma en que podríamos hacer frente a ese problema los dos solos y salir victoriosos, cuando éste se colocó frente a mí. Enarqué una ceja mostrándome del todo confundida cuando el hechicero se arrodilló nervioso frente a mí, sujetándome las manos en un gesto que me hizo estremecer de pies a cabeza. No negaré que la sola idea de que fuese a dar ese paso tan importante sin apenas conocernos me tensó todos los músculos del cuerpo durante unos segundos, pero tras sopesarlo comprendí que la concepción de que Kalen quisiese formalizar entre nosotros una relación que ni siquiera todavía había comenzado, provocó que mi asustado corazón latiese de nuevo como no lo había hecho nunca.

Pero mis ilusiones se marcharon a la misma velocidad que se habían sucedido, puesto que perpleja me quedé cuando incorporándose de nuevo del suelo, el hechicero se colocó a mi lado sacando una especie de medallón del interior de su atuendo mientras yo lo miraba de forma insólita. Esa ilusión que me había forjado erróneamente en la cabeza se esfumó como la débil neblina matinal, y fue sustituida por un jarro de agua fría sobre mí abatido corazón. Más si pensaba que la sorpresa consistiría únicamente en la exposición de aquel medallón, es que todavía no había asimilado la particularidad de mi amigo; puesto que con solo una frase suya un extraño animal ilusorio apareció ante mi inquisitiva mirada y comenzó a observarme con atención.

Alargué la mano por pura inercia, incapaz de articular palabra mientras asimilaba la explicación dada por Kalen sobre el motivo por el que quería que aceptase portar aquel medallón conmigo.- A ver si lo he entendido.- apunté negando con la cabeza levemente, presionando el puente de la nariz con mis dedos pulgar e índice de la mano derecha, mientras me movía para no perder de vista a aquel extraño animal que parecía estar haciendo un reconocimiento exhaustivo de mi persona.- ¿Quieres que cuide de tu mascota, que llevas metida en un medallón? ¿Y que además le dé conversación todo el día?- resoplé sabiendo que aliarme con un hechicero nunca había resultado ser una buena idea.- Está bien, pero te advierto que siempre quise hacerme una bufanda de cola de zorro para las noches frías de invierno.- apunté divertida, mirando con atención aquel extraño animal con el que, al parecer, iba a tener tiempo de sobra para conocerlo a fondo. Suspiré resignada; lo que había que hacer por contentar a ese maldito brujo que me hacía sentir tan dichosa.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Jue Mar 08, 2018 10:29 am

-Y yo quiero coleccionar ojos de cazador pero viste no todo se puede asi que nos contentamos con l oque tenemos y tratamos de llevarnos bien por mi amo diria yo.

Dijo la criatura para la joven mientras le daba una descarga eléctrica en la espalda haciendo que ella tuviera un pasmo eléctrico que la arrojo en los brazos del cazador, que sorprendido no le dio tiempo de reaccionar y beso los labios de ella ya que la joven se le vino encima y la tomo de la cintura, mientras que kurama se sentía todo un cupido girando entorno a los dos viendo lo que estaba pasando y luego se poso en el hombro de maggie y le menciono en el oído a la joven.

-Si te portas bien le digo que te invite a una cena después de que terminemos esto eso si tienen que sobrevivir los dos verdad.

Menciono después de darle una lamida en su mejilla que de nuevo le dio ciertas descarga eléctricas que busco que la joven mordiera el labio inferior del brujo, este le encantaba divertirse y hacer travesuras para quedarse allí, esperando que ambos tomaran sus caminos. El brujo comenzó a andar en círculos mientras liberaba en el suelo una especie de polvo negro mas bien se parecían a cenizas estaba preparando un ritual un hechizo de protección y ocultación, ya que el precisaba de tiempo para lo que quería hacer.

-Ochranné duchovia lesa skrývajú moje kúzlo od mojich nepriateľov a snažia sa


Luego de decir esas cosas se sentó en forma de lotus en medio del circulo repitiendo un lenguaje difícil de descifrar e intentar entender, ya que el hombre estaba buscando invocar unas fuerzas antiguas del bosque, los celtas poseían ciertas magias para poder proteger a las zonas sagradas haciendo que prácticamente el bosque tomara vida por si solo.

El zorro comenzó a mirar hacia los lados buscando de alguna forma donde estaban los enemigos que tendrían que distraer se poso sobre el arma de la cazadora y comenzó la misma a soltar chispas estaba cargada electricamente, ya que la naturaleza de kurama era eléctrica.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Sáb Jun 09, 2018 3:26 pm

Observaba ojiplática y del todo desconcertada a aquella extraña criatura parlante con aspecto de zorro de tres colas que al parecer tenía respuesta para todos mis comentarios; hecho genuino que me hizo sonreír de medio lado, puesto que durante breves instantes me recordó bastante a mí. Todavía no era de todo consciente de que suponía tener conectado a mí un ente espiritual como aquel, pero algo me decía que pronto lo averiguaría. Si bien no esperaba poseer un arma tan volátil como aquella en mis manos, sabía que si Kalen había tomado la decisión de mostrármelo y depositarlo en mis manos era porque nuestros enemigos aparecerían de nuevo, y no precisamente con ganas de juego. Para el brujo aquella era su forma de protegerme, de decirme que le importaba más de lo que era capaz de expresar con simples palabras.
-Gracias Kalen.- afirmé en apenas un susurro, ignorando levemente la pelea lingüística que mantenía con el zorro parlanchín, y fijando mi tímida mirada en la del hechicero. Tampoco yo era de expresar lo que sentía mediante palabras; yo era como Kalen, lo hacía con hechos. Y el interponerme entre los otros hechiceros y él había sido mi forma de decirle lo mucho que significaba para mí.

Lo que no esperaba es que mi nuevo amigo fuese a darnos un empujoncito a ambos en relación al asunto este que parecía tenernos a los dos en estado de standby, y por el que ninguno de los dos había avanzado antes. Puesto que antes de que pudiese reaccionar a lo que sucedería a continuación, pude sentir como una leve descarga proveniente del ente espiritual me lanzaba a los brazos del brujo sin previo aviso. Y no solo eso, sino que nuestros labios quedaron unidos en un cálido beso que me hizo sonrojar por completo.

Había estado esperando ese momento desde hacía tiempo; desde que empecé a sentir que Kalen para mí era mucho más que un simple compañero de aventuras y de habitación. Se había convertido poco a poco en alguien muy importante en mi vida, en ese pilar en el que me apoyaba cuando las fuerzas me flaqueaban. Pero era incapaz de decírselo abiertamente. Tal vez fuese el miedo a no ser correspondida, a que él no sintiese por mí más que una fuerte amistad lo que me había hecho mantenerme en silencio durante todo este tiempo.
Sin embargo en esos momentos en los que la broma del zorro nos había puesto en ese compromiso, sus manos rodearon mi cintura en lugar de apartarme, y nuestro suave beso se alargó más de lo que hubiese sido razonable si no sintiese algo por mí. Cerré los ojos con suavidad, dejándome llevar por la calidez de sus labios y el sabor de su boca. Sonriendo levemente por el comentario del Kurama, al que tal vez tendría que agradecer este momento antes de la peligrosa batalla a la que nos enfrentaríamos.

Jadeé levemente cuando finalmente el hechicero se alejó de mis labios y comenzó a caminar en círculos, elaborando de nuevo algún hechizo desconocido para mí. No podía evitar mirarle con la respiración todavía entrecortada y un brillo en la mirada que no tenía antes de aquel beso. Negué con la cabeza tratando de mantener aquellas locas ideas que aparecían en mi mente, y tras verle a él arrodillarse dentro de una especie de círculo trazado con cenizas, me senté unos metros más atrás, esperando que terminase aquel ritual y me indicase los nuevos pasos a seguir. Mientras tanto, yo permanecería en silencio, rememorando una y otra vez ese beso que había causado estragos en mí.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Lun Jun 18, 2018 12:50 pm

De un instante para el otro pareció que el mismo bosque comenzara a tomar vida, como si este estuviera acechando a todos los presentes incluso los instintos mas primitivos del ser humano parecían ponerse en estado de supervivencia el bosque estaba teniendo vida propia las ramas las hojas parecían estar embuidas de una vida oscura y extraña que acechaba a los presentes y todo generado a partir del hechizo usado por el hechicero que estaba aun en su posición de lotus meditando ya que el estaba tranquilamente meditando y respirando tranquilamente para poder hacer uso del mismo bosque para protegerle a el y a la joven. que aguardaba, el hechizo antiguo le permitía sentir donde estaban los atacantes aunque también estos al ser seres con capacidad de usar magia podrían sentir de donde provenía el control sobre el bosque, el chico alzo una mano señalando el camino.

-Vienen por allí ya seguramente me han sentido.


Dijo mientras hacia que el bosque diera la sensación que se separaba hacia los lados permitiendo le un camino a la cazadora hacia donde tenia que ir, en realidad era como una sensación ya que los arboles no se movieron, pero si pareciera que se hubieran inclinado hacia el lado opuesto para generar una especie de sendero, cuando los sujetos estuvieron cerca de la joven el comenzó a usar sus poderes realizando una serie de símbolos en su mano, provoco que las raíces de los arboles tomaran vida atravesando a dos hechiceros, uno atravesara su boca literalmente y el otro en la parte de su corazón, eso hizo que los demás se pusieran en estado de alerta rodeándose en un circulo de llamas mágico que hacia que las ramas y raíces se quemaran antes de lograr hacerles contacto. El brujo sabia que no seria sencillo derrotarlos pero no por eso dejaría de hacerles frente ademas, que seguramente el podría aprovechar algún descuido por parte de los demás brujos, al hacer frente a la cazadora y su familiar que buscarían funcionar de cebos.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Mar Jul 10, 2018 5:00 pm

Mis ojos recorrían con curiosidad el cuerpo de aquel joven con el que había compartido tantas noches en vela plagadas de historias y maravillosos días de interesante conversación, y de quién sin embargo apenas conocía un ápice de su vida. Hasta entonces no me había percatado de lo mucho que me atraía como hombre, y es que desde que el inmortal había salido de mi vida no me había visto con fuerzas de buscar un compañero de aventuras. ¿Sería Kalen quien el destino había elegido para tal propósito? Negué con la cabeza, concentrándome de nuevo en las acciones del hechicero, que sin duda nos llevarían a combatir a esos otros brujos que los perseguían; y zanjar de una vez por todas, aquel problema sin resolver que parecía atormentar a mi amigo. Además, todavía era pronto para hablar de algo que no fuese una amistad. Aquel beso había sido fortuito, una pequeña broma de Kurama que había terminada de forma inesperada.

Segundos después de que Kalen se sentase en el frio suelo en esa incómoda posición, una extraña y poderosa sensación se apoderó de todo mi ser. Era como si el bosque tomase vida; como si cada microorganismo, cada célula del lugar, danzasen al son de una música que solo el hechicero era capaz de tocar y éstos de escucharla.

Instantes después las palabras del brujo centraron mi atención hacia una dirección del bosque. Era el momento en que mis dotes de cazadora entraban en juego, y aunque estaba aterrorizada de que las cosas no saliesen como habíamos planeado, sabía que era nuestro momento. Así que sin dudar un segundo más, me levanté del suelo donde había estado sentada, y avancé con precaucion hacia el lugar que el brujo me indicaba. Teniendo la extraña sensación de que podía ver mucho más alla de lo que cualquier simple vista humana podría.


-Vamos, pequeño compañero chispeante. A ver que podemos hacer juntos.- apunté con un susurro, guiñándole el ojo al zorro que situado sobre mi hombro me observaba con precaución. No sabía que me depararía el destino aquella tarde, ni siquiera si saldría viva de un ataque mágico; pero si de algo estaba segura es que me alegraba de que fuese Kalen quien estuviese luchando a mi lado. Volteé la cabeza para mirarle a los ojos, y tras una tímida sonrisa, susurré.- Ten mucho cuidado. Me gustaría repetir cuando todo esto acabe lo que ha sucedido hace unos minutos.- con las mejillas sonrojadas, y desenvainando la bastarda de mi padre, comencé a caminar por el vasto follaje de aquel camino que en un principio parecía estar desértico. – Ayúdame a salir de ésta, Kurama.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Mar Jul 17, 2018 9:25 am

El animal no demoro en girar sobre el hombro de la chica y saltar sobre su brazo diestro, como esperando la oportunidad para actuar dando una leve descarga en el brazo de la joven, no para lastimarla sino que hacia que sujetara su arma con mas fuerza, como si su mano involuntariamente apretara el mango del arma y no fuera capaz de liberarse de ese agarre, si Maggie lo intentara sentiría como su mano no respondía a esa orden , si podía manejarla a gusto pero no era capaz de aflojar el sostén del arma, un pequeño precio a pagar para hacer uso de los poderes de Kurama, durante el combate, la misma seria capaz de sentir su brazo tensado como si energía corriera desde su hombro hasta el mango pasara por esta y dejara ver pequeñas chispas saltando en el metal de la espada.

Ambos pudieron escuchar los gritos generados por los brujos oscuros asesinados por los arboles que controlaban Kalen, la sangre no era aliada del bosque así que en cuanto Kalen hizo que las ramas mataran a los dos estas quedaron clavadas en sus cuerpos y dejaron de obedecerle, ya no era capaz de controlar esas ramas mas y el precio por controlar las otras aumento, sintió como espigas rodeaban sus manos y piernas apretando sus afiladas espinas contra la piel del brujo, todo hechizo tenia consecuencias y cuanto mas poderoso fuera mayor seria y la de controlar la naturaleza para derramar sangre era uno de los precios mas altos, pero a Kalen no le importaba en ese momento pagarlo, se mordió solamente el labio, esperando que Maggie estuviera lo suficientemente cerca como para provocarlos y causarles daño ellos no serian capaces de mantener aquel fuego y defenderse de ella, estarían obligados a atacarla y si lo hacían, el aprovecharía ese momento para acabar con ellos sin dudarlo un instante.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Sáb Ago 18, 2018 7:27 pm

Un alocado y frenético  corazón cargado de adrenalina  amenazaba con salirse del pecho con cada latido en  el que manifestaba esa energía con la que todo mi cuerpo se cargaba justo antes de cada combate, agradeciendo sinceramente que esta vez los enemigos a los que nos enfrentábamos fuesen hechiceros y no un grupo de vampiros para los que yo sería como una luciérnaga en medio de la oscuridad, aporreando un tambor y unos platillos. Negué con la cabeza, divertida por mis extrañas ocurrencias antes de continuar aquel terregoso camino, sintiendo como el antebrazo donde Kurama se había depositado era sometido a una especie de descarga eléctrica mediante la cual podía sentir como mi musculatura se endurecía de formas curiosa.

- Espero no ir brillando después cual árbol de navidad.- apunté mirando fijamente a los ojos de aquel zorro parlanchín que por lo que parecía estaba más que preparado para la contienda. Un rápido movimiento frente a nosotros hizo que desviase la vista de mi compañero de batalla, enarcando una ceja desconcertada ante lo que mis ojos estaban viendo.  
Raíces y ramas de árboles danzaban a mi alrededor como si de marionetas de trapo se tratasen; con una elasticidad y movimientos impropios de ese tipo de material robusto y endurecido. Más si de nuevo pensaba que estaba presenciando algo inverosímil en esos árboles, es porque todavía no había aprendido la lección de que cuando la magia estaba incluida en el menú, no podía esperarse nada bueno.

Como afiladas  lanzas que hubiesen sido arrojadas con la fuerza de un gigante, varias raíces se abalanzaron sobre dos de los hechiceros que nos perseguían y que habían adelantado sus filas, atravesándolos cual palillos a unas aceitunas rellenas de anchoa.
Inconscientemente me detuve con brusquedad, observando como esas raíces continuaban su camino hasta ocultarse superficialmente bajo tierra, dejando los cuerpos sin vida de los hechiceros entrelazados entre éstas rodeados de charcos de sangre, en una dantesca imagen que consiguió revolver mi estómago. –Esto no es normal.- susurré en voz baja, apenas imperceptible, mientras tragaba saliva e intentaba recuperar la compostura y me llenaba de coraje para hacer frente al resto de brujos que comenzaron a colocarse en círculo como método de defensa, rodeados de ¿fuego?

Sacudí la cabeza y volví a enfocar la mirada, que supuse que me había jugado una mala pasada debido al cansancio y tensión del momento; más de nuevo me volví a equivocar. Aquel letal aquelarre había formado un estratégico círculo de fuego al que sería imposible acceder desde ningún flanco, sin contar con el imprevisto de que al parecer los árboles habían optado por dejar de colaborar. Busqué con la mirada a Kalen, que permanecía en el mismo sitio que minutos antes, aunque algo me decía que sus condiciones físicas no eran las mismas. Preocupada por lo que le pudiese estar sucediendo, una leve punzada atravesó mi pecho, estando a punto de correr hacia él para socorrerle. Pero una ligera descarga y un gesto serio en el semblante de Kurama me hicieron saber que si retrocedía no tendríamos ninguna posibilidad, y pondría a Kalen de nuevo en peligro.
Suspiré contrariada observando a mi brujo por última vez dedicándole una cálida sonrisa, y a regañadientes centré toda mi atención de nuevo en el círculo de fuego. Acercarse espada en mano sería una estupidez, puesto que estarían atentos a mi acercamiento y frenarían sin problemas mi ataque…Sonreí de medio lado.

- Kurama, colócate sobre el hombro y sujétate.- ordené introduciendo la bastarda en su vaina y descolgando el arco que portaba a la espalda. – Y ahora ten cuidado. Necesito espacio para tensar el arco.- susurré colocando de dos en dos las flechas que iba extrayendo del carcaj para tensarlas con la cuerda del arco, que a gran velocidad salían despedidas hacia lo hechiceros. Nuevos gritos de dolor surgieron entre aquellos hombres, y mi esperanza de salir con vida de aquel encuentro aumentó con cada flecha que hacia blanco en el enemigo, consiguiendo tumbar a tres o cuatro de éstos cuyos cuerpos yacían sin vida sobre la mullida hierba.- Piensa nuestro siguiente paso Kurama. Todavía quedan muchos en pie y me estoy quedando sin flechas.- apunté cargando con rapidez el arco y disparando a un brujo que se acercaba en mi dirección.- Vamos mi amor, un truquito más que nos salve el culo.- murmuré esperando  que Kalen guardase  algún As bajo la manga.

Abrí los ojos de par en par cuando al dirigir la mano de nuevo al carcaj me percaté que las flechas se habían agotado, y colgando de nuevo el arco a mi espalda, salí corriendo con rapidez con la intención de rodear el círculo ya desorganizado e intentar despistarlos para volver a tener ventaja hasta que averiguase como hacerles frente.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Kalen Gremory el Mar Ago 21, 2018 2:47 pm

Kalen había sufrido ese ataque el era consciente que la naturaleza en si era neutral no violenta y el hecho de que usara un hechizo simple pero que fuera basado en el poder de la neutralidad, para arrebatar vidas aunque fueran vidas que no tuvieran sentido y que estaban corrompidas por la magia negra, no importaba después de todo eran vidas y eso este lo sintió, cuando el precio fue mas alto de lo que normalmente el hechizo costaría, sangre comenzó a salir de su nariz y vomito un poco de esta el daño interno se había hecho notar, incluso sintió un leve mareo, mientras escuchaba los gritos de los brujos, como eran cazados por Maggie eso le hizo sonreír levemente, pero como ataques mágicos comenzaron a ser lanzados en distintas posiciones, eso quería decir que en realidad ella ahora corría peligro. Kalen aun no se sentía bien veía las cosas moverse estaba mareado, pero como pudo se fue apoyando en los arboles, desfalleciendo una vez, cayendo en el suelo debiendo arrastrarse hasta un árbol ensuciando sus ropas, era capaz de sentir a los espíritus del bosque maldiciéndolos por a ver ensuciado sus raíces con sangre humana.

Logro ponerse de pie apoyado a un árbol, viendo cuando se le terminaron los trucos a Maggie, ya que la tenían rodeada y a punto de usar como carnada, ya que después de todo no era a ella a la que querían sino al brujo, que alzo su mano izquierda hacia ellos abierta, como si fuera a lanzar un encantamiento, pero sus ojos se volvieron negros como la misma noche y una voz tenebrosa salio de su boca.

-QUIETOS, OS MATAREIS ENTRE USTEDES BRUJOS AHORA!!!


Aquella voz como salida, del mismo infierno fue como una orden directa a los brujos que no demoraron en empezar a matarse entre ellos, incluso lanzándose hechizos no eran capaces de evitarlo y Kalen nuevamente cayo sobre su rodilla y sus ojos regresaron a la normalidad, mientras que Kurama comenzaba a desaparecer hacerse transparente, la mente del hechicero no era capaz de mantener el nexo de su familiar en este mundo haciendo que se cortara el vinculo, en el ultimo momento Kurama le pediría a Maggie que lo cuidara y no lo juzgara, por lo que acaba de ver.

Quedaba uno el sobreviviente de la orden que le había dado Kalen, el mismo se disponía a matarlo finalmente cuando el intento cambiar sus ojos a negros para volver a dar una orden pero no fue capaz, sus ojos regresaban a la normalidad, estaba muy débil como para invocar la voz del diablo nuevamente, lo bueno era que el brujo atacante tampoco había quedado en buen estado luego de sobrevivir al combate con sus aliados.


avatar
Kalen Gremory
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 66
Puntos : 69
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 16/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Maggie Craig el Sáb Sep 22, 2018 5:04 pm

Mi respiración comenzaba a entrecortarse de forma abrupta  por la continuada carrera que había emprendido alrededor del grupo de hechiceros, consciente de que mis fuerzas no tardarían en comenzar a mermar y debería encontrar cuanto antes un lugar por donde atacarles. Por fin, tras varios interminables minutos en los que parecía que aquel aquelarre había rehecho sus filas y mi ataque con las flechas no había sido de demasiada utilidad, encontré un pequeño hueco por donde comenzar a presentar batalla uno a uno, donde tendría la ventaja de la distancia entre ellos. Más de nuevo se me olvidó que no estaba luchando contra licántropos o vampiros, sino contra brujos que utilizaban sus artimañas desde la distancia, siendo incluso más peligrosos que estando cerca.

Cuando me disponía a sacar mis afiladas dagas del cinturón donde se encontraban todavía enfundadas, sentí como una especie de cuerda se enredaba en mi tobillo haciéndome tropezar, teniendo el tiempo justo para soltar las armas y poner las manos para no darme de bruces. Fue entonces cuando al mirar al lugar donde pensé que me había enganchado con algo, encontré una fina raíz que serpenteaba de nuevo hacía mi pierna, enrollándose a ésta antes de que pudiese escapar casi gateando de allí. Comencé a tironear con fuerza, esperanzada de liberarme de aquella ligadura que no tenía por qué ser demasiado resistente; más de nuevo supuse mal cuando de hechiceros se trataba; y es que a pesar de mis intentos por zafarme de la raíz, ésta comenzó a trepar por mi pierna afianzándome al suelo con fuerza.

Los brujos comenzaron a cerrar el círculo de protección  que habían formado con su persona, quedándome inevitablemente en medio de todos ellos. Tragué saliva sabiendo que era el final; no me perdonarían haber matado a sus compañeros por defender a Kalen, de modo que tenía firmada mi sentencia de muerte.- Ha sido un placer, Kurama. Un placer  breve pero intenso.- traté de bromear antes de comenzar a sentir como puños invisibles me golpeaban por diversos lugares de mi anatomía, obligándome a retorcerme por el suelo del dolor que éstos me infligían. Notaba como las magulladuras aparecían en mi piel, y como de un golpe la nariz comenzó a sangrar profusamente.

A duras penas me incorporé  para buscar con la mirada a Kalen, esperando verle por última vez si es que en nuestro destino estaba escrito que no saliésemos con vida de aquel encuentro. Más fue cuando lo vi tan abatido, casi incapaz de poner en pie para presentar batalla,  y aún así luchando por salvarme, dando hasta su último suspiro por mí,  cuando algo en mi interior se revolvió sacando fuerzas de donde no las tenía y hacer frente junto al brujo.  Y como si el cruce de nuestras miradas hubiese sido el detonante para infundirle fortaleza al otro, ambos volvimos a ponernos en pie para quemar nuestro último cartucho contra los brujos.

-Pero… ¿qué demonios es eso?- fue apenas lo que pude murmurar cuando vi con mis propios ojos el As de la manga que había supuesto que estaría guardando mi brujo hasta el último momento. Podía sentir la tensión del zorro sobre mi brazo cuando Kalen jugó por fin todas sus cartas con aquel extraño hechizo que convirtió sus preciosos ojos en un color negro intenso, cuyo aspecto parecía sacado de un cuento de terror. Era como si hubiese dejado de ser él durante los minutos que duró el encantamiento, dejándome del todo desconcertada no solo por lo que aquellas palabras que pronunció produjeron en nuestros  enemigos, sino por la voz tan demoníaca que había salido de sus labios. Pensaba que lo conocía, que todo el tiempo que habíamos pasado juntos era real, pero ahora...después de haber visto de lo que era capaz de hacer pronunciando tan solo unas palabras y en lo que parecía convertirse, no estaba segura de nada. Suspiré contrariada, queriendo creer que seguía siendo el mismo chico tímido y elocuente con el que llevaba compartiendo habitación desde hacía semanas. Pero teníamos una conversación pendiente que sería crucial para nuestra relación, puesto que no estaba dispuesta a ignorar más tiempo la verdad sobre su naturaleza.

Aprovechando que el hechizo de Kalen fue completamente eficaz, fui alejándome poco a poco del campo de batalla donde los miembros de ese aquelarre fueron matándose entre ellos sin compasión, sintiéndose  impotentes por no poder contener sus acciones  si es que eran conscientes de que estaban bajo la influencia de un hechizo. Asentí con seguridad cuando la imagen de Kurama comenzó a desvanecerse, imaginando que esto no debería significar nada bueno. – Lo cuidaré, no te preocupes.- afirmé antes de que el desapareciese del todo de mi percepción, siendo esto una clara pista de que Kalen estaba en una situación más que  precaria.

Finalmente Kurama desapareció y me sentí sola frente a los pocos brujos que quedaban en pie; aunque por lo que parecía a simple vista la situación había cambiado considerablemente y apenas quedaban algunos en pie, después de llevar varios minutos agrediéndose mágicamente entre ellos. Apoyada en el tronco de un árbol que me servía de sustento mientras esperaba poder recuperar de nuevo la postura, esperando que el dolor fuese desapareciendo poco a poco, busqué de nuevo a Kalen con la mirada, esperanzada de que tal vez todavía tuviésemos alguna oportunidad de salir de allí con vida. Pude sentir como el corazón se me paralizaba cuando aterrada por lo que veían mis ojos observé como el que creía que era el líder de nuestros enemigos se aproximaba a un Kalen abatido y con nulas posibilidades de contraatacar. Así que reuniendo todas mis fuerzas y llevando una de mis manos a la empuñadura de una afilada daga que perteneció a mi padre, me dirigí decidida hacía donde se encontraba ese chico que me había robado el corazón en apenas unas semanas.

-¿No estarías pensando que te abandonaría a pesar de esa mirada oscura que te gastas cuando te ponen de mal humor, verdad?- bromeé entre susurros cuando el cuerpo inerte del hechicero cayó entre Kalen y yo, y nuestras miradas se cruzaron de nuevo. Acostumbrada a cazar de forma sigilosa, no me resultó complicado avanzar hasta ellos y sin más complicación degollar de un rápido movimiento la garganta del brujo que quería hacer daño a mi amigo.- Creo que después de esto me he ganado unas vacaciones.- apunté en un débil susurro, cayendo desmayada al lado de Kalen, más sabiendo que habíamos conseguido entre ambos vencer al menos esta vez.






Maggie:


With you by my side everything makes sense:


Our last dance. Kenner y Maggie:






Me encanta Jean, muchas gracias ♥️:

Gracias Gael, ♥️. Furious pomeranian:
avatar
Maggie Craig
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 316
Puntos : 253
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/11/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi tempestad y mi calma [Privado Kalen Gremory]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.