Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




Desde esta luz → Privado

Ir abajo

Desde esta luz → Privado

Mensaje por Benjamín Revueltas el Dom Dic 03, 2017 2:09 am


“Abre su umbral el tiempo,
y en él se imantan
los objetos.
Se ahondan en él,
y él los sostiene así:
claros, rotundos,
generosos. Frescos llenos de su alegre volumen,
de su esplendor festivo
de su hondura estelar.”
— Coral Bracho, Desde esta luz


Respiró hondo. La promesa que le había hecho a su abuela se iba a concretar en unos cuantos minutos y en unos cuantos pasos, la de reencontrarse con su padre. Benjamín tampoco tenía muchos lugares a los cuáles ir, pues una sentencia de muerte pendía en él allá en Oaxaca, en el Virreinato. Pero, se dijo, era autosuficiente, podía sobrevivir, lo había hecho ¿no? Llegando a ese lugar desconocido, haciéndose de un empleo contactando a Zarkozi que finalmente fue quien le dio la última pista para poder llegar hasta ese lugar. Algo mucho más grande e importante lo obligaba a estar ahí, su abuela Herlinda. Eso fue lo último que le dijo antes de emprender su viaje al Mictlán, que fuera en busca de Felipe, que no era un mal hombre. Benjamín no tenía muchas expectativas, sólo cumplir con el designio. No esperaba que lo fuera a heredar, que lo fuera a reconocer (aún cuando llevaba su apellido) o que lo fuera a acoger siquiera en su casa, aunque si era sincero, eso sí que lo esperaba, mientras todo se calmaba en la Nueva España.

Volvió a respirar y tocó a la puerta de aquella enorme casona, como ninguna que hubiera visto jamás. Las haciendas en su pueblo eran minúsculas comparadas con esto. No obtuvo respuesta y volvió a azotar la aldaba, con más ímpetu y por más tiempo. Al fin atendieron, un hombre demacrado por la vida. No era Felipe, este sujeto era más joven y vestía con la formalidad de un sirviente. Lo miró de arriba abajo con desdén. Benjamín no tenía los recursos, pero no iba con harapos, sino con algunas prendas que robó camino ahí de un tendedero sin vigilancia. Aún así, al parecer, era algo demasiado humilde.

El mayordomo hizo una mueca de asco cuando terminó de estudiarlo y Benjamín, orgulloso y guerrero, odió eso. Tomó aquello como señal para hablar.

Vengo a ver a Felipe Revueltas, me llamo Benjamín, él sabrá quien soy si le dice mi nombre —dijo en un perfecto castellano, aunque marcado por su acento siseante de su zapoteco natal. No titubeó, no después del modo en que fue observado. Así, parecía heredero de Cocijopij II, el último rey de Zaachila.

Miró con intensidad al sujeto, y se contuvo de usar sus habilidades, que seguían débiles y poco controladas, estando tan lejos de su tierra, desde donde nacía su magia, misma que era mucho más antigua de lo que ese hombre frente a él podía imaginar. Dentro de Benjamin corría la sangre del águila y el jaguar, del dios murciélago y la serpiente emplumada, que no viniera un gachupín a querer menospreciarlo.

Permítame —dijo el mozo, como no sabiendo qué más decir y le cerró la puerta en la cara.

Benjamín entonces se dedicó a observar al rededor suyo, el páramo que era diferente a la selva donde había crecido. Miró también la monumental casa. Se sintió más lejos de lo que en realidad estaba de Oaxaca, como si estuviera en otro mundo, diferente y ajeno a él. Sólo se giró y levantó el rostro cuando la puerta se abrió de nuevo. Esperó ver al mozo, o a Felipe, aunque no lo conocía, no obstante, frente a él estuvo un fragmento del pretérito, una visión que debía ser producto de su imaginación. Abrió bien los ojos oscuros, y por un segundo, no supo qué decir.

Trinidad —musitó muy quedo, para comprobar que no era un sueño—. No puede ser —dijo, pero tan podía ser, que ahí estaba, frente a ella, mientras había estado buscando a su padre.


Última edición por Benjamín Revueltas el Jue Abr 12, 2018 11:58 am, editado 2 veces


Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla.
Hrucaalú'du' ne hrapadu' xquenda binnigula'sa:



avatar
Benjamín Revueltas
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 18
Puntos : 18
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/07/2017
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde esta luz → Privado

Mensaje por Trinidad Alcalá el Dom Ene 28, 2018 11:28 pm

<<¿Sabe lo mejor de los corazones rotos? Que solo pueden romperse de verdad una vez. Lo demás son rasguños.>>
Carlos Ruiz Zafón

Se suponía que debía mejorar, que aquel tratamiento nuevo haría que los pulmones de María Clara respondiesen satisfactoriamente. Pero no. Trinidad le controló el pulso, este estaba muy débil y, además, tenía algo de fiebre. Inmediatamente hizo llamar al médico y fue un día muy largo. La sangraron y, finalmente, la temperatura bajó con el caer de la tarde. Felipe estaba triste de ver a su mujer así, y su hijastra fue la que tuvo que contenerlo, como siempre. Trinidad se hizo cargo de todos los cuidados y pasó la noche en vela, una más de tantas. Se secó alguna que otra lágrima entre rezo y rezo, pidiéndole a Dios que le de fuerza a su madre, no estaba lista para perderla. Y, por intervención divina o por pericia médica, María Clara amaneció mejor, más repuesta, con mejor ánimo y con apetito. Trini hizo preparar un buen desayuno para la mujer, y ella misma la ayudó a ingerirlo. Su propio estómago rugió, hacía casi veinticuatro horas que no probaba bocado.

Ve a comer algo, hija —dijo la mujer con voz ronca. —Una doncella se quedará conmigo. Debes descansar. Estoy mucho mejor.

Madre, estoy bien. Termina tu desayuno —le pidió, con una suave sonrisa, mientras le untaba dulce a una tostada y se la daba en la boca.

Lo terminaré si me prometes que luego irás a tomar el tuyo y a dormir —respondió, una vez que tragó.

Te lo prometo —concedió, insegura de dejarla sola.

Cuando María Clara dio por finalizada la comida, Trinidad se retiró hacia el comedor. Una de las empleadas le había preparado la mesa y se sorprendió de que hubiera un solo lugar. Le extrañó que Felipe no se encontrara allí, pero le informaron que salió apurado hacia el centro de la ciudad luego de leer la misiva de su abogado. Con un gesto de incertidumbre, se abocó a comer y beber como si fuera su último día con vida. Trinidad siempre había gustado de la buena comida y, agradecía que su cuerpo no se correspondiese con la cantidad de alimentos que ingería. Escuchó, a lo lejos, que alguien tocaba la puerta, pero no le dio importancia. Continuó con su actividad hasta que, unos segundos más tarde, apareció el mayordomo, que parecía contrariado.

Buscan a Don Felipe, señorita Trinidad —anunció.

Se ha retirado. Desconozco su horario de regreso —comentó, intentando dar por zanjado el tema. Pero el empleado no se movió. — ¿Sucede algo, Eusebio?

Lo busca un muchacho que dice que Don Felipe sabrá quién es cuando le diga su nombre.

Entiendo… Quieres que me haga cargo de despacharlo —suspiró, impaciente. Se ajustó la bata color azul y se encaminó hacia la entrada. —Eusebio, no puedo tener las riendas de todo en esta casa, mucho menos de los asuntos privados de mi padrastro —más que al mayordomo, se hablaba a sí misma. —Quédate ahí —abrió la puerta y se quedó de una pieza.

Trinidad tuvo que sostenerse para no caer. La invadió una profunda sensación de vértigo, que la surcó de pies a cabeza. Las agujas del reloj fueron en reversa, muchos años atrás, hacia aquella época donde era joven y estaba llena de sueños, donde no era esa soltera condenada a la soledad y al cuidado de enfermos. Vio a esa muchachita entusiasta, alegre, en aquellas calles coloridas del Virreinato y no pudo contener las lágrimas porque, también, lo vio a él: Benjamín.

Benjamín… —tradujo su voz entrecortada. Y nombrarlo fue como sacarse una estaca clavada en el medio del pecho. Había anulado su recuerdo porque era muy doloroso, se sentía incapaz, incluso, de reproducir su nombre en su mente, solo cuando escribía aquellas cartas que a nadie llegarían. —Por Dios, Benjamín… —se adelantó un paso y estiró la mano para apoyar el dorso de sus dedos en la mejilla barbuda de su primer amor. —Eres tú… —sí, era él, no era otra de las jugarretas de su mente. Rompió el contacto, como si de pronto le quemase. —¿Qué haces aquí? —preguntó, un poco más centrada en la realidad.


avatar
Trinidad Alcalá
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde esta luz → Privado

Mensaje por Benjamín Revueltas el Jue Abr 12, 2018 12:36 pm


Por largos, largos segundos, sólo se escucharon las cigarras cantando su canción de abandono. Benjamín no podía ni siquiera parpadear, como si temiera que con ese acto, Trinidad se volviera a desvanecer como la primera vez. Al sentir el tacto ajeno, en cambio, le quedó claro que todo esto era verdad y quedó peor, pues no supo qué más hacer. ¿Lidiar con un recuerdo? Era fácil, ¿lidiar con la realidad? Se le antojó imposible en ese momento, tan lejos de su tierra, tan solo en este mundo y aunque antes encontró refugio en la mujer que tenía frente a él, en ese instante no supo si era lo que sentía exactamente, pues pronto la amargura de su despedida sin adiós vino a él rampante. Tragó saliva.

Vine a buscar a… —comenzó, pero no pudo terminar—. ¿Qué haces aquí? —reviró en cambio. ¿Qué estaba pasando? Fue a buscar al hombre que le dio la vida, y en cambio había encontrado a la mujer de la que se enamoró, quizá ingenuamente, pero amor al fin y al cabo. Y era ese amor el más puro y más sincero, el que no mide consecuencias. Casi agradecía que no le diera la oportunidad de decirle nada, porque quizá no habría podido soportar el rechazo, aunque a la larga, ¿cómo se suponía que debía tomar su huida sin siquiera una palabra de por medio?

Todo ese tiempo había creído que Trinidad se trataba sólo de un recuerdo que ya no le hacía daño, había días completos que no pensaba en ella, y cuando lo hacía, solía enfocarse en lo bueno, en las largas charlas debajo de un tamarindo en el parque del marquesado, vigilados siempre por sus damas de compañía. En los secretos dichos con las miradas y el juego inocente de manos, pero ahora que estaba frente a ella una vez más fue como si regresara a esa misma tarde cuando forjó una corona de flores para decirle lo que sentía por ella. Sí, estaba de nuevo debajo del tamarindo, tirado en el mismo sitio donde ella se desmayó la primera vez que hablaron (mas no la primera vez que se vieron) en un charco de su propia sangre, herido de muerte. Tal vez, sólo tal vez, ese despecho sordo fue lo que finalmente lo hizo unirse a la causa de Ramón de Alba, porque ya lo habían matado, los hombres del Virrey no iban a poder hacerle nada.

Vine a buscar a mi padre, Felipe —al fin dijo, recobrando cierta cordura y volviéndose a reconstruir de los recuerdos que había estado desmenuzando todo ese rato—. Vine a cumplir una última promesa a mi abuela —continuó y alzó el mentón, clavando los ojos de ónice en ella, como si se trataran de un par de cuchillos ceremoniales, utilizados por los sacerdotes de Tezcatlipoca para abrir el pecho de una doncella virgen y sacar su corazón aún palpitante.

No entiendo qué haces tú aquí —habló con dureza, quizá más de la que había querido emplear. Si bien guardaba cierto recelo, Trinidad no dejaba de ser Trinidad, su primer amor, y el primer amor es el más hondo, el que nunca se olvida. El primer amor se siente como el único, y para alguien como Benjamín, demasiado sumergido en otros problemas que iban desde liberar a la Nueva España hasta lidiar con su magia, quizá de hecho lo fuera. Quizá Trinidad en verdad era su único amor—. Nada de esto tiene sentido —dijo, más para sí mismo, una reflexión.

Tal vez había viajado tanto para encontrarla a ella, y no a Felipe. La Tierra, mujer de jade, de donde nacía su poder como hechicero, tenía formas muy raras para obrar y él no era nadie para cuestionarlas. Aún así, tenía un deber para con Herlinda que debía cumplir.

Trinidad —repitió el nombre marcando el acento indígena—, acaso vine por el adiós que no me diste. Puede ser eso, puede que por eso tú, de entre todas las personas de este reino, y todos los reinos, me abrieras la puerta, tan lejos del lugar donde nos conocimos —habló quedo y sonó melancólico, como si esa necesidad de cerrar el ciclo volviera a abrirse como una flor que sólo se abre al anochecer.


Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla.
Hrucaalú'du' ne hrapadu' xquenda binnigula'sa:



avatar
Benjamín Revueltas
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 18
Puntos : 18
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/07/2017
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde esta luz → Privado

Mensaje por Trinidad Alcalá el Dom Jun 10, 2018 5:35 pm

La separación le había resquebrajado el alma. Aún le dolía el pecho a recordar a esa muchachita inocente, ingenua y enamorada, a la que habían obligado a separarse de su amor. En aquellos tiempos, tan pasados que parecían irreales, Trinidad había adorado la vida y había estado repleta de sueños y deseos. Quería ser una dama respetada, una esposa fiel y una madre dedicada. En el presente, de esos tres, sólo había conseguido el primero. Todos la querían, pues valoraban el sacrificio que hacía por sus seres queridos. Era la solterona, la que alguna vez fue deseada y codiciada, la que más de un muchacho quiso desposar; sin embargo, el tiempo la había ido marchitando, y no era más que una mujer de veintinueve años, que se había quedado para vestir santos y cuidar a su madre y padrastro enfermos. Triste camino era el que transitaba, acarreando las frustraciones como dos yunques sobre su delicada espalda. Pero siempre sonreía, porque nadie, jamás, debía saber lo que sentía. Indefectiblemente, llegaría a los oídos de su madre, y la pena la mataría. Y para Trinidad, el bienestar de María Clara era lo más importante, era el sacrificio que valía la pena hacer.

—Yo… —se interrumpió, para dejarlo hablar. Benjamín estaba tan impactado como ella, y debía permitirle expresarse. Aún le costaba creer que ese hombre frente a ella, a unos escasos centímetros de la puerta de su hogar, fuese ese jovencito por el que tanto lloró en la juventud. Había esperado durante mucho tiempo, las respuestas a las cartas que nunca envió, que en su mente comenzó a recitarlas una por una. Las había aprendido de memoria antes de guardarlas, y había mantenido vivo aquel vínculo. Olvidarlas hubiera significado perder aquel tiempo tan feliz, y era algo que no estaba dispuesta a resignar.

— ¿Felipe? —preguntó en un murmullo, desconcertada ante la revelación. ¿Cómo que era su padre? No recordaba que Felipe le hubiera comentado sobre algún hijo. Pensó en que, en aquel banco bajo el tamarindo, Benjamín le había contado que era un hijo no natural de un español, pero nunca se cruzó por la cabeza de Trinidad que el marido de su madre fuese su padre. Se llevó una mano a la boca del estómago, para calmar el revuelo que se había desatado. Debía comenzar a hilvanar todos aquellos hilos. Sin embargo, el resentimiento en la mirada de su antiguo amor, le dijo que ya no quedaba mucho entre ellos dos. Sí, lo había dejado de un momento a otro, pero le había explicado por escrito lo que había ocurrido.

—Benjamín —degustó su nombre, intentando reponerse del efecto que le producía que él la nombrara. —Estoy tan desconcertada como tú —se hizo a un lado y lo invitó a pasar. Aquella no era un conversación para tener bajo el umbral. Cerró la puerta y descansó sobre ella. —Felipe no está —no quería entrar en respuestas románticas, porque sabía que se desataría una tormenta imposible de controlar. —Y él…él es mi padrastro. Felipe es el marido de mi madre —confesó, con la voz suave.

—Lo sé. Yo tampoco puedo creerlo —y le dedicó una sonrisa, una muy suave, pero que le dulcificó las facciones. —No quiero darle crédito al destino, que parece jugar con nosotros —juntó las manos y las acercó a su propio pecho. —Nunca quise irme así, sin despedirme. Quizá no tiene sentido que lo diga ahora, después de tanto tiempo, pero no me dejaron hacerlo —había arrepentimiento en su voz. —Pero ya han pasado los años. Y lo que te ha traído aquí es ver a Felipe. Puedes esperarlo en la sala. ¿Te ofrezco algo de beber? —se recompuso rápidamente y se alejó de Benjamín. La afectaba demasiado.



avatar
Trinidad Alcalá
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde esta luz → Privado

Mensaje por Benjamín Revueltas el Dom Ago 26, 2018 8:35 pm


Quiso huir. Volver sobre sus pasos, recorrer el Atlántico de vuelta, regresar a Oaxaca, y perderse en mezcal y pulque. Quiso refugiarse en aquello que ya conocía, que ya dominaba, que lo arropaba como si fuera un xoloescuincle regresando al Mictlán. Pero supo que no podía, por la promesa y porque no quería ser cobarde, no quería vivir una vida en la que se la pasara evitando cualquier cosa que se le dificultara. Era casi como si eso traicionara todo lo que su abuela le había enseñado.

Tragó saliva, que le supo amarga, y antes de decir algo más, avanzó al interior de la casa cuando Trinidad lo invitó. De inmediato sintió el fresco de aquel lugar de techos altos, parecido a las haciendas a las que alguna vez fue a dejar mandados o a curar enfermos. El eco de los españoles era muy fuerte en la tierra conquistada. Se giró para verla.

Agua, por favor —pidió en un susurro. Había descubierto que el agua aquí sabía a tierra árida y corteza de árbol; allá de donde era, el agua tenía el fantasma del sabor de la fruta fresca, a pitayas y guanábanas—. Trinidad, espera… —Se acercó a ella y la tomó del antebrazo, pero la soltó rápido, como si la mujer fuera de fuego y él estuviera hecho de leña de pirul.

Lamento que nos volvamos a ver de este modo. Yo…, yo quedé muy mal cuando te fuiste, pero mi intención jamás fue la de aparecerme en tu vida para trastocarla. Aceptarás que todo esto es una terrible coincidencia, porque nadie puede planear algo así… —Un atisbo de sonrisa se asomó en el rostro mestizo. Aunque fue sólo una promesa que no llegó a concretarse. Suspiró y dio un paso hacia atrás, para darle su espacio a Trinidad.

Ya tendremos tiempo de hablar. —Se serenó. Antes sintió rabia y la herida aún sangrando, ahora fue más como el impasible Atlahua, ese que era cuando lo solicitaban para curar a un enfermo o predecir algún futuro—. Ahora… ¿dónde se encuentra Felipe? Yo…, yo no creo poder quedarme aquí —dijo con duda, más como una pregunta implícita, como si le pidiera permiso de hacerlo, y a la vez diera por hecho que la respuesta sería no.

Asintió entonces, para dejarla marcharse por el agua, finalmente. Elemento al que él mismo estaba íntimamente ligado; su nombre náhuatl significaba eso, Señor de las Aguas, y su magia parecía encontrar fuerza en el vital líquido. Pensando en aquello, echó un vistazo al lugar, a lo espacioso y bello que era, y en lo pequeño y ajeno que se sintió. Benjamín no creyó que pudiera sentirse más fuera de lugar, y ahí estaba. Ese sitio era lo contrario a él completamente.

Volvió a girarse cuando la escuchó regresar y salvó la distancia para tomar el vaso ofrecido. Dio un trago de inmediato, para deshacerse de esa sensación pastosa que tenía en la boca desde que la había visto abrir la puerta.

Quizá lo mejor sea que venga otro día —declaró, pero no hizo amago alguno de marcharse. No con el vaso de agua entre las dos manos y la figura desgarbada en aquel lugar que no era suyo, que jamás iba a ser suyo. Había hecho una promesa a su abuela, sin embargo, pensó, probablemente ir hasta ahí había sido un error.

Se ocultaba de los hombres de Virrey, era cierto, y había ido a la mismísima boca del lobo, a la España continental, desde donde el rey gobernaba todas sus tierras, donde era una presa más fácil. Pudo haber encontrado refugio en cualquier otro sitio, la propia selva donde se crió, ¿qué hacía ahí? La noción comenzó a molestarlo; entre más veía a Trinidad, más le costaba conciliar sus acciones con sus deseos. Cerró los ojos y llenó los pulmones de aire, que olía tanto a ese sitio, y tan poco a su hogar.


Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla.
Hrucaalú'du' ne hrapadu' xquenda binnigula'sa:



avatar
Benjamín Revueltas
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 18
Puntos : 18
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/07/2017
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde esta luz → Privado

Mensaje por Trinidad Alcalá el Dom Sep 23, 2018 1:02 am

Ya nada volvería a ser igual. Supo, fehacientemente que, por más que no tuviera nuevamente la oportunidad de ver a Benjamín en toda su vida, algo en ella, que creía muerto, había revivido. La frustración y la soledad habían hecho mella en su carácter, y tener al gran amor de su vida frente a ella, había sido el dedo en la llaga. Vio ante sus ojos todo lo que nunca tendría, lo que le había sido negado, lo que no había elegido para sí, y tuvo un profundo deseo de llorar. Por un momento, quiso preguntarle si se había casado, si tenía hijos, si tenía una familia esperándolo para hacerlo feliz; pero no se atrevió, y tampoco las condiciones estaban dadas para interrogaciones de índole tan privada. Lo notó tan afectado como lo estaba ella, pero a Trinidad no se le notaba; había aprendido a disimular todo lo que le pasaba, para no perjudicar la salud de las personas que amaba.

Pero todo se derrumbó ante el ínfimo contacto de Benjamín con su piel. Trinidad contuvo la respiración un segundo y su corazón dio un respingo; él también había sentido lo mismo. La mujer sintió que sus dedos la habían quemado, y en la dermis le quedó un ardor suave y doloroso. Lo miró a los ojos, anhelante, cuando él le hablaba, y a su memoria vino su propia imagen en la juventud, llorando a mansalva en el trayecto hacia el Viejo Continente. Quiso lanzarse a sus brazos y pedirle disculpas, llorar por el tiempo perdido y besar la sonrisa que dulcificó las facciones de Revueltas.

Sí, estoy segura que tendremos tiempo de hablar. Felipe está trabajando —dijo, al contrario de todo lo que tenía para gritar. Las palabras, que parecían fluir a borbotones, se murieron en su pecho. —Ahora iré a buscar tu agua. Con permiso —fue escueta, fría, pero no pudo hacer más con la revolución que se había desatado en su alma. Le estaba costando horrores contenerse.

La cocina significó un refugió. Apoyó las manos en la mesada y respiró con dificultad. Ordenó un vaso de agua, y agradeció que ninguno de los trabajadores preguntara qué le ocurrió. Las lágrimas amenazaban con irrumpir en su rostro; Trinidad nunca lloraba, tal vez porque ya lo había hecho demasiado y los lagrimales se le habían secado; o, tal vez, porque de hacerlo, era asumir la catarata de errores cometidos y no podría revertir ni uno sólo de todos ellos. Escasamente recompuesta, regresó hacia la sala donde Benjamín la esperaba, y cuidó de no rozarlo al momento de entregarle el líquido.

Tomemos asiento, Benjamín —su nombre le hacía temblar las rodillas. —He pedido que nos traigan unos dulces. Felipe llegará pronto, su edad no le permite permanecer demasiadas horas fuera de la casa —lo cierto era que aún faltaba una hora para el regreso de su padrastro, ese al que había adoptado como a un padre. Pero quería y necesitaba prolongar el tiempo junto al hombre que había adorado con todo su ser. —No debes sentirte incómodo. No conmigo —agregó y le regaló una sonrisa, y hacerlo la hizo feliz.

Cayó en la cuenta de lo terrible que debía verse. Se preguntó si Benjamín la notaría envejecida, fea, arruinada. Lo cierto era que esa mañana no se había arreglado demasiado, y quizá su cabello no se veía lo suficientemente elegante, y su vestido era tan sobrio y sencillo que, de no notarse la excelsa calidad de la tela, podría haber pasado por uno del servicio doméstico. ¡Qué avergonzada se sentía! Quería correr hacia su alcoba y adecentarse, verse bonita para él, mas no sea para dejar un grato recuerdo en su retina.


avatar
Trinidad Alcalá
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 10
Puntos : 7
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desde esta luz → Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.