Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




Child from the deep inferno [Flashback]

Ir abajo

Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Tsetsé Verte el Mar Dic 26, 2017 10:29 am

“There was a song in this forest, too,
but it was a savage song,
whispering of madness and tearing and rage.”
Naomi Novik "Uprooted"




El deshielo envenenaba las taimadas aguas de la montaña, deshacía sus esquirlas de hielo que se propagaban como la peste entre las rocas y hacia las faldas de los manantiales. Las aguas eran tan gélidas que el mero contacto con su garganta hacía añicos cualquier sediento deseo. Alejó el recipiente de sus labios y sentenció:

Fría.

Unas manos temblorosas fueron al encuentro del recipiente, evitando por todos los medios entrar en contacto con las suyas. El muchacho se llevó el agua sin apartar los ojos del suelo, como si temiera convertirse en piedra si topaba con sus pupilas.

Mírame ─señaló ella. Endeble, su sirviente alzó las pestañas. Sus ojos eran azules, del mas claro de los deshielos. Ametz sonrió con fingida clemencia ─. Rasgué mi dedo con este burdo asiento ─dijo levantando la yema de su índice, donde una perla carmesí florecía─. Lámelo.

El joven se estremeció, pero no la obsequió con la duda. Dudar, resultaba en un desenlace fatal, por ello, obedeció. Acercó los labios, trémulos y los despegó. Ametz torció una sonrisa satisfecha al sentir el calor de su lengua sobre su piel.

¿Cómo está? ─preguntó.

Fría mi señora.

Ya veo…Ahora apúrate y calienta ese agua.

Remontaron el viaje momentos después, dando por terminado el descanso. Mientras tanto la bruja trató de acomodarse en aquel asiento imposible. Ni el mejor de los carruajes le complacía. Quizás era por ello por lo que apenas viajaba. Se desplazaban entre los anchos, picudos, estrechos parajes de Sierra Cebollera, con el único fin de hallar aquello que tanto codiciaba. Aquello de lo que no había hablado nunca a nadie. Ni a él. Tres años y medio llevaba viviendo en Logroño y no había hallado ni rastro de quienes se hacían llamar de su especie, ni rastro de las descendientes de aquellas mujeres condenadas por brujería. O bien habían dejado de existir o vergonzosamente se habían escondido. Pero no Sainz, la anciana que andaba buscando. A sus oídos había llegado el hecho de que era una superviviente de la quema de brujas, una superviviente que había tenido que ocultarse en aquellos bosques. Ella le haría salir, la enorgullecería de su obra, de la ciudad de Logroño libre de la iglesia. Libre de humanos ególatras. Libre de ratas.

El carruaje se detuvo frente a una pequeña cabaña y Ametz dejó escapar un suspiro satisfecho. Al fin.

No, no te muevas ─le dijo al muchacho que la seguía allí donde iba. Esta vez, deseaba estar sola. Sola con Sainz.

La puerta de la cabaña se encontraba ligeramente entornada. Ametz entró y la cerró tras de sí.

¡¿Hola?! ─inquirió. El crepitar del fuego le respondió. Se acercó para calentarse las manos en la chimenea, pero se detuvo a medio camino junto a una mesa de madera donde una solitaria infusión descansaba. Pasó una mano por el recipiente; estaba frío ─¿Señora Sainz?

De nuevo, o la ignoraba o no estaba en la casa en aquel instante, algo que dudaba ya que la chimenea estaba encendida y su infusión se había enfriado. Un repiqueteo le hizo despegar los ojos de las llamas. Un repiqueteo que procedía de la única habitación de la cabaña. Ametz viró y caminó en su dirección.

Enredó los dedos en el pomo de la puerta, como las patas de una araña y tiró, a la espera de satisfacer su ambición.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:



avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 119
Puntos : 117
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Piero D'Páramo el Lun Ene 08, 2018 2:28 am

Caso 69: Matanza del aquelarre de Zugarramurdi
Orden: Llevar a la hoguera a toda bruja
Líder de la operación: Piero D’ Páramo


El veredicto ya estaba dicho, al inquisidor D’Páramo se le otorgó la misión de completar la matanza del aquelarre de Zugarramurdi; su líder le otorgo la investigación y en efectivo, se situaban en el norte de España, siendo primero rumores hasta que fueron confirmados de la práctica en ese lugar. Más, resulto una complicación después de tantos años, la existencia de una, y eso es a lo que está destinado a ejercer una vez más. (Por qué esto sucedió como por 1610, y él estaba en otro cuerpo, con el mismo pensamiento, y ahorita, es distinto, pero siendo la misma especie hasta entonces, ¿por qué? Porque está maldito, es un demonio que resucita en otra forma, aunque no recuerde nada del pasado, pero siempre es buscado para el mismo fin. Oh, pero eso es secreto, el que se dice ser culpable de esta misión es nada menos que Alonso; un vampiro que utilizó) Para eso fue entrenado, el escudo de dios debía de honrar a la iglesia e ir a matar a los de su misma especie. Persiguiendo el lema de su maestro, algunas veces los perversos sirven de instrumentos útiles para realizar los designios de Dios, que no reprueba los beneficios que proporcionan. Con esto es que se convirtió en la bestia que protege a la inquisición. Y sin más partió a España, exactamente a Logroño; donde una maldita anciana poderosa debía morir. ¿Cómo logró escapar? Eso es lo que más le interesaba, porque de lo demás, no era nada, pero, al menos le fueron introducidos esos recuerdos, (exclusivamente los de esa misión, para que no cometiera errores, beneficios de la inquisición)

Llegó, el brujo una vez más era presentado en esa ciudad oscura, friolenta y sumergida en las mismas violaciones de la iglesia, demasiado herejes escondidos, pero solo iba por una, los demás después serían calcinados. Pero en especial, le gusta ver arder los de su misma naturaleza. Pasando como un ser natural, común y corriente, pero aquel que posee de habilidades sabrá lo que és, porque esta vez no usó hechizos, ni conjuros para ocultar su fuerza, ni su esencia, necesitaba inyectar en ese mundo quién era y lo que fue a hacer, y lo conocieran aquellos herejes, de los demás no tenían por qué importarles. ¡Como si fuese el mismo clima quien les alarmara! Un aire tan friolento, e hielo deshecho, pero seguía su propio instinto, rebasó la magia negra, y con la ayuda de la misma fuerza natural, buscaba contacto con otro hechicero, y nunca aprenden, jamás lo hacen, ahí estaba, la halló, no en la misma edificación que una vez usaban como guarida, fue más lejano, hacia una cabaña, muy bien pensado, huir y ocultarse es lo que muchos hacen cuando son descubiertos.

La ventaja es que cuando uno quiere que conozcan de sus demonios lo hacen, y cuando no, se ocultan, y la anciana debió percibir dolor, un aturdimiento que le sucedía a D'Páramo, se hizo pasar por víctima, como un huyente de ser cazado, sí que la función apenas comenzaba y ella, tan estúpida cayó, ¡su aquelarre debería de estar decepcionado de tremenda incompetente! Porque lo curioso es que, ¡nadie podría imaginarse que él fue quien mato a su linaje! (es gracias a que renace en otro cuerpo, y sobre todo, que su títere lo hizo, nadie lo sabía, nadie lo sabe)

Le esperaban en la puerta, y cuando estuvo frente a frente, pudo sentir un hechizo de protección, ningún ser inmortal podía invadir sus tierras, pero si los hechiceros, solo que cuando se miraron a los ojos, ella lo vio todo, D’Páramo le mostró al fin lo que hizo, y quiso luchar, arrojando su poder contra él, pero fue más el demonio quien invocó el inquisidor; uso la energía de la anciana al deshacer el hechizo, y logro bajar la barrera y así es como logro llegar a ella, orillandola a retroceder a su cabaña, mientras el avanzaba, la controlaba, y debía ser él quien le arrebate su poder, por lo que hizo el llamado a sus aliados demoníacos, hizo el signo para invocarlos y se cortó la palma de su mano para que la sangre fuese intercambiada, conjurando el hechizo y la mujer tirada, apuñalada en el pecho, (la daga es ambigua, es una conexión del mudo de los muertos y al seguirla sosteniendo, no todo, pero si la mitad se traspasaba a él). Y fue que su corazón dejo de latir, pero no era todo, debía arrancárselo, más no fue el momento, alguien se aproximaba, podía percibirlo, y no porque estuviera desconcentrado sino de que ese cuarto al que la hizo llegar, era donde dormitaba, donde se generaba más poder, y se incrementó con otra esencia por ello se apresuró a tomar el corazón (al mismo tiempo que se escuchó el portazo) y este se fue disecando, hasta que fue desvaneciéndose entre su mano, con el sonido del cuerpo caer al suelo y al escuchar a la recién llegada, fue sorpréndete, tenía que darle la bienvenida, la conocía, bueno a ella no, a su linaje sí. Y volvió en sí, el color de sus irises se habían tornado blancas por el conjuro, y la sangre fluía con normalidad en él. Y le vio, ahí en frente…

— No se encuentra la señora Sainz, ¿para qué le buscabas? Ah, ahí está, ya la encontré—. Dijo al final con una voz irónica, y cerró la puerta con un el hechizo. Debía descansar porque empleó mucha fuerza, y debía ser inteligente para saber de ella. Por lo que el último hechizo solo él podía retirarlo, proviene de familia, y enjaular especialmente a brujas es su especialidad. Esto hasta que retome la fuerza, y será por un largo tiempo, quizás al anochecer que es donde toda oscuridad reina.



I l   m o s t r o   d a i   m i l l e   v o l t i
Malleus Maleficarum:

PREMI:


avatar
Piero D'Páramo
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 163
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 30/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Tsetsé Verte el Vie Ene 26, 2018 8:42 am

Ni en sus mejores expectativas podrían haber previsto aquel encuentro tan prematuro…y a decir verdad, en sus peores tampoco, puesto que la señora Sainz se encontraba allí, frente a ella, a escasos pasos y, sin embargo, su existencia había finalizado recientemente. Su pecho abierto, descorazonado, bombeaba sangre entre los leños de la cabaña, impregnando sus huellas de carmesí. Ametz contempló la escena, erguida como una estatua de mármol. La sonrisa altiva se convirtió en una corrosiva directa al inquilino que tenía frente a ella; el osado que había terminado con la vida de Sainz. Sus perlas marrones lo llenaron de ácido. No sería una calumnia decir que estaba dispuesta a terminar con él allí mismo, con sus propias manos y sin apoyarse en sus dones. El odio germinaba desde sus entrañas y arrullaba las yemas de sus dedos. Lo finalizaría con la punta de sus largas uñas, escarbaría su pecho hasta dar con su corazón; bum-bum, bum-bum.

¡BAM!

La puerta se cerró tras ella, llevándose consigo sus oscuras intenciones. Sintió el hechizo pasando a través de su perfil, sellando la única salida. Ametz no había sido la causante de aquel fenómeno, la anciana mucho menos y como última opción tan solo quedaba el hombre. El odio dio paso a la curiosidad. Allí andaba, tratando de buscar a alguien de su calaña y acababa de dar con un ¿brujo? No había tal cosa, que ella conociera. Hasta donde tenía conocimiento, las brujas siempre habían sido mujeres, pero él era un hombre…Un hombre que acaba de matar a otra bruja… ¿A qué destino los llevaría todo aquello?

Ametz ladeó el rostro.

Buenos días ante todo ─repuso, educada y elegante─. Ametz, un gusto─. Se presentó, ofreciendo su grácil mano. No le importaba que la manchara con la sangre, es más, sería escasa la galantería si la limpiaba antes de tocarla─. Así que…esta anciana debió de haceros algo realmente horrible para que corriera este destino, ¿no es cierto? Pero por favor, no os entretengáis en mí y en por qué la andaba buscando ya que es de menor importancia, seguro que vuestra historia es mil veces más apasionante. Al fin y al cabo, llamadme ignorante, pero es la primera vez que veo un brujo varón. Los de nuestra especia escasean por estos lares, la inquisición se encargó de ello en la quema de Zugarramurdi. Decidme, ¿cómo os hacéis conocer? Sería una cruda calumnia decir que no estoy emocionada ahora mismo. Tenéis las manos manchadas de sangre, utilizáis vuestro poder sin pudor alguno y para colmo sois varón. Qué bonito conjunto. Seguro que algo tenéis de malo, no vuestro rostro sin duda.

Rondó la habitación, tomando asiento sobre una silla chirriante. Con delicadeza, posó los pies sobre el cuerpo inerte de Sainz. No bajó la guardia, sin embargo, estuvo atenta a las intenciones que emanaban de su aura, que no serían muy claras si la había encerrado en aquella habitación putrefacta.

Ya que me veo incapacitada de salir de este vergonzoso cuarto sin vuestro permiso, ¿qué tal se os antoja un té? Veréis, he tenido un largo viaje y es época de deshielo; una mezcla de hierbas para calentar el cuerpo sería divino, así podemos charlar tranquilamente sobre las intenciones de ambos con la señora Sainz, aunque las vuestras resultan estremecedoramente evidentes.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:



avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 119
Puntos : 117
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Piero D'Páramo el Sáb Feb 03, 2018 1:35 am

¡Hasta el tomar las energías de otra bruja toma su tiempo, se procesa y debe esperar a que se regeneren ambas fuerzas! Más, resulta inesperado. Quizás, el matar a una bruja de cierto linaje, libera unas voces que son silenciosas para quien no pertenezca a esta, haciendo un llamado a su aquelarre; este es el dichoso cantico de una bruja. Eso explicaría quizás por qué ella, la intrusa, estaba ahí, mirando con una tremenda oscuridad, ¡lo veía! Como la negatividad brillaba en sus irises, en el cúmulo de coraje que transgredieron su mirada, directo a él, a D’Páramo, y luego al maldito corazón (bueno, lo que restaba de este, se perdió su carmín, abandono la forma, y polvo fue lo que resto) manchando su palma de una negrura, (provocada de la sangre y está untada a las cenizas, era una asquerosa gama), pero no debía retirarlo, tenía que yacer hasta que la totalidad de su vigor surgiera. Lo que si se llevó al bolsillo, detrás de su capa, justo en su pecho, fue la daga, ¡nadie podía tocarla más que él! Aceptando que esta frente a una bruja poderosa; su aura es peligrosa, pero también lo fue aquella anciana. Sin embargo, actúa con precaución, ahora que esta desarmado (claro, referente a su poder, porque él es el inquisidor, ninguno duerme, y ni come, sin sus armamentos). Y cuidado, no se debe de expresar el odio, eso lo alimenta, eso succionan sus demonios internos. Por lo que se inclinó hacia la anciana, arrancándole de su mano una piedra, debía ser la fuente de su energía, porque jamás la soltó, se aferró como a una leona a esta. Mientras aquella hacía su presentación, le pareció interesante, no lo niega, escuchar su nombre, y su acento con toda intención de atrevimiento. Aunque solo dirigió la mirada en su mano extendida, nunca se vio el gesto de sujetar. (No debía hacerlo, no si quería conservar lo que arrebato de Sainz)

— Sí que lo son, vine por una, pero veo que me han dado otra más, Ametz, ambos sabemos la razón, no peques de embustera, puedo notar el parecido entre ustedes, su sangre las delata. Ese es el beneficio de ser varón, de ser un D’Páramo…— Se dio a conocer, debía saber quién era, y solo por el hecho de que es muy odiado por todos, ¡se quieren vengar de él por llevar a la hoguera a la mayoría de las brujas, degollar a los licántropos y castigar a todo hereje!. Aun así, no le importo decirlo, se enorgullece ser el escudo de Dios, el propio mensajero de traer la paz a ese mundo intoxicado. Alzándose como el hijo del todo poderoso, como la encarnación de la protección. — Tú, exactamente conoces el porqué murió, el porqué estoy aquí, o quizás solo lo sospechas, no te equivoques, este acto es de suma importancia, tanto para ti, como para mí —; La miro fijó, ladeando el rostro cuando al fin pronunció el hecho bélico; la quema de las brujas de Zugarramurdi. Ahí estaba lo que quería saber ella, ella misma lo ha dicho, que descubra lo demás por sí sola. — Es tu aquelarre el que ha sido exterminado, se limpió la impureza, debió de ser así desde un principio, más no soy el único, lamentablemente.

Le descartó la posible idea de que fuese el único varón después de años, más lo que arrojo de esa boca, le desagrado, que presiono la piedra con la mano libre de la herida, avanzando hacia ella, endurecido del rostro, recto y sin titubeo de su ejecución. — La maldad no es algo que se profese en mí, no he perdido el juicio de mi labor, hago el bien sobre la faz de la tierra protegiendo a la humanidad de la bestialidad que reencarna en seres como tú. — fuerte y claro detonan las palabras, cambiando el rumbo al irse a la cama de la anciana, sentándose en la orilla, mirando a Ametz, sin dejar de sentir aquella piedra extraña. — Nadie puede salir de aquí, ni tú, ni yo, y ni ella. Puedes al menos intentar salir, quizás y logres hacerlo, ¿por qué no lo intentas? —. Decía que era evidente, claro que lo era, tanto como el de ella, porque no era mera coincidencia que estuviese ahí, con el mismo emblema en el templo, con la misma energía, una sensación que solo genera cada aquelarre, su propia sensación. Ambos ahí, uno siendo el pecado y el otro que otorga el castigo. Ya estaban las piezas mostrándose, la jugada poco a poco se hace notar, solo basta con que aprenda a unirlas, y ver lo que resultara.



I l   m o s t r o   d a i   m i l l e   v o l t i
Malleus Maleficarum:

PREMI:


avatar
Piero D'Páramo
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 163
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 30/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Tsetsé Verte el Vie Feb 16, 2018 8:20 am

Qué pena, ni si deseaba pretender que podían ser amigos antes de que el mundo ardiera. Lástima, Ametz adoraba juguetear con la comida. Reclinó el rostro hacia atrás y dejó escapar un largo suspiro.

Ah…Decepcionante ─murmuró para sí─. Tan solo un varón podría hacer halago de semejante cantidad de sandeces en tan poco tiempo.

Y sin embargo, no era desilusión tan solo lo que contenían sus palabras, sino fuego, pura ira encabritada por el mismísimo infierno. Ametz, no podía recordar la última vez que se había encontrado así de iracunda. Sus uñas, hundidas contra la palma de su mano, grabaron medias lunas ensangrentadas. Ni si quiera era consciente de cómo había podido contenerse. Por un momento, mientras D’Paramo procesaba su discurso, el rojo y el blanco había asaltado sus pupilas, corroyéndola, vaciándola de pensamientos y avivando las llamas de su odio. De forma imposible, no se había abalanzado sobre el inquisidor. Porque tenía que ser eso, un inquisidor o un loco, ambos sumamente desgraciados. Tranquila en apariencia, la bruja cruzó una pierna sobre la otra.

Siento ser la acarreadora de vuestra decepción, pero no trataré de abrir la puerta. Como bien decís, nadie puede salir de este cuarto. Pero os confundís en algo, ella si puede─. Dio un golpecito al cadáver con la punta de su zapato─. Su alma abandonó esta habitación tan pronto como su corazón dejó de bombear. Es la única salida que existe, ¿me equivoco? Pero, no andemos confundiéndonos…Si bien la muerte es la única vía de escape, no tengo porqué ser yo la víctima. Y no lo seré, porque os aseguro Señor D’Paramo que antes de que caiga la noche, abre salido por esa puerta y mi cadáver no será el que germine el suelo…

Siseó las últimas palabras, cual susurro del más adorado reptil del diablo. La bruja se puso en pie sin ocultar el odio que alimentaba su aura.

Así que sois esclavo del Señor…Sirviente de un Dios al que podrías igualar en posición. Cuán necio debéis ser para no daros cuenta del valor de vuestra naturaleza. Es insultante, humillante incluso que a los de vuestra propia calaña deis caza. ¿Es que no os percatáis de la posición de aquellos que no son como nosotros? Todo reino tiene su cadena alimenticia y nosotros estamos en lo alto de ella. ¿De verdad arriesgáis la vida por meros insectos? ¿Cuántas veces os golpeasteis la cabeza para llegar a esa conclusión? Aquellos que no disponen de nuestros dones se nos han otorgado de forma natural para servirnos, su sumisión hacia nosotros es biológica, innata. ¡Y la estáis despedazando! ¡Estáis destruyendo aquello que siempre debió ser! ¡El cometido para el que nacimos! ─. Se acercó, cual anaconda erguida a punto de morder. Su tono de voz, tornó bruscamente dulce, casi trágico─. ¿Es que no lo veis? Un brujo como sois…Nacimos para un solo cometido…

>Reinar.


Sus dedos se enredaron en su cintura, de la que ágilmente desenfundó una diminuta daga plateada. Colocó el filo bajo la mandíbula del inquisidor y se inclinó, para sisear sobre su rostro.

No soy admiradora de las segundas oportunidades…Debería acabar con vuestra vida lentamente, pero mi desgraciada rabia me dice que esta vez seré chapucera─. Presionó el filo y la sangre rodó ligeramente─. No seas impaciente, las brujas que condenaste esperan allí adonde las llevaste. Espero que las llamas del infierno se te antojen tan apetitosas como a ellas, D’Paramo.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:



avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 119
Puntos : 117
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Piero D'Páramo el Dom Mar 04, 2018 6:31 pm

Todo sea por el honor de la iglesia, por el señor, y por D’Páramo, la tierra de luz jamás será manchada, así tenga que perpetuar él en la tierra maldita, en las penumbras, y de los demonios dormidos, ahí estará con tal de destruirlo, así el viento le cale los huesos, los ombúes consuman demonios, y el místico hechicero se ponga de rodillas ante el señor, y pueda murmurar órdenes a criaturas más poderosas para mantener ese equilibrio, todo lo demás sale sobrando, afrontará los obstáculos que se le presenten y a ella, que está intentando guiarlo por el camino contrario al designado, que pena que no haya resultado como ella esperaba, el inquisidor tiene bien cimentado lo que es y lo que tiene que ejecutar para los fines de la inquisición, no hay manera en que puedan motivar a que sea un traicionero, no al que se considera el cordero, el pobre cordero que todos quieren que caiga en la tentación. Más, la misericordia es un lujo para ella, y mucho más en la oscuridad en la que le acecha, como cuando un guerrero se enfrenta en batalla, en nadie puede confiar, el enemigo es audaz y mentiras siempre de sus fauces saldrán; esas falacias, y promesas que abrirá la puerta con una puñalada por la espalda, más no lo niega, le es entretenido como los herejes intentan que peque, pero ella poseía algo peculiar, su resistencia es potente y no podía dejar de observarla, veía como sus uñas eran incrustadas, él como la sangre fluía y era la manera de que podría conjurar contra él, por lo que se enfocó en sus carnosos labios, evitará de ser así que conjure uno, así tenga que emplear métodos disidentes para ellos, pero para él ortodoxos, porque jamás está en juego su ideología, y es lo principal que le ha ayudado a sobrevivir en el mundo de las bestias.

— No espero a que seas creyente, ni que intentes comprender la magnitud del lado que nos separa, al fin de cuentas, no dejas de ser un hereje. Pero, ¿qué es lo que sucede? ¿Por qué te resistes en exteriorizar tu verdadera naturaleza? No te detengas por mí, como sabrás estoy acostumbrado a presenciar cualquier tipo de monstruos, lo peor es que están frente a uno, ¿no es así, crees que soy tan igual a ustedes? —…Comenzó a percibir un desdén mayor en el aura, la pesadez de sensaciones dominaban, convirtiendo el lugar en un campo descontrolable, notándose como D’Páramo yace calmo, un intento semejante que aquella quiso ejecutar, frente a una conversación de dos grandes bestias marcando su territorio. Que tan hermosa vista se daba, que la anciana dividió el área, como en antiguas tradiciones en las que los hechiceros ofrecían el sacrificio para la adquisición del poder encomendado.

Y sentados, miró el cadáver y luego a ella, notando el cómo empieza a arrastrarse la cobra, ya quiere esparcir su veneno, ya quiere matar la maldita cobra, pero, está siendo protegido, cree siempre en dios, y no hay manera de que lo saquen de esa mentalidad, respondió con grandeza, provocando insultos y denigración hacia ella, sonriendo porque las almas que permanecen en la tierra, después de ser expulsadas del templo, serán espectros, y por ende, tenía que comenzar a purificar. —  Que tenaz, al menos deberías intentarlo, pero es cierto, ella puede salir, no lo niego, pero no quiere hacerlo, quizás teme a que algo te suceda… ¿Tan amable me consideras? Realmente, si tú mueres, no podrás salir de aquí, no hasta que quite mi magia, pero vamos, no pienso matarte, ya te lo dije, de haber sido el caso, ya lo habría hecho, pero no me provoques, porque cambiaría de parecer. —enarcó su ceja, gozando su seguridad para con el inquisidor, no teme, pero tampoco es tonta, después de todo, tenía que saber porque ella seguía con vida. Pero era de esperarse, ya comenzó su defensa, más, ¿por qué se sintió amenazada, si el inquisidor ni ha hecho movimiento alguno? Qué maravilla es lo que está presenciando.

— No igualó a Dios, él está siempre por encima de todo y de todos, pero, ¿qué te ha dicho que no valoro mi naturaleza? Estoy aquí, demostrándolo con mis actos, mi rectitud, y mi habilidad como escudo, como protector mismo, ¿qué más? Es desagradable observar cómo son desviados para el querer reinar, el corromper lo estipulado, son tan patéticos, eres patética. El posicionarte por encima de a quien sirvió, debería arrancarte esa venenosa lengua, vil serpiente, debes respeto a tus superiores, porque tú, y tu gente está por debajo de las ratas, de la carroña. Nacieron para morir, pero si encomendar el mal quieren unos, acepto que lo hagan, más la vida no será eterna, tienen que pagar por sus pecados. Y tú tienes que pagar.

Ni cuando la daga fue difundida, él no se movió, solo fue alzando el rostro, encargándose de que escuchase bien sus dictámenes, sin miedo a morir, si debía de hacerlo lo hará, pero no por el capricho de aquella, sino porque así fue la orden, y como no era nadie ella, se alzó al asegurar el mango de la daga e imponerla en dirección a la mandíbula de ella, cuando la giro, aventándola sobre la cama con la misma presión, sin importar que la sangre fuese compartida, era mejor que así resultara, tenía que descubrir su interior, y cuando de su propia sangre se comenzó a mezclar con la de ella, al regresarle su acción…

— Cuando hagas algo, solo hazlo, no quieras jugar pequeña tonta, apenas y sabes algo de mí, y ya quieres acabarme, ¿por qué? ¿Por esa anciana? Debes comenzar a hablar, perdiste tu tiempo, así que comenzaré, ¿cómo conocías a la señora Sainz? Entonces, estoy en lo cierto, ¿eres una de ellas, de las, espera, del aquelarre de Zugarramurdi? Dime, ¿ya eres la última? Porque si ire al infierno, querré jugar con todo el aquelarre.  



I l   m o s t r o   d a i   m i l l e   v o l t i
Malleus Maleficarum:

PREMI:


avatar
Piero D'Páramo
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 163
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 30/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Tsetsé Verte el Sáb Mar 17, 2018 11:34 am

No vio grietas en su seguridad. Sin duda la fe era algo poderoso a la par que peligroso. Sintió la necesidad de reducirlo a nada, de amoldarlo entre sus dedos y más tarde increparlo, humillarlo y preguntar por su Dios en aquel instante. Si tanto lo amaba, ¿por qué no lo salvaba? Tan ciega era su creencia hacia el todo poderoso que Ametz simplemente gruñó, repugnada. Y tenía razón, pertenecía a la carroña, más todos lo hacían, eran simples insectos, parásitos nocturnos que luchaban por sobrevivir. Sin embargo, tal y como el tenía la certeza de que había nacido para proclamar la palabra del Señor, ella sabía que estaba por encima de la bazofia humana. Era una Diosa, como él, solo que el iluso quería aparentar ser menos. Quiso abofetearlo, pero se amparó. Recordó las indicaciones de Cornelius, respirando temblorosa, mantuvo su ira bajo control. Él le había enseñado sobre aquellos tipos, inquisidores. Qué había peor que un humano, aquellos que atentaban contra su propia naturaleza. Pero debía de ser precavida, más sabía cuan poderosos eran. Pero un brujo, eso sin duda no lo había esperado. Había sido el desencanto más poderoso que había experimentado en años. Qué decepción, pero es que era un hombre, no se podía pedir mucho de él.

Las tornas cambiaron y la sangre rodó por su cuello. Ametz gruñó. Ah, pero si tenía la osadía de hablarle como a una niña. Aun en su posición, se atrevió a tomarlo por la garganta con una sola mano, sus largos dedos como patas de araña estrangulando.

¿De qué otra forma podría interactuar contigo? Con la escoria como tu tan solo pienso jugar, una muerte lenta sería una verdadera lástima. Me veo en la obligación de hacerlo lento contigo, primero un miembro, luego otro, pestaña a pestaña…Tal vez hacer que comas tus propios intestinos ─dejó escapar una risilla encantadora─. ¿No tienes hambre, brujo? Te quemaré como a ellas tan solo cuando tus últimos alientos resten en este mundo.

Aflojó la presa de su garganta, tornando su presión tenue, cual caricia que recorre su mentón. Ametz despegó los labios, como si anhelara su carne.

Una lástima que te odie.

La amortiguación fue repentina. La bruja despegó su barrera con fuerza, obligando a Piero a despegarse de ella. Si cuerpo se vio empujado hacia atrás, directo al suelo. Ametz se puso en pie al instante, deshaciéndose de la barrera conforme lo hacía. El segundo paso que dio, lo hizo sobre la garganta del inquisidor, pisándola para mantenerlo en el suelo. Tomó su muñeca entre ambas manos, retorciéndola, recuperando el arma y pisando su mano acto seguido. Luego se inclinó sobre él, la punta de la daga en alto, hundiéndose sin vacilación sobre su pecho. Rajó el traje y la piel.

¿No te gusta el dolor? ─jadeó, clavando la punta de nuevo, trazando una “A” sobre su pecho─. ¿Tantas preguntas para qué? Debiste deducir la verdad ya, porque estás en lo cierto. Soy la última, lo único que queda del aquelarre. Las cuevas de Zugarramurdi reverberan mi nombre, proclaman mi reinado arrastrando consigo las almas de quienes una vez gobernaron aquel paraje. No las sientes, están todas dentro de mí y oh, como chillan, como desean tu cabeza… ─Se relamió─. Creo que les haré caso.

Y levantó el arma una última vez.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:



avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 119
Puntos : 117
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Piero D'Páramo el Vie Mar 30, 2018 10:57 pm

Había destruido una terrible herejía que el ver a un miembro de esos, le recordó como una estrella ardiente parecida a una antorcha acrecentaba la fe de los fieles y las lágrimas de la humanidad se elevaban a Dios, así es lo que tenía planeado para con ella, el mismo destino de su aquelarre, el desterrarla del pedestal que se sitúa, hacer que se hinque ante la iglesia y derrame su fe ante ella, sin ser piadoso,, la redención se otorga pero el espíritu solo a dios le corresponde juzgar. Y si tenía que morir el brujo, lo haría, ya su movimiento hizo; el mantener la piedra bajo su poder, apuntando hacia ella la daga, amenazando que no será fácil y si cree que por no poder usar su poder es débil, qué ilusa sería, él tenía que esperar a que se regenerara su energía, tenía que esperar y el hacer la contienda sería desventajoso para él, solo quedaba resistir, ya que al ser llevado al ahorcamiento, el sentir la quemazón en su cuello por la presión y las garras que toda maldita bruja se carga al ser incrustadas para que sienta dolor, hace que permanezca en la calma absoluta aunque los efectos de la obstrucción comenzaron a enrojecer su piel, evitando hablar pero se quejaba, era imposible no hacerlo, pero así como fue su réplica se la regreso, sin importar que la sangre fuese derramada, ¡le cortaría la cabeza antes que ella lo hiciera!. Porque está hecha una arpía, una maldita cascabel que mueve la cola por tanta veneno que carga y su rabia que quiere liberar…

— Ambos queremos jugar, la diferencia entre tú y yo, es que no solo contigo, quiero hacerlo con toda tu estirpe, enseñarles una vez más el dolor porque no es suficiente, y en el infierno donde están, créeme que no las hacen comerse sus intestinos, es algo mucho peor, pero vamos. Te invito a que lo hagas, haz lo que dices, no sabes cuánto hereje ha escupido lo que quieren hacer pero hay una gran diferencia de querer a poder. Y tú, eres como ellos, intentaron quemarme, descuartizarme y eso no es todo, ponerme en contra pero fracasaron, ¿por qué? Porque antes de eso, prefiero morir, ¿escuchaste bien? Morir.

Fue poco a poco que su voz se esclareció conforme la presión perdió su potencia, tragando saliva para que no se escuchase ronca, y su risilla como hiena hizo que el incrustara la punta de la daga a su piel. Hasta que; la maldita empleo al fin su magia, una barrera ejecutó y él salió volando, cayendo al suelo, exponiendo la daga y guardando la piedra con afán de que esta solo viera la daga porque descubrió sus intenciones y cayó, se acercó, pisoteándolo, volviendo a obstruirle la garganta, y cuando tomo su muñeca, se alzó por la torcedura, riendo porque si osaba ver su dolor, ¡él soporta cualquier daño!, mostrándolo cuando pisó su mano, y no hacía nada contra ella, sin impedirlo, quería ver lo que sería capaz, aun cuando se vio víctima de su propia daga, el ser rajado por esta, y le apuñaló la extremidad y el que volviera a realizar lo mismo pero esta vez marcándolo, llegó el momento de contraatacar, ya fue suficiente y mostrará de lo que es capaz de hacer, porque está frente a una bestia.

— Me encanta el dolor, pareces una idiota, ¿no sabes de que nos entrenan? No te creas que son solo soldados de juguetes que osan de proteger y verse débiles ante los demás, no te equivoques, ya sabes de la grandeza de la Inquisición y te mostraré para que no se te olvide.

Se alzó, sin expresar afectación, le fascinaba cómo actuaba la hereje, no esperaba menos de uno, y no es la primera que lo agredió, en el campo de batalla ha experimentado las peores atrocidades que con ella, apenas eran caricias que tratan de quemarlo. Lo que no se imagina es que está en sus manos la decisión de matarla. Que le hizo enmarcar una sutil sonrisa al abrirse la camisa y verse aquella A, un signo que para él representara una victoria más, alabando el sentido de sus palabras al carcajearse. — Ven por lo que aclaman, todas quisieron lo mismo y ninguna pudo, ¿qué te hace especial para decir que no terminaras como ellas? Ambos sabemos que posees, ¿se te olvida que soy un hechicero? El cántico de la bruja, se cosas que tú ni tan siquiera has descubierto, y ni te has de imaginar. Pero pregúntales, ¿cómo son los demonios que cargo? No has conocido mi poder, y ni has sido atacada por este, tú ni tan siquiera conoces un poco de mi magia. Pero solo un momento más, ya falta poco para que presencies lo que las demás temieron y quisieron arrancarme. Pero mientras tanto, anda, pregúntales quien les hizo esto, por quien fueron asesinadas, y lo mejor, que te den el nombre de quien lo ejecutó, porque una cosa es que diera la orden y la otra que alguien lo ejecutara.— Miró el arma, no era suficiente, y caminó hacia ella, sin temor, la iba a destruir, no físicamente sino emocionalmente, primero derribarla, quitarle lo que es y al final, ya vera que hará con ella. Si matarla será la opción pero al paso que va, ser ése su destino, acompañar a las demás y morir sin piedad, púes incito a sus acompañantes, esas brujas que contaran la verdad, tenían que hacerlo o en verdad se enojaría y terminaría por emplear la piedra que carga, por algo la protege hasta de él mismo.



I l   m o s t r o   d a i   m i l l e   v o l t i
Malleus Maleficarum:

PREMI:


avatar
Piero D'Páramo
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 163
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 30/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Tsetsé Verte el Dom Abr 08, 2018 7:33 pm

Su imperturbable seguridad la molestaba. Estaba acostumbrada a contemplar como todo aquel que la observaba se echaba a temblar como un junco a merced del viento. Sin embargo, él, se alzó, casi burlón. Ametz dejó a un lado la rabia para estudiarlo. Sin duda era un fanático, era la fe lo que le propiciaba fuerza, su fuente principal de imperturbabilidad. La bruja exhaló resignada. Malditos religiosos… No había forma adecuada de discutir con ellos, tan solo los castigos y sacrificios les servían. Era sinceramente una lástima que el único brujo con el que tenía oportunidad de compartir habilidades fuera la persona que más odiaba en aquel instante. Miró a Sainz con resquemor, tendida en el suelo, fría. ¿De verdad había sido vencida tan fácilmente una bruja experimentada contra aquel tipo? Gaspar le había advertido de la fuerza de la inquisición y sin duda, D’ Paramo hacía halago de ella mientras miraba la “A”que le había trazado en el pecho con cierto orgullo.

La depravación de la iglesia no tiene límites, ¿no es así? Y por la gracia de la iglesia que prefieres hacer halago de tus dotes que mostrarlas. Entonces vamos, deja de hacerte esperar que me tienes inquieta. Las expectaciones pueden llegar a ser dañinas D’Paramo. Y no te confundas, no es una niña lo que tienes ante ti.

Si bien las palabras emergieron de su boca sin descomponerla, hubo algo que removió la curiosidad de la bruja. El culpable, el culpable de todo…De todo su infortunio. Y ella preguntó y fue respondida. Voces, agudas, distorsionadas, miles, en cantidades desmesuradas la abrumaron, clavaron alfileres en su cabeza y violaron sus sentidos. La mayoría gritos, lamentos acompañados del abrasador dolor de las llamas. Se llevó una mano a la cabeza, sintiendo le mundo vertiginoso de forma repentina. Y era extraño, puesto que los chillidos, los lamentos y los canticos de venganza no parecían provenir del exterior, sino del más profundo de sus interiores, de ella misma, surgían desnudas, brotando desde su alma ennegrecida por la ceniza que dejaron los cadáveres al arder en las llamas. Las brujas de Zugarramurdi la completaban. Entre la marea de transmisiones descubrió susurros, seseantes y sibilantes como el reptar de una serpiente.

Alfonso de Salazar.
Alfonso.
Salazar.
Arde.
Alfonso de Salazar.
¡LAS LLAMAS!


Ametz se encogió sobre si misma en el suelo, el dolor agujereando su mente. Ahogó un chillido, profundo y agudo, arrasado por el dolor. Defensivo, su escudo se volvió a desplegar de forma automática, firme y vigoroso, arrasando con todo aquello que pillo a su paso, alejándolo de aquella a quién profundamente protegía. Cuando el dolor cesó, la bruja exhaló devastada, apartando el cabello de su rostro. Se irguió, poniéndose en pie lentamente, contemplando el caos que había desatado. A su alrededor, la habitación de Sainz había desaparecido. Su escudo había arrasado con las paredes y el tejado. Aunque decir SU era impreciso. Aquella repercusión no le había pertenecido. El escudo no había sido propio, sino ajeno. De ellas.
De las brujas.

En un ultimo jadeo por proteger sus vidas, habían avivado su poder en el plano terrenal. Los escombros se esparcían a su alrededor y por poco olvidó que estaba acompañada. Alzó la mirada, perturbada, buscándolo entre los restos y el claro del monte.

¿Qué has hecho? ¡¿Qué me has hecho?! ─exigió cuando lo halló─. ¿Cómo las has llamado? ¿Estaban en mi cabeza? Gritando, gritando, gritando.

A su alrededor, sintió su poder estabilizarse, recuperar su forma natural e inferior. La energía malgastada le pasó factura y ahora tendría que ser precavida.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:



avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 119
Puntos : 117
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Piero D'Páramo el Dom Mayo 13, 2018 6:03 pm

Se alzó el mensajero de Dios, caminando hacia la hereje, y al fin podía emplear su magia, se terminó por moldear el vigor en él, (concluyendo el proceso de regeneración de fuerzas, cesó el proceso y obtuvo el poder de Sainz), la vieja sí que representaba un peligro, y gracias por el demonio que invoco, le arrebato todo, haciendo suya la mitad de este porque la otra fue el precio que tuvo que pagar. ¡Siendo el preciso momento!, justo a tiempo, sonríe, yendo hacia ella y percibiendo su grandeza en cambio aquella caía, se desvanecía la infame mujer, por lo que remojó los labios al masajearlos con la lengua, sacando de su escondite la piedra que tanto protegió, y murmuró palabras; — sanguine peccati poena mortis, sanguine peccati poena mortis...

Con esa unificación de la voz humana y la creación de vibraciones para ir tras la psique, activó el color carmín de la piedra, como si recobrara vida, como si tuviera su propia vena latente y la sangre fluyera en su interior, llamándolas, nombrando al aquelarre de Zugarramurd, cada nombre se escuchó, cada mujer se fue apareciendo alrededor como si ambos mundos siempre estuvieran juntos, a la vista de todos, significando que atrajo la dimensión hacia el mundo de los vivos, y solo sangre de la misma sangre podía hacerlo. Entonces, ¿cómo era posible invocarlas, si no es de su linaje? Es por ello que obtuvo parte de Sainz, con su poder accedió a la piedra, como si fuese un miembro de esta, más parece que tiene dueña, y cuando fue directa su luz al cuerpo de Ametz, supo que era ella, pero para controlar esa magia, la besó, cerrando los ojos y viajando a través de está, imponiendo fuerza a que se muestren las brujas ante él, escuchando al fin ese bellísimo cántico de ellas; sus alaridos, gemidos tortuosos, gritos, y llanto, todo comenzaba, liberándose los secretos de su matanza, y abriendo los brazos D’Páramo por otorgar la voluntad de que fuese revelado todo, que fueran tras de ella, (tras Ametz), todas reunidas, gritando el nombre de quien las asesinó. Alfonso, Salazar… Alfonso de Salazar.

Temiendo al inquisidor, porque están desprotegidas y con sus habilidades hace arder el mundo en que se hallan las brujas, las atemorizaba, que ya no pudieron más, se unieron, juntando las manos e imponiendo sus plegarias al mismo tiempo, lo desterraron de la piedra, pero jamás la soltó, la mantenía en su mano, y se removió todo, temblando la tierra, cayendo los objetos de la habitación, cuarteándose las paredes, él veía de un lado a otro como se iba destruyendo todo y al ver a la hereje hincada, sin soportar la sed de venganza de su aquelarre, a través de ella vio como el escudo se liberó, expandiéndose, y con su campo de fuerza, se cubrió del ataque, volando lejos del punto de destrucción. Se estaban protegiendo juntas, como la última vez, y todo desapareció ante el polvo y el derrumbe, acabando con todo, y por el impacto, el inquisidor fue a dar hasta el que era el sendero que unía a dos caminos, y quedó tirado por el escudo.

Y para detenerlas, porque ya obtuvo lo que quería de ellas en ese instante, juntó de nueva cuenta los labios, sellándola con el conjuro: — Venez sanguis. Venez sanguis, Venez sanguis la force de la bête à moi. Levantándose, sacudiéndose la tierra, mirando en dirección a los escombros donde resurgía la maldita Ametz, tenía que matarla si quería ser el dueño de esa piedra.

— Recuerda muy bien su nombre y lo que quieren que hagas, más hay un problema, que te llevare al lado de ellas, que es donde perteneces.— elevo la mano al frente, apuntando directo a ella. — Este es mi verdadero poder, las has visto, sé que las vistes, no solo gritaban, estaban ardiendo, mutiladas de las manos y colgadas como renegadas. ¡Ahora, ven a mí!—. Ordenó, moviendo los dedos al emitir que se acercara, — Paramo ego invocabo: date mihi haeretici protuli—. En voz baja conjuro, terminando ella frente a él, fue atraída hacia su mano, donde le sostuvo por el cuello y la miró fijamente, queriendo adentrarse a sus irises, buscando el secreto del porque la piedra le pertenecía. Pero tenía que matarla después de todo, fue un mandato de la inquisición, y el creer que podía servirle, se enterró cuando la piedra reaccionó ante ella, pero al parecer ni ella misma sabe del porqué, ni siquiera tenía noción de la existencia de esta, desconoce demasiadas cosas, lastima, hubiese sido más entretenido si pudiera torturarla un poco más para ello. — Dices ser la única heredera del aquelarre, ¿por qué es que intuyo que no sabes nada? Al menos estas consciente de que te mataré aquí y ahora. Mantén los ojos abiertos, te mostraré un recuerdo para que puedas buscar el perdón y lamer las heridas de quienes han sido dañados por tu causa.

Y dejo de parpadear cuando le hablo, confesándo el momento de su muerte, y como ambos son hechiceros y portan el poder del linaje, ambos se fueron a la nada, dirigiéndola a que presenciara la extinción de su aquelarre, la manera en que fue ejecutado, por quien y sobre todo, averiguar si así podía recordar algo que le sirviera antes de deshacerse de ella y enviarla a la piedra como a las otras..



I l   m o s t r o   d a i   m i l l e   v o l t i
Malleus Maleficarum:

PREMI:


avatar
Piero D'Páramo
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 163
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 30/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Tsetsé Verte el Sáb Oct 13, 2018 7:36 pm

Por primera vez consiguió silenciarla y es que Ametz había perdido ligeramente el juicio ante aquella extraña experiencia. Su mente era un bullicio entrecortado por los restantes ecos de las voces que la habían atormentado segundos antes. Todavía las podía escuchar, sufriendo, gritos ensordecedores, timbres desgarradores que harían que el mismísimo diablo sintiera escalofríos.

Errática se vio arrastrada hasta las manos del inquisidor, la dominante cerrándose alrededor de su garganta. Todavía cansada ante la explosión de poder, Ametz no hizo movimiento alguno. Lo miró, las aletas de su nariz dilatadas por la ira. Estaba comenzando a perder el rumbo de sus emociones y aquello era peligroso, peligroso para todos, incluida ella misma. Sus movimientos ya no serían premeditados y la cólera blanca no la dejaría pensar. Lo sentía, bullendo su sangre, y en la punta de su lengua donde la saliva tornaba en ácido.

Volveré del mismísimo infierno para arrastrarte conmigo ─siseó─. Es un juramento.

Y de algún modo supo que, de ser así, regresaría del mismísimo infierno y cumpliría. Lo sabía, lo sentía. Cerró la promesa con el más despreciable de los actos; escupiendo en el rostro de Piero, en su elegante porte y desvirtuada causa.

Adelante, mátame aquí y ahora. Mi maldición caerá sobre ti en cuanto estrujes mis arterias entre tus dedos y mi corazón cese. Piero D’Paramo estás condenado.

─Condena a muerte, por su monstruosa naturalidad de hereje.

Y de pronto no estaba. La voz familiar asaltó sus instintos y su mundo desapareció bajo sus pies y los del inquisidor, que la había llevado consigo al pasado. Un pasado lamido por llamas rojas y gritos escarlatas. Podía escuchar las plegarias de las feminas, sus lagrimas impotentes arropadas por las aclamaciones de un pueblo satisfecho con aquel despropósito vergonzoso.

El corazón de Ametz se detuvo, pero no por defunción, sino atónito. Allí estaba, el momento que había marcado su vida desde el vientre de su madre hasta ahora. Su condena en vida.

─ Arantxa Erkoreka…

La bruja alzó el rostro bruscamente ante el suspiro de aquel nombre. Era ese nombre, el nombre de su abuela. Ella estaba allí. Abrió los ojos de par en par y por primera vez en mucho tiempo Ametz palideció, frágil y humana. Su abuela, atada de pies y manos subía a la palestra y en su rostro atormentado se reflejaban las llamas de su inminente destino.

─Arantxa Erkoreka, sois acusada de la practica de ritos satánicos, adoraciones al diablo en las cuevas de Zugarramurdi y de orgías antinaturales en su nombre. Habéis atentado contra nuestro señor y proclamado servicio a Satán. Fuisteis avistada sobrevolando el cielo en el solsticio de verano, un par de niños la vieron con una escoba y un cabrío satánico entre los brazos. Por eso y por tantos crímenes cometidos en contra de Dios, yo, Alonso Salazar, os condeno a las llamas.

Alonso Salazar.

Las pupilas de Ametz tornaron veloces sobre el susodicho y de pronto el tono jocoso de su voz tomó sentido. El timbre familiar con el que hablaba encajo al reparar en él.

Imposible.

Pero allí estaba, con su indiscutible sonrisa tenue que no indicaba nada más que disfrute en el dolor ajeno.

Imposible.

Y sin embargo, su tez blanquecina lo delataba al verse las llamas reflejándose en ella.
Imposible.

Pero eran sus ojos oscuros, y su distinguida postura.

Imposible.

Era él de cualquier modo, quien había condenado a todo su linaje.

Él, Alonso Salazar.

Él, Cornelius Vane.





she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:



avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 119
Puntos : 117
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Piero D'Páramo el Dom Dic 09, 2018 1:30 am

Cuando todo lo que ha forjado y ha mantenido intacto de los herejes, protegiendo el templo de Dios y procurando lo que más ama porque amenazan con destruirlo, ninguna elección debería de ser juzgada, él está ahí imponiendo la voluntad de desterrar a las brujas, las lleva a un olvido en que jamás saldrán pero sus energías serán usadas para destruir a otros. Como la función del grito; hace el llamado a su aquelarre, las puede escuchar, conocerlas, y es que comienza la perturbación, un castigo severo por sus acciones, por lo que a ella respecta, es la misma canción: un dolor agónico que poco a poco la está llamando para que se una a ellas, apretando con más fuerza su cuello, dado que el coraje lo motiva para ejecutarla, el dictar su veredicto y aceptando que no será fácil terminar con ella, ya que representa a ese conjunto encerrado, parece que le otorgan poder para que no sea sellada junto con ellas, se unían las brujas dentro de la piedra impidiendo que ingresará con ella a ese mundo, más es necesario y al fin lo logra el inquisidor, le muestra lo que las demás callaban, no querían brindarle el don de la venganza pero él lo hizo, la golpeó donde más le duele a Ametz, de manera despiadada y cruel le tira el vendaje de sus ojos.

Maravillado por el paisaje, un mero paraíso forjado para los pecadores, en el que el inquisidor camina entre quienes sentenció, escuchándose su advertencia, una que desde un inicio él dialogó con su señor, que si ha de merecer el infierno no dudaría en aceptarlo, si es lo que estaba destinado para él, más no cambiará el hecho de seguir operando, llamándolo “brujo del páramo”, un instrumento él se considera; tan útil y eficiente para exterminar a las bestias, y si su final será unirse a ellas, que no exista misericordia entonces, luchará como la venido haciendo, y ansía el momento de su juicio porque ahí es donde dará cuentas a quien solamente le ha servido. Por lo que al ser escupido en el rostro, no fue una ofensa, lo considero un trato a su condena y se lo hizo saber por medio del pensamiento, estando conectados hasta el último momento.

Y mientras indagan por el pasado, situándose en la matanza, no iba a otorgarle una muerte inmediata, no, claro que no, la maldita debía padecer, consumirse con el dolor de su aquelarre, y sean estas quienes la condenen. Conociendo la esencia de quien le robo la piedra, y escuchándose como eco el nombre de quien empleó para asesinarlas.

Alonso Salazar…

Poco a poco mientras permanece el alma de la bruja dentro de la piedra, estaba perdiendo vitalidad, se desvanecía su energía, y no suelta aquel cuello, más al concluir su desenlace, un nombre es que se lleva, Cornelius Vane. Sin ser suficiente, conjura en murmuro, y el fuego de la hoguera se propaga, calcinando todo, y siendo el humo que la asfixie, que la consuman las llamas, una y otra vez viviendo la misma escena, ese es su castigo al permanecer en la piedra. —Obruit anima cineres obruere, obruit anima cineres obruere…

Está dividiendo el alma, de su cuerpo, la desintegra y es el acto más denigrante para un hechicero, el peor de los castigos lo ha aplicado a ella, sepultando esa ánima en la piedra para que parezca ese recuerdo como si fuese un único día en el que se repitiera una y otra vez, sin tener fin, mientras en el exterior, al concluir con la desintegración, ese cuerpo es inerte, cae, pesado en solo la mano que apretuja el cuello, aún late ese corazón, más es débil, y como se ganó el desprecio D'Páramo, con ambas manos sujeta su rostro, y de un momento a otro la suelta, cayendo esta al suelo.

El jefe de la línea, demandó la cabeza, y como es obediente el inquisidor, complació a su señor al cortarla. Más no tenía que dejar evidencia alguna, se dispuso a abrir el cuerpo a la mitad, queriendo las vísceras, iba a alimentar a los demonios para que no consuman más energía de él, por lo que procedió a desaparecer esos restos, disipandose el cuerpo.

Concluyendo una rigurosa misión al pie de la letra, estando agotado, tose, escupiendo sangre, le llevaría días, hasta semanas recomponerse, el emplear la magia oscura es llevar un límite de vida, si alguien osara en atacarlo en ese estado, terminaría muerto, si apenas podía sostenerse. — integrum…— todo quedó en nieve y rocas, como camuflaje de la montaña, como si no hubiese sucedido nada en ese lugar, y al momento de observar la piedra, se torna negra, ejecutando su magia, por lo que procedió a llevarse su trofeo en una bolsa hacia la base, escuchando una y otra vez ese grito, tan adorado y perfecto para la ocasión.

Que descanse en paz, Ametz ...O al menos eso fue lo que creía.



I l   m o s t r o   d a i   m i l l e   v o l t i
Malleus Maleficarum:

PREMI:


avatar
Piero D'Páramo
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 163
Reputación : 80
Fecha de inscripción : 30/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Tsetsé Verte el Dom Dic 09, 2018 7:57 pm

La arena del tiempo se deshojó rápida y apremiante, en un compás vertiginoso. Las lenguas rojas de la quema la envolvieron, pesadas y trasgresoras, una y otra vez, una y otra vez.

Cornelius Vane.

Cornelius Vane.

Alonso Salazar.


Su rostro, esgrimido en fuego. Sonrisa macabra, ojos de reptil. Piel de muerto. Manos de intérprete. Una, tras otra, una tras otra. Aullido en el silencio, apuñalando sus tímpanos. Una, tras otra, una tras otra.

Un bucle.

Perdida entre dos mundos, Ametz, encontró en que anclarse y por suerte, recuperó su astucia antes de que fuera demasiado tarde. Entre la ira y el desconcierto, halló la cordura y se disoció de sí misma.

Una mano afanosa apretando su cuello de cisne. La mirada pétrea del inquisidor reclamó su alma. Más no era ella, a quién sujetaba entre sus manos de traidor, sino a un mero delirio. Sin embargo, consciente fue del poder de aquel hombre, ya que hubiese sido necia de haber creído ser capaz de engañarlo con simple espejismo. Debía de hacer un sacrificio si deseaba sobrevivir. Tras ella dejó parte de su energía vital, tan grande que apenas pudo sostenerse mientras mantenía su reflejo frente al inquisidor. Cinceló cada detalle, cada facción, cada aroma, cada retazo de su alma oscura, que colmó con avidez la piedra.

Y el estomago del inquisidor, que con codicia la destripo.

La bruja lo observó, su mundo distorsionado en grises y rincones oscuros. Como depredador curioso, ladeó el rostro. Qué extraño ritual para terminar con su vida. Aquel sin duda era un inquisidor muy peculiar. Lo observó alejarse, debilitado. Era el momento perfecto para que la bruja saltara sobre su yugular. Si tan solo no estuviera tan exhausta, quizás hubiese podido hacerlo. Sin embargo, se encontraba al borde del colapso y resultó un gran esfuerzo mantener la ilusión hasta que los tenues pasos del inquisidor oscuro desparecieran al fin.

Estaba sola.

Sola.

Realmente sola.

Cornelius Vane.

Alonso Salazar.

Amarga, sintió la ponzoña descender por su sangre, envenado cada recóndito lugar de su ser. Sus largas y oscurecidas uñas se hundieron en la palma de su mano cuando apretó los puños. Siempre, siempre había sido él…

Su vida, su muerte. El creador de su destino sin haber nacido. La desgracia de su aquelarre.
Su condena.

Cornelius Vane.


Su amor, su cómplice.

Su verdugo.

Pagarás por tus crímenes…

Un recóndito lugar en el bosque hecho segmentos diáfanos. Un cuerpo sin vida, esfumado en un espejismo. Una bruja de Zugarramurdi arruinada en vida, llorando sangre exhaustiva. Un hereje demonizado, merodeando la sombra de los árboles. Un inmortal reptiliano a la espera de su juicio final.


FIN DEL TEMA




she's a cruel mistress and a bargain must be made:
Because there is always something to be frightened of:

and now she sleeps with one eye open:

Laurel:



avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 119
Puntos : 117
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 13/05/2017
Localización : Callejones de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Child from the deep inferno [Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.