Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Intruso - Dante

Ir abajo

Intruso - Dante

Mensaje por Arlett de Lesseps el Lun Ago 13, 2018 1:12 am

Intruso
Entonces temieron con gran temor, Y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?{Marcos 4:41}
Acaricie con mi lengua el cuerpo de Emiliano, un joven de veintitantos años que la noche anterior había caído en mis redes, andaba sedienta de sangre fresca y caliente de un corazón joven del cual deleitarme, ¿y qué mejor que de un humano que desea a una mujer?, patético, si pero ocupar lo que estaba a mi alcance para poseer a un hombre era el mejor invento del siglo, lujuria desmesurada, Emiliano estaba cansado pero ya me había encargado de mandar a prepararle una gran comida, su sangre era una de las pocas que me dejó queriendo más de un solo humano, solo por esa razón le perdonaba la vida. Me levante mirándolo, yo no me saciaba tan fácil y por eso mismo siempre andaba en busca de más, me fui a la bañera que estaba llena cubierta de pétalos de rosa, para mantener ese aroma a rosas que tanto me gustaba. Le di tiempo a Emiliano para que comiera, y se recompusiera. Me relaje esta noche debía juntarme con Antoine para conversar sobre Viola se acercaba su cumpleaños y quería sorprenderla.

Los minutos volaron en la bañera y escuche como Emiliano me llamaba, estaba deseoso de mi, y no era para menos le tenía engatusado me desearía por muchos días mas quizás podía ser mi esclavo… quizás. Salí de la bañera y camine hacia él mientras mas me acercaba mas quería de aquel líquido que fluía por su interior, mis incisivos se hundieron en su hombro de manera que sentí como el cuerpo de él se excitaba cada segundo, sonreí con malicia saboreando aquella sangre que afloraba por la pequeña incisión que le había hecho, le pase mi lengua con sensualidad y guiñándole un ojo, me moví con rapidez, para que pensara que solo era un maldito sueño, al tiempo después el cayo rendido a la cama y yo me disponía a vestirme y salir.

La noche parecía estar helada, el viento mecía mi cabellera roja que bailaba a mi alrededor, desordenada, dándome ese toque de misterio que tanto me gustaba, de alguna forma me sentía ¿Feliz? En realidad no sabía si era la palabra exacta , pero Paris me había traído mas de una satisfacción primero encontrando a mi viejo amante Karl, luego a mi querida y adorada Viola y luego  la visita ilustre de un maldito que respetaba Antoine, di un suspiro mirando las ocurras calles, seguí mi caminar por las zonas residenciales, buscando la mansión de Lesseps, nuestra mansión, alguna vez hace siglos atrás yo había sido la  única dueña y señora de aquella estancia, pero ahora  la dueña y señora era otra, otra que heredaría todo de nuestra familia. Carruajes recorrían el lugar en silencio guiados por caballos que parecían estar en otro mundo, y yo ahí siendo la dama de la noche, la que nadie ve y la que nadie siente.

El dulce aroma a violetas, canela y rosas penetro en mi cabeza, y girando mi rostro vi aquella mansión blanca con marcos rojos- Perfecta e inmaculada- dije para mi adentrándome al jardín como cual ladrón entra a robar. Me dedique a caminar por el lugar ver que todo estuviera en orden por las afueras Viola estaba en su estudio, de seguro revisando las estadísticas de la perfumería, Antoine debía estar por salir para ir a dar clases, o al psiquiátrico a visitar a sus pacientes. Vi en la oscuridad un columpio que colgaba de la rama más gruesa del árbol, corrí hacia el casi volando,  aquel me traía recuerdos cuando mi cuerpo humano había tenido una descendencia, mis hijos jugar en el, mi esposo observar desde su estudio… todo parecía perfecto; me acomode en el columpio para dejar que los pensamientos y recuerdos fueran y vinieran… un rato de soledad nunca era malo cuando todo el mundo parecía ser un caos de vez en cuando. Estaba a la espera, pero la noche traía a otros a ese lugar – No eres a quien espero – hable mientras me balanceaba en aquel columpio, me quede ahí esperando al intruso, que se encontraba en mis terrenos…
 





Última edición por Arlett de Lesseps el Mar Sep 25, 2018 6:58 pm, editado 1 vez




Familia de Lesseps:

Arlett - Antoine - Viola

avatar
Arlett de Lesseps
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 98
Puntos : 107
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Dante el Mar Ago 14, 2018 12:25 am

Una noche más, otra que no se diferenciaba de las demás pasadas.  Se hospedaba en uno de los mejores hoteles de la ciudad, una sencilla habitación con lo imprescindible, cuidaba que su vestuario quedase totalmente resguardado y dispuesto para ser tomado, sólo pidió tal cosa y se aseguró de que así fuera. Todo dispuesto,  acarició el borde de su sombrero con el dedo índice, enguantado con unos elegantes guantes negros, igual de oscura su ropa.

Desde que llegó a París, no encontró absolutamente nada de lo que esperaba, sabían cómo y de quiénes esconderse…y sería en dónde menos lo esperase. Sus pasos sin destino, lo llevaron a la zona residencial en donde se extendía a lo largo de la calle, mansiones y casas que seguramente, pertenecerían a la clase alta. Sólo por curiosidad, aminoró el paso, deleitándose en la belleza de cada rincón, con las luces de las farolas  alumbrando lo preciso, se deleitó en el juego de sombras que las ramas de los árboles creaban, danzando al son de los pasos del vampiro, camuflándose como una sombra más.

Jugaba siempre en el mismo terreno, su círculo de confort que nadie atravesaba. El hambre pronto se hizo presente, el aroma a tierra mojada se mezcló con el de las rosas de uno de los jardínes ¿canela? Hasta pudo saborearla, esos momentos de pequeña debilidad cesaban en cuanto la borgoña sangre inundaba su garganta, adueñándose del infeliz futuro cadáver que caería a sus pies, uno de tantos a lo largo de su existencia, un cuerpo vacío y sin vida .

Como una estrella en el firmamento, fugaz y deslumbrante. El cabello de tonos rojizos le causó curiosidad, sólo uno de los suyos caminaba con ese sigilo digno de un felino y fugaz como eso mismo…una estrella. Cruzó la verja de entrada sin importarle no ser invitado, sonrió bajo el sombrero, manos en los bolsillos, ¿temer? El temor nunca se encontró en su diccionario, la voz susurrante y melodiosa de la mujer, no impidió que se siguiese acercando…un par de metros quizás, o menos… el columpio seguía vacío, esperando ser ocupado.

-¿Seguro? Quién sabe, quizás os equivoquéis…mi señora -murmuró entre dientes, tomando entre sus dedos enguantados el otro extremo del columpio, compartiéndolo de algún modo -Aún así hemos acabado en el mismo lugar… el anhelo siempre nos empuja a los recuerdos felices, lejanos… y es vuestro caso. -tan convencido, le invitó a tomase asiento, entre iguales el ambiente era diferente -Estáis en casa y la sentís desconocida…y a mí seguro que familiar, ambos no buscamos un simple recuerdo ¿no es cierto? Seré atrevido, las rosas y la canela…que casi logré saborear me llevaron hasta aquí ¿marcho pues si esperáis a alguien?



Presente:




Pasado:
avatar
Dante
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 60
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Arlett de Lesseps el Lun Ago 27, 2018 2:25 am

Intruso
Juan le dijo:
«Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros».{Marcos 9:38}
Comencé a balancearme en el columpio mientras el intruso hablaba siguiendo la danza del mismo, suspire como si el aire me faltara, o como si fuera una necesidad para mí. Las luces en la casa se prendían y apagaban, podía ver las sombras moverse dentro, vi aquella cabellera de Viola moverse, tan danzante como siempre, tan inmaculada como era de verdad. El aroma que envolvía a la casa era tan penetrante e intenso que hacia un lugar como único. En mi tiempo el aroma era a frutillas y menta, casi similar al perfume que mi difunto esposo había creado para mí. Deje que se expresara, el inmortal parecía no incomodarle llegar sin ser llamado. - ¿Por qué tendría que esperar de su presencia? – le mire de reojo, sin quitar la vista de la casa, mi casa.

Los recuerdos nos mantienen vivos, alguna vez mi vida vi crecer en este lugar, ahora ha pasado de generación en generación… sigue siendo mi casa… aun cuando he cedido todos los derechos a su actual inquilina… una mujer tan blanca como la nieve que se merece esto y mucho más- el cariño que sentía hacia aquella humana era desmedido, daría mi vida por ella si lo necesitara – Cuando yo vivía con mi familia aquí el aroma era diferente, menta y frutilla convidados con otras esencias que solo el perfumista sabia… ahora el aroma es… el mismo aroma que posee aquella sangre que recorres las venas de la viviente. – sonreí de medio lado, solo personas con olfato sensible podían percibir aquella combinación, para el común de los humanos era solo  una fragancia que iba y venía.

A quien espero, creo que tardara en llegar, sé que no está en la casa; y  eso quiere decir que tal vez lo encuentre cuando sea de día y ambos deambulemos en la mansión. – Seguí balanceándome en el columpio – Siempre puede ser interesante la visita de un intruso  – hice una pausa – siempre y cuando no desees esa sangre– apunte a la ventana donde Viola me hacía una seña de saludo, y yo le correspondía de la misma forma. – Porque aun cuando es prohibida y tentadora no puedes y no te dejaría que te acercaras a ella. – Podía ser el mismo demonio si tocaban lo que me pertenecía, aquella mujer tenía la herencia de la familia, era una de las únicas que aun poseía aquel gen hereditario que había prometido cuidar. Su sangre para mí y para Antoine estaba prohibida, y  aun cuando sabía que algún vampiro ya la había probado, me aseguraría que eso no se volviera a repetir, ella debía permanecer con vida, y sería lo último que haría.

Deje pasar unos escasos segundos y sonreí levantando una ceja, esperando respuestas, esperando que el intruso tuviera algo más que decir. – Ya sabes te puedes quedar con una condición – mi voz sonó pausada, suave e tal vez penetrante, ocupando mis encantos naturales, para provocar en el quizás que se olvidara de mi humana favorita.   







Familia de Lesseps:

Arlett - Antoine - Viola

avatar
Arlett de Lesseps
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 98
Puntos : 107
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Dante el Jue Ago 30, 2018 6:49 pm

Como si él mismo hablase, las palabras por la dama roja se le antojaron familiares. Hacia mucho tiempo dejó enterrado en ceniza toda su vida, a su familia, sus sueños y su futuro; ahora, pertenecía a una sombra más en ese mundo de tinieblas en que para tus iguales no pasabas desapercibido y necesitabas ese tipo de entendimiento, entre los seres de la noche supuestamente no había secretos y cuán equivocado estaba ese dicho, él escondía muchos.

-Anclada en el tiempo y a su hogar, uno al que no podrá regresar en vida… no somos dueños de nuestro destino, qué gran verdad esa y aplaudo vuestra entereza, contemplar todo lo vuestro debe ser entretenido y tormentoso -permaneció a su lado, contemplando la casa con una mirada diferente…indiferencia, para él no significaba nada y menos las personas que allí habitaban, si sus pasos le llevaron hasta la dama fue por otras razones…que evidentemente, no revelaría.

La risa varonil, hizo eco en ese pequeño apartado de la gran mansión de los Le Seppes, risa fresca, terriblemente acariciadora. La sonrisa del vampiro permaneció en sus labios, una fingida, su esencia se fue evaporando con el tiempo y ahora, sólo quedaba lo que otros hicieron de él, un ser sin sentimientos incapaz de comprender lo que  aún en la mujer parecía intacto su “humanidad”.

-No deseo la sangre de la heredera, puedes estar tranquila…ya la hubiese tomado si quisiera. Prefiero quedarme en mi papel de intruso. -la miró de reojo, contemplándola desde su posición, las características físicas no daba lugar a dudas… eran parientes -Conocer el sabor de la sangre de vuestro legado, relacionarlo con alguna especia o flor… ¿cómo puede descifrarse? El paso del tiempo termina por borrar todo aquello que conociste… y al final la sangre, férrea y metálica…no sabe más que  a eso -odiaba no comprender ciertas cosas, haber olvidado pero ¿cómo evitarlo? El paso del tiempo hacía mella y todo lo vivido iba muriendo, más cuando todo quedó sepultado bajo la ceniza de Pompeya.

-El intruso toma asiento en un inusual trono -rodeo el columpio vació y enredó los finos dedos en la cadena que lo sujetaba, miró a la mujer que se encontraba en el interior de la casa -Me habéis invitado a sentarme y aquí estoy. Ahora que sabéis que no pienso comerme y devorar a vuestra delicada flor ¿por qué permanecer a los recuerdos? Ya no sois la misma, nunca volverá a ser la vida que tuvisteis…¿aguardais a la familia? El daño es inevitable -se encogió de hombros, vivir atado al pasado era algo que Dante tuvo que prescindir… no le quedó otra.


-Tengo otro tipo de necesidades...otros gustos a la hora de "alimentarme", teniendo al alcance un plato estrella no puedo quedarme con pequeñas migas de pan -sin duda prefería de sus iguales, tanteaba, se dejaba ver lo poco que deseaba, no tenía nada que perder.



Presente:




Pasado:
avatar
Dante
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 60
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Arlett de Lesseps el Mar Sep 25, 2018 6:57 pm

Intruso

« El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.».{Lucas 11:23}
Hace algunos siglos no pensaría de la misma forma que lo hago, hacia muchos centenares de siglos no era la pacífica, que ahora estaba ahí presenciando desde lejos los pasos de la Viola, la única flor que poseía el gen del cual mi difunto esposo había anhelado perdurara por la eternidad, los años no son más que días para un ser sobrenatural y ahí estaba viendo lo que había construido a raíz de engaños, muertes, traiciones, dinero, sexo… ¿dónde había quedado la frialdad? Sonreí ante el recuerdo de aquel día, uno tal vez maldito y el llanto de aquella recién nacida que partió mi caparazón y me devolvió la humanidad que creí perder hacía mucho tiempo atrás… –Tormentoso es saber que no puedes contra lo que está predestinado a suceder, pero me mantengo firme– aquella frase era más para mí que para cualquier otro, el intruso mostraba su insensibilidad y la aceptaba alguna vez fui su igual.

Al final como tú dices la sangre es solo sangre, nosotros y nuestros gustos extravagantes tu que prefieres a tu igual y yo que prefiero un elixir que emana calor – sonreí con un cierto deje de picardía, mis gustos en sangre eran solo un mero capricho, ¿acaso no era así para todos? Me quede con sus palabras mientras le observaba tome aire como si realmente faltara en mis pulmones, cuando el advertía que mi protegida permanecería intacta me daba más soltura, a mi sobreprotección, sus preguntas habían sido claras, pero temía que no tenía una respuesta para darle – Para ti el recuerdo quizás es absurdo pero ella me devolvió la vid, como si eso fuera posible – puse los ojos en blanco y volví a centrar mi mirada – –es difícil de explicar pero ella me devolvió la humanidad que se había extinguido en mí, es raro decir que uno de nuestra especie sea tan humano pero aquí estoy como perro guardián velando su pronto sueño, sé que hay muchas cosas que no puedo evitar pero prefiero creer que al menos esta noche estará a salvo. A final de cuentas vivo un día a la vez – termine lo último con suavidad, los años que un sobrenatural podía cargar a cuestas eran casi ínfimos pero ahí estaba tratando de no hacer planes pero aun así haciendo planes para el mañana.

Sonreí mirándolo directo a los ojos – Ahora que estas aquí deseas seguir tanteando el terreno o venir realmente a lo que te trajo hasta acá – podía tener una humanidad pero seguía siendo un maldito vampiro, con debilidades y con deseos, como cualquiera, a final de cuentas nadie era de hierro y no podía negar que aquel intruso podría ayudarme por esta noche tal vez olvidar el pasado, los recuerdos y hacer lo que más me gustaba, vivir el día o en su defecto la noche. –Siempre el plato estrella es más sabroso– lamí mis labios y le cerré un ojo. Al menos aun no se me olvidaba como ser yo misma. – Pero temo decir que el postre siempre  sabe mejor. – Si ahí estaba aquella mujer que había dejado oculta por algún tiempo para encargarse de cosas domesticas del vivir humano, pero yo no era un mortal sino todo lo contrario, me acerque al silenciosa.

No era una santa  y mis debilidades eran variadas, pero como alguna vez escuche lo que se sirve en bandeja de plata no se desperdicia, me puse frente a su trono y acerque mi cuerpo con delicadeza aún más acerque mi rostro hasta el ajeno– ¿Qué desea el intruso? – le mire directo a esos ojos de mirada profunda,  y saque mi lengua para humedecer mis labios. Me gustaba aquello ese tipo de juegos, ese coqueteo casi caprichoso que podía haber, pero aquello solo era el comienzo…
 







Familia de Lesseps:

Arlett - Antoine - Viola

avatar
Arlett de Lesseps
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 98
Puntos : 107
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Dante el Sáb Sep 29, 2018 12:47 am

Comprender su pesar le resultaba un rompecabezas incapaz de armar. Las piezas, no encajaban pues para el vampiro le parecían todas iguales, por ello intentaba comprenderlo al menos entenderlo. Por esa razón, permanecía a su lado totalmente embelesado en la imagen de la humana con rasgos similares a la dama que compartía naturaleza. No dijo nada al respecto, le dejó espacio y momento de intimidad aunque hubiese oído sus palabras, supuso que necesitó decírselo a sí misma y lo respetó.

-Preferir a un igual no queda exento el deleitar el paladar y el tacto, con un elixir que me queme en la garganta, debo admitir que mi ontrol es absoluto pero las ansias de arrebatar el hilo invisible entre la vida o la muerte…-no acabó la frase pero ella sabría a qué se refería, pocas eran las ocasiones en las que dejaba alguna víctima con vida a no ser que otra llamase su atención -No considero que el recuerdo sea absurdo, nada ni nadie me hizo recordar quién fui, el tiempo pasa y borra todo a su paso, tampoco busco fantasmas del pasado y mucho menos los observo como un guardián, un escudo impenetrable. No podría comprender vuestra adoración por una humana aunque los lazos de sangre, intuyo si me permite enmarcarlo, sean más poderosos -

No solía entablar cierto tipo de conversaciones con cualquiera, esa noche se dejó llevar por las emociones que la dama de cabello fuego expresaba, por primera vez en mucho tiempo, el rompecabezas no le pareció tan complicado y sólo vio una pieza perfecta y deslumbrante, tan transparente y latente como el corazón vivo de la joven del interior de la casa.

-¿Y qué creéis que me ha traído hasta aquí? Quizás sea vuestro perfume, el que sólo vuestra sangre inconfundible y seguro deliciosa. O… simple y mera curiosidad, o una mezcla de ambas… o … -la mirada centelleante y oscura del vampiro, se clavó en la dama roja, la pregunta que escapó de los labios ajenos le resultó de lo más tentador, una invitación silenciosa -El intruso quizás …-se inclinó hacia ella, sonriendo de medio lado y lamerse los labios, imitando el gesto -…desee saltar la verja y entrar en la fortaleza  pero no quisiera ser descortés…o sí, por una vez guardar mis modales y aventurarme de lleno a asaltar su casa y…devorar el postre.-la enguantada mano del vampiro se apoyó en el hierro del columpio, la otra mano se aventuró a con el índice, bordear un mechón de cabello color fuego -¿Y qué desea el guardián? Atrapar al intruso y echarle de su propiedad -sonrió entreabriendo los labios, atreviéndose a dejar un roce en el mechón acariciado.


Hacía mucho no probaba sangre de un igual, menos haber encontrado cierta afinidad y complicidad. Probar el dulce elixir de la dama...era en lo único en lo que llegaba a pensar en ese instante.



Presente:




Pasado:
avatar
Dante
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 60
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Arlett de Lesseps el Dom Oct 07, 2018 4:11 am

Intruso

« El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.».{Juan 4:32}
En lo inmaculada que podía ser la noche el intruso se había entrometido en lo que sería una larga espera a que llegara Antoine, pero siempre la espera era mejor si uno estaba acompañado, ya fuera una grata o no compañía, pero debía admitir que la compañía del intruso se tornaba con el paso de los segundo más grata que no, me dedique en pensar en lo que decía sobre el pasado, pero realmente ya no deseaba pensar en aquello, el vampiro se había encargado en sembrar aquella semilla de curiosidad en mi cabeza y no había cosa que sacara aquello de mi mente. Mi espacio  fue invadido con aquel gesto, tocando mi mechón de cabello había sido tan sutil como insinuador, o al menos así lo quería ver. – El lazo que existe es tan antiguo que podría yo no haber nada que nos junte… pero aquí estoy para su resguardo. – Dicho eso apoye mi mano sobre la enguantada ajena, ambos tan frio como el metal de la cadena del columpio.

El intruso ya salto la verja…  se instaló en mi santuario,  puedo detenerlo y darle el plato principal y también el postre porque prefiero pensar que fue el maldito aroma de mi cuerpo, el aroma de mi sangre fría que lo trajo aquí y no de quien yace ya en sus aposentos esperando despertar y ver el amanecer – No podía nunca bajar la guardia para con Viola, a final de cuentas era el perro guardián, por muy bajos mis instintos fueran en ese momento me mantendría alerta, jugueteando, coqueteando y hasta ofreciendo… a decir verdad ya había ofrecido más de lo normal y común. Aquel intruso, con sus palabras me hacía pensar, en que quizás perdería mi vida cuidándola y necesitaba un recreo, alguien con quien recrear aquellos tiempos muertos, ¿era muy osado mi pensamiento?, preferí pensar que si, a fin y al cabo los años y centenares no pasaban en vano para uno como nosotros.

El guardian… desea muchas cosas en estos momentos… ¿echarle? – hice una mueca mirando hacia arriba – podría ser, pero creo que esperare a ver hasta donde quiere llegar el intruso… - volví a lamer mis labios mientras me acercaba a él a la altura de su oído para susurrar muy despacio – Como dije en un principio solo hay una regla… a mi Viola no se le toca – avanzaría a pasos amplios en aquel juego que ya parecíamos estar inmersos ambos, intruso y guardián, osadamente lamí su oído tras haber pronunciado la única regla que existía y por la cual siempre daría mi vida. Volví para quedar frente a el – La Mesa está servida si el intruso se le apetece – el ser inmortal que habitaba en mi interior estaba juguetón, al parecer no se me había olvidado ser yo… ser yo misma. Me acerque aún más a su rostro y topando su nariz con la mía y atrevidamente le lamí los labios. El aroma de un inmortal siempre me había parecido embriagador y el sabor que el tenía un verdadero dulzor  no acostumbraba a estar con los de mi especie en aquellas situaciones, pero siempre existía la posibilidad de encontrar a alguien con quien poder hacer y deshacer sin temor a que perdiera la vida, perder el control era lo de menos ambos podíamos soportar mucho más…

 







Familia de Lesseps:

Arlett - Antoine - Viola

avatar
Arlett de Lesseps
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 98
Puntos : 107
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Dante el Dom Oct 07, 2018 1:49 pm

La familiaridad de la situación invadió al ser de la noche, la dama de cabello color fuego le invitó sin palabras a ser su acompañante por esa noche, cambiar por unas horas [n] la prisión [/n], por llamarlo de alguna manera. Debía admitir admirar a su igual, el hecho de imaginarla cada noche observando a su familia y aguardando su espalda, dando paso a vislumbrar su humanidad, una que él pensaba había perdido con el paso de los siglos e inconscientemente, la buscaba sin descanso por pequeños recuerdos que efímeros tomaban forma en olores, esencias y auras que dejaban adivinar la raza, lo especial en cada víctima que habían conocido el mordisco placentero de la muerte entre los brazos del pompeyano.

-Sin lugar a dudas sois una anfitriona excelente, mi dama de fuego…si me permitís llamarla de ese modo -un segundo dedo se aventuró a acariciar el mechón, delineándolo y perderse en su suavidad, inclinándose lo justo para captar su olor y perderse en ella unos segundos -No estoy interesado en su humana, creí que ya lo habíais entendido, no creo que el menú que me presente se vea tan delicioso como el que tengo ante mis ojos -invitado a tomar y degustar, los labios del vampiro se curvaron en una media sonrisa, lo cierto es que ansiaba probarla, su olor no cabía a dudas sería tan delicioso como la elegante y majestuosa presencia de la dama.

-Soy el invitado de honor y como buen invitado, traje también para que degusteis. Podeis serviros -ofrecido a sí mismo, centró su mirada en los ojos de fuego de la mujer quien se aventuró a traspasar el protocolo, la mano libre del invitado…aún sobre la ropa, le dedicó una caricia que ella misma pudo sentir a lo largo de su espalda, sólo con la yema de los dedos, invitándola a un paseo más íntimo -¿Y tiene nombre este delicioso manjar? -susurró contra los pétalos ajenos, labios jugosos y terriblemente seductores, su instinto le llevó a morder el inferior, un pequeño corte que emanó el elixir de su igual y al que no tardó en degustar, recogiéndolo con mimo tanto con la lengua como los labios, atreviéndose a dibujar su perfecta dentadura con la punta de su lengua.

-Deliciosa -sonrió contra sus labios, la palma del vampiro se perdió donde la espalda daba su fin para resguardarla contra su cuerpo, tomando como punto de peso uno de los barrotes de hierro del columpio, la dejó ligeramente apoyada con él entre medias, una cárcel en donde la dejaría salir si ella lo desease -Me gusta tomarme mi tiempo, el hecho de que otros observen no me fascina, prefiero tomar cada segundo de mi tiempo con toda delicadeza y dedicación posible. Su Viola estará a salvo esta noche… no tiene porqué irse lejos -buscaba entre sus palabras un sitio más íntimo, lejos de la mirada, la promesa de no tocar a su familiar, acababa de sellarla, un pacto de sangre contra su boca la cual besó con suavidad al principio, deleitándose en las gotas que seguían resbalando por su labio inferior, un hilo caía silencioso hasta su barbilla, el cual tomó su tiempo en recogerlo con la lengua…volviendo a buscar su mirada… su mano hizo presión en su espalda, sus cuerpos quedaron en completo contacto donde sus muertos corazones , si pudiesen latir…lo harían al unísono.




Presente:




Pasado:
avatar
Dante
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 46
Puntos : 60
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Arlett de Lesseps el Vie Ene 11, 2019 5:30 am

Intruso

« El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.».{Juan 4:32}
Arquee mi cuerpo al sentir aquella mordida la fría sangre que emanaba de mi labio tenía un sabor diferente, quizás hasta podría decir que estaba tibia, tibia por el momento la situación, apoye mis brazos por sus hombros con una sonrisa juguetona y una mirada algo así como seductora. Aquel intruso sabía bien lo que quería ¿y yo? Aun cuando no andaba buscando nada, el había llegado a llenar el vacío de esa noche, de esta velada. Lo bese con suavidad, dejando con ganas de más, con lo años había aprendido que una se podía hacer esperar. – Arlett de Lesseps y mi intruso o prefiere que le llame así – le cerré un ojo mientras me hacía prisionera entre sus brazos, podía ser sumisa o tal vez dominante la noche era larga y ya había alimentado al demonio de mi interior.

A nadie le gustan los mirones – susurre en su oído mientras me liberaba y tomándole del brazo lo hice seguirme, la mansión de Lesseps era amplia y quien mejor que yo para conocerla, rodee el antejardín para llegar al patio donde existían tres cabañas una para los empleados y otras dos para las visitas extras, avance sin mirar atrás por el sendero adoquinado hasta llegar a la cabaña más alejada de una estructura de piedra de rio, soportabas más de lo que se creía siempre se mantenía abiertas, Viola mejor que nadie conocía los bajos instintos de sus parientes y en su tiempo había sido clara, su techo se respeta… las cabañas a libre disposición y a decir verdad ese era mi espacio, lo había decorado… abrí la puerta e ingrese tirando al intruso hacia el interior, la oscuridad era plena, pero aun así lo podía ver con algo de claridad. – Aquí, estamos lejos de ojos curiosos… – le bese dándole una mordida suave en su labio inferior- – nadie nos molestara- la meza estaba servida ahora solo había que comer.

Le volví a morder el labio del inmortal pasando mis brazos por su cuello, pegando mi cuerpo al ajeno sintiendo la frialdad que parecía acoplarse a la mía – Esta noche podríamos comenzar por el postre, algo dulce para endulzar esta velada. – le susurre a su oído y me aleje de él, para buscar la lamparilla de cera para dar un poco de luz a tanta penumbra. La cabaña tenía dos ambientes, una sala de estar y la habitación que contenía una bañera inmensa en una esquina. Una vez encendida la lamparilla le mire con una amplia sonrisa. Y me acerque a él tomando su rostro entre mis manos y pase mi lengua sobre sus labios… - mmm – musite mientras le soltaba y terminaba con un voraz beso lanzándome encima de él.









Familia de Lesseps:

Arlett - Antoine - Viola

avatar
Arlett de Lesseps
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 98
Puntos : 107
Reputación : 43
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Intruso - Dante

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.