Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




Tarde de música - libre

Ir abajo

Tarde de música - libre

Mensaje por Yvonne De Bailleux el Sáb Ago 25, 2018 9:01 am

A pesar de todo lo que debía soportar, de los desplantes de su marido, de las noches en que solo deseaba cerrar los ojos y dormirse, tan profundamente, que al despertar, descubriera que todo había sido una pesadilla, y que aún se encontraba en casa de su padre, que jamás había conocido a Konrad y que su vida no era un completo infierno. Mas cuando abría los ojos, cada mañana, descubría, en la penumbra del cuarto, la mirada de esa mujer igual a ella, que parecía burlarse de Yvonne, como si todo lo que viviera, fuera parte de su venganza, de una en la que elaborara con su amante, para hacerle pagar un pecado que no había cometido. - Yo no deseé tu muerte, no quise venir a éste mundo, fuiste tú quien me trajo hasta aquí, para dejarme tirada a mi suerte - le gritó un día en que el dolor era demasiado insoportable. Odiaba ese cuadro, se odiaba a si misma. No soportaba verse a un espejo.

Un día, mientras el mayordomo le preparaba el desayuno, ella tomó el cuchillo y se lo guardó entre sus ropas. Cuando volvió a su habitación, intentó cortarse las venas, y aunque sus ropas quedaron ensangrentadas, y todo el personal de la mansión se espantó por lo que estaba pasando, solo el mayordomo fue lo suficientemente frío, como para poder salvar la situación. Como el señor de la casa se encontraba de viaje, él llamó a una bruja, quien por medio de sus conocimientos, sus dones, logró hacer que las huellas en las muñecas de la dama desaparecieran. Por el bien de la joven, y por su propio bien, debía lograr que todo lo vivido, fuera un mal sueño. Desde ese día, permitió a la joven, que dejara las habitaciones, cuando su carcelero no estaba.

Gracias a eso, pudo llegar a la sala de música, y allí, dejar pasar el tiempo tocando el piano de cola que allí existía, - jamás pensé que Shivago tocara el piano - pensó, dándose cuenta de lo tonta e insensata que había sido al confiar en un hombre del que no conocía nada, ni lo mas mínimo.  Así, transcurría esa tarde, tocando una melodía alegre, a pesar de que su corazón estaba partido, y la melancolía la llevaba a llorar por horas enteras. Mas en ese instante, su alma se había liberado de aquel dolor. Las ventanas se encontraban abiertas, pues el día era calurosos, un típico día de verano. Sonrió, absorta en la pieza que interpretaba. Cuanto deseaba tener una amiga, alguien en quien poder confiar, todas sus tristezas, sus miedos, sus pocas o inexistentes alegrías, suspiró, al pensar que en algún momento, aquel deseo se haría realidad.





avatar
Yvonne De Bailleux
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 92
Puntos : 83
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 01/03/2014
Edad : 236
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.