Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas
» Ausencia de Amanda Smith & co.
Hoy a las 8:57 pm por Amanda Smith

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 8:36 pm por Milagros Lamberg

» CAMBIO DE RAZA Y/O RANGO
Hoy a las 7:57 pm por Skulð

» Every end is a New Beginning | Chronology
Hoy a las 7:51 pm por Samvel Bjishkian

» ¡Justicia! // Privado - Drako
Hoy a las 6:53 pm por Pentu Omega

» Hagamos que valga la pena (privado)
Hoy a las 6:36 pm por Hope Acer

» La Sombra (Libre)
Hoy a las 6:24 pm por Sigrid

» El bosque está vivo // Privado - Ashitaka
Hoy a las 6:09 pm por Naomi Suecry

» Frases memorables
Hoy a las 5:33 pm por Christopher Marlowe



Un nuevo amanecer [Privado]

Ir abajo

Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Ayshane Yuri el Lun Sep 03, 2018 11:12 am

Afortunadamente mi primera transformación en tierras francesas había pasado sin daños colaterales, al menos que yo recordase; el hecho de no encontrar rastro de sangre alguno solía ser una señal inequívoca de que nada atroz había sucedido.
Lo cierto es que pertrecharme en esa cueva cercana a la playa había sido una buena idea, aunque todavía no pensaba cantar victoria. Otra noche donde la dama blanca coronaría el cielo seguía a ésta, y desconocía si mi plan de mantenerme alejada de los humanos cuando la bestia se apoderaba de mi alma sería de nuevo posible.

Cuando horas antes comenzó la maldición y todo mi ser comenzó a quebrarse entre aullidos de dolor y el sonido sordo de huesos rotos, mi último recuerdo era de encontrarme encadenada por el tobillo a un grillete metálico, sujeto fuertemente al suelo. Sin embargo, al despertar de nuevo en forma humana, mi cuerpo desnudo no se encontraba sobre la fría piedra de la gruta, sino unos metros más alejado, descansando en la mullida hierba junto a un arroyo.

No tardé mucho en regresar caminando hasta la cueva donde había guardado mis pertenencias. Tomé la ropa dejando el resto de útiles que necesitaría para pasar el día siguiente allí, y con ésta me dirigí a la playa donde tras enjuagarme del barro que portaba en algunas partes de mi cuerpo; después de lo cual me vestí con calma, frotándome los brazos para entrar en calor.

Agradecía que el ambiente helado del otoño apartase de allí a miradas indiscretas, aunque nunca podía saberse cuando un cazador nos podría sorprender por la espalda. No era el primero que hubiese visto en París, y sin duda tampoco sería el último. Era por ello que trataba de mantener los sentidos bien alerta, a pesar de que el murmullo de las olas producía en mí un profundo estupor.

Estaba agotada, como siempre que me transformaba, pero sabía que debía dormir y descansar si al amanecer quería seguir con la búsqueda de ese desconocido al que me habían prometido; aunque si lo pensaba bien, había algún fleco suelto en toda esa historia que no terminaba de cuadrarme. ¿Cómo era posible que no hubiese ningún dato de ese hombre? Si no fuese porque conocía a mi hermano, o eso era lo que pensaba, hubiese jurado que me había mandado tan lejos en una misión inútil para mantenerme alejada de la manada.

Me senté sobre la roca desde donde disfrutaba de un hermosa panorámica de la playa, y fue entonces cuando vislumbré una lejana silueta que parecía encaminarse hacia mí. ¿Cazadores? Demasiado lejos para saber si era amigo o enemigo, así que opté por hacer lo que mejor se me daba, atacar por sorpresa.
Me escondí tras una de las rocas que ocultaban el sendero por el que había llegado, ese que me llevaría a la gruta escondida donde estaba mi espada. En caso de que se pusiesen las cosas feas, siempre podría huir por ahí.




avatar
Ayshane Yuri
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 118
Puntos : 95
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 25/09/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Kefrén Tausret el Lun Sep 03, 2018 1:38 pm

"Hay siempre en el alma humana
una pasión por ir a la caza de algo".

Charles Dickens

La noche anterior estuvo más que ajetreada, si bien es cierto que su misión es atrapar a un vampiro antiguo y que debe tener ciertos movimientos para encontrarlo, seguirlo y después de ello, combatirlo; hay momentos como en la pasada noche, donde en lugar de evitar la cacería, ésta lo buscaba de forma tan activa, que era imposible dar marcha atrás y evadirla. Ahora, tras un par de horas en que todo terminó, desaparecer el cuerpo del licántropo tuvo su dosis de dificultad porque ¿Cómo es que haces para enterrar a un sobrenatural que vuelve a su forma real de humano tras su muerte sin que alguien piense que asesinaste a un cristiano común y corriente? Una solución es enterrarlo en las profundidades del bosque y después de ello, rogar porque no tenga una manada y detecte tu aroma para que piensen en venganza.

La elección del cazador, fue cargar con el cuerpo hasta dejarlo sobre el caballo para utilizar en el campo de batalla una de sus armas de doble filo: un hechizo que le entregó una compañera para ocultar su aroma y transformarlo en otro, así la manada se daría de bruces buscando a alguien por completo diferente de Kefrén y que ya está muerto hoy en día. Del licántropo, la opción de enterrarlo no es viable porque no tiene con qué cavar un buen hoyo, así que aprovecha la distancia corta que hay hasta el mar, para echarlo por uno de los acantilados y que la marea lo lleve a otro sitio donde sea encontrado. Así al menos, tendrá el tiempo suficiente para sanar sus heridas. Hablando de eso, decide quedarse en resto de la mañana en la playa, para disfrutar algo del sitio dejando atado al caballo un poco lejos de la zona baja para evitar que se encabrite y se aleje si hay alguien todavía merodeando por ahí.

Con un bolso en la mano, camina por la orilla de la playa habiéndose desprendido de las botas y los calcetines para no hundir sus pies y de paso, disfrutar de las arenas. Le recuerdan en cierta forma a Egipto, su país natal. La diferencia radica en que allá no hay agua más que el Río Nilo. Elige un sitio para poner la bolsa empezando a quitarse las prendas. Desde la larga túnica con capucha, el pasamontañas, la armadura de cuero tachoneado, empezando a desabotonar su camisa cuando un sonido le alerta de que algo no está bien. La espalda la tiene cubierta de sangre del garrazo que alcanzó a perforar su protección y que ahora necesita una atención pronta y expedita antes de que empiece a perder más del vital líquido. Sus ojos recorren la zona con detenimiento, esperando a que el sonido que lo alertó vuelva a repetirse o bien, algo más importante suceda.

Todo su cuerpo está en alerta durante unos cortos minutos hasta que decide que quizá fue algún animal. Continúa desprendiéndose de la camisa dejándola en la arena y sigue ahora con los pantalones quedándose con una calzoncillo entallado a medio muslo. Avanza hacia el mar, escuchando cómo revientan las olas. En la espalda, desde su nuca haciendo un recorrido hacia el sur, el Uraeus le recorre con un brillo particular a la luz del sol. Ese tatuaje hace combinación con el símbolo de Horus que se encuentra en la parte baja de la espalda. Sin contar con la otra marca que está en su ojo, haciendo que parezca un Udyat. Cualquiera le tacharía de hereje de ver estos símbolos y entender qué representan. Para Kefrén, es marca de su estirpe y los porta con orgullo.

En su pecho, cuelga una cadena de oro con un símbolo más, el Udyat del que no se separa. Las olas llegan a sus muslos y es cuando Kefrén se sumerge en el agua para que la sal queme sus heridas mejor que cualquier otro medicamento. El ardor le provoca una pérdida de aliento, por lo que se queda flotando mirando el cielo dejando que las aguas y las sales hagan su efecto. Hasta que ve una sombra levantarse donde habría jurado que alguien estaba cuando se detuvo antes de meterse al mar. Se pone en guardia empezando a nadar hacia la orilla, pataleando las aguas cuando tiene que ponerse en pie - ¡HEY, TÚ! ¿ACASO SE TE PERDIÓ ALGO? - grita con tono molesto porque le rompe su concentración, su momento de meditación y tranquilidad. Eso sí es un incordio, sólo espera que no sea una ladrona porque si no... al menos tiene su Udyat consigo.



MITHOLOGY:
avatar
Kefrén Tausret
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 20
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Ayshane Yuri el Dom Sep 16, 2018 8:11 pm

El murmullo que provocaban las olas al romper enérgicamente contra las rocas localizadas cerca de la cueva donde me encontraba, enmascaraba cualquier otro sonido proveniente de la playa hacia donde se dirigía el extraño en cuestión, a no ser que intencionadamente toda la atención estuviese enfocada hacia allí. Y aquello era justamente lo que había optado por hacer para descubrir que había detrás de aquella imperceptible aura, que poco a poco iba tomando forma, o más bien, color. Por lo poco que podía apreciar desde mi escondite, puesto que me mantenía todavía oculta entre las sombras para no llamar su atención hasta descartar que supusiese algún tipo de peligro, era un simple humano el que parecía asegurar su montura a unos metros de la playa para, creía intuir, pasear tranquilamente por la orilla mientras los tenues rayos del sol acariciaban con suavidad su piel a esas horas de la mañana.

Sintiéndome extraña por estar espiando a un humano que tan solo deseaba alejarse un poco del bullicio de la ciudad y disfrutar del silencio que el lugar le ofrecía, fui emergiendo poco a poco de mi escondite, acercándome con sigilo hasta las rocas donde anteriormente me encontraba y desde las que tenía mejor perspectiva para observar los movimientos del humano. Fue entonces cuando un particular olor llegó hasta mi desarrollado olfato, desconcertándome por completo. Sangre. Sangre fresca para ser más exacta. Sentí como todos mis músculos se tensaban, ya que aquello no podía significar nada bueno. Temerosa de lo que hubiese podido suceder la noche anterior, a pesar de tener el Poder de Gaïa y ser capaz de controlarme durante mis transformaciones, me giré sobre mis talones y comencé a olfatear a mi alrededor en busca del origen de esa sangre. Más me detuve de súbito, sorprendida por la escena que comencé a presenciar a escasos metros, cuando el hombre comenzó a despojarse de sus ropajes, dejando a la vista el motivo de porqué no había percibido antes el olor a sangre.

Tragando saliva con dificultad, me debato entre acercarme hasta él y ofrecerle mi ayuda para esas laceraciones que cruzan su espalda, o marcharme aprovechando que comienza a meterse en las frías aguas del mar. Negando con la cabeza por lo estúpida que puedo llegar a ser, decido finalmente acercarme dejando todas mis armas en la cueva, salvo una pequeña daga que llevo oculta en la base de la espalda. Sopeso los motivos de esas heridas, y lo primero que se me ocurre es que pueda tratarse de un cazador. Normalmente ningún hombre de a pie estaría dándose un baño en la playa después de haber recibido un ataque, a no ser por supuesto, que se tratase de un cazador de sobrenaturales tratando de borrar sus actos esa noche. Suspiro contrariada, riñéndome a mí misma mientras que acorto las distancias con bastante rapidez, deleitándome con disimulo del esculturado cuerpo del hombre, que además posee unos increíbles tatuajes sobre su piel.

-Discul…pe.- me excuso cuando de súbito el hombre parece despertar del trance en el que se encontraba, acusándome de…no lo dijo, pero parecía molesto. Me detuve de inmediato, pensando con rapidez que excusa poner, porque el olor de la sangre era complicado de explicar.- Vi un cuerpo flotando desde lejos y solo vine a socorrerle, por si no sabía nadar.- expliqué con timidez conforme el hombre continuaba acercándose hacia la orilla. “Por todos los dioses, que no salga en pormenores”, recé esperando que permaneciese en el agua un poco más.- Si lo desea puedo curarle las heridas que lleva en la espalda; porto algunos medicamentos en mi montura.- apunté segura de mi misma, buscando su mirada para saber si continuaba molesto por mi intromisión.




avatar
Ayshane Yuri
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 118
Puntos : 95
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 25/09/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Kefrén Tausret el Lun Sep 24, 2018 12:16 pm

La espalda arde, los movimientos del Assassin son controlados, medidos, en tanto calibra a la mujer que está junto a sus pertenencias pensando quizá que puede robarle. En tanto no se haga con el arco y las flechas, notará que sería su peor error como escape porque la distancia no es problema para un arquero tan experimentado como Hor-Nub. Avanza recortando el trecho entre ambos, con el cuerpo cubierto por agua que resbala en ríos y luego, en pequeños hilos conforme se agota la humedad en él. El cabello completamente pegado al cráneo es separado de su cara por un movimiento de la diestra mano cuyas falanges acomodan los mechones atrás, hacia su nuca. La duda en su voz es detectada, otras intenciones tenía que sólo interesarse en un cuerpo flotante. La pregunta es ¿En qué? Y a pesar de todo, el guerrero de antaño se mueve con los mismos movimientos elegantes que le caracterizaron y aún ahora, son parte de su fachada.

Se queda de pie a diez metros de ella, dejando atrás las aguas salinas que a duras penas le alcanzan el tobillo con cada rompimiento de las olas. Algunas veces lo rozan, otras no tanto. La arena se hace más resbaladiza, por lo que da un par de pasos más, tensando todos los músculos de las piernas haciendo latente su condición física. Perfecta, impoluta, bien trabajada. Sus brazos se cruzan sobre su pecho creando una apariencia mayor a su tórax en tensión - ya, ¿La samaritana tiene nombre? No tengo por costumbre hablar con desconocidos - se mofa de la frase en tanto sus calzoncillos se pegan a la piel por la misma humedad dejando notar que su pudor es inexistente por mostrarse tal cual es. En la Liga, ha entrenado por completo desnudo frente a los ojos de los hombres y las mujeres, como en la época griega. Así que está curtido para ello. Nunca se sabe en qué momento le atacarán y desaparecer la timidez es parte del entrenamiento al que fue sometido.

Sus pasos continúan de nueva cuenta, acorta las distancias hasta llegar a ella, - ¿Y dónde está su montura? Espero que todas sus palabras tengan sustento, samaritana o de lo contrario, me veré en la penosa necesidad de pedirle una respuesta real y franca. Odio a los mentirosos - y aunque la respuesta sea que le quería robar, prefiere eso a la incomodidad de sospechar una y otra vez de ella. Las gotas resbalan por su rostro y otras partes de su anatomía sin que se vea la necesidad de desaparecer alguna de ellas. Esta vez, sus manos se posan en ambos lados de sus caderas mirando fijo a la mujer, intentando dilucidar la verdad en esos ojos que denotan nerviosismo. - ¿Y bien? - presiona por última vez en tanto alarga la mano para tomar su camisa deshecha y rota, secándose las manos por si necesita tener firmeza en su agarre. Detrás, el mar ruge con una enorme ola que casi llega a su improvisado campamento obligando a Kefrén a mirar atrás.



MITHOLOGY:
avatar
Kefrén Tausret
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 20
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Ayshane Yuri el Sáb Sep 29, 2018 4:50 pm

El estado de shock en el que me encontraba por haber sido sorprendida por el cazador observándolo bobamente mientras se bañaba en el mar, comenzaba a disolverse a medida que el susodicho  humano seguía con su particular enfado por haberme encontrado allí. Además de que no parecía contento con la explicación que le había concedido para salir del embrollo en el que yo solita me había metido por querer socorrer sus heridas. Si  hubiese sabido  que se iba a comportar como un cretino malcriado, se iba acercar a ayudarle su madre, porque desde luego lo que menos esperaba era un trato tan hostil hacia mi persona cuando lo único que le había ofrecido era mi ayuda.

Mordiéndome el labio inferior con suavidad, continué en silencio mientras mis ojos permanecían clavados en ese escultural cuerpo casi desnudo que parecía haber sido moldeado por los mismísimos dioses. Cada músculo aparecía perfectamente delineado, en proporciones perfectas. Sacudí ligeramente la cabeza para apartar este tipo de pensamientos que no me llevarían a ninguna parte, centrándome de nuevo en el caballero que avanzaba raudo hacia mi posición, deteniéndose a escasos metros. No me gustaba el tono de voz que usaba para hablarme, mostrándose totalmente incrédulo de mi palabra. ¿Acaso otras mujeres lo habían jodido tanto como para que ahora respondiese de esa forma ante alguien que no conocía?

-La Samaritana tiene nombre, por supuesto, pero tiene por costumbre no proporcionárselo a personas desconocidas.- respondí devolviéndole en cierta forma su punzadas, forzando una sonrisa totalmente falsa, sintiendo como mis mejillas tomaban tonalidades rosadas cuando inconscientemente mi mirada continuó su investigación, dirigiéndose hacia zonas más íntimas del humano cuando éste volvió a moverse hacia mí. Pensé en dar un paso atrás, en mantener las distancias, pero esto también podía ponerlo sobre aviso, y no era algo que quisiese provocar.

Me moví  inquieta en mi posición, apoyando todo el peso sobre una sola pierna preparándome por si era necesario defenderme de su ataque; aunque viéndolo así “vestido”, casi que prefería no saber con que me atacaría.
-Mire, se lo voy a explicar una vez más porque a pesar de lo simple que es, parece que no lo habéis entendido.- medio gruñí, siendo esta vez yo quien cruzaba los brazos sobre el pecho, tratando de retener mi ímpetu y dejarle hablando solo.- No soy ninguna mentirosa, eso para empezar. Mi montura está tras esas rocas – señalé con el dedo índice de la mano derecha hacia el lugar que había escogido como refugio- que es donde me encontraba  fuera de la mirada de curiosos, descansando antes de que vuestra presencia me despertase de mi sueño.- hice una breve pausa para coger aire y proseguir. Estaba cada vez más enfadada, consciente de que la luna llena que escasas horas antes era la culpable de mi maldición, todavía usaba su influjo sobre mí.- Cuando escuché los cascos de su caballo, observé desde las rocas de quien se trataba, siguiendo vuestros pasos con la mirada hasta que os desnudasteis para introduciros en el mar. Fue al ver vuestras heridas de la espalda cuando me decanté por acercarme por si podía ayudarle.- concluí con rapidez.

No tenía por qué darle más explicaciones, ni quería dárselas.- Pero visto lo visto, mejor me marcho por donde he venido, seguro que otra buena samaritana vendrá a prestarle su ayuda.- apunté con mofa, aprovechando que se giraba a mirar el oleaje, que parecía estar revolviéndose.- Eso sí, si alguien quiere ayudarle yo se lo permitiría si fuese usted. El aspecto de alguna de esas heridas no pinta nada bien.- sentencié, dándole la espalda y regresando hacia mi escondite con calma, mientras apretaba los puños esperando que se me pasase así el enfado.




avatar
Ayshane Yuri
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 118
Puntos : 95
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 25/09/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Kefrén Tausret el Lun Oct 08, 2018 4:54 am

La primer respuesta que sale de su boca le hace saber que está ante una insolente, Una mujer que poco duraría en la Liga con semejantes palabras. Sabe que su actitud es de todo, menos conciliatoria. Después de la noche vivida, está irascible a pesar de que pudo sacar las ansiedades en la pelea. La espalda por supuesto que le duele, más curtido para ignorar el dolor, se concentra en lo que ella demuestra. Está en tensión, nerviosa, como si fuera culpable de algo. No pasa desapercibido, tras limpiarse las manos con la camisa, la manera en que recorre su cuerpo con un brillo de apreciación. Su entrecejo se frunce, mantiene el control en total silencio observando hacia su alrededor.

Siente la ola golpear sus tobillos, por inercia, extiende el brazo para sujetar su bolso y que no termine en el interior del océano. Lo avienta de nuevo en la arena, a unos metros más allá de donde rompió la última ola. Ella sigue el examen de su cuerpo, deja que lo haga, para él, las mujeres son eso: parte del mundo, no hay más que hacer con ellas y si necesita desfogar sus instintos sexuales, hay un grupo en la Liga para ello. En el trabajo o durante las misiones, no se distrae en eso. Puede ser que por ello esté tan nerviosa. Es sabido para el Assassin que en estas tierras, la modestia juega un gran papel en la sociedad y seguro que para la joven, la exposición tan brutal de su cuerpo, sea un shock.

Las razones que da son bastante válidas, asiente con la cabeza - de acuerdo, más la sal quemará mis heridas y ayudará a la cicatrización, como ve, el hecho de entrar al mar tenía un ulterior propósito. Lamento si los cascos de mi caballo le despertaron, creí que el lugar estaba desierto - por eso lo eligió. Para no tener personas que estuvieran mirándole. El sonido de la voz y su tono, parecen molestos, lo cual le da su punto porque si en algo se le reconoce a Kefrén, es por sus modos abruptos y adustos. Se cruza de brazos terminando de escuchar sus palabras, le ve que da media vuelta encogiéndose de hombros - que pase buen día, me aseguraré de no molestar su sueño cuando me retire - toma sus pantalones mojados, exprimiéndolos acercándose a su mochila para sacar los secos. Se saca los calzoncillos para ponerse los pantalones con rapidez, mirando cómo la arena se entromete sin prestar demasiada atención. Se los abrocha tomando sus prendas, exprimiendo bien todo, lo introduce en su bolsa.

Se sienta en la arena, buscando hasta sacar las vendas dejando al lado la camisa sucia. Aspira profundo por lo que viene. En la Liga, no es necesaria la ayuda de alguien más para curarse, les enseñaron a no depender de alguien más. Así que saca una flecha de lo profundo de su bolso, le quita la punta, le embadurna de un extraño menjurje. Aspira profundo antes de echar el brazo atrás, sujetando la vara y presionar contra la herida hasta sentir que toda la zona quedó cubierta por el preparado que arde como pocos. Echa la cabeza atrás con un siseo. Juguetea con la vara mirando la sangre que aún la mancha y tras sacudir la camisa, la limpia. Vuelve a repetir el proceso tres veces más. Los oídos le zumban por el dolor. ¡Malditos licántropos!




MITHOLOGY:
avatar
Kefrén Tausret
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 20
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Ayshane Yuri el Dom Oct 14, 2018 6:45 pm

La fina arena caía irremediablemente  a un lado y otro de mis botas mientras con raudas zancadas avanzaba hasta el lugar donde le había indicado que se encontraban mis pertenencias. Negando con la cabeza durante parte del camino, no comprendía esa tozudez del humano de dejarse ayudar, aunque teniendo en cuenta que era un varón, imaginaba que nuestra diferencia de sexos tendría  algo que ver con eso. Yo no era una simple humana, ni siquiera una cazadora común. Pero si descubría que en mi interior dormitaba un lican latente por volver a salir, correrías serios problemas. Me sentía molesta mientras guardaba mis cosas, molesta por no haber podido ayudarle, y al mismo tiempo porque no comprendía porque me había puesto a la defensiva con él. Guardé con rapidez las bastardas sujetas a mi espalda y las cubrí  con una capa de paño negro, que además de abrigo me serviría para ocultar las armas.

Coloqué con tranquilidad todas mis pertenencias en las alforjas de mi montura sin dejar de observar cada movimiento del cazador, que meticuloso, llevaba a cabo un preciso ritual para curarse sus heridas.  A pesar de haberme prometido marcharse del lugar sin molestar, no podía permitir que recordase mi escondite aquella segunda noche de luna llena. Mi habilidad de Gaïa lo mantendría a salvo de mis garras  durante mi transformación, pero ¿quién me mantendría a salvo a mí? ¿Quién le iba hacer entender que yo no era peligrosa durante mi transformación? Negué con la cabeza. Mejor así, cada uno por su lado como si nuestros caminos jamás se hubiesen cruzado nunca. Después de haber observado mas de cerca su cuerpo, así como los útiles que portaba en su bandolera no me cabía duda alguna, aquel humano era cazador de sobrenaturales, pudiéndome convertir yo en su próxima presa.

Presta a marcharme del lugar con todo ya recogido, pude sentir el dolor que le provocaban aquellas heridas, y el escozor del ungüento aplicado en estas.  Sintiendo cierto remordimiento por dejarlo así sin intentarlo una última vez, al igual que otros hicieron por mí con anterioridad. Tal vez unos puntos de sutura le ayudarían a que la cicatrización fuese más rápida, pero era obvio que no se dejaría tocar por mí. Al menos, podría intentar ayudarle de otra forma antes de marcharme otorgándole finalmente de la calma que necesitaría para superar aquel ataque.

Con tranquilidad para que no sintiese que mi acercamiento era ningún tipo de ataque, recorrí el camino andado esta vez con mi caballo caminando a mi lado, hasta llegar a su posición. Podía sentir la tensión de sus músculos, provocado por el dolor que debía estar soportando en silencio.- ¿Sabes? No es malo aceptar de vez en cuando la ayuda de un desconocido.- apunté con calidez en la voz, acuclillándome a su lado para dejarle un pequeño frasco de cristal junto a su cadera.- le ayudará a calmar el dolor de un solo trago, e incluso acelere el proceso de curación. Apenas le rocé el muslo al colocarme de nuevo en pie.- Conozco ese tipo de heridas, por eso me aventuré a echarle una mano. Pero le comprendo, yo soy la primera que cuando me hieren prefiere lamerse sola las heridas en lugar de que alguien le ayude. – avancé un par de pasos, para continuar mi camino, consciente que por debajo de la capa que llevaba podían apreciarse las fundas de las dos cimitarras que portaba.- Ayshane, por si necesita en alguna ocasión la ayuda de esta samaritana desconocida.- afirmé esbozando una tímida sonrisa antes de ponerme de nuevo en pie, observando la forma en que las olas rompían con fuerza contra la arena- La marea está subiendo, y puede que se avecine una tormenta. No debería permanecer demasiado tiempo a la intemperie- dije preocupada porque le pillara la tormenta todavía en la playa en el estado en el que estaba; barajando la posibilidad de quedarme en la gruta o volver a la habitación de mi hotel por si la tormenta me impedía salir antes de que la luna coronase de nuevo el firmamento.




avatar
Ayshane Yuri
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 118
Puntos : 95
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 25/09/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Kefrén Tausret el Jue Oct 25, 2018 8:17 pm

Escuece la piel abierta con el ungüento que se esparce sin mucha prolijidad y limpieza. La atención médica perfecta es imposible para una persona sin compañía. Echa la cabeza atrás sintiendo que las sienes le punzan. Desearía regresar pronto a la habitación que renta, recostarse y sólo ponerse en pie para ir al sanitario o comer. Estar ahí durante días hasta recuperarse por completo. El soñar no quita nada. Cuando termina de untar bien toda la sustancia -o lo mejor que puede-, escucha pasos a sus espaldas. Voltea la cabeza para mirar por encima de hombro, las ropas son las de la mujer que pasara hace unos momentos. ¿Qué le trae de regreso? La reprimenda cae en saco roto. ¿Quién se cree para juzgar? Sus ojos observan el movimiento que le lleva acuclillarse para dejar un frasco a su lado.

Alarga la mano para revisar el contenido, lo abre olfateando para ver si puede detectar qué es lo que lo compone. Un trago, curioso. Lo vuelve a cerrar revisando su color, apreciando cómo su espalda se queja por el dolor sin que emita un solo sonido o un rictus parecido. Está educado desde pequeño para ello. Ella sigue hablando en tanto parece que sus palabras caen en saco roto. Kefrén deja el frasco a un lado, tomando de nuevo el ungüento entre las manos. - En primera, un placer Ayshane. Soy Kefrén. En segunda, tú fuiste la que se fue indignada dejándome solo - le extiende el frasco en señal de rendición - en tercera, te agradecería si revisaras que me dispersé bien la mezcla y si no, te pido por favor, la coloques donde falta - su tono es monótono, sin una connotación que pueda indicar su estado de ánimo. Pareciera que hablara por inercia - en cuarta, haz memoria, recuerda todo lo que pasó y ahora dime. ¿Estuve mal pensando que eras una ladrona o me excedí cuando te grité desde el mar? - es como con sus alumnos.

En la Liga, los gritos dependen de con quién se entrena. Kefrén es estoico y da sus clases con tono relajado, monótono, impersonal. Así se dirige a la mujer. - En quinta, ¿Puedes decirme los ingredientes del brebaje? Hay algunos que me causan urticaria y otros, no me sirven - mira el cielo, tiene razón, está por llover. - Ni a todo galope llegaría a donde pernocto. Buscaré un sitio donde guarecerme con mi montura hasta que la tormenta pase, si conoce el sitio, le agradecería si me orienta - educado, pareciera otro. El cazador dista de ser un grosero, sólo que algunas circunstancias lo sacan de balance más que las otras. El encontrar a alguien en un sitio donde se suponía, estaba desolado, es una de ellas. - Soy cazador, la diferencia es que no voy detrás de los sobrenaturales como si fueran premios o cabezas qué colocar encima de las chimeneas. Soy un empleado, me contratan para matar a algunos - justifica sus heridas. Si ella tuvo algo parecido, es porque se encontró con algún licántropo antes.



MITHOLOGY:
avatar
Kefrén Tausret
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 20
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Ayshane Yuri el Lun Oct 29, 2018 10:22 pm

Podía sentir los cambios en la tonalidad del aura del cazador cada vez que una punzada de dolor atravesaba todo su cuerpo, justo cuando todos sus músculos se ponían en tensión por la agonía que esto significaba. No me resultaba complicado imaginar lo que debía estar sintiendo en esos momentos el humano, puesto que a pesar de que mi sanación resultaba ser más rápida por mi condición sobrenatural, el dolor que sentía cuando las garras de otro licano atravesaban mi carne era prácticamente el mismo. Enarqué una ceja con cierto asombro cuando el cazador parecía dispuesto a probar aquel brebaje que mi mano le ofrecía desinteresadamente con tal de calmar un poco su dolor, sintiéndome sin saber por qué, culpable de que un congénere mío le hubiese atacado de esa forma. Ese gesto san sencillo como no rechazar directamente lo que le ofrecía, significó para mí una especie de tregua  momentánea entre los dos.

Desconcertada por el rumbo que estaban tomando los acontecimientos tras escuchar las primeras afirmaciones del cazador, alargué mi mano hacia la silla de mi caballo cogiendo una pequeña bolsa de piel donde llevaba agua dulce que aquella misma mañana había llenado en el río. Me acuclillé a la espalda de Kefrén, así había dicho que se llamaba, y con suavidad derramé un poco de agua sobre una parte de la herida que a pesar de haberse zambullido en el mar, todavía  llevaba sucia de barro, pasando con suavidad la mano por encima de ésta para limpiar todo resquicio de suciedad.- Si vos creísteis que era una ladrona, es lógico que me gritaseis desde os encontrabais.- respondí con calma, tomando entre mis manos el ungüento que me entregaba, para después aplicarlo con delicadeza en los lugares donde no había llegado y que permanecían ensangrentados. La herida era mucho peor de cerca que de lejos, pensé para mí.

- Pero, ¿por qué pensar que era una ladrona? No tengo aspecto de serlo, ¿no?- pregunté confundida, puesto que jamás me habían descrito como tal. En pocos minutos el ungüento cubría eficientemente la totalidad de sus heridas, que tardarían demasiado en cicatrizar.- El brebaje es una infusión reducida de verbena, cebada, clavo de olor y jengibre.- respondí encogiéndome de hombros.- Es solo un remedio natural para calmar un poco el dolor. No hace milagros, pero en este estado cualquiera ayuda es mejor que nada.- era consciente de que existían brebajes más potentes para los dolores más fuertes, pero la razón por la que llevaba solo ese es porque calmaba el malestar que sentía después de una noche de transformación, donde cada hueso y músculo de mi cuerpo se rompían y cambiaban para convertirme en un licántropo.

Tras devolverle el ungüento me puse en pie, caminando hasta colocarme frente a él.- ¿Me permitiríais colocar una venda alrededor de vuestro cuerpo? Ayudará a que no se os abran de nuevo las heridas, y que el ungüento se mantenga en su sitio.- hice una breve pausa, relajando mi expresión antes de proseguir.- Yo también soy cazadora, de ahí que reconociese sus heridas desde lejos. Lamento si mi interrupción le incomodó, no fue mi intención. Solo quería ayudar a un compañero.- tendí mi mano con la finalidad de ayudarle a levantarse, apaciguando ligeramente el dolor que notaría al moverse.- Donde tenía apostada mi montura hay una gruta bastante espaciosa donde podría guarecerse durante la tormenta vos y su caballo. Si le parece bien, puedo acompañarle hasta allí.

Un repentino viento huracanado comenzó a levantarse frente  a nosotros, causando que la arena golpease con rabia nuestras caras.- Deberíamos marcharnos ya.- apunté con premura, consciente de que Kefrén tardaría en llegar a la gruta que yo misma había ocupado aquella noche. La tormenta avanzaba con más rapidez y brusquedad de lo que había imaginado en un principio, lo cual me preocupaba en demasía. ¿Y si yo tampoco podía regresar? ¿Me quedaría en la misma gruta que él hasta que la tormenta pasase?




avatar
Ayshane Yuri
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 118
Puntos : 95
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 25/09/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Kefrén Tausret el Miér Nov 07, 2018 7:17 pm

Las heridas de un licántropo son mucho más temidas que la de cualquier mortal y si es una mordida, es peor. Si es en noche de luna llena, es imposible que pueda ser el mismo, el cambio se dará tarde que temprano. Es por eso que eligió el garrazo a los dientes que amenazaban con masticarlo hace unas horas. El dolor es punzante, en eso la mujer tiene razón al meditar en ello. Se lo aguanta porque de lo contrario, ¿Qué clase de mentor podría ser? Si demuestra a cada rato su debilidad, se encontrará con que sus alumnos lo verán natural. La incomodidad del hombro es solucionada con un movimiento brusco que hace crujir sonoramente. El jadeo de alivio es mayor que el dolor producido. Exhala profundo antes de que la boca se abra enorme jalando aire con un bostezo. Está cansado, la lluvia encima suyo es señal de que quizá sea buena idea buscar un refugio y quedarse a descansar en tanto pasa el temporal.

El agua resbalando por sus heridas se lleva consigo el ungüento que había puesto con tanta dificultad, pero en algo tiene razón, hay que lavarla. El agua de mar no es suficiente, así que la dulce es mucho mejor. Frunce los labios soportando estoico las corrientes de dolor que atenazan con debilitar más su temple. La mano que pasa por sus heridas le dan ganas de tomarla y romperla en pedacitos. Sería algo mal visto de su parte porque ella sólo busca ayudarlo. Se pasea la lengua por los dientes intentando paliar la ansiedad de mover las manos o el cuerpo alejándose de su torturadora. Sus dedos untan la pomada con movimientos precisos. Se sonríe con la pregunta - ¿Y quién realmente aparenta ser un ladrón? ¿El usurero que viste de pipa y guante? ¿El pordiosero que pide algo para comer? Vamos, los ladrones están a la vuelta de la esquina, tú eres una. Robas atención. Yo soy otro, robo vidas. ¿Ves? - encoge los hombros mirando hacia la inmensidad del mar en silencio en tanto ella sigue su labor.

Abre el envase con movimientos precisos, antes de asentir - no esperaba más. Para eso es la pomada que tienes en las manos. Tiene algo mágico, en pocas horas las heridas sólo serán meras cicatrices. En unos días, desaparecerán quedando marcas tan pequeñas, que creerás imposible que fueran recientes y no de años - ser parte de la Liga tiene sus beneficios, por supuesto. - Me parece bien, gracias por tu ayuda - asiente con eso de que es cazadora. Los caminos cuando los dioses quieren que se unan, por más paralelos que sean, terminan en una bifurcación. Juguetea con el brebaje antes de dar un largo trago. Le refresca la garganta, dejando un buen sabor de boca a pesar de los ingredientes. Remueve el envase para que los elementos se unan y da el siguiente trago dejando que ella le pase la venda por el pecho y la espalda, cubriendo sus tatuajes.

El viento se levanta llevando la arena a sus rostros. Desvía el suyo para soportar el embate asintiendo con la cabeza, cerrando el frasco para echar todo lo que tiene desperdigado al bolso, chiflar al caballo para que se acerque y seguirla - te sigo, así escapamos de ésto, me gusta la lluvia, más no tan cerca del mar - eso puede traer un aumento en el oleaje. Se acerca a la montura, acariciando su cabeza dejándose guiar por la otra cazadora en tanto siente las primeras gotas caer. Para no mojar el vendaje, se echa encima la capa para cubrir sus espaldas avanzando con rapidez a pesar de sus heridas. El hombre pareciera que estuviera muy sano en tanto seguía el camino - ¿Falta mucho? - mira hacia atrás, las nubes negras auguran una tormenta bastante complicada.



MITHOLOGY:
avatar
Kefrén Tausret
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 20
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo amanecer [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.