Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




Apuestas - Privado

Ir abajo

Apuestas - Privado

Mensaje por Frederick Ivanov el Sáb Sep 22, 2018 8:52 pm

El éxito es sólo la mitad de bonito cuando no hay nadie que nos envidie.
Norman Mailer


El joven Ivanov tomo la jarra de cerveza y comenzó a beberla tenia sed, y el mismo sabía que esa sed era de la peligrosa, sonrió al cantinero solicitando otra jarra, mientras se volteaba y miraba el lugar, lleno de borrachos, pestilentes, llenos de energía, mujerzuelas en busca de un buen atracón a cambio de unas míseras monedas, Pobres, pensó Frederick mientras tomaba la otra jarra y se la empinaba para tomársela al seco, hasta la última gota y volvió a dejar la jarra en el mesón y solicito la tercera, ya había clavado sus ojos en una mesa, la única que le interesaba al menos en ese momento. Unos ebrios jugaban a las cartas apostando sumas de dinero, había estudiado el juego mientras bebía su cerveza, ganaba quien sacaba el par más alto, Ivanov era un amante de las apuesta, de todos los tipos y tenía una maldita suerte que siempre lograba lo que quería ganar, el cantinero le paso la tercera Jarra y camino en dirección a aquella mesa. Paso por varias mesas sonrió a una que otra prostituta que le hacía ojitos,  pero siguió su camino. Si él se acostaba con una de aquellas mujeres tenía que ser una de salón, no una de bares, una de sus leyes que a pesar de ser un puto mujeriego siempre seguía sus propias reglas, que no eran tantas pero eran efectivas.

Tomo una silla y la puso en la mesa – Supongo que aceptan a un forastero en la ronda – saco de su bolsillo un saco y lo puso sobre la mesa, miro al cantinero y pidió una ronda de cervezas para todos en la mesa – Esta corrida la pago yo – sonrió con malicia, mientras los hombres aplaudían ante el atrevimiento de Ivanov. Le explicaron las reglas, con un francés que apenas se entendía debido a la ebriedad en la que estaban, al licántropo las cervezas no hacían efecto  por su naturaleza tenía que al menos tomarse un quintal para que se sintiera un poco diferente. Les siguió el juego y como un amante de las apuestas, comenzó perdiendo o haciéndose perder, mientras estudiaba el mazo y los otros cuatro participantes seguían apostando deliberadamente – Es día de pago y de suerte – decía uno mientras eructaba, Frederick no quiso ser menos y eructo en respuesta y todos se largaron a reír, las prostitutas comenzaron a rodearlos y eso le fastidio un poco, el hedor a pestilencia que salía de aquellas le disgustaba, así que prefirió pagarle a dos prostitutas para que entretuvieran a sus contrincantes y así dejarles el espacio para poder hacer uno que otro truco y claramente ganar. – Apuesto  esto – dio vueltas su saco del cual cayeron unas piezas de oro y muchos francos, los jugadores lo miraron de manera desafiante – Perderás otra vez – decía uno mientras igualaban las apuestas y caían en el juego del Licántropo. Poco paso para que las cartas fueran repartidas, dos por cabeza, y cada uno tiraba una carta hacia un lado y sacaba una de la baraja para volver a tirar otra, era el momento de la verdad, y el que estaba a la derecha de Ivanov dio vueltas sus cartas, tomándose la cabeza negaba – Nada – decía el que estaba frente al joven mientras daba vueltas sus cartas y tenía un par de nueves, sonrió victorioso e Ivanov se hiso el sorprendido, el que estaba a su izquierda parecía nervioso y angustiado con un par de seis no llegaba nada, el licántropo tomo aire y miro a su contrincante de manera seria y sonrió de medio lado, no se quitaron la mirada hasta que Frederick dio vueltas sus cartas y salían a la luz un par de diez, se largó a reír mientras se tomaban la cabeza, la apuesta era altísima y para caer en gracia pedía nuevamente dos rondas de cervezas – Caballeros un gusto apostar con ustedes – metió en su bolsa sus ganancias, mientras lo que no caía en sus bolsillos. Se levantó y comenzó a caminar hacia el meses hasta que una prostituta lo abordo – No… - dijo alejándola, no estaba interesado en ninguna de ellas.

Vaya suerte de principiante – dijo el cantinero mientras le pasaba otra jarra de cerveza – Suerte nada mas – sonrió Ivanov mientras volvía a empinar el jarro para acabar de un sorbo toda la cerveza. Saco unos cigarrillos y comenzó a fumar, mientras le dejaba el pago al cantinero con propina extra – No me iré aun, pero me gusta estar al día con mis pagos, a los de la mesa de apostadores llévale otra ronda  en mi nombre – dijo victorioso mientras se acomodaba mirando el lugar, votando el humo del cigarrillo por su nariz.



Juego de Vida:

avatar
Frederick Ivanov
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 16
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 03/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuestas - Privado

Mensaje por Ayshane Yuri el Jue Sep 27, 2018 9:46 pm

Las primeras luces de la ciudad comenzaban a prenderse en las ornamentadas farolas que vestían cada calle principal de ésta  cuando abandoné la comodidad de la habitación del hotel donde me alojaba para reunirme con un informador anónimo en una taberna  al otro lado del río Sena. Desconocía por completo el aspecto de este ser, jamás lo había visto ni había conseguido averiguar cuál era su naturaleza por el olor rastreado de la misiva. Tan solo una nota dejada aquella misma tarde en la recepción del hotel con el lugar y la hora donde deseaba presentarse, era todo lo que sabía de él. Era consciente de que ese tipo de personas trabajaban desde el anonimato, puesto que de ello dependía que pudiesen continuar realizando su trabajo sin inconvenientes.

De hecho, ni siquiera había sido yo misma quien había contratado sus servicios, sino un intermediario que era el que se había encargado de todo.  Solicitarme vernos  en un lugar público y darse a conocer, arriesgándose que alguien non grato pudiese vernos juntos, era  demasiado peligroso, al menos a mi parecer. Algo muy importante tenía que haber averiguado para presentarse en persona, en lugar de mandar sus resultados de otra forma menos directa.

El conde ruso había sido el responsable de ponerme en contacto con el intermediario, que transmitió mi deseo de identificar al mercenario que había intentado matarme hacía escasamente unas semanas, así como la persona que lo contrató. A estas alturas sabía que alguien importante había detrás de todo aquello, y que mi viaje a París nada tenía que ver con la localización de un prometido fantasma, lo cual agradecía sobremanera puesto que no me veía casada ni teniendo hijos.

Enfundada en un abrigo de pana negro azabache atravesé el puente que cruzaba el río en cuestión de unos minutos, localizando sin problemas la taberna en cuestión donde había sido emplazada. Nada especial tenía aquel lugar cuando pude echarle un vistazo tras abrir la puerta de madera noble que mantenía el local aislado del frío y del ruido. El hedor a sudor y alcohol, entremezclado con cierto toque de otros fluidos corporales inundó mis fosas nasales, obligándome como cada vez que acudía a un lugar así a buscar un poco de aire menos viciado al fondo de la taberna.

Tras tomar asiento y ser  atendida  mi comanda de una copa de vodka con bastante rapidez por parte del mesero, me percaté de una mesa en particular que parecía ser el centro de atención de todos los clientes, y que por lo que recordaba ya se encontraba en pleno alboroto cuando crucé el umbral del local. Allí unos cuantos humanos y un licano apostaban de forma impulsiva a un juego de cartas que parecía bastante sencillo, al menos si sabías contar las cartas que iban quedando en el mazo.

Negué con la cabeza por lo básicos que podían llegar a resultar los hombres, centrando toda mi atención en buscar a alguien que no sabía como sería. Tomando la copa, y proporcionándole varios tragos rápidos, me resigné a esperar que esa persona me encontrase a mi, mientras yo seguía inevitablemente pendiente del juego. Las apuestas iban subiendo, y el ánimo de los jugadores de forma proporcional junto a éstas. Minutos después de estar observando, e impacientándome por la tardanza del informador, desvié la mirada hacia el licano que por lo visto había sido el claro vencedor aquella noche, y que había decidido retirarse por esa noche.

-¿Contasteis las cartas que iban quedando en el mazo? ¿U os guardasteis algún As bajo la manga?- pregunté con cierto tono irónico cuando tras coger mi copa, me aproximé hasta el lugar de la barra donde se encontraba el licano.- Si no estuviesen tan ebrios, se habrían percatado de que se dejó ganar las primeras partidas para hacerles confiar en vos y en su desconocimiento del juego.- añadí, imaginando por qué habría hecho aquello.

Me gustaban los juegos de azar, y sabía de sobra que el viejo truco de perder bastante dinero para luego recuperarlo en una o dos manos era una táctica utilizada por muchos jugadores;  especialmente en el póker.- ¿Qué pasaría si descubriesen que le has estado haciendo trampas?¿Te perdonarían por haberlos invitado a un par de rondas de cerveza? Me parece que no.- pregunté negando con la cabeza suavemente, divertida por mi intromisión, mientras continuaba bebiendo considerablemente mi copa de vodka.




avatar
Ayshane Yuri
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 96
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 25/09/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuestas - Privado

Mensaje por Frederick Ivanov el Dom Oct 21, 2018 1:23 pm

Envuelto en su propia nube de humo  el Licántropo escucho las palabras de la mujer, pudo notar  por su aura y su inigualable aroma  que aquella compartía con el joven Ivanov su condición Licantrópica. El joven  tomo su jarro de cerveza bebió de esta terminar lo que yacía en su interior, no le presto mucha importancia al menos no por el momento, y solicito otra jarra una para el he hizo una seña para que le dieran a la mujer lo mismo que seguía tomando. El licano la miro con una enorme sonrisa en el rostro – Mantener un As bajo la manga en este tipo de juegos no sirve porque al final solo se junta el par más grande – menciono mientras miraba de lejos a los apostadores con una sonrisa de satisfacción mientras alzaba su jarra para que en la distancia hacer un ¡salud! – Contarlas… - hizo una pausa – Es difícil pero se puede hacer, aunque es más fácil en el póker cuando uno puede barajar las cartas, aquí ocupe una táctica ancestral… llamada y supongo que tu sabiendo de trampas es posible que las hayas escuchado… buscar la secuencia… si la misma persona revuelve el mazo crea una secuencia finita, que permite que no más de tres cartas pasen entre si… debido a eso y al rostro que pone cada jugador conocido como cara de póker se puede estimar el resultado, pero debido a que están tan ebrios y más metidos con las prostitutas que en el juego mismo, se vuelven descuidados y muestran su mano antes de tirarla… a eso simplemente le llamo suerte – levanto los hombros, el Ivanov, conocía mejor que nadie las apuestas y en ese tipo de bares donde hombres se creen importantes cuando una falda se mueve a su alrededor se dejaban llevar, el solo pago a las prostitutas para que hicieran su trabajo, un juego limpio para quien estuviera mirando desde lejos. – Además evidentemente debían confiar en mí… ese tipo de juegos o apuestas normalmente se hacen entre compañeros, yo solo quería divertirme.

El licano miro a la mujer de pies a cabeza, no hizo ningún gesto sabía que en mirar no había engaño y además no estaba haciendo nada fuera de lo común. Se limitó a mantener su espacio y dejarle espacio a la mujer que le había caído en gracia, más que nada porque le había puesto atención cuando el no andaba buscando nada más que diversión con una mano de cartas – Entre ellos mismos se hacen trampa – Ivanov apunto al grandote que repartía las cartas – Ese se salta una carta para repartir los pares, si se fija siempre deja caer una que es recogida por quien asumo es su secuas… si usted le dice a ellos que hice trampa se sacarían la suerte entre gitanos, ninguno juega limpio, el flacuchento que estaba a mi esquina en el escote de la prostituta escondió varias cartas que cuando las comienzan a revolver en la mesa las saca sin que nadie se de cuentas – aspiro de su cigarrillo una gran bocanada de aquel toxico componente y luego lo expulso de manera lenta – Ninguno de ellos gasta dinero en el otro… yo por el contrario compartí con ellos tanto mi ganancia como la de ellos, no quiere decir que sea un santo en la corte… pero ¿Quién lo es? – Las palabras del joven eran claras, y evidentemente si ella abría la boca ardería en el infierno la taberna porque todos hacían trampa a su manera solo que el Ivanov había sido un poco más astuto que ellos.

¿Espera a Alguien? – le pregunto mientras pedía otra jarra de cerveza para el – Le molesta si la invito de otra copa de lo que esté tomando – esta vez se había atrevido a preguntar, digamos que llevar la fiesta en Paz era mejor que crear un infierno en un lugar de mala  muerte. - Frederick Ivanov - realizo un gesto con la cabeza a modo de saludo y presentacion



Juego de Vida:

avatar
Frederick Ivanov
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 16
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 03/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuestas - Privado

Mensaje por Ayshane Yuri el Mar Oct 23, 2018 6:52 pm

El incesante murmullo de la mesa de juego donde minutos antes había estado participando el licano, quedó suspendido durante unos segundos cuando uno de ellos expuso sus cartas sobre la mesa  y los demás fueron asimilando que de nuevo habían perdido esa mano. Entre palabras mal sonantes, el sonido del vidrio de sus copas al golpear la mesa tras haber bebido considerablemente  y los susurros de las prostitutas embelesándoles los oídos, la velada iba transcurriéndose inútilmente para unos pobres humanos que parecían no saber donde tenían su mano derecha. Jamás entendería porque malgastaban su limitado tiempo en necedades como aquellas, claro que tampoco es que fuese asunto mío ni me importase en realidad. Negué con la cabeza decidida a no dedicarles más atención, esbozando una pícara sonrisa al centrar de nuevo la atención en el licántropo con el que había comenzado una controvertida conversación.

-Si le soy sincera, no estaba muy pendiente del juego puesto que desconozco las reglas del mismo. El único juego de naipes que conozco es el póker, de ahí lo de mencionarle contar las cartas a la hora de hacer trampas.- confesé con una cálida mirada, aceptando con una inclinación de cabeza la copa con la que se había atrevido a invitarme. El informador continuaba sin presentarse, y la velada parecía que iba a ser más larga de lo esperado; de modo que no me pareció mala idea bañar esas horas con un buen licor.- Cuando hay mujeres en el juego, siempre suelen ser pura distracción, de modo que no les di mucha importancia en un principio. Más debo felicitarle por lo estudiado que tiene cada detalle de esa partida. Algo me dice que sois un profesional en esto de los juegos de azar.

Podía percibir como me observaba tras su copa con atención, en silencio, probablemente preguntándose por mi osadía de haberle acusado de tal villería. Era puro aburrimiento el haber entablado esa conversación con él acusándolo de hacer trampas, y porque no reconocerlo, su presencia allí no me había pasado desapercibida. Un extraño sonido brusco me hizo salir del hilo de mis pensamientos;  alguna especie de pelea estaba teniendo lugar en la calle, más de nuevo el tono de voz del licano me hizo volver a la realidad dentro del local. Fruncí el ceño divertida ante sus comentarios, acercando unos centímetros mi taburete al suyo para poder observar a aquellos truhanes que iba mencionando sin que los demás nos escuchasen. - ¿Y para que iba a acusar a nadie de hacer trampas? No es mi dinero el que está en juego, ni conozco a ninguno de los humanos a los que ha desplumado.- me encogí de hombros dando un pequeño trago a mi bebida, buscando que nuestras miradas se cruzasen. No era ninguna chivata, y por encima del resto, siempre estaban los seres de mi misma raza. Aunque me resultó curioso que todos estuviesen haciendo trampas en aquella mesa, y que solo uno hubiese sido capaz de darse cuenta de ello.

-Espero a alguien, pero no por lo que pueda estar pensando. Es bastante más complicado.- respondí con sinceridad y una dulce sonrisa.- ¿Y vos? ¿Esperáis a alguien?- Negué con la cabeza ante su ofrecimiento, puesto que todavía quedaba más de media copa llena entre mis manos.- Sería un placer aceptar otra copa, más me parece que mi ritmo de ingestión   es más lento que el suyo.- bromeé alargando la mano para saludarle cortesmente tras escuchar su nombre, y esbozar una complacida sonrisa al comprobar que era un compatriota ruso.- Ayshane Yuri.- pero el saludo se quedó a medias, y mi ojos se abrieron de par en par cuando tras un gran estruendo la puerta de la taberna se abrió de un golpe y un humano tambaleante apareció por ella. Dos pasos después, éste caía inerte en el suelo con un cuchillo ensangrentado  clavado en la espalda y una tarjeta del hotel donde me alojaba, ahogándose en su propia sangre. Los gritos comenzaron a invadir el murmullo acostumbrado del local, y muchos hombres se pusieron en pie acercándose al lugar donde éste se encontraba. Las autoridades no tardarían en llegar, y algo me decía que no saldría bien parada.

Pude sentir como la palidez invadía mi rostro mientras me ponía de pie de un salto como otras tantas damas, colocando mi mano temblorosa sobre el brazo del lican que tenía a mi lado.- Creo que se hombre que yace muerto era  mi informador, al que estaba esperando tras un trabajo de investigación por su parte. Fue él quien me citó en este lugar.- susurré mirándolo con terror; puesto que si la razón por la que me había citado allí era de suma importancia, y lo habían seguido para matarlo, la siguiente en morir sería yo.- Ayúdeme a salir de aquí.- supliqué sin saber porqué de súbito confiaba en ese desconocido, y el miedo me cegaba ese porte de luchadora que tantas veces había liderado la manada. Era como si al estar lejos de casa, todo fuese distinto.




avatar
Ayshane Yuri
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 96
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 25/09/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Apuestas - Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.