Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Confesiones [M. Farlan MacKay]

Ir abajo

Confesiones [M. Farlan MacKay]

Mensaje por Stella Milani el Lun Sep 24, 2018 12:09 pm




Confesiones





"Me duele tanto, que ni siquiera la luz del sol
me consuela."

¿Qué pasó? Después de toda su estadía en París, por fin puede sentarse a meditar un poco en lo que está sucediendo en su vida. Hace unos días, tuvo una gran sorpresa al saber que su Teseo, en realidad era Lucciano Russo, su futuro marido, con el que estaba comprometida y quien se casaría con ella en unas cuantas semanas. Si lo pensara por una de las vertientes, se está casando con el hombre que ella eligió, con el que compartió momentos dulces, apasionados, agradables. Que le protegió y defendió de aquél borracho en la cafetería a pesar de las consecuencias. Que le ayudó con su yegua Smoke. ¡Incluso él propuso el nombre! Está enloqueciendo con todo lo que debe meditar, necesitaría una voz coherente y Francesca, tras el ultimátum de Lucciano, está negada a ver las cosas con frialdad en su afán de protegerla. Esa mañana decidió que iría al laberinto que él le mostró, cumpliría con su palabra por si él se aparece. Espera que en el transcurso de estos días se haya serenado un poco el hombre y le dé la oportunidad de explicarse, si bien las cosas salieron muy mal la última vez, confía en que la persona que vio en aquél momento, en esas dos entrevistas, sea realmente él.

¿Y si no? Esa es una pregunta que la atormenta durante todas las noches. ¿Qué tal si es como Donato? Su ex prometido dijo una y otra vez que Lucciano se esmeraba en ser como él. ¿Y si también la golpease? El mayor de los Russo se comportaba de maravilla los primeros dos meses, para después convertirse en una bestia fuera de control, con tal violencia que Stella le tenía pánico y obedecía todas sus órdenes sin rechistar. Un solo grito del italiano, era suficiente para poner en tensión todo su cuerpo. Esa angustia no quiere volver a sentirla jamás. En lomos de Smoke, avanza hacia el jardín con un gran pesar en su corazón. ¿Y si no es suficiente con sus palabras? ¿Y si le lastimó tanto que es incapaz de mirarla? Desearía volver atrás y presentarse ante él, al menos así tendría la oportunidad de conocerlo como en realidad es. ¿Acaso no lo hizo en esas dos citas? Se deshace en pedazos por la mortificación. Siente de nuevo los ojos llenos de lágrimas que espanta con palmaditas en las mejillas y aspiraciones fuertes, para exhalar con mayor vehemencia procurando no ser un mar de lágrimas cuando lo encuentre. Si lo hace. Si está. Gruñe apretando las riendas de Smoke con fuerza. Desearía dar marcha atrás. Que él la comprenda, que entienda sus miedos. Debe hablar con él, se dice una y otra vez. ¿Y si es como Donato? Otra vez la misma pregunta que le arruina todos sus propósitos.

Se restriega la cara con la palma derecha. Desesperada, arrea a Smoke para llegar a tiempo, a la hora acordada. Y una vez allí, desmonta mirando a su alrededor con interés, intentando encontrarlo, pero él no se ve por ningún lado. ¿Y si llegó antes? Puede ser. Ya le pasó en la cafetería que él estaba esperándola. Es esa ansiedad en sus ojos la que le hace pensar que mal no puede estar al juzgarlo como lo hace. Es un buen hombre, es diferente que Donato. Puede que sea difícil hacerlo comprender, pero no imposible. Ata a su corcel en el mismo lugar donde lo hiciera con Tes... ¡Lucciano! Se corrige con fuerza. Si va a hablar con él, si quiere prolongar su relación, lo primero que tiene que hacer es reconocer que él es Lucciano Russo y aceptarlo como es. Tan tierno, tan dulce, tan caballeroso, tan apasionado. Recordar sus besos es ponerse roja como la grana. Nerviosa, espera en el lugar, creyendo firmemente en que él vendrá. Teniendo fe en ello. Se pasa un cairel suelto de su peinado tras la oreja, sus ropajes no son apropiados para una dama, más quiere ser identificada por él. Desea que entienda que ésta es la mujer a quien galanteó durante las dos citas. Sin mentiras ni restricciones. Ésta, es Stella.

El tiempo pasa, los minutos se suman uno tras otro y no aparece. No se ve ni su montura. Desesperada, avanza dentro del laberinto hasta el centro sin encontrarlo, regresa de nuevo tras sus pasos para encontrar que no, tampoco está ahí. Los ojos azules se llenan de lágrimas bajando la cabeza con derrota. Un suspiro exasperado recorre su garganta hasta escapar por su boca de forma audible al tiempo que deja caer los hombros derrotada. Una hora después, sabe que él no vendrá al igual que lo supo cuando pasaron los primeros quince minutos. Se cubre el rostro con la siniestra palma intentando contener el mar de lágrimas avanzando hacia Smoke para palmear su lomo. - Al menos te tengo a ti - susurra con pesar hasta que una sombra tras ella, le da un vuelco en el corazón para voltear con premura y descubrir que no es Lucciano. Es otro personaje a quien ella le tiene mucho cariño, sólo que no se compara con lo que el Duque le hizo sentir durante sólo dos citas. Sonríe un poco antes de parpadear - de todos los lugares en que pensé encontrarlo, signore Farlan, éste es el que menos imaginé - confiesa con las facciones decepcionadas. Hubiera querido que fuera Lucciano, pero el hubiera, no existe.

Lucciano Russo for Stella Mileni
(La enamorada de Teseo, enemiga de Lucciano Russo).



Lucella:
avatar
Stella Milani
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 23
Puntos : 30
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 29/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.