Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


In luce obumbratio [Libre]

Ir abajo

In luce obumbratio [Libre]

Mensaje por Erÿanne Dahlvink el Dom Oct 07, 2018 4:45 pm

Una mullida alfombra de tonos ocres era formada por todas aquellas hojas, que caducas, caían irremediablemente al suelo con el avance de la estación otoñal erigiendo un precioso manto que cubría los envejecidos adoquines de la ciudad. Desde el gran ventanal de la sala de estar donde me encontraba resguardad del gélido viento que se había proclamado aquella tarde. Observaba junto al brasero donde acercaba las manos para coger calor el exterior, impaciente de los últimos rayos de sol desapareciesen tras el horizonte. Era cuando caía la noche y me enfundaba en mi capa de paño negro cuando conseguía ese anonimato que tanto necesitaba para pasar desapercibida ante los ojos del resto de ciudadanos, en especial de muchos Inquisidores que aprovechaban la caída del astro rey para capturar otros seres sobrenaturales cuya actividad comenzaba en las penumbras.

El repiqueteo de las campanas de la catedral fueron como el pistoletazo de salida de una carrera de velocidad con obstáculos de la que necesitaba salir victoriosa, puesto que debía aprovechar el último oficio del día si quería poder entrar en Notre Dame sin llamar la atención, intentando durante el trayecto no encontrarme con ningún conocido al que tener que explicar donde iba a esas horas sin estar acompañada de ningún familiar. Odiaba las costumbres de aquella sociedad donde una doncella debía cumplir tantas estúpidas normas impuestas, echando de menos en cada ocasión que algo así me sucedía la libertad que poseía en Nueva Orleans cuando vivía con mi madre.
Oculta bajo la capucha de mi capa, avancé con rapidez aprovechando el entresijo de callejones que conformaban la ciudad, consciente de que frecuentar estos pasos podía resultar demasiado peligroso, incluso para alguien de mi condición. Más no disponía de más tiempo, necesitaba avanzar deprisa antes de que tocasen de nuevo las campanas para el oficio, y la puerta quedase cerrada para evitar interrupciones. Con la respiración entrecortada y sin haber tenido impedimento alguno durante el trayecto, avancé los escalones de dos en dos hasta llegar justo cuando el capellán iba a cerrar el gran portón de madera noble que nos aislaría del frío y los sonidos del exterior.

Frotándome ligeramente los brazos y las manos para entrar en calor, me desabroché la capa depositándola en el respaldo de uno de los bancos de madera dispuestos en el lateral, donde del mismo modo tomé asiento. Como bien había dicho quería pasar desapercibida, especialmente porque cuando el oficio hubiese concluido, me habría encargado de desaparecer para ocultarme en alguna parte hasta que la catedral fuese cerrada hasta el día siguiente; así y solo así, conseguiría acceder a aquellas catacumbas, donde si mis deducciones eran ciertas, se encontraría la clave final para abrir el primer portal que buscaba, donde estaría esperando el orbe.
avatar
Erÿanne Dahlvink
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 12
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In luce obumbratio [Libre]

Mensaje por Feliphe Mondragon el Mar Nov 06, 2018 4:03 pm

El brujo ya llevaba un rato a las puertas de la catedral, era fácil a veces confundirlo con uno de los mendigos que andaban por la zona pidiendo limosna por sus ropas gastadas, no era una de las personas que gozara de demasiado dinero o lujos mas bien por que cuando obtenía algo de dinero se lo gastaba en algún tipo de vicio o mal pasa tiempo no era una persona muy recta o de gustos demasiados refinados, ese momento estaba con una botella de vodka en la mano la cual tomaba sin pudor alguno, fruto de su ganancia después de realizar el ultimo exorcismo no hacia demasiado rato, no que fuera un padre o miembro de la santa iglesia, la cual no le agradaba para nada, sino que odiaba que esas inmundas criaturas malignas poseyeran cuerpos mas aun si era de criaturas jóvenes que no alcanzaban la mayoría de edad, luego de terminar la ultima copa, se metió en la iglesia poniéndose en uno de los últimos asientos conforme llegaban los devotos a la ultima misa, si bien su presencia no era muy apreciada por los clérigos arrojar fuera a un hombre estando tan frió el exterior seria visto posiblemente como una crueldad por su parte así que se aguantarían esta vez.

El sonido de las personas comenzaba a molestar al ya medio borracho brujo, pero se aguantaba por la comodidad del lugar y el calor que en ese momento se generaba, comenzó a hablar el clérigo responsable por la misa haciendo que el abriera con pesar sus ojos, estaba por caer nuevamente dormido, cuando sintió cierta aura que no pudo evitar reconocerla casi al instante, aunque le resultaba imposible localizarla principalmente por su terrible estado de ebriedad.
avatar
Feliphe Mondragon
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 14
Puntos : 8
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 19/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.