Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


¡Saca tu mano de ahí! [Septimus]

Ir abajo

¡Saca tu mano de ahí! [Septimus]

Mensaje por Karsh Lyonheart el Lun Oct 08, 2018 2:49 am

"Dígame qué sufre usted,
que yo le tengo un brebaje
que le puede hacer muy bien.
¡Se llama ron!

Después de una pésima noticia, se tiene una opción para curar los males: ron. Mientras más, mejor. Así que el hombretón se dirige justo al único lugar donde le va a tener sin problemas: su camarote o lo que pudiese llamarse como tal, porque de privado no tiene nada, pero su cofre ningún pirata lo toca. Quien lo haga, perderá su mano como mínimo. El robo se paga con miembros amputados según la tradición pirata y de paso, con echarlos por la borda para que la Madre Océano decida su final. Con la mitad de la carga todavía en el "Black Aura" y siendo transportada por los rezagados miembros de la tripulación, debe quedarse cerca del buque para revisar que hagan bien su labor que ya se sabe que si el tiburón se larga, los peces hacen fiesta. Y es imposible que Karsh se largue sin comprobar que todo quedó perfecto porque ahora con eso de que tiene nueva capitana, está de un humor de perros.

Baja por la tarima de madera que da al puerto, sentándose sobre una de las enormes cajas que están descargando esperando paciente a que sigan su labor. Observa la botella antes de destapar el corcho y dar un largo trago. El sabor es intenso, le obliga a sacudir la cabeza y dar un grito de felicidad elevando el envase como si hiciera un brindis. - Lo mejor de la vida, el ron - celebra en voz alta sin importar quién le escuche. Para el hombre, que los demás lo observen le viene dando igual. Que le juzguen es una algarabía porque hace historia. Y si lo señalan, es mejor, así todos saben quién es. Karsh Lyonheart, maestre del Black Aura. Corrección, era maestre, ahora es Teniente. Pensar que le quitaron a las malas el puesto de Capitán le vuelve a generar mal humor.

Se tranquiliza con otro trago, dando gritos a uno de los marineros y celebrando con otro que ya terminó su labor y se larga. Mueve la botella de nuevo a la boca, da otro trago, necesitará largarse pronto a un burdel o algo parecido para continuar con la fiesta, que beber solo se le hace muy aburrido y quizá logre desquitar la mala leche que le quedó con esa mocosa si se mete a un bar. Eso suena mucho mejor. Un movimiento entra a su radar, voltea de inmediato para atrapar a un chico intentando meter la mano en uno de los bultos - ¡A LOS LADRONES SE LES CASTIGA CORTANDO MANOS! ¡SACA DE AHÍ, QUE ES MÍO, GRUMETE! - eleva la voz al tiempo que se deja caer el piso con un golpe seco, avanza con rapidez hacia el que comete la fechoría, dispuesto a darle una lección a menos que alguien le detenga.


avatar
Karsh Lyonheart
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 18
Puntos : 21
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 02/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Saca tu mano de ahí! [Septimus]

Mensaje por Septimus el Sáb Oct 20, 2018 7:31 pm

En la santa sede Septimus miraba los papeles con atención, tenía que escribir y dar informe de las ultimas confesiones en la sala de tortura, había información muy interesante, pero entonces otro inquisidor irrumpió en la sala, Septimus enarcó una ceja mirandole, y se echó para atrás en la silla recostandose. -Hablá.- Sugiere egocentrico el licantropo, mientrass el otro inquisidor. -Ella es una recluta nuestra, novicia, deberías darte una vuelta con ella e instruirla un poco.- Dice el inquisidor, Septimus da una risotada y niega, ¿ahora de canguro? ¿Por qué iba a hacer eso el perro de Dios? se cruzó de brazos negando con la cabeza de primeras, mientras que él inquisidor pareció entender rapidamente que Septimus no se mostró muy contento, asi que este se acercó más al escritorio del licántropo de manera temeraria, por que Septimus ladeo la cabeza a modo amenazador, el inquisidor alzó las manos rapidamente. -Calmese señor Septimus, verá es una recluta aventajada, y sería un favor personal que despues con gusto pagaría, ya sabes los contactos que tengo y lo que puedo hacer Septimus.- Aseguró este, mientras que el licantropo se acariciaba su barba de tres dias que raspaba, ladeo ligeramente la cabeza.
-Esta bien Peter, daremos una vuelta para hacer ronda por el puerto.- Sentenció el licántropo poniendose en pie, el otro inquisidor sonrió orgullos y le trajo a una joven, la miró, era bajita, delgada, joven sin duda, quizá unos 17 años.


Septimus se pone la gabardina. -Vamos mocosa coge tus cosas y muevete, vamos ha hacer una guardia, visitaremos a los herejes del puerto.- Dijo secamente, la joven cogio rapidamente una bolsa y la chaqueta, Septimus la obligaba a ir casi corriendo a su lado, pues el paso de ella era más corto, Septimus y la joven atravesarón la ciudad. -Bien, presta atención, solo se habla si yo te pregunto, ve siempre preparada, un paso por detrás de mi, y sobre todo haz lo que yo te diga, o se acaba el juego. ¿Me he explicado?- La joven asintió asustadiza. -Bien, vamos muevete cachorro.- Gruñó este mientras ponía un rumbo hacia el puerto, con un poco de suerte podría enseñar a la joven a los herejes que habría ahí y quizá divertirse un rato enseñando a esa mocosa a cazar, Peter tenía contactos, hacerle este favor merecería la pena.


Paseando por el puerto Septimus echaba un rapido vistazo a la gente que había por ahí, seguramente se toparía con el pecado, había pecado y herejes por todos lados, podía oler la herejia a kilometros, mientras miraba de reojo a la joven que ponía cara de susto, fue entonces cuando no dió credito a quien divisó ¿Loyd? ¿Que hacía aqui? empezó a andar hacia él con paso rapido, dispuesto para abordarle, sin recordar a la muchacha que le seguía, pero su olfato hizo aparición aquí.
Septimus se detuvo desconcertado, no olía como él, no tenía ni la herida, ni olía a licántropo, no era posible, que demonios era esto, Septimus se quedó absorto mientras la joven miraba a "Loyd" y a Septimus sin entender, vió como el muchacho que le intentó robar era interceptado, pero antes de que cumpliese palabra y cortase el brazo. -No sabía que ahora impartieses justicia....¿Que es esto?- Interrumpió autoritario mientras  la joven se escondía tras de él mirando al individuo que tan igual era a Loyd, esto tenía que resolverlo, su mente empezaba a tramar ideas aunque aun no salía de su asombro.



"El perro de Dios te dará caza hasta que encuentres la puerta al infierno"
fight or dier:

la perdición:

Y solo yo soy el protector:
avatar
Septimus
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 123
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 19/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Saca tu mano de ahí! [Septimus]

Mensaje por Karsh Lyonheart el Mar Oct 30, 2018 6:46 am

"Putos engaños,
son más complicados que las putas del burdel.

El grumete puede que no tenga más de doce años, pero le va a enseñar que aquí no se hacen estos jueguitos de robar y correr. En cuanto dio el grito, pegó un salto que podría subirse a la cubierta con ese impulso. Se sonríe con maldad, tiene ganas de dar una lección a su tamaño y se refiere al suyo, no al del enclenque. Avanza con rapidez, algo extraño para su complexión, se pensaría que sería torpe con tanto músculo, pero sorprende con la manera en que se deshace de los obstáculos para llegar al renacuajo que le observa con pánico al ver la altura. Metro ochenta y cinco de pirata y de paso, la oreja derecha perforada con una arracada, el cabello desordenado y las ropas de marinero ayudan poco a que pueda reaccionar.

Le toma la mano con la manzana en ésta, con una expresión que congelaría el mismo infierno. Calculadora, letal, así es su forma de mirarlo. Con la otra mano le quita la manzana poniendo fuerza para levantar al chicuelo del piso hasta que sus ojos quedan a la misma altura demostrando la brutal fuerza que tiene. Ni el gesto de dolor del pequeño le detiene en su labor. - ¿No conoces la ley del mar y la del puerto? Ladrón igual a manco. ¿Dónde están tus padres? - justo cuando está por aleccionar, alguien con mejores ropas que ninguno de los que están ahí, aparece como el caballero de blanca armadura queriendo defender lo indefendible. Los ojos castaños del marinero se fijan en los claros del otro. Le recorre la indumentaria con un gesto de hastío. Un ricachón. Baja al grumete al piso, sin soltarlo. Su mano es equivalente a un grillete, que el chico poco puede hacer para quitarlo.

- ¿Es tu hijo? ¿Es tu empleado? ¿Es algo tuyo? ¿No? Aprende. Ésto es el puerto, tenemos reglas, ricachón. Quien roba, pierde la mano. Y como no seas abogado, toma a tu sirena y vuelve a tu casita en tierra adentro o donde te sientas más seguro. Soy Teniente de este barco. Imparto la justicia cuando mi Maestre o el Contramaestre no están. ¿Te entró en la cabeza o tendremos que llamar al encargado del puerto? Esta mercancía es mi responsabilidad y hago con los ladrones lo que me place por resguardarla - se le para recto frente a él, midiéndose sin dudar, con los ojos fijos en el licántropo sin que le tiemble la mano ni despegue la vista. Nadie se le pone al tú por tú a Karsh y vive para contarlo. Ni siquiera un terrestre y mucho menos ahora que es Teniente. Tiene que dar el ejemplo a su tripulación, incluido a este mocoso. - Si tan falto de carácter eres, te mando una carga de hueva de pescado cuando quieras, tengo suficientes en la bodega - le revienta en la cara.

Jala al chiquillo para empujarlo hacia el ricachón - todo tuyo si lo quieres. Llévatelo de aquí si tanto te preocupa su mano y la próxima vez que lo encuentre por aquí, se la corto sin dudar - mira al crío - no amenazo en balde, grumete. Y aprende mi nombre, "Blacktusk" me dicen. Sabrás que no tienes posibilidades de salir triunfante como te vuelva a ver nadando por aquí. Estás en mar de tiburones, no de peces de colores, mocoso - mira a Septimus como quien observa a un mar envenenado. Con asco, escupe a un lado para quitarse el mal de ojo. Este sujeto se lo provoca a montones.


avatar
Karsh Lyonheart
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 18
Puntos : 21
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 02/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Saca tu mano de ahí! [Septimus]

Mensaje por Septimus el Dom Nov 11, 2018 4:11 pm

Los azules ojos del licántropo se clavan en el hombre, es igual que Loyd, gemelo, ¿su gemelo? es poco frecuente ver gemelos, Septimus debe tener buena estrella cuando ya es los segundos que conoce, los dos hechiceros y ahora su presa y este hombre que huele a bueno...a lo que huelen los marineros, eso hace que arrugue la nariz, la aprendiz que le tocaba cuidar estaba oculta tras él mirando horrorizada, ¿por qué Septimus se portaba de esa manera tan compasiva entonces? facil, había que dar ejemplo ala benjamina, sin duda acabaria como ratoncillo de biblioteca a lo sumo de espia, era pequeña, delgada, y ¿por qué no decirlo? era bonita, pelo castaño a media melena, y ojos azules, la francesita inquisidora era adorable, el italiano seguía mirando al marinero, pensando como puede sacar partido a esto con la presa, confundirle, atraerle a una emboscada, eso hizo que la mas maliciosa de las sonrisas ladeadas apareciera fugazmente, mientras el hombre se fijaba en sus ropajes, tan elegantes, de tan alta calidad, más que la de la pequeña dama que le seguía como si fuera su sombra.
-Mi señor...creo que es un pirat...- no acabo la frase la chiquilla cuando Septimus la miró de reojo con una cara que gritaba silencio sin despegar los labios, lo que hizo que se mantuviera detrás de él mientras el gemelo de Loyd tenía al niño aterrado aferrado y miraba a Septimus dandole una charla preguntandole si era su hijo o su sirviente lo que hizo que Septimus alzara ambas cejas, y que se volviera tierra adentro con la jovencita que le acompañaba, que era el teniente de un barco, lo que le terminó de confirmar que nada que ver con Loyd, o esa fue su conclusión.


Se aseguraba la autoridad y que hacía con los ladrones lo que él veía conveniente, ah hereje, solo Dios tiene derecho sobre todo, la santa sede si que imparte justicia, y sí, hay que castigar al que roba, Septimus se cruzaba mientras el otro seguía con sus bravatadas, asegurando que ¿le daria caviar? desde luego sin duda se pensaba que era algun lord paseandose con aires de grandeza por el puerto. Él sigue sin imutarse mientras el marinero lanza al chavalin que choca contra Septimus que ni si imuta, mientras el hombre asusta más al renacuajo, más Septimus cree que es el momento de despejar dudas a ese hombre, que le miraba de esa manera tan despreciativa. Septimus miró a la novicia guiñandole un ojo mientras se abriria el abrigo, y así mostrarles el crucifijo de plata, mientras el licántropo empieza a hablar con voz clara. -El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que,en nombre de la caridad y de la buena voluntad, saque a los débiles del Valle de la Oscuridad. Porque es el auténtico guardián de su hermano y el descubridor de los niños perdidos. ¡Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquellos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos! ¡Y tú sabrás que mi nombre es Yahvé, cuando caiga mi venganza sobre ti!. [Ezequiel 25:17].- Dice observando al marinero de manera fija.



El inquisidor se santigua y baja la vista hasta el chiquillo y despues mira a la jovencita que sigue por detras de él. -¿Que se hace con los ladrones herejes..?- Preguntó Septimus esperando que ella dijera su nombre. -Fleur mi señor...a los herejes se les da 10 latigazos en la plaza y se les marca a fuego la señal del ladron en la mano...pues no robaras...- Recita ella nerviosa, mientras mira al inquisidor, Septimus sonrie y mira de nuevo al marinero. -¿No te parece un castigo más indicado para el "grumete"?.- Preguntó sonriente, hay que barajar a su favor y ese hombre podría servir con Loyd, hay que llevar las cosas por buen cauce. -Soy Septimus Abetegeovanni.- Se presentó con animo de que el marinero hiciera lo mismo.



"El perro de Dios te dará caza hasta que encuentres la puerta al infierno"
fight or dier:

la perdición:

Y solo yo soy el protector:
avatar
Septimus
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 123
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 19/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Saca tu mano de ahí! [Septimus]

Mensaje por Karsh Lyonheart el Dom Nov 18, 2018 2:08 pm

Para el Teniente del "Black Aura" eso de los católicos y los monjes o padrecitos le parece un desperdicio total cuando ellos están buscando en los mares las respuestas de si traerán algo que les proporcione comida o alguna aventura qué contar en la taberna. Se cruza de brazos al ver que se descubre la cruz como si eso pudiera significar algo para el marinero. Cierto es que uno de sus Tenientes le enseñó sobre el catolicismo hace ya demasiados años. Puede recordar que al ver la cruz hay que persignarse, pero el cómo hacerlo, eso está en el fondo del mar de las cosas olvidadas. Ladea la cabeza esperando a que él diga que pueda significar algo en esta conversación. Los marineros que quedan en el barco, les observan curiosos desde la proa, recargados contra la madera de la barandilla, se quedan expectantes. Karsh siente cómo se le resbala una gota de sudor impaciente por ir a darles a los curiosos una buena lección.

De todo lo que dice, que al parecer lo dijo un tal Ezequiel, le deja confundido. Hasta alza una ceja observando al inquisidor con intriga. - Ajá, de acuerdo - el tono sugiere que "de acuerdo" ni sus botas lo están. Está dándole por su lado, accediendo a lo que el ricachón quiere para que se largue y lo deje en paz. La palabra "hereje" le suena de algún lugar. No sabe bien de dónde, quizá es una forma de especificar que el crío es un ladrón de cuidado. O un conserje. O consejero. Se rasca la nuca sin entender del todo qué quiere este tipo todavía. ¿Por qué no se larga y le deja hacer su trabajo? La mujer tras él, cual conejito asustado, responde que se deben dar azotes y ponerle la marca del ladrón. Karsh mira al crío con una sonrisa ladeada - creo que debiste quedarte conmigo, grumete - el chamaco no sabe qué hacer. Mira a uno y al otro, sin atinar a reaccionar. Él sí abrió gigante los ojos al ver la cruz, él sí entiende lo que el inquisidor significa en su existencia. Intenta alargar la mano hacia el Teniente que lo ve tan desesperado, que se compadece de él.

- Puede ser un buen castigo, sí, pero ahora mismo el mocoso regresó mi mercancía, así que delito no hay - se lo quita de las manos a la joven con un manotazo para echarlo atrás de él. Las presentaciones le dejan sin cuidado. - Ya te dije que soy Blacktusk, ¿Acaso estás sordo? - toma de la espalda al crío caminando hacia el pequeño puente de madera que une el barco con el muelle. Silba una tonada haciendo que uno de sus hombres se asome. - Pon a este grumete a limpiar los pisos de la cocina. Si lo hace bien, dale de comer - le pica la nuca. Eso sólo le pasa cuando hay algo malo con alguien y este rubio se lleva las joyas del tesoro en ese rango. Por las barbas de Neptuno, juraría que su mirada es apreciativa. Y a él no le van los hombres, prefiere a las mujeres. Si piensa que por ser pirata o marinero y él un noble, van a retozar en la cama, esta estrella de mar se las estará viendo con su puño. ¡Abrase visto semejante tontería! ¿Quién dice que un pirata es puto? ¿Quién?

- Y ya puedes irte, terminamos de hablar - le echa de su muelle con un movimiento de la mano caminando hacia la galería de madera para subir a su navío. Antes de llegar, se detiene a escupir. El mal de ojo es más fuerte cada instante que sigue al lado de este finolis.


avatar
Karsh Lyonheart
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 18
Puntos : 21
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 02/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Saca tu mano de ahí! [Septimus]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.