Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Ir abajo

Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Dáire MacKay el Lun Oct 08, 2018 5:44 pm

Un hombre encuentra a su vecino cavando un hoyo en el patio y le preguntó:
- Hola vecino, ¿qué haces?
- Cavo un hoyo para enterrar a mi pez
- ¿Y no es un agujero demasiado grande?
- ¡Es que el pez está dentro de tu maldito gato!

Esta noche, se escapó de casa literalmente, necesita algo de libertad, de mente sana en cuerpo sano por así decirlo y estirar las patas. La ocasión no pudo ser mejor, con un llamado de una de sus pacientes, fue a atenderla y al volver, decidió dejar todo en el consultorio, quitarse las prendas dejándolas bien dobladas bajo su maletín médico y pronto, la Husky se sacude el pelaje antes de caminar despacito a la puerta, alzando las orejas para asegurarse de que ni su nana, ni Ezequiel le escuchan. Confiada de su investigación, sale corriendo por patas a través del jardín trasero tomando impulso para dar un gran salto hacia la verja recién arreglada por el hombre, sujetándose como puede con las patas delanteras de lo alto de la madera, dejando un par de rasguños que arruinan la pintura, apoyando las patas traseras en la superficie adornando con otras marcas más, para darse impulso y con agilidad caer del otro lado.

Si Ezequiel le dijera algo por echar a perder su trabajo con sus garras, seguro que la díscola le contestaría muy ufana: - Oh, mon cherie, la próxima vez deja una abertura para que pueda escapar sin arruinar tu labor, debiste pensar primero antes de hacer tan sólida la estructura para que no pueda salir por debajo de una de las tablas como antes hacía - a lo que seguro volverán a discutir. ¿Por qué le gusta tanto tocarle las narices al cambiante? Quizá porque no puede evitarlo. Es esa atracción que siente por él, la que a veces le descoloca y fomenta su carácter ácido que deja respuestas insolentes.

Ladra con entusiasmo una vez que está del otro lado de la propiedad dando un salto efusivo, corriendo a todo lo que puede, desapareciendo en la oscuridad sin mirar atrás. Como alguien le grite, ni siquiera se detendrá. Esta noche va a ser toda suya. Ya después tendrá que pagar los platos rotos cuando su nana o bien, Ezequiel le reprendan, pero necesita despejar la cabeza. ¿Qué mal puede salir porque esté unas cuantas horas en el bosque? Seguro que ni cuenta se dan de que salió. Y si es así, nana mirará sus ropas y sabrá que obedeció a su instinto. No sería la primera, ni la última vez que lo haga así. Como a trescientos metros de distancia de la casa, se detiene de su loco correr ladrando feliz, dando saltos por ahí y por allá, con la adrenalina en el cuerpo.

¡Oh! ¿Qué es eso que suena a lo lejos? Corre para investigar encontrando a un enemigo: ladra con efusivo carácter al conejo que alza las orejas al mirar que se acerca a toda velocidad, para no mirar más antes de salir en estampida siendo perseguido por la Husky que siente la tierra en las patas, evadiendo árboles y saltando maleza hasta que el pobre animal, encuentra refugio en su madriguera. Ni siquiera las patas de la perra son capaces de desenterrarlo para juguetear con él. Rasca y rasca hasta que se cansa. Resopla incordiada mirando a su alrededor y ahora persigue a un roedor tras un ladrido de advertencia. Está tan díscola, que los animales empiezan a ocultarse al escuchar el sonido de su voz perruna. Cuando siente que se cansa, avanza por el bosque hasta encontrar un lugar perfecto para reposar.

Se echa en un claro panza arriba, mirando la luna llena. Huy, cierto, luna llena. Mira a su alrededor. En el peor de los casos, si hubiese un licántropo, se transformará en lobo. No será la primera vez que se hace pasar por un miembro de la manada y al ser hembra, las disputas por territorio no son tan agresivas. Disfruta del aire agitando su pelaje cerrando los ojos. Se acomoda con las dos patas delanteras bajo el morro y el cuerpo estirado hacia atrás, con las patas traseras de lado. Vuelve a bajar los párpados disfrutando de los sonidos propios del bosque. Siente que está por dormir, cabecea y sus orejas se levantan al captar un ruido diferente a lo que estaba recibiendo. Alza la cabeza con curiosidad, el olor que le trae el viento no le permite detectar qué es. Se pone en tensión y ladra en esa dirección con una connotación curiosa unida a una de advertencia.

Es como si dijera en idioma perruno "Alto ahí, ¿Quién es?" siente el rabo tenso, se agazapa esperando con impaciencia, resoplando un poco por las narinas. Lista para correr si es otra presa, tan inquieta que se encuentra hoy.



"Sometimes, you have to be brave to recognize your feelings"

The promise of today is that of tomorrow:
Make a decision:
avatar
Dáire MacKay
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 48
Puntos : 73
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 20/09/2018
Localización : Donde sea que pueda extrañar a Ezequiel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Yendra Isley el Miér Oct 10, 2018 6:09 pm

Volteretas, vestidos de colores, aplausos, otra jornada completa, el capataz hoy está de buen humor, seguramente habrá mojado al fín el pizarrín, y eso le hacía tener mejor humor, ahi fue la bolsa de monedas, ella se fue a su camerino y miró las monedas, decisiones...decisiones...se sentó en la silla poniendo los pies en la mesa haciendo equilibrio con la silla a dos patas mirando las monedas, la posibilidades eran tanta, el vampiro con quien inició un emocionante y conveniente trato se veía que no iba a aparecer esa noche, ir al burdel no le apetecía, y colarse en una fiesta a desplumar a ricachones le era ya repetitivo, había que cambiar de aires, saltó agilmente haciendo que la silla cayera hacia atrás mientras ella agilmente aterrizó de pie sonriendo maliciosa, miró su mano y lamió el dorso de ella asi como lo hacía un gato, empezó a quitarse los apretados ropajes que el circo la ponía. Colores brillantes y bien ceñidos para los movimientos elasticos y contorsionistas de la ferlina, y que nada se enganchase cuando se colgase del trapecio a tanta altura, no por que no sea capaz de aterrizar bien de pie, pero muchos de los que allí había incluido sus superiores no sabían de su naturaleza.
Asomó mirando el pasillo una vez que estaba desnuda y sonrió maliciosamente, salía del vestuario despues de haber colgado su ropa cuidadosamente, decidió sentir la euforia de estar a punto de ser pillada paseandose desnuda por los pasillos hacia la salida, solo por jugar un rato, cuando estuvo a punto de ser pillada por el mago y el domador ella cambio velozmente la forma a ocelote escondiendose detras de unas cajas rauda.


Los dos hombres pasaron de largo, Yendra se asomo mirandoles agazapada moviendo la cola levemente, antes de echar a correr trepando por las paredes clavando sus uñas y saltando por los tejados, hora de disfrutar de una buena caza, apretó el paso corriendo alejandose del circo, como este estaba apostado más a las afueras adentrarse en el bosque no fue ningun drama, estaba relativamente cerca, miró alrededor venteando. Olfateaba el aire, el aroma a hierva mojada, el sonido del rio algo alejado, sus almohadillas amortiguaban sus pasos, lo cual eso lo hacía perfecto para la caza, su pelaje era perfecto, aunque siendo de noche, si se convirtiera en pantera sería invisible practicamente, pero de momento estaba más comoda en su forma más pequeña, fue entonces cuando su olfato captó una presa, sus orejas se echaban ligeramente hacia atras, se agazapaba, observó la ardilla subir buscando el refugio, pero...¿realmente quería comer ardilla? no...no, era eso lo que se antojaba.


Siguió su camino hasta el rio, acercando a bebe el agua hasta que vuelve a observar tra potencial presa, se relame y salta tirandose de cabeza al agua, observando a la presa, con las zarpas bien extendidas trinchando asi el pez, cazandolo con un rapido movimiento, la ocelote sale del agua y se sacude dejando su pelaje de punta, mira alrededor y elige un arbol, salta a él subiendose a una rama a comerse el pescado crudo degustandolo, saboreandolo, cuando terminó le dedico unos cuantos y largos minutos a acicalarse, sobre todo limpiando bien sus garras, antes de reanudar la marcha por la oscuridad del bosque, saltando por las ramas, es entonces cuando capta un olor que la desconcentra y provoca que casi se caiga pero por suerte sus zarpas se clavan y se mantienen en la rama.
Se gira a observar a quien le habló mediante la telepatía animal, la ocelote cruzó la vista con la husky, lo cual hizo que se acomodara en su rama mirandola desde arriba divertida. -"Vaya vaya, mira que linda cachorrita trajo la noche...debes tener cuidado bocadito"- Dijo jocosa la ocelote observandola desde su posición, se estiraba en la rama dejando caer las hojas para que cayeran sobre la perra que había unos metros más abajo de la felina, mientras Yendra seguía lamiendo sus garras.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 324
Puntos : 352
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Dáire MacKay el Vie Oct 12, 2018 7:45 am

De entre todos los olores del bosque, hay uno que es ajeno. Los orbes de la husky observan con rapidez, haciendo un control de la zona en tanto escucha los sonidos discordantes y contínuos de un peso que está cayendo entre las ramas. ¿Qué animal del bosque escalaría árboles y saltaría entre sus brazos? Cuando da la primera alerta, escucha un resbalón y las garras sosteniéndose con precariedad. Eso la ubica, observando a la felina que se nota en problemas. Por un momento piensa que se va a caer, todo lo contrario porque su equilibrio es perfecto y logra salvar el día. Eso odia de los gatos, siempre caen de pie y ella lo ha comprobado cientos de veces. Tiene una loca fijación por perseguir mininos en su forma perruna. ¿Instinto quizá?

Esta figura es más que intrigante, está subida en las ramas de los árboles y no se parece a nada que haya visto la cánida antes. El azoro de Dáire es mayúsculo. ¿Qué es eso, por Dios? Se levanta para dar el segundo ladrido de advertencia, no sabe si sea o no peligroso. Una enorme cola se ondula de un lado para el otro incitando su instinto cazador. ¿Es acaso una pantera? Se acerca paso a paso hasta quedar debajo de las ramas donde el animal está apoyado. Pensaría que es un felino común y corriente -más corriente que común-, hasta que la telepatía hace contacto. "Si yo soy una cachorrita, tú eres un chimpancé. ¿Acaso debiste nacer en la sabana y tu cigüeña erró el camino llevándote con los monos?" le increpa con molestia mirando las hojas caer, las evade moviéndose de un lado para el otro sin mucho éxito. Algunas se posan sobre su pelaje, se deshace de ellas sacudiéndose empezando desde la cabeza y las patas delanteras, continuando el zigzagueante movimiento hasta el rabo quedando esponjado el pelambre cuando se detiene.

Ladra de nueva cuenta con entusiasmo "¿Qué tipo de felino eres? Nunca vi uno como tú en mi vida" y vaya que es larga. Camina hacia la izquierda, da media vuelta, regresa sobre sus pasos y avanza otros más a la derecha, regresa repitiendo el proceso en un muy obvio acecho. Los músculos le exigen una actividad "¿Eres un guepardo? ¿Una pantera?" porque por las manchas no es un tigre pequeño. El viento atrae algo de hojarasca propia de la estación y con ella, un olor que le produce cierta urticaria. Licántropo. "Seas lo que seas, cuidado, esta zona está marcada como territorio de un hombre lobo, quizá una manada y sabes que pueden subir árboles". se preocupa ante todo por la seguridad de los demás. No es tan mala bestia. La felina está bien ahí, ella no. "No vaya a ser que el bocadito sea otra, aunque quizá por tu forma, decidan que hay algo malo en ti y eso te salve".

Se mofa divertida, eso de que le tomen el pelo es algo que no soporta demasiado. Tiene un carácter provocador y buscapleitos. Y tal cual, su instinto reclama por ladrar y perseguir a esta cosa. Sea lo que sea, es un felino y ya se sabe la leyenda de los perros y gatos.



"Sometimes, you have to be brave to recognize your feelings"

The promise of today is that of tomorrow:
Make a decision:
avatar
Dáire MacKay
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 48
Puntos : 73
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 20/09/2018
Localización : Donde sea que pueda extrañar a Ezequiel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Yendra Isley el Mar Oct 23, 2018 5:31 am

La ocelote observaba a la Husky con aire divertido, mientras se mantenía en la seguridad de la altura, posada en la rama, con aire divertida, encendiendo más su propia diversión al tirarle hojas que había aun aguantando en la rama donde estaba apoyada, mientras con la zarpa agitaba el extremo de la rama para hacer caer las hojas sobre la husky que se mantenía en el suelo mientras que Yendra se mantenía en la rama acomodadamente, incluso la hizo gracia el comentario de la cambiante de abajo, cargado de malicia molesta por las hojas que le tiraba la felina en pos de solamente divertirse, meneó la cabeza mirandola ladeando la cabeza mientras tenía sus orejas en atención y meneaba la cola con relajación moviendola de manera intermitente y solo por la parte de la tumba. -"¿Un chimpancé? ¡oh encanto! creo que deberias sacar más partido al olfato, por que la vista...uhmm no parece de la más acondicionada".- Respondió Yendra sin alterarse en lo más minimo, no veía motivo para alterarse y era logico que se enfadara por su juguetona acción con las hojas.


Divertida observa como se sacude quedando una visión esponjosa y brillante del pelaje, uno que daría ganas de acariciar, de estar en forma humana sonreiría de medio lado, pero se conformo con un movimiento de cola, acomodada en la rama, la otra cambiante parecía mostrar interes por la especie a la que tenía delante, y Yendra no vió problema en responder a las dudas que ella tenía con tranquilidad. -"Si soy un felino".- Aclaró la cambiante circense mientras se leventaba y se estiraba bostezando. -"No andas equivocada y guardo similitud, pero esta forma mia es la de un ocelote querida"- Responde Yendra con orgullo tremendo que le provocaba su condició y aunque era la más pequeña de sus tres conversiones no distaba mucho del tamaño de la husky.
A veces habría sido más util ser un gato para pasar inadvertida por la ciudad, pero a aprendido bien la habilidad de mimetismo y pasar desapercivida por completo cuando paseaba por los callejones de la francesa ciudad, empezó a lamerse la zarpa de manera distraida en un comportamiento bastante felino.


Más la advertencia de la husky le hace que clave sus ojos en ella, en esta piel anaranjados y ladeo la cabeza, miró al cielo, era cierto era luna llena y en el aire si que se olía a un hombre lobo, más miró a la joven cambiante canida con cara de autosuficiencia. -"Sí puedo olerlo, pero no deberías preocuparte por mi, se dar esquinazo a los licántropo y puedo ser realmente rapida si quiero, más a lo mejor tú si tendrías problema para entrar en sitios pequeños o trepar".- Mostró la misma preocupación previa que había mostrado la husky por ella, mientras se levantaba empezando a pasear de lado a lado de la rama pensativa.


-"¿Algo malo en mi? o querida no lo sabes tú bien".- Se rie maliciosa antes de con un agil salto bajar posandose con gracia en el suelo, echa las orejas hacia atrás arquea el lomo colocandose de lado y eriza su pelaje mirandola emitiendo un gruñido. -"¿Que haces tan lejos de la ciudad perrita? aqui hay lobos y pronto vendran, que penita sería si te comieran a tí".- Responde con esa malicia divertida que se lleva trayendo, intentando provocar a la cambiante canida, buscando un encuentro simplemente por desfogar y buscar de esa manera pasarlo bien independiente de si la otra quiere entrar en el juego o no.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 324
Puntos : 352
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Dáire MacKay el Mar Oct 23, 2018 6:38 am

Si hay algo qué odiar de los bichos, es su mala costumbre a querer ser superiores sólo porque pueden trepar árboles. ¡Como si luego pudieran bajar solos y no estuvieran horas que horas maullando pidiendo ayuda! En tanto los cánidos son más fieles, capaces de dar sus vidas por sus amos, los felinos son ariscos, unas bestias capaces de ofrecer el rabo a cambio de obtener un trato sin entregarse ni que sus esclavos (porque así consideran a los humanos que les cuidan), caigan en manos de aquéllos seres que sólo ellos pueden ver. "No entendiste una mierda la alegoría del chimpancé o no quisiste entenderla, tú, que te dices tan superior" sacude la cabeza con fastidio. Las hojas caen que caen, cada que se quita una, la bicha provoca que tenga tres más. Este juego le aburre, quizá parezca entretenido para la otra, más Dáire está acostumbrada a no cargar con nada más en el cuerpo que su pelaje. Una última agitación y se aleja de donde la cosa esa pueda seguir tirando hojas.

Se sienta sobre sus cuartos traseros, se relame la pata derecha pasándosela por los ojos, dejando limpia la zona, la plática rinde sus frutos. "Ocelote" ¡Qué palabra tan rara! Oce-lo-te, ¿De dónde vendrían? quizá de la sabana del África porque no le suena de nada y eso que en la universidad conoció a algunos locos que les gustaba el estudio de los animales. "A diferencia tuya, sé cómo escapar de los licántropos. Y no necesito correr"  no baja la guardia cuando observa que va descendiendo del árbol. Desde pequeña tuvo sus encuentros con los cambiantes felinos en su hogar, elclan estaba caracterizado por tener de todo. Absolutamente de todo. Así que las peleas "perros-gatos" estaban a la orden del día. Esa manera de agazaparse, de echar las orejas hacia atrás, de ondear la cola, ya la conoce Dáire. Es como si el idioma gatuno fuese universal.

El gruñido es la última advertencia, el pelaje de la husky se eriza sorprendido porque nunca escuchó a un felino gruñir. Rugidos, siseos, bufidos, jamás un sonido tan perruno. Se agazapa poco a poco, muestra los dientes, sobre todo los colmillos. El ritual es muy normal para su relajación, van haciendo círculos midiéndose, provocándose. Un gruñido de la ocelote tiene una correspondencia igual de la husky. Se miden, se observan, Dáire prepara la piel a sabiendas que lo primero que atacan son los ojos, está lista para darle una buena lección. Gruñe con más intensidad, le corresponde la bestia. Están comunicándose, haciendo ver a la otra su poco agrado y su deseo de dar pelea. De imponerse ante la otra. Las patas se preparan, el cuerpo baja un poco más de altura antes de saltar patas adelante, cabeza atrás, para dar el primer golpe contra el moflete izquierdo de la bestia, buscando echarle a un lado la cabeza para encajar los colmillos en el cuello.

De lo contrario, estará dando un salto atrás para evitar la acometida de la ocelote. Tiene que escapar de sus garras, lo más peligroso de ella, son sus patas.



"Sometimes, you have to be brave to recognize your feelings"

The promise of today is that of tomorrow:
Make a decision:
avatar
Dáire MacKay
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 48
Puntos : 73
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 20/09/2018
Localización : Donde sea que pueda extrañar a Ezequiel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Yendra Isley el Lun Oct 29, 2018 4:22 pm

Tirarla las hojas era divertido, sabía que le molestaba de sobre manera, la felina tenía costumbre de ponerse juguetona, sobre todo para molestar, y tirar unas cuantas hojas por diversión, se despreocupó del comentario el cual respondió con dejadez, mientras observó como se deshacía de las hojas, eso en realidad hizo sonreir a la cambiante que movía la cola que medio colgaba de la rama donde se encontraba, le hizo gracia que ella afirmara que Yendra dijo que era tán superior, eso hizo que la cambiante felina ladeara la cabeza para lamer la zarpa. -"Yo no afirmé eso, lo has dicho tú".- Dijo para molestarla quizá más, miró alrededor olfateando el ambiente, si que olía a licántropo, pero a una marcada de territorio, no por que en ese momento estuvieran por ahí cerca, lo cual se agradecía, lidiar con licántropos en luna llena siempre era peliagudo, los muy borricos pensaban con de manera visceral, y alguno que otro pensaba directamente con el miembro viril, esos licántropos son unos intensos en sus horas de luna llena, más solían tener un encanto salvaje, aunque los cambiantes y los licántropos tenían muchas cosas en común curiosamente les agradaba más los hechiceros, a saber por qué, sin embargo Yendra no se cerraba ninguna puerta, de todo se podía sacar algo, el truco era dar puntadas siempre con hilo.


Parece que la palabra que desveló su pelaje, dandose así misma el nombre de su especie, aunque también tenía otros nombres según la zona, procedía del continente americano, bastante repartido, pero eran dificiles de ver, sobre todo a sus congeneres animales, los que nacen con esa piel y se quedan siempre con esa piel, como animal, la verdad Yendra siente especial cariño cuando conversa con otros animales, pero era más divertidas las complejidades con alguien de naturaleza sobrenatural, aunque fuera la bonita Husky. Y aunque no lo exteriorizó en verdad sonreió cuando ella afirmó que no tenía que correr para huir de los licantropos, ella la miró apoyandose con aire re-molón en su zarpa mirandola. -"Sí, ser un canido, y ser hembra...admitó que yo también usaría esa ventaja, pero no siempre funcionan, hay algunos muy cabezones y demasiado viscerales, espero que eches a correr con tiempo antes de perder la colita".- Comentó la cambiante felina con cierto tono jocoso, buscando que quizá eso la hiciera rabiar.
Meneo la cola como lo hacían los gatos cuando estaban ciertamente juguetones, imaginaba que los canidos cambiantes podían llevarse bien con los licántropos, pero muchas veces un alfa no tenía por que ser un macho, había alfas hembras, y estas eran autenticas celosas del territorio, o también machos demasiado viscerales que les daba igual que fuera lo que se metió en su territorio, si estaba dentro sobraba, y eso Yendra lo sabía bien, lo mejor eran los cachorros licántropos, que era un volcán de instintos todos a la vez.


Yendra bajó y emitió su gruñido, eso pilló por sorpresa a husky, lejos de lo que pareciese en realidad la cambiante estaba simplemente jugando, quería intimidarla, hacerla retroceder, quizá asustarla, pero esa cambiante canida no se iba a dejar intimidar con facilidad, erizó su lomo y devolvió un tremendo gruñido, las dos empezaron a andar en circulo, con sus lomos erizados, sus orejas hechadas hacia atrás, un camino lateral, Yendra con su lomo en forma de ene, bien arqueado, la hasky cambiante se lanzó buscando el bocado, pero Yendra evadió soltando un rugido algo agudo pues no era un felino especialemnte grande, ya que de morro a cola media unos 90 centimetros, y unos 40 centimetros de hombros al suelo, era más grande que un gato común sin duda, lo cual tenía sus ventajas. Yendra dió un sonido revolviendose para escaparse del golpe de la husky lanzando un zarpazo buscando que esta retrocediera.
Se movió rapido y arañó la tierra para lanzarsela a la cara de la Husky antes de empezar una persecución por el bosque. -"Vamos, vamos, no me coges cachorrilla".- Decía mofandose, mientras se divertía, corría buscando a que ramar subirse, dió un salto sin mirar donde embistiendo a una lechuza que calló al suelo con ella del tremendo golpe que se llevó por la felina.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 324
Puntos : 352
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Dáire MacKay el Vie Nov 02, 2018 3:17 pm

Con que dar la colita. Si esta maldita bicha piensa que Dáire da el culo para apaciguar a los licántropos, se equivoca por completo. Eso del amor animal no va para la cambiante aunque sabe de algunos de sus congéneres a los que les gusta eso. Tú sabes. El A entra en B, pero el C es animal y el D también. ¿Capicce? Si no, luego te explico. Decíamos que la doctora se queda expectante en tanto da el primer ataque a la felina que no sólo demostró con ese gruñido su disgusto, sino que saltó con esa facilidad propia del esqueleto de esta raza hacia atrás, evadiendo el golpe y la mordida que la husky preparaba para la ocasión. Los colmillos se muestran a la luz de la luna en franca advertencia de que se deje de juegos porque ella está actuando en serio. Es el problema de los bichos, se piensan que todo es broma.

Esta vez, las patas de la ocelote llevan tierra a los ojos delicados de la perra que gime sorprendida por semejante estrategia vil y rastrera, llevándose una pata para intentar quitarse los rastros de sus ojos apretando los párpados. Sacude la cabeza apreciando el impulso mental, gruñe como pocas veces, con la esclerótica rojiza por la comezón y la intromisión del polvo. La persigue con una rapidez propia de quien estuvo toda su niñez aprendiendo sobre su parte natural y animal. Las patas son demasiado ágiles para un perro común y corriente, notándose que es un sobrenatural. Su cuerpo cobra velocidad en tanto persigue a la maldita ocelote por el bosque, saltando y evadiendo troncos y ramas salidas. "Corre bicha, corre, porque si te cojo, te vas a arrepentir" da una tarascada en el aire con fuerza haciendo que se escuche en la oscuridad de la noche apenas interrumpida por esta corretiza.

Aúlla a la luna en plena carrera cuando la ocelote se trepa a un árbol, más la velocidad no cesa. Es por eso que cuando le lanza algo en su loca carrera, los instintos de la husky salen en su rescate. Salta abriendo las mandíbulas al máximo, atrapando parte del cuerpo emplumado que ni siquiera descubrió qué era antes de atacarlo. Lo aprieta con fuerza por la misma sorpresa, echándolo a un lado con un movimiento violento de la cabeza haciéndolo caer al suelo. Así como el cuerpo toca el piso para continuar su persecución, una enorme barrera de fuego aparece ante ambas cambiantes cortando el paso y obligándolas a parar. - ¿CÓMO OSAN TOCAR A BELCEBÚ? - resuena en todo el lugar haciendo que la husky se detenga de golpe o al menos lo intente, porque con la velocidad que lleva, tropieza y cae al piso dando algunos giros hasta detenerse sorprendida y despatarrada en el suelo del bosque. Levanta la cabeza buscando quién gritó. "¿Qué fue eso?" pregunta sin entender. - ¿CÓMO SE ATREVEN A LASTIMAR A BELCEBÚ? - una figura aparece de entre los árboles.

El halo es sobrenatural, agresivo, lleno de maldad. Abre los brazos dejando notar los dos cuernos de carnero en su cabeza de tonalidad negra y los ojos completamente blancos, la piel quemada le da una apariencia más lúgubre. Toma a la lechuza entre sus brazos mirando a ambas cambiantes. De un movimiento de su mano, la ocelote es impulsada del árbol cayendo contra la husky que apenas iba levantándose y vuelve al piso. La bruja las observa con maldad. La husky baja las orejas sin comprender qué diablos pasó. ¿Qué no Belcebú es uno de los demonios a las órdenes de Lucifer? ¿Quién le pone a una lechuza semejante nombre? Sacude la cabeza con un mal presentimiento que le eriza el pelaje por toda la columna vertebral. En los ojos de la hechicera parece no tener compasión. "Perdón, no sabía que la lechuza era suya. Lamento mucho mi accionar, soy doctora, puedo atenderla" intenta acercarse lento. Un extraño brillo de un verdáceo tono aparece en la mano de la bruja, pero Dáire no siente cambio alguno. "Puedo ayudarle" insiste.

La figura se sonríe - ¿Y quién dice que no me ayudarán? Serán quienes paguen por esta ofensa y seré yo quien imponga las condiciones del pago - son las últimas palabras que confirman el mal presentimiento de la husky. ¡Y todo por una bicha!



"Sometimes, you have to be brave to recognize your feelings"

The promise of today is that of tomorrow:
Make a decision:
avatar
Dáire MacKay
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 48
Puntos : 73
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 20/09/2018
Localización : Donde sea que pueda extrañar a Ezequiel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Yendra Isley el Mar Nov 13, 2018 7:10 pm

La carrera que había iniciado por el bosque perseguida por la husky hacía que el ocelote atravesase a tremenda velocidad por el bosque, una provocación y esto se había convertido en diversión, la circense trotaba usando su musculatura felina para correr a gran velocidad, la husky que la venía persiguiendo tambien era veloz, lo cual eso daba ese toque de salsa a la persecución, sin duda este juego de perros y gatos era conocido para ambas, aunque Yendra había gustado de hacer rabíar a licántropos, claro que unos eran mucho más accesibles de hacer rabíar, el inquisidor jamás fue una opción, de ahí que con él y miembros de su manada usara su montura de tigre para hacer frente a problemas mayores, pero de relax, el ocelote o la forma de jaguar era bien venidas, aunque el jaguar estaba a medio camino entre ambos, bestia parda...si era parda en todas sus formas salvo la de tigresa que de hecho era rayada. El aire en sus vigotes era agradable, la encantaba, la hierba bajo sus garras y almohadillas que hacían su paso sigiloso, la tierra humeda por la noche, mientras continuaba la carrera, mientras el viento se escuchaba entre los arboles, la sensación de libertad que le desprendía  correr por un bosque en su forma animal, era algo que Yendra profundamente adoraba.


Tanto fue asi, tanto fue que se metía en la diversión del momento, que en un salto ni siquiera se fijo si la rama estaba ocupada o no, el salto resultó ser una embestida a una lechuza que se le cruzó que sacudió para que si por si el ocelote no fuera poco el emplumado ser se topó con las fauces de la husky mientras ella bufaba y sacudía la cabeza hasta que una voz atronadora llegaba a sus orejas que viraron, miró a la husky con cierta estrañeza. Ella también preguntó que fue aquella voz. -"no lo sé.. ¿Belcebú?".- Respondió entrecerrando sus felinos ojos y mirando a todos lados meneando esa cola, de manera en alerta, como los felinos cuando están atentos a algo, la voz tenebrosa volvió a resonar entre los arboles, haciendo que la cambiante bufara, pronto la incognita de quien pertenecía aquella voz retorcida y horrible.


La verdad que a visión de Yendra la imagen correspondía de perfecta forma con aquella voz, con aquella figura que la dueña procedía, retorcido ser que sacó de dudas a la cambiante de como una lechuza podía tener ese nombre, ella ladeó la cabeza y miró a la husky con cierta interrogativa, sobre todo le sorprendió que ella ofreciera ayuda con el echo de cuidar al pajaro herido, ante la ira de ese ser. Yendra observó a la otra cambiante, estaba inquieta, ahora había algo que pintaba mal, sobre todo por que despues de que la otra cambiante ofreciera ayuda su respuesta la bruja empezó a hablar, sus palabras se le antojaron sumamente tetricas, escalofriantes ¿Que pago podría querer esa mujer tetrica? sin duda cuando crearon las historias para los niños fue despues de ver su tetrico aspecto, la ocelote ladeo la cabeza. -"Espera...¿Que pago quiere?"- Se atrevió a preguntar Yendra no muy convencida.



When the night dreams, Im wake up...

gracias♥️:

kiss you:


Animals:


avatar
Yendra Isley
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 324
Puntos : 352
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 21/01/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Dáire MacKay el Vie Nov 16, 2018 3:38 pm

Alguna vez Dáire pensó que debería dejar estas carreras tras algún animal. Por supuesto, desechó la idea porque la mayor parte del tiempo le gusta perseguir. La adrenalina de la cacería es parte de su particular diversión. La mejor de todas. El sentir el viento contra el pelaje, estirar las patas a toda velocidad, la forma en que los músculos responden a los impulsos y la lengua se escapa de la boca para aletear en el aire en plena actividad son su trigger. Lo que la provoca a estar haciendo estos desfiguros a su edad. Seguro que la felina se siente igual, porque en lugar de alejarse o bien, mostrar una mayor determinación en que ésto se termine, su constitución física vuela por entre las ramas de los árboles a todo lo que su agilidad le permite. En ocasiones, como ésta, cuando se topa con un problema mayor, actúa de forma responsable. Por ello es que ofrece sus servicios para curar a la lechuza que se interpusiera en la cacería.

La hechicera, por el contrario, parece disconforme con lo que le ofrecen. Los ojos llenos de un velo, la hacen lucir mucho más sobrenatural que el resto de su apariencia. El toque tétrico es esta voz que suena con eco, como si todo el bosque la distribuyera. Este escenario es propicio para las palabras que continúan saliendo de esa boca cuyos dientes podridos son protagonistas. El pago es lo que ahora preocupa a Dáire. Expectante, su cuerpo se muestra en tensión. Igual está su compañera que espera a ver qué es lo que se le ocurre a esta peligrosa figura que ahora sonríe mostrando que de buena, ni la apariencia. "Lamento mucho todo, fue un golpe de mala suerte encontrar a su compañero en mitad de la carrera" intenta excusarse buscando una forma de que ella comprenda que la alevosía no estuvo en sus actos. La figura ríe, ríe de una manera que hiela la sangre. - ¿Insinúas tú, bicho cualquiera, que fue por un golpe de mala suerte que mi Belcebú fue herido? - en ese momento, Dáire mira a la cambiante buscando apoyo. "No fue mi intención dañar a su compañero" quiere explicar.

La hechicera mira a la husky, luego a la ocelote. Se sonríe, vuelve a hacerlo con la maldad en lo profundo de sus pozos sin luz. Alzando las manos hacia el cielo, su voz se eleva al tiempo que un horrible viento agita sus ropajes y los pelajes de ambas cambiantes hasta sentir que se congelan. La hojarasca se levanta y con ella, el viento golpea los rostros de ambas atrevidas. - Escuchadme, espíritus del bosque, escuchad a esta, su servidora. Dénme el poder, la habilidad para castigar a este par de bestias que lastiman cada parte de su esencia. Sean ustedes, espíritus del bosque, los que le den su lección a este par de irreverentes seres. Impedid la transformación. Dejad a ambas con su figura actual, que lo que para ellas sólo fue un golpe de mala suerte, sea vivido en sus propias carnes. Hagan ustedes, espíritus del bosque, que el hechizo dure lo que la noche y al amanecer, sean sus propias acciones y su corazón lo que permitan volver a lo que ellas llaman normalidad. Despojad de su buena suerte a estas dos cambiantes y dádsela a Belcebú. Que cada herida infringida por este bosque a este par de entes sea un tributo a su poder. Que cada gota de su sangre, sea para devolverle a Belcebú su salud. Que este bosque sea su última morada, si es que su alma está podrida. Y si su alma es buena, que sangren con bien hasta que descubran que la suerte torcida es a favor de quienes hicieron daño en el pasado. A este servidor de la noche, que sangrando está - es su invocación.

Al tiempo que su voz se eleva, el pasto amarillento, se torna verde como la esmeralda. Son las patas de ambas cambiantes las que reciben el impacto de esa luz mortecina, que las envuelve hechizándolas. Dáire gime por el dolor del contacto frío que sube desde sus almohadillas hasta el pelo de sus orejas y rabo. Sacude el pelaje intentando quitarse la sensación. - Éste será su pago, ya que tan amablemente ofrecieron sus disculpas. Serán bestias, un reflejo de cómo se comportaron. Su buena suerte se irá y la mala reinará. Si al pasar de las horas, la luz llega de nuevo al bosque y siguen vivas, se librarán de mi hechizo. Durante el tiempo que pasen en el bosque, cada herida, cada gota de sangre, será la que le dará la salud a Belcebú. Y tengan por seguro que sangrarán. No intenten escapar del bosque porque él no las dejará ir. Están condenadas y si mueren, su alma pertenecerá a las fuerzas que invoqué. Ese es su pago, ese es su sino. Maldecidas están hasta el amanecer. A ver si así aprenden que no por ser gato o perro, tienen que perseguirse y hacer daño a los que alrededor se encuentran. Que les sirva como una lección de humildad - pronuncia antes de desaparecer en medio de un fuerte viento que las deja cegadas a ambas cambiantes.

Cuando todo pasa, el viento vuelve a ser el mismo de antes de que se encontraran a la hechicera. Dáire se queda pasmada en su lugar, boquiabierta, mirando hacia la ocelote. "¿Crees que sea cierto que nos hechizó?" tiembla de miedo al pensar en todo lo que dijo. Y por supuesto, no quiere comprobar qué tan cierto es. Observa alrededor con cierto temor. "Si de algo no puedo jactarme, es de ser una buena persona" porque a pesar de sus acciones con los pobres, siente que tanto niño muerto en sus manos antes de nacer, es como una pesada loza bajo sus hombros. Tiene miedo, tanto, como oscuridad reina en el bosque.



"Sometimes, you have to be brave to recognize your feelings"

The promise of today is that of tomorrow:
Make a decision:
avatar
Dáire MacKay
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 48
Puntos : 73
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 20/09/2018
Localización : Donde sea que pueda extrañar a Ezequiel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Day, my friends [Yendra Isley]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.