Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Herejía +18 [Xanandra]

Ir abajo

Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Mar Nov 06, 2018 2:03 pm

Ésto es una estupidez redoblada. ¿A quién se le ocurre que voy a necesitar de pilmama para ir a impartir justicia a un grupo de herejes? A Tohrment por supuesto, porque me está endilgando a alguien que no me agrada para nada. Una de las niñitas de Septimus ni más, ni menos. Aún recuerdo al par de mocosas que él se llevara de aquél ataque que perpetuamos hace muchos años. Pensar en la sangre de la tercera hermana me trae recuerdos extraños. Podría decirse que por primera vez consideré en que todo lo que pasó fue un error, es poco. Los altos mandos nos enviaron en aquélla noche a hacer pagar a los herejes y cuando todo pasó, lo que nunca diré, es que encontré algo que me hace creer que todo ésto fue una movida de algunos aristócratas entremezclados con el clero para quedarse con sus bienes.

Esa familia sufrió lo indecible y eran fieles al catolicismo a pesar de que su hija mayor era una cambiante. ¿Mayor? Bueno, lo que podría decirse así porque aún recuerdo que cuando Septimus se la llevó, eran chiquillas las dos. Me rasco la cabeza mirando a Lucy en mi hombro. Tenemos mucho que arreglar ahora y de cierta manera me dijo Tohrment que así purgaba mis pecados para con la familia. ¿Pecados? ¿Yo? En fin. Decidí ir porque si no, tendría a todos encima mío preguntándome si podía o no, si era valiente o no (al menos el perro es capaz de seguir metiéndose conmigo hasta que le parara los pies con un golpe de Lucy y como ya se sabe que mi nena odia la sangre licántropa, pues eso), así que aquí me encuentro. Esperando a la luz de la farola en la calle, en tanto me fumo un habano mirando al cielo encapotado porque hasta eso, parece que va a llover.

En cuanto aparece la susodicha, caminando con la cabeza baja, oculta por una capucha donde se logra vislumbrar una máscara que cubre toda su cara, gruño desde lo profundo de mi pecho. Bien, al menos Tohrment se encargó de decirle bien lo que quiero y cómo lo quiero. Por si las dudas, soy específico: - espero te hayan dicho que no te quiero ver la cara, que estarás cubierta con ese abrigo hasta la cabeza. Usarás una máscara porque no quiero verte. ¿Entendido? - en cuanto ella asiente, gruño de nuevo - Te dieron la tela con el olor ¿No? ¿A qué esperas, una invitación para empezar? Mueve el culo, hereje - resoplo con fuerza. Hay algo en ella que no logro percibir qué es. ¿Su aroma? ¿Su aura? Algo me parece como que la conozco y sí, ya sé que la conozco, pero no la conozco así, la conozco diferente. ¿De dónde la conozco?


Última edición por Stavros de Milo el Mar Dic 18, 2018 10:06 am, editado 1 vez


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Jue Nov 08, 2018 2:35 pm

Septimus había ido esa mañana a la mansión, la había buscado para otra de sus misiones sin duda, ella estaba sentada frente a la chimenea leyendo cuando el lobo entró, Xanandra le observó y frunció ligeramente mirandole, poniendose en alerta, ya que ya había asignado hacer una misión a su hermana, fue a abrir la boca cuando el lobo chistó rapidamente. -Tú hermana está bien, asi que tranquila, vamos, abrigate, tienes una misión.- Dijo este rapidamente, dandole instrucciones que tenía que ir bien cubierta, antes de llevarsela a la sede donde se encontró con Tohrment, que de hecho fue idea suya o esa fue la impresión que tenía la cambiante, Septimus le dió una mascara que Xanandra observó mirando a ambos, el licántropo lanzó una mirada al hechicero, mientras la cambiante empezaba a ponerse notablemente nerviosa sin saber bien que se iba a encontrar ni a que venía todo eso, con lo agusto que estaba ella con el día libre, pero eso nunca llega a mucho, respiro profundamente antes de asentir, Septimus le explicó donde tenía que ir, y le dió a olfatear la tela, que Xanandra se acercó cerrando los ojos memorizando el olor, era muy buena rastreadora, y Septimus lo sabía, asi que quizá por eso la mandaría a esa misión, o quizá Tohrment también hubiera dado buenas referencias sobre su forma de rastrear ya que lleva varias misiones con los gemelos, bajo ignorancia, creyendo Xanandra que estaba con el mismo todo el tiempo, Tohrment dió unas directrices muy claras, el inquisidor con quien trabajaría no quería verla la cara, nada, asi que iria bien tapada, era un dato importante que tenía que tener muy presente.


Septimus se la llevó aparte una vez que Xanandra tenía el olor y le explico que iba a ir con alguien excetico, estraño, que posiblemente a mis ojos le faltara un tornillo, pero que era uno de los mejores inquisidores parte del equipo al que él también pertenecia. Remarcó la importancia de no decir ni una palabra acerca de un objeto que portase el susodicho para quien trabajaría la cambiante, Septimus advirtió que ni de lejos era tan comprensivo como él, como si él fuera un encanto, más Xanandra no cambió el gesto, a Tohrment le cogió miedo en su primera misión y aunque despues se pudo relajar algo más con él, sabía bien donde estaban los limites, y como en su primera misión remarcó cual era el lugar de ellla.
Septimus casi pareció leerla el pensamiento y aseguró que si Tohrment la hizo tener escalofrios que no sabía lo que se le venía encima, él era un vampiro, un fiel inquisidor, asi que nada de tonterias, era duro, y exigente. Septimus sonrió mientras le tendía una mascara que hizo que Xanandra abriera sus ojos bicolor como platos, la pidió que se la pusiera, que el susodicho no quería ni verle la cara como había dicho el hechicero, y que era importante esto que no preguntase, Septimus no conocia la misión pero era una importante, y la dió unas palmadas. -Vamos loba, tienes que mostrar que eres util.- Dijo algo cruel y la dió un beso en la cabeza.


Resignada la cambiante se puso la parafernalia que la habían pedido, vestida abrigada, con capucha amplia negra, y con esa mascara blanca, le era agobiante, no le gustaba, estaba incomoda, más se dirigió a donde la habían dicho, según se acercaba observó a un vampiro fumando un habano...costumbre que también compartía con el licántropo, arrugó la nariz con disgusto bajo la mascara hasta llegar a su altura, le miró de arriba a abajo disimuladamente, la sombra que formaba su capucha y la mascara disimulaban mucho ese echo.
Él remarcó que no quería verla y Xanandra simplemente asintió, el vampiro era gruñón, no es que le gustasen mucho los vampiros a Xanandra aunque casi siempre los había visto desde el lado contrario con Septimus a su lado.


El vampiro hizo gala de una falta de modales, ni se presentó, nada, ella le olfateó disimuladamente, su olor iba muchas veces en Septimus cuando había estado en su lado, él rugió que moviera el culo ya y fuera empezando a rastrear, ella asintió nuevamente pero observó que algo en su aura cambiaba el pigmento, parecía algo distraido, ella ladeó la cabeza ligeramente mirandole, antes de volverse quedando de espaldas a él, la mascara la molestaba, asi que la alzó liberando hasta su nariz, olfateo y se la volvió a colocar. -Por aquí.- Dijo trás la mascara empezando a andar a paso rapido. -¿Qué seguimos señor?- Preguntó mientras avanzaba siguiendo el rastro, luego tragó saliva, le dijeron que tenía mal caracter, asi que apretó el paso para coger algo de distancia mientras seguia el rastro.




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Dom Nov 11, 2018 7:03 pm

Al menos la mujer que me acomodaron tiene la prudencia de callar la boca. Punto para ella. Hasta Lucy se siente contenta de ésto porque eso de estar hablando por hablar como que es algo que dista de mi interés. Concuerdo en que el perro es un caso especial, otra cosa también los gemelos. Los demás quedan fuera de esta prerrogativa. Sí, es una prerrogativa, un beneficio que les doy porque llevamos más de diez años juntos y eso significa que tuvimos que hacernos muy fraternos en el trato. ¿Qué más se puede hacer cuando tienes una misión peculiar donde a fuerzas tienes que convivir con ellos? Uno de los gemelos quedaría fuera de la ecuación de no ser porque era el que nos daba toda la información y vaya que era buena. En mis años en la inquisición vi tanta eficiencia en un espía. Lucy se pregunta si no es un tipo al cual tener cuidado. ¿Y qué podría descubrir de nosotros? Ya nada.

Todo lo que fuimos, está en el pasado. Mucho antes de que siquiera sus abuelos nacieran, por lo que poco hay para escarbar. El hueso está bien enterrado, tanto que ni siquiera el olfato agudo del licántropo podría encontrarlo. Hablando de olfatos, la mocosa hace una pregunta, alzo una ceja para voltear a mirarla. Esa aura como que la conozco, como que cuando sin querer mis ojos se posan en ella, irremediablemente estoy vislumbrando sus estados de ánimo y ahora mismo, está en posición de cautela. Me tiene algo de miedo lo cual poco me sorprende. Es lo que genero en todos los que me conocen. - Calladita estás más bonita, busca con la nariz y dime de dónde proviene el olor que te dieron, de lo demás me hago cargo yo. Ah, si las cosas se ponen feas, te me transformas en perro y sales corriendo - creo que me dijeron que era un cánido. Miro a Lucy inquisitivo, ella brilla manifestando que tampoco sabe - perro, lobo, zorro, lo que sea en lo que te transformes, no te des por aludida si te digo perro, que no es insulto. Al menos no para Septimus y como tal, te meto a la bolsa - le aclaro porque con eso de que luego hiero susceptibilidades y salen llorando, ya estoy harto de reclamos por mi falta de modales.

¡Ja! Como si me pagaran por eso. Sigo sus pasos, hasta eso, me divierte cómo está tan acelerada por terminar de conducirme al destino para escapar de mis atenciones. Seguro que le dijeron cómo soy y por eso su aura grita cuánto desea terminar. Justo llegamos a las inmediaciones de un chiquero. Literal, es un barrio de extracto tan bajo, que los pobres son ricos en comparación de los que aquí habitan. Vengo a por lo que es mío, así que no escatimo en esfuerzos, ni siquiera el olor nauseabundo del lugar me inmuta, me limito a cerrar las narices y listo. Ya puedo continuar. Ahora que recuerdo, ella sí que tiene las de perder, está olfateando el rastro y apostaría que si se detuvo ahora mismo, es porque el hedor es horrible para ella. Me río divertido. - ¿Qué? ¿No te gusta la fragancia mierda y orina? No te creí tan exquisita - me mofo justo cuando escucho ruidos de pasos siguiéndonos.

Enemigos, eso hará más divertida la búsqueda. Lucy se remueve inquieta en mi hombro - tranquila, darling, ya tendrás oportunidad de alimentarte - la acaricio con suavidad mirando de reojo. Calculando. Sopesando la situación. Tres sujetos, sus pasos son pesados, por lo que deben ser grandes. Aspiro concentrándome en sus aromas. Licántropos. Miro al cielo, no hay luna llena. Malo para ellos, mejor para nosotros. Vamos a ser bastante jaleo cuando salgan. Lo lamento por Lucy, tendrá que beber sangre de perro aunque le disguste. - Atención, chiquilla. Hay un comité de bienvenida, recuerda lo que te dije, no me estorbes, pero estate cerca por si no es lo que buscamos - advierto. Odiaría tener que ir a buscarla de nuevo. Si ya empecé ésto, quiero terminarlo.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Lun Nov 12, 2018 9:30 am

Ella iba por delante, manteniendo una distancia prudencial, la pregunta como pensó hizo que el vampiro reaccionase, aunque de momento no parecía mucho más temible que él hechicero, solo respondió algo que no era la primera vez que escuchaba, "calladita estás más bonita" lo cual hizo que apretara los labios tras la mascara, simplemente asintió y siguió olfateando para seguir el rastro, teníendo que detenerse de vez en cuando para elevar ligeramente la mascara para captar bien el olor y seguir andando indicandole así el camino al vampiro, que sin duda él podría notar que estaba tensa y deseando acabar la misión cuanto antes, escuchando las palabras del vampiro mientras bajaban por la calle, había poca gente, era una noche fría a fin de cuentas y ademas de ser tarde parecía que iba a llover, se olía a lluvia en el ambiente. El vampiro aseguró que si la cosa se ponía peligrosa quería que ella se convertiera en perro y huyera, eso la sorprendió pues ella sabía pelear aunque no sabía cuanto le había contado Septimus de ella, él se tomó la molestía de aclarar de que sus palabras no iban a malas, si no que a Septimus no le molestaba eso y él interpretaba que a ella tampoco.
Xanandra hizo un gesto que le indicó a él que estaba en lo cierto y que no le molestaba que la llamara así, ¿por que iba a hacerlo? siempre había recibido palabras más duras, pero que la llamasen chucho...perro, o incluso perra y no en el sentido sexual, a la cambiante le importaba más bien poco y con el gesto que hizo así se lo hizo saber al vampiro.


Realmente lo unicó que le daba más o menos apuro es cuando se metían con sus ojos bicolor, eso si que hacía temblar ligeramente su autoestima pero no lo mostraba, no era algo que se tuviera que hacer, sus sentimientos se los guardaba para sí misma, los inquisidores no tenían por que saber nada de ella, o así pensaba la cambiante. Bajarón a las partes más alejadas y abandonadas, el olor a vomitonas, orinas y escrementos fue como un golpe a la nariz de la cambiante, que se frenó como si la hubieran dado un puñetazo en la nariz. Arrugando esta bajo la mascara sacudiendo la cabeza pareciendole horrible el olor, miró al vampiro tras la mascara cuando este se mofó de que ella le tocaba tragar y olfatear el nauseabundo olor, ella emitió un gruñido lobuno apenas audible tras la mascara mientras se esfuerza en seguir el olor entre todo ese nauseabundo olor que la tiene medio ahogada, no entiende como alguien soporta eso.


Entonces el sonido llega por los laterales, les siguen, cosa que hace que Xanandra se gire sorprendida mientras mira el aura de estos, licántropos, lo cual le sorprende que sean capaces de aguantar el olor nauseabundo. -No deben tener olfato.- Masculló la cambiante, miró al vampiro que parece que habló con su bate llamandole "darling" ¿enserio? Septimus tenía razón, le traía algo raro con el objeto, pero no era asunto de ella, como si se besaba con esa cosa, él la observó dandole instruciones, importante no estorbar, lo cual Xanandra asintió y retrocedió dando espacio, no sabía que querían ellos, pero la cosa se iba a poner tensa, sin duda el rastro que ella seguía no venia de ellos, pero eran licántropos y ella una cambiante y él un vampiro, si eran territoriales sin duda venían a "mear" la cosa, como si hiciera más falta.


Xanandra se retiró rapidamente a paso acelerado mientras veía a los tres individuos venir, con aire chulesco, creido, sin duda no sabían frente a quien se estaban enfrentando, es que no olian el incienso en él, ese aroma que se usaba para detectar a los inquisidores, olían a iglesia, a catedral, Xanandra miró como rodeaban crecidos, sin duda sin saber nada, maleantes, rateros, solo veían que tenían má dinero que ellos, lo cual no era dificil, esas ropas...Xanandra dudaba que las hubieran labado nunca, uno de ellos la observó sonriendo de manera maliciosa, sin duda quizá pensó que la mascara debía a que era deforme o tenía la mascara para tapar su rostro quemado, sin saber que hacían los otros dos, este se lanzó contra ella gruñendo emitiendo ese sonido caracteristico en los licántropos, sin duda si usaran más la nariz y el cerebro habrían detectado que la cambiante tenía impregnado aroma licántropa en su melena y ropajes.
El licántropo se lanzó hacia ella raudo mientras los otros dos estaban con el vampiro. Este pensó que al ser una mujer no le harían nada, pero cuando el licántropo se acercó riendo cual poseso y fue a tocar a la cambiante no se esperó el tremendo derechazo que la cambiante propinó, y como buen licántropo gruñó encendiendo sus ojos sacando una navaja que hizo que Xanandra gruñera de manera lobuna, el hombre se lanzó contra ella, lanzando varios tajos, algunos alcanzando a la cambiante, que con la adrenalina de la pelea no se percataba, ella en un arrebato de instinto se lanzó contra él intercambiando golpes rodando mirando de reojo al vampiro intentando estar a las dos cosas para ver la situación. Septimus la mataría seguro si pasa algo al vampiro.




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Dom Nov 18, 2018 9:43 am

Estoy acostumbrado a pelear. En mi tierna niñez, al ser un griego, tuve que hacerme camino para avanzar por el mundo hasta posicionarme donde quería: en las filas del ejército, peleando contra los enemigos, luchando por lo que en ese momento, era mi credo. Mi mente entendía que para seguir viviendo, para que ella tuviera una buena vida, necesitaba pelear. Mojar los puños en sangre, golpear una y otra vez hasta que pareciera que no habría mañana. Nada de eso impidió que ella pereciera al final. Que su cuerpo fuera... y por estar pensando en lo que no debo, en lo que hace milenios sucedió, siento cómo las garras de uno de los enemigos perforan la tela que me cubre en sentido descendente creando una herida que quema al contacto con mi piel. Cuestiones de enemistad. Lucy se inquieta, en lugar de estar golpeando a uno de los licántropos, desvío el contacto para que la cabeza del que se atrevió a rasguñarme, sea la que impacte contra mi querida protectora.

La sangre mancha la madera, parte de mi rostro y ropajes. El segundo licántropo, al ver la escena y cómo alzo a Lucy para que le dé su merecido al atrevido, se lanza contra mí haciendo un tacleo que me lleva más allá. Dos o tres metros hasta que ruedo, pongo las manos en el piso y me pongo de pie. Sacudo la cabeza con sonrisa torcida - ya veo que los perritos son compañeros. Ninguno es rival para Lucy, vamos, a pelear - los incito tomando una posición que me permita ver los cuerpos de ambos enemigos, dispuesto a recibirlos con puñetazos o con un beso de mi adorada guardiana. Los golpes de un lado y del otro se hacen presentes en el lugar, de reojo observo cómo uno de los licántropos se acerca a la chica que me encargaran para que hiciera de guía. Aprecio que se sabe defender. Tiene sus defectos, permite que la alcancen en demasiadas ocasiones y a diferencia de mi esencia, ella es una cambiante y sangra con rapidez.

Hablando de sangre. Ese olorcillo a su vitae me agrada. ¿Qué pasaría si le doy un mordisquito? Me aseguraré de que ninguno de los otros se entere de ello y para eso, necesito mantener la boca cerrada de la cría. Me gusta su aroma y espoleado por él, ansioso por probarlo, Lucy enloquece dando un buen golpe a uno de los rivales. Por mi premura, descuido el flanco derecho que es alcanzado por el otro licántropo provocando que de mi garganta salga un aullido que sin ser perro, se parece a uno que ellos emiten. Gruño molesto - ¡Era mi abrigo favorito! - le reclamo avanzando hacia él. Un par de minutos después, estamos ambos en el suelo. Él con la cabeza rota por las atenciones de mi Lucy, yo porque intento quitarme la maldita estaca que casi se me clava de forma mortal. Damn it! La quito con rapidez suspirando de alivio porque sí, es molesta la herida que queda de recuerdo, al menos sigo existiendo.

Mi mirada se dirige a la cambiante que sigue sangrando. Ya sé dónde me cobraré la vitae que estos malditos me hicieron perder. Avanzo con rapidez para dar tremendo golpe a la nuca de su rival, justo antes de llegar, ella lo finiquita con un movimiento que tengo que aprender porque es bastante bueno. Oh yeah! Mis ojos se clavan en su figura ladeando la cabeza - decidí que vamos a hacer algo diferente contigo - la tomo del brazo, la acerco a mi cuerpo - quieta porque de lo contrario, morderé - advierto para que obedezca. Mi boca va directo a su brazo que posee una herida, un rasguño del cual la vitae emerge y mi músculo bucal atrapa con rapidez. El primer contacto es suficiente para que de mi enorme pecho emerja un ronco gruñido. Paseo la lengua por toda su epidermis, ahí donde está lastimada.

Su vitae es deliciosa. ¿Quién lo diría? Un manjar digno de un griego como yo. Un secreto tengo que contar: me fascina la sangre sobrenatural. Por eso me alejo de los herejes porque soy capaz de dejarlos vacíos de tanto que me obsesiona, pero la de esta cambiante, señores, es el non plus ultra. Si puedo decir que me gusta algo, es esta sabia que emerge de su cuerpo. Sigo paseando la lengua hasta que no queda gota. Gruño buscando, tomando su cintura para llevar de nuevo la cabeza a otra de las heridas - quieta, que te estoy sanando - mentira vil y despiadada. ¿Qué se puede esperar de alguien como yo? Un hereje haciendo el trabajo de un servidor de Dios. Y que el jefe San Miguel Arcángel me perdone, pero no ignoraré la sangre que me llama a gritos.

Mi cabeza baja hasta su costado, me hinco dejando a Lucy a un lado a pesar de su estupor y de su molestia. Mi boca se pega a la herida más grande. Aquella que resuma más vitae. Pego los labios para chupar como un niño hace del pecho de su madre. Succiono sintiendo la ansiedad recorrer mi cuerpo y sin controlar mis instintos, hinco los dientes para hacer que ese líquido se vacíe en mi boca. Sé lo que provoco, puedo olerlo cuando el subidón de adrenalina envuelve el cuerpo femenino. Esa fragancia almizclada que indica su excitación llega hasta mis narices. La absorbo embelesado. - Y por eso, no puedo andar con otro sobrenatural - confieso con la boca roja de su vitae, alzando la mirada y el rostro hacia ella, manchada la barbilla. Sonrío de lado antes de volver a la carga. Chupo la herida, la sostengo por las caderas para que no se caiga en tanto me alimento. Sólo un poco, pero lo suficiente para sentir cómo ella necesita otras atenciones más sexuales.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Dom Nov 18, 2018 8:58 pm

Rodando por el suelo intercambiando feroces golpes, el licántropo se posicionó sobre ella consiguiendo aparentemente una postura dominante durante la pelea, pero la cambiante mostrando más habilidad de la que parecía y uso sus piernas para empujar al licántropo mandandolo lejos antes de ponerse de pie, miró como el vampiro hacia frente con maestria pero parecío distraerse que fue alcanzado por uno de los licántropos, fue a protestar pero el licántropo volvió a la carga recriminado los sorprendentes golpes de ella, dandola un puñetazo que impacta contra su mascara que no se rompe de milagro, pero sin duda, nota el ferroso sabor a sangre en su boca por el golpe, ella gruñe de manera lobuna, y se lanza a recriminar el golpe del lobo, haciendole frente con ferocidad, Septimus había hecho tan buen trabajo con ella, o no podría ir a las misiones, no dejaba de ser una loba, y una loba gris, ferocidad ante todo, muchas veces había derrotado entrenando a algún miembro de la manada del inquisidor.
El grito que dió el vampiro la distrajo haciendo que un tajo llegara al costado de la cambiante que escuchó el aullido que salió del vampiro, no podía ermitir que fuera dañado, no, Septimus enloquecería de ira si es herido de gravedad, y horror era la idea de que lo mataran, ella quiso ir en su busqueda pero fue interceptada de nuevo, mientras el macarra ligano aseguraba que no iba a moverse hasta que él lo dijera.


Xanandra dió un cabezazo al licano que de milagro no volvió a quebrar la mascara, ese combate se estaba alargando demasiado y ella no podía morderlo por la mascara, saltó con suma agilidad sobre él atenazandole con las piernas para hacerle caer y en un rapido movimiento se escuchó el crujir de su cuello mientras lo soltaba jadeando con ferocidad. Se separó del cuerpo justo a tiempo para abrir los ojos con sorpresa y mirar a Milo como estaba plantado a su lado, sus ojos bicolor que no se veían a traves de la mascara pues solo se notaba oscuridad donde tendría los ojos se fijaron en las heridas del vampiro. -Te han herido...- Musitó en apenas un susurro, cuando miró con sorpresa cuando este afirmó que ya había cambiado de idea de idea con ella, lo que le hizo pensar que la capucha se le fue para atrás y echó la mano hacia atrás para buscar la capucha y volver a colocarla, pero entonces tiró el vampiro de su brazo pegandola al cuerpo de él, tan frio, ciertamente Xanandra no podría mentir, el hombre era muy atractivo para su gusto pero le daba mucho miedo y lo que le habían dicho Tohrment y Septimus hacía que temblara practicamente.


La primera reacción fue intentar huir pero el vampiro advirtió que si no se estaba quieta la mordería, cosa que hizo que casi se encogiera por ello, Xanandra tenía un corte que iba desde la muñeca hasta medio brazo, bastante sangrante pero no muy profundo, fue entonces cuando notó esa lengua pasea por la suave piel y el surco que formaba la herida , y esa mezcla de consuelo de dolor y que escocia, mirandole cuando emitió ese gruñido que hizo que se le erizase la piel, le daba tanto temor los vampiros por las cosas que decía Septimus sobre lo peligrosos que eran pero esta vez fue el propió inquisidor licántropo quien le dijo que lo acompañara y ahora lo tenía frente a ella, intimidada, notando esa jugosa lengua ecoger la sangre dejando la piel enrojecida a la vista, que no tardaria en ir cerrando por la curación acelerada, pero aun se mantendría ahí un rato más, la cambiante observaba confusa como el vampiro recogía hasta la ultima gota de esa herida, dejandola enrojecida pero no sangrante, dejandola limpia.


Ella cree que él vampiro ha terminado, el vampiro parece poner una cara de satisfacción siniestra, mientras ella intenta volver a retirarse nerviosa, pero el vampiro no se lo permitió, el gruñó queriendo sin duda más y la sujetó por la cintura haciendo que el corazón de Xanandra latiera como una bestia desbocada, él volvió a ordenar que se estuviera quieta, pues Xanandra intentaba escaparse de aquel agarre, esta vez la lengua del vampiro se pasó por el hombro de la cambiante donde había otro corte sangrando, que con gusto el vampiro lamía saboreando la sangre de la cambiante, que trás la mascara estaba sumamente enrojecida, por la situación y lo nerviosa que estaba por la intimidación que ofrecía el vampiro por lo escuchado de él.
-¿Sanando?¿tienes ese poder acaso señor?.- Preguntó extrañada, ¿es que acaso los vampiros tenían ese poder de sanar con la lengua? sin duda Xanandra dudaba de la verdad de esa afirmación, pero ella no iba a discutir contra el vampiro y mucho miendos teniendo esos colmillos tan cerca de su cuello, batante tensa estaba al notar esa lengua pasearse por su piel erizada por el contraste de temperatura, y las sensaciones que esta la ofrecía.


Otra herida impoluta por la atención del vampiro que para su asombro sigue buscando hasta dar con la más profunda y sangrante de la heridas que recibió la del costado, el vampiro hincó rodilla ante ella, haciendo que la cambiante le mirara ojiplatica tras la mascara para notar sus labios pegados a la herida succionando, que hace que Xanandra sienta molestia por ello apretando un poco los labios ocultos tras la mascara, incluso apoyó sus manos en los hombros del vampiro haciendo cierta presión para empujarlo, queriendo retirarlo y alejarlo de ella. fue entonces cuando los colmillos atravesaron la blanca piel manchada de sangre, lo que hizo que la cambiante dejara de buscar el forcejeo para escapar, sus labios se entreabrieron exalando un jadeo involuntario, notaba como el vampiro bebía su sangre y ella se debilitaba, pero a su vez la adrenalina la sacudió con fuerza, la excitó de sobre manera, un tremendo placer que le dió esa mordida, que despertó un candente deseo en ella que la desconcertó, cerró los ojos y pasó de intentar empujar a Milo, al estar acariciando el pelo de este mientras ella hacía un tremendo esfuerzo por mantenerse en pie.
Ella aguantaba perfectamente las heridas no tardaban en sanarla gracias a su condición, pero eso fue una sacudida muy distinta, ella bajó la mirada a observarle como él decía que eso era el motivo por el que no iba con sobrenaturales, sin duda se refería al gusto por la sangre, al parecer se controlaba mejor con humanos. -¿Por esto?.- Repitió Xanandra aturdida, mirando al vampiro con su sangre resbalando por por debajo de sus labios, sonrie el maldito mientras ella esta paralizada por la acción. Él vuelve a la carga y Xanandra le acaricia dulcemente la cabeza, teniendo impulsos que antes jamás tuvo, quería que el vampiro mientras seguía con su beso vampirico la diera atenciones de otra indole, la temperatura de ella se elevó, igual que sus hormonas la mostraban receptiva, sabía que eso el vampiro lo notaba, y en esos segundos Xanandra solo quería que el vampiro la explorara de manera más intima, consciente y a la vez no que era reacción de la mordida del vampiro, quería pedirle más ¿pero como hacerlo? si que eran peligrosos los vampiros, no, Xanandra sacudió la cabeza queriendo deshacerse de todo ese pensamiento y seguir con la tarea, tenia que borrar esa sensación transmitida. Además se estaba empezando a sentir debil y mareada, temblaba ligeramente por la perdida de sangre, empalideciendo un poco tras la mascara - Para... me mareo..,- Advirtió la cambiante con la voz en un susurro jadeante


Última edición por Xanandra el Lun Nov 26, 2018 4:30 am, editado 1 vez




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Jue Nov 22, 2018 6:06 pm

Creo que se me pasó la mano. ¿Será? Porque en tanto estoy rodilla al piso, sujetando las caderas femeninas de esta joven hereje, mis labios siguen bien pegados a su piel que exuda el líquido que me tiene obsesionado y frenético por más. Mi lengua pasea por el largo de la abertura, es tan sabrosa su piel, que dan ansias de mordisquear. Sin pensar en el dolor que puedo provocar, lo hago. Atrapo partes de su cuero con mis dientes planos dejando pequeñas e imperceptibles marcas que se irán al paso del tiempo. La piel sigue sin perforar, a diferencia de los dos agujeros que hiciera antes para absorber más de su esencia que está enloqueciendo mis sentidos, ansiando el resto de la vitae. ¡Estoy loco! Septimus seguro que me arma bronca como me coma a su chiquilla. Si lo pienso bien, podría transformarla y entonces le tendría para siempre. Holy shit! Empiezo a enloquecer. De acuerdo, loco ya estoy, pero estoy avanzando a un sitio del cual será difícil retornar.

Mis manos recorren las formas femeninas de sus caderas, escucho su corazón latir desenfrenado, como caballo desbocado con un martilleo de cascos que sugieren que en cualquier momento se detiene y eso significaría su muerte. ¡Otra vez con eso! Sus manos que antes intentaran alejarme, se enredan en mi cuero cabelludo, en un intento de mantener mi postura más tiempo. Me desea, me anhela y lo percibo en el olfato. ¡Qué fácil es reconocer los síntomas cuando se tienen los sentidos para ello! Estoy seguro que si la empalo con mi espada más fogosa, pediría que no la soltara y que continuara. ¿Será virgen? De ser así, me ganaré una mordida o quizá más. ¡Puros problemas! Las mujeres son eso para mí, problemas encarnados que buscan seducirme y cuando lo logran, fingen que no es cierto para que las termine violando. Claro, hasta que mis colmillos se hunden y gimen como gatas en celo. Así es esta cambiante.

Justo cuando estoy pensando en meterle mano, me pide que detenga el paso. Se va debilitando, lo hace saber con voz quebrada. Sé que si continúo, la voy a romper y no tengo pegamento para unirla. Holy shit! Puros problemas. Alejo la cabeza no sin antes pasear la lengua por la herida, llevándome las últimas gotas que enloquecen mis sentidos. Observo su rostro cubierto por la máscara. Está bien así, de esa manera ignoraré a quién casi me follo en medio de este lugar nauseabundo. - Y es aquí donde paramos la exploración, mucho me temo que ya no me vas a servir por ahora y que - me interrumpo. Algo penetró en mi oído. Un sonido que me alerta de que seguimos en pie de guerra y ella no está para continuarla. En cambio, mis heridas están sanando a paso acelerado producto de la buena vitae que ella me proporcionó. Frunzo los labios indeciso. Si voy, la dejaré sola a expensas de que cualquiera pueda hacerle daño. Si me la llevo, será un estorbo porque no puedo pelear y cargarla al mismo tiempo. ¿O sí?

Lucy está tan callada, que me sorprende. ¿Por qué? A diferencia de otras ocasiones, estaría rezumando odio por la mujer que tengo en brazos. ¡Es que Lucy es celosa y posesiva! Casi como yo lo fuera en mis años mozos. ¿Tuve de esos? Por supuesto. Evalúo la situación, suelto a mi presa cambiante para valorar cuánto puede estar parada. Para mi satisfacción lo hace bastante bien. That's my girl! Le palmeo el culo con la confianza que me genera haber bebido de ella. Me incorporo con la mano bien puesta en sus caderas, pegando su cuerpo al mío. - No estás en condiciones de pelear y que lo que busco, seguro que está por acá. ¿Me equivoco? ¿Puedes olerlo? - pregunto por preguntar. Sé su respuesta antes de que me la diga. ¿Qué hacer, qué hacer? Si la dejo sola, me arriesgo a que la ataquen, eso ya quedó claro. Si me la llevo, podría quizá dejarla cerca en cuanto tenga a la vista mi objetivo y vigilar a una en tanto le doy una paliza al otro para llevarlos a los dos conmigo de regreso. ¿O no? ¿Qué órdenes me dio el imbécil del gemelo? Ah sí, traerlo con vida a menos que se ponga difícil.

No sé por qué presiento que se va a poner muy complicado todo y tendré que arrancarle la cabeza. Eso me gusta. Esa idea es perfecta para mis andares y propósitos. Sirve que así, nadie lo suelta como pasó con las vampiresas que atrapamos y que ese imbécil dejara escapar. Para colmo, se hizo ghoul de una de ellas. ¡Será capullo! Decidida la línea de acción, tomo a Lucy con una mano en tanto le doy un par de palmaditas en el culo a la cambiante. - Vamos, guíame. Mantente parada porque si te caes, te voy a arrastrar todo el camino de regreso jalada de un pie y me importa poco que tu rostro se lastime con las piedras. Si ves algún peligro, no te entrometas, yo hago el trabajo duro porque tú ya no estás para recibir otro golpe - soy todo un caballero. ¿No es así? Está bien que me guste su vitae, pero de ahí a que me atrape la idea de mantener a esta mujer en buenas condiciones siendo que es una hereje, hay un gran trecho del tamaño del abismo más profundo y enorme.

Le sigo en su caminar mirando alrededor, esperando que nadie se entrometa o quiera minar el espíritu de la chica. Si lo pienso bien, en tanto observo su culo, es una cría. ¡Debería darme vergüenza pensar en ella como una probable mujer a meter a la cama! Y sin embargo, a mi edad, todas son unas crías. Cada una más caprichosa que la otra o quizá menos, pero no dejan de ser unos bebés en pañales. Soy demasiado antiguo como para que eso pueda afectarme. Caminamos unos cuantos cientos de metros más en silencio, sin embargo, a diferencia de los primeros pasos, puede apreciar en mi aura que estoy más relajado. Más tranquilo con respecto a ella y al mismo tiempo, aceptando su presencia y ayuda. Es como si fuera una extensión de Septimus: demostró que vale la pena tenerla a mi lado. Que sabe pelear y por supuesto, su sangre es suficiente razón para que me agrade. La dejaré recuperarse y después pediré que me acompañe a otra misión para darle otro mordisquito. Seguro que el perro se preguntará el por qué de mi interés por ella, mientras que esta misión salga bien, no sospechará más. Y cuando la tenga al alcance, beberé del lugar que más me gusta: de sus ingles, donde la sangre es más sabrosa y produce más placer a ambos. De sólo pensarlo, se me hace la boca agua. - ¿Dónde aprendiste a pelear así? - sacio mi curiosidad mientras continuamos el camino.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Lun Nov 26, 2018 10:12 am

Los mordiscos que notaban herizaban su piel, como si fuera producto de una droga, le deseaba, le anheaba, todo en él le era de un increiblemente atractivo. La cambiante no sabía que estaba ocurriendo, que estaba pasandosele por la cabeza, jadeaba cuando notaba esas mordidas por su cuerpo, y como se separa no sin antes dar otro lametón a la herida, cuando este se incorpora y da por finalizada esa exploración Xanandra está sumamente excitada, mirandole a traves de la mascara con el rostro oculto, mareada, con sangre que acabó en la garganta ajena. Lo cual se quedó algo perdida sin saber como actuar exactamente, mordió su labio inferior tras la macara. Estaba mareada, aturdida, sin saber bien que hacer, la perdida de sangre se notaba, más el sonido que escuchó hizo que a la vez que el vampiro girara la cabeza en dirección al sonido entrando en alerta. Ella vuelve a girar su mirada en él mientras este parace comprobar la capacidad de Xanandra de mantenerse de pie, que a pesar de estar debil aguantó bien la compostura, le observaba, estudiaba todos los detalles de su rostro de manera inconsciente, tenía algo...algo diferente, pero Xanandra no sabía.
El vampiro con una actitud chulesca palmeo la nalga de la cambiante que tras la mascara abrio los ojos por la sorpresa de tremenda forma, empezando a ponerse roja como un tomate, producto de una tremenda ruborización que si el vampiro se fijara sin duda percibiría.


El aseguró que no estaba en condiciones de pelear, y no era mentira, aunque más por causa del goloso vampiro que de  por las heridas causadas, era una cambiante, su regeneración no distaba mucho de los licántropos, eran parecidos en muchos sentidos, muchisimos, pero sin la perdida de control, ni el poder que ofrecía al licántropo la locura de la bestia. Ella miró al vampiro. -Puedo olerlo, no está muy lejos.- Aseguró con un hilo de voz debilitado, sin duda el vampiro parecía estar meditando algo, algo le rondaba la mente. Miraba el camino por donde se escuchó el ruido a lo lejos, Xanandra percibía el olor de ese rumbo, el vampiro quería retomar la marcha y espoleo a la loba con un par de palmaditas más en el culo que hacía que Xanandra no supiera muy bien como reaccionar a ese gesto más allá de ponderse roja como un tomate.


Apretó sus labios tras la mascara. El vampiro la dijo que la guiase, y que si se caia tiraría de ella de un pie, cosa que hizo que la cambiante se encogiera ligeramente, recordandole un poco al hechicero y su mal caracter, ella negó con la cabeza. -No me caeré.- Aseguró Xanandra intentando parecer segura en su tono, de hecho no pensaba hacerlo, solo sea por instinto o propio orgullo. Ella andaba siguiendo el rastro que cada vez percibía más cerca, observaba o más bien, podía notar que el vampiro estaba mucho más relajado que al principio del encuentro, quizá fuera por la sangre ingerida, no sabía bien, ella se había cuidado de mantenerse lejos de los vampiros por orden de Septimus, pero este formaba parte de su equipo, y a veces le había olfateado en las ropas del licántropo inquisidor.


Su mente paseaba confusa mientras seguía el rastro, se dispersaban en pesamientos que no debiera, pensando aun en el placer de extasis que sintió cuando la mordió, como se comportaba él en esos instantes, el deseo de ella había ascendido pero a medida que andaban se le iba pasando un poco el embelesamiento, aunque no del todo, como un estallido de adrenalina, que notaba el subidon con solo observarlo de reojo, no debía pensar en ello, no de esa manera, ¿que le pasaba? Septimus se enfadaria si se comportara asi, ella escuchó la pregunta que pronunció el vampiro de repentina forma. -Lord Septimus me enseñó, si quería ser parte de la manada para garantizar mi futuro debía ser capaz de vencer por mis propios medios sin ayuda de derrotar a miembros de su manada, solo que ellos son una unidad y yo sola...soy debil...- Recordaba lo que decía el licántropo, no dejaban de ser lobos, de distinta forma pero lobos, una manada te hace fuerte, un lobo solitario lo pasa peor. -Si quería ascender algún dia a ser su guardiana...- Comentaba ella, no sabía si el vampiro entendiera lo que contaba.


Más tras unos pasos más adelantes se detuvo. Habían salido de la zona nauseabunda y estaban integrandose en el bosque, ella miró a los lados y de repente emitió un gruñido lobuno tras la mascara. -Está aquí, esta cerca...puedo olerlo, está euforico...apesta a magia de ritual...- Advirtió, estaba debil, bastante, pero si le pasaba algo al vampiro, tenía que ser util, no una carga, de repente, notó una corriente de energía, la escuchó con antelación para poder reaccionar, pues sin duda aquel hechicero vió más amenazador al no-muerto que a una cambiante sin duda, la reación de Xanandra fue rapida, empujó al vampiro para retirarle de la trayectoria, recibiendo el impacto que la arrastró haciendola rodar bruscamente rajando su mascara, más el rostro de ella no se vió pues fue más rapida que eso e hizo un movimiento de manos afoljando la ropa para el cambio al lobo, se movía despació, debil, pero intimidaba, gruñía y miró al vampiro y despues en dirección indicandole donde se ocultaba. Ella dentelleaba al aire amenazante.




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Jue Nov 29, 2018 11:28 am

Del largo listado que alguna vez un Cardenal me diera para obedecer las reglas de la Iglesia y ser uno de sus miembros más devotos, está el punto número trece, el de la pésima suerte dicen las malas lenguas, que dice: "13.- No establecer una relación con un hereje. Ni de amistad, ni de compañerismo, mucho menos sexual". Obedecí ese precepto durante los siglos que sobrevinieron, a total rajatabla. Es parte de lo que forma mi código de honor, si es que puede llamarse así. Esta mocosa es la causante de que me esté haciendo pensar el punto trece, para ver si lo estiro, lo tuerzo o a ver qué hago porque hay un deseo en mi mente marchita que me está rejuveneciendo a pesar de mis cuarenta y largos años aparentes y mejor ni digo la verdadera edad porque se asusta. Es que sólo es ver su silueta y estoy de inmediato pensando en cómo se verá en cueros.

Deberían prohibir las ropas. Así como estábamos en la Grecia, era perfecto. Sólo unas cuantas telas caían y tenías el firme cuerpo de tu pareja pegado al tuyo para que tu pene se metiera en su interior caliente, húmedo y excitante. ¡Extraño esos días! Damn it! Puedo oler con toda claridad la lubricación que impregna sus ropas más íntimas, esta chica quiere que le dé y yo estoy dispuesto a darle con ganas. Tendré que guardar primero a Lucy porque se pondrá celosa y para escenas caprichosas, tengo ya a Septimus. Ese es un crío, peor que un perro faldero. Tiende a marcar todo. Cierto, deberé oler primero si no huele a orina porque seguro que lo hizo de saber que la pediría. De imaginarlo levantando la pata, me da una risa tonta. Continuamos el camino hasta llegar a un bosque.

La conversación es banal, de no ser porque lo que dice sobre ser la "guardiana" del perro me llama la atención. - Y luego se queja porque le decimos que es débil - ¿Guardiana yo? ¿Tener una? Ni loco. En cambio, él se esfuerza en que ella mejore para tenerla consigo. ¿Acaso eso de la filosofía de la manada es una fachada de los perros para creer que son mejores? Ataca a un lobo solitario, ese sí es de peligro. ¡Si lo sabré yo, que tengo por gusto perseguirlos! Muevo el cuello de diestra a siniestra, el crujido de ambos lados relaja mi ansiedad por terminar esta misión. Ella detiene el paso, agudizo los oídos, logro percibir antes de mirar. La energía viene directo a mí, sonrío de lado esperándola como el griego que soy, pero ella interviene. Really? ¿Acaso es tonta que no puede seguir mis instrucciones? Eso merece un castigo. Y en lugar de ir a ayudarla, estoy ya metido en una persecución sobrenatural donde un hechicero jamás podrá combatir. Ni siquiera sus trucos le proporcionan ventaja.

Evado las corrientes de aire que concentra en mi contra, algunas me golpean, pero son las más débiles. Me obligan a arrastrar los pies en la hojarasca. Gruño con molestia acelerando de nuevo el paso, esta vez metiendo fuerza en mi cuerpo para que le sea más difícil alejarme de su rastro. En cuanto tengo a la vista un objetivo, pocos pueden decir que logran salvarse. Y cuando vuelve a cargar su cuerpo con la magia, del mismo modo que lo hace Sephirot -y agradezco haber entrenado con él-, mi mente descarga un potente sentido de dolor en todo el ser del hechicero. El gemido que emana de su boca se vuelve un alarido y los gritos continúan uno tras otro de forma continua. Perfect! Si bien mis Poderes tiendo a usarlos de vez en vez, cuando lo hago, soy implacable. Lo alcanzo mirando cómo se retuerce como un gusano. - ¡Mira eso, Lucy! Se mueve más que una bruja en plena hoguera, Holly shit! - blasfemo riendo a carcajadas. Mi concentración continúa. Tohrment dijo que vivo ¿No? Pues le llevaré inconsciente para que se regodeé en su mazmorra de torturas.

Me divierto hasta que se le acaba la cuerda a mi juguete y queda desmadejado en el piso, desmayado por tanto dolor provocado. Alargo la mano para quitarle la camisa, hago tiras con ella para hacer unas buenas amarras que le contengan en la espalda las manos y no pueda moverse. Hago algo más: le vendo y de paso, le taponeo los oídos y la boca para que no pueda exclamar ningún hechizo. Inhabilitado, le tomo de un pie arrastrándolo hasta donde la cambiante se encuentra. Es un buen trecho, me sorprende que haya corrido tan lejos. Justo cuando llego, le sonrío a la loba que me mira con ojos abiertos como platos. - ¡Heterocromía! Curioso - dejo el pie en el piso para agacharme. Lucy queda en el piso, a un lado de nosotros, molesta porque no participó en esta cacería. - Eso me gusta - le tomo los mofletes a la loba para obligar a que me mire. Asiento con la cabeza complacido, me encanta esto de los ojos de color diferente. En mi época, era señal de que la persona tenía una dualidad enviada por los dioses. - Eres como Lucy - asiento complacido. - Vamos, regresa a tu forma, hay que volver - me pongo en pie para tomar el abrigo que ella trajera y que está en el piso. Se lo echo para que cubra sus carnes, eso sí, me recargo contra un árbol para admirar lo que quiero tocar y por lo que sé, cuando vuelva a su forma humana, toda su carne estará a la vista. Yommy!


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Miér Dic 05, 2018 4:50 pm

Xanandra observó como el vampiro se atreve a burlarse de Septimus, cosa que hace que Xanandra frunza el ceño oculta por la inexpresiva mascara blanca...¿como se atreve? ¿como es capaz de llamarlo debil? el licántropo será muchas cosas pero debil no es, quizá el vampiro no entendió, lo que Septimus la ofrecía era un puesto de beta, que en su ausencia tuviera el mando y que ella guardara la casa y a otros en su ausencia, que ayudara a su alfa en caso de necesitarlo contra un enemigo, pero Xanandra jamás ha podido derrotar al lobo, pocos movimientos la hacían falta para tener a la loba acogotada contra el suelo incapaz de defenderse, el licántropo era fuerte y feroz, lo cual oir eso del vampiro hacía que Xanandra pensara la distorsionada imagen que tenía aquel sujeto, pero Septimus algo habló con Xanandra antes de venir a esta misión, y era lo agrio que podía ser, más aun con todo y con eso el deseo hacia el vampiro la encendía, se preguntaba si todo eso podía ser efecto de haber sido mordida por él, la cambiante negó con la cabeza. -No es debíl..- Defendió sin mucho entusiasmo.
Ahora su mente divagaba en su imaginación que volaba de tremenda forma, imaginandose asi misma acercarse al vampiro sin avisar y robarle un beso, olfatearle entero de manera animal, y dandole igual lucir ese comportamiento tan poco digno de una mana ante él, solo imaginarse los labios del vampiro pegados a su piel y de nuevo la sangre caer por su barba, a él le quedaba tán bien.

Pero no, Xanandra buscó despertar y seguir la atención que tenía a lo que venía y de hecho hizo bastante bien, por que no tardó en oler al hechicero, localizarle y aun a pesar del deseo del vampiro reaccionar de manera rapida ante el ataque.
El golpe es dado, la cambiante sale hacia atras, el vampiro no mira por suerte, su mascara hecha trizas por el impacto, más Xanandra es rapida y sus ropas las tene preparadas, Septimus siempre se encargo de recordarselo, asi que solo aflojar para el cambio a loba, gruñendo y dando dentelladas, señalando la lugar donde aquel que era la presa se ocultaba, más Xanandra simplemente no tuvo que hacer nada, estaba debil por la perdida de sangre, pero sus heridas casi curadas practicamente, eso la dió un respiro con todo y con eso, más con sus ojos abiertos como platos observó el raudo combate que ofreció el vampiro con ejemplar maestria.

La habilidad más escalofriante de los vampiros fue presentada, el dolor mental, había leido sobre él, había oido hablar de él, dice que un vampiro te puede someter como desease solo con esa habilidad, el dolor era insoportable, o eso contaba y por la cara que ponía el hechicero mientras berreaba de manera desgarradora y se retorcía daba credibilidad aquello, Xanandra metió la cola entre las patas observando expectante toda esa escena donde el hechicero sucumbió coronando a Milo como campeón indiscutible despues de que el susodicho perdiera el conocimiento de dolor.
El vampiro le ató tan fuerte que sin duda se aseguró de borrarle todas las posibilidades al hechiero, atado, amordazado, su magia anulada. Más tal era la espectación de Xanandra que seguía mirando sorprendida en su forma de loba gris que se dió cuenta de que el vampiro iba ya hacía donde ella corrió.


Gritó haciendo notable que había visto sus ojos bicolor, eso provocó que Xanandra bajara la orejas inquieta, sabe que los inquisidores ese defecto no les gustaba, Tohrment había hecho gesto o comentarios que habían hecho patente su disgusto..llamandoles eso..."defecto", más el vampiro se portó distinto, se agachó tomando la cara de la loba, ella se relamió con cierta ansiedad, pasando sin querer su lengua cerca de la piel del vampiro, ella miró mientras este parecía gustarle su heterocromia, eso le agradaba, levemente la cambiante movió la cola ante ese comentario.
Más fue tan enigmatica la frase "eres como Lucy" eso le dió que pensar a Xanandra, ¿no llamaba asi a su palo? aqui había algo que se le escapaba, Xanandra ladeo la cabeza mirando al vampiro cuando le tiró el abrigo encima, se agradecía asi tendría algo de tela para cubrirse, aunque debajo no llevara nada. miró al vampiro cuando este pidió que volviera a cambiar ella quedó de espaldas a él.

La transformación se hacia apenas en segundos, sintiendo algo más de frio por no tener el pelo cubriendole el cuerpo, se removió para ponerse la gabardina y cerrarla antes de girarse. -Lo siento, la mascara se rompió, ire por detras para que no me tengas que ver como solicitó.- Aseguró Xanandra, mientras se abrochaba, se giró antes de colocarse la capucha. -Ya podemos irnos...- Comentó cayendo en la torpeza, seguro que ahora la grita y la llama tonta. Más al observar al vampiro la reacción se le antojo extraña. -¿que pasa? ¡oh! perdón ya me cubro con la capucha...- Se disculpó Xanandra, aunque no podía adivinar que le ocurría al vampiro, su aura cambió que hizo que Xanandra no supiera bien que reacción tener.




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Vie Dic 14, 2018 5:17 pm

Estaba impaciente mientras esperaba a que ella cambiara de piel. Me recargué contra el tronco del árbol más cercano colocando un pie sobre la figura del hechicero que atrapamos, sacando el habano de uno de los bolsillos internos del abrigo que elegí para la ocasión, enciendo la punta con una cerilla depositando con suavidad a Lucy a un lado de mi diestra pierna. Me pienso comerme así las ganas que tengo de volver a probar su sangre. Los movimientos erráticos y las contracciones de sus músculos anuncian la transformación y parado en primera fila, me cruzo de brazos para ver qué tipo de niña tengo ante mí y cómo es que la crió Septimus. Mi diestra mano se alza para sostener el cilindro de tabaco para hacerlo a un lado y que el humo se expulse lentamente, tantas son las ganas de ir a ella cuando el pelaje se esfuma dejando una piel lozana, suave, firme.

Damn it! Qué cueros, sí señor. Qué bella figura tiene. La recorro con la mirada con flagrancia y desatino. La regla trece me la acabo de pasar por los huevos porque la quiero para mí. La deseo. Doy otra calada al habano admirando su espalda firme, esas líneas que me incitan, ese trasero redondo, suave, las largas piernas que no parecen tener fin. Tiene una cintura tan pequeña que seguro se pierde entre mis manos. No necesito ver el frente para saber que las montañas que rematan la línea vertical creando una curva es justo lo que necesito para terminarme de amamantar. Chupo con fuerza la orilla de aquél que palia mi ansiedad. El humo desdibuja mi rostro. Soy un viejo y me importa un bledo porque voy a tenerla. Te voy a poseer completa, chiquilla. Te mostraré por qué fui un griego como los dioses mandan y sobre todo, como Afrodita ordenó. En este momento me vuelvo pagano y mientras nadie lea mi mente, puedo darme el lujo.

Después, vendrá el arrepentimiento y la contrición, seguido por la expiación de mis pecados. Mientras, me voy a dar una comilona con este cuerpecito y espero que Septimus no se entere porque si lo hace, vamos a tener una pelea como nunca la tuvimos y estoy seguro de que bien valdrá la pena. Miro el lugar, está solo, perfecto para lo que planeo hacer. Vuelvo la mirada a la chiquilla que voltea con el largo cabello que quiero sobre mis caderas mientras su boca de labios gruesos guarda mi miembro hasta las más hondas profundidades. Oh yeah! Suena tan bien, que ya tengo amorcillado aquél que carece de acción desde hace qué ¿Siglos? Quizá. O puede que más. Soy un católico y planeo seguir siendo, pero hoy, por esta noche, me voy a dar el lujo de pecar. Total, Septimus lo hace. ¿Por qué yo no?

Mis ojos están recorriendo su rostro cuando alza la mirada y me congela por completo. What the hell? Palidezco, si es que mi piel puede ser más clara aún. El habano cae al piso al tiempo que escucho su voz. La escucho en lo profundo de mi mente haciendo corto circuito con todo el aleccionamiento que procuraron los religiosos y que ahora mismo mando al infierno. "Vendrá en forma de una joven con la misma marca en su alma. Sus ojos reflejarán la dualidad, pues serán uno de cada color. Igual su envase anterior, será el nuevo y ahí, tendrás de nuevo a tu Lucille" los truenos se escuchan a lo lejos, es Zeus exigiendo que vuelva al camino, pues cumplió su promesa. El viento agita mis ropas, es Eolo clamando con rabia por mi osadía. Los negué, los escupí a la cara ¿Y todo por qué? Porque me quitaron a la mujer que amé. A la única que me dio todo y más.

Porque sólo con su muerte, dejó de amarme. ¿Lo hizo? Juró volver y he aquí a su reencarnación. Las manos me tiemblan, la ansiedad es peor, mil veces peor. - Lucille - susurro a la noche, mirando a esta chiquilla. Admirando su rostro, sus ojos que ahora se atreve a cubrir con la capucha. ¿Qué está jugando? Mi paso se vuelve acelerado, cuando menos lo espera, me tiene frente a ella, tomando la tela para descubrir su rostro y he aquí, ante mis ojos, los suyos. - Lucy - susurro bajo, llevando una mano a su mejilla, paseando por ella mi carne contra la suya. Y sé que el jefazo San Miguel se va a enrabietar. Y sé que los miembros del clero gemirán de dolor y la Virgen derramará gotas de sangre porque esta vez, su soldado más fiel, les volteará la espalda y todo porque - has vuelto - y en medio de esta afirmación, las nubes se colapsan las unas contra las otras haciendo que el cielo cruja y los ángeles empiecen a derramar lágrimas que caen sobre nosotros. - No volverás a irte de mi lado - mi voz se alza posesiva, animal, gutural, todo antes de que mi diestra atrape tu cintura y mi siniestra posea tus cabellos para ladear tu cabeza y unir mis labios a los tuyos porque por fin. ¡POR FIN! Volviste a mi lado y no pienso dejar que te vayas.

Ésta es mi promesa.

Éste es mi juramento, así sea el mismo Dios de los católicos que baje en persona, así sea el mismo Jesucristo, así sea el jefazo San Miguel, que me perdonen.

Haré actos de expiación todas las noches, en cuanto anochezca y antes del amanecer, pero nadie, ¡Nadie! Va a volver a alejarte de mí.

Nadie.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Lun Dic 17, 2018 6:48 pm

El estaba parado esperando el cambio que ella realizó, sabía que el vampiro tendría visión entera a su piel durante unos instantes, oia el sonido liviano que emitía al expulsar el humo a su espalda, mientras ella tenía la carne al aire, podía notar el frio de la noche azotar su piel mientras comentaba al girarse cubriendose rapidamente como en un principio demandó, más a una velocidad sobre natural practicamente el vampiro estaba impidiendo que ella se cubriera el rostro, eso hizo que Xanandra se alterara, la habían avisado, ese vampiro era muy extremo, lo dijo Tohrment y tambien Septimus, lo cual cuando pasó de tenerlo divirtiendose apoyado en el arbol con el pie sobre el hechicero noqueado como si fuera un trofeo cazado, esos retratos que se hacen los cazadores, además él mismo lo adornó con su habano, pero ahora el habano había caido al suelo, mientras ella le observaba, no comprendiendo a que venía ese gesto en la cara, en lo que un principio ella dedujo que era por verla la cara y que estaba furioso, casí parecía estar más palido, o al menos esa era la sensación que le dió a Xanandra que le miraba con atención. Sorprendida, el plantarse a tanta velocidad hacia ella, Xanandra dió un resoplido de sorpresa.
Por inercia se echó un paso hacia atrás cuando el vampiro atrapaba su capucha para descubrirla de nuevo, los ojos de Xanandra se clavaron en los oscuros del vampiro quee tenía enfrente. Tenerlo tan cerca no lo esperaba para nada y hacia que otra vez el corazón de la loba se desvocara.


Su pecho subia y bajaba de manera rapida, escuchó sus palabras, "Lucy" ella nerviosa le miraba y señaló el arbol donde la dejó acomodada. -La tienes ahí..- Dijo con un hilo de voz que apena era audible, más pronto notó la mano fria del vampiro contra su cara calida, acariciandola haciendo un total contraste de temperatura, por un momento se dejó llevar por algo que hizo que cerrara los ojos para percibir mejor aquella caricia, como lo hace un lobo cuando restriega la cabeza contra su pareja, pero él no lo era, ella estaba nerviosa, por un lado aterraba el vampiro que tenia ante ella, que ahora se mostraba de un comportamiento muy distinto, no tan chulesco, si no de otra manera, la miraba de una manera que hacia que su cuerpo temblara, ese "has vuelto" la dejó descolocada, confundida, ¿Quien había vuelto? ¿ella? llevaba ahí todo el tiempo, no le entendía y tenía sentimientos encontrados, por un lado estaba aterrada por el repentino cambio, por otro excitada de pensar cuando bebió de ella, ha sido un momento más excitante que jamás ha tenido, y por tercer lago, había algo en lo más profundo de su alma que aseguraba que no la iba a hacer daño, no en ese momento al menos.


Ademas ese "has vuelto" atrajo como si fuera un hechizo una reacción más, se desplomó empezando a llover sobre ellos, empezando a mojarlos lentamente, de fondo se empezó a escuchar una tormenta, había cierta tenebrosidad en eel ambiente en ese momento. El afirmaba que no volvería a irse de su lado, con un toque posesivo que realmente era aterrador, que hizo que ella casi se encogiera, intentando echarse para atrás pero la mano del vampiro estaba ahí para pegarla a él, estaba frio, pero ella no lo sentía asi, las gotas de rubia se resbalaban por su cara, Xanandra intentó abrir la boca para hablar, pero notó la mano del vampiro ladeandola un poco la cabeza, por un segundo creyó que vendría un mordisco en su cuello, que por un lado la excitó solo pensarlo si la sensación se equiparaba a la de minutos atras, por otro temor por estar debil y no poder defenderse de él, pero no, sus labios fueron silenciados por los labios del vampiro.
Ella abria sus labios para de forma instintiva lamer los ajenos, ¿un primer beso? si, si que lo era, si en ese aspecto, ese vampiro se estaba quedando todo.  Y ella sin resistencia, disfrutando de eso, si Septimus lo supiera los latigazos iban a bañar su espalda...temblaba de pensarlo, más a su vez no podia frenar ese humedo beso, buscando la lengua del cainita que tenía ansiedad por probar.


Las manos de la cambiante acariciaban el cuello suavemente mientras mantenían ese beso hasta que sus labios se separaron, ella se mordió el labio inferior pasando lentamente sus manos por los hombros del vampiro. Entonces volvió ligeramente a la realidad. -Septimus...si se entera...se enfadará, a mi me castigará....-Un escalofrió la sacudió. - se pondrá furioso...se pondrá muy furioso....- No creia que a él le hiciera nada, era compañeros pero a ella, el latigo morderia su piel, se tocó la cabeza aturdida. -No se lo diga a Septimus, por favor señor...- ¿En que momento había perdido tanto el control? Miraba al vampiro algo confundida, un rayo los iluminó con sus destellos antes de resonar el trueno indicando que la tormenta estaba encima, con ambos completamente empapados, miró al vampiro con despiste. La misión había sido cumplida, más ella se mostraba nerviosa, aturdida, preguntandose si esa necesidad del vampiro era real o inducida por sus habildades vampiricas, bajaba la cabeza totalmente roja, con el rubor atacando sus mejillas.




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Mar Dic 18, 2018 10:01 am

Las gotas de lluvia caen sobre sus figuras, oscureciendo alrededor del bosque donde se encuentran mientras las grandes manos del inquisidor recorren con suavidad la piel cubierta por el abrigo. Las carnes lozanas y juveniles son apretadas con las manazas del mayor quien se regodea de todo lo que aprecia en ella, bajando a sus caderas hasta disfrutar de un sostén diferente, más firme obligando a la cambiante a pegar su cuerpo contra el suyo, sintiendo la suavidad contra la dureza, la tibieza versus la frialdad. Sus labios no dejan de exigir una respuesta de los otros y cuando la obtiene, sabe que ahí es donde debe estar y quedarse. Encontró lo que por siglos buscó y ahora no pretende dejarlo ir. - Shhh - es mi voz la que se eleva por fin, estoy degustando un platillo largamente esperado después de reencontrar al cocinero que lo prepara como me gusta y pretendo lamer del plato la salsa con ahínco. Mi diestra baja hasta colocarse bien en el coxis de mi compañera mirando sus ojos bicolor, que tanto me recuerdan a la que perdí.

Mi sonrisa aparece, torva y demandante, es la indicación de lo que pretendo hacer con el imbécil del perro. - Ni él se atrevería a quitarme lo que hoy marcaré como de mi propiedad - señalo sin consideraciones. ¿Es el bosque un lugar para poseer a esta mujer? Lo es para mí. La diestra se apodera esta vez de la tela que está sujeta al cuello de la cambiante, empezando a deshacer con facilidad el nudo, dejando que resbale en la ahora húmeda piel mientras mis ojos recorren cada palmo que queda a la vista hasta perderse en el suelo. Hermosa que es, divina. Con esos pechos que se me antoja chupar hasta perder la conciencia y un sexo rematado en rizos que bajo a palpar con la diestra sin la menor consideración. Y ella, me teme. Alzo la mirada con diversión - shhh... tranquila - con un rápido movimiento, la volteo de espaldas a mí, sujetando con la siniestra su cintura rodeando su cuerpo y con la otra, recorro la columna vertebral con los nudillos. La voy empujando hasta que pueda sujetarse de un árbol. Lo va a necesitar para lo que quiero. - No hay nada más sensual que la espalda de una mujer - susurro contra su oído sujetando mis manos en sus senos, poniendo algo de fuerza, la obligo a sacar el culo.

La visión enloquece mis sentidos, deshago la presa de mi mano diestra para retirar los cabellos y admirar toda esa espalda, tan suave, tan femenina, tan curvilínea. Mi boca cae en su nuca, besando un poco, succionando antes de que mis colmillos crezcan y el corte suene como al morder una jodida manzana bien crujiente. La sangre mana, aprieto los senos con fuerza, jugueteando con los pezones en tanto me alimento de un par de gotas antes de lamer la herida. Bajo un poco, sólo unos tres centímetros y vuelvo a morder. Abro la piel y succiono un par de gotas y vuelta a cerrar. Bajo y repito el proceso. Así, durante cinco mordidas más hasta llegar a su coxis en tanto mis manos fueron bajando hasta posicionarse en sus caderas, rasguñando la piel con suavidad, sin dejar marca, no quiero manchar tan impoluta carne, tomando sus nalgas con ambas manos, quedando hincado en el suelo.

Las separo mirando su intimidad húmeda, deslizando la lengua inoportuno por esa lubricación tan juvenil. Es exquisita, deliciosa y magnífica. - Oh yeah, honey! Eres más dulce que la miel - ronroneo sujetando sus piernas metiendo los brazos por en medio de sus muslos para que le sea imposible unirlas y me impida seguir disfrutando. Mi boca baja de nuevo, la lengua recorre desde su abertura hasta su clítoris y de regreso. Mi barba se mancha de su lubricación y lo disfruto. ¿Hace cuánto que no tenía a alguien así? ¿Que no tenía a una amante? O mejor aún, que no tenía a Lucille. Mi Lucille. Introduzco la lengua recta por su abertura vaginal hasta que palpa una tela que me genera una algarabía imposible de olvidar. - ¡VIRGEN! Oh yeah! Mía, toda mía - y no dudo en regresar la lengua a ese interior caliente que está derritiéndose con cada una de mis invasiones. Saco la cara antes de morder cual manzana ese glúteo diestro, dejando que el sonido sea el preludio de lo que voy a hacerte. De aquí no sales sin ser mía, completa y totalmente mía.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Jue Dic 20, 2018 7:36 pm

Como un cervatillo arrinconado por el lobo, eso era basicamente lo que había pasado, que había pasado a convertirse en presa, se supone que ella es feroz por ser una cambiante loba y ahora se siente poco más que un cervatillo, ante él otro, tenía miedo, claro que lo tenía parecía una marioneta en su uso, y por alguna razón con menos intimidaba más en este momento que Septimus, el la chista de manera suave cuando intenta hablar, seguro que huele su miedo, asi mismo como su excitación, cosa que colorea sus mejillas, de ese rojizo que le destaca el pulso de la cambiante sobre la piel palida del vampiro, que cuando ella dijo que el licántropo se enfadaría este sonrió de manera siniestra, eso casi puso la piel de gallina a la cambiante, que le observaba con esa expresión de susto, ¿lo que marcaría de su propiedad? esa frase le recordaba a Septimus cuando se adueñaba de algo "mía, mía" solía repetir entre gruñidos, pero en cambio la mirada del vampiro era lugubre, oscura y lasciva, parecía estar observando algo que le encantaba, eso hacía que la cambiante se pusiera algo tensa.
-No debe subestimar al lobo, podría dañarle aunque sea su compañero.- Insistió un poco más mientras el rubor de sus mejillas crecía teniendolo tan cerca, mojados por la lluvia en ese bosque, con ese noqueado hechicero ahí que podría ver, cosa que le daba un toque de emoción, pero ella era reservada, o más bien en su vida tuvo una escena como esta.


Él se deshace del abrigo de ella, ella empieza a respirar aceleradamenten, mientras el vampiro la devora con la mirada su primera tendencia es cubrirse o al menos intentarlo, siente la mano en su entrepiera observando al vampiro ojiplatica con sus ojos bicolor, casi cortandose la respiración por ello, sobre todo cuando este notara la humedad que no pudo ocultar. La hace girar sobre si misma pegandola a su cuerpo, ella puede notar la dureza que tiene cosa que hace que la tensíón suba a pesar de que él pidiera que estuviera tranquila, sencillamente no puede. El alago a su espalda llega a su oido haciendo que la cambiante sonria ligeramente, timida, roja como un tomate, notando como su mano toca sus pechos, dandole un cosquilleo nervioso mientras la hace que se sujete del arbol en una postura que ofrece su culo al vampiro.


Aun sigue el nerviosismo el temor de lo que el vampiro hará con ella, y que pasará si el inquisidor licántropo se entera, los labios acarician su nuca, la piel de le eriza al notar sus labios, pero entonces ahí viene esa mordida, esa mordida que hace que las pupilas se le dilatén, la adrenalina suba, y la necesidad por atenciones sexuales crezcan, ese efecto que provoca la mordida del vampiro, pero no solo hay una...si no que él vampiro empieza a clavar en diversas partes de su cuerpo, haciendo que de ella escapen suaves quejidoss, más de placer que de dolor, instintivamente se empieza a relajar, con las uñas clavadas en la corteza del arbol, se muerde su labio con fuerza. -¡Oh...dioses!.- Gime de placer cuando nota la lengua tan repentinamente, esa lengua juguetona que cató su intimidad, las lamidas hacen que la piernas le tiemblen de tremenda forma, incluso tentando cerrarla de no ser por los brazos del vampiro.


Araña la corteza del arbol realmente sucumbiendo al placer. Más el jadeo es sonoro cuando el mete la lengua en una comprovación de si ella sigue siendo virgen, de hecho cuando lo exclama la cambiante ladea la cabeza para observarle. -Sí...lo soy...- Dice como buenamente puede entre jadeos provocados por su lengua inquieta. Apretó los labios emitiendo un gruñido lobuno de placer, más cuando notó los colmillos romper la piel de su nalga dió un pequeño gritito notando nuevamente ese placentero mordisco, como si fuera de las mejores sensaciones, seguía observando al vampiro. -¿Que me vas a hacer vampiro?- La pregunta era totalmente arrastrada por el morbo al que estaba sometida en ese momento, mientras fantaseaba que ese vampiro la hiciera suya allí y ahora, mojandose por la lluvia y delante de ese hechicero inconsciente, el vampiro le estaba dando lo que jamás había visto, placer y adrenalina, embelesada como efecto de sus mordidas olvidando el temor por completo.




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo el Lun Ene 07, 2019 2:14 pm

Mis manos no dejan de recorrer esa piel tan suave, cuidada, sedosa, firme. Mi nariz sigue absorbiendo sus aromas, tanto las feromonas que se despliegan incitando a que la tome, como su fragancia artificial que me gusta y me incita a continuar. A mis oídos llega la música más melodiosa de todas: sus gemidos, esas pequeñas demostraciones de lo que ella siente, de cómo se excita y va elevándose hasta un lugar desconocido. Todo gracias a mis haceres. Me ocupo en ello, degusto su parte más íntima, recorriendo con la lengua toda su superficie sin dejarme nada por explorar. Jadeo pensando en cómo se siente, en la manera en que ella gime y se retuerce. En que me pregunta qué le voy a hacer. ¿Qué le voy a hacer? - Oh, honey. Mejor pregunta qué no voy a hacerte - susurro bajo, dando pequeñas succiones por sus pliegues vaginales, subiendo hasta llegar a su coxis en un recorrido muy húmedo.

Aruño sus nalgas, las aprieto con fuerza poniendo en pie mi físico para sonreír con diversión mirando cómo se remueve a pesar de cómo la obligo a mantenerse en esa posición. Se ve indefensa, dulce, como un cervatillo y vaya que tengo ganas de hincar los colmillos de nuevo en esa piel, absorbiendo su sangre hasta que quede débil. De sólo pensarlo, siento cómo crecen. Llevo la diestra por sus nalgas, apreciando su redondez, la subo por su espalda, llegando al cabello que sujeto con fuerza obligando a que arquee la espalda agachándome para susurrar en su oído. - ¿Te gusta? ¿Quieres saber qué te toca sentir? - pongo la palma sobre su abdomen, la empujo atrás, hacia donde mi virilidad inhiesta se destaca en la tela, firme, fuerte, palpitante. La pego para que sienta - ésto es lo que te tocará. Dentro, muy dentro - mi voz parece un ronroneo que resuena en sus oídos.

Busco su diestra, llevándola atrás para que toque mi miembro - ven, es hora - le doy vuelta, mirando su tórax, sus firmes senos cuyos pezones inhiestos son una muestra de lo rebelde que puede ser y de cuánto puede gustarme. Le tomo de las nalgas para acercar su cuerpo al mío, apreciando sus curvas, aruñando la cadera más cercana. Mi brazo diestro la rodea hasta alzarla un poco, dejando que mi boca llegue a su cuello dando un beso suave y luego, una mordida sin que abra su piel. No aún, ya tendré tiempo. Tomo una de sus manos para guiarla hacia mi camisa - es tu turno. Demuéstrame cuánto te está gustando, déjame sentir cuánto más quieres. Si eres buena, prometo que te daré un placer que jamás imaginaste - sonrío de lado. - Quita la ropa, para lo que haremos, es necesario que me explores desnudo. Me toques y beses como lo hice contigo. ¿Estás dispuesta? Como me digas que no, te prometo que no me enojaré, pero no volverás a tener una oportunidad porque me deleitaré en tu cuerpo y no dejaré que tú lo hagas con el mío - si mi voz tiene toques amenazantes...

Es que no puedo estar mintiendo. ¿Verdad?


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Xanandra el Jue Ene 17, 2019 12:13 pm

Todo era sumamente sinuoso y pasional, ella dejaba escapar gemidos por las atenciones ajenas, calmado su miedo, su estado de alerta, todo doblegado por el efecto que ejercía el vampiro en la cambiante, que sin saber por qué ni queriendo evitarlo se había dejado hacer por el vampiro a su antojo, colocandose como indicó y notrando esa curiosa lengua juguetona y los labios ajenos maltratando el humedo centro de la cambiante que dejaba escapar sin voluntad los gemidos, bajando la cabeza ligeramente y cerrando los ojos, mientras el olor a hierba mojada llega, la lluvia resuena pero las ramas y las hojas del labio apoyado les protejen a ambos de las inclemencias del tiempo y la noche, pero hay un aroma que más destaca, que más la enloquece, el aroma que él despide, es tan agradable, casi adictivo, no le huele como vampiro, no le hace retroceder, no a ella, hay algo en él que atrae como si ella fuera una polilla y él las llamas de una hoguera, y ella se lanza a inmolarse sin importar nada, solo por que es tan atrayente, sin embargo parece tan habil con las manos como con su lengua.


La cambiante estaba fuera de si, perdida y hundida en los placeres que este le provocaba, hasta que abandona su muy humeda entrepierna, ella busca moverse, pero él no la deja, sus palabras parecen ronroneos provocativos, su tono la mantiene en un estado relajado y lujurioso, asi que no opone mucha más resistencia de unos cuantos intentos de moverse. Más notando como el miembro masculino estaba endurecido y siendo presionado en sus nalgas, provocando un calor interno latente que hacía que su corazón bombease más rapido, solo imaginandose lo que le va a hacer, ¿Que la va hacer? ella no lo sabe, está espectante ante los deseos del vampiro pueda tener hacía ella, pero esa dureza no hace más que incitarla, y vaya que si lo hace, cuando él atrapa la mano de la cambiante para que palpe esa dureza, cosa que hace que abra mucho sus ojos bicolor, cuando es girada para quedar frente a él.
La imagen es escalofriante, la lluvia de fondo, se pueden percibir o mejor dicho intuir sus colmillos cuando habla, el vampiro la observa, su cuerpo está desnudo ante el otro, él puede observarla, se puede ver la excitación en toda ella, sus pezones duros, su intimidad humedecida, y su piel erizada, ella le mira, sus mejillas estan sonrosadas, mostrando cierta timidez, pero a su vez sin querer frenarse.


Su piel es arañada, ella se deja, ladea la cabeza cuando él acerca sus labios a su cuello, hay un apice de nerviosismo pero sigue acariciando con su mano la tela que oculta su intimidad masculina bien dura, queriendo salir, Xanandra le observa. Su mente está casi en blanco, no piensa en anda más que en lo que el vampiro le dice, no piensa en Septimus, ni en la paliza que le daría de verla en ese estado, ahora no hay más en su cabeza, más sus ojos se clavan en los del vampiro cuando este habla, parece amable, parece encantador, pero no es oro todo lo que reluce. El vampiro la tiene de las manos por la camisa, le pide que se porte bien, que sea buena y que le muestre cuanto esta la cambiante disfrutando de esto, y que le haga disfrutar a él, es un trato justo, eso piensa Xanandra, pero la daga de doble filo es mostrada, despues de pedirle que le quite la ropa le advierte, que si ella no quiere él no se va a enfadar, pero que él tiene por intención catarla y si no colabora no la dejara tocarle.


Xanandra abré los ojos con sorpresa. -Eso no es darme opciones señor, es arrinconarme..me esta diciendo que lo haré o lo haras...eso no es dar opción- Protesto ella en tono bajo, algo rebelde, como queriendo hacerse notar ante él. Más bajó la vista, a su torso mirandolo con deseo. -Si, quiero exlorarle...nunca he podido...no me han permitido..de primera mano.- Esa frase va con segundas, claro que ha visto a Septimus someter y desfogarse con omegas, pero nunca ha catado nada igual. Ella empieza a desvestir al vampiro, desabrocha la camisa queriendo descubrir el torso sin ropa, mirandolo con atención, le obserca y se inclina sobre su zona pectoral, besandola, dando muy suaves mordidas, sin dejar marca.
Sus labios se deslizan hacia abajo, mientras desabrocha los pantalones queriendo contemplar al hombre ladeando la cabeza.


Le miraba muy curiosa, muy deseosa de él, empezó a esplorar primero el cuerpo masculino con sus labios, de manera curiosa, queriendo catarlo, se acercó a él, lamiendo su zona pectoral, incluso los pezones masculinos del inquisidor, mientras sus manos curioseaban el abdomen, y volviendo a tocar su carne dura, alzada, palpitante, ella le miró roja, mientras su boca seguía en su pectoral, besandolo, lamiendolo, mordiendolo con suavidad, mientras sus dedos buscaba estimular la zona masculina. Ella nunca lo había hecho, pero deseaba que el vampiro estuviera disfrutando, pues la cambiante cada vez estaba más excitada. -¿Te gusta...?.- Preguntá algo timida, mientras su mano masturbaba de manera lenta el pene del vampiro. Ella empezó a bajar levemente, el había pedido que hiciera lo que él hizo, se mostraba algo timida por ello.




"La ciudad no es nuestro hogar. Simplemente es el único lugar donde se nos permite existir durante mucho tiempo"

Animal instinct:


La guardiana bajo la mirada del lobo:


sister:
avatar
Xanandra
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 107
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 15/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Stavros de Milo Ayer a las 10:27 am

Mi sonrisa se despliega con las palabras de la cambiante. Hermosa, fiera y aparte, inteligente. Buena combinación, me gusta, me halaga, me provoca a callar su boca a besos, pero no es el momento. No ahora. Y en tanto ella se muestra desnuda, en una candente imagen sensual y erótica, tengo toda la intención de hacer valer mi dominio sobre ella. Si fui así como humano, qué me detiene ahora que soy vampiro. Por supuesto, la respuesta es nada. - Por supuesto que hay opción, quiero ver qué tan egoísta eres. Si sólo quieres todo de tu parte o si eres capaz de compartir - cambio la tonalidad de lo que ella está observando. De una imagen oscura, empieza a tener luminosidad para que entienda en lugar de prejuzgar.

Sus palabras dejan en claro que algo del sexo sabe. Me enoja, me hace sentir cómo la sangre se calienta por enseñarle algo que debió ser mío por completo. Virgen sí, inocente no. Y en lugar de lamerme los labios expectante, gruño con los colmillos desenfundados. Quisiera ver su sonrojo al sentir, al ver, al catar. Y a pesar de ello, me dejo hacer por sus manitas, es joven, es enclenque en muchos aspectos, pero qué se le va a hacer. Además, eso me incita porque sé que es indefensa. Por más que haya entrenado, su demostración con los enemigos me dejó bastante que desear. Y voy a procurar enseñarle todo lo que pueda porque para eso me haré indispensable. Lo que más voy a disfrutar es a mostrarle cómo puede ser la relación entre un hombre y una mujer. Mi mujer será y nadie lo va a evitar.

¿Que si Septimus se enoja? Ese perro ladra hasta porque pasó la mosca. ¿Que si la Inquisición me prejuzga? Con meterla en sus filas tengo para que se calle. Oh sí, será mía, tanto que rogará cada noche porque la muerda, porque la toque, porque me hunda en sus profundidades vaginales o mejor aún, orales. Y más perverso, anales.

Será mía en toda la extensión de la palabra y en tanto ella explora mi tórax con besos, caricias y mordidas, estoy dispuesto a sonreír y a atrapar su cabeza para que siga haciendo lo que hace. A bajar para que ella entienda que me gusta. Su manita se apodera de mi miembro, haciendo que sonría en consecuencia. Lo atrapa haciéndome desear perder de una vez los pantalones para ver cómo su piel encaja con la mía. Para que su boquita de pecado se lo meta y rompa con la primera barrera del decoro. La ansío, la quiero mía.

Sonrío divertido cuando me pregunta si me gusta. - Afana más las labores, pero de momento entiendo que vayamos lento - es mi respuesta ver que sí, me gusta, pero no me encanta. Cuando ella dé el latigazo para que el caballo se mueva, entonces sentirá lo que es ser una amazona y por qué tienen prohibido las mujeres montar a horcajadas, porque ese beneficio sólo lo tenemos los hombres. Es prerrogativa masculina porque de verlas montar así, me dan ganas de bajarlas para que abran sus piernas alrededor de mis caderas y hundirme en sus entrañas. Mi mano recorre sus curvas, las contornea con paciencia y sabiduría sabiendo dónde tocar mejor.

Llego a uno de sus pezones, lo aprieto, lo retuerzo y cuando le duele, sonrío jalando un poco para deformar tal circunferencia. Mi pene dentro de sus confines, respinga de ansiedad segregando líquido. Me encanta verla así, atenta a mis reacciones, que le regalo un gemido profundo cuando por fin me toca como me gusta, como quiero que siga y se pervierta en el pecado de la lujuria conmigo de la mano, conmigo bajo su cuerpo, conmigo tras sus nalgas. Qué bella imagen tengo en la mente y sé que sólo falta un poco de tiempo para que sea realidad.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Herejía +18 [Xanandra]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.