Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




· Smells like Trouble ·

Ir abajo

· Smells like Trouble ·

Mensaje por Skulð el Sáb Nov 10, 2018 3:18 pm

Lo ideal para terminar una mierda de día, en su caso, solía ser emborracharse hasta perder el conocimiento, para luego despertar habiéndose olvidado de todo aquello que consideraba innecesario. Era una especie de ritual, uno bastante deprimente e insalubre, por cierto, pero que le funcionaba, así que no estaba demasiado inclinada a cambiar su comportamiento. Los motivos que habían convertido aquel día en uno absolutamente desastroso, habían sido muchos y bastante variopintos. Por un lado, parte del techo de la casa que llevaba ocupando los últimos meses se había venido abajo a causa de las lluvias de las últimas semanas. Dormir bajo un lecho empapado y levantarte mojada de cabeza a los pies no es indicativo de que va a ser una mañana excelente, precisamente, y desde ese punto, no hizo más que empeorar. Cuando se acercó hacia la zona comercial en busca de suministros, un tipo había chocado con ella, y poco después se dio cuenta de que le había robado. Lo persiguió durante más de una hora, para acabar perdida por los callejones más destartalados de toda la ciudad. En el tiempo que tardó en salir de allí, acabó golpeando a unas cinco personas.

Encontró su cartera, completamente vacía, junto con el cuerpo del hombre que se la había robado, quien había sido apuñalado cuando otro ladrón le pagó con la misma moneda. Cosas de la vida, supuso ella, pero la policía había escogido precisamente el momento en que se agachaba a coger su billetera para hacer las rondas por esa zona, y de nuevo tuvo que salir corriendo, pero esta vez siendo ella la perseguida. No es que el ejercicio o esfuerzo físico fueran un problema, pero cuando todo eso ocurre antes de las once de la mañana y sin haber desayunado, después de haber dormido menos de tres horas... Aquel cúmulo de infortunios no podía ser normal.

Cuando finalmente dio esquinazo a las autoridades, ya el Sol del mediodía, que no era del todo cálido pero mantenía el frío un poco a raya, estaba en todo lo alto. Skulð amaba el frío. Amaba los días cortos y las noches que parecían interminables, tan propias de su tierra. La luz excesiva, el ruido constante del gentío caminando de forma despreocupada, nada en ese ambiente le resultaba familiar, y mucho menos agradable. No encajaba. Los pocos con los que mantenía un contacto más o menos frecuente la llamaban huraña, complicada, poco sociable. A ella esos términos no le parecían un insulto, ni mucho menos. La definían perfectamente, y desde su punto de vista, era el comportamiento ajeno, tan anclado en lo socialmente aceptable, en la amabilidad -falsa- obligatoria (únicamente reservada para sus iguales), le parecían un esfuerzo innecesario, uno que no estaba dispuesta a hacer por nadie. Porque no le quedaba nadie que fuera tan importante, en realidad. ¿Qué tenía de malo?

La caída de la tarde no hizo que su humor mejorara. Seguía arrastrando la frustración de lo ocurrido horas antes, y a eso se añadía el hecho de que regresar a una casa sin tejado no le resultaba del todo apetecible. No eran ni las siete de la tarde cuando entró en la taberna, que ya estaba bastante llena a pesar de la hora, y ocupó su banqueta al final de la barra, como tenía por costumbre. El encargado la miró de arriba abajo, registrando su expresión y asintiendo antes de servirle su bebida. Como siempre, un trago de vodka y una botella de Aquavit. Sus gustos decían mucho de la nórdica, después de todo. Cuatro copas bastaron para que perdiera la paciencia con un tipo que tenía sentado justo al lado, y que no paraba de hablarle en un francés del que entendía poco nada, especialmente considerando la cantidad de alcohol que llevaba ingerido. Le rompió la nariz de un golpe directo, para luego voltearse y seguir a lo suyo. Más molesta por haberse manchado de sangre las botas que por los gritos que se habían alzado a su alrededor.



Since I'm going to Hell anyway, might as well enjoy the Ride:
Let the Fire Burn it all:
avatar
Skulð
Esclavo de Sangre/Clase Media
Esclavo de Sangre/Clase Media

Mensajes : 14
Puntos : 37
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 10/07/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.