Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org




Ce que je ressens pour toi |Flashback| Privado

Ir abajo

Ce que je ressens pour toi |Flashback| Privado

Mensaje por Solange Sarì-Lennox el Sáb Nov 10, 2018 5:27 pm

Enséñame a vivir sin ti o no te alejes más de mí
que mi corazón en tu ausencia es un mundo que no tiene cielo.

Luciano Pereyra



Estaba confiando en ese hombre como solo lo había hecho con su padre. Jacob le había dicho que esa noche se presentaría en la taberna y ella le creía ciegamente y eso no hacía más que sorprenderla. ¿Qué tenía de especial ese hombre que hacía que no pudiera dejar de pensarlo todo el tiempo? Le había renovado las ganas de vivir, le había dado esperanza, pero Solange sentía que aunque eran motivos de peso, no eran los únicos.

Se presentó en la taberna como cada tarde hacía. Limpió los pisos, siempre mugrosos, y la barra en la que solían acodarse los clientes. Mientras lo hacía, la mente de Solange estaba puesta en dos cosas: Jacob y su plan, y en hablar con Ernest antes de que todo ocurriese para pedirle dinero, si no tenía chance de hacerlo lo más seguro era que para el comienzo de la semana siguiente no tuviese donde vivir.

Liz, la otra empleada mujer, estaba particularmente parlanchina esa tarde mientras ambas trabajaban denodadamente para llegar a abrir la taberna teniéndola limpia. En silencio, Solange lo agradeció, porque ella no tenía deseos de hablar porque su mente estaba demasiado ocupada. Alrededor de las siete de la tarde comenzaron a llegar los primeros clientes, pero Ernest no aparecía. Iría, ya había faltado algunos días de la semana pasada y él jamás descuidaba el trabajo durante tanto tiempo, pero ella estaba tan ansiosa… nunca había deseado tanto que se presentase.

La noche ya estaba bien entrada cuando, tras servir en las mesas decenas de jarras –pues Liz le había ganado la barra, sitio codiciado pues ayudaba a resguardarse de los manoseos beodos de la clientela-, Solange descubrió a Jacob ingresando. Sin pensarlo demasiado se acercó a él con una sonrisa y lo guió a una mesa libre.


-¿Quieres beber algo? Yo te invito –le dijo, feliz de volverlo a ver y de confirmar que no le había mentido, que su interés por ayudarla era genuino.

Pasaron pocos segundos hasta que sintió una presencia tras ella. Unas manos le rodearon la cintura y, cuando la pelvis del hombre se apoyó en su baja espalda, Solange dio un respingo mientras observaba fijamente a Jacob:


-Ernest –susurró, sabiendo que había quedado en medio de ambos hombres-. Me ha tocado servir las mesas hoy –explicó, volviéndose hacia su jefe recién llegado-, ¿qué deseas beber?

-Atiende primero al cliente, luego pasa al depósito que te estaré esperando –ordenó y se alejó riendo, aunque Solange desconocía el motivo.


avatar
Solange Sarì-Lennox
Esclavo de Sangre/Realeza
Esclavo de Sangre/Realeza

Mensajes : 23
Puntos : 26
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 30/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ce que je ressens pour toi |Flashback| Privado

Mensaje por Jacob Lennox el Vie Nov 16, 2018 4:40 pm

Había llegado el día que tanto Solange como Jacob habían elegido para llevar a cabo el plan que pretendía liberar a la joven de su jefe, Ernest. Era como si la noche de su primer encuentro, en la que ambos habían decidido terminar con sus vidas para siempre, hubiera ocurrido hacía demasiado tiempo. La realidad, sin embargo, era una bien distinta; se habían conocido la noche anterior, pero, para Jacob, ya era tiempo suficiente para querer ayudar a la muchacha.

Cuando él se despertó, Solange ya se había marchado a la taberna. Todavía se podía ver algo de luz por las rendijas de la puerta, así que no salió de la habitación hasta que vio que fuera todo estaba oscuro. No había olvidado la conversación entre la dueña de aquella pequeña residencia y la joven camarera, así que salió por una ventana del pasillo y fue a buscar algo de dinero a su hotel —todo lo que tenía el día anterior había caído al Sena de una patada—. Guardó una bolsita en el bolsillo de su abrigo y se encaminó hacia el edificio de viviendas donde había pasado la noche. Entró por la puerta principal, sin disimular —quería que le vieran, pero sin llamar la atención para que ocurriera— y se acercó al habitáculo cerrado con una mampara donde una mujer de mediana edad contaba monedas sobre un mostrador.

Buenas noches —saludó Jacob.

La mujer levantó la cabeza de las monedas, atraída por aquella voz grave y cuidada, y sus ojos se abrieron como platos al ver a semejante hombre entrando en su establecimiento.

¿En qué puedo ayudarlo, monsieur? —contestó, con una sonrisa radiante en el rostro.
Tengo entendido que aquí reside una joven de nombre Solange, ¿cierto? —Hilda asintió, pero él percibió un atisbo de decepción al nombrar a la joven—. Traigo el dinero necesario para pagar su habitación durante dos meses, un poco más para el dinero que le debe y unas monedas, para usted.

Sonrió sin enseñar los dientes y consiguió el efecto que deseaba: la mujer se sonrojó y soltó una risita avergonzada, aceptando todo el dinero que el vampiro le había llevado. Jacob se despidió y se marchó hacia la taberna, donde Solange le estaría esperando.

El local era bastante corriente, con el suelo ligeramente pegajoso y un olor a vino rancio en el ambiente. Había ya varios hombres sentados tanto en las mesas como en la barra, pero lo que al barón le interesaba no eran ellos, sino ella.

Tráeme un vaso de whisky —dijo, pero apenas le dio tiempo a seguir hablando.

Primero fue el olor de sus axilas, después el de la grasa que inundaba su escaso pelo y, por último, el de su aliento; Ernest era lo que cualquier persona querría tener lejos, y no era de extrañar. Jacob no dijo nada, sólo lo miró como quien espera su turno, y lo vio alejarse sin quitar sus ojos de su espalda. Sintió asco al adivinar las intenciones que le aguardaban a la joven en el depósito y buscó su mano de manera disimulada. No podía evitar sentirse observado por el resto de hombres.

Sírveme la copa de whisky y luego ve al depósito —le dijo, volviendo después sus ojos a los de ella—. Yo entraré después, pero ni tú ni él os daréis cuenta. No me verás, pero estaré allí. No te ocurrirá nada, te lo prometo, pero tienes que fingir que nada raro va a pasar.

La instó a que fuera a la barra y él se sentó en la mesa, pero bien sabía que no duraría mucho tiempo en aquella silla tan incómoda.


avatar
Jacob Lennox
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 24
Puntos : 31
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 17/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ce que je ressens pour toi |Flashback| Privado

Mensaje por Solange Sarì-Lennox el Lun Dic 10, 2018 10:51 pm

Aunque estaban rodeados de personas, cuando Jacob le habló ella sintió que un manto de intimidad los envolvía. Creyó sentir que estaban solos y que nadie más podía oírlos. No le habló, más que con la mirada, y en silencio se dispuso a seguir el plan que él había diagramado.

Solange se ponía metas cortas. Primero caminar hasta la barra, allí elegir un vaso y luego llenarlo con una medida doble de whisky procurando que el temblor nervioso de sus manos no arruinase todo. Le llevó el vaso a Jacob e hizo oídos sordos a los gritos de algunos clientes que pedían que se les rellenase los vasos… que se ocupase su compañera de ellos, Solange apenas podía con su vida aquella noche.


-Iré al depósito, Jacob –le anunció en voz baja mientras limpiaba con la manga de su vestido una mancha en la mesa que él ocupaba.

Sus pasos se dirigieron al lugar con lentitud, pues sabía lo que allí le esperaba por parte de Ernest, pero no lo que haría Jacob y eso, la incertidumbre, la llenaba de miedos. Traspasó la puerta, en donde se hallaba la cocina en primera instancia, y caminó hasta el fondo, directa al depósito. Allí la esperaba él que no dudó en recibirla con un abrazo y un beso que Solange logró esquivar a tiempo.

-Solange, Solange… cuánto te echo de menos, ¿no me extrañas tú?
–le preguntó, mientras sus manos la recorrían-. Me han dicho que estás falta de dinero, ¿por qué pasas privaciones si sabes que puedes venir a mí y que todo te lo daré?


-No es cierto. Estoy bien. ¿Quién te dijo eso? –Solange había tenido la idea de pedirle un préstamo, pero se había arrepentido al imaginar lo que él le pediría a cambio, no podía afrontar aquello.

Intentó separarse, ¿en qué momento llegaría Jacob? No quería que viera como Ernest la tocaba, le daba vergüenza. Además el depósito estaba inusualmente oscuro, lo que hacía que el marco fuese mucho más incómodo para ella.


-Ernest, me duele –se quejó cuando él le apretó un seno con demasiada fuerza, como si quisiera dejarle un moretón-. ¿Qué es lo que querías decirme? ¿Por qué me has pedido que venga a verte?

Él nada le respondió, sino que en un movimiento la acorraló contra la pared, dándole la espalda a la puerta, y volvió con sus intentos de besarla. Solange los esquivó, lo que hizo que el dueño de la taberna comenzara a enfurecerse.


avatar
Solange Sarì-Lennox
Esclavo de Sangre/Realeza
Esclavo de Sangre/Realeza

Mensajes : 23
Puntos : 26
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 30/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ce que je ressens pour toi |Flashback| Privado

Mensaje por Jacob Lennox el Dom Dic 16, 2018 9:15 am

Solange estaba nerviosa, eso podía verse a simple vista. Por suerte, los que se encontraban en la taberna estaban, o bien lo suficientemente borrachos como para no percatarse, o pendientes de otros asuntos que no tenían nada que ver con la joven. Quizá fuera que Jacob era capaz de detectar los cambios más ínfimos en el cuerpo de las personas, o que el aura de la joven había cambiado cuando él le mencionó el plan.

Sea como fuere, el vampiro alargó la mano para tomar la de Solange cuando se acercó a traerle el vaso y se esmeró en frotar la mancha de la mesa con la manga de su vestido. La calidez de su piel lo abrumaba y emocionaba al mismo tiempo, por eso acarició su dorso con el pulgar.

Nada te ocurrirá —le prometió—. No temas, recuerda que estaré allí. No dejaré que te haga daño, pero él debe estar confiado porque si no sospechará. —Apretó su mano antes de terminar—. Ve, yo te sigo.

La soltó y se bebió el whisky de un trago mientras observaba cómo Solange se escabullía en la cocina. Esperó un par de minutos y se levantó para dirigirse, él también, al depósito. Sorprendentemente, nadie le vio moverse. ¿Sería aquel otro de sus muchos y desconocidos poderes? No importaba en ese momento, puesto que la voz rota de la joven le llegó desde el cuarto del fondo y Jacob se apresuró a llegar cuanto antes.

Las imágenes que veía, aunque no entendiera cómo lo conseguía, le empezaban a causar malestar y una necesidad de terminar con todo eso de una vez por todas, pero se repitió a sí mismo que debía hacer las cosas correctamente por el bien de Solange. Así pues, se coló en el cuarto sin ser visto por los dos individuos que estaban dentro, aunque aquello no fuera muy difícil de conseguir incluso para un humano corriente; Ernest estaba de espaldas a la puerta, y su inmenso cuerpo le quitaba la vista a Solange, bastante más menuda que él. Además, la habitación se encontraba sumida en una oscuridad densa muy difícil de traspasar, aunque no para él. Identificó perfectamente los cuerpos de ambos y se acercó, sigiloso, hasta quedar detrás del del hombre.

Era tan desagradable ver cómo quería abusar de ella… La joven se negaba a besarlo apartándose constantemente, pero él no parecía ceder. Llegado un punto, Ernest levantó la mano y el vampiro supo lo que iba hacer, así que se la agarró de la muñeca antes de que impactara contra la mejilla de Solange y le llevó el brazo a la espalda.

¿¡Qué…?! —quiso preguntar antes de soltar un alarido de dolor.

Jacob estaba forzándole el brazo más de lo que sus articulaciones podían, pero no se detuvo ni siquiera cuando escuchó los huesos del hombro crujir.

Te está demostrando que no quiere, ¿qué necesitas para entenderlo, zoquete?

Tiró de él y lo separó de Solange, interponiendo su cuerpo entre el de Ernest y el de ella. El cantinero se quiso avalanzar sobre él, pero el vampiro sólo tuvo que alargar el brazo y frenarlo agarrándolo de la cabeza. Ernest era demasiado torpe y Jacob demasiado fuerte, poco tenía que hacer contra él.

¿Quién eres tú? —preguntó el hombre.
Alguien a quien no te conviene hacer enfadar —contestó—. Verás, esto es lo que vas a hacer: vas a dejar que Solange se vaya y no la vas a volver a traer aquí. Si me entero de que te vuelves a acercar a ella, que la intentas tocar, acariciar, besar o abusar de ella, retorcerte el brazo será una caricia comparado con lo que te haré —dijo—. ¿Lo has entendido?

Jacob sentía la furia crecer en el pecho del hombre, pero no lo demostró. Se mantuvo en su posición, impasible, y esperó. No pensaba dejar sola a Solange.

Vete de mi casa y no vuelvas —le amenazó el tipo.

Jacob negó con la cabeza, aunque lo más probable fuera que él no lo viera. No importaba, ya le dejaría claro que no pensaba moverse de allí de alguna otra manera.


avatar
Jacob Lennox
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 24
Puntos : 31
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 17/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ce que je ressens pour toi |Flashback| Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.