Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Casualidades Del Destino ~ Privado

Ir abajo

Casualidades Del Destino ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Mar Dic 11, 2018 1:18 pm

Mi vida había cambiado de hacía unos meses hacia el momento que vivía esa noche, si bien me había acostumbrado a vivir en mi propia casa –una bastante modesta había que decir- abandonando así el lugar donde pasé los mejores años de mi vida junto a Naitiri, quien para mí siempre sería como una hermana, ahora me encontraba en un punto de mi vida que personalmente jamás pensé que me encontraría y en el que había perdido toda esperanza. Y era, ni más ni menos, mi tan ansiada libertad. Por años como le había pasado a Naitiri había sido “presa” de aquel burdel en el que debía una deuda para poder ser libre, una deuda que jamás pensé que podría reunir para salir de allí y que gracias a una persona que había conocido en una noche en mi trabajo ahora podía no solo imaginar, sino rozarla con la yema de mis dedos. Debía de darle las gracias a Ash aunque yo jamás le había pedido en ningún momento que comprara mi libertad, y en cierto sentido, aunque sí había fantaseado con esa opción y con esa idea la verdad era que me sentía un poco en deuda con él y como que debía de devolvérselo en cierta manera. Algo me hacía pensar que no sería fácil encontrarlo o, mejor dicho, dejar que lo compensara por haber ofrecido tan cuantiosa suma de dinero que yo habría tardado años en reunir para ser libre. Es más, quería encontrármelo para saber qué era lo que lo había orillado a pagar cuando no me conocía de nada, solo habíamos intercambiado unas horas de placer que yo no cobré porque por primera vez en muchísimo tiempo deseaba a un hombre y quería tenerlo por decisión propia, y porque sentirme deseada ya no como prostituta sino como mujer era algo que animaba bastante. Las preguntas se sucedían en mi mente y aunque había pasado tan solo un par de días de aquella feliz noticia parecía que seguía en un limbo del cual costaba bajarme y no era para menos, ¡por fin había conseguido lo que tanto había ansiado! ¿Cómo no estar feliz por eso? Cada vez más pensaba que sí, que igual que le había pasado a Naitiri podía ser feliz, encontrar un hombre como ella había encontrado a Ubbe que la amaba, que la cuidaba, que la protegía... ¿era tanto pedir tener a alguien así a mí lado? Cuando los veía juntos no podía evitar sentirme un tanto celoso, envidia sana porque me alegraba muchísimo por ambos y porque quisieran empezar a formar esa familia que era tan importante para ellos, envidia porque no podía evitar desear algo así para mí. Ella lo había pasado muy mal y había resurgido de sus cenizas, ¿por qué no pensar que yo podría obtener algo parecido a lo que ella había conseguido? Por unos instantes, aunque fueran por unos días, la vida me sonreía y no podía evitar pensar que sí era posible y que paso a paso lo lograría.

Ahora era libre y me encontraba en la encrucijada de ¿qué hacía? Necesitaba un trabajo para mantener mi casa, ya no podía depender de lo que ganaba en el burdel y volverme con Nai era algo impensable dado que ella ahora era una mujer casada que vivía con su marido, que me acogerían sin lugar a dudas si me faltaba algo o necesitaba de ayuda... pero no quería molestarles y, para qué mentir, no quería escuchar todos los días como el vikingo me decía que lo que necesitaba era un norteño en mi vida, un buen vikingo como le pasaba a Nai... ya había tenido suficiente de eso cada vez que lo veía y él entre risas me lo recordaba pese al manotazo de ella para que callara. No sabía exactamente qué era lo que podía hacer con el tiempo que ahora tenía, me parecía tan utopía estar así que debía de encontrar un trabajo rápido, me daba igual de lo que fuera mientras organizaba mis pensamientos y mi vida con lo que quería hacer porque no podía estar sin trabajar. Siempre me había gustado la música aunque encontraba que empezar era un poco tarde con la edad que tenía, los niños me gustaban mucho y quizás empezara por cuidar un par de niños si Nai podía recomendarme en la alta clase y los círculos que ella conocía, no quería abusar pero para empezar mientras decidía no estaría nada mal. Contenta y más animada que los últimos meses de mi vida veía todo de un color totalmente diferente, verde, como la misma esperanza. Nuevos caminos se abrían ante mí, nuevas rutas que recorrer y sin las cadenas del burdel ahora todo me parecía posible. Y quería celebrarlo. No era demasiado dada a entrar a sitios así pero por esa noche me apetecía disfrutar y evadirme, había hablado de dichos lugares y aunque nunca había frecuentado uno sabía de uno, en concreto, donde asistían los de la alta clase y era un lugar bastante lujoso y un tanto “discreto”, así que ¿por qué no? Tan metida iba en mis pensamientos por aquel puente para cruzar el río que ni siquiera me percaté de que alguien cruzaba en dirección opuesta por el mismo lugar, los ladridos de un perro bastaron para que pegara un pequeño respingo y mi cuerpo menudo chocara contra el de alguien más grande y corpulento que yo. Mis mejillas se tiñeron ligeramente de un tono rosado por haber sido tan despistada, y enseguida me aparté para alzar mi rostro y encontrarme con el dueño de aquel cuerpo y de aquella mirada que me dejó muda por un par de segundos.



-Discúlpeme señor... yo... no iba atenta por donde iba
–dije mientras miraba de reojo al perro que, ladrando, corría persiguiendo algo mientras lo maldecía en mi fuero interno- espero no haber estropeado sus ropas o haberle hecho daño –casi que mordí mis labios ante eso último, ¿de verdad, hacerle daño? Más bien la que se había hecho “daño” podría haber sido yo al chocar contra su firme pecho- perdóneme de nuevo –dije para sonreírle porque eso no cambiaba mi estado de ánimo- ¿no cree que hace una noche muy bonita? A mí me lo parece con todas esas estrellas brillando en el firmamento –alcé mis ojos hasta el cielo donde brillaban otorgando luz a la noche- oh, seguro que iba a algún lado o habría quedado con alguien y le estoy haciendo perder el tiempo con tonterías –hice un movimiento con mi mano para restarle importancia- cuando la vida le sonríe a uno, ¿qué podría ir mal? Espero que a usted le sonría igual que a mí señor –le sonreí de manera sincera, porque así era yo.


avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 100
Puntos : 100
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidades Del Destino ~ Privado

Mensaje por Adonis Krischann Megalos el Miér Dic 12, 2018 7:52 am

If you were by my side
And we stumbled in the dark
I know we'd be alright.

En tanto la noche brinda un espectáculo magnífico con algunos astros cayendo del cielo, lo que llaman "estrellas fugaces", Adonis tiene todo menos intención de ver una sola de las estelas que caen a la tierra o bien, pasan a miles de años luz de la tierra. Está más ocupado en perseguir a una de sus presas. Un Demonio con demasiadas muertes a cuestas, señoritas solitarias que busca encandilar para manipularlas y hacer de ellas sus esclavas sexuales. En cuanto se aburre, las asesina de formas que al propio hunter le provoca arcadas a pesar de que su estómago está muerto desde hace mucho. Sus pasos sigilosos son perfectos para evitar que pueda detectarlo. Mantiene un silencio total en su mente, por si el otro posee telepatía, le sea imposible detectar cualquier signo de lo que se le avecina. De más está que su propio escudo mental es potente, pero más vale asegurar que lamentar.

En pleno coto de cacería, las mujeres se mantienen alejadas del sujeto que desespera buscando cambiar de ambientes al ver a un par de inquisidores acercándose. Adonis los observa también, pero están metidos en sus asuntos y los ignoran. Por sus auras, humanos cualquiera, diferente hubiera sido si de sobrenaturales se tratara. Tendrían una pelea en toda la extensión como fueran de esos extremistas que atacan a todo y a todos sin preguntar siquiera, con sólo detectar en su aura el rastro de algo fuera de lo humano. Avanza tras su presa, paciente y satisfecho al ver la zona que elige, solitaria hasta que una figura aparece en la escena. Una jovencita que no sabe bien a dónde se está metiendo. El demonio provoca un encuentro físico haciendo que ella choque con él, por supuesto las disculpas se presentan de ambos lados y es algo en el vampiro que envuelve a la inocente fémina quien empieza a platicar sobre la noche.

La plática continúa entre ambos, al tiempo que Adonis busca un mejor ángulo para empezar a atacar. Su enemigo empieza a usar su poder de encandilamiento para hacer que la mujer caiga en sus redes, buscando más allá que una simple plática, la intención de tocar, alcanzar y de paso, seducir con algún que otro beso y susurros en su oído provocando que la joven, cual mosca, se encuentre en una telaraña tan pegajosa que le sea imposible soltarse. Adonis espera un poco más para que al atacar, la joven no vaya a entrometerse defendiendo al enemigo, que entienda lo que tiene frente a ella, a la sanguijuela que ahora mismo está besándola con intensidad, llevándola hasta el tronco de un árbol ocultando a ojos de los que puedan pasar por ahí sus intenciones. Los colmillos brillan en la oscuridad y antes de que siquiera se encajen en la piel, el hunter actúa lanzando primero una flecha que se clava en la espalda del vampiro como primer aviso de advertencia. El ser separa su cuerpo del femenino con tremendo bufido que pareciera una serpiente a punto de atacar, buscando con ahínco al causante de su herida.

Adonis se deja ver caminando hasta el sendero cruzado de brazos con el arco a las espaldas y la xiphos bien enfundada en la cintura. - Recomendaría que te olvidaras de la mujer y que empieces a correr, tienes ventaja, no la desperdicies - con esa frase, su mano presta desenfunda la xiphos cuyo filo está listo para el ataque. - Señorita, en cuanto vea oportunidad, váyase de aquí - le indica a Arisley en tanto se prepara para la batalla. Una que parece más bien una persecución porque el vampiro da media vuelta para correr, no demasiado rápido para el hunter quien devora la distancia con una celeridad propia de quien hace ésto cada noche, dándole rápido alcance haciendo que el filo de la espada muerda las corvas de las rodillas haciendo que caiga de bruces. - No he pedido comida para llevar, así que te recomiendo que te mantengas ahí y me digas dónde tienes a las otras tres muchachas que encandilaste esta semana - porque es lo único que no ha descubierto, dónde está el maldito nido.


avatar
Adonis Krischann Megalos
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 51
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 25/09/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidades Del Destino ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Vie Ene 11, 2019 1:37 pm

'Cause if we lost our minds, and we took it way too far
But I know we'd be alright





Libre, libre para hacer y deshacer a mi antojo sin nadie que esperara de mí algo a cambio y sin tener un peso sobre mis hombros que me empujaba a pagar una deuda que había contraído y que alguien a quien apenas conocía había pagado por mí para que dejara de trabajar en el burdel. Ni siquiera había podido agradecerle como me hubiera gustado lo que había hecho por mí, apenas lo había visto una vez y no pensé que pagara la cuantiosa suma de dinero que suponía mi libertad ni por qué lo había hecho tampoco cuando no nos conocíamos y no era nadie para él. Pero ya que la oportunidad había sido dada la aprovecharía para hacer algo de provecho con mi vida y no tirar todo por la borda, sacar partido de mi situación libre y vivir como siempre había querido. Tenía una casa que mantener y dos mascotas que alimentar porque no pensaba dejar que por mi culpa les pasara algo, tenía que buscar algo que me ayudara con mi nueva vida pero esa noche tocaba disfrutar de una manera diferente a como lo había hecho siempre. Podía ir a donde quisiera sin tener que pensar que después estaría en una especie de “jaula” donde mi cuerpo sería utilizado para obtener placer, era mi primera noche de libertad y pensando en mi nueva vida no me percaté de que frente a mí había alguien y tropecé con dicho hombre de bruces. Era bastante joven y sus ojos se clavaron en los míos recorriéndome con su mirada, pronto me disculpé y un leve rubor apareció en mis mejillas por ello pero no dejé de sonreír en ningún momento, hablaba y hablaba sin dejar a la otra persona porque estaba feliz y por fin la suerte me sonreía después de aquellos años. El joven parecía un tanto divertido por mi comportamiento y no pareció molestarle el que hablara tanto en lo que para despedirme, porque seguramente tuviera cosas que hacer y yo lo estaba entreteniendo con mis tonterías. Sin embargo lejos de dejar que me fuera o molestarle tanta intromisión comenzó a hablarme, su voz como de seda parecía como si tuviera algún tipo de efecto en mí que no podía distinguir ni apreciar, pero comencé a sonreír prestándole atención aunque no sabía realmente por qué lo estaba haciendo ni cuál era el verdadero motivo. Encandilada por sus palabras era como si no pudiera dejar de prestarle atención por alguna razón extraña y me centré en él, no es que entendiera demasiado lo que decía y solo podía sonreír, asentir con la cabeza y soltar una risa leve dejando que él me llevara hasta apoyar mi espalda contra el tronco de un árbol. Para cuando quise darme cuenta sus labios estaban sobre los míos, besándome, apoderándose de una manera suave de ellos con su mano en mi cintura y su cuerpo muy pegado al mío. Quise apartarme pero el mero pensamiento fue borrado de mi mente y solo podía dejarme hacer... hasta que se separó siseando mirando hacia atrás buscando algo, o a alguien. Momento en que mi mente se despejó y pude apartar la neblina de esta que no me dejaba pensar con claridad, a unos pasos un hombre moreno que nos miraba y que estaba ¿armado? Por dios, ¿qué hacía ese hombre armado? De golpe recordé que existían los vampiros y los cazadores y antes de poder analizar todo... el joven ya estaba corriendo. No llegó demasiado lejos y sin comprender demasiado vi como el otro hombre lo seguía alcanzándolo a una velocidad que no era humana mientras yo observaba todo con mi mano en mi pecho. ¿Habían desaparecido tres jóvenes más? ¿Iba a ser la cuarta? Eso era lo más probable, y aquel hombre me había salvado. Mordí mi labio sin poder irme, ¿cómo hacerlo con lo ocurrido? Me sentí tan vulnerable y tan inútil que había caído en las redes de un desconocido que podría haberme matado, seguramente lo habría hecho. Miré al hombre, que era demasiado atractivo, por unos segundos deseando por un momento haber sido él o tener sus conocimientos para no pasar por algo más así.


-¿Han desaparecido tres jóvenes más? ¿Y qué ha hecho con ellas? –Pregunta inocente y, seguramente, debería de estar ya alejándome pero no podía hacerlo... ahora no podía irme sabiendo que tres jóvenes podían estar vivas y asustadas por haber sido secuestradas- sé que te vas a negar pero quiero ayudarte –aunque sabía que me iba a decir que no, porque era débil y sería un gran estorbo para él. Me acerqué para ver al joven que me había encandilado sin saber cómo con cierta curiosidad, y a la vez, bastante enfadada por ello. Estaba herido y lo más seguro es que aquel hombre lo matara... quizás, y solo quizás, yo pudiera hacer algo aunque la idea fuera absurda- a pesar de que has intentado matarme no voy a ser tan cruel contigo, quizás pueda ayudarte –dije para sorpresa de ambos- dinos donde están las jóvenes y él no te matará a cambio, dejará que te vayas –bien sabía que no pero ¿por qué no intentarlo?- Nadie se merece pasar por lo que he pasado yo brevemente, no tienes derecho a robar sus vidas... dínoslo, y si no se lo quieres decir a él al menos, por la vida que ibas a quitarme, dímelo a mí.


avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 100
Puntos : 100
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidades Del Destino ~ Privado

Mensaje por Adonis Krischann Megalos el Miér Ene 16, 2019 12:36 pm

Adonis entrenó durante mucho tiempo para ser un buen escudero, un miembro de su organización que busca ayudar a los que combaten a esta clase de vampiros que en sus excesos, despiertan el odio y le quitan la venda de los ojos a los hombres haciendo que salgan en cacerías de brujas inútiles o peor aún, que atrapen a inocentes con tal de tener a alguien a quien sentenciar y matar. Esta noche, persigue a uno que está llamando más la atención de los que imprimen los periódicos. Debería hacer algo para evitarlo y tal cual, le estuvo siguiendo la pista hasta encontrarlo en esta noche con una joven que debería correr a toda velocidad en sentido contrario y en lugar de eso, aprecia a la perfección cómo está tras sus pasos.

Primero, la flecha para alertarlo de su presencia, después, las indicaciones y ninguna de las dos fue tomada en cuenta. El vampiro en lugar de atacar, decidió dar media vuelta y largarse de ahí y en cambio, la mujer le sigue como si ésto fuera un chismerío o algo parecido entre las féminas con quienes intercambiar los últimos escándalos de la sociedad. Adonis no sabe a quién de los dos, matar primero. Mientras corta las corvas del enemigo, pidiendo que le dé la información sobre las mujeres secuestradas, la otra le alcanza poniéndose a su lado. Desespera al impaciente hunter quien muestra los colmillos por un momento para ojos solamente del enemigo y no de la joven. - La prudencia no es tu fuerte - su voz alcanza a escucharse en tanto mantiene la posición esperando que el caído no haga una trastada y tenga que lamentar la muerte de esta mujer poco precavida.

Pone la xiphos en guardia, la mujer se transforma de damisela en peligro a damisela impertinente. Debería darle un grito, pero de verdad teme que el vampiro haga una tontería y tenga que pagar por su sangre. La mujer se pone a hablar con él como si ésto fuera una reunión de té o el cumpleaños de alguien. ¿Acaso no entiende que ésto es un caso de vida o muerte? Y como lo espera, el enemigo se revuelca intentando alcanzarla, una de las garras estaría a punto e tocarla, de no ser porque cae al piso. Adonis de un solo movimiento, le cortó la mano dejando sólo un muñón. La bestia grita enloquecido cayendo de rodillas tomando el brazo mirando con asombro cómo ahora hay un amasijo de carne y vitae donde estuviera su muñeca. - Y te dije que no te pasaras de listo - exhala sin necesidad.

Es un mero acto reflejo, coloca la espada en el piso mordiendo la tierra para quedar de pie y firme antes de tomar del cuello al vampiro y mirarlo a los ojos. - Sabes qué tienes que hacer. Es tu última oportunidad, ¿Dónde están las mujeres? - el enemigo se ríe a carcajadas - ¿Para qué te lo digo, si de todas formas me matarás? Mejor sufre al desconocerlo - Adonis asiente, toma su xiphos con la mano libre y la encaja en el estómago del enemigo, antes de cortar su cuello con un movimiento limpio y fluido. Lo deja en el piso, limpiando la sangre del filo de su espada con la manga de la camisa. Sus ojos se fijan en la joven quien ahora tiene el rostro manchado de vitae de cuando el vampiro perdió la mano. - ¿Por qué? ¿Por qué son tan inconscientes? ¿Por qué si te digo haz una cosa, tiendes a hacer lo contrario? No entiendo a las mujeres - sacude la cabeza guardando su espada.

Ahora tiene que ir a buscar el nido. Busca en los ropajes del caído hasta encontrar algo que lleva a su olfato. ¿Dónde lo olió antes? Y recuerda. Se queda en silencio asintiendo. - Bien, las catacumbas cercanas al molino - se pone en pie arreglando sus ropas para irse de ahí. Con la luz del sol, el cuerpo se hará polvo borrando todo rastro. Elige su camino para empezar a avanzar en pos del molino. Ahí es donde puede estar el nido. Además, tiene un aliciente; los rizos de una cabellera, por el olor, pareciera ser una de las secuestradas.


avatar
Adonis Krischann Megalos
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 51
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 25/09/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Casualidades Del Destino ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.