Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Gli occhi della vendetta

Ir abajo

Gli occhi della vendetta

Mensaje por Piero D'Páramo el Mar Ene 08, 2019 9:03 pm

El inquisidor…
Llegó la hora de cazar a las bestias.

Habían demandado la captura de los herejes que habitaban en los teatros, cualquiera de estos era inspeccionado y custodiado por miembros de la Inquisición. Se observaba que en estas edificaciones era más alto el número de vampiros, y eso porque, recientemente presenció un ataque el papá. Por ello, se tomaron medidas drásticas; se les ordenó matar a cualquier sobrenatural, y mantener vigilados los movimientos en el área.

Es así, como el inquisidor mando tropas a ciertas áreas, y a él, le correspondió el Theatre Des Vampires; siendo el peor, pues es allí donde el espectáculo más grande se da porque llegan visitantes y originarios para el entretenimiento. No espero a que cayera la noche, se fue a mitad del medio día, con sus armas instaladas en el cuerpo, y con una maleta repleta de estacas junto con su vestimenta de fiel servidor de Dios; un inquisidor que porta sus reliquias, y va con la frente en alto por lo que representa.

Nadie sabía de su presencia, ya que si lo informaba era alertar a quienes fueran, conoce de las mañas de los herejes, entre más se involucraba con las bestias, más terminaba por descubrir sus movimientos antes de tiempo. Y una vez que se instaló en el último palco, como un guardián presenció las funciones, y en poco es como las muertes se fueron dando, descubrió a sobrenaturales, las auras eran notorias, y eso fue el punto para exterminarlos, sigiloso y con precaución los fue llevando a su palco, donde los mataba y la ópera a su máximo esplendor les acompañaba para mezclarse el sonido de las estacas clavarse con las vibraciones de los instrumentos, mezclándose a una sinfonía perfecta, un hermoso réquiem.

Durante las funciones fue de esa manera, hasta que la noche cayó y el telón se abría como invitación para los seres de la noche. Llegó el momento y era más excitante el juego, pues matar a ese tipo de bestias, era la purificación de París.

…Entre sangre, jadeos y entrañas, comenzaba a apestar el palco por la incineración de los cadáveres, y eso hizo poner en precaución a los invitados especiales, pero no era suficiente, aún tenía mucho equipamiento para utilizar, y tomo el camino peligroso, salió, más uno se percató de su presencia muy a pesar de que empleara el escudo para no ser notorio, y con señas le llamó aquel inmortal, sabía exactamente qué era, y que deseaba hacer con el inquisidor. Pero no bastó para atemorizarlo, para eso fue entrenado, por lo que lo persiguió, ya yendo hacia la puerta principal, hubiese lanzado su estaca pero jaloneo a un hombre, en específico a un humano. ¿Que estaba el otro tratando de hacer? En vez de que se defendiera, que por instinto de supervivencia corriera, solo dejo que le tomaran. Era como si pusieran a prueba a D’Páramo, el exponer sus principios y descubrir si salvaría al humano, o sería su principal misión exterminar al vampiro. Uno u otro, pero de sacrificios se construyeron las grandes ciudades, templos que ahora se ven perpetuos y por ende, no pondría en juego su decisión.

— Déjalo, ambos sabemos que no significa nada. Más dime, ¿por qué no mejor lo muerdes y terminas con él? Así, me darías más motivos para matarte y ¿por qué desperdiciar esta ocasión?

Lo estaba provocando, poniéndolo a prueba, y observando la manera en la que sujeta al hombre, inspeccionando el blanco donde pudiera lanzar esas estacas envueltas en sus puños, al tamaño de que su palma las mantuviera escondidas, y suficiente para que sean lanzadas y ocasionen daño, y no aguardo más, lazo ambas a su cuello después de arrojarle un conjuro que lo pudiera inmovilizar, solo unos instantes que le diera tiempo para que llegaran a su blanco las armas, y el ver que el otro no actuaba, le tomo del brazo y lo jalo hacía él, colocándolo detrás de su espalda, protegiéndolo, y tomo la ballesta que colgaba de su hombro, disparándole directo al corazón, donde acertó por el hecho de que se fue incinerando el cuerpo.

— ¿Qué es lo que estabas tratando de hacer? ¡Oye, despierta! ¿Quién eres, y que es lo que hacías?— le alzó la voz a su acompañante, parecía estar en trance o quizás decepcionado, le hubiese dado un golpe, pero se dedicó a arrojar una especie de gasolina y terminar por quemar ese cadáver, tenía que cerciorarse de que ninguno sobreviviera. Y, algo le inquietaba de aquel, no despegaba la mirada del ya difunto, y enarco la ceja. — ¿Qué es exactamente lo que sabes de ellos? No te quedes callado y comienza a hablar, no querrás que emplee mis métodos para hacerlo.

Expuso molesto, y ordenando, realmente representa la superioridad en ese lugar para cualquier persona, y más gente como aquel, y mientras esperaba que confesara, le tomo del hombro e hizo que le siguiera, faltaban más, y ese era el comienzo de una extensa noche, donde el teatro se vestirá como un cementerio de sobrenaturales.


I l   m o s t r o   d a i   m i l l e   v o l t i

Malleus Maleficarum:

PREMI:


avatar
Piero D'Páramo
Condenado/Hechicero/Clase Alta
Condenado/Hechicero/Clase Alta

Mensajes : 103
Puntos : 165
Reputación : 81
Fecha de inscripción : 30/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gli occhi della vendetta

Mensaje por Sylvana Di Angelo el Sáb Ene 19, 2019 1:42 pm

Flotando con cierta resistencia cerca del lugar, observo la elegante construcción como si esta le hubiera hecho una gran ofensa, cosa que sabía era imposible.

Llevando las manos hacia su rostro soltó un suspiro de pura frustración, frotando sus mejillas en leves círculos mientras seguía debatiendo consigo misma, negándose a admitir el por qué se encontraba ahí.

Y es que el aceptar que últimamente visitaba mucho los lugares donde a los vampiros les gustaba pasar su tiempo era de alguna forma vergonzoso. Cuando era cambiante nunca tuvo la necesidad de tratar con ellos más de lo necesario, encontrándoselos en muy raras ocasiones.

Pero desde el encuentro en el faro con aquel vampiro le había creado, para su total sorpresa, el estar más atenta a toda información que llegara a ella sobre su raza, vigilándo, como Sylvana lo llamaba, que todo estuviera en orden y, aceptándolo muy dentro suyo, la expectativa de ver aquella arrogante y conocida presencia.

Solo entro un momento, doy una vuelta, veo una función y me voy —murmuro para si misma, asintiendo con la cabeza para darse animo antes de dirigirse hacia el teatro, atravesando la gruesa pared con facilidad, volteando hacia los lados para tratar de ubicarse al ser la primera vez que asistía a aquel tipo de eventos.

Al quedar en medio del todo el lugar le fue más fácil ver los palcos y personas que ahí se encontraban, sus ojos posándose por más tiempo en aquellos hombres que tuvieran cabello negro hasta que un detalle le llamo la atención, levitando sin ser vista hasta el lugar.

Sus ojos se ampliaron en signo de sorpresa y cierto horror al descubrir la masacre que estaba ante ella, el ambiente enfriándose con rapidez al no poder controlar el sentimiento de furia y alerta que se iba creando dentro suyo con tremenda rapidez.

Examino los cuerpos con apremio, sintiendo culpa al experimentar cierto alivio al no reconocer a nadie entre los caídos, para luego ser sustituida por un enojo tan fuerte que hizo explotar las bombillas cercanas, pasando como una exhalación por todo teatro hasta que sus ojos encontraron aquello que buscaba afuera del lugar, consciente de quien o quienes serian capaces de eliminar a tanto sobrenaturales sin tanta resistencia.

Alzo una mano para tratar de mover al vampiro fuera del rango de los ataques del inquisidor, pero su actuar fue lento, viendo como el cuerpo se incineraba sin poder evitarlo.

Se quedo un momento ahí sin creer lo que pasaba, apenas escuchando como el inquisidor cuestionaba a un humano que parecía tan pasmado como ella por diferentes motivos, tan pálido que podría desmayarse en cualquier momento, sin despegar su mirada del vampiro. Casi podía jurar que su cabeza estaba llena de preguntas y dudas sobre lo que acaba de pasar, paralizado por el miedo a lo desconocido, a una situación que nunca pudo imaginar.

Las palabras que le dedicaba el inquisidor eran a todas luces amenazas, su obsesión por su deber le hacia creer que cualquiera que estuviera ahí tendría algo que ver, por lo que harta de ver aquel escenario se teletransporto en frente del inquisidor, su mirada chocando contra la suya antes de arrebatarle al humano de sus manos con relativa facilidad, haciendo su cuerpo corpóreo por completo mientras alejaba al hombre de su alcance con rapidez.

Haz hecho suficiente como para también atormentar a una persona que no tiene nada que ver en tu búsqueda de falsa justicia, inquisidor —dijo Sylvana con odio, olvidando sus modales hacia los desconocidos, ya que para ella aquel hombre no merecía ninguna muestra de respeto.

Empujando con delicadeza la espalda de su protegido, lo miro con una expresión más amable, sacudiéndole levemente para que le prestara atención. Cuando noto como este al fin era consciente de su situación empezó a gritar y señalar a su alrededor, formulando palabras sin mucho significado en un estado de completo terror.

Vete —ordeno Sylvana mientras le soltaba, empujándolo detrás de ella para que empezara a correr lejos del hombre al que enfrentaba. Solo cuando los pasos se perdieron tras su espalda pudo sentirse tranquila, atenta a cualquier movimiento del inquisidor para detenerlo si quería hacerle daño a aquella alma que no tenia culpa de estar en el momento equivocado.



avatar
Sylvana Di Angelo
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 135
Puntos : 168
Reputación : 63
Fecha de inscripción : 30/06/2017
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.