Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Hay monstruos a los que es mejor no contradecir jamas. (+ 18)

Ir abajo

Hay monstruos a los que es mejor no contradecir jamas. (+ 18)

Mensaje por Yared Black el Jue Ene 10, 2019 7:36 am

Con el ocaso llegó mi despertar a un nuevo día, el avispero estaba lo suficiente agitado como para saber que esa noche iba a estar llena de placeres, mis piernas estaban enredadas a las de la cambiante que desnuda dormía placida en el lecho tras haber pasado gran parte del día fornicando conmigo. La felino estaba en celo, cuando eso pasaba me buscaba  incapaz de satisfacerse a si misma.

Me relamí los labios paladeando el sabor de su sexo todavía impregnado en ellos,  tomé asiento en el borde del lecho, Utukki andaba ocupado jugando a esto de “la paternidad” Asura se la había jugado convirtiendo a su pequeño “descendiente” así que seguramente ahora andaría trazando algún plan maquiavélico para arrancarle la cabeza mientras Ferox buscaría el modo de poder evitar que eso sucediera, por suerte estaba yo, él único con dos dedos de frente que había escuchado rumores acerca del despertar de las Gargolas de Notre dame. Aun no sabía quien se había hecho con el amuleto que las dominaba, mas pronto lo iba a averiguar.

La felino ronroneo restregando su sexo contra mi cama, ladeé la sonrisa llevando mi diestra a su trasero para darle un par de azotes, su culo se alzó buscando mi mano, mi contacto.

-Me gusta lo solicita que te despiertas -susurré bajando la mano hacía sus muslos dejando que la yema de mis dedos acariciara sus engrosados labios bajos.

Los ojos de la cambiante me buscaron oscuros como la noche que ahora nos cobijaba, mis dedos se hundieron en su hendidura cálido.
-Necesito que hagas algo por mi -dije mirándola por encima del hombro como si no estuviera masturbandola ahora mismo.
La pelirroja me lanzó un mordisco que quedó en el aire pidiéndome que no parara, mientras su cuerpo se arqueaba casi por completo sintiendo el placer que le otorgaba mi mano.

-Así gatita mala -dije con un deje de diversión -has de ir a Notre dame, quiero que captures a Bellamy, la gárgola que lidera al resto, tenemos una cuenta pendiente y yo siempre pago mis deudas.


Última edición por Yared Black el Miér Ene 16, 2019 10:28 am, editado 1 vez


avatar
Yared Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 46
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 21/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay monstruos a los que es mejor no contradecir jamas. (+ 18)

Mensaje por Dallilah Venator el Miér Ene 16, 2019 10:25 am

Un sexenio transcurrió desde que destruyera al último miembro de la estirpe que su familia juró derrotar. Seis años de que, mirando las cenizas de quien fuera un gran guerrero tomando las escamas para guardarlas y crear con ello una nueva arma, le atacaran de forma cobarde y vil, casi extinguiendo su vida de no ser porque alguien intervino. Ese alguien, ahora tiene la potestad de decidir sobre las acciones de la felina que jurara fidelidad a su familia y que una vez cumplido su cometido de exterminar al último miembro de sus enemigos, se viera sin una razón para continuar. Yared le dio sentido a su vida, le otorgó un lugar donde reposar de sus heridas, proporcionando nuevas misiones para ocuparse y hacer de su persona una leyenda. Fue Yared Black quien le dio un propósito a Dalillah y atada a su voluntad, terminó encontrando serenidad en medio de los sádicos y oscuros deseos del vampiro.

No todo fue miel sobre hojuelas. Hubo momentos difíciles donde la voluntad férrea de ambos chocó como la espada contra el escudo sacando chispas. Dalillah estaba atada a sus promesas familiares, pero jamás fue una esclava de ellos y sólo cuando Yared comprendió la intrincada visión de la cambiante y actuó en consecuencia, fue que las tornas cambiaron y la rivalidad se convirtió en camaradería. Ella obedece lo que le pide, con la libertad de hablar cuando la situación no es como espera. Él a cambio, tiene la fidelidad absoluta de la cambiante con todo lo que implica, pues a estas alturas, la mujer no es capaz siquiera de pensar una vida fuera del círculo de los Black y eso le conviene al vampiro. Así, la tiene segura entre sus filas, como un miembro más. Como su arma, como su esclava sin mencionar la palabra en voz alta.

¿Cómo fue que se hicieron amantes? Amante es un término demasiado extenso para lo que en realidad son. Dalillah, en su condición de cambiante, tiene sus períodos de celo donde necesita una satisfacción sexual. Para otra mujer católica, sería espantoso y pecaminoso. Para la felina, es como la menstruación, un tema que le sucede a cualquiera y tiene que remediar sus necesidades. Yared fue su primera opción, como el dueño del contrato que firmaron, debía tener la primer palabra. Y la tuvo. Han estado en el lecho en innumerables ocasiones, con la libertad de que cuando el vampiro no puede o no quiere, ella puede diversificar su panorama y para ello, eligió a otro Black. Los sentimientos y lazos nada influyen en ésto. Es simple y llano sexo, satisfacción a sus necesidades fisiológicas. Mientras que Yared no está, buscará a Belcebú. Simple, fácil, sin contradicciones ni esperanzas absurdas sobre albergar sentimientos. Sólo sexo.

Y haciendo honor a ese trato, en cuanto sintió de nuevo el subidón de temperatura y los espasmos del período, no dudó en buscar a Yared en su recámara. El sexo es muy bueno con un vampiro tan experimentado que a pesar de su oscuridad, no es egoísta en el lecho. La hace disfrutar, alcanzar orgasmos que la dejan agotada y le permiten dormir. Si lo hacen juntos o no, depende del cansancio de la cambiante. Habrá ocasiones en que ella se levante para ir a su recámara, habrá otras donde él le pida que se retire. Eso no ofende a ninguno. Para Dalillah, esta vida con los Black, es adecuada. Tiene lujos, tareas y la atienden en sus momentos de necesidad. Mejor no podría estar y tomando en cuenta que la vida conocida para ella sólo estaba basada en el insano deseo de matar a otro, es mucho más coherente y sana que la pasada.

Estas son las razones del por qué se siente tan segura a su lado, tan confiada, que al sentir los primeros síntomas de lo que es su celo, toma un largo baño y se presenta en la recámara de Yared para provocar su respuesta sexual. Cada sesión está llena de un intenso sentimiento de dominación, es lo que más necesita durante estos períodos. La tigresa en su interior lo exige, de lo contrario, se volvería contra Yared para atacarlo sin pensar en las consecuencias. Por eso eligió también a Belcebú. Ambos tienen la fuerza para someter sus ímpetus y no terminar muertos durante el acto. No sería la última vez que pierde el control en pleno coito matando a su compañero. Le pasó en la China y también en sus primeros meses en París. Su lado salvaje la controla cuando la fiebre aumenta en su cuerpo hasta que es saciada y ella encuentra el refugio del sueño con el agotamiento que le sigue.

Con la luz de las velas iluminando la estancia, siente cómo su pareja marital se mueve por el lecho. Enredada entre las sábanas, reposa de su último encuentro hace apenas un par de horas. Un tirón de las telas la despierta, tanto a su conciencia como a su cuerpo que por instinto, se remueve en contra el colchón. Las caderas encuentran su movimiento, un ronroneo de placer escapa alertando a su compañero que de inmediato reacciona con un par de palmadas que sólo la provocan. Demanda con movimientos felinos, levantando las caderas para que la encuentre. Es satisfecha en su necesidad, pero todo tiene un precio. ¿Quiere que haga algo por él? Ya le parecía que ésto de ser tan solícito tenía su razón de ser. Da la tarascada al aire en plena actitud beligerante, el resultado, su risa y los dedos que la provocan como alivian. - Mientras no pares, puede que me lo piense - toma la almohada mordiendo la tela sofocando los gemidos de satisfacción.

Lo tiene tan cerca, tan al alcance de la mano por las hormonas tan revolucionadas y el sexo tan hinchado por la necesidad, que no alcanza a escuchar bien. Sumida en el momento, exhala un gemido rasguñando las mantas cuando el orgasmo le arrebata la coherencia. Intenta detener el cambio pues de algo se olvidó Yared: cuando ella está boca abajo, tiene que dominarla si no, su instinto es soltarse y dar el mordisco. Y lo hace, en un movimiento fluido, cambia de forma a la tigresa dorada dando vuelta para lanzar el garrazo dando un rugido de advertencia, agazapándose en la cama. Se mantiene ahí, inquieta, con el rabo moviéndose de diestra a siniestra. Tras unos momentos de tensión, se baja de la cama empezando a rodear al vampiro mostrando los colmillos. No será la primera ni la última vez que la parte más animal de Dalillah se suelta y queda en completa libertad.


**
avatar
Dallilah Venator
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 7
Puntos : 5
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 04/01/2019

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.