Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Todas las historias de amor son iguales |Flashback| Privado

Ir abajo

Todas las historias de amor son iguales |Flashback| Privado

Mensaje por Natalie Copeland el Lun Ene 14, 2019 3:58 pm

No podía decirse de ella que fuera una gran anfitriona, de hecho ser la mujer y esposa ideal no era algo que Natalie Copeland tuviera como prioridad. Ese 31 de diciembre, sin embargo, había asumido el compromiso de celebrar en su casa la fiesta de fin de año. Allí estarían su madre, sus suegros, dos de sus hermanos con sus esposas e hijos y algunos amigos con sus familias. En total eran más de sesenta personas –contando a los niños- y la casa estaba llena de alegría.

Gracias a estar ocupada en recibir a los invitados, hablar con el personal para estar al tanto de cómo estaba todo en la cocina y a que su esposo estaba inusualmente demostrativo con ella, Natalie se mantenía entretenida y poco tiempo tenía para pensar en Vincent. Pero Vincent O’Donoghue estaba ahí y en el momento de sentarse todos a la larga mesa Natalie ya no pudo ignorarlo.

No estaba sentado cerca de ella, pero tampoco muy lejos. Desde donde estaba, a la izquierda de su esposo y junto a su madre, podía observarlo directamente si giraba su cabeza. Y lo cierto era que no pudo hacer otra cosa en toda la cena; Natalie se dio cuenta que estaba poniéndose en evidencia cuando su madre le preguntó en dos ocasiones si todo estaba bien.


-Sí, todo está bien –le aseguró a Miranda-. Solo quiero estar segura de que todos están disfrutando la cena –mintió, porque lo que quería era sentir una mirada de su compañero sobre ella.

Desde el episodio en la cueva algo había cambiado entre ellos. Habían salido de cacería en dos oportunidades más y todo se había limitado al trabajo en sí, no había bromas, tampoco espacio para preguntas personales, mucho menos oportunidad de hablar sobre lo ocurrido. El cambio en Vincent era evidente y eso la inquietaba, era justamente lo que no había querido que ocurriese.

Parecía disfrutar de la cena. Había ido solo, pese a que Natalie le había insistido a Lucien en que convenciera a su amigo para que llevase a alguna señorita.


-Seguramente ya está nuevamente prometido –le había dicho, con un enojo en la voz que no tenía cómo explicar.

Pero eso no había ocurrido. Vincent había llegado solo. Y solo estaba también cuando, minutos después de la medianoche, Natalie lo encontró. Con su copa de champagne buscó la de él para poder brindar y cuando lo hizo deseó:


-Por un nuevo año en el que salgamos airosos de todo, Vincent. –Era su momento, lo había hallado solo y nadie los estaba viendo porque la mayoría de los niños había salido al jardín y los adultos se preparaban para bailar en el salón principal-. Me gustaría hablar contigo. Cuando la fiesta termine, ¿me concederías unos minutos a solas?
avatar
Natalie Copeland
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 20
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 01/06/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.