Victorian Vampires
Hoy por ti, mañana por mí. / private ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Hoy por ti, mañana por mí. / private

Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Jürgen Dietrich el Vie Mayo 08, 2020 11:12 am

Atraído quizás por aquellas tonalidades sobrias. O simplemente por la adrenalina que me causaba el pisar terrenos como ese, avancé por el sendero que apenas me marcaban las farolas a mis costados, el aroma que infestaba todo el lugar llegaba hasta mis fosas nasales, lo podía aspirar sin dificultad. Ese aroma particular a muerte que yo había conocido años atrás y al cual me había habituado desde muy pequeño. Las imágenes en blanco y negro no se hicieron esperar e inundaron mi memoria de inmediato ¿Por qué? ¿Por qué toda esa porquería insistía en perseguirme? A veces despertaba creyendo que se trataba de una maldita pesadilla. Una interminable guerra eterna. No obstante habituado estaba a encarar la muerte y salir bien librado, el paralelismo de aquellos sucesos desventurados que se cristalizaban día a día era tan solo comparable con la nocturna misma que caía sobre mis hombros.

Pocas personas transitaban las calles, lo cual significaba un alivio. Pues no tenía ánimos para conversar, ni siquiera mis visitas a los burdeles me traerían ese solaz que necesitaba justo ahora. Al salir de entre las fauces de aquellos caminos me dirigí hacia una de las bancas adyacentes en la acera opuesta y tomé asiento. Todo el peso de mi cuerpo cansado caía en aquella gradilla. Las mangas de la camisa estaban remangadas y resultaba extraño como cada tatuaje en mis brazos, daban vida a cada vicisitud en mi recorrido. Los golpes, la desolación, los embates a los que me entregaba de lleno con desconocidos para obtener un par de francos y de ese modo no morir de hambre. Estaba harto de todo ello, pero si algo era seguro es que no quería estar sumergido más en esa inmundicia y que daría frente a lo que se me atravesara, pues aún tenía mucho más que contar en estas líneas manchadas de sangre.

De mis bolsillos tomé un cigarrillo y lo encendí. Con lentitud, para saborear el somnífero que necesitaba en esos instantes. El humo abandonaba mi cuerpo y se elevaba de forma traslucida hacia la bóveda grisácea. Una enorme mancha que coronaba la escena, desde ese ángulo las formas caprichosas que se formaban por el soplido febril de la brisa me recordaron que de ese mismo modo actuaba el destino. Que yo había recorrido una misma vía, torcida, corrompida, y tarde o temprano me desvanecería hacia la nada, estrellándome contra la pesadez de la gravedad por los actos cometidos en mi pasado. Suspiré y di una bocanada más cerré los ojos y dejé que la noche me engullera, a lo lejos podía escuchar susurros, murmullos de los que pasaban por aquella calle desolada me dejé llevar y perderme, pues esa noche no sería la ultima.


Hoy por ti, mañana por mí. / private ZCFGdWw
Jürgen Dietrich
Jürgen Dietrich
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 23
Puntos : 15
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 23/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Wyatt Ponsoldt el Jue Mayo 21, 2020 1:17 pm

Se preguntó si todo acabaría en ese instante. El dolor punzante en su anatomía empeoraba mientras los segundos transcurrían y la risa cínica de aquel monstruo taladraba sus oídos. Los insultos no faltaron, aunque a esas alturas era lo menos lacerante que podía experimentar…

Un par de minutos atrás.

Sus orbes no dejaban de escudriñar el local, apenas contaba con las cosas necesarias para sobrevivir esa semana, pero se sentía aliviado de conseguir un techo para dormir los últimos días y agradeció no tener que dormir bajo un par de cartones. Centró su atención cuando el tendero regresó con una fachada mal encarada en su semblante.

—Manzanas y diez piezas de pan por favor.

El sujeto refunfuñó y dio media vuelta para hacer el conteo de los productos, mismos que iba colocando dentro de una bolsa de papel. Wyatt aguardó pacientemente sin producir sonido alguno más que el tamborileo incesante de sus dedos sobre el cristal del mostrador. El silencio imperaba de forma horrida y hasta cierto punto se volcó insoportable siendo el único cliente a esa hora. No fue sino hasta que el ruido de la campanilla bajo la puerta atrajo la atención del joven. Tardó un par de segundos en reconocer la efigie del hombre que se adentraba en el lugar, cuando la luz taciturna de las velas le regaló una mejor visión supo que le había visto con anterioridad aunque no pudo desenmarañar del todo el origen de un previo encuentro.

—Bonsoir Monsieur —susurró. El hombre encargado del lugar entregó los artículos a Wyatt, quien depositó los francos de inmediato en sus manos. —Merci beaocup.

Hizo una ligera reverencia al recién llegado sonriendo nuevamente a modo de despedida. Estaba ligeramente sorprendido de que la racha fuese buena y aunque nunca se mostraba demandante dada su educación en los campos de algodón, se agradecía que el hambre y el techo fueran dos problemas menos en los cuales pensar. Suspiró mientras apresuraba los pasos y se adentraba en la oscuridad de los callejones, a esa distancia la luz taciturna de las farolas no lograba auxiliar a los muchos transeúntes que se atrevían a cruzar por dicho sendero, pero había transcurrido en muchos sitios como ese desde su llegada a la capital, ¿Qué podía salir mal?  En cuestión de segundos, el inglés notó que alguien le seguía, evitó voltear y aceleró la marcha, fue increíble la forma en la cual un sujeto se materializó frente a él provocándole caer de espaldas. Los frutos rojos rodaron por el suelo y antes de que el joven reaccionara sintió los golpes de lleno en sus costillas.

El joven tosió con dificultad trastabillando. —¿Qué… quieres? —El desdichado en cuestión le tomó de la quijada y con mirada lacerante solo sonrió para arrojarle contra el muro. Wyatt en un intento por salvar su vida cubrió su cabeza con ambas manos recibiendo los golpes de lleno en el estómago y partes del cuerpo adyacentes. Sin importar lo que pasara sabía que no tenía forma de asistir a un hospital si es que su agresor lo dejaba con vida. De forma mecánica de su cuello le mostró el anillo que había pertenecido a Marguerite, su madre. —Es… todo lo que poseo —Dicho intento resultó en vano. Un par de golpes más le dejaron en estado casi inconsciente después de escupir sangre y con la camisa mancillada ya en un tono carmesí. Se desvanecía en medio de un sonido lejano que parecía ser el de una mujer pidiendo ayuda.


Última edición por Wyatt Ponsoldt el Miér Jun 10, 2020 3:59 pm, editado 3 veces


Hoy por ti, mañana por mí. / private Qi3cLUh
Wyatt Ponsoldt
Wyatt Ponsoldt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 12
Puntos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 02/05/2020

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Jürgen Dietrich el Vie Mayo 29, 2020 4:59 pm

Echó una moneda al aire. Dejaría a la suerte el asistir a la tan común y célebre taberna o algún prostíbulo medianamente decente, donde no le pegasen alguna enfermedad. Atrapó la moneda, dando como resultado el tan ansiado trago de media noche. En realidad era lo que estaba buscando en un principio antes de jugar al filósofo. Necesitaba despejar su mente, convencerse así mismo de que la vida que llevaba le llenaba en todos los sentidos. Que así era feliz, viviendo todos los días, como si fuesen el primero o el último.
Con pesadez se levantó y con las manos en los bolsillos, dirigió sus pasos hacia donde el destino le había llamado.
Fue contando cada uno de los pasos, y justo en el 275 - al doblar la esquina- escuchó los gritos de una mujer pidiendo ayuda. El pan de cada día de Paris. Si no estaban asaltando algún comercio, algún hombre bebido golpeaba a su mujer por montarle la cornamenta. Pasó de largo, aunque a lo lejos también se escuchaban los gritos de súplica de un infeliz, que al juzgar por los quejidos, estaba siendo golpeado salvajemente. Conocía perfectamente el sonido de los golpes al chocar contra la piel. Apretó las manos en un puño dentro de su gabardina, pidiendo a gritos un poco de acción. Torció el gesto y sin meditarlo mucho más, regresó sobre sus pasos, a unos cuántos bloques, estaba la mujer, que en cuanto le vio manoteó los brazos. Esa fue su señal, sacó las manos e inmediatamente hizo el ejercicio de abrir y cerrar para calentar. Fuese lo que fuese, esa noche tenía que descargar su frustración con alguien y ese alguien estaba al fondo, pateando a un desventurado en el suelo, que ya no hacía el menor esfuerzo por defenderse. ¡Odiaba a los gañanes que se pasaban de listos creyéndose los todo poderosos!

-Eh tú, machote. Déjalo en paz.- dijo a modo de advertencia. Siempre daba el beneficio de la huida, mas aquel sólo le miró mostrándole el dedo anular, gritando que metiese la nariz en sus propios asuntos. Lo que el no sabia, era que...YA ERA su asunto, por que así lo quería.

-Te dí una oportunidad y la desaprovechaste ahora.. se balancó hacia el, y lo derribó en cuestión de segundos. Cayó aencima, y sin darle oportunidad, lo molió a golpes en el rostro dejándole prácticamente irreconocible. Sus puños curtidos, eran como mazos, armas blancas. Cuando dejó de moverse, se levantó con la respiración agitada y manchado de sangre. Escupió sobre él, seguidamente esculcó sus bolsillos, dandose cuenta de que al menos habia asaltado a un par de sujetos más.

-Ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón - dijo burlón, apoderándose de todo.

Luego centró la atención en aquel hombre inconsciente. Se acuclilló. Para su buena suerte seguía respirando. Al ver su mancillado rostro, se dió cuenta o creyó hacerlo, de que le había visto alguna vez si su memoria no le fallaba. Si le dejaba ahí, los cuervos iban a dar cuenta de los despojos. Así que lo levantó en brazos. Le llevaría a alguna botica cercana o aún sitio donde pudiesen atenderle y si acaso no tuviere suerte, pediría ayuda a madame Cutié, la comadrona que siempre le sacaba de apuros cuando le apaleaban entre varios. Pero para llegar a ella, faltaban muchas calles...


Hoy por ti, mañana por mí. / private ZCFGdWw
Jürgen Dietrich
Jürgen Dietrich
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 23
Puntos : 15
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 23/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Wyatt Ponsoldt el Miér Jun 10, 2020 4:01 pm

Apenas estaba consciente, después de recibir un par de golpes más pensó que sería la última vez que vería las luces opacas abriéndose paso en la lobreguez del cielo de Paris. Pudo escuchar con dificultad los pasos y la voz grave de un hombre más arribando al callejón, no obstante poco pudo hacer contra el dolor que calaba en su cuerpo, eventualmente sus parpados cayeron pesados y la oscuridad le llevaba de la mano hacia los laberintos más inhóspitos que su mente solía crear cuando la cordura le abandonaba. Ahí, donde nadie más podía llegar únicamente la consciencia de un adolorido y confundido Wyatt. Pasaron un par de minutos antes de que despertara una vez más a la realidad. ¿Qué había ocurrido? ¿Seguía a la deriva en un sueño o se encontraba despierto ya? Abrió poco a poco los ojos y agudizando la vista pudo reconocer a quien se hallaba a su lado.

—¿Qué ha ocurrido? Yo… —intentó erguir su cuerpo adolorido.

Sacudió su cabeza y quizás el desconcierto era más grande en él para notar que aun su herida en el costado estaba expuesta. Su instinto por mantenerse cuerdo le empujó a buscar los productos que con esmero había colocado anteriormente en la bolsa.

—Las cosas, ¿Dónde están las manzanas? Esto no luce bien… —Murmuró.

Detestaba ser un estorbo, una carga para el resto. El ambiente en el que había crecido distaba mucho de lo que la capital gala le ofrecía y ese choque de ideologías donde el más fuerte prevalece por encima de la cadena de supervivencia era algo imposible de descifrar para el inglés. Diariamente se prometía volverse más fuerte e independiente. Maldijo en su interior no poder hacer algo más por sí mismo. Porque era capaz de velar por los demás pero era cierto que con sus demonios internos difícilmente salía bien librado. Sus ojos aún se mantenían entrecerrados, las luces de las farolas eran simples manchas amarillentas que le rodeaban, pudo sentir el vaivén de su propio cuerpo subir y bajar ¿Alguien le llevaba en brazos? Cayó inconsciente nuevamente. Cuando abrió sus azulados ojos, notó que no se encontraba lejos de los callejones y mucho aún más lejos de la mansión de madame Neumann.

El viento soplaba ligeramente despeinando ese mechón cenizo que en ocasiones le cubría la frente. Su mirada se posó por primera vez en aquel sujeto que seguía expectante. El lugar era reducido pero pulcro, el aroma resultaba agradable y notó que su camisa estaba sobre una pequeña cómoda, así como su abrigo y la bolsa de papel con las cosas que había comprado con anterioridad. Su costado estaba vendado y limpio, aunque el dolor persistía aún.

—Monsieur, no tiene que esperar. Seguramente en breve parte del personal vendrán a atenderme —sonrió, suponiendo que se encontraba en una especie de albergue —No estoy seguro que ha sucedido, de verdad no tengo como agradecerle.

Aguardó en silencio, pues aunque le costara aceptarlo era cierto, no poseía grandes riquezas o bienes para retribuirle lo que le llevo a recordar la pequeña sortija que pendía de su cuello ¿La habría perdido?

—Disculpe ¿Vio una sortija en los callejones? Mi nombre es Wyatt, Wyatt Ponsoldt —afirmó con dificultad buscando estrechar la mano del hombre que le había llevado hasta ahí.


Hoy por ti, mañana por mí. / private Qi3cLUh
Wyatt Ponsoldt
Wyatt Ponsoldt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 12
Puntos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 02/05/2020

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Jürgen Dietrich el Mar Jun 30, 2020 10:00 am

Para su mala suerte, el boticario se rehusó a atenderlo y eso, porque... Porque ya le debía varios francos de algunas otras golpizas que le habían propinado entre varios; era la cruel y escueta verdad. Tenía una reputación muy dudosa en cuanto a pagos se refería, porque como bien se sabía, era un completo despilfarrador. Por lo que no tuvo otra opción, que apelar a la buena disposición de la madame, que lo recibió enfundada en un camisión semi transparente, dejando ver aún sus muy bien torneadas carnes. Ella rodó los ojos, resignada a verle una vez más en su casa, pero para su sorpresa, no era él el herido, sino alguien más.

-Creo que ésta vez se te pasó la mano Jürgen. Pobre muchacho, es casi una varita de nardo. - espetó una vez que el peleador, le dejó sobre la cama, aún inconsciente. Madame le tocó la frente y afortunadamente no presentaba fiebre, pero sí un corte en el costado, que rápidamente le dejó manchada la sábana.

-Eh, eh, que no he sido yo quien lo golpeó, que quede claro. Un parásito bueno para nada, le estaba robando y al ver la clara desventaja, pues... - Mientras daba cuenta de los hechos, se sacó la camisa que estaba completamente manchada, lavándola en un pequeño espacio que tenía una bandeja con agua, fuera de lo que parecía ser el baño.

-No pudiste resistirte y masacraste al otro...Ya puedo imaginarme la escena. - terminó la frase madame Cutié, quien ya se alistaba a atender al desconocido. En su juventud, había sido enfermera, pero por azares del destino, había terminado como comadrona de un prostíbulo de dudosa reputación.

-Sabes que no me gustan las injusticias, éste hombre habría muerto si lo dejo ahí. A veces hasta yo puedo tener mis momentos épicos y ayudar al prójimo. - para ese entonces ya se lavaba la cara y las manos en otro recipiente. Observó sus nudillos y alguno se le había vuelto a abrir. Negó molesto, eso significaba que no habría peleas en al menos un par de días.

-Ya lo veo, ya... Ahora ven y ayúdame a sostenerlo. Ya no soy tan joven...

--

El tiempo pasó y el herido durmió bastantes horas. Jürgen regresó a su casa a guardar lo que le había quitado el ladrón, incluído la joya que colgaba de una cadena de oro, que lucía bastante cara. Esa la guardó en un cajón de una cómoda, que tenía un mecanismo especial para abrirse. Se duchó y cambió de ropa.

Regresó más tarde como había prometido a madame Cutié. Fue en ese momento que el herido se despertó, aún aturdido, tratando de ubicarse en el espacio, que por obviedad no reconocía. Jürgen estaba en la esquina contraria con los brazos cruzados, observándolo.

-No estás en un hospital
- dijo seco. Tajante- Un tipo te propinó una buena golpiza. Estás vivo de milagro. - No ahondó demasiado en el cómo es que había terminado ahí. No le gustaba ser el "héroe" ni mucho menos. Posteriormente el postrado se presentó. Bien al menos ya sabía su nombre - Puedes llamarme Dietrich - no era de su agrado decir su nombre al primer encuentro -. Y... No. No había nada de valor contigo. Ese hombre seguro se llevó todo consigo - mintió descaradamente. -Lo siento, así es la vida en París.

Pensaba que su vida valía más que la joya y era el justo pago por haberle rescatado de las garras del infierno.


Hoy por ti, mañana por mí. / private ZCFGdWw
Jürgen Dietrich
Jürgen Dietrich
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 23
Puntos : 15
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 23/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Wyatt Ponsoldt el Miér Jul 22, 2020 4:27 pm

Dentro de los muchos infortunios que le había tocado vivir desde su llegada, ese sin duda había sido el más amargo. Su complexión física no era el de un joven aguerrido y mucho menos su espíritu que en ocasiones se veía diezmado por las situaciones que le rodeaban. No obstante el inglés poseía una convicción demasiado fuerte como para dejarse derribar por aquellos golpes. Había aprendido una lección muy importante ese día, el ser menos confiado, incluso aunque pudiera disponer de las atenciones de la señora Neumann, se prometía a diario el ser alguien diferente para no depender siempre de la misericordia de alguien extraño.

Escuchó con atención las palabras tajantes del hombre. A su alrededor la humedad inundaba todo, aunque fuese un espacio limpio. Digirió con lentitud lo que el otro le narraba. Aquello tenía sentido si tomaba en cuenta sus dolencias, en realidad si había sido un milagro el que pudiera respirar aún. Entonces ¿Había sido él quien le llevo hasta ese hospicio? De ser así, buscaría la forma de retribuirle en la brevedad aquel gesto de nobleza. Wyatt no tenía mucho que ofrecer a cambio pero su sentido de lealtad le indicaría la forma de ponerse al corriente con el desconocido.

—Supongo que fue usted quien me ayudo a llegar hasta acá, le agradezco Monsieur Dietrich, en cuanto pueda regresar a mi lugar de trabajo le pagaré lo que ha hecho por mí —suspiró angustiado por haber perdido la sortija de su madre, era todo lo que conservaba de su pasado y lo que daba sentido a su extraña crianza en un mundo de esclavos. Su origen era bastante complejo de comprender en primera instancia pero, seguir con vida era algo de mayor valía aunque lamentaría el resto de su vida aquel error—. Descuide Monsieur, aunque el valor de aquel objeto es incalculable, en realidad siento más la pérdida a un nivel sentimental —sonrió apenado puesto que estaba compartiendo información personal que el otro no había requerido, pero, estaba en la naturaleza de Wyatt el fluir en ese aspecto aunque conociera poco a su oyente—. Pertenecía a mi madre y era todo lo que poseía de mi familia.

El dolor aún estaba presente en su cuerpo y tendría que pensar en una buena explicación para darle a la señora Frauke, seguramente estaría preocupada al no verle de regreso durante todas esas horas. Y las cosas que había comprado seguramente también se estropearon en la pelea ¡Dios! Estaba ganándose la confianza de la señora de la casa y lo echó a perder por un descuido

Asintió.

—Soy inglés y llevo poco tiempo en la capital, no me había topado con algo como esto con anterioridad, como puede ver no es algo que sepa manejar, si en algo puedo ayudarle, por favor hágamelo saber. París es muy diferente al lugar donde crecí —se encogió de hombros.— Supongo que toma cierto tiempo el adaptarse.


Hoy por ti, mañana por mí. / private Qi3cLUh
Wyatt Ponsoldt
Wyatt Ponsoldt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 12
Puntos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 02/05/2020

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Jürgen Dietrich el Miér Nov 25, 2020 10:34 pm

Cuando habló del valor de la joya y escuchar la palabra "incalculable" pensé que había sido buena idea echarle la entera culpa al otro infeliz que tardaría varias semanas en volverse a poner de pie. Con la venta de la joya, solventaría un par de deudas que me mantenían en jaque. Un precio más que justo por haberle salvado el pellejo.

-Yo sólo te traje aquí. A quien realmente deberías agradecer es a la persona que ha estado cuidando de ti. Ya después puedes arreglarte con ella sobre la deuda.

No pude dejar de notar la extrema delgadez y esas ojeras debajo de los ojos. Semblante típico de los parisinos que no han comido bien en semanas. Yo mismo la sufri asi que estaba ciento por ciento seguro que ese hombre inglés vivía al día. Pero no era algo que debía interesarme.

-Estas muy lejos de tu tierra. -dije sin pensar - Si pensaste que Paris seria tu tabla de salvación, te equivicaste. Solo hay miseria y... golpes.

La ciudad estaba repleta de inmigrantes, que buscaban mejores oportunidades de vida, pero solo terminaban mueetos, enrolados en bandas delictivas o muertos.

-Deberías plantearte la posibilidad de volver. Es lo mejor, antes de que vuelvan a darte otra paliza. -suspiré. El no iba a sobrevivir en esa jungla. No le veía el carácter suficiente.


Hoy por ti, mañana por mí. / private ZCFGdWw
Jürgen Dietrich
Jürgen Dietrich
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 23
Puntos : 15
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 23/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Wyatt Ponsoldt el Dom Ene 10, 2021 1:05 pm

No era la primera ni la última vez que experimentaba algo similar. No era el dolor físico lo que le causaba merma en ese momento sino el torrente de sentimientos encontrados, perder la sortija era algo que simplemente su mente no podía procesar del todo. Trató de alejar esa imagen por un instante para poder prestar atención al hombre que le veía asombrado. Habituado estaba a que la gente le mirara de forma similar, fuera por su indumentaria humilde o por las marcas en su rostro y cuerpo que reflejaban un claro cansancio. Cuando escuchó que la deuda no estaba directamente asociada con él, sino con el personal del lugar planeó como resolverlo de forma inmediata. Le tomaría días de trabajo extra o incluso semanas para poder reponer ese dinero y así estar al corriente con quienes le daban hospitalidad esa noche.

Una ligera mueca se plasmó en su rostro.

—Probablemente esté en lo correcto y esta sea la cara más oscura de Paris, pero, aunque no lo crea también he encontrado lugares y personas que son diferentes a lo que menciona, muchos hablaran de lo difícil que poder resultar sobrevivir en una ciudad como esta, pero yo puedo asegurar que incluso en la adversidad, siempre hay esperanza –rió ligeramente al darse cuenta de lo que había dicho, su francés era limitado pero las clases en casa de madame Neumann le servían de mucho para darse a entender usando términos menos rebuscados, era un chico inteligente y eso superaba en ocasiones las expectativas de quienes le conocían— Pensará que estoy loco por aferrarme a esto, a esta tabla de salvación como lo mencionó anteriormente, pero no siempre se encuentran vías alternas, no tengo más opciones, mi hogar es Paris ahora, pues no tengo nada más que me ate a regresar a mi ciudad natal, así que, como bien lo menciona debo aprender a defenderme y no depender siempre de la gentileza de los extraños, haré lo que pueda o moriré en el intento, sería peor huir cobardemente ¿No lo cree?

Estaba convencido que si no luchaba lo suficiente, sería carnada perfecta de los rufianes o de algún otro personaje que quisiera abusar de su poder, pero, también sabía que esa noche la ayuda que le fue prestada era razón suficiente para seguir creyendo. Su fe y sus creencias le orillaban a actuar de esa forma que muchos podrían tildar de locura.

—Le agradezco una vez más Monsieur, parece que ya le he quitado tiempo valioso esta noche, mañana por la mañana encontraré el camino de regreso a la casa donde trabajo y podre saldar mi cuenta con usted y con las personas de este lugar, que pase buena noche –dedicó una sonrisa franca y se dio media vuelta para recostarse, estaba adolorido y exhausto, el sueño traería consigo el descanso que tanto necesitaba en ese momento.


Hoy por ti, mañana por mí. / private Qi3cLUh
Wyatt Ponsoldt
Wyatt Ponsoldt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 12
Puntos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 02/05/2020

Volver arriba Ir abajo

Hoy por ti, mañana por mí. / private Empty Re: Hoy por ti, mañana por mí. / private

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.