Victorian Vampires
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Sáb Ago 29, 2020 2:09 am

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Cuando el día terminó en el bosque, Ash habría recobrado un aire renovado, casi había olvidado por completo a Allard, no toparselo de regreso a la casona fue un alivio, pero más le dio vida al pelinegro lo que en sí sucedió cuando le hubiesen perdido en primer lugar. El plan del muchacho terminó saliendo mejor de lo esperado, apartar al burgués de su amigo les encaminó a una nueva aventura que viviría eternamente en la memoria del joven, habría conservado la camelia tanto como la vida de esta se lo permitió y ni bien comenzó a marchitarse fue resguardada en un cuaderno que el chico habría conseguido sin que el cambiante se diera cuenta, uno que comenzó a utilizar para practicar lo que habría aprendido en dicha tarde refrescante. Cuando el rubio estaba medianamente ocupado, Ash sacaba su cuaderno de debajo del colchón y comenzaba a escribir con carboncillo afilado el nombre de su amado, con los días habría mejorado y ahora que Mannon había regresado le pedía que le ayudara debido a que, a parte de escribir, se tomaba algunas horas fuera de la casa para realizar un pequeño proyecto que llevaba queriendo hacer desde la visita a la Camelia de Rhett. La coartada era simple, consistía en que Ash salía a comprar cosas que Mannon necesitaba, otras hacía como que visitaba a Aina y de la misma forma repetidas veces. Tal vez una semana había acontecido, tal vez menos, tal vez más, el caso es que el joven inglés no hacía más que cantar, sonreír, ayudar a cocinar y consentir al señor de aquellos terrenos.

El día al fin llegó, el desayuno aconteció como siempre al igual que el almuerzo y antes de la media tarde el pelinegro se encontraba regando el jardín del cual se habría apropiado con sumo cariño, sus plantas medicinales, pues él habría conseguido la mayoría con afán de sorprender al mayor, crecían y despedían aromas maravillosos, deshierbarlas y recogerlas en el mejor momento era su labor, lo que hacía justo en el momento cuando Mannon llamó a ambos ingleses para la hora del té. El chico dejó las herramientas a un costado de la puerta y se lavó las manos, su vida había dado un giro completo desde que conoció a Rhett, fumaba poco, no había robado en largo tiempo e incluso había pasado varios días desde que vio a otros amigos y conocidos, solo con Aina era recurrente y hoy la razón de su entusiasmo encerraba el hecho de su apartada supervivencia, ir al teatro del sur le resultaba encantador, la ultima vez que estuvo en uno con Rhett las cosas habían tomado un camino desastroso y sin embargo, fue gracias a aquel caos que todo empezó realmente, lo que les había llevado a todo esto. -¿No estas emocionado?- Preguntó una vez ocupó asiento en la mesilla de jardín, llevaba puesto un pantalón digno del diseño que Aina habría empezado a implementar en su honor, gris insaturado, de tiro largo y con una tela fina a la vez que flexible, lo cual no aparentaba. La camisa, como siempre blanca, por botones piedras de ónix, abierta un poco en el torso y con las mangas lineales, recogidas un poco por un par de elásticos en cada brazo. Los tirantes eran negros y el chaleco del mismo color por delante, igual que al pantalón en la parte trasera y con menos detalles que un chaleco convencional debido a que el conjunto no tenía un saco si no un abrigo largo que usaría luego. Se habría cortado el cabello a los costados esa mañana por lo que tenía una apariencia bastante limpia, incluso sus zapatos azabache estaban bien lustrados, aunque descansaban en la base de las escaleras para no ser manchados de tierra.

Los minutos corrieron rápido -Por cierto. Hay un libro en tu biblioteca, te lo quería comentar. Tiene dibujos sobre personas morenas y animales africanos, ¿me enseñarías a leerlo?- Preguntó a mitad de la merienda, ya había prometido pedir a Rhett tanto como se le ocurriera puesto que se sabía correspondido a la hora de pasar tiempo juntos aprendiendo y enseñando el uno al otro. Era bastante distraído, aún así y ni bien primero quería aprender a escribir ahora estaba interesado en leer, estas eran cosas que nunca antes se interesó por introducir en su vida pero ahí estaba, deseando saberlo todo mientras fuera el burgués su maestro.
Cuando la hora hubo llegado y el sol se escondía, Ash ya estaría en la puerta esperando. Se colocó el abrigo asegurándose de tener uno de sus cuchillos en la espalda baja, cubierta por el largor de la prenda superior, la cajetilla en su bolsillo y el volante del Teatro donde verían a Arikel, el carruaje esperaba fuera y ni bien se acercara su amado le dejaría un beso en los labios antes de abrir la puerta y salir al mundo donde deberían ocultar la adoración que sentían el uno por el otro y bueno, aún era difícil para Ash y aún con esto le parecía bien en tanto pudiera estar con él.



code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Sáb Ago 29, 2020 8:54 pm

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
En tan escaso tiempo había sido capaz de recolectar un número considerable de nuevas experiencias, emociones devastadoras y, de igual manera, devastadoramente dichosas. No venía al caso atribuir números a sus memorias, tampoco adjetivos que encerraran lo que en ellas recapitulaba, puesto que recientemente había aprendido cómo los sentimientos carecían de definición, pudiendo ser interpretados únicamente por medio de su padecimiento.
Rhett había sido capaz de declarar su devoción hacia su amante a través del objeto más frágil e insignificante: una camelia, y, sin embargo, se hallaba convencido de que el resguardo de la ocasión en la consciencia valdría más que sus pétalos marchitos hacia el indescifrable porvenir.

Había retomado sus actividades estudiantiles durante la semana transcurrida hasta el día en que se celebraría el enigmático espectáculo al que había sido invitado, incluidas dos arduas jornadas de papeleo y toma de decisiones, previas al oficial comienzo de la asistencia a la universidad. Compartir espacio con sus amigos más cercanos, así como rodearse del opulento entorno al que se hallaba familiarizado le aportó una percepción renovada de la vida en general, dividida entre un afuera predecible y la intimidad construida durante el último tiempo, reservada a su hogar y las personas a quienes ahora se atrevía a llamar familia.

El burgués había aprendido a gozar de los recesos, de quedarse en casa realizando actividades didácticas o, simplemente, reposando en silencio. La cotidianeidad era la porción de su existencia que más cambios había sufrido y en donde más color había sido integrado. Madame Manon realizaba los quehaceres durante el día, con frecuente ayuda de Ash, mientras él repasaba apuntes o entrenaba en el jardín ―rutina que ya había asumido como perpetua―; los canteros habían incrementado enormemente su diversidad, en virtud del interés del ladrón por cultivar especies medicinales, en tanto el cambiante había añadido nuevos condimentos y vegetales comestibles.
Los almuerzos se complejizaron, de igual manera los aperitivos exóticos, su amante era un intrépido explorador en las artes culinarias y la sugerencia de Allard sobre ofrecerle dedicarse a ello parecía cada vez en menor medida una idea descabellada. El ama de llaves tenía más tiempo para reposar y había retomado su pasatiempo en el tejido, creando prendas encantadoras para ambos hombres de la casa. Rhett sentía que la residencia ahora encajaba a la perfección dentro de las descripciones redactadas en los cuentos infantiles, donde muros y techos de caramelo, encerraban situaciones tan amenas y reconfortantes como las que ahora surgían allí.

La fecha designada para la función sorpresiva a la que Ash había propuesto asistir como recomendación de una amiga arribó finalmente. La rutina acostumbrada se desarrolló sin alteraciones en esta ocasión, típica de un fin de semana incluido en la nueva tradicionalidad.
Desayuno y almuerzo transcurrían sin mayores actividades, en tanto la hora del té ofrecía una pausa para los diversos quehaceres. En el caso del cambiante, quien había pasado de entrenar a estudiar, implicó la toma de un baño y la selección del atuendo adecuado para las circunstancias venideras. Cuando Madame Manon le llamó a viva voz, él descendió desde la segunda planta y enfiló hacia el jardín donde el conjunto de mobiliario de hierro, ya predispuesto para sus comensales, aguardaba estoicamente ser ocupado.
Rhett llevaba puesto un traje en conjunto de seda y lana, cuya coloración apagada se inclinaba hacia el azul bajo los rayos del sol. Chaleco grisáceo de igual complexión sobre una camisa de fino algodón impolutamente blanca; desde las distintas costuras de esta afloraban sutiles pliegues paralelos, extendidos hasta los puños y, en el pecho, desde el cuello hasta la conclusión inferior de la prenda, aunque ocultos bajo los abrigos. Botones de bronce forrados con tela ceñían el saco a su torso, en tanto los níveos de marfil cerraban la camisa hasta la base de su garganta, alrededor de la cual se apreciaban los prolijos dobleces de un pañuelo de seda satinada, apenas más azulado que el resto de su atuendo. Para concluir, zapatos de cuero negro lustrados le ataviaban los pies.

Oh, sí que lo estoy, aunque más precisamente diría que me hallo intrigado ―confesó, concentrado en su taza de té. La brisa bailaba preñada de aromas diversos, procedentes desde la huerta y amalgamados con el entorno urbano. La mirada apacible del cambiante era incapaz de despegarse de su acompañante, cuyo nuevo aspecto le traía embelesado.
El transcurso de los minutos, así como la instauración de prolongados silencios entre ambos, lejos de aportar discordia a la mutua compañía, aportaba encarecida intimidad.
¿Un libro con…? ―Repitió, depositando la taza sobre su plato y ambos en la mesa, recaudando memorias hasta dar entre ellas con el volumen que le era referenciado―. ¡Oh!, ya sé a cuál te refieres. Claro, cuando desees te enseño. No creo que te agrade demasiado la forma en la que está redactado, es una suerte de diario descriptivo escrito por conquistadores, pero sí aporta mucha información curiosa y sus ilustraciones son muy detalladas ―alegó, pues, el cambiante, esbozando una sonrisa enternecida.

La merienda transcurrió entre pláticas y degustes, hasta que el sol empezó a mitigar su alcance y la necesidad de partir para llegar a tiempo se precipitó demandante. Rhett se guardó el reloj de oro dentro del bolsillo, escogió un pañuelo de tersa seda que alojó en otro y la cartera repleta de dinero en el interior del saco.
Dejó dicho a Madame Manon que podría recostarse sin aguardar su arribo y se trasladó hasta la puerta de entrada, donde Ash y un beso le aguardaban antes de abandonar el edificio.
El carruaje en el exterior se hallaba predispuesto para su abordo y, tras remitir la dirección de destino, el burgués y el ladrón ocuparon la cabina.
No me has dicho cómo se ve tu amiga, tampoco qué rol cumple en el teatro. ¿Es actriz, acaso? ―Inquirió durante el trayecto, curioso, a su vez, por develar las características de la obra que irían a presenciar.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 10/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Sáb Ago 29, 2020 9:59 pm

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
A comparación de cómo Ash solía ser antes de tener a Aina y a Rhett en su vida, ahora era increíblemente calmado, incluso pecaba de descuidado en general a pesar de que su comportamiento frente a otras personas había mejorado un poco con tal de no representar mayor problema a su pareja, resguardaba su relación con recelo, después de todo, no quería que nada saliera mal y por más que fuese difícil fingir de la puerta para afuera, era lo mejor para ellos, además siendo como eran, lograban encontrar momentos y lugares en los que intimar cuando no soportaban más, para ejemplo el bosque.

-Es verdad, no te lo dije- Respondió al mayor una vez estuvieron en la carroza, se inclinó un momento para así organizar los mechones de cabello rubios que se habrían salido de su lugar -Su nombre es Arikel, es actriz y también toca el violín- Se le dibujó una sonrisa al mencionarla -Es muy divertida, viene de Noruega y tiene un increíble cuchillo de plata con una serpiente en el mango- Volvió a tomar su lugar recostándose mientras imaginaba el utensilio -De hecho creo que podrás recordar mi cuchillo de mango tallado en madera, lo hice yo mismo en base al de ella- Rió un poco -Es que cuando la conocí fue muy divertido, tuvimos una pelea de bar y toda la cosa- Mencionó empuñando las manos y fingiendo golpear con las mismas al aire para al final soltar un suspiro -La reconocerás muy fácil, es pálida y tiene un cabello plateado increíble, muy gótica y linda- esperaba que su descripción fuera apropiada, después de todo al recordarla su imagen se mantenía pulcra en su mente, tal vez se debiera a su apariencia única y sobresaliente, tal vez a la buena primera impresión, en tanto lo pensaba recordaba que el encuentro comenzó con la idea de Ash de robarla. Bien, no consideraba relevante mencionarlo, si mejor no lo decía, tampoco que tenía mucho tiempo, mientras le contaba la experiencia de aquella noche incluyendo el concurso de lanzamiento, pasó el tiempo y el carruaje se detuvo. Fuera había una cantidad considerable de personas, le impresionó la variedad en comparación al día de la ópera, pero le hizo sentirse mejor.

-¡Vamos! No podemos perdernos nada, milord- Anunció con entusiasmo bajándose del transporte primero, sonrió ladino mientras se fijaba en el frente, allí donde se compraban las boletas, justo debajo del nombre del teatro al que Ash no habría prestado mucha atención por habérsele advertido antaño sobre la temática del mismo, cosa que en sí no recordaba pues estaba centrado en ver a la jovencita -Hola, dos boletos por favor, soy amigo de la artista Arikel- El pelinegro se había adelantado recostándose en la ventanilla con expresión importante, ahora él era el que invitaba en esta obra y por ello pagó de su propio bolsillo como sorpresa inicial, mirando a Rhett como quien tiene todo bajo perfecto control en tanto se acercaba a él con el par de papelitos -Los mejores asientos ¿Eh? ¿Ahora quién tiene los contactos?- Se regodeó rodeando al mayor para incitarlo a caminar hacia la entrada.



code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Dom Ago 30, 2020 2:28 am

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
Se alojaba en el asiento opuesto al que ocupara Ash, con las piernas flexionadas hacia el frente, factor que instigaba la colisión de sus rodillas contra las ajenas, como consecuencia de cada brusco vaivén sufrido por el transporte. El muchacho, previo a responder su pregunta, se extendió para peinarle los cabellos, hecho que le convenció de cambiar su ubicación.
Se irguió brevemente para tomar asiento a su lado y, una vez supresas las distancias, le sostuvo la mano para entrelazar sus dedos. Mientras el joven se explayaba, se dedicó a propiciarle delicadas caricias con el pulgar sobre la piel, variando el foco de su mirada, a veces derramada sobre el rostro de su interlocutor, en ocasiones perdida en el variable escenario exterior que ofrecía acotadamente la ventanilla.
Arikel. ―Repitió, como si le hiciera falta pronunciar él mismo aquel nombre a fin de retenerlo en su memoria.
Asintió ante cada sugerencia expresada por el menor, trayendo a su consciencia inmediata el cuchillo mencionado, cuya detallada confección, se estaba enterando ahora, era autoría de su mismísimo propietario. Esbozó una sonrisa al imaginarle tallando minuciosamente el mango, acaso exhibiendo tímidamente la lengua como hiciera cuando practicara la escritura de su apellido en la tierra.
La descripción de la muchacha aludida le instó a enarcar efímeramente las cejas, pocas modas escapaban a lo gótico en aquella época, por ello, que hiciera hincapié en ese factor, delataba cuán pronunciado se apreciaría en ella; existían al menos diez excusas verídicas que justificaran la tonalidad de su cabello y la palidez sería común sinónimo de belleza. Recordó, pues, cómo su amante hallaba el entorno circense similar a su hogar y cuán disparatados aspectos ostentaban allí sus miembros, quizá aquel mal presentimiento que se iba engendrando en su interior fuese injustificado y, aunque los antecedentes referentes al pasado de aquel no hubiesen sido, hasta entonces, los más prometedores, tal vez, en esta ocasión las cosas fueran diferentes.

El trayecto transcurrió entre relatos e instigaciones mutuas, llegando a su fin luego de varios minutos. El carruaje se detuvo en la calle adoquinada que precedía una serie de opulentos edificios, entre los cuales se erigía el afamado teatro. Decenas si no cientos de personas pululaban en las inmediaciones, inmiscuyéndose por las entradas o deteniéndose para formar filas.
Rhett descendió del transporte luego de que lo hiciera Ash y, tras abotonarse el saco, le siguió sosegado, encantado con su entusiasmo. Se tomó un momento para contemplar el panorama y su mirada se posó en el pretensioso letrero apostado sobre los dinteles principales de la casa de entretenimiento. La sangre se le heló en las arterias y un escalofrío le surcó raudamente la espina dorsal. Imprevistamente todos sus sentidos se pronunciaron y su respiración, minuciosamente pautada, se volvió más brusca. ¿A dónde era que quería meterles aquel chiquillo?
Buscó con exasperación la silueta de su amante entre la multitud y, cuando dio con ella, se apresuró a abordarle. Acababa de adquirir las entradas a la función y le devolvía una mirada de suavizada soberbia, puesto que esta vez invitaba él. Rhett, no obstante, estaba más interesado en el vendedor de boletos, cuya tez empalidecida y orbes excéntricos delataban a la distancia su indiscutible naturaleza. Su aura repudiable le confería validez a los temores del cambiante y cuando la criatura depositó su atención sobre él, supo que aquella también reconocía en su presencia lo extraordinario.  

Ash ―le llamó, mientras era circundado, incapaz de detenerle cuando ingresó en la edificación. Le siguió de cerca, apresurado, hasta alcanzar a sostenerle por el brazo y detenerle en su ávido avance.
Ash tenemos que… ―comenzó, mas se forzó a callar cuando sus ojos detectaron la complexión de otro vampiro. Aquel vestía prendas impolutas, evidentemente el uniforme compartido por los miembros de la institución, acaso sería un acomodador. Detrás de aquel apareció su congénere, vestido de igual manera.
―Buenas noches, caballeros. Permitidme vuestras entradas y os guiaré hasta los asientos ―se ofreció el primero en aparecer, extendiendo su zarpa de mármol en dirección del ladrón. El cambiante, petrificado, no dejó de contemplar al servidor cuando le fueron entregados los boletos y, tan pronto dejaron de estar en su propiedad, sostuvo a Ash por los hombros para atraerlo hacia su cuerpo.
―Por aquí, por favor ―les invitó, pues, la criatura, adentrándose en la gran sala, precedida por un opulento escenario. A los laterales se erigían los palcos y balcones, en tanto el centro del recinto alojaba decenas de impolutas butacas. Todo allí se hallaba adornado en tonalidades carmín y doradas, desde el cuero de los asientos hasta los ojos satíricos de las esculturas que sostenían los barandales.

Rhett tomó asiento a un costado de Ash, en la segunda fila enfrentada a la tarima, la cual se elevaba sobre un escalón para ofrecer al espectador visión al nivel de la superficie donde se desarrollaría la obra. Estaban peligrosamente cerca, mas lo suficientemente lejos como para apreciar un panorama amplio del despliegue total.
El cambiante apoyó su diestra sobre el muslo de su acompañante, mientras sus ojos rehuían en todas direcciones, hallando rostros de hielo en cada esquina y auras oscilantes en todo cuerpo. Estaban en la boca del lobo, servidos en bandeja de plata.
Ash ―murmuró contra su oreja, esperando ser lo suficientemente sutil como para que los oídos sobrenaturales no alcanzaran a interpretarle o, tal vez, que ninguno supiera hablar inglés―, ¿qué clase de persona es tu amiga? ¿No te narró las condiciones que envuelven a este lugar? ¡Por todos los cielos, cariño! ¿El Teatro de los vampiros? Estamos en serios problemas aquí metidos, tenemos que irnos cuanto antes ―concluyó, mordiéndose los labios.
El burgués acumulaba una única experiencia vinculada con aquella especie de entidades y lejos estaba de ser grata. Suficiente daño les había propiciado aquel vampiro como para que, ahora, debieran convivir dos horas completas en su nido. Sus instintos le pedían a gritos que se retirara y temía con auténtico vigor ser incapaz de contener un arrebato en caso de que se atrevieran, siquiera, a mirar con deseo a Ash.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 10/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Dom Ago 30, 2020 4:10 pm

Una ofrenda más, pero en esta ocasión no es para los seres humanos, no, el joven miracle también ofrece distintivos a los seres de la noche, los amantes de las cacerías nocturnas, las criaturas que añoran el vital líquido carmesí, claro está, son como el los llama iniciados, apenas unas décadas de existencias, quizás algunos de algunos siglos, pero no mayores que el propio barón, claro a excepción de una invitada, una bella mujer que tiene poco de conocer, le reconoce y respeta en todo ámbito posible, pero pese a que sean meros vampiros que poseen poca existencia adriel desea compartirles una velada grata, ya que obtener calidad en los teatros mundanos humanos es muy difícil, solo la magnificencia vampírica otorga ese don de la denominada perfección, ya sea acústica, teatral o incluso en canto.

Mientras los invitados llegan, uno tras otro, algunos con compañía, ya sea vampiros o incluso vampiros, aunque también los denominados esclavos de sangre, el barón se mueve detrás del gran escenario, mirando como los humanos encargados de que todo esté listo se mueven sin cesar, ya que saben que cualquier error será duramente castigado, tras andar mira la habitación cerrada de la invitada especial, no piensa molestarle, reconoce que necesita tener su espacio además que es un gran momento para exponer el talento que tiene, si, el respeto es inmenso, después de todo ella le mostro senderos que no creyó poder siquiera controlar.

Dando un breve vistazo a la gran concurrencia, deslizando un poco la gran tela roja del telón, el vampiro nota a dos invitados que jamás imagino, después de los dos encuentros sucedidos el volverles a ver sería un golpe de suerte, los ojos del joven miracle brillan, sonriendo se aparta del telón, pensando en cómo volver a ponerle las manos encima a ambos, el dolor que sintió esa vez aun lo recuerda, el dolor de volver a unirlo aún más, pero también la sangre que tuvo que beber, perdiendo valioso personal coloca su mano izquierda en la pared del fondo clavando su garra rasga y agujera la superficie.

Tras apartarla un humano se acerca lentamente a él, girándose el joven miracle le mira fijamente, reconociéndole se tranquiliza un poco, el humano sin mostrar la más mínima reacción más que seriedad le entrega una manta que cubre un par de cosas, dado como está envuelto, respirando trata de pensar en los mejores escenarios adriel, desde el día de su desaparición, ha usado una gran cantidad de recursos de los bajos fondos para encontrarla, a ella, la cambiante con la que anhelaba tener una estabilidad, pero sin ningún resultado al menos hasta hace unos días, donde una serie de eventos le llamo poderosamente la atención, adopciones, desapariciones, todo vinculado a una nueva organización, sacudiendo su cabeza ante los abruptos pensamientos descubre la manta y mira un par de prendas, una manchada de dos lados pero otra en distintos puntos.

El vampiro acerca su nariz, percibiendo la segunda prenda que tiene más manchas de sangre, la huele, pese a estar seca el aroma jamás puede desaparecer, no par aun vampiro que gusta de probar el aroma y sabor de cada sangre que ha probado en su vida, al hacerlo, sus ojos se abren totalmente, acercando más la prenda la primera se le cae, reconoce el aroma, sabe que es de ella, pero tras unos segundos la aparte ay mira al humano…


-¿de quién es la primer prenda?-


-es de quien ella pidió ayuda antes de ser la llevaran, las marcas son de la sangre que ella ya tenía en sus brazos, el testigo dijo que el chico se llamaba ash-


En ese instante todo se acallo alrededor del vampiro, mirando la tela manchada, como si pudiera verlo, ella suplicando por ayuda, dos humanos quizás cazadores sometiéndola y el… el humano mira sin hacer nada, pudo sacrificar mucho por una total desconocida en su castillo pero… ante alguien que pedía ayuda no lo hizo, todo pensar se vuelve difuso, pero en ese momento usando la poca voluntad que tenía par ano lanzarse contra ambos, el joven miracle camina hacia la cortina preparado para anunciar el evento que está por iniciar.

La cortina se desliza a los lados, el joven miracle ataviado con un elegante traje negro, mostrando sus ojos en tono normal sonríe, extendiendo sus brazos.


-¡damas y caballeros es un verdadero placer tenerlos aquí! les aseguro que la velada será de su agrado, además que podrán disfrutar de una bella sinfonía, no está por demás decir que para degustar su paladar habrá personal que les servirán vino-

Tras decir tales palabras el vampiro fija sus ojos por unos segundos en los dos humanos, mirándoles fijamente, un semblante oscuro y frio, mostrando una gran furia pero manteniendo toda expresión dentro, solo su rostro refleja una sonrisa grata a cada ser presente.


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Lun Ago 31, 2020 9:56 am

Despues de aquel divertido encuentro en la taberna con ese joven tan divertido con el que Arikel había entablado amistad y ambos compartían un gusto por los cuchillos ella decidió invitarlo a venir a verla al teatro de los vampiros, ella había dejado encargado a los taquilleros que alguien vendría presentandose como amigo de ella, y les dió la descripción para que les dieran las entradas sin poner tapujos. Pues como una de las artistas de allí tenía su derecho de invitar a quien deseara cuando lo deseara, por supuesto no era la única estrella ahí pero tampoco era alguien que demandara en esceso, lo cual tener su capricho de invitar a terceros era una buena forma de pago extra, pues la vampiresa no es que lo hiciera frecuentemente tampoco, asi que esos caprichos el teatro se lo permitía. Más al llegar al principio de la noche entró en dirección a su camerino mientras ella misma decidía modificar su parte de la obra, cruzandose con otros de los vampiros con los que compartía escenario. Concretamente observó como otra vampiresa rubía miraba atentamente la partitura, la albina hizo una inclinación con la cabeza a modo saludo, mientras la joven alzaba su azul mirada fijandola en la albina para sonreir ampliamente mostrando esos afilados colmillos que tenía.

-Buenas noches señorita Enhydra.- Saludó la nordica a la otra joven que respetuosamente le devolvió el saludo, antes de dar una pequeña risa y continuar su camino leyendo la partitura que sin duda tocaría a piano. Cosa que hizo que la albina se quedara pensativa, siguió su camino mientras llevaba en su mano izquierda el estuche del violín que llevaba siempre, prefería que sus instrumentos fueran de uso propio y que la pertenecieran en lugar que los que tenía ahí, ya que así estaban afinados a su gusto.

Continuó su camino hacia su camerino donde se encerró en este prendiendo unas velas y mirando unas hojas que se encontraban ahí,  se sentó pensativa, aun faltaba un buen rato para que empezase la actuación. Paseó su mirada por el pequeño lugar mientras pensaba si su amigo vendría, cosa que la hizo dibujar una traviesa sonrisa mientras cogía tinta y pluma, para empezar a escribir ella misma la partitura que tocaría aquella noche, viniese o no...aunque ella esperaba que sí, estrenaría una nueva pieza, por lo cual se tiró un buen rato diseñando la nueva melodía que interpretaría en su turno. Era una melodía basada en sus tierras y lo que recordaba de estas, a veces la nostalgia también invadía la vampiresa.

Tras una satisfacción personal por el resultado de la melodía plasmada en el papel se dispuso a peinar su pelo blanco, haciendo unas ligeras trenzas que recordaba al peinado que llevaban los vikingos, maquillandose para ocultar los rasgos juveniles y aparentar ser algo más mayor que la apariencia normalmente le daba, hasta que llegó el momento de salir a escena. La joven sacó su violín de su funda y el arco, cogiendo la partitura para dirigerse al escenario, por el cual le pareció oir una voz que le era familiar presentando, más cuando entró al escenario decorado de esa forma tetrica dirigió su mirada al publico, paseando la vista lentamente hasta ver al joven Ash y el que estaba a su lado debía ser de quien le habló que quería traer al teatro, ella sonrió ligeramente observandole guiñandole un ojo, si bien no alcanzó a identificar que era su compañero, pues entre la gente del público no era a los unicos con pulso que se detectaba, así que simplemente colocó su nueva partitura aunque apenas la miraba por que no le hacía falta y empezar a interpretar la pieza, sin haberse percatado tampoco de la presencia del vampiro con el que decidió divertirse también.


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Lun Ago 31, 2020 3:32 pm

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Al entrar en el edificio permitió a sus ojos pasear por el público y las decoraciones del lugar, era agradable para él encontrarse allí con su amado, disfrutar una buena obra interpretada por una amiga suya era algo sin nombre, ya había tenido varios conocidos artistas a los que pudo contemplar en el pasado, pero hacerlo con Rhett, en el presente, era simplemente encantador, tanto así que el nerviosismo de su acompañante no fue comprendido por él y al contrario le miró con una ceja elevada y expresión agraciada -¿Qué sucede? Parece que hubieras visto un fantasma- Atinó a comentar antes de ser interrumpidos por el acomodador, se dejó guiar, claro está y una vez en sus asientos se acomodó con una sonrisa complaciente. De inmediato sintió el agarre en su muslo y no pudo evitar fijarse de soslayo en las personas que se iban sentando a los costados de sus lugares esperando que nadie interceptara aquel movimiento, preguntándole al mayor con la mirada cuál era el problema, mas este no parecía interesado en justamente lo mismo que Ash y al escucharle inquirir lo dicho se sintió ligeramente confundido -¿Irnos?- Resaltó fijándose enteramente en el burgués -No te entiendo, Rhett, es un teatro, ¿Qué tiene la ambientación? Es decir, no es que sea mi favorita, pero yo vine a ver a Ari- Respondió con cierta indignación -Te diré qué clase de persona es. Una divertida, amable y gentil. Sus gustos son propios de una artista…- Sentenció defendiendo a su allegada antes de volver la mirada a la tarima completamente reacio a moverse de lugar -Si no te gusta juntarte con la plebe bien puedes irte, yo me voy a que…- Su mascullo fue interrumpido, de repente, por la imagen que el telón abierto exponía, se le bajó la presión en ese mismo instante, la voz masculina, fuerte y penetrante, le congeló el cuerpo, le detuvo el corazón.

¿Qué, por todos los cielos, hacía ese sujeto allí?.

La mirada lacerante fue la gota que derramó el vaso, el muchacho se habría levantado como un vendaval para largarse de allí por encima de las personas y arrastrando a Rhett si no es porque este mismo, en virtud de sus magníficos reflejos y conocimiento del terror que Ash sintió, le habría evitado moverse con una mano sobre su pierna a la vez que otra sobre sus labios a fin de ahogar una vociferación. Entró en pánico y miró al rubio hasta que pudo morderse la lengua, apretando el agarre de los posabrazos para contenerse a sí mismo y que el mayor pudiera soltarle. -¿Qué... hacemos?- musitó con tono afectado, su mirada viajó de nuevo al escenario una vez el barón se retiró y terminó cruzándose con Arikel y su sonrisa cariñosa, trató de corresponderle con otra sonrisa, pero fue tan leve y apagada, agradecía que estuviera oscuro el teatro asi como que hubiese dado inicio a la pieza teatral. El pecho le bailaba por la aceleración de sus palpitares, tenía que sacarla a ella también de ahí, no quería que a su amiga la hiriesen, pero tampoco podía hacer un escándalo allí mismo, sabía perfectamente de lo que el vampiro era capaz y no podría poner en riesgo a su adorado burgués como tampoco a su querida amiga de cuchillos y arte. Estaba tan confundido, intranquilo a más no poder, lo que sea que el cambiante le propusiera lo haría, se dedicó a señalarle a la actriz albina con la mirada y un gesto mudo para que entendiera que era ella de quién se trataba y que entraba en el paquete de “Salir de aquí a toda mierda y sin mirar atrás”.


code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Lun Ago 31, 2020 4:50 pm

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
Rhett cerró los párpados, con la mandíbula ligeramente desencajada hacia adelante, sabía que Ash no se mostraría colaborativo en una primera instancia, no si se expresaba tan escuetamente, mas las circunstancias impedían que fuese más detallado: en sus inmediaciones había decenas, si no cientos de vampiros.
Negó repetidamente con la cabeza mientras oía al menor excusarse, consciente de que varias miradas estaban puestas sobre ellos y que, inevitablemente, su esencia subyacente estaría enviando señales defensivas a través de su aura. Debía calmarse, ser racional y hallar el método más eficaz para convencer a su amante de acceder a su reclamo, así como encontrar la vía de escape menos alevosa.
Imprevistamente, la noción de una presencia avasallante le llevó a quedarse de piedra, la voz que se alzó desde el escenario penetró hasta sus huesos y un escalofrío impulsó la efímera convulsión de sus extremidades. Viró la mirada lentamente hasta dar con la grácil silueta del responsable de sus más recientes pesadillas. Sus ojos interceptaron los contrarios y Rhett fue capaz de interpretar la amenaza implícita en ellos; no solo se lo encontraban como resultado de la más nefasta desventura, sino que, además, parecían ser blanco en la mira del vampiro.

El cambiante alcanzó a contener a su amante en su asiento, valiéndose de la mano que anteriormente alojara sobre sus piernas y la opuesta que llevó hasta su rostro para cubrirle la boca. La expresión del burgués se tornó sombría y tan frígida como los cuerpos de los anfitriones del lugar. Cuando Ash, finalmente, manifestó calmarse, apartó sus extremidades para devolverle la libertad.
Se acomodó contra el respaldo de su propia butaca y dedicó unos instantes a repasar el entorno circundante. Necesitaba elaborar una pronta ruta de huida o, sospechaba, la noche acabaría en catástrofe para ellos dos. Posó la mirada sobre la intérprete que ocupó seguidamente el escenario, entendiendo, pues, en virtud de la descripción anteriormente aportada por el muchacho, que debía ser su amiga. No fue sorpresa que, al igual que la gran mayoría de los restantes miembros del teatro, ostentara la naturaleza monstruosa de los bebedores de sangre. La sonrisa afable que pareció dedicarles, no obstante, le instó a otorgarle el beneficio de la duda.

La melodía que inauguró la mujer de cabello platinado le trasladó por un momento hacia otro universo, uno apartado de París y sus cualidades de urbe, lejos y profundo entre relieves nevados que alguna vez hubiese visto en libros ilustrados. La constante señal de alerta que le enviaba su cuerpo, no obstante, le trajo pronto de regreso a la realidad.
¿Qué hacemos? Salir de aquí a la primera oportunidad, por supuesto ―indicó, inclinándose hacia su acompañante para murmurar contra su oído―. Pero no podemos provocar un escándalo, Ash, al menos la mitad de los presentes en este sitio son vampiros. Si levantamos sospechas, seremos plato en un banquete.
Rhett volvió a erguir la columna, virando el rostro con simulada naturalidad, procurando hacer uso de su visión pronunciada para detectar toda salida a distancia de unas cuantas zancadas. Los pórticos que conducían al recinto de acogida, aquel que diera al exterior por la entrada frontal, se hallaban bloqueados, en custodia de dos uniformados por cada lado disponible. Podrían emplear la excusa de requerir acudir al baño, pero no hacerlo los dos al mismo tiempo, puesto que resultaría sospechoso.
La persona que se hallaba sentada a su izquierda le dedicó una mirada de desprecio que él mitigó con una sonrisa encantadora, volvió, pues, a ubicarse de frente e inclinarse en dirección de su acompañante.
El receso intermedio ―susurró, recorriendo con la vista los adornos que engalanaban los balcones―. Cuando sea hora del receso, encontraremos una salida alternativa. Sospecho que no dejarán egresar a nadie antes de que acabe la función, de lo contrario no designarían a tantos guardias en las entradas. Solo procura mantener la calma y no separarte de mí. Tiene que haber una puerta lateral o una ventana en alguna parte que podamos usar para alejarnos ―enunció, fingiendo estar opinando, de cara a los curiosos, sobre la impecable interpretación llevada a cabo por la muchacha violinista. Cuando articuló la última palabra, la nota final se alzó extendida y un aplauso generalizado se propagó por la totalidad del recinto.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 10/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Lun Ago 31, 2020 10:10 pm

El joven miracle se mantiene al costado derecho del escenario, apartado de la vista de los espectadores, pero ante todo su atención esta en los dos invitados que conoce, así y rhett, ambos se cuelan en la mente del barón de una forma constante, uno que se atrevió a robarle en uno de sus recintos pero el segundo… un cambiante que logro no solo herirle sino dejarle en muy lamentables condiciones, pero tales ataques no se igualan a lo que el humano hizo, la total falsedad en sus actos denoto al abandonar a una inocente, sea cual sea el crimen que le hubiesen inculpado Adriel sabe que ella jamás lo habría hecho, era ajena a ese tipo de cosas, la conoció, supo de su pasado por que se lo conto, confió en él, aprieta sus palmas hasta el punto de sangrarlas pero se contiene, el espectáculo a iniciado y provocar un caos en tal reunión demeritaría mucho su nombre.

En momentos les mira evitando asomar por completo su rostro, solo apenas visible parte de este, les nota totalmente aturdidos, puede escuchar sus corazones ya que son los únicos que laten a tal ritmo, al borde del pánico total, sonríe en sus adentros, mientras se aparta llama a un guardia, le indica claramente que se asegure que haya doble seguridad en las puertas de emergencia, que impida que alguien siquiera ponga un pie fuera hasta el término de la función, así como mandar a varios a asegurarse que las ventanas estén plenamente selladas, no desea a intrusos que arruinen la velada.

El humano se retira mientras la función continua, el vampiro camina y escucha la tonada final, pero e ese momento escucha latidos a un ritmo anormal, algo que a percibido antes, entrecierra los ojos, mientras piensa que el llamado rhett atraído a personas no gratas a su perfecta velada, apretando los dientes camina al ver como el intermedio esta por iniciar, mira a su gran mentora, sonriendo avanza para cruzar a su lado asiente complacido tras escuchar tan bella melodía mientras avanza al centro del escenario.


-damas y caballeros a llegado el primer intermedio de la función, por favor espero que este disfrutando de estas magnificas piezas propias de la mas hermosa composición, en la habitación continua tendrán aperitivos, así como bebidas sírvanse cuanto guste-

Adriel camina para lograr hasta arikel mientras piensa la manera de encarar a el cambiante y su amado humano sin causar demasiado alboroto, además de mantenerse alerta ante los intrusos que han llegado sin siquiera tener la decencia de respetar una función tan magnifica, tras unos momentos llega a la habitación, no sin antes recoger un racimo de rosas de distintos colores para incentivar el aprecio por la bella música de la vampiresa, tras tocar entra mirándola sonriendo le entrega el racimo de rosas.

-obra magnifica, la pieza puedo deducir que es original ya que fue fresca y llena de una delicadeza jamás escuchada, es un gusto que aceptaras el venir, creí que mi promotor tendría problemas al llamarte-


Al no poder estar en distintos sitios a la vez, el vampiro se hace del control de diferentes humanos hábiles en diferentes ramas, algunas mas viables que toras, pero útiles, al fin y al cabo, el propósito para el que deben servir es el importante.

-¿sabes? Pensé en ofrecer esto en una manera de mostrarles a esos recién convertidos lo dulce de ser un hijo de la noche, pero viéndote es tentadora la idea de compensar tu amable visita y que sean un delicioso aperitivo para ti-

El vampiro al decir tales palabras se recarga en la pared justo al lado derecho de la puerta, cruzando sus brazos, mientras observa a la bella vampira.

-seria un justo pago ¿no es así? un digno presente a la personificacion de freya-


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Miér Sep 02, 2020 8:34 am

La vampiresa termino de tocar su pieza y observó al publico, pudo intuir que algo no terminaba de ir bien con sus invitados especiales, lo cual la llamó a la curiosidad, pero de momento era la cara al publico la joven no mostraba ningún sintoma de sentimiento o emoción, era la perfecta muñeca de porcelana. Manteniendo un semblante serio, una ligera inclinación y despues se retiraba, para escuchar como Adriel daba el intermedio para que la gente se tomara un respiro y alguna copa entre función y función, pues ahora tocaba la parte más teatral de sus compañeros vampiros que allí trabajaban, Arikel miraba su preciado violín dirigiendose a su camerino para cerrar la puerta tras de sí, aprovecharía el intermedio para ir a ver a Ash y a su acompañante para presentarse y pedir su opinión, ya que pudo tambien notar nerviosismo entre los dos asistentes que había allí.
Ella guardó el violín en el estuche que tenía abierto para acomodarle con delicadeza, y cerrar el estuche para conservar bien su apreciado instrumento, sonrió y se giró hacia el espejo para retirarse parte del maquillaje, para tener los rasgos de nuevo más suavizados, mientras miraba su reflejo retocandose y soltandose el pelo cuando pudo escuchar que alguien se acercaba a su camerino, ese aura que bien había conocido noches atras, lo cual la nordica se acicaló antes de girarse para recibir al vampiro.

El vampiro tocó suavemente mientras entraba, Arikel se giraba a observarle y ladeó una sonrisa divertida aunque no pudo evitar abrir los ojos con sorpresa cuando vió que le había traido rosas, de distintos colores, cosa que dejando ver en esta ocasión cierta humanidad mostrando ilusión por el obsequio apresurandose a recibirlo, mientras las olfateaba alagada.
-Gracias, la escribí antes de salir a escena, pero me gusta saber que te gustó. Me encantan las flores.- Admitió la vampiresa acariciando con delicadeza los petalos mientras escuchaba al vampiro. -Me alegra que me invitara, no sabía que fue tu promotor hasta que me informó a nombre de quien venía, puede que no lo parezca, pero tambien siento debilidad por la música, pues...la música amansa fieras ¿no es cierto?.- Sonrió la vampiresa, mientras dejaba las flores en un jarró con agua, despues se las llevaría a su casa. Se giró a observar a Adriel. -Desde luego ha sido una muy grata sorpresa encontrarle aquí mi señor.- Arikel mantenía el trato respetuoso, pues aunque intimó con él bastante y tienen ahora un lazo que hace que los dos vampiros sean afín había que mantener las formas, estaban con más vampiros y era un sitio público.

-Los recien convertidos son deliciosos, pero me temo que la falta de esperiencia hacen que sean como cachorros que solo buscan imponer el poder que acaban de descubrir que tienen, aunque echo de menos descubrir la noche, pero esta bien que vengan nuevos, creo que una de mis compañeras es una neofita, sin embargo parece muy tranquila, eso es estraño, aunque claro...dicen que esta un poco...de la cabeza.- Se rie mientras puede olfatear a su amigo no muy lejos. -Más si me permites debo ir a saludar a alguien, traje invitados y quería ir a preguntarles que le pareció, ¿nos vemos en un rato?.- Pregunta la albina guiñandole un ojo Adriel no sin antes ponerse de puntillas para besar la mejilla del barón, y despues girarse para buscar entre bastidores a Ash y a su amigo. Caminando apresuradamente por los pasillos del teatro, era facil de localizar, pudo ver como uno de los presentes miraba a su amigo con deseo, a lo que Arikel al pasar a su lado dió un bufido sobrenatural de advertencia, mil años hacian que en casi la mayoria de las ocasiones, ella ganara por antiguedad.
-¡Ash! ¿donde estabais? os estaba buscando....-Dijo saludando risueñamente, acercandose a este sonriendo ampliamente, aunque olfateó la naturalezadel acompañante, haciendo que la albina enarcara una ceja, aunque podía notar tambien un nerviosismo muy alto cuando se aproximaba a ellos.


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Miér Sep 02, 2020 10:57 pm

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Estaba completamente a merced del terror, no sabía que hacer ni qué decir y aquello al joven le afectaba a la hora de interpretar su expresión de natural calma, esto era, por supuesto, porque la experiencia con Adriel había sido devastadora y que Rhett se sintiera igualmente preocupado no era ninguna sorpresa. Quería tanto haber podido estar ahí disfrutando la música de su amiga que le sentaba muy mal no poder concentrarse en lo que escuchaba, perder de vista al vampiro lo llenaba de aún más complejos. En cuanto el cambiante se le acercó intentó fijar la mirada al frente apoyando el codo al posabrazos y cubriéndose la boca y el mentón con una mano asintiendo al plan, él no conocía las entradas del lugar, no había entrado allí antes, por lo que era un reto lo de averiguar posibles escapes. De ultimas podría pedir que les dejaran salir fingiendo que estaba enfermo o algo por el estilo, pero si era Adriel quien controlaba la seguridad, como la presentación, acercarse a los miembros del staff tampoco sería buena idea. Se frotó el rostro en un segundo en búsqueda de mantener la calma, sintió miradas sobre sí por ciertos momentos, pero también podría ser efecto de su paranoia y lo sabía. Le costó tanto tiempo recuperarse de los daños psicológicos y físicos que el barón le dejó que en aquel momento le embargó una vulnerabilidad incalculable, sí recaía en el pánico llevaría a Rhett consigo directo a la fosa.

Se quedó en silencio, estático, hasta que la última nota resonó en la sala y entonces volvió aquel monstruo a aparecer obligándole a fruncir el ceño por el rechazo que aquella imagen le provocaba. El publico se levanta para dirigirse al ala indicada y Ash se asegura de no perder a su amado de vista en ningún momento a la vez que notaba como había aumentado la seguridad y personal en sí. -No creo que podamos movernos tan fácil- Musitó cerca del rubio -Tenemos que ver a Arikel, no la podemos abandonar- Cruzó pues miradas con el burgués, la preocupación en su rostro era palpable, sus manos estaban guardadas en los bolsillos por el temblor en ellas -Además, ella debe conocer mejor este lugar, quizás…- Y justo en medio de su explicación pudo ver la grácil figura albina acercándose, en el joven se acomodó un alivio indescriptible debido a que no tendría que ir a buscarla y que, gracias a los cielos, se encontraba de igual manera bien. -¡Ari!- Se acercó a ella dándole un abrazo afectivo al igual que le sonreía como si verla viva ya le devolviera el alma al cuerpo; y mientras la mantenía entre sus brazos se podría notar su tensión -Ari, lamento esto, pero tengo que pedirte algo- Habló primero en su oído antes de alejarse con aparente dicha -Él es Rhett, de quién te hablé. Rhett, Arikel- Parecía con prisa -Y sobre tu pregunta…- Miró a su amante de reojo -Tenemos un problema y espero que puedas acompañarnos- Estaba seleccionando sus palabras con tal de no decir nada que pudiera afectarlos -Conoces…- Tragó en seco sin soltarla de los brazos, el tiriteo daba indicio de su angustia por encima de la forzosa sonrisa -¿Conoces una manera de salir de aquí? Te lo explicaré en el camino- Elevó las cejas clavándole la mirada encima, deseaba sacar al par de allí, él no era fuerte ni tenía opción alguna contra Adriel, pero si podía usar su cerebro adecuadamente tendrían una oportunidad. -Sabes que no permitiría que te pase nada, así que espero que puedas confiar en mí- Trató de enfatizarse a sí mismo en tanto la soltaba con cuidado virando la mirada a su compañero -En nosotros- Y es que denominar a Rhett como persona importante y clave en esta situación de huída representaba todo para Ash.



code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Jue Sep 03, 2020 1:50 am

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
Rhett, incentivado por la restante masa espectadora, se sumó al aplauso generalizado en virtud de la magnífica presentación musical interpretada por la joven ―en apariencia― de níveos cabellos. Su expresión se tornó nuevamente sombría cuando la figura de Adriel se cernió sobre el escenario, a fin de anunciar el comienzo del receso y, con él, del apremiante plan de escape que debían llevar a cabo.
El cambiante permaneció en su asiento, procurando que Ash no se distanciara de su lado en ningún momento, mientras los hombres y mujeres, mortales o no, que ocupaban las butacas en la extensión del recinto, comenzaban a incorporarse para iniciar el traslado en dirección del predispuesto comedor.
Cuando el tumulto se mitigó lo suficiente, tomó a su amante por el brazo con cuidado disimulo y le guio hacia los corredores laterales, con objeto de hallar un desvío propicio para detenerse y elaborar una estrategia.
Ash, ¿qué dices? ―Inquirió cuando aquel hizo mención de su amiga―. ¿Por qué la íbamos a abandonar? Está habituada a este sitio, aquí trabaja, ¿no se te ocurre a qué se deberá? ―Sugirió, echándole un vistazo recriminatorio, a la hora de introducirse por la arcada situada debajo de los balcones del ala Oeste, aquella designada para trasladarse hasta el espacio de recreación.
Sí era cierto que contar con un aliado dentro de la institución les sería mucho más que útil, la cuestión era ganarse el favor de la aludida considerando que, para ello, debería traicionar a los miembros de su propia estirpe. Buscó algún recoveco en donde pudieran quedarse a solas con ánimos de dilucidar la vía más prudente de escape, pero, desafortunadamente, antes de alcanzar a inmiscuirse en una sala desocupada, la intérprete estelar les abordó con un júbilo difícil de descifrar.

El burgués se mantuvo próximo al ladrón, dispuesto a saltarle a la yugular al primer osado que intentara ponerle una mano encima; su mirada, lejos de apreciarse afable, yacía estancada en el rostro de la recién llegada, a quien había atribuido el beneficio de la duda y pretendía juzgar detenidamente. Aquella se percató de su velado temperamento, pero, más aún, en evidencia de un respingo, debió reparar en las cualidades de su raza.
El menor de los ingleses se adelantó para abrazar a la mujer, ignorante por demás de su indiscutible naturaleza. Ante la presentación, Rhett agachó la cabeza, como manifiesto protocolarmente sutil de que se encontraba encantado de conocerla.
Mientras el muchacho le daba a entender las circunstancias a la tercera, el cambiante se dispuso a contemplar las inmediaciones; eran numerosos los vampiros que pululaban entre las sombras, atentos al más nimio de los movimientos realizados por el par mortal, como si la orden de supervisarles les hubiese sido impuesta, mas la presencia imprevista de la violinista les impidiera actuar.

Rhett se llevó la mano al rostro y con la palma extendida se recorrió las facciones de manera descendente. Cuánta inocencia cabía en el cuerpo menudo de su pareja y tan poco condiciente con las actitudes que para con él solía adoptar.
Señorita Arikel ―elaboró, sugiriendo que desconocía su apellido y, de ser requerido, estaría dispuesto a referírsele mediante aquel―, su interpretación ha sido maravillosa, ciertamente una obra ilustre. Me hubiese gustado disponer de tiempo suficiente para platicar tendidamente al respecto, mas, como notará, no nos vemos envueltos en las circunstancias más favorables. Le estaría extensamente agradecido si, la próxima vez, considera el entorno al que decide atraer a sus allegados, considerando que Ash es mortal y aquí dentro, incluso en compañía, corre terrible peligro ―sentenció, sin ánimos de sonar descortés, aunque con evidente reprobación.

Circundó al muchacho por su lateral derecho y aproximó el rostro hacia el de la agraciada mujer, con la mirada puesta en los centinelas del teatro, quienes aguardaban como cuervos la rendición de un moribundo.
Su presentador, el aristócrata, es responsable de que Ash fuese agredido hasta encontrarse al borde de perder la vida. No espero que comprenda mi inquietud, mucho menos que proyecte empatía hacia alguien que no condice con su especie, mas, si realmente considera a este joven su amigo, le pido encarecidamente que nos ayude a salir de aquí o, al menos, se preocupe de que nada le suceda mientras lo intentamos ―articuló en un claro susurro, con timbre firme y voz continua, impulsado por la decisión y mitigando, así, todos sus temores.
Si deseaba procurarle a su amante una salida íntegra y satisfactoria de aquella edificación infernal, debería dejar a un lado cualquier hipotética fabulación que elaborara su mente, así como ignorar el quejido de sus pretensiones. Haría lo que demandasen las circunstancias para evitar que una tragedia volviera a acontecer.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 10/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Jue Sep 03, 2020 4:26 pm

La situación se vuelve más tensa, mientras escucha las palabras de su aliada, el joven miracle le mira marcharse peor en cierta forma debe mostrarse más adepto a tener un gesto cordial, sonríe mientras sale del cuarto, decide seguirle, después de todo tiene curiosidad por conocer a esas amistades de las que ella está ansiosa por saludar, algunos vampiros que no conoce el barón, tras unos momentos escucha unas voces conocidas, se detiene entrando en un cuarto evitando ser descubierto se mantiene atento a lo que hablan, entrecerrando los ojos adriel sonríe en sus adentros ambos, tanto rhett como ash desconocen la verdadera naturaleza de la vampira, algo hilarante pero misterioso para el vampiro.

Adriel piensa una treta y dependiendo de la atmosfera que llegue a crear puede resultarle en un arte o quizás una obra y espera que su compañera pueda seguirle su actuación, saca su pañuelo y clavando un poco su colmillo en su dedo índice hasta sangrarlo un poco escribe una palabra en el pañuelo volviéndolo a doblar evitando que la palabra se borre, lame el dedo para que cierre rápido la herida… aunque confía que así será, sale del cuarto mirando al lado opuesto y luego a donde están reunidos, sonriendo, extiende sus brazos.


-oh arikel, ahí estabas, olvide decirte unas cosas para tu próxima interpretación, vaya... veo que estos son amigos tuyos, un placer volver a verlos-

El vampiro sonríe mientras hace una leve reverencia, manteniendo la sonrisa se pone erguido y acomoda sus ropas acercándose unos pasos extiende un pañuelo a la joven.

-note un pequeño raspón en el dorso de tu mano derecha, debes mantener tu piel cuidada, he escuchado que hay seres que ante la mínima vista de la sangre se vuelven salvajes, sabes que esos seres se pueden ocultar muy bien-

El vampiro se lo entrega mientras lanza una rápida mirada a ash, fija y latente, una furia que desea despertar, pero a la vez ajena a la vista de arikel, tras unos segundos mantiene su atención en arikel.


-lamento haberte expuesto a este peligro pero sé que tienes talento para encarar situaciones extremas, además tu música es algo que te provee de una protección casi mística, descuida tengo todas las áreas custodiadas, así como agentes entre el público-


El vampiro toma la mano izquierda de la vampira sonriendo aun.

-nuevamente gracias, ah y antes que lo preguntes si, les conozco, tuve un… encuentro con ellos, en especial con ash, ya que bueno entro a una de mis casas a robar, tuve que tomar medidas, sabes que… me vuelvo loco con las pertenencias, lo reprendí severamente pero espero podamos llevarnos bien, después de todo cualquier amigo tuyo es preciado amigo para mí también-

El joven miracle suelta la mano, mientras avanza hacia atrás apartándose.


-debo ir a ver a los otros invitados, espero disfruten el resto de la función, rhett y ash, no quiero que se pierdan…absolutamente de nada-

Al decir tales palabras dobla una esquina dirigiéndose hacia el comedor donde los invitados disfrutan de algunos estrenes y unas copas rebosantes de vino, el vampiro se pasea hablando de cosas banales para él, su deseo está casi por cumplirse, pero a la vez se mantiene al tanto de los intrusos.


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Jue Sep 03, 2020 7:54 pm

La aparentemente joven vampiresa abraza a su amigo cuando se reune con él mirando de reojo a su pareja, mientra sonrie, más las palabras de Ash se le antojan confusa, sobre todo por como aborda el joven mortal a la vampiresa que no puede ocultar cierto aturdimiento por las palabras de Ash, que tras presentar a su acompañante pidió con urgencia salir de allí una forma rapida para escapar de ahí, por supuesto Arikel sabía escabullirse de ahí deprisa si así lo deseaba, pero no entendia por que estaban tan nerviosos, ella abrió los ojos cuando el joven se mostraba no obstante protector con ella, lo que hizo que se quedara extrañada de por que ese comportamiento de urgencia para salir de allí, claro que Arikel como vampiresa que era, y posiblemente de las más antiguas que allí estaban no se sentía ni mucho menos amenazada. Abrió ligeramente los labios. -Ash...más despacio..¿que pasa?.- Le preguntó antes de girar su clara mirada al acompañante de Ash, que dijo llamarse Rhett. La vampiresa hizo un gesto de saludo, al cambiante, olfateandole con cierta curiosidad y sin querer ni poder evitarlo estaba echando un vistazo al pulso de ambos muchachos.
Escuchó como el otro joven, al contrario que Ash, mucho más vivaz, mas desenfadado y despreocupado este tenía un lenguaje exquisito y una educación bastante despampanante, lo cual le hizo pensar que la pareja de Ash no era de familia humilde como este.

Más en el rostro de Arikel no pudo evitar dibujarse una mueca que indicaba cierta incomodidad, sobretodo cuando el cambiante llamado Rhett empezó a recriminar el lugar que había elegido para atraerles, y estuvo muy tentada de bufarle de manera intimidatoria pero no lo hizo, solo era un acto reflejo al sentirse "reñida" y es que hacia mucho que nadie se permitía el lujo de reñir a la vampira, sin embargo el rostro de Arikel no reflejó nada más que extrañeza. -El Aristocrata que presentaba...- Repitió la joven ligeramente. -No entiendo...- Estubo a punto de añadir que no habia que preocuparse, en lo que Arikel concernía Adriel era un encantador vampiro al que ella le había liberado de esa mascara que llevaba y había echo que diera rienda suelta a su oscuridad, por lo cual lo consideraba un más que agradable compañero y no sabía por qué tenia la sensación de que Adriel se cuidaba mucho más que ella de ser un encantador hombre.
-Podeis salir sin problemas, no hay por que temer, saben que son mis invitados, no pasaría nada.- Respondió ella en el mismo tono bajo mientras miraba alrededor, si bien es verdad que algún vampiro les observaba, bastó que Arikel se cruzara de brazos para que continuara su camino, por una parte le entristeció que tuvieran prisa por abandonar, pero si sentían incomodos lo mejor era sacarlos de ahí.

Sin embargo Arikel se sobresaltó cuando Adriel abordó. Casi retumbó en sus oidos el corazón de los dos jovenes que estaban con ella cuando el vampiro se puso en escena. -Si, les he invitado yo, son mis invitados y mis amigos, queria que me vieran y me dieran su opinión.- Recalcó la vampiresa mientras con gracia el vampiro mantuvo de extraña forma mirando como este la pasaba un sedoso pañuelo cuando la vampiresa baja la mirada observando los resquicios de sangre, abriendolo discretamente mirando el mensaje extrañada y guardandolo, sin percatarse de la mirada que le dedica Adriel a Ash, para volver a mirar de nuevo a Adriel que la trataba como una mortal. Sin embargo Arikel sonrió sin mostrar los colmillos ante el comentario del vampiro. -Bueno Ash es un poco travieso, nada que no se pueda perdonar, cuando lo conocí lo pasé muy bien en su compañia.- Respondió Arikel de manera afable, mientras mostraba con un ligero gesto a Adriel que habia leido el mensaje.
Se pregunta por que le diria eso, miró a Ash y a Rhett la verdad que no la parecían ninguna amenaza. -Luego nos vemos pues lord Adriel.- Dijo educadamente la vampiresa observando como el vampiro se alejaba y miraba a ambos mortales de nuevo.
-Esta bien....espero que luego me pongais bien al dia, pero si quereís marcharos....seguirme, os llevare por otro lado para que salgais por detras, el camino es mas corto...seguirme...- Habia algo que mantenía a la vampiresa en guardia y no entendía que ocurría, pero sería mejor no salir por donde estaban todos los vampiros, asi que los guió hacia donde estaban los camerinos que había menos personal mientras tiraba del brazo de Ash.- ¿Me podeis ir contando que ocurre?.- Preguntó la albina finalmente mientras los guiaba por los pasillos del teatro.


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Jue Sep 03, 2020 10:54 pm

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Y es que el muchacho había decidido confiar en la albina y por ello se había aferrado a ella en un intenso deseo por protegerla mientras le pedía ayuda de igual manera. Ash tenía muchas cosas en la cabeza, su estrés denotaba lo obvio y era el instinto de supervivencia que a veces parecía inexistente a él por las decisiones que usualmente tomaba. Estuvo a punto de responder a Ari cuando Rhett se acercó y completó la línea de pensamiento que el joven inglés llevaba enredada en su pensamiento, cada día agradecía más el tener al rubio consigo pues, sin él, no sabía que sería de su salud en general. En cuanto aquel explicó resumidamente el asunto con Adriel, Ash apretó la mandíbula con severidad en su expresión, enojado, aterrorizado, decidido a marcharse por más pesar que le diera no poder terminar de ver a su amiga interpretar su arte, por supuesto encontraría la forma de admirarla en otro momento, incluso si fuera cualquier vampiro, incluso cientos, le sería más fácil quedarse allí, pero Adriel era un ser al que simplemente no podían tener cerca. Suspiró en cuanto la voz masculina junto a sí menguó y negó con la cabeza cuando ella explicó el escenario a favor que creería que ellos tenían por ser invitados suyos debido a la obvia seguridad duplicada manipulada por el barón -Lamento si parece demasiado, pero él…- Mientras planeaba disculparse por la intensidad y la actitud que ambos mostraban, se le erizó por completo la piel y halo gélido le golpeó por la espalda provocándole un escalofrío al cual correspondió dando un par de pasos hacia atrás pues el vampiro en cuestión se había acercado como un fantasma sepulcral.

El corazón del muchacho se había acelerado y quedó paralizado, desde que sucedió aquello, tras perder el conocimiento en medio de la pelea entre Adriel y Rhett, no había vuelto a encarar a aquel monstruo y sin embargo le invadió en cada pesadilla hasta el momento actual, tanto, tanto fue lo que le costó solo volver a caminar, recuperar la cordura, dejar de temblar por cada esquina bañada en sombras… No escuchaba lo que el bastardo decía y el tiempo ralentizado le impedía respirar, al menos hasta que los ojos infernales se cruzaron con los propios. Sintió el alma abandonarle el cuerpo y se aferró a Rhett tan rápido como él mismo se había adelantado propiciándole al pelinegro un mástil del cual aferrarse, sin el cambiante ahí habría caído al vacío, deseó romper el contacto visual pero fue incapaz, la ferocidad con la que la mirada le penetraba el espíritu sin dejarle darse cuenta que la mano libre suya se había desplazado a su cuello, allí donde habría sido mordido la primera vez, las venas le ardieron, la cabeza se le hizo un revuelto de realidades y palabras, ¿Qué estaba sucediendo ahora? Se logró preguntar en un instante, el vampiro cargaba una furia distinta, parecía exudar profundo rencor hacia Ash, ahora, por un motivo ajeno al pasado compartido. ¿Acaso algo había cambiado? ¿Qué era? ¿Qué iba a suceder ahora? ¿Cómo iba a evitar que todo volviera a repetirse?

Los pasos grandes hicieron eco en el inmenso espacio como si hubieran estado de pie en el centro de un infinito salón vacío, lentamente las voces del resto del público inundaron la cúpula y el muchacho se encontraba hecho un ovillo apoyando la frente en el hombro del rubio como si estuviera enfermo cuando el aire había dejado de entrarle en los pulmones. Respiró pues, como jadeo sorpresivo, al escuchar lo que pareció la voz de su amante quien lograba, como siempre, traerle de vuelta del mundo de las ideas al ahora. Fue movido cuan marioneta y el espacio recorrido asimilaba otro plano, con los segundos y los pasos y las voces conocidas, creía poder recuperar la compostura por lo que tragó en seco sacudiendo la cabeza y limpiando una gota de sudor que se le había escurrido hasta el mentón -Lo que ocurre- Musitó de manera imperceptible virando la mirada extenuada a su adoración, al burgués a quién no soltaba por nada del mundo pues su mano le aferraba la manga del saco como si la vida se le fuera en eso -Ese sujeto es un vampiro, durante una noche fui múltiples veces… tomado por él y otras personas bajo su poder, tratando de salvar la vida de una mujer y su integridad me orilló a lanzar a Rhett a sus fauces, después de romperme el cuerpo y el alma pude escapar dudando de mi identidad y mis sentimientos- Nunca lo dijo en voz alta, lo que sucedió allí, ni siquiera al rubio -Bebió mi sangre, dejó una grieta en mi cordura y luego estuvo a punto de matar a Rhett. No sé lo que pasó al final, estuve dos días inconsciente- Su tono era quebradizo como su usual ímpetu ausente. No sabía qué más mencionar hasta que una figura se apareció de repente frente a ellos haciendo que Ash tuviera un susto de muerte por el sentido de alerta hipersensibilizado.

-¿Qué estáis haciendo aquí?- Un sujeto de facciones finas y temperamento fuerte con varios papeles en mano no parecía feliz de verles al salir de uno de los camerinos -El segundo acto está por comenzar, vosotros regresad a vuestros asientes, Arikel, ya sabes que esta zona está prohibida. Más os vale salir de aquí si no queréis que la seguridad del Barón Miracle os vengan a dejar un recado de mal gusto- Hizo un gesto con la mano para indicarles que retrocedieran.




code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Vie Sep 04, 2020 3:00 am

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
Se retractó pausadamente una vez hubo transmitido su mensaje, ansioso por permanecer tan apartado del vampiro como el espacio lo permitiese. Las criaturas en cuestión desprendían un aroma nauseabundo, amalgamado con una esencia etérea que aún se veía incapaz de definir; en ocasiones le remitía al perfume de las amapolas, en otras al reticente extracto asociado con la frígida y húmeda roca que constituía las edificaciones de más vasta antigüedad. Si el sujeto se hubiese alimentado recientemente, primaba el hedor de la sangre, mas, en todos los casos, su presencia atestiguaba inalterablemente sobre la muerte.
Juzgaba el temperamento de la muchacha en exceso risueño, sus comentarios daban a entender que confiaba plenamente en su autoridad dentro de la institución, mas no comprendía que, de haber bastado con mencionar su nombre para evadir a los centinelas, ambos ingleses no se verían inmersos en aquella apremiante situación.
Ash se dispuso a ahondar verbalmente en la cuestión, Rhett hubiese preferido ahorrar saliva y concretar de una buena vez el escape, pero no hubo lugar para réplicas o demandas, puesto que la personificación de sus pesadillas apareció repentinamente desde una entrada aledaña, sumida en la penumbra.

La primera reacción manifestada por el cambiante fue la de adelantarse un paso e interponerse entre el cuerpo de su amante y el de ambos vampiros, fungiendo como escudo para su complexión más menuda. El muchacho se aferró apresuradamente a su espalda, con tacto tembloroso y palpable temor. El burgués optó por no delegar demasiadas energías a disimular el disgusto que le embargaba; sus facciones se ordenaron con seriedad agarrotada y sus pupilas se contrajeron, atribuyéndole crueldad a su mirada, grácilmente encabezada por un ceño simétricamente fruncido.
Extendió su brazo diestro y lo elevó ligeramente, como si la posibilidad de que Ash se fugara por el lateral de su cuerpo le resultara inadmisible. Cuán abrasadora se volvió su ira a la hora de identificar la furia reprimida en los ojos del inmortal, evidentemente dirigida hacia el ladrón a sus espaldas, a quien iría a defender a costa de todo.
¿Cuántas noches había padecido, el joven, las más atroces pesadillas?, ¿cuánto tiempo debió acompañarle para que las sombras no le quitaran el aliento? ¿Qué había de las extensas semanas que demoró en volver a erguirse, a caminar y desempeñarse con la soltura que le caracterizaba? ¡Ese bastardo le había ultrajado, le había sometido a las más viles torturas y había regresado para arrebatarle, además, todo cuanto le importaba! En caso de no haber sido él un cambiaformas con la ventaja de convertirse en fiera, ¿cuáles habrían sido las consecuencias para Ash?  

Rhett contempló brevemente el cuello del barón, región que rememoraba rasgada y sangrante, al borde de la mutilación definitiva, casi que su estómago rugió en virtud del hambre, ¿o habría sido el leopardo reclamando una segunda oportunidad para concretar aquello que había dejado a medias?
Los labios de Adriel pronunciaron los nombres de ambos ingleses, induciéndole al burgués un amargo sabor en la boca. Por fortuna, aquel se volteó para finalmente partir.
Con cautela, el cambiante volvió a depositar su atención en la mujer de cabellera platinada, de quien ahora se cuidaría con ahínco: todo aliado de un enemigo sería prospecto de contrincante. Su único punto a favor recaía en el hecho de que hubiera optado por defender a Ash durante su discurso, ratificando, incluso confrontando a su interlocutor, la condición de amigo que le atribuía.

Gracias. ―Expresó, el rubio, con cortesía. Que la joven en apariencia se ofreciera a guiarles hacia la salida le inspiró un breve soplo de esperanza, tal vez sí lograran largarse de allí evitando enfrentarse contra mayores adversidades y olvidaran la mala experiencia hacia el amanecer; Rhett anhelaba desentenderse del mal presentimiento que le invadía desde el momento en que ocuparan el carruaje y, sin embargo, con cada segundo transcurrido aquella sensación parecía incrementar la relevancia en su interior.
El agarre de Ash sobre la manga de su saco le anclaba al suelo y a la realidad, trayendo a colación constante su objetivo principal mientras se trasladaban aprisa en dirección de los camerinos. Cuando el muchacho se dispuso a hablar, el cambiante le dedicó una mirada reconfortante que pronto fue correspondida; hacia el final del relato, le atrajo hacia sí, para rodearle protectoramente el cuello con su brazo, dejándole reposar la cabeza contra su pecho.
Adriel ―pronunció, con evidente desdén―, maltrató a Ash injustificadamente, sin contemplar la amplísima distancia entre sus ventajas y las desventajas de él. Ni siquiera se detuvo cuando Ash se encontraba al borde de la muerte y se atrevió, faltando a todo protocolo, a inmiscuirse en mi residencia, generar un auténtico caos y asesinar a un inocente frente a los ojos de varias personas en mitad de la vía pública. No sé qué clase de códigos rijan sus comportamientos, ni siquiera si existe tal cosa, pero quisiera creer que aún les resta algo de noción respecto de los límites de la prudencia. Lo menos que ha sido Adriel, es imprudente ―añadió a la narración de su amante, aludiendo a la naturaleza compartida entre su interlocutora y el hombre referido, con ánimos de darle conclusión definitiva a la reminiscencia.

El avance se vio interrumpido por la repentina aparición de un robusto individuo, un vampiro, a falta de sorpresa, quien les dedicó una mirada reprobatoria. El pedido del sujeto volvió a arrebatarle el aliento al burgués, que pronto vislumbró las siluetas de varios miembros de la institución aproximándose desde el extremo hacia el que ellos se dirigían, obstruyéndoles el paso y cerniendo sobre el corredor una evidente amenaza.
Rhett asió a Ash por la cintura y, con concebida decepción impresa en las facciones, dio un último vistazo a Arikel, previo a darse la media vuelta y emprender el camino de regreso.
Avanzó en silencio, con el cuerpo entero tenso en exceso, sabía que los vasallos del barón ignorarían cualquier orden que no procediera de su señor; no le hubiese importado combatir contra todos ellos si así podía abrirse paso hasta el exterior, pero Ash estaba de por medio y corría terrible peligro de salir lastimado, algo que el burgués buscaba evitar a toda costa. Si había un centinela en una esquina, seguro existirían otros diez a espera de acudir como refuerzo, el teatro estaba infestado de vampiros y las miradas puestas sobre ellos excedían la decena.
Recorrieron, finalmente, el pasillo lateral a las hileras de butacas, la oscuridad les favoreció a la hora de disimular la conexión entre sus manos, mientras avanzaban con cuidado de no pisar los zapatos de los espectadores a su paso.
Tomaron asiento, Rhett mantuvo la extremidad del muchacho aferrada en todo momento, aunque por su mente transitaran un sinfín de propuestas especuladoras sobre el método más factible para salir de allí.
No temas, amor mío. Estaré a tu lado en todo momento. Saldremos de aquí, lo haremos ilesos, confía en mí ―susurró contra su oído, inclinándose hacia él, mientras acariciaba su mejilla con la palma de su mano libre. Por primera vez en mucho tiempo, no estaba seguro de poder cumplir su promesa.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 10/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Vie Sep 04, 2020 4:50 pm

El ambiente cada vez se torna más y más denso, aun cuando los recién convertidos no lo perciban para el joven miracle es palpable, no solo eso… la suave esencia de la muerte recorre todo el lugar, no solo por el hecho que el teatro sea una guarida única de vampiros eso lo sabe bien el barón sino el hecho que haya intrusos, adriel subestimo mucho a esta organización, no son tan precavidos como los inquisidores, los nombrados sagrado corazón son capaces de entrar en las fauces de la bestia y tener la confianza de salir airosos del encuentro, tras unos minutos más, cada invitado sale del comedor volviendo a sus asientos, mientras que el joven miracle se dispone a presentar lo que sigue en la función.

Tras acomodarse sus ropas el vampiro observa como los sirvientes entregan las paletas propias para cada uno, incluso les entregan a rhett y ash, el barón sonríe mirando a todos los presentes pero dedica unos segundos más a los dos enamorados, ambos que muestran un túmulo de emociones al escuchar su corazón tan agitado, más el de ash ya que el de rhett pareciera desear fervientemente destazar a cada vampiro del teatro, algo que sería interesante de ver a los ojos de adriel pero mientras no haga movimiento no hay por qué ponerse a la defensiva, después de unos momentos el vampiro extiende sus brazos y habla con firmeza.


-damas y caballeros, antes de iniciar con la segunda parte de este maravilloso concierto me es grato decirles que tenemos algunos premios por ofrecerles, claro está que el que se los llevara será quien dé el mejor precio-

Un sirviente llega y entrega unas tarjetas al vampiro al dárselas se retira rápidamente, el joven miracle sonríe mientras le la primera.

-hombre, recientemente perdió a su esposa e hijos por un cambiante, mantiene un estado constante de ira, solo la mera mención de seres con rasgos animales, la sangre logra hervir de una ira impresionante, el precio inicia con cincuenta mil-

Así transcurre poco más de una hora, personas levantan las paletas de madera, tratando de ganar la presa que ofrecen, en una de las ofertas dan un par, en otras tres personas y así pero el vampira mantiene un semblante sereno hasta que finalmente llegan a la última de esa noche.

-bueno, la última presa por hoy es una bella mujer, debo decir que realza en muchos aspectos, no solo externamente, padeció una horrible experiencia, pero logro salir de eso, aunque su esposo le dejo, llevándose a los hijos de ella, ella está un estado latente de apatía y tristeza, la encontraron en sollozando en una vivienda a unas calles de aquí, con ustedes la última pieza de la noche-

Un guardia escolta a la joven, cabello largo, con unas ropas propias de sirvienta, su rostro impecable, pero su mirada destaca la tristeza, la mujer gira su cabeza mirando a los presentes, pero al reconocer a ash sus ojos se abren totalmente, comenzando a llorar.

-como comprenderán, ella posee encantos destacables, la oferta inicial será de cien mil-

Las paletas se alzan una tras otras, llegando rápidamente al millón y medio, mientras los invitados buscan obtenerla el joven miracle observa a los enamorados, pero en especial en ash, sabe que reconocerá a la humana después de todo es la misma que el salvo, que propuso la propia integridad antes que ella saliera lastimada, al menos al final, ya que al enfrentarlo en una decisión ella padeció un castigo atroz, el vampiro sonríe, esperando que hará ahora el humano, después de todo el cumplió su promesa, no la mato, jamás dijo que alguien la atrapara y se vendiera como una esclava para algún vampiro, mientras las ofertas continúan, el joven miracle se mueve por unos momentos detrás de las cortinas, mirando alrededor y arriba, ya que los sonidos de latidos se vuelven cada vez más numerosos.


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Dom Sep 06, 2020 4:35 pm

La situación realmente cada vez era más intensa, cosa que arrastró a Arikel a acariciar de manera amistosa la mano de Ash, de un modo amistoso y de protección mientras tiraba para salir de ahí, si bien cuando Adriel apareció en escena olió la reacicón de ambos, el retumbrar en sus oidos del corazón de ambos, la reacción de rechazo a Adriel, habia muchas cosas que se le escapaban al vampiresa, demasiada, ahora no era momento de ahondar en eso, pero despues de dejar a Adriel atrás y guiar a los dos jovenes ingleses entre bastidores para huir de ahí, la situación era dificil, sin embargo cuando tiraba de Ash y Rhett para sacarlos de allí escuchó el resumen de su pesadilla persona con Adriel, lo cual hizo que la vampiresa sería se detuviera un momento y se girara a mirar a Ash, le miraba de manera inexpresiva, y solo unos segundos, los sentimientos en la vampiresa se encontraron, lo cual le hizo ver a Ash como algo delicado, algo que hubiera que envolver y proteger, no hizo mueca alguna, sus pensamientos iban a toda velocidad, esa naturaleza oscura en el vampiro, a Arikel le encantaba, pero no cuando iba con alguien que apreciaba, lo cual empezó a meditar si era culpa de ella que al despertar su lado oscuro, el vampiro hubiera torturado a Ash.

Los pensamientos de Arikel se agolpaban mientras fijaba su mirada en Rhett cuando este habló, notaba dolor y odio en su mirada cuando hablaba de los tratos de Adriel hacia Ash en su encuentro, y en como se había portado este como un heraldo de la muerte, que traía dolor y destrucción. Ella miró a Rhett apretando los labios ligeramente. -Entiendo....- Dijo en un susurro mientras tiraba de ellos, por los bastidores, mientras les procuraba la salida más proxima, entonces llegó a su mente lo que no había contemplado ni hasta ahora, ni el día que le conoció, cuando pasó de ser potencial presa a potencial amistad, y es qué diría o como reaccionaría Ash si se enterara que ella era un vampiro, dirigió su mirada a Rhett, el cambiante lo sabía y era su pareja, ¿se lo habrá dicho ya? por lo que parecía y como Ash iba detras de ella adivinaba que no, pero despues de todo esto, como lo tomaría, ella no había tenido intención nunca de revelarselo, no hacia falta, mantenerse oculto pero ahora contemplaba más que despues de todo Ash sufriera rechazo hacia ella, quizá se lo contara más adelante, cuando este mal trago pasara.
sin embargo lo que no esperó es que otro vampiro saliera al paso, cuando ya iban a salir por la puerta de atras, Arikel se interpuso a modo de muestra que no daría al otro vampiro acceso a ellos, sin embargo este de manera educada relativamente mandó a los dos mortales a sus asientos bajo una amenaza que sin duda Arikel sabía que afectaria a los dos jovenes, por la que mirada que dirigió esta al hombre fue de todo menos amigables, sus ojos se abrieron como platos volviendose rojos y los colmillos a la vista. El otro vampiro mantuvo la mirada a Arikel, que esta mostraba una notable tensión, pero luego con un tono de lo más infantil dió su propuesta. -Pero Joooo aun faltaba un rato hasta mi turno, pensaba volver.- Respondió como replica, mostrando un comportamiento infantil mientras zapateo con rabieta, pero finalmente se giró a mirar a los dos mortales, claro que cuando lo hizo sus ojos eran normales de nuevo. Tenía que controlar esos arrebatos de ira o la habría descubierto.

-Bueeeno, vale volvamos...- Gruñó con ese tono infantil indicando a Rhett y a Ash que no había nada que hace. -hva som manglet, nå truer de meg.- (Lo que faltaba, que me amenazen) Dijo en nordico dando un resoplida mientras los guiaba de vuelta de mala gana, esperando a que el vampiro quedara lejos. -No os preocupeis, según acabe la obra probaremos de nuevo, seguro que ese pomposo estará mas centrado en ver los aplausos que en hacer recuento....uhmm no sabía que había puesto su guardia personal por aquí, si generalmente por aquí solo estamos los actores, que rabía.- Replicaba Arikel aunque había palabras que sin duda eran palabrotas y groserias que soltaba en nordico de vez en cuando. -No os preocupeis, confiar en mí, despues correremos más que ese ¿vale?.- Dijo mirando a Ash, pero también a Rhett reclamandole una oportunidad de confianza. Sin duda el cambiante era fiero.
Más cuando volvió a sus puestos, estaba más tensa, cuando escuchó la voz de Adriel en el escenario, la joven detras observaba el escenario, tragando saliva cuando el conde hizo una subasta, no estaba eso en sus planes, y llegó a meditar que Adriel estaba provocando realmente, no recordaba que eso estuviera entre los menesteres, por lo cual afirmó más a su sospecha, emitió un gruñido y se cruzó de brazos con su semblante inexpresivo habitual en ella cuando no queria dar a conocer sus verdaras intenciones o emociones, sin embargo la distrajo, hizo una pequeña mueca mientras sus ojos empezaban a pasearse por el teatro, por los asientos, oia los latidos, antes no había tantos, ahí pasaba algo, su mirada paseaba por el disimulado movimiento, lo cual hizo que se descruzara los brazos asomandose ligeramente, mientras buscaba que era lo que le parecía tan inquietante.
-Adriel.....- Empezó a llamar al barón en voz baja claro, pero audible para el vampiro. -Adriel...aquí pasa algo...aquí, hay demasiado mortal...algo no va bien...¿no has cerrado la taquilla despues de que empezara la función? no se puede entrar...- Dijo en voz baja, Arikel no estaba muy a la vista para al publico oculta entre las sombras, pero ella veia el anfiteatro perfectamente, a pesar de la oscuridad. - Oigo sus latidos..- Advirtió mientras miró como se encontraban sus invitados, velando por la seguridad de ellos.


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Dom Sep 06, 2020 6:49 pm

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Las memorias del cercano pasado en relación al vampiro que les tenía encerrados en aquel edificio le amargaban el espíritu al muchacho, la susceptibilidad que le embargaba lo convertía en un pequeño ser colmado de terror, el terror de verse en una repetición de aquellos sucesos, de volver a ser castigado con tal brutalidad y de exponer a sus allegados a los infernales peligros que aquel monstruo era capaz de provocar. La necesidad de abandonar el recinto le quemaba y la imposibilidad de hacerlo le inducía nauseas, sabía que algo iba a andar mal al final, por más que se esforzara en creer en las promesas de Rhett y Arikel podía sentirlo, la profunda herida abriéndose en virtud de la seguridad que se volvería a abrir de una u otra manera, el estómago se le revolvía sin descanso, su expresión compungida era muestra de ello. -Pero Ari…- Quería pedirle que de igual manera ella se mantuviese cerca, que los acompañara en la huída tan pronto como les fuera posible. El hombre que les habría interceptado, deseaba rogarle que les entendiera o pasarle por encima si era necesario, le resultaba confuso que ni Rhett, siendo tan fuerte como era y genio interlocutor y Arikel como miembro del teatro, no hubieran hecho nada al respecto, él mismo sería incapaz, las ideas se le escapaban y sin la voluntad de los otros dos era imposible iniciar una escapada frontal a través de dichos guardias.

Dedicaba a las atenciones de Arikel una sonrisa ligera en un intento de confianza, en tanto regresaban no soltaba a Rhett bajo ningún motivo pero liberar a Arikel ya le ocasionaba de por sí más temor, le siguió con la mirada tanto como la oscuridad le permitió y una vez en el asiento tragó en seco, ambas palmas le sudaban, cosa que en sí era extremadamente extraña pero que no había notado hasta que se fijó en la misma que recién habría usado para frotarse la mandíbula y los labios, apretó con la otra el agarre a su amante y una vez este se le acercó cerró los ojos para embeberse en la voz de este como intentando medicarse con ella. Era tan utópico su compromiso que se preguntó a sí mismo ¿Porqué sonaba a un deseo más que un juramento? Ash sabía que Rhett tenía miedo de igual manera y eso al pelinegro le removía el alma, su mirada zafiro rebuscó en los ojos del cambiante algo que ni siquiera sabía qué era, una manera de regresar el tiempo tal vez -Lamento todo esto- Musitó con pesadez atribuyéndose por completo la culpa de semejante tormento.

Ahora, el tiempo que se dedicó a calmarse concluyó y el rugido parafraseador del vampiro obligó a que al muchacho se le helara la sangre de vuelta, retornó la vista a la tarima y una vez más la tensión acumulada le pesó sobre los hombros, más lo que aconteció le tomó por entera sorpresa, como siempre cuando de aquel parásito se trataba. Recibió la tabla y elevó una ceja fijándose en el número escrito en la misma -Rhett…- Murmuró apretando el agarre de su mano con los ojos bien abiertos. ¿Qué era aquello? Al escanear su alrededor pudo notar a más personas con gestos aprobativos ante la supuesta subasta que desconcertados, de hecho, le dio la impresión de ver rostros distintos en la multitud, sintió el corazón subirle hasta la garganta y se removió en su lugar buscando acercarse un poco más al cambiante antes de volver la mirada al escenario, de repente el ambiente se sentía distinto, los presentes ofrecían dinero realmente por esas personas cuyas descripciones carecían de censura, Adriel nombraba especies que incluso Ash sabía que debían mantenerse en secreto para la mayoría de humanos como norma prácticamente natural en el mundo sobrenatural, entonces ¿De qué se trataba todo aquello? ¿Acaso existía la posibilidad de que se tratara de una sección teatral? ¿Era realmente esto legítimo o una farsa bien elaborada? -Algo no está bien- Murmuró casi para sí mismo, frunció el ceño y entonces, el vampiro decidió hacer lo que Ash consideró como la movida estratégica más relevante de su partida. Allí estaba ella, el joven inglés sintió la sangre hervir y el corazón dar un vuelco dentro de su pecho, cruzó miradas con la mujer en un dialogo silencioso y eterno, la adrenalina le colmó al punto de desechar la razón y se puso de pie de inmediato soltándose de la mano de su amado -¡MALDITO DESGRACIADO! FUE UNA PUTA PROMESA, HIJO DE PERRA- Con la rabia controlándole los impulsos había subido un pie en el respaldar de la silla de enfrente para impulsarse hacia adelante con la intención de llegar al escenario y enfrentarse al barón como si tuviera realmente alguna oportunidad. Sin embargo, por supuesto, se le habría impedido y a costa de esto solo pudo lanzar más insultos en su natural inglés -¡Es una mujer inocente! ¡Suéltala ahora, Eunuco infeliz!- Su voz elevada fue acallada con un agarre firme, controlarse era prácticamente imposible, su más legítimo pecado era aquel, el de abrir la boca de más, el iceberg que le inundaría por siempre.


code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 30/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Lun Sep 07, 2020 12:32 am

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
Las palabras de la doncella violinista reverberaban en sus oídos como las estrofas de un himno esperanzador; quizá con su colaboración, ambos pudieran escapar del teatro efectivamente. Que la mujer se hubiese mostrado atenta a sus explicaciones e, incluso, afligida por su contenido, inclinaba la balanza de las especulaciones del burgués en ínfima medida hacia el flanco de la estima. Si Ash confiaba en ella y era correspondido, entonces, tal vez, el hecho de que fuese un vampiro podría delegarse hacia un plano de menor relevancia. Hasta que sus acciones no dictaminaran su verdadero valor, no obstante, Rhett mantendría la guardia alta.

La disculpa que le ofreció el ladrón resonó más como una despedida y, al cambiante, un frígido escalofrío le recorrió la espalda en consecuencia. Aferró con ahínco la mano del muchacho y buscó consolarle a través de la mirada, las palabras no ameritaban pronunciarse en tan críptico entorno, mas intuyó que Ash captaría su mensaje. Nada de aquello era su culpa, puesto que en ningún momento habría querido exponerles a ambos a semejante peligro; sería resultado de la desinformación o el exceso de confianza, no importaba, lo relevante en ese entonces era hallar una vía de escape que les devolviera a las calles antes de que aconteciese una catástrofe. Poco sabían ambos, pues, sobre lo que les aguardaba por delante.

Servidores uniformados entregaron, seguidamente, letreros numerados a todos los espectadores. Rhett recibió el suyo con su mano libre y lo volteó varias veces con ánimos de descifrar alguna cuestión que pudiera yacer implícita, puesto que un implemento de tales características se correspondía con entornos de subastas y no el contexto de un teatro.
Ash murmuró su nombre, mas no recibió respuesta de su parte, puesto que, de inmediato, Adriel ingresó en escena, interpretando su cínico papel de presentador.
La tensión que embargaba al cambiante podía palparse en el aire que expulsaba, tenía las manos frías y la mandíbula presionada, su expresión, imperturbable, denotaba inusualmente rastros de su reprobación. El remate que había dado comienzo le aportó un terrible sabor de boca, cada nuevo individuo que era ofertado al mejor postor, escoltado particularmente por una reseña agraviante, acababa siendo adquirido por alguno de los hombres y mujeres que se alojaban a su alrededor, en su mayoría, claro está, vampiros como aquel que fungía de anfitrión.

Cuando Ash enunció lo evidente, Rhett no hizo más que echarle un fugaz vistazo; aquel no podría intuirlo, mas, en las inmediaciones, corazones palpitantes en incremento parecían resguardarse al acecho. No tenía idea de quiénes eran ni qué estaban haciendo allí, pero, a juzgar por los patrones de comportamiento esbozados por los centinelas, los mortales agitados no eran bienvenidos en el lugar.
Como invocando el caos absoluto, algo sobre el escenario encendió la chispa de su amante, quien se puso repentinamente de pie, sin siquiera darle tiempo a preverlo, y gritó con todo ímpetu un listado de vulgares insultos dirigidos hacia Adriel.
El burgués largó el cartelillo que sostenía en su mano y se abalanzó sobre el ladrón, quien se mostraba dispuesto a cernirse como una tempestad sobre el escenario. Lo rodeó por la cintura con uno de sus brazos y lo atajó por el hombro que alcanzó con su extremidad libre; le trajo de regreso al suelo y le cubrió inmediatamente la boca, evitando, por fortuna y sin quererlo, que el proyectil de una ballesta le atravesara el pecho.

Rhett demoró un segundo en asimilar lo que estaba ocurriendo: el vampiro había presentado una nueva víctima a su público interesado, una mujer de escasa edad que Ash manifestaba conocer; un arrebato del inglés le impulsó a irrumpir en la consolidada tensión que colmaba el recinto, detonando una batalla campal que, tal vez, hubiese estado postergándose hasta hallar una excusa para ser finalmente declarada.
El burgués se apresuró a doblegar a su amante, forzándole, junto a él, a agacharse en el sitio que ocuparan: el estrecho corredor comprendido entre sus butacas y los respaldos de la hilera precedente. Gritos, gruñidos y el zumbido del aire al ser surcado por metales daban claro indicio de lo que estaba ocurriendo, los espectadores corrían despavoridos de un lado hacia el otro, abandonando sus asientos de camino a los laterales, encontrando, en muchos casos, la muerte durante el recorrido.
¿Eran cazadores o inquisidores?, ¿qué les traía al mismísimo corazón de un nido de vampiros?, ¿por qué habían estado esperando para concretar su misión?

Ash ―le llamó, con la mano aún puesta sobre su espalda, de modo en que no atinara a ponerse de pie―. Tenemos que salir de aquí. Ahora. Andando ―declaró rotundamente, incorporándose ligeramente, para avanzar a gachas, al resguardo de los respaldos, hacia el lateral que conducía hasta la entrada de los camerinos.
La intersección entre los corredores lateral y paralelo, donde acababan los asientos y se desplegaba un espacio vacío, les recibió repleto de cuerpos inertes e individuos batallando. Atravesarlo sería un riesgo atroz, pero no cabía alternativa.

Rhett instó por medio de la fuerza a que Ash caminara, manteniéndole aferrado por la nuca, como método para guiarle y mantenerle a su alcance, en caso de que alguien pudiese intentar separarles. Amplias zancadas permitieron que esquivara los cuerpos tendidos y el amplio pasillo fuese resumido apresuradamente.
Estaban a punto de ingresar hacia el descanso lateral del escenario, cuando el cambiante percibió el aproximamiento de un foráneo a sus espaldas. Sus instintos se encendieron como las llamas de una hoguera tras ser rociada con aceite y se desenvolvió como producto de la inercia. Extendió el brazo libre hacia su acompañante e introdujo la mano entre sus prendas, en la región de su baja espalda; de allí extrajo una navaja familiar que sabía, encontraría, y, tras asirla por el mango, se volteó a fin de realizar un movimiento elíptico con su extremidad, con el filo expuesto hacia su víctima.
El corte halló sitio certero en la garganta del vampiro, quien se hubiese aproximado con los colmillos descubiertos y las zarpas preparadas. La incisión fue lo suficientemente profunda como para que la bestia desistiera y cayera de rodillas, desesperada por contener el caudal acérrimo de sangre que brotaba desde la herida.

Rhett, salpicado con la linfa monstruosa que manara de su víctima, percibió el tiempo detenerse por escasos segundos, lapso que empleó para contemplar su entorno.
Su atacante yacía tendido a sus pies, embebido en su propia sangre, cuyo fluir había conformado un charco en el suelo. No a distancia excesiva, se encontraba el cuerpo fallecido de algún desdichado mortal, uno de aquellos sujetos para quienes vivir nunca era suficiente y, en virtud de apagar el aburrimiento, acababan inmiscuyéndose en tramoyas tan despreciables como lo era la función de aquella noche. A su lado, la dama que le acompañara.
Sobre butacas y balcones, se veían hombres y mujeres de especies diversas ―delatados por el fluctuar de sus ávidas auras―, combatiendo con un desdén digno de pinturas renacentistas, donde seres celestiales e infernales reclamaran el dominio de la Tierra y sus criaturas. En este caso, sin embargo, no se sabía distinguir al bando santificado.
Surcaban los aires proyectiles y decorado, cuerpos y sus miembros, acompañados por un coro de gritos y estruendos, bramidos y vociferaciones. Rhett jamás habría presenciado un campo de guerra, pero estaba convencido de que así debería apreciarse.

Volteó imprevistamente, retornando a la realidad, para mirar momentáneamente el cuchillo empapado en su mano y a su amante, a continuación. En la distancia vislumbró un rostro conocido y, aprovechando el impulso, volvió a aferrar al muchacho, esta vez por su brazo, para conducirle aprisa hasta la entrada de los camerinos, revestida, como todo lo demás, con robustas cortinas aterciopeladas de color carmín.
¿Era esto parte del acto o están tan sorprendidos como nosotros? ―Inquirió a la mujer de cabellos platinados, en tanto liberaba a Ash.
Sácanos de aquí antes de que nos den alcance ―exigió, incluyéndola implícitamente en el plan, ansioso por desentenderse de la catástrofe a sus espaldas.
Calló el cosquillear que le embargaba el cuerpo, la asfixiante presión que le atacaba el pecho, residuos invariables de su primera inclinación hacia el arrebato consciente de una vida. El rostro sonriente de su padre le cruzó la mente por un momento y un desagradable escalofrío le removió los nervios. La imagen del barón tendido en su residencia, con el cuello hecho jirones y la respiración obstruida parecía proceder de una memoria ajena, ¿se había tomado tiempo para reflexionar al respecto?
Podría vivir con esa carga, la del verdugo, para eso estaba hecho, lo intuyó tan pronto la resistencia de la carne al ser tajada transitó desde la hoja del cuchillo hasta el mango y a través de éste hasta su palma. Los predadores nacían con el fin de asesinar, mas, el impacto esencial de la primera acometida en su forma humana no dejaba de resultar desconcertante.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 10/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.