Victorian Vampires
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Sáb 29 Ago 2020, 09:09

Recuerdo del primer mensaje :

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Cuando el día terminó en el bosque, Ash habría recobrado un aire renovado, casi había olvidado por completo a Allard, no toparselo de regreso a la casona fue un alivio, pero más le dio vida al pelinegro lo que en sí sucedió cuando le hubiesen perdido en primer lugar. El plan del muchacho terminó saliendo mejor de lo esperado, apartar al burgués de su amigo les encaminó a una nueva aventura que viviría eternamente en la memoria del joven, habría conservado la camelia tanto como la vida de esta se lo permitió y ni bien comenzó a marchitarse fue resguardada en un cuaderno que el chico habría conseguido sin que el cambiante se diera cuenta, uno que comenzó a utilizar para practicar lo que habría aprendido en dicha tarde refrescante. Cuando el rubio estaba medianamente ocupado, Ash sacaba su cuaderno de debajo del colchón y comenzaba a escribir con carboncillo afilado el nombre de su amado, con los días habría mejorado y ahora que Mannon había regresado le pedía que le ayudara debido a que, a parte de escribir, se tomaba algunas horas fuera de la casa para realizar un pequeño proyecto que llevaba queriendo hacer desde la visita a la Camelia de Rhett. La coartada era simple, consistía en que Ash salía a comprar cosas que Mannon necesitaba, otras hacía como que visitaba a Aina y de la misma forma repetidas veces. Tal vez una semana había acontecido, tal vez menos, tal vez más, el caso es que el joven inglés no hacía más que cantar, sonreír, ayudar a cocinar y consentir al señor de aquellos terrenos.

El día al fin llegó, el desayuno aconteció como siempre al igual que el almuerzo y antes de la media tarde el pelinegro se encontraba regando el jardín del cual se habría apropiado con sumo cariño, sus plantas medicinales, pues él habría conseguido la mayoría con afán de sorprender al mayor, crecían y despedían aromas maravillosos, deshierbarlas y recogerlas en el mejor momento era su labor, lo que hacía justo en el momento cuando Mannon llamó a ambos ingleses para la hora del té. El chico dejó las herramientas a un costado de la puerta y se lavó las manos, su vida había dado un giro completo desde que conoció a Rhett, fumaba poco, no había robado en largo tiempo e incluso había pasado varios días desde que vio a otros amigos y conocidos, solo con Aina era recurrente y hoy la razón de su entusiasmo encerraba el hecho de su apartada supervivencia, ir al teatro del sur le resultaba encantador, la ultima vez que estuvo en uno con Rhett las cosas habían tomado un camino desastroso y sin embargo, fue gracias a aquel caos que todo empezó realmente, lo que les había llevado a todo esto. -¿No estas emocionado?- Preguntó una vez ocupó asiento en la mesilla de jardín, llevaba puesto un pantalón digno del diseño que Aina habría empezado a implementar en su honor, gris insaturado, de tiro largo y con una tela fina a la vez que flexible, lo cual no aparentaba. La camisa, como siempre blanca, por botones piedras de ónix, abierta un poco en el torso y con las mangas lineales, recogidas un poco por un par de elásticos en cada brazo. Los tirantes eran negros y el chaleco del mismo color por delante, igual que al pantalón en la parte trasera y con menos detalles que un chaleco convencional debido a que el conjunto no tenía un saco si no un abrigo largo que usaría luego. Se habría cortado el cabello a los costados esa mañana por lo que tenía una apariencia bastante limpia, incluso sus zapatos azabache estaban bien lustrados, aunque descansaban en la base de las escaleras para no ser manchados de tierra.

Los minutos corrieron rápido -Por cierto. Hay un libro en tu biblioteca, te lo quería comentar. Tiene dibujos sobre personas morenas y animales africanos, ¿me enseñarías a leerlo?- Preguntó a mitad de la merienda, ya había prometido pedir a Rhett tanto como se le ocurriera puesto que se sabía correspondido a la hora de pasar tiempo juntos aprendiendo y enseñando el uno al otro. Era bastante distraído, aún así y ni bien primero quería aprender a escribir ahora estaba interesado en leer, estas eran cosas que nunca antes se interesó por introducir en su vida pero ahí estaba, deseando saberlo todo mientras fuera el burgués su maestro.
Cuando la hora hubo llegado y el sol se escondía, Ash ya estaría en la puerta esperando. Se colocó el abrigo asegurándose de tener uno de sus cuchillos en la espalda baja, cubierta por el largor de la prenda superior, la cajetilla en su bolsillo y el volante del Teatro donde verían a Arikel, el carruaje esperaba fuera y ni bien se acercara su amado le dejaría un beso en los labios antes de abrir la puerta y salir al mundo donde deberían ocultar la adoración que sentían el uno por el otro y bueno, aún era difícil para Ash y aún con esto le parecía bien en tanto pudiera estar con él.



code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Lun 07 Sep 2020, 22:30

La sola reacción del joven ash incito a adriel a una sonrisa placentera, no solo como el corazón de este se volvió a un ritmo totalmente diferente, los ojos reflejaban una ira creciente, pero tras esos breves instantes la dicha duro poco al escuchar un insulto que logro sacarlo de su total calma y control… al haberlo llamado como uno de los que antiguamente nombraban guardián de un harem un eunuco, apretando sus palmas y mostrando sus ojos rojos esta por hablar pero arikel le advierte, algo que claramente el tomo medidas nadie podía entrar una vez cerrada la taquilla, los guardias estaban provistos tanto fuera como dentro, pero todo ello pareciera haber sido inútil.

Reaccionando a las palabras de la vampiresa mira por todos lados, en efecto eran demasiados más de los que siquiera había contado antes, apretando los dientes abre su boca pero no emite ruido alguno al ver como una flecha pasa cerca del humano ash, por fortuna su enamorado le ayuda a evadir peor en un instante decenas de humanos con ropajes idénticos pero de corpulencia diferente y armamento atacan a los presentes, sin importar si es un humano o vampiro casi de inmediato los propios seres de la noche contraatacan pero el efecto sorpresa les provee de una desventaja así como de lo organizado de los propios intrusos.

Los guardias dentro del teatro no aparecen lo que hace pensar al barón que ya han sido diezmados pero no por eso piensa creer que todo está perdido, mirando las reacciones ubica rápidamente a los enamorados, como se acerca a arikel, pero estos ni siquiera notan a los dos humanos que caen desde arriba preparados con sogas bañadas en un brillo plateado… confía que la vampiresa los mira pero prefiere actuar primero moviéndose a una impresionante velocidad y tomando oportunidad de no ser notado por esos dos humanos el joven miracle toma a uno con sus boca hundiendo sus colmillos en el cuello del humano mientras el segundo le atraviesa la nuca con su garra derecha, saca su mano y trozos del cerebro del atacante son esparcidos, cae inerte mientras el vampiro cae de pie sosteniendo aun al humano, mirando a ambos enamorados un odio creciente hierve en todo el ser de adriel pero lo controla, por alguna razón, por un instinto propio de su naturaleza o tal vez por una mera sensación clara entre la mirada de arikel comprende que de tocar al humano podría desencadenar una pelea entre ambos, aunque desea saber los motivos el momento no es ni siquiera cercano a oportuno.

Escupe al humano que tiene en su boca cayendo a escasos centímetros del primero, entre los gritos, gruñidos y choques de armas con la carne son fácilmente audibles, mira a arikel que se muestra en parte consternada pero también preocupada por el humano, desvía levemente y enfoca su atención en el cambiante el hecho que no haya usado su habilidad o forma animal para abrirse paso es sorpréndete, pero no piensa ahondar en ello ahora, en esa lucha que él tiene por no ser un salvaje o quizás alguien igual a cierto humano, tras unos segundos poco más de diez humanos se suben al escenario donde están los enamorados, arikel y el propio adriel pero tras mantenerse preparados para atacar uno de ellos lanza una afirmación.


-¡es el, pero también está el hijo del maestro!-

Adriel algo desconcertado deduce que hablan tanto de ash como de rhett ya que sería imposible que fuese él o que siquiera conocieran sus orígenes, el escenario es tan caótico que apenas lograría alguien enfocar en un punto específico, entre los combates que se presentan, las muertes y caídas de cuerpos de distintos puntos, algunos más dantescos que otros, pero el vampiro que vivió entre múltiples batallas, innumerables golpes de estado, traiciones, a logrado entrenar sus sentidos, más aun siendo un ser que se alimenta de la vida de otros, una criatura de la noche lo mira, una flecha o mejor dicho virote cruza desde el palco más alto el objetivo el propio rhett, el vampiro reacciona con una agilidad impresionante, colocándose justo a un paso de distancia de la espalda del cambiante atrapando el proyectil pero al hacerlo un tenue humo brota de la garra izquierda con la que atrapo el virote el barón lo suelta, una herida pronuncia recorre la palma del vampiro mientras la mantiene extendida, mirando al atacante este salta desde el balcón cayendo justo en el escenario apoyando la rodilla derecha en el suelo el atacante se alza su capucha mostrando el rostro de un joven con rasgos que el joven miracle ha visto antes, la mirada destila un profundo odio peor claramente enfocado en quien mira fijamente, el vampiro lo nota.

-si nuestro padre te viera rhett estaría decepcionado-

Como si fuese un momentáneo descanso tales palabras parecieran hacer un gran eco en el lugar, pero dicha tranquilidad se esfuma ante lo que el joven declara.

-solo el caído importa el resto es basura-

Ante eso el joven salta de nuevo pero esta vez a los palcos del lado derecho e impulsándose nuevamente para alcanzar de nuevo el más alto junto a él se sitúan cuatro encapuchados, al verlos y estando tan cerca el aparente hermano de rhett comprende que también son como el enamorado de ash un cambiante, un humano se lanza contra el vampiro con dagas que brillan de color plateado, obviamente a los ojos de adriel estos humanos vinieron prevenidos, salta hacia atrás evadiendo los tajos, mientras otro se abalanza contra él le patea apero se cubre con un escudo pequeño del fuerte impacto que lo arroja hacia atrás al humano, mirando a arikel le habla con voz firme.

-no los podrás cubrir aquí, ve abajo arikel ¡rápido!-

El vampiro confía que los intrusos no hayan entrado tanto como para encontrar donde los que llegan al teatro descansen.


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Mar 08 Sep 2020, 13:42

Sabia que abandonar de nuevo a los dos jovenes en sus asientos era algo duro para ellos sobretodo por que estos se sentían mal por la presencia de Adriel, en verdad la joven se sentía algo triste por todo esto, ella queria haberselo pasado bien, haberse divertido, que vieran el numero que allí hacian como una escalofriante obra teatral excentrica y despues haber salido a dar una vuelta por ahí, pero todo se había torcido en esceso, sin embargo todo lo que estaba aconteciendo tenía unos tintes demasiado peligrosos, todo se volvía muy oscuro, normalmente a Arikel no le costaba salir por la puerta de atras un rato y esta vez le pillaron, y ellos lo estaban pasando el plan, no era el plan, nada de aquello estaba saliendo bien, y lo peor de todo que aun se iba a poner todo mucho más feo, mucho más peligroso, y la vampiresa estaba empezando a ser consciente de aquello.
Arikel antes de avisar a Adriel de los estraños movimientos que veía, abrió los ojos con sorpresa cuando vió a Ash gritando a Adriel totalmente fuera de sus casillas, haciendo señal así que su hipotesis anterior era cierta y él era quien provocaba a los dos mortales, aunque el motivo se le seguía escapando. Sin embargo esos movimientos que Arikel percibió y avisó a Adriel de eso le parecieron más importante que "reñir" a Adriel por esas acciones.

La cosa iba a ir a peor, miró hacia Rhett y Ash, les había indicado donde estaba la salida esperaba que se movieran pronto, ella intentó hacer gestos para indicarles que deberían estar antentos, sin embargo como una chispa que enciende una mecha, o como piezas de dominó colocadas una acción se empezó a desencadenar, una tras otra ante la mirada de sorpresa de Arikel. Y entonces esas armas con un brillo plateado que Arikel bien conocía daban lugar, olfateó el aire con interés, no, no venía con ellos ese olor a incienso que arrastraban los inquisidores, por lo que eso indicaba que pudieran ser cazadores, lo que primaba era que estaban vivos, lo cual hizo que Arikel se encontrara mucho mas confusa por lo que ocurria, los gritos y el caos empezaba a ahogar el ambiente.
Arikel cerró los ojos con fuerza y con sus fosas nasales aspiró ese aroma a sangre que tanto la enloquecía, cuando abrió los ojos sus pupilas se dilatarón por completo y su azul se coloreó de un color del rubí, sonrió mostrando los colmillos y se dirigió hacia uno de los atacantes, que no tardó en girarse a la albina intentando herirla con su arma de plata, pero Arikel con sus mil años y su experiencia y su condición no le costó esquivar, para sacar a relucir esa daga tan singular que tenía con Jormundangr enrollado en el mango y con una agilidad que le daba su vampirismo selló su vida cortandole de manera perfecta el cuello haciendo que la sangre salpicara de brutal forma la pared.
Arikel dejó escapar esa risilla maliciosa que resonó cruel ante la victima, para despues dar un grito buscando intimidar acercandose a donde esos mortales estaban poniendo fin a la vida de los vampiros del publico, tirandose contra ellos, donde su daga empezaba a bañarse en la sangre de ellos repetidas veces, mientras ella parecía casi enloquecida. Observando despues los asientos donde habían estado Rhett y Ash comprobando que ya no estaban, esperando que hubieran hecho caso a sus palabras y corrieran hacia bastidores.
Dando una mordida a la garganta de uno de aquellos arrancó un señor trozo de carne y se apartó por los pelos evitando que un virote de plata se clavara en su nivea piel, haciendo un gesto de "por los pelos" se movió rapidamente para ir a la parte de atrás con intención de ir a buscar a la pareja.

Cuando se acercó a estos volvió sus rasgos normales aunque tenía su daga en la mano salpicada de sangre al igual que parte de su rostro. -Esto no estaba en absoluto planeado, no sabemos quienes son...- Respondió Arikel al comentario de Rhett para asentir tomando el brazo de Ash para tirar de él. -Por aquí deprisa son muchos.- Replicó Arikel indicando de nuevo el camino. Pero Arikel llegó a ver que parecían tener interes aquellos cazadores en Rhett o en Ash, cosa que la alteró en cierta forma.
Arikel desvia su mirada a Adriel en alerta por todos esos seres, esquivando por los pelos otra flecha de bayesta que esquiva nuevamente. -¿pero que velocidad tienen esos trastos?.- Rie la vampiresa mientras observa al vampiro fugazmente.
Sin embargo otro proyectile que Arikel no había percibido va hacia ellos y es Adriel quien para este a coste de sentir el dolor en su mano, cosa que hace que Arikel se frene y se gire mirando la herida de Adriel, y muy a su pesar el color rubí vuelve a verse a us ojos como sus colmillos asoman por sus labios, rompiendo su aparente humanidad delante de Ash.
Al igual que Adriel mira como quien disparó salta agilmente al escenario, y sus palabras hacen que Arikel abrá los ojos con tremenda sorpresa. Adriel se enzarza y manda a Arikel que los guie. -Vamos, por aquí corred, ¡¡Adriel!! quitatelos de encima y corre, ven con nosotros.- Le grita Arikel mientras bajan por los camerinos velozmente, donde dado un momento de tranquilidad aparente Arikel se gira y ruge mirando a Rhett. -¿Tú hemano? ¿los has traido tú? ¿los habeis metido aqui?.- Le pregunta reclamandole, dando bufidos sobrenaturales, aunque ese enfrentamiento dura poco cuando otros de esos habiles cazadores ha conseguido bajar hasta ahí, lo cual Arikel se gira lanzandose con ferocidad sobre él para darle muerte. -¡Corred! Tambien están aquí abajo.- Grita la vampiresa mientras despacha al intruso clavando su daga repetidas veces.



Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Miér 09 Sep 2020, 04:04

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
En el momento en que su mirada cruzó con la del vampiro, cuando la de este se tornó carmesí enojecido por el término con el cual Ash se refirió a él, justo ahí, los mismos ojos del inglés se encendieron en ferocidad porque, maldita sea, después de todo lo que había tenido que pasar, una vez se habría sabido listo para alejarse de la vida de aquella mujer supuestamente libre de castigo, solo entonces se dio a la fuga y ¿Para qué? Para que de todas formas el infeliz la hubiera llevado a tan despreciable subasta. Como le encendía en furia al muchacho, tanta que se pensaba capaz de romperle la cara al inmortal si se abalanzaba hacia aquél con suficiente intensidad, por un miserable segundo todo se había detenido ahogando el tiempo y el espacio para protagonizar el desprecio que Adriel y Ash sentían el uno por el otro, ya de por sí se había desatado una guerra entre ellos dos digna de pasar a los anales del tiempo para cuando el tiempo volvió a correr con el empuje del cambiante que arrastró al humano hasta su lugar y entonces al suelo. El menor se habría intentado lanzar de nuevo si no fuera por la saeta que terminó clavada en el asiento profundamente, sus ojos se abrieron sacándole de la postura que habría tomado recién y con la voz de su amante por fin entendió lo que se armó a su alrededor. Preguntar qué estaba sucediendo estaba claramente de más y aún así lo hizo, por supuesto ninguno de los dos podría saber la respuesta, la sangre no tardó en salpicar por todo el recinto manchando el teatro, ensuciándolo con muerte y caos. De hecho, le tomó mucho darse cuenta que la perspectiva móvil que tenía del escenario se debía a la manipulación por parte del burgués hacia su persona, aquel lo llevaba obligándole a caminar y menos mal lo hacía pues el chico se sentía incapaz de razonar en ese preciso instante y aquello se debía no solamente a la hecatombe que presenciaba si no a lo personajes que estaban involucrados. -Rhett, son cazadores, ¡Son cazadores y vampiros! ¡Está repleto!- No era un experto, de hecho cuando vio a Allegra en sus prendas y con sus armas fue incapaz de asimilar que ella también era una cazadora, tal vez por tratarse de alguien cercano a él, pero ahora caía en cuenta de todo, puesto que algo habría escuchado de algunos sobrenaturales que habría conocido con el tiempo pero nunca en realidad se habría enfrentado a alguno y el temor porque lastimaran a Rhett por su especie le llenó de preocupación. Ah, pero claro, en medio de su ensimismamiento se había vuelto una víctima, la reacción veloz del rubio fue lo que le salvó y aquello lo habría sacado de sí, es decir, la primera de las enseñanzas que dio a su pareja era “Siempre estar alerta”, definitivamente se había ablandado mucho, más no era ese el momento de pensar de más, la sangre se desparramo hasta la costosa suela de sus zapatos, frunció el ceño pronunciadamente alejándose un paso y mirando así al cambiante quien parecía haberse afectado sobremanera por lo hecho, habían tantas cosas sucediendo paralelamente, también se preguntaba cómo era posible que hubiesen tantos vampiros allí, desconocía por completo la razón, eran demasiados, nunca en su vida pensó ver algo así ¿Ahora qué iban a hacer?, tragó en seco conteniendo el aliento, él estaba acostumbrado a gran cantidad de situaciones pero una masacre de este tipo, nunca, la muerte le susurraba al oído y ni bien no era puntualmente esto una novedad, sentía su presencia como algo más turbio, un cobijo helado que le entumía el cuerpo, inmortales y mortales enfrascados el uno contra el otro… Y él allí, con su adoración en el ojo de la tormenta.

Tan rápido como quedaron allí congelados, el muchacho fue de nuevo arrastrado, no objetó y al contrario se esforzó en apurar el paso hasta que se hubieron encontrado con Arikel, el cruce de palabras inmediato pasó desapercibido para el joven y llevó una mano para limpiar un manchón de sangre que le habría manchado la mejilla, se concentró en la saturación exagerada del tono escarlata.

“Salir, hay que salir ya, hay que salir ya”

En su mente el coro era constante, el nudo en la garganta y el aroma fuerte a hemoglobina le causó en terrible mareo. Uno no pensaría que en medio de un sinfín de disparos se sorprendiese de la nada, así fue cuando Adriel apareció a las espaldas de la reunión, ese apestoso aroma que despide le obliga a arrugar la nariz a la vez que jala al burgués mientras retrocede, dejando espacio entre ellos y el vampiro antes de notar la flecha que habría detenido con la mano. El motivo de esto le fue indiferente al inglés, el desprecio que sentía escalaba a lo físico incluso, deseó lanzar un improperio para largarlo de allí, pero algo más había llamado su atención y aquello era una imagen para nada esperada, su amiga, Arikel, llevaba en su rostro de porcelana un par de orbes rubí, los colmillos afilados y el gesto bestial no le dejaban lugar a dudas al chico, ella era un vampiro… Tantos sentimientos se encontraron en su pecho, por una fracción de segundo le abarrotó el terror, pero, como hacía años atrás en un mohoso barco del canal de la mancha, se liberó en sus adentros un espectro tranquilizador, su única respuesta fue elevar las cejas a la mujer como si en silencio le sentenciara una larga charla en el futuro, que por supuesto esperaba tener.

El hecho es que ni aunque lo quisiera no podría escandalizarse, no tenía el tiempo ni la cabeza, maldita sea, el infierno estaba desatado y como el rugido de un dragón, la voz de un sujeto resonó con una afirmación que obligó a Ash a examinar al interlocutor por un segundo, perplejo, antes de volver la mirada a su amante.

-Que esta…- Por fin un murmuro salió de entre sus labios y el mundo entero se le sacudió, notó al burgués paralizado y con toda la razón, ese tipo prácticamente se había presentado como el hermano de Rhett y vaya, sabía que si aquel lo hubiera sabido no habría ocultado tal información a Ash… ¿Cierto?... El barón de repente vuelve a interceder ante el nuevo ataque, por supuesto Ash aún no entiende que es el blanco principal, es decir, no tendría sentido serlo con este contexto sobrenatural en el que ÉL es un simple humano, probablemente el único con vida, mientras la postrimería acobijaba los cuerpos de las víctimas y los guerreros, el muchacho por primera vez, se aprecia íntimamente marcado, los ojos que se clavan sobre sí le sentencian por donde pasa, esta claro que tanto Rhett como él podrían ser el motivo para que todo aquello estuviera sucediendo. Tenia que volver sobre sí pues, en tanto Arikel se enfrascaba en la batalla, cosa que le estaba costando demasiado asimilar, el cambiante no daba señales de rectitud. La coloración roja no terminaba de manchar cada esquina visual, tenía que hacerse a la idea que tampoco se detendría ni ahora ni cuando lo quisieran y la única manera de escapar era aceptando todo el caos y reaccionando como lo haría en un caso no tan épico. El impulso que le obligó a llevar a cabo su teoría no se hizo esperar, la vampiresa se quedó atrás señalándoles el camino y Ash, con el aire de vuelta en los pulmones, aferró el brazo de Rhett y se dejó colmar de adrenalina para empujarle en una caminata apresurada por los pasillos -Rhett. Deja de pensar...- Trataba de llamar su atención a la vez que escaneaba su entorno, no parecía surtir efecto, pero tampoco pudo meditarlo mucho cuando un cazador se apareció en la esquina cercana. El avance por esta zona parecía limitado por parte del enemigo, más era impresionante que siguiera pareciendo de nunca acabar, El inglés golpeó ligeramente la rodilla interna de su amado para obligarlo a agacharse o caer por el disparo venidero. Eran flechas de plata pero el material a Ash le era indiferente, el hecho de que se hubiera enfrentado un sinfín de veces en el pasado a todo tipo de atacante, le dio la confianza para abalanzarse hacia el frente, pisar uno de los escudos de utilería en el suelo y recibir la primera vira con el metal apenas soportando la fuerza de ataque del arma, pero que habría dejado que el pelinegro avanzara velozmente hasta un costado en el que se subió e impulsó con una maroma digna de sus mejores días como acróbata, giró sobre su eje en el aire, paralelo al techo, para clavar una patada en la nuca del sujeto. Este se habría defendido recogiendo los hombros, pero de todas formas cayó sobre sus rodillas, a lo que el circense muchacho respondió sacando la viruta del escudo para clavársela en el ángulo del cuello, por consiguiente el hombre se giró enojado lanzando un cuchillazo que apenas dejó una fina línea rojiza sobresaliente de las finas ropas antes de que el aludido soltara un golpe seco al rostro del cazador con el metal aferrado en su brazo. Por fin, el cazador cayó al suelo y Ash soltó el escudo corriendo hacia Rhett para básicamente arrastrarlo a uno de los camerinos, no podían seguir avanzando así, cerró la puerta y chocó al rubio contra la pared mirándolo con extensa frustración y preocupación -Cariño, por favor, tienes que volver. Van a matarnos. ¡Tenemos que salir de aquí!- No gritaba y sin embargo enfatizaba con ahínco el agarre del rostro ajeno, buscando a su amado en el mar de confusiones que le ahogaban, necesitando que esta pesadilla terminase.


code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Miér 09 Sep 2020, 06:29

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
Si nuestro padre te viera, Rhett, estaría decepcionado. ―Las palabras se le incrustaron en el pecho como puñales de plata, el cuerpo entero se le paralizó al contemplar aquel rostro agraciado, de rasgos feroces y mirada familiar. Un joven de su naturaleza, la imagen viva y rejuvenecida, apenas alterada de su padre.
Rhett no atinó a moverse, no supo respirar, el entorno que le circundaba pareció acallar de repente, el tiempo ralentizarse, su virtud morir. Aquello tenía que ser una pesadilla, ¿cuánto restaba para despertar?

El cambiante los había oído. La fricción de la tela rozando hasta hervir la soga platinada, dos cazadores descendiendo desde lo alto como ángeles de la muerte anunciando el final de los tiempos. Por arte de la ironía, sin embargo, no fueron serafines quienes arribaran para defender a los inocentes, sino que Adriel, aquel ente comparable con los auténticos demonios, interceptó al par de mortales, arrebatándoles la vida como lo haría una bestia raquítica.
Ash sostuvo al burgués para apartarle del vil monstruo causante de sus agonías, mas no fue capaz de impedir que las miradas de ambos mayores se encontraran, el odio vívido y ponzoñoso impreso en la del vampiro, la cautelosa esperanza de cobrar cruenta venganza impregnada en la del inglés.

Era evidente que el sorpresivo ataque no se incluía dentro del itinerario dispuesto para la velada, no había hecho falta preguntar al respecto a la doncella de níveos cabellos, el pánico general evidenciado en la opulenta masacre, así como el torpe despliegue de los vampiros durante la defensa, abordados en su propio nido y sin previo aviso, daban cuenta de ello.
Rhett continuó manipulando el trayecto para sí y para Ash cuando Arikel se los indicó, si la salida lateral se veía obstruida, surcar el escenario, aunque peligroso, no dejaba de ser la única opción.
Los pasos resonaron sobre los tablones de impoluta madera, ahora recubiertos de desperdicios y frescas motas de sangre, similares a pétalos de rosa, apenas un murmullo en contraposición con la aguerrida batalla desplegada en el resto de la edificación. Al menos una decena de opositores se amotinó sobre la tarima, obstruyéndoles el paso, propiciando el blanco. De no ser por el jalón de Ash, por la interposición de Adriel, quizá Rhett hubiese perecido rauda y asertivamente como víctima del disparo. Su perpetrador, entonces, descendió desde los palcos, con la gracia de los felinos, hasta la superficie que compartían sus pies, se retiró la capucha que le recubría las facciones y cernió repentinamente una tempestad sobre la vida misma del burgués.

¿Cuánto restaba para despertar?
En el interior de su cabeza una horda de afiladas agujas pareció invocarse para desmantelarle la mente, en su pecho se arremolinaba el deseo de rugir, de abandonarse a la inconsciencia bestial, convertirse en una fiera y despedazar a todo cuanto que se le cruzara. Pero el pecho, su humano corazón, se retraía con agónico pesar.
A su alrededor se desencadenó una nueva batalla y él, ya de todo abstraído, fue rescatado por el ladrón, quien le condujo hacia el fondo del escenario y, desde allí, hacia el pasillo con destino en los camerinos.
La mujer de fiero temperamento le hizo una impetuosa pregunta que en otro contexto le habría instado a enfurecer, mas, entonces, apenas le influyó como para dirigirle una mirada desarticulada, Ash, sin embargo, le sustrajo de la zona antes de que pudiese responder. A sus espaldas, nuevos atacantes hicieron acto de presencia.

Imprevistamente, su apresurada caminata se vio interrumpida por un impacto en su articulación, uno que le doblegó sobre sus rodillas. Rhett posó ambas palmas sobre el suelo, esforzándose por hallar el hilo de consciencia que hubiese extraviado hacía un momento. Contra sus oídos resonaba aquel dueto de términos: nuestro padre.
Nuestro padre.
Nuestro padre.

La fragancia de la sangre fresca manar desde el cuerpo de su amante pareció amarrar ese deje de cordura a la realidad. Rhett alzó el rostro y alcanzó a vislumbrar cómo un desconocido se desplomaba sobre el suelo, liberando el cuchillo de plata que hubiese estado esgrimiendo, el cual él asió aprisa como fruto del instinto. Fue abordado por el ladrón, quien le obligó a ponerse de pie e ingresar en un cuarto recluido; el cambiante extendió la mano y abandonó el arma sobre un escaparate o un ropero, tal vez una caja, daba igual.
El tacto gentil del menor reactivó su agitado respirar y fueron sus manos, con desesperación, encargadas de rasgarle el chaleco y abrirle la camisa deshilachada, a fin de comprobar las condiciones de la herida que le había sido propinada. Vasto fue su alivio tras comprobar que era superficial y que de ninguna manera podría atentar contra la vida de Ash.

Rhett se reclinó sobre su amante, apoyando la cabeza sobre su hombro y envolviéndole fervientemente en un estrecho abrazo. Deseó poder permanecer de aquella manera por la eternidad, afianzándose a su vida, compartiendo aquel calor.
Lo siento ―murmuró, cerrando con fuerza los párpados―, lo siento tanto.
No estaba seguro del motivo por el cual se estaba disculpando, mas la necesidad de hacerlo era tan avasallante, que de no articularla se sentiría desfallecer.
No sé quiénes son, Ash, no lo sé. Pero ese sujeto ―enunció, apartándose hasta que su cuerpo se topó con el muro erigido a sus espaldas, sus orbes buscando con desesperación la mirada del muchacho―, es igual a ese bastardo. ¡Cielos! ―Maldijo, desviando el rostro hacia un costado. Sus manos se habían trasladado hasta los brazos de su acompañante, a quien aferraba con vigor.

Ash, si algo llegara a pasar ―intentó proseguir―. Ash, no fue una muchacha frágil la responsable de asesinar a mi madre, fue mi padre. ―Confesó. El corazón le latía desbocado y el temor de estar hiriendo al muchacho al proferir aquella verdad le arrebataba el aire de los pulmones. Pero si algo llegaba a sucederle, aquel tenía que saber.
Mi padre ordenó que le dispararan en el corazón. Con una bala de plata, nada más, me arrebató a mi madre, se deshizo de su esposa, arrojó a la alcantarilla cincuenta años de apariencias. Y ese sujeto ―indicó, elevando una mano temblorosa a fin de señalar torpemente la dirección desde la que hubiesen arribado hasta allí―, se parece tanto a él.
»El desgraciado engendró una alimaña a nuestras espaldas y tuvo el descaro de dejarlo con vida, para que se convirtiera en un monstruo.
―Concluyó, conduciendo la palma libre hasta su rostro, con la que se cubrió la vista.

Una sonrisa cínica se apoderó de sus labios, una titubeante inspiración colaboró a hincharle el pecho y, mediante un lento exhalar, se deshizo del aire acumulado.
No saber qué sucedería a continuación, desconocer el desenlace de la velada, si acaso saldrían con vida de aquella edificación, le ocasionaba profunda aflicción. Era capaz de oír los embistes y zumbidos en el exterior, olfatear la sangre fresca derramada, pero no podía predecir el futuro. Vaya desdicha.
Retiró la extremidad que le cubría la facciones y se abocó dorados segundos a contemplar a Ash. Frente a sí se encontraba el amor de su vida, la pieza constitutiva e indispensable a su voluntad para no sucumbir ante la desatada tempestad. Tenía que asegurarse de sacarle de allí con vida, con o sin él, a costa de lo que fuere.
Posó la palma de su diestra sobre la mejilla del inglés y se inclinó para besarle los labios. Prolongó el episodio tanto como pudo y, cuando finalmente se distanció, una nueva emoción le curvaba una comisura.
Te amo, cariño ―declaró, previo a asir el cuchillo de plata abandonado a un costado, abrir la puerta en su flanco opuesto y acuchillarle el pecho a un desconocido, que se acercaba con evidentes intenciones de darles caza.
Andando ―decretó, sosteniendo la mano del muchacho, y sumiéndose de nueva cuenta en la extensión de los pasillos.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 11/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Jue 10 Sep 2020, 02:36

La situación se vuelve cada vez más caótica, no solo entre las muertes de los vampiros sino de los cazadores, además del extraño momento en que uno en apariencia el líder del grupo mostrando una relación sanguínea del cambiante rhett, el joven miracle combate con ahínco, fuerza y agilidad escucha las palabras de la vampira, sonriendo arremete con una potente patada a uno de los humanos justo en el costado derecho con tal potencia que lo lanza contra otros dos que le cerraban el paso, corre con el grupo pero nota como estos han logrado entrar en la parte inferior, asomando sus colmillos en señal de furia otros más se acercan para encararles.

Al llegar mira como los enamorados al verse interceptados entran a un camerino, a la vez como arikel arremete contra un humano, apuñalándolo una y otra vez, mientras uno se abalanza contra el barón desde el otro extremo pero este sujeta la mano derecha ajena con un rápido movimiento le rompe la muñeca, usando el codo izquierdo le rompe el brazo le patea pero en su castigo al humano dos aprovechan arrojando dos cuchillos que se incrustan en el costado derecho, logrando un quejido de adriel mirando a los causantes, gruñe quitándose los cuchillos arrojándoselo logrando clavarse en la frente de ambos, pero otro par de humanos muestran una espada corta cada uno mirando al vampiro, retrocede unos pasos el barón hasta estar con la vampira.


-matas un par y salen cuatro más, se tomaron muchas molestias estos malditos, si te preocupas por esos dos amigos tuyos tienes que sacarlos de aquí-


En cierta forma el vampiro se podría definir con cierta empatía por los dos enamorados, no, adriel no siente tal emoción, que otros logren torturar a los enamorados no lo piensa tolerar el vampiro, cada uno de estos cazadores pertenecen a esa organización, lo sabe bien ya que las armas son muy diferentes a las usadas por los inquisidores incluso los aromas, mira como los enamorados salen del camerino pero entre su rápida huida vuelve a descuidar su entorno un par de los cazadores se lanzan contra ambos, el joven miracle se impulsa con todas sus fuerzas ante los metros de distancia de separación al saltar logra pasar por encima de rhett y ash logrando atrapar a los dos humanos con sus garras, arroja al primero que sostiene con su garra izquierda hacia el camerino donde salieron los enamorados, con tal fuerza que la puerta se destroza, al segundo le aplasta el cráneo.

Con gran velocidad se acerca a ambos mirando a ash y después a rhett.

-bien jugado cambiante… traer un grupo como este pero no contaste que entraría un hermano tuyo, exponer a tu novio a esta masacre eres peor que yo-

Adriel habla con rapidez pero mantiene su atención alrededor, mira como los vampiros restantes logran mantener a los humanos que están en la zona de los asientos y parte de los palcos los contienen pero no por mucho, estando en los pasillos ya es posible ver a esa zona ante los agujeros de las paredes, algunos humanos se acercan por ambos lados del pasillo, el vampiro les observa entrecerrando los ojos, el querer buscar llamar la atención en ese grupo, jamás creyó que pudieran tener las habilidades para entrar y el valor para encarar a tantos seres de la noche pero notando el gran número de humanos no le sorprende mucho.

El joven miracle se mantiene en guardia pero el ataque no viene de los lados sino detrás de él, un ruido estridente destroza la pared en ese gran hueco sale un rinoceronte este pasa con furia y golpea al vampiro este se sujeta del cuerno y es llevado hacia atrás de él, trata de frenar el avance pero el impulso es grande, la estructura comienza a mostrar daños y el techo a soñar con crujidos, los humanos se aproximan mientras un par de ellos que están en los pasillos arrojan dagas hacia la pareja.


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Vie 11 Sep 2020, 21:10

Arikel clavó tantas veces su daga hasta que empezó a sonar sonido de carne sin consistencia, quedando el pecho del hombre reducido a un amasijo de carne picada y huesos perforados con gran fuerza por la daga de jormundangr, Arikel sonrie dando un aspecto macabro en su rostro salpicado de sangre mientras se levanta agilmente, observando alrededor, las advertencias repetidas de Adriel le hacen por un lado preguntarse por que percibe hostilidad hacia la pareja, y si les está ayudando por ella. Eso daba que pensar mucho a la vampiresa, más se giró cuando otro cazador salió al paso, Adriel tenía razón, mataban a uno y salian más, parecían no tener fin, Arikel se agachó esquivando que la cortaran la cabeza, para en un juego sucio golpear la intimidad del cazador que como reacción fue encogerse cubriendo la zona afectada, para que despues la patada que le dió la nordica hizo gala de su fuerza como vampiresa haciendo que en el golpe el craneo se fracturace ademas de salir unos dientes volando, cosa que provocó una carcajada divertida en la vampiresa.
Aunque Arikel no perdía tampoco de su mente la mirada que le había lanzado a Ash, si, cuando salieran de allí, por que la vampiresa estaba segura de ello, aunque fuera por ego propio que tenía la vampiresa, le impedia darse por rendida, y no abandonar aquello, ademas, ella no podía resistirse tan facilmente a una batalla, hacia tanto que no se atrevían a enfrentarse a ella.

Uno de los cazadores intentó atrapar a Ash y a Rhett, mas eso no llegó pues de nuevo la vampiresa interceptó de forma brutal, con su daga haciendo que un violento tajo hiciera que los intestinos cayeran, mientras dejaba via libre a los dos amantes, dirigiendose en este caso en dirección a Adriel que se hayaba enzarzado con otro cazador. Sin embargo intentaron pillar al vampiro pero Arikel le atrapó por el hombre, al girarse clavo la daga en el cuerpo de Arikel, que notando la quemazón dió un tremendo alarido, seguido de varios improperios en su idioma natal, para sacar la daga y subirse a caballito del maldito bastardo dando una mordida en su cuello con tal ferocidad que arrancó carne antes de engullir la sangre que salia a borbotones. Arikel notaba el subidon de ingerir tanta cantidad de sangre y sonrió mirando a Adriel tarareando esa canción que sin duda Adriel recordaria de la noche que se conocieron.
-Esto me recuerda aquella noche...es casi tan divertida.....solo que esta vez no hay sollozos, terror y suplicas, ahora se resisten.- Dijo Arikel curando su herida gracias a la sangre, para acercarse a Adriel acariciando el rostro de este con suavidad, no importandole en ese momento mucho que la pareja mortal viese que Arikel mostraba aprecio por el vampiro.

Arikel le guiñó el ojo embarrando los resquicios de sangre con sus finos dedos del rostro de Arikel, antes de girarse a por otro cazador, solo para dar un grito cuando escuchó el estruendo y ver ese enorme animal, observó con los ojos como platos, viendo como Adriel se montaba en el rinoceronte, mientras Arikel aprovechaba para retirarse buscando a Ash y a Rhett, deteniendose cuando olisqueo la sangre de los mortales. -¿Estais bien?.- Preguntó mientras miraba alrededor, sería buena idea moverse ahora, con el rinoceronte dejó todo destrozado, pero de momento despejado. -Vamos, ahora hay via libre, correr ¡Vamos!.- Gritó Arikel para guiar a los jovenes, solo para darse cuenta que otros cazadores lanzaron dagas hacia ellos, lo cual los empujó para safarlos del peligro, aunque eso le costó que algunas dagas tocaran objetivo con ella, notando como la plata quemaba su marmolea piel haciendola aullar de dolor, mientras empujaba a los jovenes. -Vamos, moveos, o esto se pondrá peor.- La salida trasera estaba cerca, Arikel observaba reposando unos segundos en la pared mientras lentamente se sacaba las dagas buscando librarse del dolor para poder cerrar las heridas, mientras fijaba la vista en uno de los cazadores y usando su habilidad de dañar mediante la mente se dedicó a arrancarle lo más agudos gritos de su garganta.


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Lun 14 Sep 2020, 05:52

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
La multitud de vampiros que presenciara al momento de arribar para espectar la obra había sido reemplazada por un número sobrado de cazadores mortales; por naturaleza, ninguno de ellos debería presentarse como una amenaza superior a la impuesta por las bestias consumidoras de sangre, mas sus habilidades perfectamente moldeadas, así como la férrea motivación que encandilaba sus ataques les volvía oponentes tanto o más peligrosos. Rhett continuaba creyendo que todo aquello debía estarse desarrollando dentro de una pesadilla y que, una vez alcanzaran el exterior, sería capaz de despertar. Llevaba a Ash aferrado por la muñeca como si conformara una parte adicional de su extremidad y avanzaba liderando el trayecto con el cuchillo de plata empuñado, cuidándose con esporádica atención de no tocar el metal directamente.

Recorría con la mirada todo a su alrededor, procurando, sin embargo, no desacelerar el paso. Su visión recayó en un íntimo manifiesto afectivo protagonizado por la doncella de cabello platinado y su adversario más visceral, efectuado en la distancia; ahora, incapaz de ignorar lo atestiguado, sintió más que nunca la necesidad de alejarse de ellos, de desconfiar hasta de sus sombras y asegurar el bienestar de Ash lejos del par y la contienda.
Imprevistamente, dos individuos hostiles se aproximaron en su dirección, Rhett aferró con ahínco el mango de la daga, mas debió hacerse a un lado cuando Adriel se presentó para darles caza. Abrazó al ladrón contra su pecho y se apostó lateralmente, amenazando al vampiro con el arma limpia. Sus palabras sonaron similares a una burla, tan inverosímiles como desafiantes, y la imagen de su cuello destrozado surcó la mente del cambiante, cuyos ojos destellaron en manifiesto del hambre que afloró desde sus entrañas.

Arikel arribó hasta el sitio inmediatamente después, a tiempo para presenciar cómo la opulenta complexión de un rinoceronte, ni más ni menos, destrozaba los muros laterales a fin de embestir y llevarse a rastras al barón presentador. Rhett no contó con espacio suficiente como para alegrarse por el destino del mentiroso, puesto que la violinista adicionó un nuevo episodio a la secuencia y, tras su expresa sugerencia, un caudal de dagas platinadas se cernió sobre ellos desde los balcones, desde los palcos y laterales, y todo sitio donde se hallara un cazador desatendido.
La mujer les impulsó bruscamente para apartarlos del peligro, recibiendo, en consecuencia, laceraciones en el cuerpo. Rhett supo de inmediato que con aquel gesto no bastaría y, por ello, se apresuró envolver a su amante con la extensión de su físico. Le aferró con los brazos, ocultándolo contra su pecho, y viró para ponerse de espaldas al ataque, se abalanzó, finalmente, hacia el suelo y allí les mantuvo hasta que el último de los proyectiles se incrustó contra el muro al final del pasillo, sobre el cual se podía apreciar la silueta de una puerta.

El cambiante se incorporó sobre sus brazos y comprobó de un vistazo que Ash se encontrara bien luego de haber recibido el impacto acomplejado por el peso de su propia anatomía sobre la de él. Contuvo la respiración un momento, haciendo un esfuerzo abismal por no emitir quejido alguno: al menos tres cuchillos habían logrado alcanzarle.
Lárgate, Ash ―le increpó―. ¡Largo! ―Insistió, haciéndose a un lado para que el muchacho se pusiera de pie. Con pulso tembloroso, asió el mango del primer cortante y lo extrajo súbitamente de la región posterior de su muslo, inaugurando, de ese modo, el fluir de un ávido caudal de sangre. El segundo proyectil habría impactado con menor ímpetu sobre su omóplato y acabado desprendiéndose luego de que el burgués girara el cuerpo. El último, había logrado rozarle el costado, abandonando a centímetros de su abdomen un profundo tajo.
Rhett se incorporó aprisa, conteniendo un gemido cuando la maniobra con su pierna impulsó un agónico tirón. Su esencia se chorreaba apresuradamente por su pantorrilla y goteaba irregularmente por su zapato hasta el suelo.

El mayor de los ingleses se adelantó aprisa y sostuvo por el hombro a la mujer vampiro, con un rápido esbozo, tajó la garganta de la víctima de sus trucos y empujó a la fémina en dirección de Ash.
¡Sácalo de aquí! ¡Llévatelo lejos, asegúrate de que nadie le dé alcance! ―Le increpó, avanzando hasta ambos, a fin de entregarle el cuchillo platinado a su amante―. Vete. ―Exigió, dándole a entender que le entregaba un arma para defenderse de quien juzgara necesario, fuese este un cazador o la misma violinista que les había preparado asientos destacados para contemplar la masacre.

Se dio la media vuelta, apenas y podía caminar. La herida no era solamente profunda, había sido perpetrada con plata y los efectos devastadores que producía el metal en su físico le convertirían en una carga. Sentía los nervios entumecérsele progresivamente desde los tres puntos de laceración; por supuesto, aquellos no cerrarían en la inmediatez como sería de esperarse en otras circunstancias, sino que agravarían su estado general, más aún en tanto permaneciera con aquella apariencia.
Mientras percibía los dos pares de pasos desdibujarse en la distancia hacia sus espaldas, el burgués volvió a enfrentarse al panorama desplegado desde el interior hasta el pasillo. Se retiró saco y chaleco con brutalidad, la camisa sin desabotonar; continuó con los zapatos y calcetines, previo a rasgar sus pantalones hasta la altura de los muslos. Cuando su piel estuvo expuesta y cinco cazadores le iban a alcanzar, Rhett rugió altivamente y su complexión se desfiguró hasta adoptar la de un leopardo bravío.

La fiera se abalanzó con agilidad sobre uno de los mortales, su enfoque fue tan preciso que pronto halló el cuello de aquel entre sus fauces. No requirió de fuerza excesiva para partirle la columna y cuando aterrizó sobre el suelo, liberando la tensión de su mandíbula, el sujeto cayó inerte delante de sus patas.
El cambiante sería cuadrúpedo, oriundo de otros terrenos y de ánima salvaje, pero su mente era operada por un individuo pensante, que pronto se valió de sus diez pares de garras y prolongados colmillos para dar muerte a sus contrincantes. Los hombres de férrea motivación poco podrían hacer contra un predador de su tamaño, dotado por la naturaleza para asesinar y alimentarse.

El leopardo rugió con ímpetu, enfrentándose a la multitud, cuando el rinoceronte herido, pero por ello más furioso, viró para abalanzarse en su dirección. Quisiera la fortuna que las garras del felino fuesen suficientemente afiladas como para lograr penetrar la carne acorazada del animal y sus heridas no le impidieran salir vivo de aquel encuentro.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 11/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Mar 15 Sep 2020, 09:45

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
La atención de Rhett, al volver, explotó en caos. -Cariño, Rhett... Espera, estoy bien…- Su chaleco y camisa fueron abiertos a las malas por la repentina desesperación del mayor, el menor por su parte prácticamente no se había dado cuenta de la herida y la verdad es que había salido bien librado en comparación con lo que el cazador le pudo haber hecho. Un momento afortunado que muy posiblemente no se repetiría. Suspiró al fin cuando el otro se hubo calmado y lo recibió en sus brazos aferrándose a él con todo su ser. Tenia miedo, Ash estaba aterrado, pero en ese momento una cantidad de sentimientos nuevos arribaron al escuchar al cambiante disculparse. No entendía la razón de aquello, no hasta que llegó a colación el hecho que hacía unos minutos al mismo pelinegro había dejado perplejo. Torció a una mueca sus labios y en su frente una línea de consternación y preocupación le resaltó la mirada inquisitiva. Se le heló la sangre. ¿”Si algo llegara a pasar”? No, no era posible que le dijera justo esa combinación de palabras. -Rhett…- Quiso reprenderlo, pero rápidamente le interrumpió obligando al ojiazul a morderse la lengua en tanto escuchaba. La revelación le tomó por sorpresa, por supuesto, embargándole de un pesar incalculable como si fuera la mismísima Aina la de la historia, pobre Elise, pensó, había estado todos esos días hablando con Rhett de la mujer, de su vida y sus virtudes sin conocer la horrible condición con la que pereció. Se sentía entristecido y hubiera deseado robarle el dolor a su amado para quedárselo él y liberarlo de tal pena, pero eso era un imposible y aun así Ash era a Rhett como el tiempo a la vida, era parte suya y sin uno el otro no existiría. ¿Qué podía decir? El burgués estaba ensimismado en la confusión y el menor no podía juzgarlo. Cerró los párpados con la caricia y correspondió el beso con delicadeza y empatía.

-La sangre no es nada si así lo decides, cielo- Murmuró un momento mientras volvía a abrir los ojos -No dejes que el hijo de un simple padre biológico te arrebate la calma- Por primera vez en años llegó a su mente la idea de sus propios padres biológicos y confirmó, como antaño, que no sentía nada por ellos pero al menos servirían para demostrar a su amado que: -Un hombre es lo que es con sus padres o sin ellos- Concluyó la línea de pensamiento pensando en el hombre que Rhett era y como él adoraba todo de aquel pues, con la desgracia que tal tipo representaba y la pérdida de su dulce madre, el burgués era este desgraciado que era capaz de someter a Ash a una dicha sin límites. Sonrió un poco, al final -Te amo, milord- Declaró en contrapropuesta para corroborar la verdad de lo que ambos sentían el uno por el otro a pesar del infierno en cuyo eje se encontraban. Tomó aire y así volvió al juego.

Reaccionar a la cascada de revelaciones había sido difícil cuanto menos debido a la situación en cuestión, ahora mismo hacía caso a cada indicación y permitía ser jalado y removido cada una de las veces. Se sentía impotente y ese era un sentimiento relativamente nuevo para él, al menos en un escenario de huída. Usualmente él sabía muy bien como escabullirse y evadir los problemas en los cuales él mismo se metía, pero de nuevo y con la presencia del más reciente de sus captores, no tenia mucho qué hacer. Su actuar estaba limitado. La forma en que Rhett lo aferraba y protegía con su propio cuerpo de cada ataque liberó en el joven inglés un espasmo de angustia, si al rubio le pasaba algo por protegerle no sabía qué iba a hacer, trató en cada ocasión de mirar a su alrededor para dificultar ser presa fácil, más, sin embargo, pronto terminó siendo tirado al suelo con el peso de su amante sacándole un poco el aire. -¿Estás…- Trató de recomponerse pronto, sabía que este había sido un ataque más peligroso pero en contra respuesta el grito le sacó de sí. Quiso replicar, pero pararse fue lo primero que logró, caminó apenas unos pasos y se detuvo girándose a buscar al rubio, tenía un nudo en la garganta, vio el camino de sangre desprenderse desde el cambiante y el corazón le dio un vuelco.

No. No. No.

-Rhett… ¡Rhett!- Se abalanzó hacia el frente en cuanto aquel se habría dispuesto a apartarse, regresó solo para darle el cuchillo y los ojos zafiro se inundaron de confusión -Espera… No me hagas esto…- Jadeó con agonía, no podía ser que aquello sucediera. -¡Vuelve aquí! ¿Qué putas crees que haces? ¡No te atrevas a romper tu promesa!- Gritó y de la nada fue atajado por su amiga -Suéltame, Arikel, no puedo dejarlo aquí vamos…- Se removió tanto como pudo y aún más pero la distancia con el inglés se volvió asfixiante, gritó el nombre de Rhett sin descanso hasta que se le perdiera la voz en la lejanía -¡Bastardo! ¡Eres un imbécil! ¡Lo prometiste!- Lo insultó de mil maneras con el llanto apresándolo furiosamente, no podía hacer nada, NADA. No era justo, no lo lograría, no lo lograría con Adriel ahí. -Te lo suplico, déjame ir por él...- se le quebró la voz sin desprender la mirada del punto donde ya había dejado de ver la silueta malherida, el sonido del rugido le había destrozado el alma.


code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Miér 16 Sep 2020, 03:12

Adriel se muestra tranquilo, sumamente centrado pese a la gran gama de situaciones, acciones y actos que suceden, sin embargo unos momentos antes de ser embestido por el gran animal y gruesa piel deja que sus emociones se tornen aún más atroces por los actos de la vampira, recordándole no solo lo sucedido hace tiempo sino también la clara diferencia que hubo en esa matanza y la que ahora sucede en el teatro, estando a unos pocos metros de una nueva pared adriel salta hacia atrás, mientras el feroz cambiante se frena avivando su ira golpeando el suelo, mira fijamente al vampiro, este sonríe gustoso de lo que él hace extendiendo los brazos incitándolo el rinoceronte se lanza contra adriel fijando la mirada en la ajena pero… ante eso sucede lo que el barón esperaba.

-dolor agonizante-

Unas palabras, fijando su poder en su voz y en su don para provocar dolor el vampiro logra su cometido, una combinación hábil peor igualmente aterradora, el gran y poderoso animal cae en una barrida propia de lado, bufando deteniéndose a centímetros del joven miracle, retorciéndose, bramando en una agonía provocada por el vampiro, mira hacia el frente ante los destrozos ocasionados era fácil observa todo alrededor, incluso en los pasillos, entre los humanos que salen aun con el caos y ruido adriel logra escuchar partes de las palabras dichas por los enamorados pero más enfocado en los actos que hacen en especial el cambiante con ash a su vez arikel, el barón no pierde tiempo corriendo hacia ellos observa como los cazadores más y más se enfocan en rodearlos, pero el barón posee un plan, pasando al costado derecho le habla aun con su velocidad sabe que ella será capaz de escucharle.

-vete-


Al decir tales palabras adriel salta hasta lograr alcanzar las estructuras del techo, girando usando toda su fuerza las patea de una forma tal que esa gran línea de soportes, metal, maderos caigan en una barrera, aunque algo esparcida el efecto es el deseado, sonriendo el vampiro mira a arikel y ash, mostrando una sonrisa con un ademan de su cabeza para que se marchen fijando su atención en las varias decenas de cazadores que están frente a rhett y el vampiro, observa con beneplácito como el ahora felino arremete contra los humanos que aun cuando logran herirlo este los asesina sin piedad, un recuerdo algo desagradable en el momento que subestimo al enamorado de ash, pero ese descuido no sucedería dos veces, sin dejarse llevar por el espectáculo el joven miracle salta contra el grupo que no está siendo atendido por el cambiante.

Pese a la gran velocidad de este, adriel usa sus garras para cortar cuanta garganta está a su alcance, como igual usa sus colmillos para atrapar ya sea los hombros o cuello de los infames humanos que osaron pisar un lugar sagrado para los vampiros, salta y corre, recibiendo cortes por la gran cantidad de armas que son lanzadas, disparadas o cargadas por los propios cazadores, entre esas evasiones recibe un fino corte en el pecho por una espada, el vampiro mira al autor y enfoca su atención lanzándose contra el lanzando por los aires a dos humanos que se interponían, logrando atraparlo le muerde bebiendo cuanta sangre puede antes de recibir dos dagas en su hombro derecho por detrás.

Observa como incluso el felino es poco a poco obligado a retroceder, pese a la gran masacre que ejecuta, al igual el vampiro, ambos retroceden en intervalos de muerte y sangre.


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Vie 18 Sep 2020, 17:28

La vikinga mostraba sus origenes en la ferocidad que mostraba al saltar de un cazador a otro, todo el que se ponía en su camino era victima de un manejo muy buendo de esa daga que ella poseía o bien de los colmillos que mordían con ferocidad, arrancando incluso trozos de carne en el camino. La vampiresa se mostraba como una salvaje bestia capaz de no mostrar el más minimo rasgo de compasión, para ellos no la habrían de conocer nunca, Arikel se lanzaba uno sobre otro, pero esto era como una hidra, por uno que matabas tres más aparecían, parecía no tener fin jamás, cosa que frustraba mucho a la vampiresa. Que miraba a los amantes y Adriel de vez en cuando. Sus sentimientos se encontraban confusos. Por un lado le preocupaba lo que su amigo nuevo, conocido en aquella taberna Ash, le reprochara meterle en el matadero junto con su amante cuando esto nunca fue la intención de Arikel. Igual que cuando apareció el hermano del cambiante, fue cuando la vampirese empezó a pensar en que igual él había tramado todo esto, pero viendo como los dos se comportaban estaba claro que no era del tipo de persona que pondria en peligro a su amante por una vengaza.

Arikel se quitó de en medio otro cazador, que salió al paso, esquivandolo con suma maestria, para con su daga cercionar la mano de este que gritó de dolor y despues clavó la daga en su corazón terminando asi con su existencia. Ella mira a Adriel como pasa a su lado y dice que se vaya, cosa que empieza a ver con logica, la supervivencia empieza a primar en aquella situación. Arikel se gira, y observa como otro cazador la apunta con su bayesta con sus virotes de plata, mientras la albina miraba con cierta sorpresa al cazador, sin embargo sonrie de manera maliciosa y despues da un tremendo y chirriante grito, un grito agudo, extridente, cosa que hace que el cazador se sobresalte y haga un tremendo aspaviento.
Arikel como si fuera una banshee despues de gritarle, le cortó la garganta haciendo que la lluvia de sangre salpicara para todos lados. Despues se dirigió con velocidad asombrosa a la pareja cuando otro cazador la asaltó pero en esta ocasión notó la mano de Rhett que cortó el cuello al cazador que la asaltó mientras este pidió que sacara a Ash de ahí. Arikel apretó los labios, y asintió con la cabeza indicando que haría lo que le había pedido.

Se movió colocandose junto a Ash que empezó a reclamar a su amante la decisión, la vampiresa le sujeto. -Vamonos de aquí....lo siento.- Se disculpó la vampiresa mientras miraba como Rhett se despedía de Ash y se alejaba. Ash empezó a revolverse, a luchar por correr hacia él, intentando desacerse inutilmente del agarre de la vampiresa, mientras suplicaba a Rhett que volviera. Mientras observaba como el cuerpo de Rhett cambió al de una bestia parda que se lanzaba a luchar contra los cazadores.
Arikel cargó con su velocidad sobrenatural al joven Ash que suplicaba por que le soltara y le dejara ir con él. -No, le he dicho que te sacaría de aquí y eso pienso hacer.- Sentenció la vampiresa mientras con su velocidad sobrenatural se dirigió rapidamente hacia la salida trasera, e incluso el cazador que se topó en su camino apenas vió un manchurron por la velocidad de la vampiresa, lo que si sintió fue el corte en la barriga que exparció sus tripas.

Al fin la noche Parisina se abría camino, el ambiante ligeramente frio de la calle, la vampiresa sujetando a Ash corrió alejandose del teatro dejandolo atrás. Sujetandole le apoyó en una pared para que dejara de forcejear. -¡Basta! ¡Basta! tienes que calmarte ¡Ahora!.- Exclamó la vampiresa mientras le mantenía sujeto y de vez en cuando miraba al rededor asegurandose que no hubiera nadie. -Había que salir de ahí, la supervivencia no era propicia, ibamos a morir ahí.- Le intentaba hacer entrar en razón, mientras se giraba a mirar al rededor con la esperanza que Adriel apareciera con Rhett de un momento a otro. -Calmate...yo...lo siento..lo siento mucho, esto no tenía que pasar.- Dijo ella mientras sujetaba los hombros de Ash, buscando que se calmara, buscando que encontrara un poco de sosiego.


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Mar 22 Sep 2020, 10:26

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Que fría, que burlesca, que abismal se sentía la noche. Las calles le congelaron hasta la médula, estaban fuera, dejaban el edificio atrás y con él, al hombre que le prometió que saldrían juntos de esta.
Sentía una presión mortífera en el pecho, las extremidades le cosquilleaban en virtud de la hiperventilación, gritar el nombre de Rhett tantas veces le rasgaba la garganta y el alma. Estaba eufórico, dolido como si una daga le estuviera desgarrando de adentro hacia afuera. Deshacerse del agarre de Ari era un imposible, cómo lamentaba el curso de sus decisiones hasta ese momento. Tantas culpas le caían encima y tanta frustración más. Culpaba aún, en vociferaciones extenuantes, al cambiante que le había abandonado. Le maldecía justo después de rogarle que volviera, a ese punto Ash ya no podía escuchar los gruñidos felinos pero sabía perfectamente que Rhett sí lo escuchaba a él y, maldición, qué injusto era ello… Que injusto era todo… ¿Cuándo iba a descansar de toda esa mierda? ¿Cuándo iba a cesar su mala suerte? Si tan solo fuera solo una pesadilla y pudiera despertar para encontrarse en los brazos del burgués, para enredársele y llenarlo de besos y caricias, para sentirse un niño mimado y mimarlo de vuelta. Ah, que agonía le resquebrajaba el pecho.
El llamado de atención ofuscó su batalla -No…- Lloriqueó cuando su espalda chocó la pared, sus piernas flaqueaban por la pérdida de voluntad, sus manos se aprisionaron contra su rostro bañado en lágrimas y linfa y solo el agarre de la vampiresa le mantenía en pie. -No va a lograrlo, Ari… Rhett…- Su voz intermitente como su mirada ahogada en llanto -Adriel va a matarlo… Si no los cazadores lo harán… Yo… Yo no puedo hacer esto sin él…- Se refería a vivir... Se aferró tembloroso a las manos que le sujetaban, era peor que un cachorro malherido, el soplido del viento podía matarlo allí mismo -Tengo que volver… Volvamos Ari, Volvamos- Hizo un pobre intento de moverse, pero fue imposible.

-Caín, ayúdame- Rogó, por primera vez en su vida, en un bajisimo susurro a un fantasma que ya no veía más; su cabeza colgaba pesarosa y de repente hablaba con la nada, la desesperación se apropiaba del inglés, las ideas de lo que podría sucederle a su amado torturaban su mente, las manos se le desplazaron de nuevo, inquietas, a su propia cabeza, se aferraron a sus cabellos azabaches mientras rezaba a todos los dioses por el bienestar de su amante. -Esto ha sido culpa mía…- Repitió una y otra vez, esperó, esperó paciente a la mínima disminución de fuerza ofrecida por su amiga para salir corriendo hacia el teatro o lo que sea que pudiera hacer, hasta allí escalaba su miedo.



code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy el Jue 24 Sep 2020, 09:08

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
El cielorraso se desmoronó detrás del vampiro y él, obstruyendo el acceso a la ruta de huida que Arikel y Ash hubiesen tomado; una suerte de alegoría al estado de su alma, aún amedrentada por el vestigio de los gritos. Sí, había traicionado a su amante, había roto su promesa y con aquel derrumbamiento había sellado su destino. No podría culpar al ladrón si en el futuro escogiera odiarle, tampoco lamentar su decisión cuando arribara la hora de ajustar cuentas. Estaba decidido a salir de allí con vida, pero su obstinación no iría a interferir en el bienestar del muchacho. Para asegurar su integridad, había tenido que defraudarle.
Combatió con aquella idea en mente y cuando el acorazado animal arremetió contra su cuerpo, lo contempló plausible en su desorbitada mirada. La bestia agonizaba y era la furia encargada de definir sus movimientos.

El felino saltó e incrustó las garras en el opulento lomo del rinoceronte, buscó morderle con ímpetu el cuello, pero los movimientos de la carrera le impidieron ser certero. A sus espaldas, el aglomeramiento de escombros se erigía hasta por sobre el umbral de las puertas, avecinándose a medida que el animal se trasladaba. El leopardo, consciente del próximo impacto, saltó de regreso al suelo, sobre el que cayó de pie, para atestiguar cómo el gigantesco espécimen se enterraba entre los fragmentos de edificación y, en su desquicio, arrasaba con los sedimentos hasta lograr aflorar por el lado opuesto del cúmulo. A su paso, abandonó un sendero que ofrecía una visión poco prometedora del callejón exterior.

El predador no tuvo oportunidad de dirigirse hacia la abierta salida, puesto que el entumecimiento propagado desde su pata trasera continuaba extendiéndose, enlenteciendo su andar y doblegando su agilidad. Una horda de nuevos cazadores afloró desde el extremo despejado del corredor; Adriel se encargó de combatir a la mitad, en tanto los restantes miembros de la organización se desviaban hacia el sitio que ocupara él.
Con fiereza y convicción, empleó garras y colmillos a fin de dar muerte a todo oponente, recibiendo, en consecuencia, varias heridas superficiales, que aportaron al entorpecimiento de su desempeño.

A medida que la masacre se extendía y los gritos de Ash continuaban resonando en sus oídos, ya indistinguibles como verídicos u obra de su mente, un crujido delator extendía su presencia en el recinto. Rhett sostenía entre las fauces el cuello de un incauto cuando el estrépito se hizo ensordecedor y otro gran fragmento de techo se desmoronó sobre ellos. Hizo a tiempo a moverse, pero no pudo evitar ser alcanzado por buena porción de escombros, que le aplastaron la región posterior del cuerpo, dejándolo aprisionado.
Una nube de polvo se cernió, espesa, sobre todo lo visible y un repentino silencio, aunque breve, hurtó todo indicio de interacción. El leopardo incrustó las garras sobre el tapete aterciopelado que recubría el piso e hizo un esfuerzo desmedido por extraerse del estropicio. A costa de recibir profundos rasguños sobre la región baja del lomo, logró liberar la integridad de su físico, mas su pata herida, ya incapacitada, y el aparente desperfecto en su cadera le impidieron avanzar mucho más. Se derrumbó de lado sobre el suelo y se abocó a mantener activa su acelerada respiración.

La bruma de sedimentos se fue disipando progresivamente y aquello que descubrió indujo al leopardo a enseñar sus dientes.
―Pero qué desastre se ha ocasionado aquí. Espero que a los dueños del establecimiento no les moleste el estado en que ha acabado el lugar, después de todo, su propia plantilla se lo ha buscado ―sentenció una voz juvenil, familiar, y en exceso irritante.
Aquel rostro, tan similar al de Wyatt, fue revelado al ceder los residuos en el aire; ostentaba una amplísima sonrisa, como si ya se supiera victorioso y en su hogar le estuviera aguardando un opulento banquete. A sus espaldas se apostaba otra decena de cazadores, todos y cada uno armados, apuntando al par de damnificados, sus únicos opositores en lo que restaba del teatro y, casualmente, enemigos entre ellos. Rhett evitó contemplar a Adriel, el disgusto que le infundía la situación carecía de descripción certera.

El cambiante que se hacía llamar su hermano, aguzó la vista para comprobar el estado de sus presas. La sorpresa se vio reflejada en sus torpes facciones cuando halló el cuerpo de un leopardo y no el del burgués allí tendido; la expresión inicial cedió paso a una sombría y evidente envidia, y ésta a la aparente dicha donada por el éxito.  
―Veo que ya no hay sitio hacia el cual escapar ―mencionó aquel, apostando ambas manos en la región baja de su espalda.
¡Monsieur! El chico no está. ―Anunció uno de sus armados lacayos, salido de un camerino intacto.
―¿Cómo dices?, ¿cómo que no está? ―Recapituló el aludido, turbándosele el temperamento.
El cazador negó en respuesta y viró el rostro en dirección de los escombros. Allí ya no había vía de escape, puesto que el destrozo había velado el muro posterior. El cambiante a cargo frunció el ceño pronunciadamente y dirigió la mirada hacia su transformado hermano, que se había esforzado por tomar asiento y le contemplaba agazapado. Por consiguiente, el joven bastardo centró la atención en el vampiro y, esbozando una sonrisa, caminó en su dirección; una decena de armas cargadas apuntaba hacia su cabeza y corazón.
―¡Ah!, el barón. Qué honor. Deme una buena razón para no volarle los sesos en este mismísimo instante. ―Exigió, con una sonrisa curvándole los labios y aquel porte altivo que siempre había caracterizado a los O’Shaughnessy.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 11/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Adriel Miracle el Vie 02 Oct 2020, 23:57

Todo se vuelve un caos, mientras el vampiro acaba con dos de los cazadores cuatro más aparecen, incluso más, mientras en breves instantes mira al enamorado de ash peleando con ahínco pero entre el combate la estructura más y más cede, cayendo trozos de otros cuartos incluso partes del escenario principal, el vampiro se siente sorprendido como esos malditos cazadores se atrevieron atacar un lugar tan arraigado y protegido, aun así tuvieron las agallas para ello, pero no piensa ceder, no tan fácil al menos, tras acabar con otros tantos más el joven miracle escucha un fuerte ruido, escombros y tenues quejidos, al girarse mira al cambiante herido arrastrándose le mira grave, al menos en lo referente a poder continuar la pelea contra los intrusos.

Escucha una voz en tono de burla, el barón se gira con furia fijando sus ojos en quien es, el aparente hermano del enamorado de ash, entrecierra los ojos al escuchar armas cargarse y tensarse el evidente cambiante ante el olor que percibe el vampiro en él se muestra intachable, incapaz de percibir siquiera la derrota aun cuando el objetivo al parecer se ha escapado se siente satisfecho por lo sucedido, las pérdidas fueron numerosas pero eso a él es notable que no le importa en lo más mínimo.

Escucha las palabras mientras analiza las posibilidades, aun usando su mayor velocidad las maneras de escapar son prácticamente nulas, pero el barón no piensa rendirse, inhala y exhala levemente, mientras sacude sus ropas, mostrando un semblante tranquilo sonríe ante el cambiante.


-vaya señor cazador, no es necesario su nombre ya que imagino deseara conservar su anonimato, pero debo reconocerle que posee gran poder al entrar aquí y lograr todo esto-

El vampiro extiende sus brazos exaltando todo alrededor, los cadáveres de los vampiros y los esclavos de estos, los cazadores esparcidos por doquier y partes de la estructura en ruinas desplomadas en diferentes partes, baja los brazos y camina hasta el enamorado de ash poniéndose detrás de este el vampiro le rodea el cuello con el brazo izquierdo apretándolo fuertemente alzándolo sonríe ante cada uno en especial al líder de estos, acerca su rostro y lame parte de la sangre que brota del ahora hocico del felino.

-razón sería algo inútil decir que te ofrezco a este maldito, ya que tu fácilmente podrías matarme y llevártelo, incluso herirme gravemente y llevarnos a ambos, pero… ¿Qué tal algo de información valiosa para tu objetivo?-

El cambiante mira seriamente al vampiro, consternado y preocupado que decida este en acabar a su hermano, ya que ese anhelo claramente notable en la mirada de este es que él sea quien lo torture y después asesine, un odio profundo muestra, algo que ha aprendido conforme con los años a descifrar el barón.

-más vale que esa información sea importante o hare lo que has dicho barón-

El joven miracle sonríe sin soltar al felino, volviendo a lamer lo poco que queda de sangre en donde ha deslizado su lengua disfrutando enormemente del sabor, hablando a un tono excepcionalmente bajo solo para que sea capaz de oír rhett pero duda que no pase desapercibido del cambiante, ante su naturaleza.

-iré a visitar a esas dos humanas encantadoras, descuida no estarán solas-

Mirando al líder del grupo de cazadores, adriel sonríe hablándole con tranquilidad.

-te aconsejo que desistas de la idea de matar a este chico, ya que quien huyo siente un gran amor por el e igualmente ash está profundamente enamorado de este gatito, lo sé porque yo les ataque hace días, mientras tengas a este lindo gatito vivo sin duda ash le buscara, además puedes usarlo como desees ya que estando a tu merced no podrá negarse a nada ya que puedes mandar a llevarte a dos encantadoras mujeres que el cuida celosamente en una casa muy escondida por las afueras-

El líder y hermano en apariencia de rhett se muestra muy atento a esas palabras que dice el vampiro más por el hecho de que su hermano tiene un amor con un hombre y tiene a dos mujeres a su cuidado, sonríe mientras alza la mano derecha a sus aliados estos bajan sus armas, adriel sonríe al haber logrado su objetivo, sin soltar a su presa se la lleva ante el hermano, arrojándolo a los pies de este, por desgracia no pudo atrapar a ninguno de ellos pero el plan sigue en una buena manera, algo que el barón no desaprovechara, camina a la derecha mientras se detiene mirando al cambiante triunfador.

-un detalle más… esas mujeres conocen a ash también quien sabe, podría un buen cazador obtener algo de ellas y encontrarlo-

Adriel camina por entre los destruidos asientos hacia una de las salidas aun intactas, pero antes de irse toma unas flechas que están cerca de la misma, al apartarse unos metros cuidando que nadie este toma las flechas sonriendo ante su acto, peor también esperando toparse con arikel y el humano el vampiro clava dos flechas en su hombro izquierdo lo más abajo posible, aun con las heridas evidentes, necesita verse aún más lastimado, la última en la pierna derecha, soportando el exclamar cualquier sonido, camina alejando del teatro, tras unos momentos escucha unas voces conocidas, mirando a la vampira y el humano, el joven miracle camina lentamente, tocando con su palma derecha el hombro izquierdo, mientras la pierna derecha la mueve lento, al estar a unos pasos de ambos el vampiro se detiene mirándoles con cierta sorpresa.

-así que el maldito felino no salió, le dije que la estructura estaba débil…-

Adriel cae de rodillas mientras se recarga en la pared evitando presionar las flechas.

-felicidades ash, un nuevo logro en tu vida, me impresiona el valor de ese amor que profesas-


soy tinieblas, una oscuridad perpetua:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Adriel10
Adriel Miracle
Adriel Miracle
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 279
Puntos : 267
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 05/04/2020
Localización : todo lo que corresponde a francia y mas

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Arikel Voerman el Vie 09 Oct 2020, 23:20

La vampiresa tenía unos sentimientos encontrados, que no daba credito, como algo que debía haber sido una noche más, una de tantas y tantas noches donde la melodia y el teatro deslumbraba a todos allí, si bien es normal que el teatro es dominado por vampiros, con toda su plantilla de vampiros y algunos esclavos de sangre que rondaban y conseguían hacer algunas cosas que sus amos vampiros no podían realizar. El sonido de la musica que los vampiros eran capaces de interpretar, o las voces de los vampiros cuando cantaban que a veces eran tetricos cantos de sirena capaces de atraer a las almas incautas y mas vivaces hacia ellos, como una linda telaraña preparada para cazar, pero como invitados que eran, la verdad que quizá Arikel a pesar de sus mil años, pecó de ingenuidad, y creyó que podía haber disfrutado con una amistad de una noche en el teatro, y luego al acabar quizá haber ido a una taberna a beber cervezas, o quizá haber ido a la casa de Ash o de su pareja y terminar ahí la velada, ya habría cazado algo a la vuelta, pero no. Todo en esa noche se había ido al traste, todo. Desde que acabó su velada y esos seres empezaron a entrar, aparte tendría que hablar arduo y tendido con Adriel, por que todo lo que hizo era claro una enemistad, una enemistad que deseaba que aquella noche habría dejado de lado.

Arikel observaba al joven Ash como estaba destrozado, había dejado a su amor atras, la verdad es que Arikel jamás se había enamorado, quizá por eso no llegaba a comprender en totalidad el estado de Ash, más le miraba con un gesto misericorde. Mientras mantenía sujeto a Ash que le recordaba a un pajarito herido, delicado, mientras derrotado decía que Adriel lo mataría a lo que la vampiresa negó con la cabeza efusivamente, haciendo que su albina melena se sacudiese al viento.- No. Adriel no haría eso, no te preocupes, Adriel no lo haría escuchame....- Afirmaba la vampiresa mientras fijaba su mirada en el joven. -Es un cambiante, he visto algunos, son odiosamente habiles...tengo muchos años, y ellos me dan dolor de cabeza a mi, esos cazadores no lo conseguiran.- Decía intentando animarle, mientras miraba por el callejón esperando que de un momento a otro aparecieran los dos o al menos eso esperaba.
Arikel abrazó a su amigo intentando transmirle un calor que no tenía, un reconfortar que no sabía si podía proporcionar, más cuando pronunció un nombre hizo que Arikel girara rapidamente la cabeza a mirarle, aunque no era posible que fuera al mismo concepto que tenía a Cain que tenía la vampiresa, pero no indagó en ello, simplemente intentaba calmar a su amigo mientras intentaba pensar.

Se meditaba volver, de echo miró varias veces en aquella dirección mientras sujetaba a Ash, fue entonces cuando escuchó a alguien acercarse, la vampiresa giró la cabeza para observar a Adriel con atención, observaba las flechas clavadas y como venía sin el joven. -¿Donde está?.- Preguntó Arikel mientras sujetaba a Ash, en una actitud ahora protectora.-¿Que demonios ha pasado? ¿y los cazadores?.- Preguntó mientras miraba al vampiro con cierta preocupación, mientras su mirada iba de arriba a abajo inspeccionado al vampiro. Aunque abrió los ojos como platos cuando le reclamó al destrozado Ash. Un rugido sobrenatural se escapó de los labios de la vampiresa. -¡Adriel! mide tus palabras....no es momento de esto.- Gruñó furibunda mientras meditaba el volver. -Quizá pueda buscar pistas...o quizá haya salido..- Pensó en alto mientras observaba a los dos.


Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 6tltTfs

Fight or die:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 0YdQG1S
Arikel Voerman
Arikel Voerman
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 355
Puntos : 378
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 15/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Ash el Mar 13 Oct 2020, 03:18

Ode
à la rouge folie
Theatre des VampiresParísRhett, Arikel, AdrielPrivado
Queria, deseaba con todo su ser, creerle a ella. Tener la fé que nunca tuvo por nada, confiar en que era posible que todo saliera bien pero… Pero él podía sentirlo, su corazón dolía, quemaba con la despedida que su amante había ejecutado momentos antes en el teatro, Rhett como Ash sabían al unísono que el caos cerraba sus garras sobre sus vidas, la tragedia de su separación solo podía traer más tristeza en virtud de las únicas probabilidades que les acechaba al tener a Adriel como pieza de la encrucijada, ahora, aquel hermano bastardo solo podía afectar en su contra, la de ellos, pues si hubiera existido un rango de escape con él aquello se esfumaba en una mera ilusión.

Sus manos estaban aferradas a la ropa de su amiga, su frente apoyada en el hombro de esta, la abrazaba con toda su fuerza, que era poca, se estaba derrumbando en la pena, en su interior una batalla se cernía entre el luto y la esperanza, ah, bien cantaban las odas sobre el mito de la caja de pandora, aquella donde residía la eterna premisa que indicaba que era esta, la esperanza, la última en perderse. —No… Él va hacerlo … Me lo arrebatará… —Musitó como último lamento, con la voz rasgada, nunca tuvo nada más claro en la vida que el odio que Adriel por Ash profesaba y el rencor que en el interior del humano se formaba. Los pasos pronto se escucharon, al pelinegro el aire se le escapó de los pulmones y al tiempo que la albina su rostro se giró encontrándose con un único hombre. Se le detuvo el corazón, se le escapó la vida del cuerpo, en sus oídos un sonido agudo le ensordeció de las palabras del mundo material y solo las ideas le calaron el alma con un constante y claro “Lo sabía”.

Su mandíbula sonó ante la tensión implementada. Su mano nunca había soltado el cuchillo otorgado por su amado como si de aquel pudiera aferrarse para que el otro volviera guiado de un hilo invisible a su persona. Ello no sucedería, como tampoco el muchacho sucumbiría un segundo más al desenfreno de la espera. En su mente una disculpa porque en su boca la lengua la tenia amarrada. Aferró, pues, el mango de la navaja y un corte limpio sobre la nívea piel, profundo, le obligaría a soltarlo por el desprendimiento de parte de los tendones de las muñecas. Era plata pero ella se regeneraría, él corrió como si la vida en ello se le fuera. Si Arikel le perdonaba o no, si lo perseguía, si lo condenaba, o que fuera que hiciera no le importaba, cortaría, mutilaría, haría lo que fuera pero él, Ash, tenía que ver, tenía que comprobarlo que allí estaba. Debía cersiorarse a toda costa que era verdad, que Rhett… Estaba muerto.

La puerta que haló cayó por su estado, el joven se introdujo como una sabandija sobre los escombros, no emitía un sonido, no gritaba una palabra, buscó y no dejó de buscar. Allí no había vida, solo la muerte velaba este lecho destruido, pero si era verdad y Rhett había muerto lo encontraría ¿No es así? Allí estaría su cuerpo, en algún lugar, bajo cualquier escombro, sobre algún pedestal. Él tenía que estar ahí si es que lo había dejado solo, si se había atrevido a morir Ash encontraría el cadáver del hombre por el cual sus pulmones respiraban.

" ¿Dónde estás? " Se preguntaba. Entonces en la tarima lo notó, una vela yacía cuidadosamente colocada sobre un butaco y junto a ella un trozo de papel perfectamente colocado.

Sus manos rasgadas, cubiertas de su propia sangre, se colocaron sobre la madera del escenario, se impulsó para subirse y entonces caminó hasta la nota, los costosos zapatos emitían un eco típico del espectáculo y cual obra dramática lo tomó, el papel tenía un escrito, podía reconocer que era su nombre por lo que echó un vistazo a su interior en tanto las gotas de sudor se deslizaban por el contorno de su rostro cubierto por el polvo del edificio y la linfa de los muertos. Entonces, al fin, jadeó y es que Ash no sabía leer, no, pero lo podía ver en el texto breve los caracteres que formaban el nombre de Rhett. Lo supo sin saberlo, que él estaba vivo y fue entonces, al fin, que el alma le volvió al cuerpo porque lo entendió: Que esta era una carta de rescate y por tanto lo podía recuperar.


“Rhett está vivo.
En unas horas a su residencia las reglas a seguir os llegarán, sin replique y con coordinación su vida será preservada. Cumplir si queréis volver a verlo.”


code by EMME




Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Jffd01t

My Daddy and me:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD

Family Cross:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 JLWgpd7

My soul, Your body:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 N8tLEYPOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 UZLZWvq
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NG39DpdOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Vbzfhwz
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 HtQWpunOde à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LjGnYT3

Si mi vida amorosa fuera un cuento de hadas:

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 D8ee5Ps
Ash
Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 211
Puntos : 221
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 31/05/2020
Localización : No te wa a decir xd

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Rhett O'Shaughnessy Ayer a las 05:12

Ode à la rouge folie
Ash, Arikel y Adriel | Theatre des Vampires
El entorno que acogía la escena sería juzgado por cualquier sabio erudito como en exceso catastrófico, exageradamente enunciativo de un tormentoso desenlace y hasta atribuible al preferentemente evadible mal gusto. Para fortuna del arte y desgracia de los involucrados, el acto en curso se correspondía con un episodio de la realidad.
El felino malherido realizó un esfuerzo demandante por erguir el cuerpo, severamente afectado en su región posterior y que, por ende, se veía incapacitado para conservar el equilibrio por tiempo prolongado. Su pelaje yacía lacerado en varias regiones y la sangre no dejaba de brotar desde cada una de sus heridas, impregnando el aire con la fragancia metálica de su esencia sobrenatural, amalgamada con los vestigios de la linfa de los inmortales caídos.

Allí estaba la decena de cazadores con armas y ballestas apuntando, su irreconocible congénere en el rol de cabecilla y el despreciable vampiro que a donde aparecía, acarreaba la desdicha. Rhett postró ambas patas delanteras por delante y empleó los hombros extenuados para elevar la cabeza; le resultaba tortuoso forzar la cadera y por ello mantenía las extremidades traseras extendidas hacia un costado. Respiraba agitadamente, exhibiendo la inquieta lengua, con los colmillos expuestos y la mirada ensombrecida.
Imprevistamente, en medio de una plática cuyos términos apenas logró recabar, se vio abordado por el barón de pesadilla, quien le envolvió el ancho cuello con un brazo, al son de una propuesta que le incorporaba como botín. Oír el nombre de su amante, así como reparar en la mención de las dos mujeres que aquella peste hubiese conocido, instó a su furia mitigada a hallar nueva chispa. Sus labios rugosos fueron recorridos por la lengua del monstruo, a quien estuvo a punto de arrancar el rostro de un tarascón; que estuviese exhausto y su cuerpo destrozado no reducía el índice de desprecio que profesaba hacia aquel. En tanto Adriel continuaba hablando tonterías, el leopardo alzó la zarpa e incrustó las cinco garras profundo sobre su espalda, los constantes intentos por proferirle una certera mordida, no obstante, se vieron siempre frustrados por la fuerza del agarre contrario.

Que aquel se atreviera a amenazarle entre murmullos instigó a que el felino extendiera la otra pata e incrustara las cinco restantes uñas en el pecho del vampiro; en consecuencia de ello, perdió el equilibrio, yaciendo de espaldas al suelo y pendiendo del cuerpo ajeno, el cual fantaseaba con despedazar hasta asegurarse de atribuir una muerte irreversible.
Aferrado a la carne perenne de su presa como se encontraba, fue arrastrado por esta hasta el sitio ocupado por la decena de cazadores, a cuyos pies fue arrojado, aún con las zarpas embebidas en sangre. El leopardo rugió y se removió en vano, dispuesto a atacar a cualquier con la osadía de acercársele lo suficiente; mas vasta fue su sorpresa cuando un proyectil le perforó la región lateral del cuello, propagando un creciente entumecimiento por la extensión de su hombro. Aprisa, recuperó su figura humana y se extrajo forzosamente el dardo de la carne. Su sentido del olfato le dio a entender que había sido inyectado con alguna suerte de menjunje y la oleada repentina de somnolencia que le abordó definió las cualidades somníferas del mismo.
Con las piernas adoloridas e inmovilizadas, fue incapaz de trasladarse, la cabeza comenzó a darle vueltas y acabó desmoronándose sobre los brazos flexionados. La vista nebulosa distorsionaba los rostros, mas supo que alguien se acercaba para recogerle. Con los dientes presionados y la sangre filtrándose entre ellos, soltó un ávido gruñido.
Todos y cada uno de ustedes pagarán por esto ―murmuró, ya incapaz de entender las identidades de las siluetas borrosas que le rodeaban―. En especial tú, Adriel. ―Sentenció.

Mientras sus sentidos se apagaban y perdía la consciencia, prometió hacia sus adentros no descansar ni en vida ni en la muerte hasta no haber cobrado venganza contra el barón que había cernido sobre Ash y sobre él tal grado de desdicha. Perdió el conocimiento seguro de que volvería a abrir los ojos eventualmente y que, entonces, regresaría sobre sus pasos hasta los terrenos de su hogar, a los brazos del muchacho a quien había prometido entregar su vida, dispuesto a disculparse por haber soltado su mano y seguro de que nunca volvería a dejarle ir.





Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 PKbd9Wd
Lost in Paris, drunk in desire:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 NJVfi8s
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 LdjEVoD
I can show you the world:
Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 FLmQAw4
Rhett O'Shaughnessy
Rhett O'Shaughnessy
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 171
Puntos : 189
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 11/01/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash] - Página 2 Empty Re: Ode à la rouge folie [Rhett | Arikel | Adriel | Ash]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.