Victorian Vampires
El Canto de la Quimera ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


El Canto de la Quimera

Ir abajo

El Canto de la Quimera Empty El Canto de la Quimera

Mensaje por Ninochka Margosha el Miér Sep 30, 2020 3:01 am

“Women who did what they liked
instead of what other people wished were often accused of witchcraft,
because only a witch would be so defiant, or so it was thought.”
"Christina Henry" The Mermaid




Mentiría si dijera que no continuaba sufriendo. El regreso al cabaret no había sido sencillo. Se había esfumado por completo durante 6 meses tras comprobar que le resultaba insoportable permanecer estable junto a humanos. La sed era incontrolable, creía haber experimentado la más intensa de las emociones tras la perdida de su bebe, pero aquello… aquello era distinto… Su ser se veía dominado bajo la necesidad de la sangre y toda característica que la definía se desvanecía para dar paso a un monstruo. El monstruo en el que se había convertido, aquel que le habían forzado ser.

Sin ayuda no hubiese conseguido dominar la sed, al menos lo máximo que era capaz de controlar hasta el momento. Hacia apenas dos semanas había decidido regresar al cabaret. Podía manejar rasguños o pequeñas gotas de sangre. Le preocupaba cuando las mujeres se encontraban en su periodo, pero hasta donde había sido capaz de descubrir, el aroma nunca era tan anhelante como el de la sangre fresca borbotando de una herida, así que podía manejarlo. No sin esfuerzo, pero podía. Lo suficiente como para alejarse del lugar si alguien comenzaba a sangrar.

Poco a poco, poco a poco, se recordó cuando llego a las puertas del Burdel. El aroma humano nubló sus sentidos y Ninochka caminó hacia las oficinas, evadiendo al publico. Puedo hacerlo, puedo hacerlo. Convencer a su jefe para que le permitiera regresar, sin duda también había sido un gran reto. No se había tomado demasiado bien su desaparición y Ninochka podía comprender la razón, pero mejor eso que rebanarle la garganta, pensó. Tras dejar al descubierto su infinita persuasión, estaba de vuelta. Resultaba chistoso que antes que retomar sus negocios, prefiriera tornar al Cabaret. Y es que trabajaba en aquel lugar tan solo los fines de semana, por capricho. Por alguna razón, pensó que bailar también le ayudaría en su crecimiento como inmortal. Cuando dejaba su cuerpo en libertad y se movía con la música, cada preocupación se evaporaba, Ninochka era feliz y aquello que le preocupaba dejaba de tener sentido. Esperaba que así fuera también con la sed. Pero lejos quedó de la realidad, puesto que su anhelo por la sangre corrompió también el baile. Las venas latentes, las heridas de barrio, cada despiste era producto de sus instintos vampíricos, que también le ayudaron en su agilidad sobre el escenario. Por lo que, de cualquier modo, a pesar de perder, también ganaba. Había sido complicado al principio, pero poco a poco y tras nulos accidentes, Ninochka comenzaba a acostumbrarse a su nueva realidad.

Aquella noche salían a bailar después de la intérprete. La rusa no la había visto tras su regreso hasta aquel momento. Oculta tras las cortinas del escenario, la observo moverse por el escenario y por un momento la neófita deseo que también supiera cantar; la combinación de su voz con el baile era hipnótica. Además, era una muchacha bella, su mirada desprendía calor, casi reconfortaba a la par que seducía a todo aquel que la miraba. Ninochka ladeó el rostro, observándola con interés; había algo distinto al resto de personas presentes. No sabia decir el qué, pero existía. La vampira elevó el mentón, aspirando con fuerza. Su aroma; no podía determinar el origen peor no era humano. Desconocía que otros secretos se ocultaban entre las sombras. Hasta el momento tan solo había dado con aquel que la había convertido por lo que no estaba segura de si podían existir otro tipo de especies. Tras comprobar que nada era imposible, no lo descartaba.

La muchacha termino de cantar y les dio paso. Ninochka se deslizo por el escenario con el resto de bailarinas, deteniéndose un momento cuando caminaba junto a la joven para comprobar nuevamente su aroma. ¿Seria como ella? Lo dudaba. Sentía el correr de la sangre, rabioso en sus venas y el ardiente calor irradiar de su figura. Ardía. La rusa le dedico una mirada antes de alcanzar su posición.

La música dio comienzo y con ello su baile. Viva; estaba viva de nuevo.


YOU CAME, YOU SAW AND THEN YOU BURNED EVERYTHING TO THE GROUND
El Canto de la Quimera Fondo-11
rompe mi piel:
El Canto de la Quimera 1ee2959035aa81c7b2700534fc1826cf
Ninochka Margosha
Ninochka Margosha
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 6
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 24/06/2020
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

El Canto de la Quimera Empty Re: El Canto de la Quimera

Mensaje por Nour Saad el Sáb Nov 14, 2020 3:33 pm

Aquellos últimos días estaban siendo extrañamente diferentes.  
De nuevo, pero por otras razones. De una forma intensamente sutil.
Todos los sentidos de la licántropo habían comenzado a caminar hacia las puertas de una revolución.
La cotidianidad de los temas en el cabaret había cambiado, ahora aunque de forma más tenue por el paso de los días desde la novedad de su regreso, a parte de los sonidos cotidianos de los clientes y el personal, se escuchaban estrepitosos y claros los comentarios de felicitación y preguntas de todas sus compañeras, vibrantes eran las sonrisas que curvaban sus labios maquillados con vibrantes colores rojos, rosas y vinos, pero para su audición no era lo único que escuchaba claro, por debajo de tanto ruido estaban los susurros. De esos algunos eran consecuentes con lo que se admitía en voz alta, pero otros no eran tan amistosos, estaban cargados de crueldad, sospecha y otros de indiferencia, pero para Nour de todo lo que ocurría, ese comportamiento fue lo más normal, era algo inherente al medio, más si quien causaba esos sentimientos era una mujer hermosa, misteriosa y talentosa.

Ella por su parte guardó silencio y distancia porque lo realmente inusual era no sentir la marcha latente y acompasada tan característica de un corazón dentro de aquella hija prodiga del espectáculo.

También estaba ese olor que estaba volviendo loco a su olfato, a sangre y a lo que ella llamaba sed por no poder encontrarle un nombre conocido o lógico para los humanos. Ver a la bailarina era como verse a si misma en una noche de luna llena, pero habiendo tenido contacto cercano con otros hombres lobo gracias a Fernand, sabía que Ninochka no era uno de los de su clase, además su propio corazón parecía un volcán con un estado variable de ánimo y extremista. De lo único que estaba segura desde que la había visto era que no la mujer que había regresado no era una humana.
No, en sus comportamientos, silencios que iban más allá de sus labios y la guiaban a un interior oscuro, en su mirada intensa como la suya y debajo de su pálida piel existía algo más complejo que la filosofía.
Nunca había hablado demasiado con ella antes de su larga ausencia, recordaba que llegaba al cabaret cada fin de semana y hacía su parte de manera muy talentosa en el espectáculo, muchas decían que era una mujer rica que no necesitaba del dinero que ellas sí, que lo hacía por dormir con los clientes, por retar a su padre y a Nour eso poco le interesaba, no le gustaban los rumores y pensaba que como fuera era un buen acto de rebeldía y que cada quien hacía lo que quisiera con su vida.

Tanto había pasado que no podía rememorar porqué nunca antes haber intercambiado ambas alguna palabra más que las sinfonías cordiales de un saludo o una despedida.
Y la bestia dentro de ella había estado inmóvil, muy escondida entre las neblinas del fuego de su existencia interna, pero la revolucionaria la conocía y entendía que era una preparación. Estaba al acecho.
Su presentación de aquella noche no fue algo del otro mundo, colocó su disposición que aunque inquieta hacía siempre lo posible por deleitar con su talento, su pasión y entretener, entretenerse.
Aunque en todo el transcurso sintió el escalofrío de la mirada ajena a su espalda, ajena por la peculiaridad de quizás la curiosidad, del acecho, no tenía una endiablada idea. Lo que sí le decía la bestia: algo no está bien con esa mujer. Huele a muerte. Cuando los aplausos comenzaron y sus labios se sellaron en la sonrisa coqueta de siempre, dio la vuelta sin detenerse de más con el publico. Una noche diferente, ausente de lo que consiente. Así caminó rumbo al interior, el tiempo se eclipsó cuando entre las bailarinas, camuflada con la piel de una de ellas pasó la conocida extraña a su lado.

Parecía alguien más dentro de esa piel. Le recordó al cuento de caperucita y el lobo.
No, esa era su propia historia. Quizás está tenía un león, un murciélago, una araña o algo igual de tenebroso. O más. O menos...
Su recelo lo disimuló con sagacidad entre una neutralidad profunda y un tinte de indiferencia casual de artista que termina un show exhausto. Inhaló y allí estaba, el glaciar frío del invierno en los campos de Lyon en medio de una tormenta de nieve teñida de sangre. De nuevo el escalofrío de esa mirada a su espalda, el gruñido interno de su bestia agitándose como una imagen deformada, erizada, enardecida como un boceto en rayadas y descontroladas pinceladas iracundas color negro y rojo que la llenaban toda desde la coronilla a la punta de los pies. Ahogó el grito animal apretando los dientes. Respiró profundo.

Se detuvo al estar tras la cortina y giró, viendo las faldas moverse entre las largas y esbeltas piernas, los brazos formando arcos libidinosos adornando sus caderas y los boleros, entre todas las bailarinas ella era la que más resplandecía con el espectral color de su piel y sus labios entre tanto rojo, sus movimientos iban más allá de la simple perfección del gran artista. Era un talento que evoluciona. Que devora. Consume. Que libera. Era verse a ella.
Fue más allá de la música, los tacones sobre los tablones del escenario a ritmo perfecto, contó sobrenaturalmente los corazones y atribuyó los latidos desmedidos por el ejercicio y seguía faltando uno. Eso la turbaba, aún. Mucho.

-¿Qué te ha pasado en este tiempo?- Fue lo primero que navegó su mente, ella misma se hacía esa pregunta. Pero ya lo sabía, la loba dentro de ella era la causa y sonreía regodeándose enojada por las dudas que le causaba esa mujer desde hace días. Sentían ambas que algo iba a suceder y si no, sería ella quien se encargara de que así fuera. Descubriría de una vez por todas ese misterio, se iba a deshacer del velo que cubría la estatua de mármol.
Lo cómico es que al resto del mundo sus pensamiento no le importaban o quizás sí pero de forma milagrosa, luego de un rato de hipnotizante baile en el publico algo más que algarabía y excitación sucedió. Una de esas cosas que en lugares así es la rutina que cambia rutinas. Unas airadas palabras soeces fueron seguidas del sonido de una botella al quebrarse que hizo eco en fragmentos y un grito rasgó el aire como el vidrio afilado la carne de uno de los clientes. Una pelea, los gritos de las meseras, el barullo general, la música y pasos se pausan y lo más notorio es la sangre que llega a su nariz dulzona y ferrosa. Su respiración se acelera.
Los dos inmensos centinelas del cabaret que se mueven entre las mesas para llegar antes de una tragedia. La sombra de la cortina cubriendo la mitad de su vigilante y agitada figura, espectadora. Allí iba a comenzar la siguiente escena.


El Canto de la Quimera KyyyExz
Gracias, Fernand!
Nour Saad
Nour Saad
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 27
Puntos : 32
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 03/04/2020

Volver arriba Ir abajo

El Canto de la Quimera Empty Re: El Canto de la Quimera

Mensaje por Ninochka Margosha el Dom Ene 03, 2021 11:38 am

La neófita se dio al baile como esposa que se entrega a su marido en su primera noche. Los movimientos electrizantes, desenlazaron sus extremidades en un ritmo intoxicante. Era como el agua, como el fuego y como un cataclismo natural. No había final para su función, podía pasar toda la noche bailando y no cansarse. Aquel era al único regalo que había llegado con aquel cambio. Sin embargo, navegando en su libertad, sintió dos pupilas sobre su nuca, al igual que ella había hundido las propias sobre la cantante minutos atrás. No tuvo que mirar para saber quién era, su aroma la delató. Ninochka se preguntó qué secretos guardaba aquella joven. No olía como un mortal cualquiera, pero desde luego tampoco lo hacia como ella. La pasión en sus venas era denotable. Se preguntó si se quemaría los labios si trataba de beber su sangre.

La imagen del plasma se llevó consigo su concentración. Hizo un esfuerzo por ignorarlo. Combatió la sed con el baile y de nuevo, todo cobró calma. Pero duro poco. El murmulló se le antojo claro; un par de hombres discutían por encima de la música. El estridente sonido del cristal al romperse disparó sus instintos.

Peligro, peligro, peligro…

Y entonces lo olió… Sangre. El aroma la llamo, como Sirena que llama a marinero. Ninochka apretó los puños hasta que sus nudillos tornaron pálidos y se mordió el labio con fuerza. Sus caninos reclamaron la sangre, hambrientos contra su labio. La podía sentir, deslizándose por su lengua, bajando por su garganta, llenándola. La necesidad la llevó al limite de la locura y Ninochka dio un paso hacia el revuelo mientras el resto de las bailarinas se ponían a cubierto. Dio otro paso, el monstruo en su interior gruñendo.

Una de las muchachas la tomó del brazo para llevarla consigo, a cubierto. Ninochka no se movió.

Nino, vayámonos de aquí, esos hombres van a destrozar el lugar―dijo la muchacha. La neófita giró el rostro en su dirección y sus pupilas tan solo se anclaron en el pulso sobre su cuello, la sangre agitada en sus venas―. ¿Te encuentras bien?

No le respondió, demasiado perdida en el deseo del plasma, se acercó a ella y posó una mano sobre su hombro para acercar su cuello hacia su boca. Alguien tenía que hacer algo, en ese mismo instante, o aquello tornaría en una fiesta sangrienta. Mucho más sangrienta de lo que podrían haber anticipado con aquellos dos tipos peleando.

Pronto, todos estarían a la merced de los colmillos de la neófita y su insaciable sed.



YOU CAME, YOU SAW AND THEN YOU BURNED EVERYTHING TO THE GROUND
El Canto de la Quimera Fondo-11
rompe mi piel:
El Canto de la Quimera 1ee2959035aa81c7b2700534fc1826cf
Ninochka Margosha
Ninochka Margosha
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 6
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 24/06/2020
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

El Canto de la Quimera Empty Re: El Canto de la Quimera

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.