Victorian Vampires
Érase una vez ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


Érase una vez

Ir abajo

Érase una vez Empty Érase una vez

Mensaje por Renfri Drach el Jue Nov 05, 2020 12:56 am



Hace mucho tiempo
En el castillo + por la mañana

Era un día en apariencia similar a otros, los rayos del sol habían aparecido en el horizonte tres horas atrás. Renfri se había despertado muy temprano, sus manos habían alcanzado sus ojos y tras frotarlos y emitir un bostezo bastante despreocupado y sonoro, sus enormes ojos infantiles habían mirado a su alrededor, intentando desperezarse del todo.

Sus pequeñas piernas se movilizaron sobre la cama, arrastrándose hacia el borde de esta. Alzó los brazos sobre su cabeza, aún adormilada, todavía sus ideas no estaban del todo claras. Una vocecita casi inaudible le decía que recordara, que este no era un día igual a todos los demás. En cuanto esta se volvió más audible para ella, sus ojos terminaron de abrirse abruptamente, el entusiasmo apareció en su rostro y la excitación se abrió paso en toda su persona.

Se olvidó de que le habían enseñado que debía de mantener la compostura, los modales y las buenas costumbres, y atravesó la habitación corriendo en polvorosa. Al otro lado del largo corredor, descansaba su nana. La niña entró sin tocar la puerta, se abalanzó sobre la cama de la buena mujer y dando saltos sobre el colchón comenzó a llamarla con pequeños gritos y risas.

La nana sufrió primero un sobresalto creyendo que había llegado el fin del mundo, pero pronto vio a la pequeña figura y a pesar del intento de hacerla calmar, Renfri ya se le había escabullido, daba vueltas sobre sus pies en la habitación y le pedía que la ayudara a vestirse.

-Calma, calma, tu padre no regresa en este instante.-

La mujer se puso de pie para intentar poner algo de cordura en la niña, pero era imposible atraparla, sus pies eran demasiado veloces, tiraban de su camisón de un lado al otro.

-¡No importa! ¡Quiero estar lista para su llegada!-

Tres horas después su peinado se había deshecho, su oscuro cabello caía alborotado y su vestido estaba arrugado. Jugaba en los jardines con otro niño, Corrían ambos mientras sus manos tiraban de la cuerda de una cometa que se alzaba majestuosa en el aire.

En cuanto el sonido de las trompetas viajó por las distancias del castillo Renfri supo que su padre había regresado. Soltó la cuerda y cambió de rumbo dirigiéndose a las puertas del ala este, entró por ellas y recorrió varios pasillos hasta detenerse sin aliento.

Aguardó impaciente hasta ver la figura familiar de su padre, e iba a correr hacia él cuando sus pies se detuvieron en seco.

No había llegado solo, a ún lado de él se presentó alguien más. Tal diríase que sus oídos fueron capaces de escuchar el roce de los pliegues del inmaculado vestido de la aparición que hacía acto de presencia, elegante, temeraria, sofocante y siniestra,

El corazón de la pequeña estuvo a punto de detenerse, tenía la impresión de que la luz de la entrada se había ensombrecido.





Érase una vez EOgXFuM
Renfri Drach
Renfri Drach
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 8
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/06/2020

Volver arriba Ir abajo

Érase una vez Empty Re: Érase una vez

Mensaje por Renfri Drach el Jue Dic 31, 2020 9:47 pm



Hace mucho tiempo
En el castillo + por la mañana

Alguna vez había sido distinta, hace mucho tiempo, en otro lugar. En la tierra verde adonde se encontraba el castillo.

Alguna vez fue feliz, se escuchaban sus risas cuando sus pies pequeños le llevaban a lo largo de los pasillos y la pequeña niña le hacía travesuras a su nana.

Alguna vez fue inocente, a pesar de que en el presente ya no lo recordase.



Los ojos de la niña se abrieron como platos mientras observaba a la recién llegada. Era una mujer elegante y refinada, Renfri no recordaba haber visto a una mujer así jamás.

El escalofrío le recorrió todo el cuerpo al tiempo que su padre las presentaba la una a la otra.

Desconocía el por qué, pero en el momento en el que la mujer volteó a mirarla con sus orbes penetrantes y oscuros, sintió que se le detenía el corazón.

Sus pies se negaron a avanzar, a pesar de que su padre la llamaba y de que no había deseado otra cosa en los últimos días más que su regreso.

-Renfri, acércate.- La voz familiar le instó a dar unos pasos hacia ellos, y fue en ese momento cuando la vio a ella acercarse a su padre.

Hubo algo en la manera tan familiar con la que lo hizo, en su forma de apoyar la mano sobre el hombro masculino tras acercarse a él, como sii hubiese entre ellos más de lo que Renfri pudiera adivinar.

Fue ese descubirmiento el que provocó que los pequeños ojos brillaran con rebeldía. -¡No!-

Dio la media vuelta y echó a correr en dirección contraria, mientras su nana, escandalizada por su comportamiento, se apresuraba a disculparse con su padre y la invitada antes de intentar futilmente alcanzar a la niña que corría con una velocidad inverosímil.

La pequeña regresó sobre sus pasos y corrió por los pasillos, dejandose llevar por un instinto más fuerte que la razón.

Buscó la salida y dando la vuelta al castillo, se precipitó hacia ese lugar adonde solía ir a refugiarse cuando se encontraba sola y necesitada de consuelo.





Érase una vez EOgXFuM
Renfri Drach
Renfri Drach
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 8
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/06/2020

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.