Victorian Vampires
El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado° ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado°

Ir abajo

El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado° Empty El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado°

Mensaje por Káel el Vie Ene 01, 2021 2:01 am

Finalmente, después de tanto tiempo encontró un trabajo. Aunque no era el esperado, realmente. Trabajar en el circo le favor izaba pero a la vez no, ya que debería de partir cuando fuera indicado, tendría que dar a su familia para las funciones. Era el adivino del lugar, con sus poderes fue el indicado. Cuando se lo menciono a su madre, está se alegró por su hijo adoptivo, que después de tanto tiempo de buscar un oficio lo encontró. Le aconsejo que no menospreciara la oportunidad que le dieron, se esforzara todo los días para dar una impresión alta. De esa forma no tuviera el riesgo de ser despedido. Con una sonrisa plasmada en su moreno rostro asintió. Esta noche sería la primera función, el reglamento si al cliente le gustaba las premoniciones que daba, fueran creyentes iba a ir por un buen camino, sí no sería desechado por los otros. Era necesario gente trabajadora y no sencillamente decir mentiras para obtener un trabajo que después de todo no cumplirá. El dueño del circo era un conocido. Vistiéndose con sus mejores trajes, fue como salió de su caravana, dejando al gruñón de su cachorro. Disgustado porque no fue invitado. Siempre era lo mismo con el perro. Viendo por última vez que tuviera lo necesario; agua y comida, fue como cerró la puerta, yendo a su primer día de trabajo.

Con pasos firmes, fue como llego al circo, aún no era tiempo para la función pero llego más temprano de lo normal para así conocer el lugar en donde ejercerá una profesión que fue adquirido desde muy pequeño. Aparte quiere conocer al elenco que constituye el circo, después de todo tendrá que comunicarse de vez en cuando con ellos. Hasta podría llegar actuar un día con uno de los individuos. Sería magnífico si eso pasara. Raramente ingresaba a estos lugares. Las pocas ocasiones que ha logrado entrar a una función le ha parecido un espectáculo digno de ver. No era la primera opción que tenía para trabajar, abriéndose los caminos laborales no desaprovecharía algo así. Después de tanto tiempo en apuros podría tener un pan todos los días sobre la mesa. En este mundo los ricos sobreviven y los pobres mueren. Y él no quiere morirse. Todavía tiene un camino que recorrer. Al llegar al lugar con temor entra, rodeando la carpa ya montada, algunos de los trabajadores pasan pero saludándolo. Amables son, un punto a su favor. La tensión se iba cada vez que avanzaba. Hasta que encontró al dueño dando instrucciones. El gitano se acercó. –Vaya chico, pensé que vendrías más tarde. La puntualidad es una cosa que respeto. Es bueno que seas de esa manera. Te voy a presentar a todos los del circo, para que te familiarices con ellos. Serán tus compañeros si logras quedarte. Y también te haré el recorrido correspondiente, mencionare cada campo del lugar debes de conocerlo por si un cliente llegara hacia ti, y tú con gusto puedes canalizarlo hacia lo que le llama la atención antes del espectáculo principal. –Escuchaba atentamente lo que decía, sin perder detalle alguno.

No se grabara el nombre de todos los trabajadores pero si sus rostros. Presentándose cordialmente con cada uno de ellos fue como las horas pasaban y en dos horas más incoaría su trabajo. El dueño comento que descansará, mientras podría pulular por la zona, sin que se fuera muy lejos, que estuviera atento ante el llamado, ya que antes comenzar con el acto hacen una junta para motivarse. Eso le agrado, que tuviera ese detalla. Suspiro al sentarse en un tronco que estaba caído, apoyando sus codos en sus muslos y con este su mentón, mientras observaba como trabajaban arduamente. No sabía hacer, por ello no se animaba a decir en que podría ayudar. Mejor se quedaría ahí hasta que fuera la hora correspondiente. Tal vez cuando tuviera la confianza podría hacer lo mismo que ellos. Cerro los ojos; escuchando una voz muy conocida, la de su madre “Tú no eres así Káel, vamos hijo” Era verdad, con esa determinación se levantó y se encamino, acercándose a una mujer cuyo cabellera era dorada. – ¿Puedo ayudar en algo?

Si, así era Káel, el gitano rumano.


El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado° TuvGKsR
Káel
Káel
Gitano
Gitano

Mensajes : 16
Puntos : 19
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 10/05/2020

Volver arriba Ir abajo

El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado° Empty Re: El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado°

Mensaje por Sally Enoch el Lun Ene 11, 2021 8:45 am

Ese dia Sally había salido de su carpa, había ido a ver a otra cambiante que era la domadora y a comentar como podían hacer el siguiente numero, quizá una acrobacia con el aro mientras lo sujetaba y uno de los tigres saltaba a traves de él, rugiendo al publico, para que despues la domadora y ella se subieran al trapecio, la verdad que ese numero podría ser brillante, a la gente le encantan los numeros de riesgo y si a eso le añades una feroz bestia y altura la gente se volvía loca, la ultima vez, la domadora había echo un numero de equilibrio de pie sobre el caballo y luego ella se descolgaba del techo con una cuerda y colgando daba vueltas al rededor de la carpa mientras el publico arrancaba en aplausos. La verdad es que la joven se lo pasaba realmente bien en el circo, disfrutar de los aplausos llevarse la atención, en ocasiones por su flexibilidad se permitía el lujo de ser la ayudante del mago, ya que su habilidad de contorsión hacía que se metiera en huecos pequeños y ayudar asi con su numero al mago, ademas a veces lucir esos modelos tan brillantes le gustaba realmente mucho. Sonrió ampliamente mientras echaba un ultimo vistazo a la carpa mientras se alejaba, tenía el día libre y pensaba dar una vuelta, y curiosear un poco fuera del circo, avisando a su familia que pasaría el dia fuera.

Ella se colocó bien el abrigo, y paró en un puesto de castañas asadas antes de alejarse de la carpa, la verdad que ir a pasear por la ciudad era una tentación, pero tendía a tener miedo, la ciudad ofrecía muchas cosas, pero la verdad que le daba miedo cruzarse con los temidos inquisidores, y aunque no sabía que posibilidades había de encontrarse con uno, realmente no tenía ganas de ir tampoco a la ciudad, pero hubo algo que si se le antojó realmente, que era el ver otro circo, y el más proximo era el de los gitanos, la verdad que aquel lugar le resultaba divertido, era tan parecido y tan diferente al que pertenecía ella, que simplemente no pudo resisitirse, y marchó en dirección al circo gitano, con paso ligero.
cuando llegó desvió su mirada por la carpa, metiendose sigilosamente, claramente todos allí eran gitanos, salvo alguno que otro que no estaba segura, pero sin duda descendían de etnia gitana. Sally amplió su sonrisa haciendo que se le marcarse los hoyuelos en sus mejillas mientras miraba a todos, quizá captando la atención de alguno que otro, pero no le importó mucho.

Sally se andaba distraida hasta que una voz sonó a su espalda, ella giró sobre sus talones mirando sonriente a aquel que la habló. -¡hola!.- Saludó de una manera efusiva y cordial mientras se fijaba en el joven, la verdad el gitano era realmente atractivo. Los ojos azules de de Sally se clavaron en él, para que sus pupilas se contrayeran recordando su mirada a la de un felino.
-Soy Sally Enoch, encantada.- Se presentó haciendo una teatral reverencia sin duda al gitano bien sabría que esas reverencias son las que se hacen en el circo. -Solo estaba observando el circo, quería ver el espectaculo...¿eres uno de los artistas de aqui verdad? ¿que eres, acrobata? ¿lanzador de cuchillos? ¿trapecista? ¿mago? ¿bailarin?.- La joven lanzaba las preguntas de manera entusiasta a veces abrumaba, lo cual hizo que le mirara unos instantes y retrocediera un poco a modo indicar de que le daba su espacio si sentia abrumado por su entusiasmo.


El tesoro que nunca imagino encontrar °Privado° NtbZWIm
Sally Enoch
Sally Enoch
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 16
Puntos : 8
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/11/2020

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.