Victorian Vampires
Tenías Que Ser Tú ~ Privado 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
Tenías Que Ser Tú ~ Privado 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/08/21


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org



<

Tenías Que Ser Tú ~ Privado

2 participantes

Ir abajo

Tenías Que Ser Tú ~ Privado Empty Tenías Que Ser Tú ~ Privado

Mensaje por Odalyn Blackraven Dom Dic 05, 2021 12:44 pm

Hacía ya unos años que había dejado atrás Escocia para empezar una nueva vida  muy diferente a la que llevaba hasta el momento, por más que hubieran pasado los años no terminaba de acostumbrarme a los cambios drásticos que tuve que adoptar para seguir con vida, olvidando un pasado que aparecía en mis sueños torturándome cual pesadillas. Era cierto que nunca le di prestigio a lo que tenía cuando vivía en Escocia en una vida bastante acomodada, aunque no era la típica joven que hacía alarde de los vestidos, joyas y demás complementos que su padre compraba, ni tampoco a las fiestas que acudía de alta clase... a mí esas cosas no me importaban, o al menos no cuando las tenía a diario. Tampoco es que las echara de menos ya que las fiestas a las que solía acudir eran tediosas y aburridas a más no poder, casi siempre llena de conversaciones banales o de trabajo las cuales no me interesaban... sí echaba de menos los bailes, la libertad que obtenía cuando la música sonaba y no importaba nada más que seguir el ritmo, los pasos de tu compañero, intentar no chocar con ninguna otra pareja. Puede que mi vida estuviera llena de comodidades y lo reconocía, ahora sin embargo el estilo de vida que llevaba era mucho más al límite ya que ganarse la vida en una ciudad nueva empezando desde cero era bastante complicado. Al menos si algo tenía bueno es que podría sacar partido de lo que aprendí en mi educación que, cabía decir, no fue poca ya que mis padres insistieron en que debía aprender todo lo necesario para ser una buena mujer de alta clase, así los demás hombres se fijarían en mis habilidades y conocimientos lo cual parecía ser la clave esencial para contraer matrimonio. Desde mi punto de vista no era tan esencial pero así era como funcionaban los miembros de las clases altas, sería como un insulto casarse con alguien de menor rango o adquisición económica. Era por eso que pude aprovechar las lecciones de piano que desde pequeña me obligaron a estudiar, cierto que me calmaba tocar el piano, pero nunca pensé que sería el sustento por el que me ganaría la vida.

Pero necesitaba algo más que unas clases a unos niños para ganarme el pan y poder pagar el alquiler de la modesta casa, muy diferente al que estaba acostumbrada. Si no encontraba algo más de trabajo o alguien con quien compartir gastos iba a tener muchos problemas, otra persona pudiera pensar que tenía el dinero suficiente como para comprar una mansión en la zona más lujosa y adinerada de la ciudad... pero todo estaba en Escocia y, volver, era quizás una sentencia a muerte. No lo descartaba del todo pero ¿qué podía hacer yo en mi situación para recuperar lo que me pertenecía? Habían pasado varios años pero no sabía en qué situación se encontraba todo o si aquellos que fueron a matarnos estaban buscándome, lo más seguro porque fui testigo directa de un asesinato orquestado por alguien de quien tenía sospechas, pero no certezas. Con esos pensamientos me acerqué al mercado donde solía comprar lo que necesitaba a la semana, al menos tenía para comer y comprar la ropa que necesitaba muy lejos de los vestidos caros que atrás quedaron, seguros llenos de polvo. Había dado con algunos de los puestos que me dejaban las cosas un poco más baratas, no mucho, pero lo suficiente para ahorrar unos francos que guardaba como el mayor de los tesoros. Portaba una cesta de mimbre para guardar los productos que iba a comprar, ese día había acudido a por algo de carne, de verduras y de frutas. Esa mañana el mercado parecía algo más concurrido de lo normal y de últimas me acerqué al puesto donde vendían algo de fruta y verdura, tras comprar la carne, algo de huevos también. Era una mujer ya algo mayor que todavía seguía con el mismo puesto que su familia tenía desde hacía muchos años, era amable y siempre se portaba bien conmigo, incluso en alguna ocasión había tenido algunos niños para darles clase gracias a que ella lo había comentado.



—Buenos días Valérie, ¿cómo ha ido la mañana? —Pregunté acercándome a la mujer para ver el género que tenía, como siempre la sonrisa pronto asomó en su rostro mientras me ayudaba a escoger lo mejor que tenía.
—Ha estado algo más concurrida de lo habitual, parece ser que ha venido más gente de fuera y han estado aprovisionándose... por suerte has llegado a tiempo —le sonreí agradeciéndole que me ayudara como siempre hacía, no solo con los niños a los que les daba clase, sino en la gran mayoría de situaciones— y dime, ¿has podido encontrar algo más? Dijiste que tenías problemas con el alquiler de la casa —suspiré porque era un tema que de verdad me traía de cabeza, negué levemente con la cabeza consciente de lo que iba a decirme... pero no era nada fácil encontrar algo más, y eso que lo estaba intentando.
—Estoy buscando algún trabajo más que pueda compensar para ganar algo más de dinero, también he pensado en alquilar una de las habitaciones de la casa y compartir gastos... pero no conozco a mucha gente que necesite de alojamiento, si supieras de alguien te lo agradecería mucho —sabía que podía contar con ella, aunque no imaginaba que mi suerte iba a cambiar justo en ese mismo día, en ese preciso instante.


   Tenías Que Ser Tú ~ Privado Odalyn10
Odalyn Blackraven
Odalyn Blackraven
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 11
Puntos de actividad : 1
Fecha de inscripción : 01/11/2021

Volver arriba Ir abajo

Tenías Que Ser Tú ~ Privado Empty Re: Tenías Que Ser Tú ~ Privado

Mensaje por Volker Kaufmann Dom Ene 09, 2022 1:04 am

La noche anterior

Por lo general mi vida era una montaña rusa, me trepaba en el largo aparatito mecánico y este se empeñaba en mantenerme bien atorado en las bajadas, como si se empeñase en recordarme qué se sentía descender al abismo, insinuándome que a pesar de la profundidad siempre podía dedicarse a bajar más, como si me hiciera falta, como si no conociese a fondo las negras profundidades, así era de chistosita la rueca de la vida que me había tocado en suerte.

La noche anterior no había sido ninguna excepción, había acudido a la taberna sin ánimos de meterme con nadie, sumido en mis pensamientos al encontrarme sentado en la barra, moviendo el aguardiente en el vaso que miraba distraídamente antes de vaciarlo y verlo llenarse nuevamente bajo la acción de los solícitos dedos del tabernero.

Después de un par de horas, ya entrada la noche, había salido por la puerta del negocio que daba hacia una vieja calleja, había cruzado cuatro cuadras y de repente, tres hombres saliendo de la nada me habían cerrado el paso.

A estas alturas del partido era bastante irónico que quisieran asaltarme, como si no reconocieran la diferencia entre un hombre acaudalado y uno que se dedicaba a subsistir día a día. Más el reflejo que bajo la luna se vislumbró en el cuchillo que uno de ellos empuñaba causó que mis labios se curvaran en una sonrisa que murió en la frialdad de mis ojos. Estaba listo para esquivar y lanzar el primer golpe.



Hoy por la mañana


-¡Por todos los santos! ¿Qué te ha pasado?-

Valérie era una mujer mayor, de rostro tosco, pero amable y surcado de arrugas que hablaban de las dificultades que le había tocado vivir. En cuanto me echó la vista encima me tomó del codo y me arrastró con ella hacia el puesto que tenía en el mercado y que a esas horas no podía desatender.

-Esto no es nada.- Me dejé caer sobre un barril que descansaba en la parte posterior del puesto, presa del agotamiento mientras pasaba mis dientes por mi labio inferior percatándome de que estaba roto y sangrante. Tenía pequeños cortes en la mejilla derecha y esa parte de mi rostro comenzaba a hincharse. -Tendrías que ver a los otros.- Dibujé una sonrisa arrogante y bastante complacida de mi mismo.

A mi acompañante no le causó gracia y comenzó a reprenderme justo cuando un posible comprador hizo que se detuviera antes de dirigirse rápidamente en dirección a las cajas de verduras. En mal momento nos interrumpían, estaba a punto de preguntarle si tenía un cartón de leche fría que pudiera presionar contra mi rostro.

-¡Muchacho!- La vendedroa regresó de inmediato con el rostro encendido y tan llena de excitación que apenas comprendí las palabras que salieron atropelladamente de su boca. -¡Nos ha caído un ángel del cielo! ¡Justo para solucionar tu problema!-

Arqueé una ceja al escucharla mientras se aproximaba y me obligaba a levantarme a pesar de mis protestas. -Vamos, ¿no necesitas un lugar adonde quedarte?-

La comprensión se vislumbró en mi rostro, pero, francamente yo no creía en imágenes de niños rechonchos con pequeñas alas blancas, y al mirar hacia donde señalaba con su dedo me resistí a dar otro paso. Acababa de ver a una  mujer de rizos rubios elegantemente vestida. -Una dama de nariz respingada no me querrá en su casa.- resalté lo evidente.

-No seas tonto, ¿te puedes dar el lujo de rechazar esta oportunidad?-

Pude haber respondido, pero a manera de emboscada, la listilla mujer ya me había empujado hacia donde se encontraba la chica. -Odalyn, te presento a…-

-Volker.- dije. –Necesito un techo sobre mi cabeza.- Mi mirada se oscureció al observar el impoluto vestido de la joven, contrastaba con mi ropa polvorienta arrugada a causa del ajetreo de la noche anterior y desgastada por el tiempo transcurrido tras múltiples vicisitudes que en este momento no venían al caso. Claro que poco me importaba el contraste y no me restaba orgullo. -Puede enseñarme el lugar.-


Tenías Que Ser Tú ~ Privado JXHaENb
Volker Kaufmann
Volker Kaufmann
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 54
Puntos de actividad : 1
Fecha de inscripción : 24/09/2016

Volver arriba Ir abajo

Tenías Que Ser Tú ~ Privado Empty Re: Tenías Que Ser Tú ~ Privado

Mensaje por Odalyn Blackraven Mar Ene 18, 2022 12:17 pm

Que mi estancia en París esté siendo más agradable y llevadera solo se debía gracias a la ayuda de Valérie pues de ella, y no solo de los productos que vendía a muy buen precio de forma asequible- era que obtenía las ganancias para pagar el alquiler o al menos intentarlo. Pero últimamente me veía más con el agua al cuello incapaz de pagar todo lo que necesitaba, las clases que le daba a los niños no era suficiente para amortizarlo todo… tampoco es que encontrara algo más con lo que compaginar ese trabajo con otro, quizás sería la mejor manera de poder estar más tranquila con el alquiler. Por eso no había dudado en comentarle a ella que necesitaba encontrar alguien con quien compartir gastos, aunque fuera únicamente por la comida, pero ese dinero que guardaba lo podía utilizar para ir pagando el alquiler. Sabía que en Escocia tenía más dinero del cual podía sacar partido pero la verdad es que no tenía ni la forma, ni la manera, de recuperarlo. Por ese motivo decidí cambiar de nombre en caso de que estuvieran buscándome pues era la única que quedaba de testigo del crimen –asesinato más bien- de mi familia. Era muy frustrante saber que tenía el dinero necesario para no pasar penurias y sin embargo no podía hacer uso de este. No me quedaba más que la propia resignación y aceptar el presente que tenía, sobrellevarlo de la mejor manera. De todos los comerciantes si alguien podía enterarse de cualquier necesidad esa era Valérie, estaba convencida que si sabía de alguien que buscase un lugar no dudaría en comentárselo. Por eso también me gustaba ir y hablar con ella de todo lo que nos pasaba, en cierto sentido se había convertido casi en más una amiga que una vendedora, la que escuchaba mis problemas o la que me daba ánimos cuando peor me encontraba. En cuanto le hice saber qué necesitaba de ella –aparte de sus productos- me hizo una seña con el dedo para que esperara un momento en lo que se metía en la parte trasera de la tienda, donde tenía el almacén. Había pasado alguna que otra ocasión en ese mismo lugar tomando algo de té o una infusión con galletas, a veces me invitaba para charlar cerrando por unos minutos la tienda dándose en descanso.

Pese a ser una mujer un tanto mayor era verdad que trabajaba mucho y tenía muchísima energía, no entendía cómo aguantaba tantas horas  a su edad. Momentos más tarde salió con algo que le había pedido pero además también tras ella apareció la imagen de un hombre quien tenía su mirada puesta en mí persona, ya que estaba de perfil mirando algunas cosas que tenía en la tienda. Me fijé en que sus ropas estaban sucias y hechas jirones en algunos sitios con agujeros, y su rostro no presentaba mejor aspecto que el resto de su ropa; una herida en el labio la cual parecía reciente, cortes en la mejilla…y sus ojos azules fijos en los míos. No es que presentara buen aspecto pero ¿quién era yo para juzgar? Si Valérie lo tenía allí es porque pese a su aspecto debía de ser buena persona o de lo contrario no le habría dicho nada. Interrumpió a la mujer para presentarse con un tono seco y directo, aunque afirmó que buscaba un techo sobre el cual quedarse. Tal y como yo lo había observado él hizo lo propio conmigo, mi vestido estaba más limpio aunque no era la gran cosa… y eso que era el mejor que tenía o uno de los más decentes al menos. Fruncí el labio en lo que observaba a uno y a otra durante un par de segundos, no podía dudar de la mujer si le había comentado que yo buscaba a alguien con quien compartir. Sin embargo había algo en su tono que no me gustó demasiado o quizás fueron las formas de decirlo, demasiado tosco y serio, algo que contrastaba con la cándida mujer que tenía a su lado. Esta me miró asintiendo con la cabeza como si pudiera saber lo que pensaba, animándome a ceder, y lo haría por ella en realidad.



—Valérie, dime cuánto te debo por todo esto —dije mirándola a ella para pagar la cantidad antes de marcharme, en muchas ocasiones hacía precio algo más barato para que fuera más fácil comprar.
—No te preocupes, ya me lo pagarás en otra ocasión. Me alegra haber podido ayudaros a los dos, estoy segura que os llevaréis bien —por unos breves instantes lo dudé. Esa mujer era demasiado buena y cándida lo cual dificultaba que alguien, en todo el mundo, se llevara mal con ella.
—¡Muchas gracias! Espero que más niños se apunten a las clases y así poder pagarte, no sé qué haría sin ti —recogí la cesta con todos los productos ya en ella y miré al hombre, Volker, antes de hacerle un gesto con la cabeza— sígueme, te mostraré dónde es —comencé a andar consciente de que me seguiría saliendo de la tienda y atravesando el mercado, pasando por un par de calles más hasta que llegué a una mucho más modestia en un barrio tranquilo donde el estatus económico era más bien medio-bajo. Eran casas no muy grandes pero “asequibles” hasta cierto punto, cálidas y acogedoras pese a la fachada que presentaban. Fui hasta la segunda puerta y saqué la llave— es aquí, pasa —le insté a hacerlo tras haber estado todo el camino en silencio. La casa tenía una pequeña entrada y después se abría a un salón también pequeño, una cocina, un aseo y dos habitaciones. No mucho, pero lo necesario para vivir. Claro que la casa necesitaba ciertas reformas y arreglos los cuales, por la falta de dinero, no podía solucionar— creo que tendríamos que curarte esas heridas, después hablaremos de las condiciones.


   Tenías Que Ser Tú ~ Privado Odalyn10
Odalyn Blackraven
Odalyn Blackraven
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 11
Puntos de actividad : 1
Fecha de inscripción : 01/11/2021

Volver arriba Ir abajo

Tenías Que Ser Tú ~ Privado Empty Re: Tenías Que Ser Tú ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.