Victorian Vampires
Blodsbånd ~ Privado 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
Blodsbånd ~ Privado 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP



OCTAVIUS RINALDI

MODERADOR

ENVIAR MP
MODERADOR

MODERADOR

ENVIAR MP



ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/11/22


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org



<

Blodsbånd ~ Privado

2 participantes

Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Lynae Dom Ene 02, 2022 12:53 pm

Hacía apenas unos días que había ido a vivir a casa de Octavius ya que, según él, así estaría más segura con el destino que me deparaba y aquel que venía en mi búsqueda para acabar con mi vida. Incluso después de llevar unos días viviendo bajo su techo en el cual, debía de admitir, que no fueron los días más fáciles que había tenido después de pasar años en una soledad autoimpuesta, mucho menos con lo que parecía había entre ambos... el cual no es que hubiera llegado a algo pero ninguno parecía ser inmune al otro. Por mucha distancia que se pusiera. Gracias a la “tranquilidad” que sentía de tenerlo a mi lado para protegerme, según decía él que era su labor, pude estudiar algo más a fondo el grimorio de magia que mi madre me había entregado antes de despedirme de ellos viéndolos por última vez... lo que nunca llegué a imaginar es que sería la última de verdad, la pérdida, más que una simple despedida. Algo me hacía pensar que debía de haber algo en dicho grimorio para que fueran tras él o, al menos, lo que me hacía pensar que era el motivo por el que mi madre me lo entregó en su debido momento para que lo protegiera. Otra cuestión en la que sabía que el vampiro estaba “trabajando” era en la maldición que según mi madre caería sobre mí cuando me juntara con un hermano que hasta el momento había creído muerto, y decía “hasta el momento” ya que últimamente no dejaban de asolarme ciertos sueños en los que no podía discernir demasiado por el velo y la bruma que lo componían... las visiones casi nunca eran fáciles de entender porque no se mostraban como tal, solo pinceladas, y aunque había intentado despejar esa neblina que la rodeaba no lo pude conseguir lo que me tuvo frustrada durante varios días y que pagué, sin merecerlo, con el propio vampiro en más de una ocasión con mis comentarios y mis respuestas. Quizás porque estaba acostumbrada a pagarlo conmigo misma al estar casi siempre sola que ahora que estaba otra persona era más “fácil” descargar todo ello, no lo justificaba ni me gustaba, pero no lo había podido evitar. Aparte de eso algunos días podía salir a la ciudad si necesitaba algo aunque acompañada y vigilada, no es que me gustase pero si con ello hacía que el vampiro se quedara más tranquilo cedía únicamente por eso. Le había comentado acerca de los sueños y aunque se ofreció para ayudarme lo cierto es que no pudimos hacer nada, las premoniciones eran complicadas siempre de interpretar pero suponía que si ahora venían tenían que tener un significado. ¿Cuál? Eso era igual de complicado que descifrar el mensaje por lo que al final acabé rindiéndome, muchas ocasiones ocurría que con el tiempo las propias premoniciones se iban despejando hasta revelar algo más nítido. En cuanto al grimorio no es que pudiera sacar demasiado aparte de unos hechizos complicados que no entendía para qué servían.

Y a todo ello se le sumaba un hecho que lo complicaba todo aún más ya que pese a que había dado por muerto a ese hermano –o es lo que mis padres siempre me habían dicho- cuando madre me advirtió sobre la maldición que pesaría sobre ambos si nos encontrábamos... estaba que no sabía quién era. Lo que lo hacía todo más complicado puesto que ¿cómo reconocer a dicha persona si ni siquiera tenía una imagen de la misma para evitarlo? Dudaba que me hubiese encontrado en estos años pero ahora que tenía esos sueños llegaba a pensar que quizá pudiera encontrarse en la ciudad de París, lo que si era cierto tal y como le había contado a Octavius provocaría que me marchara, ya que no sabía qué podría ocurrir de nuestro encuentro. En mi visión lo único que sí distinguí fue un claro pero podría ser en cualquier lugar, así que era como no tener nada realmente. Otra de las dudas que me cruzaban por la mente era ¿qué sería realmente la maldición, y cómo nos afectaría? Tampoco lo sabía y cierto que no quería saberlo, pese a que eso significaba que tendría un hermano el cual daban por muerto pero no lo estaba. Y es que tenía la sensación de que pronto ocurriría algo porque ese día me había levantado con un hormigueo que recorría mi estómago, no porque me encontrase enferma, creía pensar que se debía a ese posible encuentro. No lo dudé y antes de que el servicio se presentara en mi habitación para avisar que el desayuno ya estaba listo, antes de que ese “acompañante” me siguiera a todos lados... salí de la finca abandonando la protección que yo misma había puesto sobre el lugar alejándome hasta la ciudad. ¿Con qué intención? Lo desconocía. Solo estaba actuando como hacía cada vez que una situación así se presentaba, como estaba acostumbrada a hacer cada cierto tiempo en la ciudad donde vivía; huir de todo. No de la propia ciudad sino quizás alejarme de aquellos que podría poner en peligro ya que no tenía conocimiento de nada en realidad, no sabía a lo que me enfrentaba. ¿Y si no era por mi hermano? Entonces volvería. Sabía que era estúpido y arriesgado, que el vampiro pondría el grito en el cielo cuando le dijeran que había partido sin decir nada a nadie aprovechando las primeras horas del día... pero necesitaba un lugar donde fuera más complicado encontrarme. Un lugar que me recordara a mi hogar –en cierta medida- con el fin de olvidarme de todo y sentirme más cerca de los míos. Por eso mis pasos fueron directos hacia el único lugar en toda la ciudad que hacía sentirme así; la playa. En el norte estaba acostumbrada a los bosques frondosos que París no tenía, pero al menos tenían en común el mar y el oleaje. Allí fue donde me dirigí para sentarme a unos metros de la orilla y ver cómo las olas llegaban hasta la arena, el olor a mar que tanto me gustaba, escuchando ese sonido donde si cerraba los ojos por unos momentos me hacía sentir en casa.


Blodsbånd ~ Privado LU3DhKk
Destiny:
Lynae
Lynae
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 19/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Re: Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Gaston Leclerc Dom Ene 16, 2022 8:24 pm

Como cada noche de luna llena, Gaston se alejó tanto como pudo de la ciudad, dejando sus ropas en un escondite en medio del bosque e internándose en él todo lo que podía correr desde media tarde hasta que su cuerpo se transforma en bestia con los destellos de la luna. Hasta el momento había logrado evitar que otra tragedia como la primera ocurriera y, aunque intentaba dominar a su bestia y cada vez avanzaba un poco más en su progreso, todavía no lograba hacerlo por completo, así que era mejor prevenir hasta que lograse su objetivo. Y, como cada mañana tras la transformación, despertaba al amanecer, desnudo, en medio del bosque, sin recordar del todo lo que había ocurrido. Muchas veces lo hacía con el cuerpo lleno de sangre, pero en ese punto había aprendido que se trataba de los restos de algún animal que el lobo había cazado durante su poco tiempo de libertad.

Esa mañana en particular, sólo por el estado en que estaba su cuerpo, podía presumir que el lobo estuvo más hambriento que de costumbre. Chasqueó con la lengua, disgustado con su propio estado, y empezó a correr en dirección a la ciudad. Tras 28 años en París y recorriendo sus no tan espesos bosques, podía ubicarse perfectamente. Después de todo, había pasado ya más tiempo en tierras francesas del que pasó en su propio hogar. Con lo ensangrentado que estaba, al alcanzar su ropa, prefirió llevarlas en la mano para poder limpiarse antes de ponérselas. No por nada su ruta habitual pasaba por la playa antes de dirigirse al centro.

En la playa, dejó las prendas en la orilla y se metió a las tranquilas aguas tan profundo que no llegaba a tocar el suelo. El frío le hacía bien a sus tensos músculos, que quedaban doloridos luego de la transformación en lobo y de vuelta a humano. En momentos como ese era en los que más recordaba su hogar. Flotando en el agua y mirando al cielo, no importaba si estaba en Francia o Dinamarca, era el mismo cielo claro y despejado. Sabía que sus padres habían muerto algunos años atrás, sabía que en algún lugar del mundo su hermana debía estar sola, probablemente buscándolo, pero hasta que no lograse controlar al lobo, era mejor que se mantuviera lejos. Cierto era que durante la luna llena había encontrado la forma para no lastimar a nadie, pero su temperamento se veía afectado por la bestia en todo momento, perdía la paciencia con facilidad y, aunque no se sintiera orgulloso de ello, sentía una ira incontrolable por cosas banales que lo llevaban a actuar de una manera que ni sus padre ni ella apoyarían. ¿Qué bien podía hacerle encontrándola? Ninguno, sin duda.

Dejó sus pensamientos atrás y salió del agua. Se puso sólo los pantalones, para no llenar de arena los zapatos y no mojar la camisa. Se sacudió el cabello y volvió a correr. Llegaba ya al otro lado de la bahía cuando creyó ver una ilusión, lo que lo hizo disminuir el ritmo, hasta caminar muy lento, y finalmente detenerse. Real o no, veía a una mujer sentada en la orilla, con la mirada perdida en el horizonte, pero eso no era lo sorprendente, lo que realmente lo alteró fue que… ¿Era su madre? – Imposible. – Pensó, mirándola con mucho detalle y acercándose muy lentamente para no alterarla. Incluso su olfato le decía que era ella, pero eso no podía ser posible. Un paso más y quedó a escasos dos metros de ella, notando entonces las diferencias, leves, pero que de igual forma le recordaban a otra persona: su padre. Sólo había una respuesta posible para eso. – ¿Britha? – Pronunció lo suficientemente alto para que ella escuchara, pero con temor de estarse volviendo loco. Sólo hizo falta pensar que la pondría en peligro de encontrarla para que apareciera mágicamente frente a él. Maravilloso.

Cuando la joven giró el rostro en su dirección, se congeló. ¡Era ella! No era una ilusión o fantasía, era muy real, y estaba allí casi al alcance de su mano. Pudo notar cierto temor en sus facciones, por lo que se llevó las manos al aire, llevando en una la camisa y en la otra los zapatos, queriendo mostrarle que no era una amenaza. Llegó a preguntarse entonces si sus padres le habían hablado alguna vez de él, de que tenía un hermano 20 años mayor que ella que nunca llegó a conocer. No creía que fuera de otra manera, conociendo a sus padres. No creía que no lo reconociera, pues así como ella se parecía a su madre, él se parecía a su padre. ¿Podría ser porque lo dieron por muerto que pensó ver un fantasma? Eso no sería descabellado, él mismo pensó que ella era una ilusión. – Soy Gaston, tu hermano. – Se presentó de forma penosa, en su idioma natal. Corrigiéndose al instante. – Asbjörn. – Casi había olvidado su nombre de nacimiento, se acostumbró tanto a su identidad francesa que, muchas veces, le costaba encontrarse a sí mismo en el joven inmaduro y despreocupado que una vez fue.


Última edición por Gaston Leclerc el Mar Mar 01, 2022 9:11 pm, editado 1 vez




Break your heart:
Amigo secreto:
Gaston Leclerc
Gaston Leclerc
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/11/2021

Volver arriba Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Re: Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Lynae Miér Feb 02, 2022 2:17 pm

Me gustaba la sensación que me transmitía estar sentada a la orilla de la playa, era como volver al pasado y recordar unos tiempos que sabía jamás volverían, pero que quedarían por siempre en mis recuerdos. No había mejor sitio en toda la ciudad como aquella playa para sentirme como si estuviera en casa, muy lejos de París y de todo lo que estaba atravesando en los últimos días. Era como si algo en mi interior se agitara ante lo que estaba porvenir o casi como si supiera mucho mejor que yo que algo se avecinaba, y no podría escapar de ello por mucho que lo quisiera. Podía imaginarme el rostro del vampiro cuando se diera cuenta de que había salido de la protección de la mansión –de su protección- para ir a la playa en horas diurnas donde él no podría hacer nada por alcanzarme. Casi que podía sentir su enojo aunque no se encontrara allí conmigo, pero en los días que llevábamos conviviendo me bastó para saber a la perfección cómo iba a reaccionar. De seguro que hasta me daba un pequeño sermón sobre lo peligroso que era y otras tantas cosas que no quería pensar en ese momento, por lo que simplemente me centré en el sonido de las olas, el olor salino propio del mar, la suave brisa que mecía mis mechones dorados y me transporté al pasado. Cuánto habían cambiado las cosas desde entonces pero nunca llegué a pensar que todo sería tan complicado, no por llevar una vida nómada que ahora me daba cuenta sí pesaba más de lo pensado, sino porque todo parecía estar a punto de estallar y no sabía por dónde venía el peligro. Pero lo notaba cerca. Y por si todo ello fuera poco mi magia últimamente tampoco es que estuviera ayudando demasiado, mis premoniciones hacía unos días que no me mostraban nada en absoluto y era algo que me tenía preocupada... misma preocupación que había comentado con el vampiro aunque este simplemente pensaba que era debido a todo el estrés que llevaba, a que mi cuerpo necesitaba descansar y despreocuparse aunque fuera solo por un día, ya que desde que llegué a la mansión no había parado de investigar el grimorio que dejó mi madre así como practicar con algunos hechizos que había encontrado que quizás pudieran ser de ayuda. Puede que Octavius tuviera razón y solo necesitara un día de desconectar y olvidarme de todo, un día donde no tuviera las preocupaciones de no saber cuándo aparecería un hermano el cual no conocía su rostro, o cuándo vendrían a por el poder que albergaba en mi interior. Pensar en el vampiro hizo que una leve sonrisa asomara en mis labios, cierto que a veces me sacaba un poco de mis casillas con sus nornas estrictas, pero en mi fuero interno agradecía que me encontrara para devolverme a quién era realmente. Britha. No una identidad que no significaba nada para mí. Me estaba acostumbrando demasiado a la presencia de Octavius y sabía que eso era malo, en todos los sentidos, porque cuando su misión terminara ya no habría nada que lo retuviera a mi lado. Y ese era un pensamiento demasiado desalentador.

Aunque mis pensamientos y mi atención se vio distraída cuando noté que no estaba sola en aquella playa como yo pensaba, aunque al principio no me había percatado de si había alguien más allí o no. Fue cuando sentí otra presencia en el lugar que me percaté que una figura se distinguía a lo lejos en el agua, alguien que había aprovechado las horas de sol para darse un baño. No me preocupé puesto que si en algún momento me sentía “amenazada” siempre tenía mis poderes para ayudarme en ciertas ocasiones. Cuando pasaron varios minutos vi que dicha figura salía del agua y conforme se acercaba a la orilla vi que se trataba de un hombre, pero estaba a la suficiente distancia como para notar si se acercaba demasiado o no. Seguí contemplando el mar rememorando viejos recuerdos cuando iba con mis padres a bañarnos a la playa, algo que me gustaba hacer porque eran momentos divertidos llenos de risas donde podíamos estar todos juntos, a veces echaba de menos esos momentos y añoraba su compañía. Odiaba el destino que las nornas habían tejido para nosotros pero no podíamos hacer nada por evitarlo, de una u otra forma estas siempre encontraban la manera de hacer que su voluntad se cumpliera. Tan sumida estaba en mis recuerdos que no me percaté de que aquel hombre que había visto a lo lejos ahora estaba mucho más cerca, fue cuando escuché que me llamaba a tan solo un par de metros que me giré para observarlo. Al principio con cautela pues no sabía quién era aunque no es que pudiera llevar mucho para herirme, apenas llevaba ropa puesta tras salir del agua aunque su condición de licántropo fue algo que sin duda hizo que me pusiera en alerta. No sabía si había escuchado bien pero ¿me había llamado por mi nombre? Eso me puso aún más en alerta. Me mostró sus manos para hacerme ver que no llevaba nada más que su camisa y sus zapatos, aunque había algo en él al contemplar su rostro que me dio la sensación como si ya nos hubiéramos conocido antes. Su rostro me sonaba y eso empezó a crear cierto temor en mi cuerpo. No fue hasta que dijo que era mi hermano que no entendí realmente a qué se estaba refiriendo, pues el único hermano que conocía no se llamaba Gaston aunque el hablar en mi idioma... puso todas las alarmas de mi cuerpo en alerta. Sin embargo cuando pronunció aquel nombre que solo había escuchado de mis padres, el hermano al que todos creían muerto pero yo sabía que no por mis visiones... estaba frente a mí. Por un lado sentí cierta alegría de poder conocer por fin a mi hermano tras tantos años, pero otra parte mucho más coherente hizo que reaccionara levantándome con miedo, con temor porque eso solo podía significar una cosa: que la maldición nos alcanzaría a ambos.



—No, no puede ser —dije observándolo ahora de pie con más detenimiento y es que no podía negar que, fijándome en los detalles, aquel rostro era igual al de mi padre tal y como lo recordaba. Aún más; era igual al recuerdo que me mostró Octavius de cuando mi padre era más joven— ¿Absjörn? ¿De verdad eres tú? —Quise acercarme y abrazarlo para sentir su cercanía y contacto, ese que siempre pensé que nunca sentiría porque lo dieron por muerto... pero en vez de acortar la distancia di un par de pasos hacia atrás. ¿Podían ser las nornas más crueles y despiadadas?— oh, brathair —dije la palabra “hermano” en nuestro idioma, una que jamás había podido pronunciar— ¡no podemos encontrarnos, no deberíamos de estar aquí! —Aunque no podía culparle pero sí a los dioses, sí a las nornas por tejer tal cruel encuentro. Años viajando con identidades falsas para no encontrarme con él y aquel día, por una vez que hacía algo mirando por mí, lo encontraba— ¡si nos encontramos la maldición nos alcanzará! —retrocedí dando varios pasos para mantener las distancias, por mucho que me doliera lo mejor era en esos momentos no tener contacto alguno. Empecé a sentir cómo mis ojos parecían llenarse de lágrimas porque me parecía una broma cruel, porque no quería que por este encuentro la maldición nos afectara alcanzándonos. Solo sabía que nos traería dolor, sangre y muerte. De nuevo— no podemos estar juntos brathair, no quiero que esto acabe con nosotros —seguía interponiendo la distancia por miedo a que algo pasara en ese momento, algo que no sabía qué sería pero que pronto averiguaríamos. Tantos años para nada, quizás fuera esa sensación lo que me advertía que a partir de ese día mi vida iba a cambiar por completo. Y quizás, no para bien.


Blodsbånd ~ Privado LU3DhKk
Destiny:
Lynae
Lynae
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 19/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Re: Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Gaston Leclerc Mar Mar 01, 2022 10:29 pm

Solo con verla, reconocerla, una sensación de amor infinito se apoderó de su pecho. ¡Era su hermana! Aunque nunca la vio, la reconoció casi enseguida, y aunque intentó por muchos años alejarse de ella y el resto de su familia, ahora que la tenía enfrente lo único que deseaba era abrazarla. Britha era lo único que le quedaba en el mundo, después de todo. Un pedacito de su tierra, de su familia, de él mismo, que había sobrevivido a las adversidades. Había perdido la cuenta de la cantidad de veces que se imaginó un encuentro como aquel, pero nada fue como lo esperó. Por un lado, el cariño instantáneo que sintió hacia ella era mucho más intenso; por otro, en sus fantasías ella se alegraba tanto como él de verlo, pero ella parecía más asustada que alegre, eso lo confundió y entristeció llenándole el pecho de un sentimiento de vacío, por irónico que pareciera.

– Soy yo, Britha. No voy a hacerte daño. – Se quedó inmóvil, viéndola retroceder mientras mencionaba una maldición. Sin saber a lo que se refería, lo único lógico en lo que pudo pensar fue en la que él ya cargaba consigo, la licantropía. – Ya me ha alcanzado, y seguimos con vida ¿no es así? – Intentó tranquilizarla, pues notaba cómo se alteraba solo con su presencia. Sin importarle ya si los zapatos se llenaban de arena o la camisa se ensuciaba, los dejó caer, en ese momento lo único realmente importante era ella. – No tenemos que tocarnos si eso te preocupa, pero me gustaría hablar contigo, si eso está bien. – Le pidió, sentándose en la arena, demostrando que no iba a acercarse más de lo que ella considerase prudente.

Al notar que no se sentaba sino que se mantenía alerta, comenzó a hablar, como si quisiera mostrarle que nada malo iba a pasar. – Todos estos años he sabido que nuestros padres fallecieron y nunca te busqué. Me convirtieron en licántropo apenas unas noches después de que llegase la última carta de madre en la que me informaba de tu nacimiento. Yo llevaba ya dos años en la guerra, y no me comentó de su embarazo hasta que tú naciste. – Notando que se había desviado del tema que realmente quería abarcar, volvió a ello. – Lo que quiero decir es… Lo siento, Britha. Debí buscarte, tú eras joven cuando ellos murieron, pero supongo que tenía miedo. De encontrarte y no poder controlar la maldición con la que debo cargar cada noche de luna llena. – La miró de nuevo, parecía un poco más tranquila.

Siguió hablando entonces, de su propia vida, si ayudaba, hablaría ese día lo que no había hablado en los últimos 28 años. – Recién sucedió, lo primero que hice al salir de la milicia fue venir a París. Ya hablaba bien el idioma, podía pasar por francés fácilmente, y me cambié el nombre a Gaston Leclerc. – Explicó, dejándole saber por qué su confusión anterior con los nombres. Después de todo, había sido Gaston por más tiempo del que fue Absjörn. – Sabía que me darían por muerto, todo mi batallón lo hizo, pero toda precaución era poco con tal de protegerlos de lo que sabía era capaz de hacer. – Él fue causante de la muerte de todos sus compañeros, no quería que algo similar sucediera con su familia. – Cuando me enteré de la muerte de nuestros padres… Sabía que debía buscarte, pero también sabía que estarías mejor sin mí. Nunca me conociste, no sabías nada de mí. Creí que era lo mejor. Ahora que te veo, sé que estás bien, me pregunto: ¿Realmente fue lo mejor, Britha? – Por años se había preguntado, y ahora que tenía oportunidad, no dudó en salir de la duda.




Break your heart:
Amigo secreto:
Gaston Leclerc
Gaston Leclerc
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/11/2021

Volver arriba Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Re: Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Lynae Jue Mayo 19, 2022 12:56 pm

Cualquier otra persona en mi situación podría pensar que era algo que podía catalogarse como bueno pues si todo era cierto y era verdad que aquel hombre frente a mí, era mi hermano, quería decir que todo cuanto había hecho por intentar evitarlo había sido en vano. Y aunque debía de alegrarme por tenerlo frente a mí después de pasar toda mi vida viviendo con su ausencia sin siquiera conocerlo... en realidad la sensación amarga que me recorría no me permitía disfrutar del momento. ¿El motivo? Porque los últimos años tras el ataque que recibimos en nuestro hogar los pasé viajando de un lugar a otro evitando que pudiéramos encontrarnos, y así evitar esa maldición a la que estábamos condenados caer sin poder evitarlo. Aunque yo sí lo intenté durante mucho tiempo incluso hasta cambiando de nombre, haciéndome pasar por otras personas con tal de que nuestro sino no fuera uno tan cruel cuando ni nos conocíamos. Pero de nuevo me daba cuenta que las nornas eran crueles por naturaleza juntándonos en un momento tan inesperado como aquel, donde ninguno nos estábamos buscándonos y donde tenía la guardia baja. No podía creerme que el joven frente a mí fuera mi hermano pero apenas bastaba un vistazo para reconocer en su rostro las facciones de mi padre, se parecía demasiado a él que era imposible negar lo evidente. Quise alegrarme por aquel encuentro pero me costaba por lo que implicaba realmente, ¿quién no desearía encontrarse con su hermano después de tanto tiempo? Abrazarlo, sentirlo, dejar que su calidez me traspasara... pero sabía que si lo hacía corríamos la “suerte” –irónicamente hablando- de que todo se pusiera en marcha y fuera cayendo como piezas de dominó; incapaz de parar su avance. Admitía que mientras una parte de mí quería imponer tanta distancia como fuera posible la otra, que nacía desde mi corazón, me pedía que no lo hiciera y que corriera a sus brazos para fundirnos en un abrazo que necesitaba aunque no lo dijera a plena voz. Eran tantas las cosas que habían pasado en las últimas semanas que encontrarme con mi hermano me desbordaba, pero debía mantenerme enterarme como en tantas otras ocasiones. Él me aseguró que no me haría daño y ese pensamiento me hizo sentir mal puesto que sabía que no me haría daño alguno... lo que temía era que nuestras vidas acabaran ese mismo instante. Por mí mano, ni más ni menos. No quería que se sintiera culpable por algo que no habíamos pedido o al menos yo no quería que fuera así. Lo contemplé en silencio viendo en su aura en lo que se había convertido, el licántropo que era, y no pude sentirme peor por ello. ¿Por qué tenía que alcanzarnos la desgracia a nosotros? Entendía que quisiera hablar conmigo porque yo también lo quería, toda nuestra vida habíamos estado separados y aunque era peligroso estar cerca... costaba imponer esa distancia.


—Está bien, yo también quiero hablar contigo —aunque no me moví demasiado de donde me encontraba, simplemente, me senté esperando que él lo hiciera también para escuchar todo lo que tuviera que decirme. En silencio escuché su historia ya que nadie me había contado más que lo suficiente quizás porque era demasiado pequeña, y después todo pasó demasiado rápido cuando lo dieron por perdido. Era muy posible que mis padres quisieran ahorrar ese dolor de su pérdida aunque inconscientemente habían provocado algo diferente. Por unos breves segundos lo contemplé como si trazara su rostro dibujándolo en mi mente con todo lujo de detalles y pensé si su condición no sería suficiente de la maldición. Callé porque no sabía bien qué responder cuando me pidió perdón ya que ¿él tenía culpa realmente? Sabía que no y no podía cometer el tremendo error de cargarle un peso que no debía de soportar, como ya tampoco debía de soportar el que tenía. Cerré los ojos por unos momentos y suspiré ya que poco más podíamos hacer en realidad, más que aceptar lo que nos deparaba y afrontarlo de la mejor manera posible— no es tu culpa Absjörn, lo cierto es que no es culpa de ninguno... ni siquiera de nuestros padres —porque esa era la verdad— llegó un momento en que cuando no volviste creímos que habías desaparecido, ahora que lo pienso bien, quizás lo dijeron para que tu ausencia no doliera tanto —me encogí de hombros porque tampoco lo sabía a ciencia cierta— me hablaban de ti pero al no poder ponerte rostro eso lo hacía más complicado cuando todo ocurrió. Fue todo muy repentino y no lo pensé cuando madre me pidió que marchara para salvarnos a ambos... desde entonces he viajado de país en país cambiando de nombre, inventándome historias para que no pudieran saber quién era, solo con la intención de que no nos encontráramos. Y ahora por azares del destino lo hacemos en el momento que ninguno esperaba —hice una mueca por ello aunque no quería que el momento se empañara de forma negativa— no sabíamos lo que podría pasar y quizás era mejor evitarlo... pero ahora ya está, y lo que pueda pasar tendremos que afrontarlo —escuché cuando habló sobre su conversión a licántropo y lo complicado que debió de ser incluso estando solo, lejos de su familia sin el apoyo que pudiera necesitar de aquellos a los que amaba— no puedo imaginar cómo debió de ser esa situación pasándola tú solo, pero me alegro que haya salido todo bien —sonreí levemente. Entendía sus motivos de por qué no vino en mi búsqueda aunque para cuando hubiese llegado, ya no estaría allí. Ante su pregunta simplemente suspiré sin saber bien qué era lo correcto responder— no lo sé, quizá no hubiera servido de mucho... quizá sí —observé un momento el cielo estrellado de aquella noche que parecía tranquila— pero ahora que nos hemos encontrado deberíamos de disfrutar el momento, ya no podemos evitarlo mucho más tiempo —decidí que podía ser un buen motivo para empezar a conocernos— llevamos toda la vida sin saber nada del otro pero podríamos empezar a conocernos e intentar recuperar el tiempo perdido —ya que nos habíamos encontrado no veía por qué no— por ejemplo, podría contarte que tras salir de noruega no he parado de viajar de un lugar a otro por toda Europa aunque cambiando de nombre para que no intentaras encontrarme, aunque nunca supe cómo era tu rostro lo cual lo complicaba todo demasiado —sabía que era un cambio pero no había marcha atrás— llevo en la ciudad de París unos meses pasando con un bajo perfil para no llamar mucho la atención —me pensé por unos instantes si contarle sobre Otto o dejarlo pasar de largo. En especial cuando él era un licántropo, aunque si era amigo de nuestros padres quizás en algún punto lo conoció aunque no se acordara actualmente— conocí a alguien que era amigo de nuestros padres, al principio desconfié pero supe que estaba contando la verdad. Un viejo amigo —no dije mucho más a la espera de que supiera qué hablaba— padre le pidió que me protegiera cuando le pasara algo, desde entonces al parecer ha estado cumpliendo su palabra.


Blodsbånd ~ Privado LU3DhKk
Destiny:
Lynae
Lynae
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 19/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Re: Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Gaston Leclerc Jue Dic 22, 2022 1:46 pm

Aunque sus ojos funcionaban perfectamente y le mostraban a una mujer hecha y derecha frente a él, fue escuchándola que realmente concilió la idea de que su hermana, la niña rubia que vivía en su mente, había crecido. Britha tuvo que pasar por muchas adversidades completamente sola, pero se daba que gracias a eso se convirtió en una mujer fuerte e independiente, además de generosa. Encontró particularmente conmovedor, él que no se conmovía con muchas cosas, ver la preocupación que mostraba por lo que él tuvo que pasar solo, sin darse de su propio valor y fortaleza. – Te convertiste en una mujer increíble sin mí. Tal vez, al final, nunca me necesitaste. – Comentó, tan lleno de orgullo como de nostalgia.

– Eso me gustaría mucho. – Admitió. La idea de conocerla, de saber cómo fue su vida antes y después de la muerte de sus padres, saber si era feliz, lo llenaría de una paz que lo había estado eludiendo todo el tiempo que llevaba viviendo en París. La historia resumida que Britha le ofreció de su vida le dejó un sabor amargo en la garganta. No se atrevió a pedir más, no tenía derecho a más, por mucho que quisiera saber debía esperar a que fuera ella quien quisiera contarle. La última parte de la historia, por otro lado, despertó su curiosidad.

Los recuerdos de su vida previa a la guerra eran lejanos y dolorosos, por lo que solía evitarlos a toda costa, pero la forma en que Britha mencionó al susodicho amigo de su padre, además del hecho de que el hombre debía tener alrededor de 70 años y no creía que pudiera ser de demasiada ayuda a su hermana, despertó también su suspicacia. – Él no es humano. – Era lo único que hacía sentido dadas las circunstancias. Y, si tenía razón, las opciones se reducían drásticamente, pues siendo un hechicero, su padre no solía hacer amistad fácilmente con seres sobrenaturales. – ¿Vampiro o licántropo? – Quiso saber, aunque estuvo casi seguro de la respuesta incluso antes de escucharla.

La idea de su hermana siendo protegida por un vampiro se le hacía tan insulsa como una cebra siendo protegida por un león; pero, siendo honesto, un lobo no haría mejor trabajo. Y, si su padre le confió tal tarea, debería darle al menos el beneficio de la duda. – Si no te molesta, me gustaría conocerlo. – No intentaba imponerse, mucho menos controlarla a ella o su vida después de tanto tiempo. Ahora que la había encontrado, solo quería asegurarse de que su entorno era seguro, o hacerse idea de que no lo era para poder ofrecerle algo diferente. No estaba seguro de haber conocido a ese “amigo” en particular en el pasado, así que la única forma de quedarse tranquilo era viendo con sus propios ojos qué clase de hombre era, cómo la trataba, intentando dejar de lado los prejuicios naturales entre sus especies.

Dejando de lado el tema de su “protector”, Gaston se atrevió a preguntar solo sobre un tema puntual, en especial tras verle las manos y darse cuenta que no traía ningún anillo. – ¿Eres feliz, Britha? – En medio de todo, eso era lo que más le preocupaba. Fuerte e independiente como se veía, ocultaba una sombra de soledad en sus ojos, una que el licántropo podía identificar con facilidad porque también la sentía. Si la hechicera había estado huyendo los últimos años, no creía que se hubiera detenido para darse la oportunidad de pensar en sí misma, en su futuro y su felicidad. Demostraba lo mucho que se parecía a él, y no le gustaba tanto.




Break your heart:
Amigo secreto:
Gaston Leclerc
Gaston Leclerc
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 18/11/2021

Volver arriba Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Re: Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Lynae Mar Ene 10, 2023 11:51 am

Una pequeña parte de mí no paraba de decirme que me alejara tanto como pudiera de él, que no era bueno que nos encontráramos en dicha situación y que cuanta mayor distancia pusiéramos el uno del otro era la única solución posible para evitar el trágico final y desenlace. Era consciente de todas esas opciones pero una cosa era pensar con frialdad y otra muy diferente hacer caso a lo que una realmente quería, a los deseos del corazón, que me pedía quedarme para así conocer finalmente al que era mi hermano. Porque no tenía duda alguna de que el hombre -el licántropo- frente a mí era esa persona que estuvo presente en mi vida aunque jamás lo hubiera conocido, al hermano que mis padres siempre hicieron mención y dejaron su marca en mi vida. Ansiaba poder tener lo que durante muchos años vi en otras personas, la relación que tenían con los de su propia sangre por lo que acepté esa parte que pedía quedarme y me quedé a poca distancia observándolo con detenimiento. No podía evitar preguntarme si después de todo el tiempo transcurrido, después de encontrarnos, no habíamos perdido el tiempo -o yo lo perdí- huyendo de país en país sin establecerme en ningún lugar solo para evitar el momento que ahora vivía frente a Absjörn. Elevé la comisura de mi labio cuando dijo que me había convertido en toda una mujer, lo cierto es que podría decir lo mismo pero a la vista estaba -y dada la diferencia de edad- que él se había convertido en un hombre de valía. Desconocía cómo es que se convirtió en licántropo y quizás no era el mejor tema a tocar cuando por fin nos habíamos encontrado, lo dejaría para más adelante o para cuando él quisiera contarme. Decidí comentarle por encima la situación en la que me encontraba ahora y no dudé en hacer mención del vampiro, aunque muy por encima todo, sin incidir en lo que él era o cómo es que me encontró. Claro que no le pasó por alto que hubiera conocido a nuestro padre y cuando afirmó que no era humano no hice ningún gesto para desmentirlo, era algo más que evidente si descartábamos la opción de que pudiera rondar por los cincuenta años. Debía suponer que no habría ningún problema en decirle que se trataba de un vampiro ya que, en caso de no gustarle la idea, tampoco es que tuviera la confianza como para pedirme algo así. Cierto que éramos hermanos pero el no tener contacto durante toda nuestra vida era algo que pesaba y la confianza tendríamos que ganarla mutuamente, eso si lográbamos sobrevivir a dicho encuentro. Mordí mi labio inferior dudando si responder o no a su pregunta pero ya que por fin nos habíamos encontrado, y nada indicaba el que nos fuéramos a separar otra vez, decidí que era mejor responder a su pregunta.


一Vampiro. Es un viejo amigo de la familia por lo que me ha contado. Al parecer lleva varias generaciones que se conocen 一admití quizás para dejarlo algo más tranquilo ya que era muy consciente de que los vampiros, y los licántropos, no se llevaban demasiado bien. Solo esperaba que no fuera un problema de cara al futuro, tanto por una parte como por la otra, ya que Otto no tardaría demasiado en saber que me había encontrado con mi hermano. El olor me delataría aunque mi idea no era -en principio- mentir respecto a este encuentro, además porque dudaba que el vampiro pudiera callarse si notaba un olor diferente en mi persona. Lo que me sorprendió es que me pidiera conocerlo de cara al futuro ya que no era lo que esperaba, quizá porque así se aseguraba de que estaba bien protegida. ¿Le importaría al vampiro conocer a mi hermano? Solo había una manera de averiguarlo一 ¿estás seguro de eso? Bueno… supongo que no habría problema en que conocieras a Octavius. Incluso independientemente de la raza de ambos 一esbocé una pequeña sonrisa y miré hacia la orilla donde las olas seguían alcanzando la arena, el sonido era algo que me calmaba en aquel leve silencio que reinó hasta que su pregunta hizo que volviera mis ojos a él. ¿Si era feliz? Bueno, esa era una pregunta bastante complicada dado que desde que partí de casa no había parado de viajar de ciudad a ciudad, sin tener un sitio fijo donde quedarme, sin muchos lazos o conexiones porque pensaba que así sería más fácil moverme de un lado a otro. Salvo mi gata no tenía más lazo o apego emocional por nada ni nadie, no había tenido ninguna relación estable y quizás ahora que había encontrado a mi hermano pudiera sentirme un poco alicaída. No por encontrarlo, sino por ver que mis esfuerzos no sirvieron de nada… que quizás había perdido esos años de mi vida一 es una pregunta complicada 一fue lo único que pude decir mientras pensaba en una respuesta一 no tengo la vida que imaginaba cuando era pequeña… pero tampoco está tan mal 一me encogí de hombros ya que no quería contarle mucho más. Lo miré en silencio un par de segundos一 qué me dices de ti, ¿eres feliz? 一No sabía mucho de su vida pero si tras tomar la decisión de tener más contacto, quería saber más de él一 ¿llevas mucho tiempo en París? 一Tampoco sabía si llegó hace poco o llevaba más tiempo residiendo en la ciudad, todo era posible一 si vamos a vernos más veces, a tener más contacto, me gustaría que fuera en la casa donde residas. Te invitaría yo pero primero debo de preguntar a Otto ya que es su hogar, no el mío, aunque si quieres conocerlo sería una buena idea para empezar 一esbocé una pequeña sonrisa一 ¿te gustaría aprovechar y dar una vuelta? Creo que por esta noche no habrá peligro 一miré hacia la luna que por esa noche no sería llena, a la espera de que él aceptara o no mi invitación. Había muchas cosas que quería preguntarle, que quería que me contara. Habían sido muchos años separados y una sola noche no bastaría ni sería suficiente, pero por algo se empezaba.


Blodsbånd ~ Privado LU3DhKk
Destiny:
Lynae
Lynae
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 19/05/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Blodsbånd ~ Privado Empty Re: Blodsbånd ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.