Victorian Vampires
Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP



OCTAVIUS RINALDI

MODERADOR

ENVIAR MP
MODERADOR

MODERADOR

ENVIAR MP



ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/11/22


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas

<

Erntedankfest. [Grupal]

+13
Rémy Fauré
Santiago de Moguer
Prudence de Neufville
Fausto
Ischirione Della Bordella
Mina Zwaan
Zane Kovacs
Lilith d'Vandières
Heinrich de Wittelsbach
Irene de Wittelsbach
Fenris Windsor
Logan Tisdale
Francheska de Neufville
17 participantes

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Francheska de Neufville Mar Ago 02, 2022 10:13 am

Recuerdo del primer mensaje :


Cuando el río suena... agua lleva. Así rezaba uno de los dichos preferidos por la marquesa, aunque en esta ocasión, mejor hubiera sido que el río se hubiese quedado calladito. Tal como mencionaban los rumores, su hija Prudence había sido despojada de todo cuanto poseía tras la reciente muerte de su esposo, lo que la había obligado a volver a casa con el rabo entre las piernas buscando el consuelo y cobijo de su familia. Como era de esperar y ante el mensaje epistolar por parte de su otra hija confirmando aquellos rumores, Francheska de Neufville de Villeroy no tardó en movilizarse hasta la capital francesa. Pues como buena madre que se precie -aunque luego no resultara ser tan buena- no podía abandonar a su pequeña en tal momento de debilidad.

La debilidad puede ser un arma de doble filo, pues a veces conviene hacer creer al enemigo que se es débil para asestar el golpe definitivo. Así decía otro dicho y, tratándose de los Wittelsbach, no convenía considerarlos débiles ni tampoco tenerlos como enemigos. La noble casta proveniente de Baviera era todo un alarde de poder y ostentación. La mediocridad no había sido hecho para ellos, mas sí la venganza. Por eso, la marquesa d'Alincourt pensaba devolver cada afrenta grano a grano y piedra a piedra.

Había arribado en París como un huracán que azota la tierra, dispuesta a ponerlo todo del revés y patas arriba, a hacer y deshacer a su antojo según como más le conviniera. Porque la marquesa, pese a casi estar ya entrada en los cincuenta, no era una de esas mujeres que se sienta a esperar y a ver la vida pasar. La marquesa era de las que se ponían el mundo por montera y movía montañas si hace falta, todo con tal de dejar a su familia en el mejor lugar, en el que le correspondía por derecho y gracia divina.

Fue así como, tras mucho discutir con su hija porque el delicado estado en el que se encontraba Irene quizás no fuera el más idóneo para celebrar una fiesta, Francheska se plantó en sus trece y no paró quieta hasta salirse con la suya, tal como hacía siempre. Una fiesta, sí, aquel había sido el plan maestro que urdió la marquesa. Nada mejor que una celebración de esa índole para sellar nuevas alianzas y hacer gala y ostentación del poder que aún albergaban los Wittelsbach.

Heridos, pero no destruidos. Siempre con la cabeza bien alta y nunca de rodillas. Aquella era su máxima y como tal, así debía ser. Debían mostrarse frente al mundo más fuertes que nunca y es por eso que, en conmemoración con la fiesta de la cosecha que se celebraba en Alemania cada primer domingo de octubre, la marquesa lo dispuso todo para que el castillo d’Aubermont acogiese a los rostros más conocidos e importantes de la realeza y nobleza europea.

Las invitaciones habían sido enviadas con varias semanas de antelación y todo estaba dispuesto para que la celebración diese comienzo. Con las primeras luces del atardecer bañando el castillo con un tono dorado propio del otoño, todo bullía de actividad para que aquella fiesta diese de qué hablar durante los próximos tres meses por lo menos. La marquesa no había escatimado en gastos, dando la sensación de que realmente pertenecían a la realeza a la que tanto aspiraban a alcanzar, pues quería que su familia estuviese en boca de todo el mundo. El servicio del castillo se había triplicado, todo se había limpiado de cabo a rabo, las baldosas de los salones lucían relucientes cual espejos y hasta se habían contratado músicos para que amenizaran el ambiente. Las frutas y verduras -como no podía ser de otra manera tratándose del Erntedankfest- que presidían las mesas redondas situadas en el amplio salón principal habían sido recolectadas esa misma mañana y seleccionadas una a una. Lo mismo podía decirse del vino, importado desde los mejores rincones del país y desde los propios cultivos de los que disponía su familia. Todo estaba a pedir de boca y nada podría enturbiar aquella velada, de eso ya se encargaría ella. Solo faltaba que empezaran a llegar los rostros más ilustres que la propia marquesa y su familia se encargarían de dar la bienvenida personalmente.


INDICACIONES:


Última edición por Francheska de Neufville el Miér Sep 21, 2022 11:29 am, editado 2 veces


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 IhVechT
Gráficos by Benja
Francheska de Neufville
Francheska de Neufville
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 10/09/2020

Volver arriba Ir abajo


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Ischirione Della Bordella Miér Ago 24, 2022 3:35 pm



       
Mención: Duques de Baviera, Zane Kovacs, Fenris Windsor, Logan Tisdale, Santiago de Moguer.
       Interacción: Lilith d'Vandières, Duques de Bretaña (PNJ)
       Resumen: Ischirione se propone examinar sus alrededores para sosegarse, pero sus planes se frustran tras remover viejas memorias.

       
Surcaron las eminentes figuras el fastuoso lugar, impecable, repleto de nombres ilustres que no tenían nada que envidiar a las cortes más opulentas de Europa.

De todos los presentes, Ischirione esperaba primeramente saludar a los dueños de casa, sobre todo a Irene, a quien conocía de antemano, pero no logró distinguirlos a simple vista. Confiaba, pese a que le fastidiaba retrasar pasos imprescindibles, en que sus asesores los acercarían en el momento oportuno.

Se tomó un momento para examinar en qué clase de nido se había metido. Distinguió la figura de Zane Kovacs, rey de Rumania, aliviándose al instante al saber que no sería el único monarca soltero a quien fastidiarían para que se casara pronto. Fenris Windsor, rey de Inglaterra, también estaba allí, pero no vio a la reina; Ischirione intuyó que esa noche, tomando en cuenta su fama de mujeriego, llenaría su cama con por lo menos un par de damas de la alta sociedad. Un gobernante que imitaba sus andanzas era Logan Tisdale, rey de Escocia, quien no se debía a nadie más que a sí mismo. Era mejor que no se fijaran en las mismas mujeres, o habría una lucha de egos que ni el Papa podría impedir. Un poco más humano era Santiago de Moguer, rey de España, un animal mucho más social que él. No le sorprendería que fuese el alma de la celebración, de no ser que los duques de Baviera eran célebres por invocar a Dionisio en cada festín que montaban.

Pero la mirada de Ischirione no se quedó con los reyes ni con los tapices. Se quedó con aquel rostro mujeril, alejado de la imagen de niña que guardaba en sus más íntimas memorias de Inglaterra, aquellos ojos melancólicos y fervientes que incomodaban y encandilaban al mismo tiempo.

Estaba contemplando a Lilith d'Vandières como si le mirase por primera vez. Y su creciente cercanía lo inquietaba.

Ischirione contuvo un suspiro; sabía que estaba siendo observado muy de cerca. Miró turbado hacia Gioverti. El asesor pareció adivinar cuánto quería desvanecerse en el aire.

¿Quiere que los distraiga, Majestad? — preguntó refiriéndose a los duques de Bretaña.
No… deja que se acerquen — contestó Ischirione con más anhelo del que hubiera querido dejar entrever.

Allí estaba, fina y distinguida como una espiga de trigo. No le extrañaba en lo más mínimo que sus padres no la perdieran de vista. Si ella fuera suya, tampoco la querría lejos de su alcance.

Altezas — saludó inclinando su cabeza y procurando no quedarse viendo a la joven por un tiempo que sobrepasase el apropiado —. Es un gran placer para mí coincidir con ustedes. Han pasado años desde Londres, pero sigue siendo menester cultivar las viejas amistades. Sepan perdonar que no sea el más asiduo de los escritores. Espero que su viaje hasta aquí no haya sido muy pesado, y que la belleza del camino haya compensado cualquier malestar.

No olvidaba que los d'Vandières habían sido gentiles con él desde el primer intercambio, incluso antes de que supieran de sus orígenes. Debieron haber sospechado que ningún don nadie podía darse el lujo de pagar una educación tan exhaustiva a quien careciera de importancia. Eran listos. Cualidad que, le constaba, Lilith había heredado.

Solapadamente, Ischirione se fijó en la joven como si hacerlo fuese parte de un muy estudiado manual sobre cómo proceder en eventos sociales y para nada producto de su reprimida naturaleza.

La señorita d'Vandières parece ser otra persona cada vez que nos encontramos, aunque no es osado mencionar que hay algo inmarcesible en su sustancia — dijo con un tono más profundo —. ¿Cuántos años han pasado?

Fue allí que su coraza, por un breve momento, flaqueó para rastrear el ligero color que teñía aquella mejilla que nunca más se permitiría volver a rozar.


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 0QXEo27
Si emperadores locos y sediciosos pudieron en Roma imperar, en buena hora llega un bastardo a gobernar:
Ischirione Della Bordella
Ischirione Della Bordella
Realeza Italiana
Realeza Italiana

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 02/05/2017

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Mina Zwaan Sáb Ago 27, 2022 8:22 pm



Mención: Santiago, Noach (PNJ), Amelia (PNJ), Hela, Frederik (PNJ), Adrians.
Interacción: Santiago, Hela, Frederik (PNJ).
Resumen: Mina se encuentra con el Rey de España y Los Duques de Orange-Nassau. Intercambian palabras y Mina deja en claro que desea hablar más tarde con Hela sobre la desaparición de sus familiares.


Sus oídos se hicieron con otra voz antes de que sus ojos vislumbraran la presencia de su familia. Pero aquel tono resonaba en sus tímpanos con una dualidad especial, esa misma que solamente Santiago sabía despertar en ella.

El Rey español era para Mina como uno de esos amigos de los que se disfruta su compañía aunque no completamente, pues es como si inconscientemente se esperase a que algo inesperado saliese de ellos para desencajarlo todo. Había que tener cuidado con esa bestia que poco disimulaba sobre su verdadera naturalidad.

- Majestad – sonrió levemente a verle y llevando una mano sobre su pecho se inclinó correspondientemente para saludarle. Aunque luego de aquel gesto protocolar no dudó en acercársele de forma cómplice y apoyar aquella misma palma sobre el corazón del monarca para enviar una señal clara a todos y todas aquellas que se les antojasen observarlos; Mina sabía a quién tenía de su lado y no lo dejaría a duda de nadie. Después de todo la Condesa estaba allí por mucho más que apariencias, aunque nadie lo supiese con claridad salvo Adrians.

– Con gusto complaceré su deseo estimado Rey… -  respondió justo cuando sus azulados ojos se hicieron con los del entusiasmado Duque y su esposa  - Pese a los infortunios del destino, mi corazón es acariciado con algo de alegría por veros aquí mi respetado Duque – sintiendo la calidez familiar en aquel apretón de manos la Condesa supo que aquel era el momento en que debía de actuar, no podía dejar de pasar aquella velada para plantear sus designios personales en cuanto a la búsqueda de Noach, Amelia y por sobre todo, de los futuros movimientos que los representantes de los Países Bajos debían realizar frente a los muros que les comenzaban silenciosamente a rodear por parte de otras naciones.

Los ojos de Mina trataron de conectarse con los de Hela, como si en el fondo supiese que solo ellas mismas eran las que podían entender a flor de piel lo que la pérdida de un ser querido significaba y también, de que eran las únicas capaces de hacer algo real para que estos mismos seres apareciesen de una vez sin pretextos ni excusas que dejasen pasar más el tiempo.
Por parte de la rubia, usaría a Santiago, Frederick y a todos los que estaban presentes allí ss era necesario. Pero necesitaba un respaldo y la rubia estaba dispuesta a creer momentáneamente en que la esposa de su familiar podía ser aquello que ella buscaba para no caminar sola aquel trayecto que había ideado.

- El destino nos ha encontrado aquí y no ha de ser por algo de mera casualidad. Sé que podemos llegar a nuevos terrenos de búsqueda si nuestras fuerzas se unen debidamente - ¿No lo crees así, Santiago? – tuteó al Rey sin temor alguno, quizás así convencería a aquel par, o al menos a Hela de la posición que debía de tomar si quería ver respuestas a su búsqueda.

Porque ella las necesitaba. Pero Mina aún más.

Se excusó momentáneamente y con una mirada invitó al español a que le siguiese por esa bebida ofrecida con anterioridad – Disfrutemos un poco la velada, antes de ponernos serios – le confirió al Duque y sin más, se volteó decidida para seguir a la par al monarca tal y como si ella fuese la misma Reina de España.


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 ANYZiwO
Sparkle in my mind...:

What is our destiny?:
Merci!:
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 220
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Anneliese de Wittelsbach Sáb Sep 03, 2022 6:33 pm



Mención: Duques de Baviera, Duques de Bretaña (PNJ), Lilith, Lena (PNJ), Fenris  
Interacción: Lilith, Heinrich
Resumen: Se presenta con los Duques de Bretaña y su futura cuñada para luego excusarse e ir tars el llamado de su padre a intercambiar palabras con éste. Luego comienza a buscar a su madre para saber si Fenris se encuentra en la fiesta.


Tras los halagos de su padre y su abuela, era inevitable para la joven y rozagante Anneliese el no sentirse respaldada y protegida por su familia en aquel especial evento. No obstante la suspicaz adolescente sabía también que tras tanto mimo, repentinamente podía aparecer cualquier tipo de sorpresa, por lo que ella trataba de estar más que atenta a todo aquello que la rodease. Cualquier cruce de palabras entre su familia y otros miembros de la alta alcurnia, específicamente del sexo masculino podía desembocar en su casamiento.

- Sin dudas gozaremos de hermosos momentos juntas mademoiselle. Siempre podrá contar conmigo para aquello que necesite – respondió sonriente tras ser presentada a los Duques de Bretaña y a su futura cuñada, una muchacha que lucía tan inocente como hermosa. Anneliese no pudo pensar interiormente en sí aquella damisela tenía presente todo el futuro que se le venía encima.

Pero ese no era asunto de ella, lo que sí, era que la joven d’Vandières se sintiese cómoda, arropada por la que sería su nueva familia. La joven Wittelsbach sabía que arrastrando a la muchacha a los suyos, sus padres quedarían más que agradecidos con ella.

Con una exquisita reverencia se disculpó con los Duques y su hija para dirigirse con su excelso andar al llamado de su apreciado padre – Así será querido padre. Jamás osaría en defraudarlos. Estaré aquí para lo que me necesites de la forma más correcta que pueda hacerlo. Se los prometo – respondió encogiéndose de hombros y sonrojando sus mejillas. Verle los ojos a su progenitor orgullo de ella llenaba el interior de Anneliese de una forma que ésta no podía ni siquiera poner en palabras.

Sin más, dejó ir a Heirinch, pues sabía debía encargarse de asuntos más importantes que alentarle a ella.

Se posición nuevamente como una dama de su clase, buscando entre las personas presentes a su querida madre. Repentinamente la duda de si el esposo de la preciada Reina Lena estaría allí presente surcó su mente.

Aún, dentro del corazón de Anneliese miles de recuerdos y enseñanzas en su travesía en Inglaterra seguían intactos, por lo que refrescar aquellas dulces memorias con una presencia conocida sería lo mejor para ella y sus nervios, que para aquel entonces iban lentamente en aumento al no saber cómo podía desenvolverse lo que quedaba aún de la Fiesta de la Cosecha.
Anneliese de Wittelsbach
Anneliese de Wittelsbach
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/08/2022

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Prudence de Neufville Lun Sep 12, 2022 7:29 pm



Mención: Francheska de Neufville.
Interacción: Rémy Fauré.
Resumen: Prudence flaquea, pero se mantiene erguida a la hora de tratar con Rémy.





Aliados y enemigos. ¡Cuántas mentes más despiertas y prestigiosas que la suya habían escrito, hablado y divagado sobre el tema! La guerra y sus bandos son un tembloroso tablero, una danza traicionera de piezas que se creen con el disfraz más engañosos de la partida. Prudence no sería la mejor ajedrecista, pero sí sabía bailar, y allí mismo, después de todo, estaba dispuesta a alzar sus brazos con gracia y retorcer sus pies hasta que le sangraran. Y con una sonrisa perfecta adornaría sádicamente el epitafio de su auténtico dolor, enterrada la fémina pena bajo la tierra firme que honraba su apellido.

Sin embargo, cuando Rémy Fauré pronunció su nombre de pila, casi por instinto, sin una consideración inicial por las etiquetas, sintió grietas traicioneras brotar de su reciente coraza. Quizá porque la nostalgia es el veneno más tóxico para una flor que intenta seguir creciendo en otro jardín cuando ha sido expulsada del que le corresponde. Esperaba enfrentarse a infinidad de cosas aquella noche, pero escuchar la familiaridad, aunque pudiera haber sido banal y puramente accidental, proveniente de una voz masculina que guardaba relación estrecha con su amado Louis Charles… le costó unos delirantes minutos de humanidad, contenidos al otro lado de su palidez y su jugosidad. Ataviada de negro, aceptó el besamanos de un D'Orléans, mientras, durante una vulnerable fugacidad, le asaltaba la duda de si no estaría descargando las consecuencias de su rabioso infortunio sobre la persona equivocada.

Su madre, la jardinera menos delicada de todas, irrumpió en ese preciso instante y el corazón de la niña experimentó un latigazo de realidad que alteró momentáneamente su expresivo rostro. La realidad era ineludible, como el plan que había urdido junto a ella, en una necesidad de orgullo que no perdería de vista tan pronto. Si de verdad había creado otras Prudencias, éstas debían saber volar más allá de sus acostumbradas jaulas.

Definitivamente se vio incapaz de reaccionar de un modo verbal y equipararse a la falta de sutilezas de Francheska, pero el pernicioso comentario con el que se había aparecido le sirvió para fijarse detalladamente en el aspecto zarrapastroso de su interlocutor. Y para cuando las pisadas de la otra de Neufville apenas tardaron en abandonarles por la realeza, se volvió a centrar en aquel hombre que no había pensado en cómo le podría sentar a ella que se le dirigieran con tanta confianza, y por ende, informalidad, en mitad de su duelo social.

—¿Se encuentra bien? Ciertamente no lo parece. Puedo hacer que le traigan agua, aunque no sea ésta la bebida más popular en la Fiesta de la Cosecha —dispuso, de una forma tenue muy contraria a la de la anterior mujer, en un tono que se encargaba muy bien de que, pese a su fina apariencia, la posición de poder que ostentaba allí, en el castillo de su hermana y su cuñado, quedara implícita. Tras un suave ademán, la bandeja de un camarero se personificó, con un vaso de agua y una copa de vino cobrizo que se volvía aún más sugerente junto a la extendida palma de su mano—. O quizá le apetezca seguir obedeciendo a sus impulsos. En cualquier caso, me sorprende verle finalmente por aquí. —Y a la vez, era justo lo que esperaba, lo que debía suceder.


Última edición por Prudence de Neufville el Mar Sep 13, 2022 4:36 am, editado 2 veces


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 34Sv2DO
El Apocalipsis de la Adolescencia.

Just like his wife, but how she was before the tears:
Tu seràs la llum, jo seré l'ombra:
Se oscurecen las fantasías en un mundo de estupor:


Prudence de Neufville
Prudence de Neufville
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 10/07/2021
Localización : En el castillo parisino de su hermana

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Fausto Lun Sep 12, 2022 7:48 pm



Interacción: Irene de Wittelsbach.
Resumen: Fausto empieza a conversar con Irene después de descartar definitivamente las formalidades sociales a su alrededor.






Mientras correspondía la mirada de Irene, con aquella expresión que jamás reconocería ser una de sus muchas palabras prohibidas en contacto con la humanidad, Fausto comenzó a acercarse a ella, sin importarle si dejaba con la palabra en la boca a su interlocutora —para responder a esa descripción él habría tenido que devolverle una ínfima parte de su interés—. Si se persigue el deseo de pasar desapercibido, ocupar uno de los lados de la anfitriona nunca es la mejor estrategia. Pero Fausto no pretendía pasar desapercibido. Alguien como él no podía hacerlo, por mucho que quisiera;  uno de los escasos imposibles ante los cuales se había rendido. Y quizá también fuera el mismo imposible que él y la duquesa de Baviera tenían en común.

Aunque no el único.

—Si lo que ansías en secreto es practicar las delicias del escapismo, has escogido la peor ceremonia y el peor público —la recibió con una apuesta que, como siempre, se volvía afirmación por medio de sus labios.

Se inclinó ligeramente hacia ella, al escoger, cómo no, la muestra de respeto protocolaria más contenida que, sin embargo, sirvió para reducir momentáneamente sus alturas y, por tanto, las distancias. No se fijó en nadie más a su alrededor, pues nadie a su alrededor se había dignado a competir por su atención, y si no lo habían hecho antes de que volviera a encontrarse con el testimonio incesante de su puño y letra, mucho menos ahora que la miraba directamente a los ojos. Protocolo y contención desechados en alguna miserable esquina de la sala.

—¿Realmente ha sido idea tuya conmemorar el agradecimiento germano a pesar de las fechas? —Resultaba complicado ocultarle las cuentas a una mente tan arrolladoramente activa, incluso a través de misivas distanciadas en el tiempo acerca de su embarazo y en un espacio al que finalmente podían burlar en persona—. Me cuesta de creer, aunque no de aprovechar.

Pues, al fin y al cabo, no dejaba de estar allí presente. Provechoso, letal e inescrutable, con la metódica frialdad de su rol atrayendo el estupor de la curiosidad por encima de la ofensa que provocaba en los demás su desprecio. Al menos, hasta que lo había envainado frente a la dueña del lugar. La única que podía ser capaz de percibir el desapego perspicaz de sus palabras como una forma velada de preguntarle a ella si se encontraba bien. Y viniendo de quien nunca hacía uso de esas formalidades implícitas, ni siquiera en sus cartas más casuales, Irene supo que tampoco se trataba de un saludo retórico y trivial que careciera de verdadero interés por la posible respuesta, previo a la mayoría de conversaciones sociales. Con Fausto, la sociedad estaba descartada. Una declaración tan insolente como reveladora.


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 3d-Imi1-Li-X

An ageless heart that can never mend:
Hambre de poder, lágrimas de soledad:
Tan endurecido está mi corazón, que no puedo arrepentirme:
This world is only gonna break your heart:
This is a breathless silence, a moment out of time:
Otra vida:
Please allow me to introduce myself, I'm a man of wealth and taste:
Fausto
Fausto
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 370
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Localización : En tu cara de necio/a

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Adrians Blancquart Lun Sep 19, 2022 4:07 am



Mención:Mina Zwaan
Interacción:Mina Zwaan.Rey de España
Resumen:Moviéndome,adaptándome.


Último trago a una copa que parecía infinita mientras miraba por el ventanal.Escuchaba el murmullo,sin sacar nada en concreto,u al menos ninguno que atrajese mi atención.Decidí moverme y mezclarme entre ellos,saludé a quienes no tienen un estatus mayor al mío,cogí otra copa aprovechando que pasaba alguno del servicio—parecía que seguía mis pasos—,pero no era asi.

Engalanados desde el primer detalle en el pelo de las damas,hasta los broches distintivos de aquellos que pertenecían a un país,a un rango que,puede darle privilegios o no,todo dependía si sabían usarlo u no.Pero los aquí presentes,sabían bien que el poder es lo que les habrían traído hasta aquí.Tal vez,podría añadirme a este grupo,pero no es si no una promesa a la Condesa de los Países Bajos,Mina.Y por el bien que pudiese conseguir a mi Nombramiento como Barón de los Países Bajos.

Alcé la vista buscando a la rubia que parecía moverse como pez en el agua,tan pronto saludaba como se detenía a conversar.Sonreí por la habilidad de la dama,¿todo lo que decía, también estaba escrito en esa pequeña libreta?,pensé y lo negué.Tome aliento y me dirigí hacia donde se encontraba, haré de tripas corazón para y por no dejar y dejarme en mal lugar en un evento social como este.Me acerqué con elegancia,aclare la voz;—¡por fin la encuentro,Condesa!—sonreí,deteniendo esa otra forma de dirigirme,con confianza,cómo lo hice de camino hacia el Caserón de ese diseñador tan exclusivo de París.

Hice cortés reverencia,busque apoyo en su mirada y poco después mi atención fue hacia quienes la acompañaban,repetí el gesto después de disculparme—..¿Dónde está mi educación?—Hice una pequeña pausa—Soy...Adrians Blancquart…—Dije antes de que una voz femenina cercana a mi me interrumpiera,un alivio,no sabía quién era,de París seguro...que no..(...)


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 KeaisUL
Spoiler:
Adrians Blancquart
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 323
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Fenris Windsor Mar Sep 20, 2022 10:09 am



Mención: Irene, Heinrich, Lena (PNJ), Anneliese
Interacción: Irene, Heinrich, Anneliese
Resumen: Fenris mantiene una breve conversación con Irene y Heinrich, donde agradece la preocupación de estos hacia Lena, y le felicita a Irene por su embarazo. Tras la conversación pasea por el lugar y se topa con Anneliese, a quien se acerca para saludarla


De haber sido cualquier otro momento en que dicha fiesta tuviera lugar la habría disfrutado mucho más de lo que, me temía, haría esa misma noche. Cualquiera sería un necio si no pensara en que acudir a dicho evento no sería una buena oportunidad para conocer otros reyes, miembros de la realeza, con los que poder compartir un momento y por qué no aprovechar para entablar relaciones. Debía de tener la mente despejada para ser ese “lobo” que sabía discernir una oportunidad cuando esta se presentaba, y desde luego que aquella fiesta lo era. El momento clavé llegó en el instante en que vi la figura de una Irene, embarazadísima, acercándose hacia mi persona seguro que con la idea de preguntarme por su prima. Una leve sonrisa se formó en mis labios al tenerla delante y ver cómo el embarazo la hacía verse más bella, una belleza que bien se podía extender a la propia Lena, sin poder evitar mirar su barriga durante unos segundos queriendo despejar de mi mente recuerdos dolorosos que no traían nada bueno. Llevé mis manos a su brazo para que no tuviera que hacer una reverencia como mandaba el protocolo, más en su estado, aunque ella se me adelantó con esos modales pulcros y elegantes innatos en ella.


一Por favor Irene, no tenías que inclinarte en reverencia 一hice un leve movimiento de mi barbilla para hacer alusión a su barriga, esperando la pregunta que no tardó en formular. Hice acopio de todas mis fuerzas y recordé que debía de responder en calidad de rey, no de un marido preocupado, precisamente porque ni yo mismo quería hablar mucho sobre el tema. Restarle importancia en el estado en que ella se encontraba era la mejor de las opciones, al menos hasta que no supiera algo en claro一 parece que va mejorando, aunque los médicos quieren ser prudentes e ir paso a paso. Sabes que de haber sido por ella estaría encantada de estar aquí, he de decir que me costó hacer que se quedara reposando 一una leve sonrisa ya que eso era cierto, pero en su estado era mejor no viajar一 permíteme deciros que el embarazo os sienta de maravilla. Transmito mis felicitaciones de parte de vuestra prima 一como ya supuse su esposo, Heinrich, no tardó en hacer acto de presencia quedando al lado de su mujer一 agradezco vuestras palabras, Heinrich 一hice un gesto con mi cabeza一 tenedlo por seguro, ya me ha costado que se quedara reposando 一no duró mucho más la conversación pues, al ser anfitriones, debían de atender a los demás invitados y de seguro que más adelante tendríamos oportunidad de conversar.

Aproveché que se marchaban para recibir a los demás invitados para acercarme y tomar una de las copas que ya empezaban a servirse, dándome esos momentos para así tener una mejor visión de la fiesta así como de los invitados que iban llegando. Algunos conocidos, otros no tanto, pero siempre una promesa de por medio para entablar nuevas relaciones y conversaciones. ¿Acaso no era ese el fin de dicha fiesta? Por eso habían juntado tantos monarcas y miembros de la realeza, una oportunidad que no dejaría escapar. Mientras más invitados acudían a aquel magnífico lugar con todo preparado, todo adecuado para la fiesta, me fui moviendo entre los invitados hasta que vislumbré la figura de una joven con la que había tenido relación, por su tiempo pasado en Inglaterra. Me acerqué con la copa en la mano y una sonrisa al llegar a su lado.

一Querida Anneliese, mírate, ¡estás preciosa! 一tomé una de sus manos para dejar un beso en sus nudillos, siempre con el cariño que le tenía a la joven Wittelsbach por el tiempo que estuvo bajo nuestra tutela一 hacía tiempo que no nos veíamos, Lena extraña tu presencia en el castillo más de lo que le gustaría admitir 一el cariño especial que Lena tenía por la joven Anneliese era algo que se podía ver por cómo la trataba, la atención que le dedicaba. Supe que fue una buena institutriz en su momento al enseñarle ciertas cosas con respecto al protocolo, la realeza y otra cosas más propias de mujeres一 cada día os convertís en una mujer más bella, seguro que pronto encontráis una larga cola de pretendientes 一le sonreí con cierta diversión, en especial porque sabía que eso la ponía nerviosa一 prometedme que antes de que eso ocurra me haríais el honor de concederme un baile.



Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 UhCTHBo
Fenris Windsor
Fenris Windsor
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/07/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Logan Tisdale Mar Sep 20, 2022 1:15 pm



Mención: Irene, Heinrich, Adrians, Katrina (PNJ), Dennis (PNJ), Rebeca (PNJ), Ischirione, Zane, Francheska
Interacción: Zane y Francheska
Resumen: Logan se tropieza con Zane y empieza una conversación ya que ninguno se conocía de antes a la fiesta. Aparece Francheska y Logan aprovecha para agradecer la invitación. De fondo Logan ve a Katrina y Dennis hablando a lo lejos, en una zona algo más apartada.


Apenas habían pasado unos minutos desde mi llegada a la fiesta y los invitados no hacían más que llegar y llegar, dando un abanico de múltiples opciones con los que poder entablar conversación así como expandir mis alianzas. Siendo un rey que apenas llevaba un año en el trono -el tiempo pasaba volando- no estaba de más cultivar nuevas amistades sobre todo ahora que, otros reyes jóvenes, habían subido también al trono. Era el momento perfecto en la ocasión perfecta. Aproveché que los invitados seguían llegando para mirar todos los rostros y hacer un pequeño registro mental, manías que uno tenía, con ese afán de tener todo “bajo control”. Aunque sabía que era imposible pero me quedaba más tranquilo si tenía un ligero control de las personas que habían acudido a la fiesta, en especial con la memoria eidética que tenía, capaz de recordar los rostros de los presentes. Lo cierto es que era de bastante utilidad cuando eras el rey y tenías que regentar un país, conocer a tanta gente como podías. Tras echar un pequeño vistazo de una manera muy disimula pues tampoco quería llamar la atención -al menos por el momento- así que aproveché el momento para acercarme a una de las mesas para tomar una copa pasando por al lado de un grupo ya formado, que entablaban conversación. Nunca había tenido problemas al estar en sociedad pues se me daba bien, aunque los últimos años tendí a ser más “independiente”, por lo que manejarme en ese tipo de fiestas no era un problema. Ni siquiera para acudir solo. Fue cuando fui a girarme para ver con quién podía entablar conversación que, al dar el giro, mi cuerpo se tropezó con una persona. Al terminar de dar la vuelta y en el intento de evitar no derramar el contenido de la copa, algo un poco complicado pues sí se derramó algo al suelo, me fijé en que era uno de los invitados. Un hombre joven acompañado de una bella mujer que iba de su brazo, me percaté que debía de ser alguien de la realeza. El mejor momento para entablar conversación.


一No se preocupe, con todo el espacio parece que este ha quedado reducido y nos hemos visto envueltos 一resté importancia ya que en realidad no la tenía, había sido un simple tropiezo一 creo que no hemos tenido el placer de conocernos, me llamo Logan Tisdale, rey de Escocia 一extendí mi mano para formalizar el saludo. En un principio dudé si decir o no el título pero, de no hacerlo, no entablaría relación más adelante一 un placer, señorita 一tomé la mano de la joven dejando un casto beso一 parece que cada vez hay más rostros nuevos, no conozco a la gran mayoría 一un rápido vistazo alrededor donde me fijé en una joven que a lo lejos parecía hablar con otro invitado a la fiesta, como si no quisieran formar o tener mucho que ver con esta一 escuché sobre su reciente subida al trono, parece que en este tiempo han habido muchos cambios. De seguro que tendríamos que ponernos al día, quizá encontremos algo que a ambos nos sea de utilidad 一no había por qué ocultar las intenciones, no cuando estas eran buenas. Fui a continuar con la conversación cuando la anfitriona de la fiesta se acercó hasta donde nos encontrábamos, como de costumbre esa sonrisa aduladora asomó a mis labios en lo que tomaba la mano de nuestra anfitriona para depositar un beso en la misma一 el placer es nuestro por haber sido invitados, me gustaría más adelante extender su invitación a los Duques de Baviera. De seguro que no darán abasto para atender a tantos invitados 一no estaba de más ser agradecido cuando, sin apenas relación, podrían no habernos invitado一 admito que he quedado encantado con el lugar. He pasado algunos años de mi vida en la ciudad de París pero este lugar me resulta bello a la par que perfecto, íntimo sobre todo 一el estar a las afueras me gustaba, en su momento mi lugar de residencia también se encontraba en las afueras一 hay muchos rostros nuevos, espero poder tener ocasión de conocer a más invitados. 一aunque sí reconocía al rey de Italia quien se encontraba hablando con otros asistentes. Desde hacía tiempo que quería mandarle una carta para empezar a entablar relación, no nos conocíamos en persona y quizás había llegado el momento. La noche brindaba muchas oportunidades y no pensaba dejarlas escapar一 que yo recuerde es la primera vez que veo a tanto miembro de la monarquía, y de la realeza, juntos en una fiesta. Tengo la sensación de que algo interesante saldrá de esta noche con tan distinguidos invitados 一y no era para menos. Cuando ocupaba el cargo de conde las pocas fiestas a las que acudía no tenían comparación con aquella一 no falta atención al detalle Francheska, me pregunto qué más sorpresas nos deparará en la noche 一porque quizá no fuera la invitación solo por la fiesta, con el tiempo había aprendido que siempre había algo de fondo. En un rápido vistazo divisé a uno de los invitados -un hombre joven- quien parecía estar fuera de lugar como si no estuviera acostumbrado一 al menos no somos los únicos que no conocemos a nadie 一comenté sin saber que aquel joven del que hablaba era barón de los Países Bajos. Toda una noche de sorpresas.




Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 6ReGdOF
every king needs a queen:
Amigo secreto:
for you, my queen:
Logan Tisdale
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 269
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Hela de Orange-Nassau Miér Sep 21, 2022 1:47 am


Mención: Irene de Wittelsbach, Mina Zwaan, Santiago de Moguer, Frederik de Orange-Nassau (PNJ), Fenris Windsor, Meinrad de Wittelsbach (PNJ).
Interacción: Mina Zwaan, Santiago de Moguer, Frederik de Orange-Nassau (PNJ), Meinrad de Wittelsbach (PNJ).
Resumen: En lo que el duque holandés busca alguna que otra copa de vino, Hela se acerca hasta su sobrino, a quien nota un poco aislado.  


Frederik, cuya energía camaleónica y resuelta parecía dar solución a todo, ensanchó su sonrisa al recibir el visto bueno de su prima. Lo más sencillo era atribuir este carácter, que no dejaba de ser un espejismo de la personalidad que se ocultaba detrás de su labia, a la influencia de su esposa, quien también gozaba de la facilidad de mimetizarse con las circunstancias de su entorno. Mas no se trataba de otra cosa que no fuera la esencia extraordinariamente servil de los Orange-Nassau, que tendían a reflejar esta clase de humildad como estandarte de la familia. Incluso si en el fondo escondía otras intenciones.
Hela, por su lado, se limitó a asentir cortésmente. Al devolverle la mirada, comprendió que su búsqueda tendría más frutos en compañía de la condesa de Assen, mas debía confiar en que su aliciente no se trataba de un vago deseo y que la investigación recibiría en efecto el beneplácito del monarca español.
Luego de un breve intercambio de palabras, tanto Mina como el rey, quienes parecían esconder un extraño vínculo, siguieron su camino a lo largo del salón principal. Mientras se alejaban, la duquesa no pudo dejar de seguirles el rastro. Al menos hasta que fue interrumpida por su esposo.

—Me pregunto dónde… —levantó la vista el duque, buscando entre la multitud aquello que, de momento, parecía atraerle más que cualquier otra figura noble—. Oh. Ahí estás. ¿Quieres un poco de vino, querida? —dijo mirando a uno de los tantos criados del castillo con la bandeja que llevaba las codiciadas y engarzadas jarras de plata. Su esposa negó, permitiéndole que siguiera a solas con su cometido. Fue cuando la pelirroja notó cerca suyo la figura de su sobrino menor, que parecía aislarse del ambiente que lo rodeaba.

—Tal vez nunca lo haya visto tan bien parecido, jovencito.
»¿Has visto a tu madre? —
preguntó mientras sus ojos volvían a perderse entre las variedades de atavíos, rostros y apariencias. Pese a que el rostro de Irene terminó por hacerse visible a unos cuantos metros suyo, Hela no pudo desviar sus ojos de la forma extremadamente abultada de su vientre; por la posición de éste, entendió que se acercaba el alumbramiento de su sexto hijo. Dada la complexión naturalmente esbelta y pequeña de su prima, su silueta le recordó a la imagen de una víbora justo después de engullir a su presa. Conversaba con su alteza Fenris Windsor, quien aparentaba no encontrarse acompañado por la reina. La duquesa entonces recordó vagamente las facciones de Lena y se preguntó dónde y cómo se encontraría.
Sin embargo, al no recibir respuesta por parte de su sobrino bajó su vista y notó aquella expresión tan particular suya, tendiente a reprimir aquello que iba más allá de una sencilla exaltación emocional.

—¿Podrías acaso compartir tus pensamientos con tu tía?
»Míralos, Meinrad —
dijo al señalar con sutileza a algunos de los monarcas presentes—. Nunca esperes menos. Incluso si te prohibieran acceder a cargos semejantes, debes ser mejor que ellos.



Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 86gp3uE
Hela de Orange-Nassau
Hela de Orange-Nassau
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 14/07/2020

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Francheska de Neufville Miér Sep 21, 2022 11:26 am



Mención: Duques de Baviera, Zane, Rémy, Katja y Katrina (PNJS)
Interacción: Logan, Prudence, Irene y Fausto.
Resumen: Siempre pensando más allá, Francheska no deja pasar la oportunidad de producir un acercamiento y encuentro entre su hija Prudence y Logan, Rey de Escocia. Tras dejarlos para que hablen a solas, piensa en ir a saludar a su vieja amiga cuando la presencia de un extraño desconocido que no pertenece a la nobleza hablando con su hija capta su atención.



Los extraordinarios y más que protocolarios modales del monarca no tardaron en hacer aparición cuando besó la mano de la marquesa, quien se deshizo en atenciones haciendo más prominente su sonrisa.

- Por favor su Majestad... si fuera unos cuantos años más joven sin duda alguna me habríais sacado los colores. Una no recibe todos los días tantas muestras de caballerosidad por parte de alguien tan apuesto y vigoroso como lo sois vos. - Y así, alegrándose los oídos no solo con sus propias palabras, sino con las del monarca, Francheska soltó una risilla casi jovial. - Eso por descontado, mi hija y yerno estarán más que dispuestos y encantados a recibirle en cuanto les sea posible. Nunca se debe hacer esperar a un Rey. - Puede que en la escala social la marquesa d'Alincourt estuviera por debajo del Rey, pero no le faltaban desparpajo y esos aires de grandeza, los necesarios como para tomarse la confianza de tomar al apuesto Logan del brazo. - Ciertamente, la ciudad de París tiene un encanto y belleza casi únicos que la hacen brillar por encima del resto. Aunque no difiere mucho de su reino, Majestad, ambos lugares comparten ese misticismo y embrujo que confiere la naturaleza. Aunque, si me permite serle sincera, el clima parisino viene mucho mejor para los huesos a ciertas edades. - Compartió ese último dato con él a modo de secreto, en apenas un audible murmullo. - La noche acaba de empezar, querido, pero déjeme que le presente a alguien para que deje de sentirse tan perdido.

Y así, como quien no quiere la cosa y como si hubiera sido simple azar del destino en lugar de un plan previamente meditado, se despidió educadamente del otro monarca y encaminó sus pasos hacia su siguiente objetivo.

- Quisiera presentarle a mi bella margarita, su Alteza, mi hija Prudence. Y discúlpela a la pobre, acaba de quedarse viuda recientemente y aún lo estamos asimilando. Toda una desgracia sin duda, con lo buena y casta que es. - Con un fingido pesar, se desatendió del brazo de su acompañante para extenderlo hacia su preciada flor que, alabado sea Dios, había optado por dejar ir a ese indeseado de Rémy. - Hija mía, qué bien que te encuentro, te presento a su Excelentísima Alteza Logan Tisdale, rey de Escocia. Os dejaré un momento para que habléis a solas mientras sigo atendiendo a nuestros invitados. - Soñar nunca estaba de más, y menos si se hacía a lo grande. Puede que a su querida Irene le fuera negado el trono en su día y que actualmente la deshonra hubiera caído sobre su familia tras todo lo concerniente a Prudence. Pero quién sabe... quizás esta aspirara a algo mucho más grande.

Entre tantos rostros conocidos y aún por conocer, Francheska reconoció a uno en concreto al que le unía una gran estima; no era otra que su preciada amiga Katja, quien venía acompañada por su hija. La marquesa se disponía a saludarlas cuando, para su sorpresa, vislumbró a Irene en compañía de alguien que no pertenecía a la nobleza. Al menos, que ella tuviese entendido.

- ¡Hija! ¿Qué haces aquí tan apartada? ¿Y tu esposo Heinrich? - Puntualizó la palabra «esposo» en presencia de aquel desconocido antes de mirarlo de arriba a abajo, con clara suficiencia y siempre por encima del hombro, como si aquel extraño estuviese tan fuera de lugar como un pollo en una iglesia. Porque ciertamente, así era. - ¿Quién es tu amigo?  No creo conocerlo, pero no deberías desatender al resto de nuestros invitados cuando entre ellos se encuentran grandes figuras de poderoso renombre. - Una forma clara y sutil de decir que no debería estar perdiendo el tiempo con escoria de la mayor bajeza.



 


Spoiler:


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 IhVechT
Gráficos by Benja
Francheska de Neufville
Francheska de Neufville
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 10/09/2020

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Meinrad de Wittelsbach Miér Sep 21, 2022 12:06 pm



Mención: Roderick (PNJ), Anneliese, Rémy, Irene.
Interacción: Hela de Orange-Nassau.
Resumen: Meinrad permanece apartado del resto, detestando aquella fiesta y todo lo que representa mientras se pregunta si a él también le tendrán alguna sorpresa deparada. Cuando se acerca su tía, comparte sus pensamientos con ella.



Los eventos sociales y políticos de aquella índole le aburrían en exceso, pero ese en concreto provocaba en el joven bastardo una ira refulgente. No se trataba solo de tener que ver como toda la crème de la crème se pavoneaba haciendo alarde de su poder y mostrando sus mejores galas, sino que también estaría obligado a ver el rostro de aquel que estaba destinado a robarle el amor de su hermana y tal vez, a ver como sellaban a sus espaldas un futuro acuerdo matrimonial para él. Si aquella celebración estaba destinada, en parte, a sellar un acuerdo matrimonial para Roderick, ¿por qué no para él?

Con el hastío y seriedad que tanto le caracterizaban se inmiscuyó en la fiesta pasando desapercibido, limitándose a estar en los rincones más apartados y a no compartir más de tres palabras seguidas con nadie en concreto. No quería ni deseaba estar allí, esas fiestas estaban hechas para Roderick, no para él. Él solo deseaba estar solo, salir a cabalgar tal vez bajo el arrullo y privacidad de la noche, dejar volar toda su rabia y frustración. Rabia de que una vez más hubiera algo -o mejor dicho alguien- que le separara de Anneliese, rabia de verla más hermosa que nunca esa noche, acaparando sendas miradas.

De repente, una voz ya familiar -una de las pocas que de verdad se alegraba de escuchar- se hizo presente a su lado, haciendo que su mandíbula se tensara aún más ante la palabra «madre». Irene nunca había sido ni sería jamás su madre, pues nunca había ejercido como tal para con Meinrad. En un estricto silencio, no pudo más que contemplarla desde la distancia, preguntándose cuánto faltaría para su alumbramiento y si acaso este no se produciría ya, eclipsando y poniendo todo el foco de atención sobre ella esa noche.

- Mírala... parece a punto de explotar y aún así se han tomado la molestia de organizar todo este teatro. Es patético... - Su tía era una de las pocas personas con las que podía compartir casi todo, quitándose de alguna forma la máscara que siempre llevaba a cuestas. - Y mientras tanto, bailan al son de todos esos monarcas. ¿De verdad aspiran a llegar tan alto? - Por supuesto que sí, el ascenso a la corona era la clave de todo aquello, sin importar a quién tuvieran que llevarse de por medio. - Incluso me atrevería a decir que siento lástima por ellos. - Fue la primera vez que desvió la mirada para clavarla directamente sobre su tía. - Yo no necesito portar una corona para ser mejor que ellos. - Pero quizás sí la necesitaba para hacerles sentir que era mejor al resto. - Pero no puedo evitar preguntarme si también seré una pieza clave esta noche en sus juegos.



Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 WGXbEOq

Unidos sobre todo por la ambición:
Meinrad de Wittelsbach
Meinrad de Wittelsbach
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 15/07/2020

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Irene de Wittelsbach Sáb Sep 24, 2022 6:39 am



Mención: Roderick (PNJ), noble italiano (PNJ), Anneliese, Meinrad, Hela.
Interacción: Fenris, duques de Bretaña (PNJ), Lilith, Heinrich, Fausto, Francheska.
Resumen: Responde educadamente a las palabras de Fenris, la familia d'Vandières y Heinrich antes de dirigirse hacia Fausto, con quien apenas puede interactuar antes de que aparezca Francheska. Mientras tanto, Roderick se reencuentra con un amigo.




Se requiere mucho ingenio para no naufragar en la popularidad.

Remy de Gourmont


Las palabras de Fenris sobre el estado de Lena habían calmado un poco las preocupaciones de Irene hacia esta última. Le transmitió al monarca de Inglaterra esta tranquilidad además del agradecimiento por los halagos y felicitaciones que le dedicó. Tras ello, como parte del recorrido de interacciones con los invitados, se produjo aquella parada frente a los duques de Bretaña y su hija, precedida de las palabras de su amado esposo, que le hicieron ruborizarse ligeramente incluso después de los años que llevaban juntos. Siempre agradecida por tenerlo a su lado, el ancla que sabía que no la haría nunca naufragar. Jamás podría ahogarse si lo tenía a su lado, aunque era consciente de que ella sola podría mantenerse en pie sin ayuda de nadie. Había recibido demasiados golpes a lo largo de su ya no tan corta vida y no sabía cuántos más podría aguantar, pero estaba clara la entereza de la duquesa de Baviera, incluso en el estado en el que se encontraba.

Agradecía, también, por tanto, que en medio de aquel vendaval de venganzas y pactos secretos, hubiera algo genuino, como era el entusiasmo de su hijo Roderick ante la idea de casarse. Había aparecido, finalmente, con la chaqueta azul que le había elegido su padre días antes. Ya no era un muchacho, ahora parecía un hombre. Irene estaba orgullosa de su primogénito, quien, impoluto y sonriente, le dio a su abuela la razón antes de despedirse de ella con un beso en la mejilla para encaminarse hacia su futura prometida. No obstante, antes de poder alcanzarla, se interpuso en su camino un amigo que había hecho durante su estadía en Turín, el sobrino de un noble al que le iba demasiado la fiesta y que corría el riesgo de arrastrar a Roderick hacia un comportamiento inadecuado. Por el momento le puso una copa en la mano y le contó un par de chistes que hicieron que las risas de los dos jóvenes se alzaran estridentes por encima de aquellas aristocráticas y excesivamente emperifolladas cabezas.

Irene no llegó a ver a Anneliese antes de dirigir sus pasos hacia otro sitio. Sentía lástima por ella y por lo que iba a suceder en la fiesta, pero realmente sabía que sería más feliz así y en su fuero interno agradecía que la muchacha no tuviera que casarse con Rémy. La charla que había tenido con ella para convencerla de aquella unión no había sido del todo en vano, de todos modos, pues en ese momento le había hecho comprender la importancia de ese tipo de acciones y su repercusión en acciones futuras.

De quien sí había ignorado la presencia deliberadamente era de Meinrad porque no quería disgustos adicionales. Aunque hubieran pasado muchos años, seguía avergonzándole que apareciera en público como un miembro más de la familia, sabiendo todo el mundo que era un bastardo. No le vio, por tanto, charlando con Hela mientras a ambos les faltaba muy poco para desear —o incluso urdir— su muerte, pero sabían que de momento, por desgracia, les servía más viva a todos.

Así pues, tras un exhausto recorrido entre nobles y monarcas, Irene alcanzó lo más parecido a una balsa en mitad de aquel agitado mar, alguien que aunque mordaz, siempre la comprendía. Y así se lo hizo ver él nada más llegar a su lado.

En parte sí. Es la ocasión ideal para establecer relaciones nuevas y afianzar las que ya se tienen. —O romperlas—. Imagino que por eso estás tú aquí.

«Sabes que ahora mismo preferiría que me enterraran en el jardín», le podría haber dicho si Irene no fuera Irene. Además, de ser así, de enterrarla en el jardín, pasarían semanas buscando su cuerpo con tanta hectárea de por medio. Sin embargo, aunque Irene no hubiera sido Irene, no habría podido añadir mucho más, pues su madre, que parecía igual de omnipresente que el dios al que rezaba, hizo acto de presencia allí mismo.

Madre, te presento a Fausto. Hemos contado con sus servicios en alguna que otra ocasión para solucionar algunos inconvenientes. —No detalló mucho más, no le interesaba—. Heinrich está ocupado ahora mismo, aunque tienes razón en que debería volver pronto a su lado.

Por un momento, se planteó sincerarse y decirle a su madre que probablemente se fuera pronto a descansar, que no deseaba interpretar el papel de mujer florero, recatada y callada —un papel que interpretaba incluso delante de ella, por eso también le había extrañado tanto verla ahí sin estar acompañada de su cónyuge—, pero finalmente decidió sonreírle y darle la razón. De nuevo, no quería más disgustos.



Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 VpDEvB2


La fortuna favorece a los audaces


Dime qué es lo que temes y lo arrancaré de raíz:
No hagamos a las rosas cómplices de nuestros deseos:
Hasta que la muerte nos separe:
Esos ojos tuyos parecen dardos oscuros para el alma:
La familia es un nido de perversiones:
Irene de Wittelsbach
Irene de Wittelsbach
Realeza Germánica
Realeza Germánica

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 13/07/2020

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Lilith d'Vandières Dom Sep 25, 2022 11:32 pm



Mención: Duques de Bretaña (PNJ), Duques de Baviera, Hela.
Interacción: Ischirione, Duques de Bretaña (PNJ), Meirand.
Resumen: La bretona se reencuentra con alguien a quién no había visto en mucho tiempo y así mismo causa un inesperado accidente.




Su rostro se mostraba sereno y aparentemente tranquilo, pero en su interior había verdadera molestia. Se sentía burlada e incluso hasta ingenua por la falla de su intuición antes de visitar el lugar. Pocas veces la joven renesa fallaba en su intuición y lamentablemente aquella noche era un claro ejemplo de ello. No obstante, bajo ninguna circunstancia dejaría entrever con el resto de los presentes, las distintas emociones que acontecían en su interior en aquel momento. Si había algo de lo que estuviera orgullosa, era de su capacidad de manejar situaciones difíciles bajo presión, de una manera dinámica y por sobretodo ágil. Esa no sería la excepción, desde luego.

Sus azulados ojos miraban con intensidad y decepción a sus progenitores, quienes muy disimuladamente se culpaban entre sí por la manera en la que habían abordado el tema del compromiso de su única hija, pero para la rubia, ya era muy tarde para arrepentimientos. El mal ya estaba hecho y ahora no quedaba más que seguir adelante, sus padres lo sabían tanto como ella aunque no se lo admitieran jamás.

Respiró hondo y negó ligeramente, intentando despejar su mente y traer un poco de serenidad a la misma luego de aquella situación tan incómoda para ella. Tomó con ambas manos su abultada falda con delicadeza y se decidió a tomar un poco de aire, suficiente cinismo había ya en el ambiente como para permanecer un segundo más al lado de sus padres. No dio demasiados pasos hacia uno de los balcones del castillo, cuando una voz masculina y única fue captada por sus oídos. Sus pasos de detuvieron en seco y su cuerpo se erizó por completo. Sus ojos se desorbitaron ligeramente, y aunque no hubiera observado aún al dueño de aquella voz y se encontrara detrás de ella, la bretona sabía muy bien de quién se trataba. Permaneció unos segundos en silencio, mientras se debatía si quedarse o definitivamente salir de allí. Pero su corazón y su razón le pidieron quedarse allí, necesitaba hacerlo.

Con valentía, se giró sobre sí misma y solo en ese entonces hizo contacto visual con el hombre; se trataba de Ischirione Della Bordella. Cabe recordar que antaño se convertiría este en su futuro marido. Pero por circunstancias muy desafortunadas, dicho compromiso entre ambos fue abruptamente roto de manera unilateral por parte de sus padres, y de la suya propia, claro está. Pudo sentir una sensación de vacío y nostalgia en su estómago, como si un agujero negro cobrara vida en su interior y arrasara con todo aquello que estuviera cerca de él ―. Muchos años han pasado ya, Alteza ― la rubia hizo una delicada reverencia  al monarca y asintió seguidamente. Era la primera vez que le veía en años, y el hecho de que no había tenido oportunidad alguna de hablar con él, le pesaba enormemente. Aunque deseaba que en la mente del italiano permaneciera aquella idea de una terrible enfermedad que acabaría con su vida, y no que descubriera la oscura verdad detrás del rompimiento de aquel compromiso. No estaba lista ni mucho menos dispuesta a dar a conocer aquellos motivos.

Sus mejillas se ruborizaron ligeramente al escuchar los cumplidos del monarca hacia su persona, y con cautela miraba de soslayo a sus progenitores. Lo que le hizo recordar una vez más, que ahora estaba comprometida con un perfecto desconocido ―. He escuchado maravillas acerca de vuestra gestión en Italia, Majestad. Aunque tiempo ha pasado ya desde que se erigió como monarca, he de intuir que ha sido un cambio positivo para el reino ― comentó con una sonrisa sincera, suspirando casi de manera imperceptible. Probablemente ella ahora se había convertido en una mujer, pero parecía que el tiempo había sabido conservar a Ischirione, quien lucía exactamente como lo recordaba ― Si me disculpan, iré a refrescarme. Con permiso ― reverenció una vez más al rey, y comenzó a caminar en dirección desconocida. Necesitaba salir de allí cuanto antes.

Su corazón latía con fuerza, y a medida que sus pasos lentos se intensificaban cada vez más, sostuvo con sus manos aquella abultada falda mientras continuaba caminando de manera firme hacia uno de los balcones de aquella edificación. De soslayo pudo visualizar a los anfitriones, quienes separados, parecían socializar cada uno con diferentes personas. Mordió su labio inferior impacientemente, mientras avanzaba ahora más rápido, lo suficientemente para acortar el paso pero sin llamar la atención de los presentes. Recuerdos varios venían a su mente, nublándola por completo, mostrándole vivencias de su pasado mientras intercambiaba cartas con el joven italiano. Y así mismo distintas emociones que sentía en su presencia o cuando leía cada una de sus cartas. Cuando de pronto y de manera bastante impertinente de su parte, tropezó con un joven, quién conversaba con una elegante dama, derramando un poco de bebida sobre él ―. Lo siento, Monsieur. Disculpe mi torpeza ― se disculpó bastante apenada, para luego hacer contacto visual con su interlocutor. Sus ojos azules hicieron entonces contacto con un muchacho de aparente edad cercana a la suya. Era alto y de contextura corporal definida, con ojos tan azules como los suyos y una expresión seria y reservada, incluso hasta un poco intimidante. Podría jurar que era la primera vez que lo veía, y aquello bastó lo suficiente como para ruborizar sus mejillas por completo luego de su desafortunado descuido.

Miró a su derecha, tomó una servilleta que yacía sobre una mesa justo a su lado y la llevó en dirección al vestón que lucía el caballero en ese instante. Lastimosamente, al tropezarlo derramó un poco de la bebida que este tomaba sobre su vestimenta. Y aunque aparentemente no era demasiado, no dejaba de preocupar a la rubia aquel desafortunado incidente ― Permítame ayudarle, por favor. Esto es embarazoso ― verbalizó con una voz suave y hasta tímida, sin hacer contacto visual con el hombre, a medida que intentaba remediar su desastre. ¿Por qué aquel día había pasado de ser aparentemente maravilloso a ser un total desastre? No bastaba con el hecho de descubrir minutos atrás que sería esposa de un desconocido, también se había topado con quién había considerado su primer y único amor. Y para colocar la cereza en el pastel, había manchado el vestón de un desconocido. Todos esos eventos en menos de una hora. Necesitaba que aquel día acabase, y lo necesitaba cuanto antes.


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 U2US4LN
Ooh, the beauty is there, but a beast is in her heart.

She's precocious, and she knows just what it takes to make a pro blush:
Lilith d'Vandières
Lilith d'Vandières
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 15/05/2022
Localización : París

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Ischirione Della Bordella Dom Oct 02, 2022 4:50 pm



       
Mención: Duques de Bretaña (PNJ), Fenris Windsor.
       Interacción: Lilith d'Vandières, Duques de Bretaña (PNJ)
       Resumen: Ella se hubiese convertido en su compañera. ¿Qué hubiera pasado si...? No importa. Nunca ha importado. En su mundo, manda el deber, la corona, lo que se lleva a cabo. Hechos, nunca ideas, ni menos las ilusiones.

       
Cuando Lilith se reverenció, una sombra nostálgica oscureció la ensayada sonrisa de Ischirione.

«Ya no tuerce la espalda al inclinarse», descubrió con agrado. Recordaba a una niña tambaleante, demasiado verde en el concepto de equilibrio como para aplicarlo en su postura corporal. Ahora daba la impresión de que había nacido balanceando libros sobre su cabeza.

Sí, en efecto los años habían pasado y no volverían. Daba un poco de lástima asumir que no volvería a verla tropezar con sus zapatos.

«Ella podría haber sido tu reina.»

Era increíble imaginarlo. Una locura. En pocos segundos Ischirione visualizó qué hubiera sido de sus vidas si aquel compromiso que jamás se anunció no hubiera sido roto por quienes manejaban sus vidas. En ese entonces él era aún un ser ingenuo, pero adulto. Comprendía la diferencia entre fantasía y realidad, los hechos y sus consecuencias. Ella, en cambio, era sólo una cría. Imposible que calculara a cabalidad la magnitud del enlace que había estado a punto de unirlos.

Por eso no dejaba de llamarle la atención, a un introspectivo Ischirione, por qué, en este salón atiborrado de gente importante, sus ojos se las arreglaban para encontrarse… y retenerse mutuamente.

Con la gracia de Dios guiando mis pasos, es mi anhelo más ferviente que así sea, señorita. Mi vida pertenece a Italia, incluso aquí, charlando con ustedes. Reinar deja poco tiempo para el recreo o para cualquier otra cosa que no sea el deber. Pero cuando el porvenir es generoso, la dicha nos encuentra mientras cumplimos con ese deber. Se mata el egoísmo y se es más felíz con lo que se nos obsequia.

Para él este encuentro daba todas las luces de ser un regalo.

No sabía lo que Lilith estaba pensando mientras él la miraba intrigado, pero casi se alegró de comprobar que estaba tan afectada como él, que lo que le estaba pasando eran más que los desvaríos de un misántropo.

Debió causarle una impresión desagradable, porque no duró mucho ante su presencia.

«No se vaya. Quédese», quiso decirle, preguntarle un sinnúmero de imprudencias disfrazadas de vanalidades, pero calló. Como representante de una nación entera, su atención debía dividirse según la jerarquía de los asistentes, no según sus deseos. No podía olvidarlo. No lo haría.

Lilith no era suya para retenerla. Y eso debía ser lo mejor para ella.

¿Majestad? ¿Majestad?

Esa era la voz insistente de su asesor.

Se obligó a prestarle atención, disculpándose con una sonrisa sardónica.

Dígame, Gioverti.
He hablado con los hombres del Rey de Inglaterra. Consideramos oportuno un adecuado intercambio entre los dos — pausó por un instante, percatándose del interés dividido del monarca, cuyos ojos siguieron los pasos de Lilith hasta que la perdió de vista —. Sólo será un minuto, una cortesía para que no quepan dudas de la amistosidad entre ambos reinos.

Confiando en el consejo de su asesor, Ischirione se disculpó con los Duques de Bretaña y dejó que sus hombres lo encaminasen a salvo por el salón.

No por nada la corona iba alrededor de la cabeza: para que estuviese siempre por encima del corazón.


Última edición por Ischirione Della Bordella el Miér Dic 14, 2022 5:27 pm, editado 1 vez


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 0QXEo27
Si emperadores locos y sediciosos pudieron en Roma imperar, en buena hora llega un bastardo a gobernar:
Ischirione Della Bordella
Ischirione Della Bordella
Realeza Italiana
Realeza Italiana

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 02/05/2017

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Heinrich de Wittelsbach Mar Oct 04, 2022 8:27 am



       
Mención: Irene, Francheska, Francheska, Fausto.
       Interacción: Anneliese, Hela, Meinrad.
       Resumen: Heinrich termina de aconsejar a Anneliese cuando descubre la cercanía de Irene con otro hombre, con lo que sube la guardia por unos momentos. Procede a saludar a Hela y a Meinrad.

       
Conforme con la respuesta de su hija, acomodó su collar para que el colgante se mantuviese en el centro y le hizo hacia atrás un par de hebras de cabello fuera de su lugar.

Mucho mejor.

Alza la cabeza. Que no se note tu falta de experiencia. Ese es un crimen que no se perdona  — soltó en cuanto terminó de arreglarla —. Te están mirando. Todos y cada uno de los invitados. Algunos más que otros, pero ninguno pasará por ti sin evaluarte. Más teniendo en cuenta que tu prometido está aquí. Y lo más importante de todo, tu madre y tus hermanos te están mirando, y esperan que te comportes como una joven a la altura de las circunstancias. Somos parte de algo más grande que nosotros, Anneliese, y todos nosotros haremos nuestra parte junto a ti.

Si fallaba uno, fallaban todos. Y como el padre de esta familia, todo error era su error.

Ante esto se apartó de la joven y le sonrió como si estuviera libre de preocupaciones. Ojeando a su alrededor, el corazón de Heinrich revoloteaba agitado. El tiempo era un recurso limitado, más aún en una celebración tan importante como aquella. Dedicarle su atención a alguien irremediablemente implicaba no invertir en las potenciales ganancias que otro podría granjearle. La elección lo turbaba. Era una apuesta, y como en toda apuesta, se podía ganar o perder. No todo intercambio tenía una chance confiable de ser un éxito.

Era uno de los aspectos que más lo aquietaba de contar con Irene en el campo de batalla, a su lado, en lugar de a sus espaldas, recuperándose en un diván tras un fingido desmayo.

La buscó con la mirada, descubriéndola junto a un hombre que no era su marido. Estaban cerca. Demasiado cerca para su aprobación. Reprimió una mueca de disgusto, pero no pudo hacer nada por el deseo irrefrenable que le asaltó de tronar los dedos de su mano izquierda.

Helo ahí la disyuntiva. Heinrich no tenía duda alguna de la inteligencia de Irene, una de las cualidades que más le atraía de ella. Era impensable que cometiera un acto tan deliberadamente estúpido como faltarle el respeto en público, máxime estando ellos como anfitriones. Debía estar buscando algo. Algo que beneficiaría a la familia, ¿pero qué? Y se preguntó hasta qué punto podía confiar no en ella, sino en su imperfección humana. Ambos tenían tejado de vidrio. A pesar de que no mencionar sus faltas era un pacto tácito entre los dos, eso no significaba que fuesen ciegos.

La aparición de su suegra impidió que esta duda siguiera dialogando consigo misma. Se contentaba, al menos por ahora, con que la distancia entre su mujer y su amigo fuese la apropiada.

Dejando ese asunto de lado, aunque no obviado, Heinrich dio a parar con dos miembros de su familia. Mejor cerciorarse de que sus mentes estuvieran enfocadas en lo correcto antes que dejarlo al azar.

Con qué generosidad Dios me ha premiado este día. Qué gusto verte, prima. Espero que el camino haya estado exento de molestias — saludó Heinrich a Hela con los brazos abiertos, mostrándose como dueño de su espacio. Procedió a darle una amistosa palmada a Meinrad —. Hijo mío.

Fue casi de inmediato que Heinrich notó esa especial postura en Meinrad, una que le recordaba un lado de sí mismo que no mostraba a nadie más. A lo mejor Meinrad era más valiente, o demasiado honesto.

Conozco esa mirada — dejó en evidencia el patriarca. Pasó a bajar el volumen de su voz, para dejar fuera los oídos indiscretos — . ¿Qué era lo que comentaban que ha captado tu atención?


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 4aVUOia
Heinrich de Wittelsbach
Heinrich de Wittelsbach
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 13/02/2022

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Fausto Lun Oct 10, 2022 7:08 pm



Interacción: Francheska de Neufville, Irene de Wittelsbach.
Resumen: Como era de esperar, Fausto no se amedrenta ante Francheska y continúa su conversación con Irene, extendiéndola también hacia su madre.


Cuando se trataba de Fausto, un compendio incansable de juicios, roídos por su punzante escepticismo y la certeza de quien ha podido regresar de los infiernos, iba silenciosamente dedicado a la alcurnia más aterciopelada —de la que él mismo se aprovechaba y sacaba partido, por descontado, en eso tampoco hacía distinciones elitistas—. Y un silencio de la boca del lobo era sólo posible gracias a las expresivas dotes de su mirada gélida, a pesar de cuán incendiarios fueran sus pensamientos. Los que se disponían a responder a las palabras de su anfitriona, antes de ser curiosamente interrumpidos por otra aridez germana en el ambiente. Una a la que podría aplaudir la osadía de su veneno de haber tenido Francheska de Neufville un mínimo de distinción a la hora de dosificarlo. Un escupitajo de fuego, a pesar de su implacable letalidad, no causará el mismo respeto si antes ha derramado y salpicado ridículas chispas en los rostros ajenos.

—Marquesa.

Un saludo estoico, casi sonriente, pero tan incuestionable como la taimada tranquilidad con la que contrarrestó ese desprecio que poco daño podía hacer si caía sobre agua.

«¿Y tu esposo Heinrich?»
«Heinrich está ocupado ahora mismo, aunque tienes razón en que debería volver pronto a su lado.»


—Podemos tomar aire y respirar tranquilos. Los deberes conyugales son demasiado ancestrales y monótonos como para que la influencia de mi conversación llegue a trastocarlos en una sola noche.

Un comentario sardónico para una; un apoyo velado para otra. No había burla alguna en su voz. No la necesitaba. Tan sólo la sutileza suficiente como para no bajar la mirada y conseguir arrancarle una sonrisa de complicidad a quien supiera valorar el acero entre algodones de lino. Habló en la lengua natal que sabía perfectamente que compartía con Francheska. Segundos después, se valió de que su siguiente apreciación sería taponada para los oídos de dicha progenitora debido a la oportuna entrada en escena de un camarero que ofrecía amablemente renovar la bebida. Fue entonces que se dirigió a Irene, de nuevo, al afirmar:

—Ahora entiendo ese «en parte» que decías.


Última edición por Fausto el Dom Oct 16, 2022 4:26 pm, editado 8 veces


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 3d-Imi1-Li-X

An ageless heart that can never mend:
Hambre de poder, lágrimas de soledad:
Tan endurecido está mi corazón, que no puedo arrepentirme:
This world is only gonna break your heart:
This is a breathless silence, a moment out of time:
Otra vida:
Please allow me to introduce myself, I'm a man of wealth and taste:
Fausto
Fausto
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 370
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Localización : En tu cara de necio/a

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Prudence de Neufville Lun Oct 10, 2022 7:15 pm




Interacción: Francheska de Neufville, Logan Tisdale.
Resumen: Prudence acepta la sugerencia de su madre y se presenta al rey de Escocia con sutil desparpajo.



Tras haberse enfrentado a unos fantasmas que confundían la humeante incisión de su pasado con la niebla de aquel jardín siempre despierto, se dejó guiar completamente a ciegas por el garbo impetuoso de su madre, que ya parecía haber orquestado algo para ella sin un atisbo de humildad. Virtud de la que una casa tan férrea e imparable como la suya podía prescindir perfectamente, y eso incluía a la margarita de cauteloso nombre que adornaba su noble escaparate.

Las flores de Escocia, por otra parte, eran famosas por contener espinas, pero también había cierta belleza en el nombre vernáculo de los cardos. La misma con la que Prudence deleitó a su rey, en cuanto Francheska hizo las presentaciones, al dedicarle al caballero una grácil reverencia.

—Majestad —saludó a Logan Tisdale, monarca escocés y hombre de buena planta. Siempre agradecía poder salir de su floreado jardín, pero, diantres… ¡Qué altamente vertiginoso se veía todo desde ese acantilado frente al cual la habían parado!

—Madre, por favor, su Excelencia no habrá venido aquí a hablar de infortunios. —trató de trivializar los pomposos comentarios sobre su viudedad, que rezumaban miel para la insaciable boca de los chismorreos y aún provocaban alguna que otra hemorragia interna en el cuerpo de la joven marquesa.

Se había preparado para muchas cosas aquella noche, pero ¿Para acaparar el misterioso escrutinio de un rey? Por supuesto. No dejaba de ser una de Neufville, aunque su carácter hubiera germinado de otra manera. Manera que, desde hacía un tiempo, estaba mutando bajo una nueva luz. O una nueva oscuridad.

—Confío en que la velada esté siendo de su agrado. Me atrevería a decir que tan sólo el castillo de Aubermont podría reunir a tantas personalidades de la realeza. Incluso protegerlas si el donjon medieval tuviera que revivir sus mejores batallas en honor a la aventura —inició la conversación, mientras Francheska les dejaba solos para centrar sus nuevas atenciones en su otra hija—. ¡Disculpe! ¿Ciertamente estoy hablando de arquitectura? ¡No era mi intención aburrirle con materias primorosas, pero supongo que mi admiración por el arte francés es capaz de traicionarme hasta delante de un rey! Hablemos mejor de usted. Dígame ¿Lleva mucho tiempo en París?

Y, tomando un increíble ejemplo de su progenitora, sus dedos sustituyeron a los de ésta, al ocupar su enroscado lugar en torno al brazo de Logan.


Última edición por Prudence de Neufville el Jue Dic 22, 2022 11:45 am, editado 1 vez


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 34Sv2DO
El Apocalipsis de la Adolescencia.

Just like his wife, but how she was before the tears:
Tu seràs la llum, jo seré l'ombra:
Se oscurecen las fantasías en un mundo de estupor:


Prudence de Neufville
Prudence de Neufville
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 10/07/2021
Localización : En el castillo parisino de su hermana

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Anneliese de Wittelsbach Mar Oct 11, 2022 10:07 am



Mención: Duques de Baviera, Meinrad, Francheska, Rémy, Fenris.
Interacción: Heinrich, Fenris.
Resumen: Comprende con claridad las palabras de su padre y se pone en búsqueda de Rémy y Meinrad, cruzando entre medio palabras con el rey ingles. Comienza a preguntarse donde se encuentra su madre para ese entonces.


Irguió el cuello como la que más tras los vocablos claros de su padre. Sabía el peso que recaía sobre sus hombros. Tenía presente la mirada ajena, sobre todo la de su madre y sus hermanos ¿Cómo la estaría pasando Meinrad ante todo aquello que pare él no sería más que un circo en sus pensamientos seguramente? Deseo tener un momento de paz para visualizarse junto a él, bailando y riendo en medio de aquel inmenso salón pero una voz familiar interrumpió aquel precioso sueño de ojos abiertos.

Era el Rey Fenris.

Anneliese le sonrió amablemente tras hacer una exquisita reverencia tras el saludo recibido en su delicada mano, tal y como la Reina inglesa le había enseñado cierto tiempo atrás – Muchas gracias por vuestras palabras mi Rey. No debo negar como he de extrañar también la compañía de Lady Lena como la suya – comentó con gran franqueza y esa dulzura que le hacía cuan piedra preciosa tan refinada y natural  - Prometo concederos el baile que os más guste Majestad, no tenga duda de ello. Ahora si me disculpa, no quiero ocupar más de vuestro preciado tiempo en este hermoso lugar para encontrar nuevas conexiones - se reverenció nuevamente para no interrumpir por mucho tiempo los futuros asuntos del monarca y comenzó su camino hacia el centro del salón, se preguntaba dónde estaría Rémy para ese entonces, pero por sobre todo donde yacería para ese momento de la fiesta su adorado Meinrad.

Suspiró levemente, no dejando aquella pose perfecta y detallista que tenía en mente desde su entrada a la fiesta. Debía cumplir a rajatabla todo lo aprendido. Debía irradiar todo lo absorbido en Inglaterra para ser la estrella de aquella velada, así, tal y como lo deseaban sus padres.

Fue así que tras aquel pensamiento busco la presencia de su madre, a quien no había visto aún. Se limitó a cruzar miradas con su abuela y le sonrió dulcemente, era bueno verle allí. Reforzaba silenciosamente su seguridad.

Y en aquel momento, todo sentimiento positivo era lo que Anneliese necesitaba. Aunque su corazón solo anhelase por el abrazo cálido de solamente Meinrad sabía cómo entregarle para hacerla sentir reconfortada y segura.
Anneliese de Wittelsbach
Anneliese de Wittelsbach
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/08/2022

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Mina Zwaan Dom Oct 16, 2022 9:35 am



Mención: Frederik, Hela, Santiago (PNJ), Adrians, Irene.
Interacción: Santiago (PNJ), Adrians, Irene.
Resumen: Tras seguir su charla con el Rey de España, alienta al Barón neerlandés y luego parte a cambiar palabras con la Duquesa bávara.


Haber cruzado palabras tanto con su primo así como sobre todo con su esposa, sabía solo traería buenas nuevas para la causa de ambas familias. Mina no dudaba de ello por lo que no perdió de vista a aquel par, incluso cuando su persona se había alejado ya junto al Rey de España.

La condesa tendía a ser una persona muy dulce y hasta en cierto punto ingenua a modo personal, pero cuando los asuntos saltaban al tema referido a su patria la conducta de ésta tendía a ser mucho más viperina de lo normal. La rubia parecía transformarse en un arma calculadora y sumamente estratégica cuando la fama de su nación estaba sobre la mesa. Y aunque esta vez contase con Adrians de su lado, era su peculiar forma de ser a la hora de representar a su tierra que la Condesa de Assen prefería estar al tanto de todo y ser ella quien llevase la batuta al representar al mismo Rey Dragos.

- No siempre lograreis lo que deseáis conmigo mi querido Santiago. Deberé poneros el asunto más complicado para bajar un poco vuestros niveles de confianza para con mi persona – le confirió sonrientemente al monarca, con quien además de gozar de una confianza especial también disfrutaba de aquel tonto flirteo que se daba entre ambos, aunque bien sabido tenía que el español era todo un mujeriego, más salvo con ella siempre había contemplado las formas. Para ser francos Mina era una dama muy peculiar, única entre tantas.

Para bien y mal.

Cuando sus oídos se hicieron con la voz le Adrians sus azulados ojos se posaron sobre los del Barón, tratando de darle aquel empujón de confianza que el muchacho parecía necesitar en aquello de introducirse nuevamente en las refinadas esferas de la alta alcurnia europea.
- Espero todo este yendo bien apreciado Barón, su tierra le está agradeciendo enormemente a través de mis palabras por su esfuerzo de estar aquí – Mina sabía que aquellos vocablos tendrían peso en el gallardo y la intención no era menor a ello.

- Os hablaba al Rey de España sobre lo bueno que sois con el piano ¿Verdad, Santiago? Coméntaselo, debo hacer algo… - sus ojos se movieron como los de una bestia que busca a su presa. Así le vio y se dirigió al grupo donde se encontraba la Duquesa bávara, con quien la Condesa tenía una clara intención de cambiar palabras.

- Perdonad el interrumpir, más no quería quedar con la idea de en nombre de mi nación no felicitaros por tan esplendida velada – sonrió levemente – Mina Zwaan, Condesa y representante política de los Países Bajos – se presentó sin titubeos tras una exquisita y meticulosamente medida reverencia.

Las fichas neerlandesas habían comenzado a moverse.

Solo esperaba que Blancquart estuviese atento analizando lo que en un futuro sería su tarea sin duda alguna si seguía los pasos de Mina.


Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 ANYZiwO
Sparkle in my mind...:

What is our destiny?:
Merci!:
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 220
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Logan Tisdale Mar Oct 18, 2022 11:25 am



Mención: Francheska, Prudence
Interacción: Prudence
Resumen: Francheska le presenta a su hija Prudence dejándolos a solas para que entablen conversación. Se alejan un poco de los grupos de conversación ya formados para hablar con mayor tranquilidad.


Nuestra anfitriona parecía tener ese encanto que poseían muchas mujeres y que bien conocía de los años que pasé en París, con total libertad, alejado de todo lo que suponía el protocolo o los estándares más comunes de la sociedad. Había conocido a suficientes mujeres como para saber que, Francheska, sin lugar a dudas tenía ese encanto y ese desparpajo que no poseían todas las mujeres pero por el que era fácil dejarse llevar si uno carecía de voluntad. Porque sí, me daba toda la sensación que era una mujer capaz de lograr y conseguir cualquier cosa que se proponga o que pasara por su mente, de esas mujeres que lograban doblegar con facilidad a un hombre. Elevé la comisura de mi labio por sus palabras en lo que tomada de mi brazo con esa confianza de solo una mujer segura de sí misma, con poder, lograría hacer.


一Tomaré en cuenta tan sabias palabras de cara a un futuro, créame que llegado el momento le haré caso 一aunque mi tono dejaba entrever que seguía esa pequeña broma tras su “confesión”, en lo que era ella quien guiaba nuestros pasos. Para cuando quise darme cuenta de hacia dónde -o mejor dicho hacia quién- nos dirigíamos tendría que decir que no me resultaba extraño,  dejando que la anfitriona tomara su oportunidad para presentarme a su hija quien al parecer quedó recientemente viuda.

Casi que una pequeña risa entre dientes brotó al ser consciente de por qué me presentaba a su hija, viuda, de entre todas las personas o familiares que pudiera haber en la fiesta. Era algo que ya asumí en el instante en que supe que ascendería al trono pues para muchos, para muchas, era su oportunidad dorada al tener una “posibilidad” con un rey joven y soltero. Hacía años ni me hubiera planteado casarme y formar una familia pero ahora con el cargo a mi espalda, no tenía opción. Y desde luego, no hice comentario alguno sobre lo “buena y casta” que pudiera llegar a ser. O no.


一Acepte mis condolencias, Prudence 一dije respondiendo con un gesto de cabeza ante su reverencia, inclinando esta ligeramente hacia ella. No pude evitar que una sonrisa asomara mis labios al ver cómo la joven intentaba que su madre no se cebara con su reciente desgracia, quizá por tanto ella como yo -por descontado que la madre- sabía bien de las intenciones veladas一 le aseguro que guardaré la información en una caja bajo llave, de mis labios no volverá a escuchar ese tema 一y es que hasta podía entenderla. Desde que subí al trono tenía la sensación de llevar pintada una diana en la espalda con todas las miradas puestas en mi persona, con aquellos que se acercaban a mí con intenciones veladas. Elevé mi mirada hacia el majestuoso castillo dejando que fuera ella quien diera inicio a la conversación, sorprendentemente no fue como había esperado… no era lo típico y esa novedad, ese aire fresco, fue algo que sin duda agradecí一 vuestra madre ha organizado una gran fiesta, pero lo mejor de todo es el escenario donde se desarrolla, creo que no habría un mejor lugar en todo París 一y sabía lo que decía porque viví en la ciudad por ocho años. Reí ligeramente ante su extrañeza al darse cuenta ella misma del tema elegido para iniciar la conversación, algo que me sorprendió bastante一 no se preocupe, no debería de cambiar su forma de ser o de comportarse solo porque esté en mi presencia. Viendo lo que le gusta la arquitectura algún día tendría que visitar los castillos Escoceses, tienen parte de magia y encanto 一dejé que fuera ella quien tomara el relevo de su madre con sus dedos entorno a mi brazo, mientras nos alejábamos un poco de los grupos de conversación ya formados一 como rey apenas unos días, pero he vivido en la ciudad varios años aunque no conocía este lugar 一di un trago a la copa一 aunque he pasado unos años en París y es una ciudad que, se podría decir, me gusta… las raíces en mí tiran con demasiada fuerza me temo. Adoro el paisaje de Escocia con sus bosques, sus lagunas y toda la magia, las leyendas,  que lo envuelven. Si tiene la ocasión la invito a conocer mis tierras, alguien que adora la arquitectura disfrutará no solo del paisaje 一porque sí, ¿qué mal hacía en vender un poco mis tierras? Ningún mal, desde luego一 no debería preocuparse por las palabras de su madre, aunque agradezco el que nos haya presentado 一comenté una vez nos alejamos un poco一 Como también agradezco alejarnos un poco y tener algo de privacidad, entre tanta gente es difícil mantener una buena conversación… y no quisiera defraudar a su madre 一aunque esto último lo dije en un tono cómico, dándole a entender que no lo decía en serio一 ¿cuáles son sus pasiones, además del arte? Puede que no lo parezca pero siento fascinación por objetos y reliquias antiguas, es como poder echar un vistazo al pasado… aunque soy consciente que es una imagen de mi persona que no casa demasiado para un rey pero, ¿y qué debería serlo? Imagino que ser prejuzgados es algo que va implícito con el cargo.




Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 6ReGdOF
every king needs a queen:
Amigo secreto:
for you, my queen:
Logan Tisdale
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 269
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Erntedankfest - Erntedankfest. [Grupal] - Página 2 Empty Re: Erntedankfest. [Grupal]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.