Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


doscientos dieciocho años despues (privado)

Ir abajo

doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Dom 26 Ago 2018 - 1:37

718 eran los años totales de la cainita, que observaba el techo de la habitación tapiada que usaba para dormir, no solo las madera que la cubrian la ventana por dentro, si no la espesa cortina que tapaba ademas las opacas ventanas, decoradas perfectamente para apesar de tapar la luz dieran un toque más elegante al cuarto donde se encontraba la vampiresa, sus azules ojos viajaban por la habitación hasta girar la cabeza a observar el reloj, asegurandose de que cuando saliese no hubiera posibilidad alguna de que el sol estuviera aun, aparte de tener un don natural que le inidcaba al vampiro si era de día o de noche, pero un reloj siempre ayudaba a saber que hora del día o la noche estaban, abrió los mensajes para mandar un wassap a uno de sus colegas, antes de sentarse sobre la cama y bostezar enseñando asi sus colmillos, se sacudió y fue al cuarto de baño para empezar a acicalarse para arreglarse antes de salir, había que guardar ciertas apariencias y sobre todo para lo que se dedicaba la vampiresa para guardar las apariencias ante la humanidad.


Varios mensajes le llegaron a su telefono indicandole que había algunos vampiros desaparecidos en estas noches y también algún que otro licántropo, aunque ella no se metía mucho en esos asuntos, pero el echo de que vampiros desapareciesen sin dejar rastro si era algo que daba que pensar, o bien el principe de la zona había mandado que desaparezcan o algo los hizo desaparecer, y eso si era algo que tener en cuenta.
Se puso la chaqueta y se maquilló frente al espejo mientra leia distraidamente los mensajes, esa noche Ash no iria, ese maldito y pretencioso vampiro actor que solía pasarse por su club nocturno, ligar con todas las damas que por allí fuesen invitandolas a su atico y seguramente una vez borrachas alimentarse de ellas lo suficiente antes de bajarles las bragas, maldito depravado, un toreador...como no.


Jade había hecho una mascarada perfecta hacía años, como dueña de un Club nocturno llamado "Asylum", asi sus habitos nocturnos eran corrientes, ademas era sorprendente la cantidad de mortales trasnochados que había, superaban con creces a los sobrenaturales, y ese era un punto a favor de Jade, tenía de socio a un vampiro llamado Gary que era un especialista en Hackear, y asi en su perfil de Facebook como en otras redes sociales, hacian que la vampiresa tuviera una vida diurna, el otro socio era un mortal con muy mal caracter que hacía de barman, y que su discrección sobre la verdadera naturaleza de los otros dos socios la pedía a cambio de ciertos favores que sorprendentemente tenía que ver con llevar negocios clandestinos y no con pedir vitae de vampiro, de todas formas Jade no le habría querido de esclavo de sangre.


Salió rumbo a su club nocturno mientras seguia mirando su telefono releyendo la noticia de vampiros desaparecidos dandole vueltas, atajó por un oscuro callejón solitario donde no usó sus sentidos para saber si había alguien más, era curioso que hacia 200 años o incluso menos, la vampiresa no habría ido tan distraida como para no estar atenta a su alrededor, aunque claro, un sonido podría despertarla de la distracción de su telefono, pero un asaltante no la iba a amedrentar. Ahora andaba demasiado pensativa como para pensar en ladrones y otro tipo de vandalo que le saliera al paso.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Dom 26 Ago 2018 - 2:26

"Nada más violento que pensar."

¿Dónde fue que todo se fue de madre? ¿En qué instante cambió todo para que decidiera mandar a la mierda a la iglesia y hacer mi propio camino? Claro, cuando me quitaron la oportunidad de matar a aquélla vampiresa por el egoísmo y la ambición de los que se consideraban superior a mí. ¿De verdad? Ni siquiera el perro de Dios o los hechiceros gemelos fueron capaces de contener mi rabia cuando me enteré de la guinda que decoró el pastel. Era estúpido que me pidieran quedarme cuando habían hecho de todo para demostrar reiteradamente que eran incapaces de llevar a cabo la santa labor de Dios y hacer a un lado sus deseos humanos. Así que, tomé a Lucille, miré al frente y empecé a caminar sin detenerme. Incluso ahora, sigo siendo independiente. Sé que el perro murió hace poco, gordo como pocos, ni siquiera asistí a su sepelio. ¿Para qué? Y por supuesto, los hechiceros murieron hace demasiados años como para recordar el punto exacto de su huida al otro lado.

Me quedé solo, de todos los contactos que hice en la inquisición allá por el mil ochocientos, no me queda nada. Incluso me fui al letargo por treinta años, deseando que todo ésto se acabara. Cuando desperté, a la mitad del siglo veinte, descubrí que el mundo había pasado por una segunda guerra mundial -como si la primera hubiera sido fácil de atravesar- y para colmo, los alemanes perdieron. ¡Aposté una buena cantidad a sus culos, putos! Decidí separarme de la iglesia, hacer la santa labor aparte. El letargo me sirvió para ello porque muchos pensaron que había muerto. Aproveché persiguiendo a personajes que me parecía, causaban demasiados problemas. Me uní a sobrenaturales con tal de matar a un par de grandes piezas. ¿Te lo imaginas? ¡Haciendo de amiguito de pecadores! A su lado, como compañero, descubrí que al igual que con el perro y los magos, no todos son tan malos. Dije "tan" porque por supuesto que son cabezotas como yo, que por siglos no quise ver la realidad.

La iglesia y sus esbirros, tampoco permitían que lo hiciera. Cerraban mi pensamiento a sus palabras, a sus acciones. A mi deseo por hacer bien mi labor y que alcanzara una meta mayor que sólo morir. Comprendí que el cielo no existe, es esta no-vida donde debo aprovechar y darme cuenta de lo que puedo y no hacer. De lo que debo y atacar a los sobrenaturales sin ton ni son, ¡Es una reverenda estupidez! Tuvieron que pasar doscientos años para eso. ¡Doscientos años! Holly shit! La única que me sigue como mi fiel compañera es Lucille, quien ahora sigue tan fresca y lozana como la primera vez que la tomé en mis manos debido al cuidado que tengo con ella. Debo reconocer que tuve que mudarla de piel cada cincuenta años porque con la sangre que le gusta beber, se desgasta rápido.

Esta noche, persigo el rastro de un sobrenatural que me está dando dolores de cabeza porque está dejando un caminito de cadáveres -cenizas más bien- que anuncia un mal mayor. Todavía no logro saber qué es a ciencia cierta. Estoy sospechando que es otro vampiro, sólo que las marcas de un licántropo fallecido me desvían el veredicto. ¿Qué eres, hijo de puta que te me sales de las variantes con tanta rapidez? Algo no me cuadra, así que decidí volver a revisar los sitios de las primeras muertes. En cuanto el sol se oculta, salgo de mi casa a las afueras de la ciudad para dirigirme en la moto -mejor que un caballo, sí señor- hacia el centro de la civilización. Civilización, ¡Ja! ¡Si los humanos son más civilizados que en el mil ochocientos, yo soy el perro de dios! Seguro que Septimus estará riendo allá a donde fue: infierno, cielo, purgatorio. Bah.

Una vez en la ciudad, me interno entre las calles buscando el sitio adecuado para revisar la zona. En el viejo callejón de la primera víctima, reviso con tranquilidad, mirando con atención los detalles que a los humanos se les pasan de largo y que para mí, son fundamentales. Hay un grabado en uno de los extremos de la pared. Acaricio mi barba con los dedos pensando cómo es que voy a trepar hasta allá. Y como si me escucharan en el infierno, veo de reojo una escalera de incendios. ¿A quién le dan pan para que llore? Me impulso llegando al escalón más bajo y asciendo hasta que por fin, puedo ver el grabado. Tomo el móvil -maldito invento de Satán, todavía me cuesta dominarlo- e intento sacar una fotografía cuando por intentar controlar la cámara y enfocar adecuadamente, pierdo el control de Lucy que cae como gato en pleno ataque buscando sangre hacia abajo casi golpeando a una mujer que pasa por ahí.

Me asomo mirando su aura, una vampiresa. ¡Lo que me faltaba! Y por maldad pura, le grito: - ¡Tenga cuidado por dónde va, puede ser que le caiga algo encima! - hay noches en que me levanto brillante como el sol. Hoy es uno de esos.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Jue 30 Ago 2018 - 16:32

Buscaba en su bolso para sacar un chicle que se llevó a la boca, la verdad que al paso del tiempo había tenido cosas buenas, entre ellas el invento de ese dulce, seguia mirando el telefono asegurandose de las redes sociales de su club nocturno estuvieran al día y que invitara a los humanos a beber y divertirse ahí, de hecho tenía que hablar con el socio mortal sobre algunas cosas que podrían traer más clientela, le mandaba un mensaje totalmente abstraida, las desapariciones sospechosas y el licano caido era cosa que hacían cundir el panico, pero para que todo estuviera bien tenía que mantener el animo del club, aunque tenía en este poco publico de sobrenatural tenía algunos clientes fijos de su misma naturaleza y eso ayudaba, pero que relativamente cerca haya ocurrido eso inquietaba, hizo un globo con el chicle mientras seguía escribiendo felozmente en su telefono, mientras avanzaba por el oscuro callejón que le servía de atajo para llegar al Asylum.


Fue entonces cuando sintió que el aire era cortado por algún objeto, se movió ligeramente para ver como un bate envuelto en su punta con alambre que a Jade le pareció plata con espinos, pegó un ligero sobresalto, bufa mostrando los colmillos por el susto, antes de alzar la vista cuando escucha que la hablan desde lo alto, ella alza la mirada de manera fulminante, leer el aura no le cuesta nada para percibir su naturaleza, cuanta malicia había concentrada en sus palabras, Jade enarcó una ceja. -Quizá debería disculparse cuando pierde objetos que podría haberme lastimado.- Gruñó ella, no quiso entrar en una disputa con aquel vampiro, en su aura decía que era seguramente más antiguo que ella, sabe medir sus palabras, es lo que la ha mantenido con vida todo este tiempo, más sacudió su melena para bajar la vista de nuevo al objeto que por poco le cae en la cabeza.


Al hacerlo despertó sus desarrollados sentidos, empezando a olfatear cuando detectó algo, se agachó donde había aterrizado el bate y lo apartó para palpar con la mano recogiendo los restos secos de manera efimera con las yemas de los dedos. -¿Que demonios..?.- Musitó olvidandose al vampiro que la observaba, olisqueó, efectivamente era sangre, ademas lo peor de todo sangre que si reconocia, eso hizo que bufase y mirase alrededor con sus ojos brillando teñidos de rojizo, buscando el rastro, era muy poca sangre, y seca lo cual se notaba que quizás fuese de antes del amanecer de la anterior noche, por lo demas parecía todo limpio. Le inquietaba que aquel que hacia un par de noches estuviese en su club y hubiera seguido la misma suerte.
Sacó la lengua lamiendo los resquicios de sangre para escupir seguidamente desagradada por el sabor, había algo ahí que inquietaba, y si, en una ocasión probó el vitae del susodicho. Se queda pensativa mirando sus dedos y donde estaban las gotas, despues recuerda que no estaba sola en el callejón y observa al vampiro preguntandose si él tendrá algo que ver con lo que ocurre, mientras desliza lentamente su mano hacia su bolso ladeando la cabeza con recelo. -¿Que haces aqui?- La pregunta guarda más intenciones que las que demuestra, ya que la vampiresa sospecha del contrario ahí hallado, aunque observa que cerca de él ahí una especie de rastro de garras de licántropo, un escalofrió la agita poniendose más en alerta.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Vie 14 Sep 2018 - 17:24

Mientras continúo mirando hacia abajo, la vampiresa me reclama haciendo que ría mostrando los colmillos en el acto - oh, pobrecita. Mandaré mis disculpas en una caja con una bomba dentro - refunfuño porque ¿Dónde han quedado los vampiros con los pantalones puestos que no mascan chicle y que por supuesto, no se quejan por actos como éstos? En ocasiones, hasta extraño a la pelirrubia esa vikinga que casi mato. ¿Cómo se llamaba? ¿Amanel? ¿Arimel? ¿Bakel? ¡Ah sí! Arikel. Esa bola de pelos que se rebelaba cada vez que le hacía algo en el coño y que gemía de dolor por los buenos tratos que le daba a su cuerpo de mocosa. ¿Dónde están? Se han ido y fueron suplidos por los milennians, esos vampiros como la que tengo abajo que se quejan de todo, hasta porque llueven bates de basebol como le llaman a Lucy. El modelo original de mi pequeña ha sido modificado y cierto es que ese objeto, el bate, es mejor de sujetar que como su antiguo diseño, así que estuvimos charlando Lucy y yo, largo y tendido hasta que aceptó su nueva apariencia.

Hablando de apariencias, esta maldita cosa es bastante complicada de usar. Intento por todos los medios mantenerla quieta y apretar el botón del centro para sacar la foto. Por fin, lo logro mirando que no se ve tan borrosa y entonces, dejo caer mi cuerpo de un salto, sintiendo cómo el piso resiente la potencia de mis pies, agazapado por la caída, voy incorporándome para tomar a Lucy poniéndola contra mi hombro - mira, Lucy. La chica quiere que te disculpes por casi romperle la cabeza - le digo volteando hacia la susodicha - la culpa es tuya por caminar cual vampizombie con esa cosa en las manos. ¿Acaso no saben que deben quedarse quietos porque pueden ocasionar accidentes? Si no lo tuvieras, seguro que te habrías fijado en todo - algo en mi nariz me pica. Me la limpio con el pulgar y parte del dedo índice. Esa picazón continúa. ¿Qué es?

Sigo el olor hasta un rastro de gotas de sangre, las miro con desconfianza porque mi mami me enseñó a no estar lamiendo cuanta sangre esté en la calle. Tomo un poco de ésta para llevarla a mi nariz y olfatear. De inmediato desvío la cabeza por el tufo que provoca mi organismo - cambiante - siento la necesidad de lamer. Con el tiempo, me convertí en un adicto a ese tipo de sangre. ¿Curioso? ¡Patético, men! Sigo el caminito hasta un contenedor de basura gigante, hago una mueca sintiendo la fuerza de la vitae. - ¡Lo que nos faltaba, Lucy! - blasfemo dejando a mi nena a un lado, recargada contra la pared para volcar el contenedor de un solo envión. Lo que sale, me deja sorprendido - ¡Bingo - dos cuerpos de cambiantes al parecer, por el olor de su sangre, aparecen muertos. Por los signos, hubo primero una excelente sesión de tortura, quizá combinada con sadomaso (a esos herejes les encanta) y les arrancaron los ojos. - Divino, ahora tengo que buscar a quien mata vampiros, hombres lobo y cambiantes. ¿No te gusta, Lucy? Vamos a variar el menú - pateo uno de los cuerpos con frustración. ¡Lo que me faltaba! Ésto se vuelve más raro cada día.



Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Lun 17 Sep 2018 - 0:27

La vampiresa arrugó la nariz observandole, una disculpa con una bomba ¿acaso pretendía ser gracioso? eso parecía, Jade emitió un bufido ahogado, que no quiso pronunciar, por que le entretuvo el rastro de sangre que encontró y olfateo siendo uno conocido, uno de los vampiros clientes habituales del club, aquí había más de un secreto escondido en el maldito callejón, Jade miró al vampiro cuando descendió de un salto, y protestó por el despiste de la vampiresa, que observó haciendo que sus azules ojos pasaran a un amarillo que bien brillaría en la oscuridad, a pesar de lo que pudiera creer el vampiro que era de amenaza quedaba lejos, más bien era por los instintos vampiricos que le causaba el buscar pistas en aquel lugar, más se cruzó de brazos observando como hablaba con su bate el cual parecia que la llamaba Lucy, la unica reacción ante eso fue alzar una ceja, ese vampiro estaba loco, podía ver por su aura que era antiguo, sin duda le sacaba como mil años, quizá su condición le volviera loco, era algo normal, mas de lo que se creía, aunque normalmente abrazaban su lado demoniaco, no sabría donde posicionar al vampiro que tenía justo enfrente a ella.


-¡Oh! Dios...¿sabes? suenas como esos abuelos que no se hacen con las maquinas y que se quejan de todo alegando que todo tiempo pasado fue mejor.- Reclama la vampiresa mirandole, mientras guarda su telefono movil y sigue buscando, ignorando la palabrería que se traía el vampiro, sin duda investigaba los oscuros acontecimientos que habían ocurrido, demasiados desaparecidos, muertos, sobre naturales, aunque algún mortal había caido en esa voragine de muerte y sangre. Observó como el otro vampiro también parecía haber detectado algo, y no pudo resistirse a lamer y empezar a dialogar con ese bate con alambre de espino que brillaba como la plata. La vampiresa le dejó con su monologo con "Lucy" hasta que parece que consiguió encontrar algo que a la vampiresa se le paso absolutamente por alto, Jade frunció el ceño, cuando el otro vampiro sin consideración volcó el contenedor de basura.


Los dos cuerpos rodaron por el suelo, inertes, tiesos, sin duda llevaban muertos un largo rato. El vampiro pateo los cuerpos mientras que Jade se acercaba a mirar uno de ellos. -Conozco a ese tio, viene a mi club...- Comenta ella para despues observar al vampiro. -Debo deducir que andas investigando esto ¿no? dos muertos en mi club...las gotas esas de sangre son de un vampiro, y el cambiante solía venir, ambos eran...mujeriegos...¿eso te dice algo en tus pistas? -Pregunta ella finalmente, mantiene una distancia prudencial, y la verdad viendo el estravagante comportamiento del milenario no descarta una respuesta mordaz y que siga prefiriendo hablar con su amiga imaginaria, depende de su comportamiento, decidirá si compartir por que andaba tan distraida cuando casi le abre la cabeza con su bate, y es la información de que leia en su movil, de que las victimas llevaban un camino cada vez más peligrosamente cerca de su club nocturno. Jade se mordía el labio pensativa mirando al rededor, si hay señales de garras, la cosa parece estar cada vez más turbias esta ultima noches.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Miér 19 Sep 2018 - 16:55

- ¡Todo tiempo pasado fue mejor! ¿Dónde tienen la cabeza hoy los cachorros? Extraño los guerreros que no estaban mirando un aparatito y que no me incitaban a una guerra por internet. ¿Qué es eso? - reniego en tanto sigo observando el lugar, mirando hacia arriba, hay algo que debe escapar de mi comprensión y ahora mismo detesto que el perro esté muerto. Seguro que él, con su olfato tan desarrollado, habría logrado resolver este maldito asunto apenas pusiera las patas en el sitio. Me rasco la cabeza, en tanto mi cabeza está uniendo todos los puntos que tengo hasta el momento. Vampiro, licántropo, cambiante. Ésto parece obra de un cazador. ¿Qué busca? ¿Qué quiere?

Hasta que la vampiresa habla, se me ilumina el foco en la cabeza, mi rata empieza a andar. La observo con detenimiento, me agacho para ver uno de los cuerpos, el de la mujer (porque son hombre y mujer), tomando su cabello con la mano sin ocuparme de cubrirla con algo. ¡Bonito me vería siendo quisquilloso a estas alturas de mi vida! ¿Existencia? ¿Vida? Bah. Las raíces del cabello me hacen sonreír de lado. - ¿Tu club? - me parece que todo empieza a encajar. Agradezco por primera vez, las noches que pasaba con Tohr en esos juegos de agudeza mental para encajar todos los datos que tenía y crear una gran conclusión. - Uh, uhhh - asiento con la cabeza mirando a Lucy que parece coincidir conmigo, - ¿Estamos de acuerdo en ésto, verdad? - el brillo que despliega es respuesta suficiente.

Me pongo en pie, enfilo directo a la vampiresa para tomar un mechón de su cabello y asentir - ¿Pelirroja de nacimiento? - la pregunta es más para mí que para ella, porque de ver sus raíces, estoy seguro. Ahora sí, sonrío con plenitud dejando que mis colmillos brillen a la luz de la luna. - ¿Sabes que tenemos un imitador de Jean-Baptiste Grenouille por estos lares? Persigue pelirrojas y me parece que está cada vez más cerca de ti, va a por ti, la pregunta es ¿Quién es y qué tan fuerte es para que ni dos cambiantes, tres licántropos y ocho vampiros puedan detenerlo? - le señalo a la mujer occisa. El cabello fue prácticamente arrancado de raíz con todo y cuero cabelludo en algunos lugares. Juraría que hasta el pubis está depilado. Y eso fue antes de matarla, en vida seguro. - Apuesto a que si miramos su conchita, ha tenido una depilación exhaustiva. Y con ella, van seis mujeres así. ¿Te suena de algo? - acomodo a Lucy mirándola con adoración - me alegra, querida, que tú seas rubia - le beso con amor.

Listo, una vez descubierto el móvil, sé qué debo hacer - Soy Stavros de Milo, pero puedes llamarme Milo, seré tu guardián - ¡Resuelto! ¡Soy un chico listo! Tarde que temprano vendrá a por ella y ¡Sorpresa! Estaremos Lucy y yo esperándole. Que mi nombre tenga fama entre los sobrenaturales de hijo de puta, malnacido, bastardo y demás, no tiene nada qué ver con que ella se rehúse, al contrario. Todos saben que soluciono problemas y que aquél que se meta en mi camino termina frito. Mi reputación de ex-inquisidor y actual cazador de bestias desacarriadas no tiene comparación. ¡He aquí a tu verdugo, Jean! Espero estés preparado.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Vie 21 Sep 2018 - 13:50

La vampiresa ladeaba la cabeza, mordiendose el labio inferior pensativa, mientra escucha como el vampiro vuelve a despotricar como cualquier antiguo sobre los tiempos que corren, cosa que incluso despertó cierta ternura en ella por esa actitud de alguien que añoraba tiempos pasados. -¿Cachorro? ¡oh querido! hace 700 años que tengo mayoria de edad como se dicen en esta epoca....comprendo 718 años ya...no soy ninguna neonata se lo aseguro.- Asevera Jade con aire tranquilo. -Solo me adapto a los tiempos que corren es la mejor manera de llevarlo.- Sonrie de medio lado observando al vampiro, mientras él parecía estar con un enorme quebradero de cabeza intentando encontrar una solución que le pareciera factible o al menos una pista que diera luz en esta niebla que presentaba la ola de asesinatos a las entidades sobrenaturales que habitaban en la ciudad, de hecho el vampiro desaparecido apenas tenía 200 años menos que ella, que un vampiro de 500 años no era moco de pavo para avatir asi que ese asesino serial de sobrenaturales debía ser poderoso.
Jade miró alrededor pensando en el cambiante que había encontrado junto a la otra cambiante que si bien podría haber ido alguna vez al club no la recordaba pues tampoco conocía personalmente a todos los que allí iban a buscar diversión, embriagar sus sentidos y buscar el extasis de las drogas.


El anunciar que al menos uno de ellos parece que despertó la mente del vampiro, que volvió a sonreir mostrando esos brillantes colmillos blancos como la luna. Entrecerró los ojos y frunció el ceño, cuando este preguntó por su club. -Si tengo un club atajando por este callejón bajando a la calle grande, el Asylum...- Concretó la mujer de pelo rojo oscuro, cuando este parecío encontrar una pista que andaba buscando. Habló con el bate de baseball nuevamente como si fuera una persona, algo había trastocado en esa cabeza de milenario, y Jade realmente sintió ganas de preguntar, pero no era ni momento ni lugar, y observando el comportamiento del otro algo le decía que podía tomarse demasiado a mal la curiosidad. O esa era la imagen que el otro transmitia a la vampiresa.


Cuando se acercó a ella tan repentinamente se sintió como su espació personal era invadido de tan bruscamente por el vampiro que tomo mechones de su cabello preguntandose si el color era real. -¡Eh! si claro que lo es..- Gruñó ella arrugando la nariz por el enfado debido al tirón de pelo. -¿Jean-Baptiste Grenouille? creo que no oigo ese nombre desde hace bastante...-Dijo pensativa mientras se acariciaba la zona donde arrancó su mechón de pelo que rapidamente regeneró por el poder vampirico. - Sin embargo no se quien pudiera ser, segurament tenga tantos enemigos como años tengo....pero estoy segura de que tú estaras en la misma circunstancia, veo tu aura como tu ves la mía, eres más antiguó que yó, lo detecto...pero tus formas son minuciosas...las de alguien que ha adquerido mucha disciplina mucho tiempo...- Revela la vampiresa mientra le observa con detenimiento.
Tantos vampiros, licántropos, cambiantes...obra de un cazador...es muy dificil que un mortal normal de batalla a un vampiro ya curtido...eso le dá que pensar a la vampiresa. Finalmente miró al vampiro seguía hablando con el objeto, el preguntar por su intimidad depilada hizo que la vampiresa enarcase una ceja, no le iba a revelar como tenía el vello pubico y si tenía o dejaba de tener ¿se puede ser más descarado? mientras aseguraba a su querido bate que según él era una hermosa mujer rubia.


Apretó sus labios con fuerza, pensativa, cuando de repentina forma el vampiro se presentó, Stravos de Milo, la cosa era que él nombre le quería sonar ¿tal vez se vieron en el pasado? no lo recuerda, tantos años hace dificil que te acuerdes de todo lo acontecido durante tanto tiempo. -Jade Gangrel.- Respondió ante su presentación cuando se proclamó asi mismo guardian de la vampiresa. El apellido Gangrel se lo concedió Beckett cuando la convirtió, aunque no solo le dió el apellido, el hecho de que a ella le brillen los ojos en amarillo como a un licano y no rojos como a los vampiros también es resultado del linaje que Beckett la traspasó con el abrazo. Pues los ojos de Beckett brillaban de manera permanente desvelando asi su comunión con la bestia, motivo por el cual este acostumbraba gafas oscuras, aunque en esta epoca sin duda alegaría lentillas o algo tan común que a los mortales se les pasara por alto.
-Mi guardían...me sorprende como me ves como una damisela en apuros..- Comentó ella, quizá en su club tenga más pistas o ayude más, se acercarón a la calle donde el club estaba, un gran edificio color crema, con grandes letras en blanco donde ponia "The Asylum" justo encima de la puerta donde un gorila decidía quien entraba y quien no. Logicamente los vampiros pasaron sin problema por razones obvias, la dueña venía acompañada.


Dentro era amplio, muy grande, un buen escenario, una hancha pista de baile, la barra al fondo con todo tipo de bebidas alcoholicas, unas escaleras que subían a una segunda planta, la zona vip, que hacía una especie de balcom hacia el escenario y la pista del baile, y en una esquina un ascensór que llevaba a la planta superior donde se encontraba el despacho privado de la dueña. -Bienvenido a este antro de perversión y pecado que es mi club.- Dice la vampiresa mirando de reojo al vampiro. -Aqui no quiero escandalos.- Advierte esta. El enorme humano con tatuajes y de aspecto siniestro era el socio mortal, que inclinaba la cabeza, aun había poca gente pues acababan de abrir. -Vamos a mi despacho, quizá ahí podamos hablar y quizá refrescarme la memoria sobre Jean-Baptiste Grenouille..- Pide la vampiresa esperando que el otro vampiro acceda a la petición.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Lun 24 Sep 2018 - 0:02

¿Querido? ¡Ni que fuéramos iguales! Ya estoy pensando en mejor dejar sola a esta mocosa cuando Lucy me observa con ese brillo tan locuaz de ella. ¡Cierto! Si me alejo, me perderé de atrapar a Jean y de paso, de hacer mierda sus ideas sobre perfumitos. ¡Perfumes! ¡Ni que fuera puto! Él sí, yo no. - Te recomiendo que como no quieras que Lucy se ponga inquieta y deseé darte un buen golpe en la cara para demostrarte cuán celosa y posesiva es, te dejes de decirme "querido" porque mi me quieres, ni te quiero, ni nos querremos - aclaro con mi mejor talante, ese que en lugar de ayudarme, Septimus decía que me hacía lucir como un enajenado loco. Hasta mis ojos se abren en demasía y mis arrugas se marcan en mi frente. Tengo un carácter de mierda, como pocos vampiros pueden alcanzar y si bien, dejé atrás mis necedades sobre los herejes, todavía me quedó el sentimiento que soy un non plus ultra, o sea, el de la verga más grande y larga.

Asiento con la cabeza al observar su cabello, la raíz me indica que Jean puede estar tras esta vampiresa que dice tener setecientos y pico de años. - ¡Por supuesto que lo escuchaste! Es un personaje de un libro llamado "El Perfume", a ver si dejas de estar tanto en ese aparato estúpido y te cultivas, es decir, te pones a leer que eres más mensa de lo que creí. Le haces mal a la fama de sofisticados que somos los vampiros - reniego porque así son todas las féminas de mi raza. Se creen Marilyn Monroe y resultan ser Marilyn Manson. - Gangrel dices. ¿Te suena de algo, Lucy? ¿Sí? A mí también, espero que no tenga que ver con el idiota de Beckett porque entonces se queda sola. ¿De verdad? Pues tienes razón, quizá sea bueno que cuidemos a su cachorra, así nos daría oportunidad de que se presente y de que le des un beso con lengua y todo, mi Lucy. Sólo recuerda que soy muy celoso - sigo mi conversación con mi nena siguiendo a la otra. Tiene razón mi Lucy, si protegemos a ésta, si es hija de Beckett, quizá el viejo lobo de agua puerca aparezca y podamos desquitarnos de la última vez que nos dejó en medio de una manada de lobos para que, según él, pudiera encontrar mi no sé qué estupidez de mi alma.

En el lugar, miro a mi alrededor y desde que entré, ya andamos mal. El ruido es infernal, las luces me obligan a estar parpadeando a cada rato hasta que decido algo, al pasar por delante de uno de los guardias, le quito sus gafas para ponerlas sobre mi nariz. ¡Magia! Ahora sí puedo ver - hemos solucionado el problema de los ojos, me falta el de los oídos. Podrás estar orgullosa de ésto, pero he visto mejores sitios en otros lugares y no hay necesidad de tanto lío - sigo mi camino tras ella, vigilando a mi alrededor, por si alguno decide hacer una mala jugada. Lucy está lista para dar un par de besos o mordidas, según el caso. Me dirijo a donde ella quiera y una vez que la puerta se cierra, no dudo en decirle - ya te dije que eres mensa, que dejes esa cochinada y te pongas a leer. Es un libro llamado "El Perfume", su protagonista está loco y les quita la cabellera a sus víctimas para crear con el sebo un perfume que sea imposible de ignorar. Algo así está haciendo su imitador - tomo a Lucy para sentarme en la silla, con ella sobre mis piernas, mimándola como la bella nena que es.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Miér 26 Sep 2018 - 2:57

Enarca la ceja arrugando la nariz durante un instante cuando él protesta por su forma de hablar, algo tán vanal como llamarle "querido" está claro que no es lo suyo las frases hechas o las muletillos, ¿es que había estado viviendo los ultimos años en una caverna? ¿o es que se había encerrado en su ataud para no ver nada de como seguía el mundo. Eso a la larga no era muy util, solo decidió pasar por alto, no iba a discutir con ese loco hiperactivo que era el vampiro, o asi se le antojaba a Jade que simplemente respondió con un resoplido. Hizo un gesto con la mano que podría interpretarse con un "lo que tu digas" pues no quería entrar en ningún tipo de enfrentamiento con él, mal humurado practicamente permante o eso era lo que se le antojaba a la vampiresa, que siguió su camino, seguida de este que continuaba con su idolatría hacia el bate el cual le había puesto nombre y parecía tener un torrido romance, la vampiresa ladeo una maliciosa sonrisa no queriendose ni imaginar lo que el vampiro haría en la intimidad con ese Bate si el delirio en él era grande.
Parecia que estaba acostumbrado a ser el más chulo del lugar y desde luego Jade no estaba ahí para bajar de su pedestal a nadie, no se iba ni a molestar en ello, que fuera él quien la tuviera más larga, que hablara y mostrara su airado mal caracter, si eso le hacía feliz.


Más ahí fue cuando se metió con ella alegando lo poco cultivada que estaba, eso hizo que ella le mal mirara durante unos segundos, ¿Acaso él tenía idea de los millones de libros que haya leido a lo largo de 700 años? casi parecía fastidiarle el mejor uso del telefono movil que tenía ella. Más Jade prefirió dejar la cosa en una sonrisa amarga que le dedicó, a pesar de sus palabras, dejarse arrastrar por ellas sería un error digno de un neofito, ella no lo era, y ella nunca pretendió ser una dama de salón. Pero cuando le recordó quien era el mencionado y que pertenecia a un serial de una novela le pareció sumamente extraño que alguien lo imitase, y el hecho que tan rapido lo viera resuelto ya le daba pistas de que no era lo que Milo pensaba.


Realmente la vampiresa leía bastante, pero su educación se había basado en otras cosas, Beckett tenía una gran comunión con la bestia interior asi como Jade tambien la apreciaba bastante. Pero ese vampiro estaba claro que no es que tuviera unas miras muy abiertas, parecía realmente alguien con las ideas tan cuadradas. Si algo le había enseñado su sire era a no darse de cabeza contra un muro, y Milo parecía un muro de los realmente duros. Más las siguientes palabras pronunciadas por el vampiro hacia su bate, cuando nombraron a Beckett hizo que Jade se frenara, emitiera un gruñido sobrenatural girandose a observarle con sus ojos encendidos en amarillo como su Sire, los ojos de la Bestia los llamaba Beckett.
-Guarda tu bifida lengua tras tus colmillos vampiro, puedes insultarme cuanto desees, escupirmes si eso hace que tu ego se realice, a mi me da igual tus acciones...pero, si osais hacer algo contra mi Sire, ¡oh cainita! te aseguro que tendras problemas realmente serio, pues te diabolizaré, espero haberme expresado clara como el agua...- Dijo Jade con la voz quebrada por el enfado, respiró profundamente para buscar la relajación.


Atravesar el club para ir al más tranquilo despacho de ella, donde había un minibar, un comodo sofa de cuero negro, a juego con un sillón de aspecto tetrico, un escritorio con un ordenador, y algunos objetos varios, al fondo una libreria con singulares libros de lo más interesantes, con algunos cuadros bastante curiosos e inquietantes, todo enviados por Beckett en sus investigaciones, de hecho sobre él escritorio había un libro negro con una nota de parte de Beckett.
-¿Quieres tomar algo?- Dijo mientras pasaba a por un par de vasos por si quería hacer el paripé con el alcohol, tenía tambien rebaño de quien alimentarse, ladeo la cabeza. -Bueno hay mucho psicotico suelto que imite el asesino de una novela, pero meterte con vampiros, licántropos y cambiantes son palabras mayores, se necesita algo más que un imitador de alguien que ha pasado demasiado tiempo leyendo libros. - Dijo mientras miraba el libro y la nota de su Sire sonriendo de medio lado antes de mirar a Milo de nuevo. -La vida es algo maravillo para disfrutar... es una lástima que estemos muertos..- Como solía decir su Sire. Se sentó frente al vampiro. -Así que dudo que un humano sea el artifice de esto y la inquisición hace mucho que perdió poder.- Dijo Jade pensativa recordando tiempos pasados.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Vie 28 Sep 2018 - 19:54

Mis ojos se abren como platos con toda esa palabrería que buscaba ser amenazante. No lo es, al contrario, me genera una sonrisa socarrona de esas que Tohrment decía que quería partirme los dientes a puñetazos dejando a la vista mi colmillo con diversión - ¿Entre tú y cuántos más? Ni tu sire pudo conmigo cuando nos enfrentamos uno a uno y dudo que seas mejor que el chupasangre - le insulto con fervor, ¿Cómo es que dijo que me haría? Ah sí, ni porque me haya amenazado con la diablerie, se me van a hacer chiquitos los huevos. Beckett es un tío bastante particular, que tenga childs no es propio de él, me da curiosidad saber qué vio en esta mocosa. Quizá el cuerpo, quizá la cara, bah. Nimiedades.

E instalado en el despacho de la mujer unos cuantos minutos después, acariciando a mi Lucy, embobado por ella, mis ojos vuelven a observar a esa vampiresa de pacotilla, con este lugar que a ella le enorgullece y en cambio, me da asco. ¿Cómo es que los vampiros ahora se dedican a ser comerciantes en lugar de que lo hagan sus ghouls? Han perdido el rumbo, puedo comprobarlo. - Sangre AB positivo, de envase directo porque odio tomarla de copa, se enfría y se coagula, sabe horrible. Ni siquiera se te ocurra calentarla en eso que le llaman microondas porque le evapora todos los nutrientes y somos chicos sanos, ¿Verdad Lucy? - subo los pies encima del escritorio en completo desparpajo. Ésto de ser cazador cansa. Con el paso del tiempo entiendes que todo tiene su razón de ser. Yo existo para matar. Lucy existe para complacerme y servir de muletilla. Esta mujer...

Me callo. ¿De qué sirve esta mujer? Ah sí, para atrapar al perpetrador. De cebo al menos. Sus palabras le hacen rodar los ojos y si estuviera vivo, le pasaría como a la cambiante de Septimus, que cuando la exasperaba Tohrment, se le saltaba la vena en la sien. Eso era divertido, no las tonterías de las que habla esta vampiresa - me importa un bledo, aquí el problema es que todas las mujeres sobrenaturales que atacó, terminaron sin cabellera, sin vello púbico y por supuesto, se lo llevó. ¿Alguna otra brillante idea que no sea de hablar de lo maravilloso de la perra vida y que duermes con peluches de conejitos y vaquitas? - remeo molesto. Estoy cansado de estas pendejadas típicas de Beckett. Si lo pienso, debería irme, si el perpetrador la alcanza y la mata, seguro que el gangrel se aparece para darle besitos y unos buenos golpes con unas culeadas para que sea puto con razón. Justo, se oyen unos disparos abajo - ¿Parte del espectáculo? - pregunto sin moverme de mi sitio, mirando fijo a la mujer en tanto en la planta baja se desata el caos.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Mar 2 Oct 2018 - 22:43

-Siga jugando señor Milo..- Dijo la cainita mientras apretaba el puño, respiró hondo, no, era muy mayor para caer en sus bravuconerias, ese vampiro se notaba que se alimentaba de ellas, sin duda una forma de medir, de ver si puede mangonear a quien tenía delante, pero ella no le iba a dar ese placer, ¡o claro que no! ese vampiro estaba acostumbrado a buscar desquiciar, creía recordar..tal vez Beckett alguna vez puede que le mencionara, tal vez.. pero ahora este tiempo le había servido para estudiar a su auto proclamado guardían, que aseguraba que resolvería su ola de crimenes. Todas pelirrojas..eso le daba que pensar, y sin vello pubico, eso era algo enfermizo sin duda alguna. Le miraba con la nariz ligeramente arrugada con el ceño fruncido, no le gustaba que hablara asi de su sire, de hecho de lo que tenía ganas era de levantarse y aplastarle las narices de un puñetazo, pero no lo hizo, solo le miró alzando la ceja a modo de advertencia, cosa que no dudaba que ese vampiro macarra se lo pasase por el forro, de echo lo esperaba, chasqueó la lengua pensativa. Las fanfarronerías eran algo inutil, y no iban a llegar a nada, solo a que este se envolviera quizá en testosterona y provara que él la tenía más larga.
Más a pesar de ese momento de provocación, donde él buscó provocarla, casi parecía que el otro vampiro quería que ella cometiera un error de neófito y saltara sobre él, más lo que dijo no le resultó extraño, Beckett no solía matar, y más sin razón, quizá no le mató por algo, por que no quiso, o como ese fanfarrón alega...por qué no pudo, realmente no importaba lo más minimo.


No había motivo para ser descortés despues de todo, la estaba ayudando, las gilipolleces para otro momento, cuando él respondió lo que había decidido tomar Jade enarcó una ceja. -Muy bien..- Comentó para dirigirse al telefono. -Que venga Connie..- Pidió y despues se sentó en un sillón frente observando como el vampiro pone las botas sobre su propio escritorio, más la vampiresa solo ladea la cabeza observandole con aire serio, preguntandose cuan cuerdo está el vampiro que tiene delante, incluso sospechando si no será él el artifice de todo lo que está aconteciendo las ultimas noches, vampiros...licántropos...cambiantes...pelirrojas...sin duda hay algo con las pelirrojas...pero, ¿será lo que afirma él? Jade baja la vista pensativa, mas su comentario que dió él en respuesta a su comentario hizo que Jade alzara la mirada cruzando sus azules obres con los oscuros ajenos, y no pudo hacer otra cosa que reirse, de manera sincera, pues si, el comentario de él le hizo gracia. -Teneís un acido sentido del humor.- Comentó mientras se levantó cuando llamaron a la puerta, una humana más baja que Jade, castaña con el pelo muy corto, vestida de manera provocativa con un top ajustado, una falda corta de color rojo, y en tacones entraba en la estancia, Jade cerró tras de ella y señaló al vampiro. -Aqui tiene su AB positivo señor...en vena..supongo que le gustan las mujeres...- Dijo la vampiresa. -No se pase bebiendo.- Advierte la vampiresa, mientras vuelve a sentarse.


La joven era una Goul, asi que simplemente no tenía problema con que bebieran de ella, ya lloraría despues por un trago de sangre. Jade jugó con un mechon de su pelo pensativa, esperando que él no ponga muchas pegas, parece de esas personas que buscan los defectos permanentemente. Jade prolonga igual un silencio incomodo, pero a la vampiresa le dió igual, hasta que al final rompió el silencio. -Tiene que haber algo más...el imitador de una novela, no me lo trago...habrá que buscar algo más.- Comentó más para si misma. La despertó de ello los disparos, el otro comentó si era parte de los disparos, ella hizo que sus ojos azules cambiaran a amarillos y saliera velozmente al piso de abajo, bajando por el ascensor.


Justo cuando salió recibió un disparo en el hombro, ella se frenó miró la herida y rugió mostrando los colmillos, el caos hacía que no se fijasen en ella, todos intentaban salir, el enorme barman sacaba una escopeta de debajo de la barra sabiendo la naturaleza de su jefa. Para empezar a disparar con los que provocaban y empuñaban las armas, Jade no tardaba en cerrar su herida pues la bala entró por el hombro y salió por el homoplato, dejando un rastro de sangre, pero cerraba al no tener la bala dentro. Ella gruñía creando una visión donde los artifices del caos empezaran a ver neblina en la pub y enormes lobos negros de ojos rojos les empezaba a acechar, más había algo en una de las pequeñas mesas que le llamó la atención, parecía un dvd con una letras que habían sido escritas con sangre, "Él viene" estaba escrito en él, Jade buscó moverse mientras iba a por el objeto mientas la ilusión los mantenía desquiciados, Jade buscó con la mirada a Milo. -¿Te ves con animo de lidiar o se te va la fuerza por la boca?- Provocó para seleccionar a uno como presa para lanzarse sobre ella.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Lun 8 Oct 2018 - 9:37

Quien entra al lugar es una chiquilla que podría ser mi hija de no ser porque nunca tuve hijos, ni childs. Ghouls sí, pero eso es diferente. Así que me quedo mirando a la muchacha que se acerca y sin dudar, dejo a Lucy con mucho cuidado en el asiento antes de tomar el cuello de la joven haciendo a un lado la cabeza y la cabellera porque la comida con pelos no es de mi gusto y encajo los colmillos dando cuatro tragos pequeños, contenidos, suaves. ¡Si hasta parece que soy un caballero! Y tal cual, cuando termino de dar mis cuatro tragos, la suelto. Ni siquiera necesito que la niña pija me diga qué hacer o cómo hacerlo. Hace siglos que bebo sangre y como tal, me comporto. Me paso la mano por las comisuras de los labios para desprenderme del exceso antes de volver a tomar asiento sujetando a Lucy, dejando que la sangre embarrada en mi mano, la acaricie con dulzura. Así ella también come.

A ella no le convence mi teoría, ¡Pues que busque la suya! Seguiré al pie de la letra lo que considero que está sucediendo y justo, sucede lo que sucede. ¿A qué me refiero? Balazos en la planta baja y de paso, correteos. Ella de inmediato va a meter las narices, en cambio, me interesa saber qué va a hacer, así que la sigo con paso lento, con Lucy en mi mano para darle algo en qué distraerse, está tan aburrida la pobre, que me da pena. Le doy un buen beso para librarla del tedio antes de que las puertas del ascensor se abran y nos reciban con plomo - Bola de cobardes - me molesto porque ahora con eso se sienten muy hombres. Capaces de romper cualquier cosa y cuando les quitas sus juguetes, tiemblan como hojas. El lugar parece que cambia de forma, de no ser porque la ilusión afecta a aquéllos enemigos y no a mi Lucy, quien me enseña el camino.

- ¿Crees que no soy capaz de poner en orden a una banda de mocosos? Mira y aprende - rezongo con tono ufano porque en realidad, todos los que están ahí son más jóvenes que yo. Me veo envuelto en la necesidad absoluta de golpear, masacrar y rebajar. Estoy consciente de que es mi propia locura la que me impulsa a ser más agresivo y violento. Avanzo por el sitio dejando que Lucy se desfogue con cada golpe dado, sin compasión ni miramientos. ¿Para qué? Si vinieron a la guerra, han de saber que se gana o se pierde de conformidad a cuán preparados están o cuán indefensos son. En caso de los enemigos a esta vampiresa, es lo segundo puesto que no esperan que hubiera un bate con una mano firme que lo usara con tal éxito en sus acometidas.

Estoy pues, a final de la habitación, tras recorrerla toda sin dilaciones, observando a mi alrededor buscando a otro enemigo que pueda llegar a ser algo más que un simple calentamiento. No lo encuentro. Frustrado, hago una mueca cuando a mi rango de vista entra un sujeto cuya aura me llama la atención. Esa no la conozco, el brillo de ésta me parece tan extraño que hasta me detiene un momento en mitad del todo y de la nada. Sonrío de lado, enfilando hacia él, dispuesto a darle un par de golpes cuando se desvanece. - ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? - cada pregunta es acompañada por el movimiento de mi cabeza de un lado a otro buscando sin encontrar. ¿Qué diablos pasó aquí? Y es en este momento que entiendo que todo está ligado. Que la pelirroja es el postre, mientras más roja, mejor.



Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Dom 14 Oct 2018 - 0:33

Ella observó los movimientos de él calmadamente, pareció agradado por la joven que vino a dejarse morder por él, aunque se retiró algo mareada por motivos obvios, cuatro tragos, Jade observó como había medido, digno en alguien que habitualmente solía medir cuanto se alimentaba, eso la hizo ladear una sonrisa maliciosa de medio lado. Y como despues compartía sangre con el bate, decididamente tenía un tornillo fuera de lugar y algo torrido con ese objeto, lo dicho, sin duda tenía que tener sangre malkavian o no entendía que había ahí. Tampoco es que fuera su pelea, asi que simplemente le observaba con sencilla curiosidad, sin más allá de ello, no iba a mencionar nada, seguro que eso sería como encender la mecha de una bomba, y no era necesaria, ella ya estaba demasiado vivida como para hacer preguntas innecesarias que llevarian a disputa estupidas y ese vampiro ya tendía muy facil a enfadarse, era excesivamente facil provocarlo, ella aseguró que su teoria no le terminaba de convencer, había algo ahí que no cuadraba, aunque hubiese cabos comunes con ese asesino de la novela "el perfume", Jade jugaba con un mechón de su cabello, pero los disparos hicieron que su atención se desviase a solventar el problema que venía montando jaleo abajo.
Eso hizo que a la velocidad sobrenatural que le caracteriza a los vampiros se dirigiera al ascensor acompañada del vampiro para poner solucion a la trifulca y llevandose un tiro por ello que la hizo rugir de enfado, y salir mirando a los responsables y como su barman intentaba resolver esto a tiros con la escopeta mientras la gente despejaba el local huyendo.


La ilusión que hizo que los atracadores vieran una manada de lobos negros anormalmente grandes con hambre de carne, mientras Jade con la gracia que tendría la capitana del equipo de lucha libre, se lanzó como una bestia sobre uno de los hombres entrelazando sus piernas a sus caderas pasando sus brazos por debajo de los brazos ajenos inmovilizando y arrancando carne cuando mordió con tanta violencia la carne del cuello llenandose la boca de sangre deliciosa, mientras la histeria hacia presente cuando creian que los lobos eran reales, naturalmente Milo veia la ilusión pero al no ir dirigida hacia él no le afectaba como él, pero podía ver como aterraba a los hombres que habían sembrado el caos. Jade deja caer el cuerpo del primero lanzandose contra otro de los hombres mientras de reojo miraba al vampiro.
Este aseguró que era perfectamente capaz de deshacerse de los hombres esos, ella le miró alzando una ceja y riendose, la verdad que le gustaba su estilo, era sumamente violento, eso le agradaba, ella sonrió para si misma antes de lanzarse sobre uno y a zarpazos contra su abdomen dividiendole en dos de la manera mas horrorosa y sanguinaria. La muerte le llegó mientras ella saboreaba la sangre tras que el hombre diera su ultimo suspiro.

Es entonces cuando Jade descubre el dvd que está escrito con sangre sintiendo una gran extrañeza de ese hecho, ¿que demonios pintaba ahí un dvd? no se fijo en el auro del objetivo de Milo y como este se disipó cuando él le intentó golpear con su bate, ella estaba distraida pero de repente la sujetaron desde atrás una fuerza sobrenatural que si consiguió inmovilizarla. -¡Sueltame cerdo!.- Gritó Jade, intentó arañarlo pero como si tocara humo, la vampiresa rugió de forma sobrenatural, mostrando sus colmillos, todo fue demasiado rapido.
El ente miró al otro vampiro sonriendo maliciosamente, Jade sintió una punzada en la nuca. -¡¡Hijo de puta que haces..!!- Ruge Jade intentando sacudirse y fue lanzada contra las mesas llevandose un golpe en la cabeza que hizo que quedara aturdida el tiempo suficiente para ver como el ser se volvia humo antes de que ella se desmayase por el golpe.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Dom 14 Oct 2018 - 14:27

Desde mis viejas noches en la Inquisición, pocas veces puedo disfrutar de un manjar servido en mi propio hogar o en este caso, en el sitio donde me encuentro. Sé que si supieran que estoy aquí, no organizarían esta fiesta, se lo pensarían diez mil veces y una más porque mi fama me precede. Lugar al que voy con herejes, lugar en el que termina Lucy rebosante de sangre, deseosa de más -es que tiene un apetito que no se sacia ni con toda la vitae del mundo- en tanto observo a mi alrededor creyendo que he terminado y que los lobos que están ahí, pues no sé qué pintan, pero me han servido de distracción porque los enemigos, una vez los vieron, intentaron salir pitando del lugar, directo a mi Lucy que les recibió toda amorosa ella.

Algunos dicen que estoy más loco que una cabra. He visto cabras muy cuerdas entonces como que no entiendo por qué me comparan con una. Y si es de Satanás de quien me emulan, pues quizá tengan razón aunque hubiera preferido que me identificaran con el jefazo San Miguel. Ese sí es líder y los demás son una panda de pendejos que se creen capaces de igualar al mero mero. Frunzo los labios mirando a esa efigie que al darle de golpes, se desvanece en la nada, no sin antes dirigirse a la vampiresa y hacerla mierda. Si es o no es, si está o no está, es algo que no me interesa más que el hecho de que si no estuvo por mis golpes y luego sí estuvo para aventar a la tipa, pues como que no entendí una mierda.

Me rasco la cabeza intentando comprender qué pasó aquí, el otro se va en medio de una bruma y me deja igual de perdido. - La próxima vez hay que pedirle documento, ¿No crees Lucy? Al menos así sabemos quién es este tipo que aparece y desaparece como si fuera un interruptor descompuesto - beso a mi nena, sin importar que los pinchos que la adornan me quemen los labios. La amo y si el darle amor significa dolor ¡Qué mejor! Parpadeo paseando mis ojos por el lugar, la mujer está del otro lado, despatarrada por la fuerza con que la aventaron. Me río a carcajadas - eh, lady tú, ¡Creí que sabías caer con estilo! Aunque si ese es tu estilo, pues es más adaptable a los barrios bajos que a los altos. ¿No que muy guerrera tú? Ahí, con tus garras despedazando gente, ¿No te parece grotesco? - si veo atrás a los cuerpos que yo mismo atendí, no es tan diferente, pero ea, ¡Yo soy yo! Y Lucy es mi mejor arma.

- Una noche de éstas, nena, tú y yo tendremos qué hablar sobre tus ansias de sangre - blasfemo mirando a mi Lucy que brilla amenazante, lo que desata otra de mis risas - ¡No te enojes! Sólo que quizá tengamos que ir a ver a un psiquiatra, ¿No crees? - le doy otro beso manchando mis labios de sangre e incluso, tengo el atrevimiento de recorrer con la lengua la base donde la sostengo con lascivia. ¡Me importa poco lo que los demás piensen! Amo a Lucy y mi amor es correspondido. No puede haber algo mejor que eso. Mis ojos vuelven a la mujer - ¿Ya terminaste de descansar? Tenemos cosas por hacer, anda, levántate - le gritoneo ufano mirando una cosa redonda como si fuera un disco, mucho muy delgado con algo escrito - ¿Y ahora ésto qué? - lo agarro con la mano mirándolo extrañado. Se lo aviento a la mujer - ¡Ten, seguro tú le darás más utilidad que yo! Ahora, ¿Qué hacemos? No me digas que limpiar este desastre porque yo no soy esclavo - rezongo señalando a la mujer con Lucy, que entienda lo que se le viene como se le antoje que friegue los pisos.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Jue 25 Oct 2018 - 15:18

El socio de Jade, un humano inmenso con la mitad de la cara y el cuerpo tatuado sigue con recortada en mano mirando a Milo y como se pasea por el local, a pesar de ser humano no parece muy impresionado por lo visto, solo observa con recelo a Milo y sus acciones con el bate al que llama Lucy, más no le mira como si le faltase un tornillo ni siquiera, su semblante simplemente es serío y observa que los individuos se hubieran muerto todos, Jade empieza a espabilarse despues del golpe que la noqueo durante unos minutos, escuchando la voz de Milo hablarla de fondo. Mofarse de como calló por el golpe, ella rodó para ponerse de rodillas, miró a Milo mientras llevaba sus dedos a una brecha en su cabeza, recogió la sangre con las falanges y la llevó a su boca mientra su herida se cerraba de rapidamanera.
Estaba aun algo aturdida mientras observaba el torrido romance que el otro vampiro se traía con el objeto mientras Jade buscaba recomponerse del golpe, le habían lanzado con todas sus fuerzas contra las mesas y la pared que esta ultima se hallaba agrietada por el tremendo impacto, tendría que arreglarlo, Carl se encargaría de eso, mientras a la vampiresa aun le daba todo vueltas.


Por eso mismo no se percató de los jestos lascivos de Milo hacia su Lucy, aunque Jade ya antes de todo había asociado de que a ese vampiro le faltaban varios tornillos sin duda alguna. Restregó sus manos en la cara intentando buscando espabilarse, le miró frunciendo el ceño. -¿Es que te has bebido a alguien con sobredosis de red bull?.- Preguntó la vampiresa poniendose finalmente en pie atrapando el dvd cuando Milo se lo lanza, ella le mira y le bufa enseñandole los colmillos. -Tranquilo, deja de sufrir por eso, Carl se encarga.- Dijo señalando al enorme humano que tenía la recortada apoyada en los hombros. -Me preguntó que contendrá, ven...volvamos a mi oficina.- Le pidió al vampiro mientras resopalaba, sentía curiosidad por el dvd encontrado.


Subío arriba para meter el cd en su dvd y prender la televisión para asi darle al play, miró de reojo a Milo mientras se sentó cruzada de brazos, la imagen parecía ser gravada con una videocamara particular, el sitió le sonaba, parecía la casa abandonada que había a las afueras de París una antigua mansión que llevaba años con el cartel de "se vende" la imagen parecía pertenecer a un grupo de chavales que para divertirse se había colado, pero entonces se escuchó un estraño gruñido, y como el dueño de la camara caia al suelo, por suerte con la videocamara apuntando hacia él y ver como era arrastrado a la oscuridad con una absoluta cara de terror, para despues como si este hubiera explotado, todo llenarse de sangre antes de cortarse el video.


Jade arqueó la ceja y miró a Milo riendose por la visión. -Esto como peli de terror está muy bien...pero esa casa creo que la conozco, está a las afueras de París, pero está vacia desde 1820...si mal no recuerdo, quizá tu presa esté ahí, y preferiría darle muerte antes de que toque mi cabello.- Aseguró Jade con ese tono altivo cruzandose de brazos mientras se levantaba para dirigirse al armarió abriendo ente, donde tenía oculto un buen arsenal de armas. -Supongo que tú ya tienes tu arma ¿ah? .- Le miró alzando una ceja observandole. -Bien guaperas, ¿por que no nos ponemos en marcha? ¿o te da miedo ir a ese sitio?.- Dijo con cierto tono jocoso, quería su venganza por ese ataque y de paso cobrarse una caza, seguro que Beckett querría saber de este tipo de individuos, a veces le echaba de menos, esperaba que volviera pronto de esas expediciones donde el gangrel se solía meter. Apretó los labios antes de sonreir de medio lado mirando al otro vampiro. -¿vamos?- Preguntó poniendose su chupa de cuero, quedando con un modelo que le era más adecuado para salir a cazar.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Mar 30 Oct 2018 - 13:17

Me paseo por el lugar porque la Bella Durmiente se la está pensando para ponerse en pie y eso me aburre. Muevo con Lucy los cuerpos para ver que estén de verdad bien muertos, no vaya a ser que se transformen en zonbeis (creo que así se dice), esos que están muertos y luego no lo están, que se levantan para comer carne o sesos. "Seesoos, seeesooos" puedo recordar que decían cuando vi esa película tan rara. Llego a uno que parece que se mueve, le golpeo con Lucy en la cabeza haciendo que su material cerebral se disperse por el lugar. Abro los ojos de nuevo cuando noto un movimiento de su mano. - ¡Sigue vivo! - le doy tres golpes más sin comprender que fue un movimiento reflejo. Le observo fijo y luego a Lucy - ¿Tú qué piensas, se murió? - ella me contesta con ese brillo tan suyo y asiento - tienes razón - le doy otros tres golpes más para estar seguro.

Eso significa que parte del piso se estrella, pero Hello! Yo no soy el dueño del lugar. ¡Que haga las reparaciones la propietaria! Justo hace una pregunta que no entiendo. - ¿Qué tiene que ver el toro rojo aquí? ¿Sabe buena la vitae de los toros rojos? Oh, no sabía. Pensé que la de los animales era asquerosa, probaré un día de éstos, quizá en la Pamplonada porque encontrar un toro rojo seguro que será difícil. A menos que lo pinte de rojo - me rasco la cabeza pensativo. Lo bueno es que no voy a limpiar el desastre, lo hará un tal Carl. Miro alrededor considerando que tiene mucho trabajo hasta que... - ¡Se movió! - mi vampiresa personal se encarga de estallar la cabeza del zonbei. - Listo, no más zonbei en el lugar, ya me aseguré de ello - sonrío muy contento por terminar con mi misión más básica y luego me quedo mirando a la vampiresa - pareciera que te dieron con un mazo - acceso a acompañarla mirando a Carl y señalándolo con Lucy - bien limpio, ¿Eh? Que no quede mancha - muevo a mi chica en un medio círculo para demostrar todo el destrozo y que él sepa a qué me refiero.

Una vez arriba, me aplasto en el sillón disponible, subo mis pies en éste poniendo a mi nena sobre mi abdomen echando las manos atrás de la nuca para ver la peli. No dura tanto. Parpadeo aburrido y frustrado - ¿Y ya? ¿Y por ésto le pagaron? No, que venga acá el director para que me indique por qué hizo una película tan corta - reclamo hasta que ella dice que conoce la casa. - ¿Y vamos a ir a...? ¿No es una peli? - es tan poco mi contacto con la tecnología, que no comprendo que sea un vídeo de aficionados. Me rasco la nuca poniéndome en pie, este mundo es tan raro que me saca de balance. Quizá no debí meterme en letargo. Miro algo que sí que es normal para mí: el arsenal que tiene la vampiresa. Me acerco para tomar una escopeta recortada, admirando el trabajo con Lucy en la mano. - Lucy no es un arma, es mi nena. Y me quedo con ésta - busco las municiones tomando una mochila y echando en ella diez cajas de municiones - nunca sabes lo que te puedes encontrar - razono poniéndome el bolso al hombro.

Avanzo hacia la salida, - conozco la zona, estuve por el 1800 haciendo de las mías en París. Era inquisidor, así que todos esos lugares, me los sé de memoria, no cambian mucho al paso del tiempo. Mueve el culo, no tengo toda la noche - espoleo a la loca que no se mueve. Eso sí, antes de salir, tomo una de las prendas que Jade tiene en el lugar y limpio con ella a Lucy - no te quejes, tenemos que guardar el anonimato, luego te doy más vitae, prometido - le doy un último beso calmando sus ánimos. Salgo de ahí, descartando la prenda en el piso avanzando con paso ligero, sabiendo a dónde dirigirme. A menos que Jade me agarre y piense meterme en un auto, claro.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Jue 15 Nov 2018 - 17:34

Jade se sacudía la cabeza despues del golpe, sin duda no tenía importancía mayor, ya que la vampiresa cerró las heridas sin problema alguno, antes de ponerse en pie, mientras observaba como el vampiro remataba los cuerpos caidos, ensañandose con ello, mientras que Jade conseguía recuperar la verticalidad poniendose en pie finalmente, más el comentarío acerca del red bul hizo que Jade recibió una respuesta que hizo que la vampiresa le mirara algo atonita, y ladeara la cabeza antes de resoplar con impaciencia negando con la cabeza. -Vamos a ver...¿es que te has escondido debajo de una piedra y no has querido ver ni oir nada durante siglos?.- Preguntó sorprendida mientras se recomponía la ropa. -El red bull es una bebida energetica que toman los humanos, para que te hagas una idea es como tomar mucho café con más cosas que te activan...¿o tampoco sabes lo que es el café?- Protestó Jade, aunque no pudo evitar dejar escapar una risilla al imaginarse al vampiro intentando lanzarse encima de un toro para clavar sus colmillos en él y probar la sangre del toro rojo.
Jade negó con la cabeza ante la comica imagen de su cabeza y miró al vampiro. -Eres muy ocurrente teníendo esas ideas, pero la verdad sería interesante ver intentando cazar un toro, que no dudo que sí pudieras con él, pero el hecho de hacerlo...es divertido.- Rió, quizá ignorando que él se lo pudiera tomar a mal aunque la idea fuera suya propiamente.


Le observó como se lió a golpear a otro caido como un poseso, lo cual hizo que Jade cruzara miradas con su socio Carl que enarcaba ligeramente la ceja, mientras sacaba los productos de limpieza, y un cubo, no era un hombre escrupuloso, Jade sabía bien que Carl no tiene problema en recoger entrañas o restos de sesos, no sabe a que se dedicaba antes, pero estaba claro que estaba acostumbrado a ver grotescas imagenes, quizá por eso Jade decidió hacerle socio, cuando Milo terminó de aniquilar "zombies" Jade le hizo un gesto mirando el DVD que había encontrado con esa escalofriante carcasa. -Si, me dió un buen golpe, tenía fuerza, pero tranquilo, he visto cosas peores en mis años y no es el golpe más fuerte que recibo.- Aseguró Jade con dejadez, mientras subían al piso de arriba, Carl en respuesta a las palabras de Milo emitió un burdo gruñido de afirmación.


Volvieron a subir al piso de arriba mientras Jade puso la pelicula, una vez más le resultaron graciosas las protestas del vampiro respecto a la pelicula, lo que hizo que Jade ladeara una sonrisilla maliciosa y negara con la cabeza dandose por vencida. -Sin duda has estado muy ausente unos cuantoss años.- Alegó Jade, no había otra explicación a esas respuesta y comentarios. Ella se pusó en pie mientras recogia unas cuantas cosas para meter en su bolso, el vampiro le aclaró lo que el bate era para él, su nena...eso hizo que Jade de espaldas a él enarcara una ceja y sin mucho interés, asintió con un "ajá" sabía que meter las narices en ese tema era meterse en tierras pantanosas.


Se giró para ver como el vampiro cogía una recortada, Jade sonrió. -¿Seguro que sabes manejar eso?.- Sonrió Jade mientras ella guadaba una pistola en el cinturon de su pantalón.  se recogió el pelo en dos coletas y miró sonriendo a Milo. -Podemos ir a investigar, llevaré mi videocamara, seguro que a Beckett le encantará echar un vistazo.- Aseguró satisfecha buscandola.
Más la información que le dió el vampiro hizo que Jade se girara y le mirase. -¿Enserio?¿Eras inquisidor? quien lo diría, te imaginaba como un vampiro rebelde enseñando quien es el más malote del lugar...uhmmm yo también estaba en París por esa epoca, pero entonces tenía otra forma de ver las cosas, me sorprende que no hayas evolucionado y conocido las tecnologías hasta el presente, te has perdido grandiosas cosas nene.- Aseguró la vampiresa preparandose finalmente. Apretó los labios para evadir una sonrisa maliciosa. Se frenó y le miró. - Bien ya estoy, pongamonos en marcha, espero que no te asusten las casas abandonadas, a veces hay fantasmas.- Le guiñó un ojo de manera maliciosa.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Dom 18 Nov 2018 - 17:37

Me rasco la nuca con las lecciones de modernidad que esta mujer me da. ¿Acaso está loca? - Pues no, tengo como unos dos mil años existiendo, así que ya te imaginarás. Creo que el café lo probé. Si lo hice, los sabores los olvidé hace mucho tiempo. Supongo que es como una droga, de esas que las sacerdotisas tomaban para contactarse con Apolo y ser sus pitonisas - me encojo de hombros. Esta mujer se piensa que las sabe todas. Bah, puras tonterías. Chasqueo la lengua impaciente, Lucy brilla y sé lo que quiere decirme: si le damos una mordida a esta vampiresa, seguro que se piensa diez mil veces antes de hacernos una broma. La tranquilizo acariciándola con la mano. No tiene sentido, los tontos son eso: tontos que se creen sabelotodos. Si lo sabré yo, que vi a muchos en Grecia.

De nuevo la referencia a mi ausencia, tiene lugar en su despacho. Así que de una vez por todas, quiero dejar claro algo - Deja de buscarme los bigotes porque no tengo buen humor - reniego porque es verdad, estos últimos años han sido la hecatombe de tecnología tras tecnología. Porque me aturden entre tantos nuevos avances que tiene la sociedad. ¿Acaso no puede quedarse quieta por unos veinte años en lo que me acorriento? Pareciera que será imposible. En cuanto elige el arma y ella vuelve a incordiarme, gruño mostrando los colmillos largos y puntiagudos - ¿Por qué, es que temes que me vuele un pie? - muerdo el aire antes de alejarme dos pasos de ahí a toda velocidad. Esta mujercita se está volviendo un incordio, como siga así, pienso darle un escarmiento.

Seguro que Beckett entendería por qué lo hice y si no, ya tengo otro pretexto para pelearme con él. - Entré en letargo por el 1800 y tantos, decepcionado de la iglesia y la inquisición. Era lo que ellos llamaban Condenado y servía a los propósitos de mi credo, pero me traicionaron, así que me largué. Desperté en los años setenta y todavía me cuesta ponerme al corriente con tanta evolución - ya dije suficiente. Que se piense lo demás. La miro tomar algo, creo que con eso se graban imágenes. ¿O es una cámara de fotos? Me confunde todo, más porque cada vez lo hacen más pequeño y eso de las huellas digitales que guían la flechita en la pantalla me estresa. Trueno mi cuello - como no sea un viejo nosocomio al que entró un compañero mío que resultó ser un poltergeist, me parece que puedo con eso y más - susurro bastante contento porque ésto se pone bueno.

Le sigo sin dudar, con paso ligero en tanto me quedo callado subiendo a su automóvil y dejando que ella conduzca hasta dejarnos en el sitio adecuado. Durante el trayecto, observo a Lucy descansando sobre mis piernas, la acaricio con suavidad. Espero con toda tranquilidad aunque no lo parezca, manteniendo la postura de tipo rudo que soy, haciendo que durante los altos, algunos me observen con extrañeza. - Esa moda de hacerse dos colas, es infantil. ¿Te lo han dicho? Por más que quieran decir que es moda, me parece que es vacía, no tiene sentido - me disgusta. Me parece mal, pero este es el año 2018, las cosas deben cambiar, se supone. Si no, ¿Hacia dónde camina la humanidad? ¿Hacia el año de los extraterrestres? Ésto es mil veces peor que cuando les arrebataron a esas tres vampiresas.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Vie 30 Nov 2018 - 16:01

Sin duda ese vampiro había perdido el sentido del humor hace tiempo y la forma en que le miraba le decía a Jade lo mucho que se estaba mosqueando, él se escudó en que su antigüedad era la responsable de que la tecnología le trajera por el camino de la amargura, lo que hizo que Jade le observara sería mientras recogía las cosas, ella pronto cumpliría los mil años, él asoció el redbull a lo que tomarían las sacerdotisa para adorar a sus dioses en sus tiempos. -No creo que esto te consuele, pero se siguen usando esas sustancias solo que ahora en sitios donde ponen la música anormalmente alta, con luces de colores, y se drogan para divertirse....no te recomiendo beber sangre de uno de ellos.- Aseguró Jade mientras comprobaba que su video camara tenía la batería a tope, pues tenía intención de gravarlo y mandarselo a Beckett que seguro quiere saber en que se está metiendo su chiquilla.
La amenaza del vampiro no se hace tarda ante la provocación de Jade, que le mira alzando las ceja y elevando el labio superior ligeramente para mostrarle los colmillos en respuesta a su advertencia, sabiendose asi que no se lo estaba tomando a broma precisamente, mientras seguía con sus que haceres para prepararse a la salida, más no por eso evitó advertirle que cuidado con la recortada, a pesar de que este se mofó de que si temia que se disparaba en un pie. -Más bien no quiero un agujero más en mi oficina.- aseguró Jade.


Mientras se arreglaba pintandose la raya del ojo, escuchaba como en el pasado fue un inquisidor y que le traicionaron. -¿Y que esperabas? se nutrían de la ignorancia, la fe y la sumisión de la gente, no te sientas mal, engañaron a muchos, siento que te sintieras mal, escuché que en sus ultimos estertores intentando recuperar su poder mataron a muchos sobrenaturales que estaban en sus filas con el fin de "purificarse" no sé hasta que punto aquello fue cierto.- Comentó terminando de arreglarse antes de hacerse las coletas y ponerse una diadema roja, adoraba el color rojo ciertamente.
-El edificio es antiguo, eso es lo que sé, ya he tratado con poltergeist, asi que no sufras, se apañarmelas aunque lo del video no sé por que me da que parece algo más gordo que un fantasma amargado.- Comenta ella de manera relajada, mientras cogia las llaves y meneaba la cabeza para salir a la calle, miró a Carl cuando fue a salir. -Salgo, estás al mando.- Comentó Jade al enorme humano que tenía casi el local limpio para satisfacción de la vampiresa.


Salieron metiendose en el deportivo negro de la vampiresa, para ponerse en marcha, observaba de reojo al vampiro que estaba con esa pinta de motero malote, mientras se paraba en los semaforos haciendo que algunos se giraran a observarles, la vampiresa iba con una camisa tirantes roja ajustada, chupa de cuero negra a juego con los pantalones negros y unas botas militares, sus labios bien rojos, sombra de ojos negra destacando el color azul, sus dos coletas y su diadema roja, aceleraba atravesando la ciudad, la mansión se encontraron a las afueras, ella frunció el ceño y miró al vampiro cuando se metió con sus coletas.
-Bueno pero a mi me gustan como me quedan, si a ti no pues lo siento, pero soy yo quien me debo ver atractiva a mi misma.- Dijo notablemente orgullosa la vampiresa mientras apretaba el acelerador encendiendo los ojos de amarillo. -Yo no comento el tema de tu relación con un objeto.- Gruñe ella con fastidio mientras se empieza a ver ya la mansión.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Vie 14 Dic 2018 - 23:31

Me cago en todos los integrantes de la iglesia y de paso, en todos los que creímos en ellos. Escuchar que mataron a los sobrenaturales que ayudaban en las últimas noticias de la inquisición, me crea un hueco en el estómago pensando en que quizá, ese pudo ser nuestro destino. Si no fuera porque nos hicieron esa jugarreta, estaríamos muertos. Corrección, lo estaría yo porque los gemelos murieron antes del 1970 y de paso, Septimus se hizo a un lado en cuanto pudo. Se fue con esa rubia que resultó ser hermana de sus hijas. ¿Quién diría que el perro era pedófilo y de paso, incestuoso? ¡Con su propia hija! Holly shit! Ese sí que se daba golpes de pecho y al final, resultó peor que todos. Bien dicen que los callados son los peores. ¡Los peores! Es inevitable que me burle de él, a pesar de que falleció, puedo recordar la última vez que nos vimos y recordamos viejos tiempos.

Quizá algún día muera y pueda ir a reunirme con ese trío de imbéciles y celebrar en donde sea que nos toque estar. La voz de la otra me devuelve del pasado. Observo a Lucy antes de contestar por inercia - no es un objeto más. Dentro de ella están las cenizas de la que fuera mi esposa a quien juré tener a mi lado hasta que volviera a la vida. Una pitonisa me aseguró que volvería, que la reconocería por sus ojos tan dispares. Me parece que no la encontraré antes de pirarme al infierno - me relamo los labios mirando hacia afuera sintiendo que quizá, esta noche, sea la última que pueda vivir. Siempre pienso igual, pero ahora esa sensación se siente más y más profunda, como si el entrar en letargo fuera para mí, la peor decisión y me haya perdido de algo o de alguien. Me rasco la nuca esperando a que por fin, la mujer estacione. Mis ojos revisan las calles que empiezan a vaciarse porque los humanos van a dormir dando paso a los sobrenaturales como nosotros que buscan comer o cualquier estupidez que necesitemos.

La construcción se queda frente a mis ojos, la veo a través del cristal cuando ella estaciona y dice que llegamos. Me bajo del vehículo con Lucy en mi hombro ansiando encontrar lo que sea que haya dentro. Cierro la puerta de un buen golpe mirando a la vampiresa. - De acuerdo, ya llegamos. ¿Hay que tocar la puerta o con tirarla abajo sirve como anuncio de que llegamos? - pregunto con una sonrisa torcida, no cambiaré por más que pasen los años. Me gusta una buena pelea, mientras más grande sea, mejor y parece que en este sitio hay un enorme cartel de neón que anuncia problemas. Algo que por supuesto, me encantará ir a descubrir qué hay dentro y por qué quieren atacar a la mocosa de Beckett.


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Jade Gangrel el Vie 28 Dic 2018 - 3:13

Parece que esa información deja al vampiro totalmente pensativo, Jade eleva una ceja ante eso mientras atraviesa la ciudad a toda velocidad, le mira de reojo cuando él le comenta que tiene las cenizas de su difunta esposa, eso hace que ella apriete los labios por inercia, mientras él hace esa rebelación de que una pitonisa dijo que se volvería a encontrar con ellos, eso hizo que frunciera el ceño sintiendo algo de empatía por aquel vampiro que tuviera al lado y que parecía bastante derrotado en ese sentido, ella chasqueó la lengua. -¿Siempre eres tan optimista?- Comentó en un intento de quitar hierro al asunto, mientras se acercaba, sabía que igual el vampiro se sentiría incomodo despues de haber mostrado un punto debil por asi decirlo, asi que ella negó con la cabeza, a veces un intercambio de sensaciones similares podía ayudar a modo terapeutico ya que él se ha abierto por llamarlo de alguna forma, aunque sea por algo que pasó hace tiempo.
Dió un largo suspiro pasandose los dedos entre la melena para buscar calma. -Oye..lo siento, se como te sientes, aunque mi Sire siempre fue mi amor platonico y hubo un momento de amor real en algún momento muy alejado por 700 años...Tuve un gran amor, fui estupida...tenía intención de convertirle, pero tardé en decidirm...le asesinaron..-Dice con un nudo en la garganta.


Fue un golpe que no termina de superar del todo, más prefería no hablar de ello, solo lo hacía por dejar un resquicio de empatía que dejó al macarra que tenía sentado al lado de ella, disminuyó la velocidad del deportivo, aparcandolo con habilidad para salir del vehiculo, mal mirando al otro vampiro por el portazo a su coche, acercandose a la puerta, la broma que él pronuncia le hace ladear una maliciosa sonrisilla mientras niega con la cabeza. -Lo tuyo no es la discrepción ¿eh?.- Dice soltando una pequeña carcajada mientras deslizaba los dedos por su diadema roja agachandose. -¿Y si usamos un poco la cabeza? tengo una orquilla, creo que puedo forzar la cerradura.- Comenta mirando sus orquillas para empezar a doblar por la parte justa.


La cerradura era antigua, aun recuerda esos bombines que se usaban en esa epoca, ella hincó la rodilla en el suelo para estar mas comoda mientras forzaba la cerradura. -Un comentario jocoso por esto y te patearé el culo.- Advierte mirandole de reojo, sonriendo cuando la cerradura cede y la puerta se abre con el sonido de madera que no es cuidada durante tiempo, ella se incorpora y coge su pistola para llevarla baja mientras entra en la oscuridad de la mansión, sus ojos en vez de brillar en rojo como es normal en los vampiros eran de un amarillo infernal, casi parecíera más mujer lobo que vampiresa, de no ser por su pasión por la sangre. Ella miraba alrededor y respiró para olfatear. -Huele mucho a sangre...muchisimo...- Dice mostrando sus colmillos por ello, mirando las paredes, pudiendo vislumbrar la sangre podrida que había en ella. -Manchas de sangre...pero son viejas.- Comentá, mientras mira alrededor con aire inquieta.
Camina despacio buscando que no haya madera podrida, hasta que pisa algo, lo mira y lo patea gruñendo. -Una mano...aquí alguien se come a alguien por trozos...y es la mano de un tio...¿crees que a quien buscamos pueda estar en el sotano? creo que es de ahí donde viene el olor y cre.....¡¡¡que cojones!!!.- Rugé disparando contra un vampiro que les sorprende saliendo de golpe.


El disparo le atraviesa al vampiro rubio, palido, con ojos como platos, azul electrico. -¡Vaya! normalmente las presas huyen, no van hacia los cazadores. -Señaló primero a Milo. - A ti te devorará...y a tí.- Señaló ahora a Jade. - Seguro que algo puede hacer con tus atributos...mi Sire, os encontrará delicisos.- Amenaza riendo mientras la herida de su hombro se cura. Jade le bufa mostrando sus colmillos. -Relaja el culo come mierda...tu y tu puto sire van a morir hoy...¿cuantas balas te puedes tragar antes de la muerte definitiva?- Ruge apuntandole con el arma a la cabeza.




Lady:

beast:
avatar
Jade Gangrel
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 42
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 13/08/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Stavros de Milo el Mar 8 Ene 2019 - 6:13

Ni contesto con eso de que soy muy "optimista". Considero que para estas alturas del partido, lo que menos debería preocuparme es lo que pueda suceder con mi esposa. Si no la encontré antes, hacerlo ahora sería justo una ironía del destino. Ella me cuenta como si sintiera que es necesario que sepa sobre sus amores. No es así, todo lo contrario porque mientras menos compartamos, sería mejor. Ella preguntó sobre Lucy, sólo le contesté por inercia. No más. No quería todo ésto, la obligación de tener que abrir la boca, decir algo más. Juro que no. Hasta me siento incómodo con ésto. ¿Debería tirarlo a la basura? ¿Conservarlo para qué? Ese es el punto, es algo demasiado íntimo que ahora me siento raro sabiendo de ello. Sacudo la cabeza quitando de mi mente las palabras. Listo, ahora sí puedo continuar. Creo.

Avanzo con la chica, miro a mi alrededor sin perder atención a quienes están o qué hay. Nada parece fuera de lo común, lo que me causa urticaria. Algo debería estar mal, juro que algo debería estar mal porque me pica la nuca, pero qué es, ni idea. Rasco ahí donde me pica, mis ojos van y vienen sin encontrar respuestas mientras ella hace gala de sus habilidades de ladrona y abre la puerta. ¿Que si tengo algo qué decir? Mi parpadeo podría ser el indicativo de que no entendí a qué se refería. - Se dice discreción. No discrepción - corrijo recordando la burla. Son tantas las veces que tuve que corregir a Septimus con su italiano, que ahora me sale natural. Además, una chica de su temple, debería cuidar su pronunciación. Ahí está ella, hincada, intentando zafar la cerradura y yo, parado como tonto mirando a todos lados sin saber qué hacer.

Recargo el hombro en el marco de la puerta hasta que por fin, la cerradura cede. Y el olor... ¡Qué hedor! - ¡Me recuerda a Septimus cuando regresaba después de noche de luna llena! - sacudo la cabeza dejando de respirar porque de lo contrario, de verdad que voy a terminar dando arcadas. Está bien, hay sangre que podría espolear mi instinto, pero hay un olor en particular que es horrible. No sé qué puede ser, quizá un cuerpo en proceso de putrefacción. Voy detrás de ella, que se atreve a meterse en una oscuridad casi total, donde sólo nuestros sentidos agudizados permiten que veamos un poco. Al menos para no matarnos al caernos de cara, pero no tenemos tanta agudeza. Tanto es así, que ella pisa algo -es lo que quiero pensar que hizo- renegando porque esta forma de destazar a un cristiano es idéntico a Jack el Destripador. Ah no, él destripaba y éste es alguien que descuartiza.

Y estoy pensando un poco en lo que sucede, cuando alguien nos sale de pronto, ella se asusta y dispara una sola vez. La bala se aloja en el hombro del ¿vampiro? Sí, eso pareciera. Vampiro pues, quien no obstante de reír como estúpido, me amenaza y también a ella. La compañera esta mía de dos colas hechas, se pone a decirle que le va a disparar. ¿Que cuántas balas se necesitan antes de la muerte definitiva? Depende de a dónde se apunte, por supuesto y ella lo hace a la cabeza. Mientras sigue, yo aspiro profundo antes de sonreír de lado y no dudo, por supuesto que no me corto ni un instante antes de tomar velocidad y darle directo con Lucy en el puro hocico para que sienta lo que sucede cuando se pone con alguien mayor. - Ups, espero que no te haya dolido mucho - doy otro golpe ahora a la mandíbula, a ver si se la saco. Si es así, Lucy y yo celebraremos con vodka. Yes, sir!


Mía y quien ose decir lo contrario, será muerto
Bastard:
THE VAMPIRE'S LEAGUE:
The Horsemen of the Apocalypse:
avatar
Stavros de Milo
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 45
Puntos : 73
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 20/05/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: doscientos dieciocho años despues (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.