Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://victorianvampires.foroes.org


Últimos temas


It was dark and I was over | Flashback | Privado

Ir abajo

It was dark and I was over | Flashback | Privado

Mensaje por Janelle van Dergjant el Vie Jun 23, 2017 1:59 pm

Noche. Noche encantada. Noche dolorosa. Noche insensata, mágica y loca.
Y luego más noche. Noche que parece no acabar nunca.

Federico Moccia


Había sido una buena noche. Dura, pero una buena noche. Antes de regresar a su casa, Janelle se había detenido a orillas del río para higienizarse, el agua estaba helada, pero poco le importaba; estaba acostumbrada a esas bajas temperaturas pues repetía aquello una y otra vez, noche tras noche.

Caminaba con paso rápido desde el puerto –adentrándose en las calles sucias de esa parte de la ciudad- para llegar a su hogar. Aunque Janelle era una joven mujer, la espalda solía dolerle, había pasado demasiada vida por su cuerpo en los últimos tiempos y eso ya le pesaba pese a tener solo veintitrés años.

Se encontraba cerca de su casa, a unas pocas manzanas ya, cuando el cielo comenzó a tronar y los rayos se apuraron en alumbrarle el camino. Janelle se ajustó la raída capa gris para darse un poco más de calor, si apuraba el paso llegaría antes de que comenzase a llover sobre París.
Volvió a fijar la mirada en el camino que aún debía recorrer cuando la vio. De pie en una esquina, mirando de un lado a otro y con los brazos desnudos y expuestos se encontraba Bree. Su hija de solo cuatro años.


-¡Brienne! –gritó desesperada, para que la niña se quedase allí, para que no cruzase la calle, mientras corría hacia ella.

No era la primera vez que ella escapaba. Solía aprovecharse de la endeble traba que sus padres le ponían a la puerta y salir a la calle. Janelle la comprendía perfectamente, ella tampoco soportaba estar en la casa, ella también quería escapar y lo haría si pudiera… pero no podía. No era lo suficientemente valiente para irse con su pequeña a cuestas.

Abrazó a su hija, levantándola en brazos, y la niña le rodeó el cuello. Quiso amonestarla, darle un sermón sobre el peligro de salir sola… pero no pudo. Con la mano que tenía libre, Janelle se quitó la capa para envolver a su Brienne en ella. La niña estaba en silencio, nada decía y tampoco lloraba, simplemente se abrazaba a su madre. El siguiente rayo la devolvió a la realidad, debían volver a la casa cuanto antes.
Janelle, con la pequeña en brazos, giró en la esquina y allí se topó de lleno con Maurice. Su esposo.

-Ahh, ahí estabas
–dijo él y jaló del pelo de la pequeña para separarla de su madre. Apestaba a alcohol y tenía la mirada desencajada como siempre que bebía demasiado-. Te odio, mocosa rebelde. -Estaba enojado por tener que salir a buscarla, Janelle lo sabía, siempre era igual.

Estaba cansada y no quería que comience una pelea allí, no podría soportarlo, solo deseaba dormir junto a su pequeña.


-Para ya, Maurice –suplicó Janelle sin querer separarse de la pequeña que comenzó a gritar de dolor.

Pero el hombre tenía más fuerza y logró hacerse con su hija. La depositó en el suelo y le dio una patada en las piernas que la hizo volar varios metros más allá.
Janelle se arrojó sobre el hombre y logró tumbarlo mientras lo golpeaba en el rostro y le arañaba el cuello.

-¡Ha salido a ti! –reprochó él mientra provocaba de un golpe que ella perdiese momentáneamente la audición en su oído derecho-. Es una libertina que se escapa para ir a revolcarse…


-¿Qué dices? ¡Solo tiene cuatro años! –le recordó ella y volvió a golpearlo, ya sin suerte pues él había quedado ahora sobre ella y la aprisionaba entre su cuerpo y el suelo sucio de la calle-. ¡Bree! ¡Bree! –siguió gritando mientras los golpes la aturdían, pero su voz era ahogada por los truenos.




Arte d'lenfent:
avatar
Janelle van Dergjant
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 24
Puntos : 21
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 18/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It was dark and I was over | Flashback | Privado

Mensaje por Francine Capet el Dom Sep 10, 2017 9:47 pm

El espectáculo se desenvolvió ante ella con demasiada velocidad. La niña cruzando la calle, la madre cubriéndola, el padre que aparecía y luego el caos. Los golpes, los insultos, la violencia… Francine no podía quitar los ojos atónitos de allí, hasta que se percató de que la pequeña, Bree como la llamaba la mujer, estaba hecha un ovillo en el suelo. Mientras el par de locos se mataba, la inquisidora fue hacia donde estaba la nena y la tomó entre sus brazos. Era la primera vez que tocaba a un niño luego de la muerte de sus hijos. Un infierno se desató en su pecho, especialmente cuando la niña lloriqueó y escondió el rostro en su cuello. Pudo percibir su inocencia y su miedo, y se preguntó si Noah se sintió de la misma forma aquella fatídica noche. Luego, los orbes temerosos de Bree, se posaron en la escena de sus padres, matándose a golpes. Francine abrazó fuerte a la niña, como si no la pudiera soltar nunca más. Se acercó hacia el matrimonio y, haciendo uso del entrenamiento recibido, le asestó una patada en los riñones al hombre, y así logró alejarlo de la mujer.

Vete de aquí si no quieres que te mate —sonó más como su hermana, pero le agradó. Visiblemente borracho, intentó ponerse de pie, en vano. Ella sabía muy bien lo que era ese estado. Le pisó los dedos de la mano derecha, él emitió un sonoro grito. —Ahora no es tan divertido, ¿cierto? —Francine era presa de la furia, no podía contenerse. Aquel instinto protector, que la había guiado a lo largo de su vida, se había despertado. Otra vez una patada, pero en la cabeza. No lo mataría, pero lo dejó inconsciente.

Ya no tienes que temer, Bree. Tu mami está a salvo —se dirigió hacia la muchacha, que era más joven de lo que había imaginado, y se acuclilló. Le observó las heridas de la cara, pero en lugar de mostrar pena, le sonrió. —Defendiste a tu hija. Eres muy valiente —ella, en cambio, había huido, dejando solo a su bebé. Separó a la pequeña de su cuerpo y se la entregó a la mujer. Santo Dios, qué vacío terriblemente espantoso. Quería acurrucarla contra su cuerpo nuevamente, llevársela consigo y protegerla de toda aquella locura, pero no podía alejarla de su madre. Se sintió como una desquiciada, que anda por las calles llevándose los hijos de otros porque ya no tiene los propios. — ¿Puedo hacer algo por ustedes? —deseaba ayudarlas, de la forma que fuera.



"Repito tu nombre, vuelvo a decirlo, lo digo incansablemente, y estoy seguro que habrá de amanecer."

Noah:
Nada queda de mí después de este amor:
The dark side of the soul:
This time...:
avatar
Francine Capet
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 101
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 02/01/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It was dark and I was over | Flashback | Privado

Mensaje por Janelle van Dergjant el Sáb Nov 11, 2017 12:15 am

Le llevó varios segundos poder incorporarse, se había golpeado la cabeza contra el suelo y sentía un leve silbido. Se sentó y levantó la cabeza muy despacio hasta que pudo ver con claridad lo que ocurría: su esposo estaba tendido, una mujer lo había noqueado y sostenía a su pequeña en brazos. Lo único en lo que podía pensar Janelle era en que él no estaba muerto, que en algún momento despertaría y la culparía a ella de todo aquello, que gritaría y volvería a golpearla para sentir que al menos era un buen esposo que disciplinaba a su mujer.

¿Valiente? Ya le gustaría… Si lo fuese no seguiría viviendo con Maurice, se hubiera ido lejos, a otra ciudad, a otro país, de nuevo a su tierra que tanto extrañaba, hubiera pedido refugio en la casa de sus padres pues estaba segura de que aunque la odiasen, sus corazones se ablandarían si se dieran la oportunidad de conocer a Brienne, su nietita.


-Bree –dijo cuando pudo hablar y se puso de pie, algo mareada, buscando llegar a su pequeña-. Gracias por su ayuda –le dijo a la mujer, sin poder mirarla a los ojos pues sentía mucha vergüenza-, estamos bien, no necesitamos nada más, realmente hay sido muy oportuna.

Apretujó entre sus brazos a su niña, siempre le transmitía paz, cuando abrazaba a Bree todos sus problemas parecían menos grandes y avasallantes. La niña ya no lloraba, como si se diera cuenta que en esos momentos su madre necesitaba poder sacar de ella sus fuerzas.

Todavía le dolía la cabeza. Se dio media vuelta y no supo qué hacer a continuación, ¿arrastrar a Maurice al interior de la casita o dejarlo allí? Tal vez, una noche en la calle fuese todo el escarmiento que necesitase para cambiar, para volver a ser el que había sido durante los primeros tiempos de su relación. No. Él nunca iba a cambiar, ¿cuántas veces lo había prometido? ¡Había llorado tantas veces jurando que ya no tomaría más! ¡Que ya no la golpearía! Pero la calma había durado como máximo una semana, nunca más de siete días y ya empezaba todo otra vez.

Maurice se removió intentando volver al mundo de los vivos, Janelle quiso apurarse para entrar a su casa con Bree en los brazos, pero antes de poder hacerlo se detuvo y volvió a fijarse en la mujer que seguía allí… Tal vez debería aceptar la ayuda, quizás era momento de hacer algo diferente.


-Sí, sí puede ayudarnos –le dijo, acercándose apresurada a ella. No quería que él la oyese-. ¿Conoce alguna pensión o albergue? Creo que lo mejor sería pasar unos días lejos de aquí… Yo tengo dinero –le aseguró, para que no creyese que le pedía que ella pagase aquello-, puedo pagar un lugar que no sea costoso.

No sabía si era la mejor decisión, ¿qué sucedería cuando volviese? ¿con qué realidad se encontraría?, pero era la que debía tomar por el bien de su hija. Necesitaban, ambas, pasar unos días lejos de Maurice.




Arte d'lenfent:
avatar
Janelle van Dergjant
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 24
Puntos : 21
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 18/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It was dark and I was over | Flashback | Privado

Mensaje por Francine Capet el Lun Abr 09, 2018 9:43 pm

Las observó, tan juntas, tan unidas, tan conectadas, tan abrazadas, y debió hacer un esfuerzo sobrehumano para no romper en llanto. Un nudo insoportable se le encajó en la garganta, y un dolor lacerante le surcó el pecho y la partió en dos. Inmediatamente, y por unos instantes, aquella muchacha y su hija se convirtieron en ella y Noah, y la risita fresca y alegre de su niñito muerto le arrebataron un gesto de alegría, pudo escucharlo carcajear mientras ella le hacía cosquillas en su barriga y en su cuello, y le llenaba el rostro de besos, mordiéndole suavemente los esponjosos cachetitos. El recuerdo fue tan vívido que, entre lágrimas, se descubrió a sí misma con una amplia sonrisa en los labios. Parpadeó y regresó a la realidad, que la obligó a barrerse el llanto que le bañaba las mejillas sonrosadas y disimular, con total y absoluta calma, que ninguna tormenta se había desatado en ella. Cogió su armadura de hierro, esa que era tan endeble, y volvió a colocársela: aquel no era su drama.

No debes agradecerme. Cualquier persona de bien hubiera acudido en tu ayuda —aunque ambas sabían que eso no era verdad. Desde tiempos inmemoriales, las personas no se metían en aquellos conflictos, por indiferencia, por miedo, por falta de convicción o porque creían que realmente lo merecían. No importa realmente el por qué, sino que no lo hacían, y ante los ojos de todos ocurrían las peores tragedias, que se hubieran podido evitar, a veces, hasta con una simple palabra.

Pero Francine ya no estaba para tibiezas ni para cobardías. Ya nada le quedaba, solo un puñado de conocimientos y el vestigio de años de férreo entrenamiento, que no le habían servido de nada en aquel pasado triste, pero que podía poner al servicio en el presente, si este lo requería. No dejaba de ser un instrumento de Dios en la Tierra, o era lo que le habían enseñado. Caviló unos pocos segundos la pregunta de la joven madre, se llevó el dedo índice al mentón, en un gesto reflexivo y, sin pensarlo demasiado, respondió.

Puedo ofrecerle mi casa. No estoy viviendo allí en estos momentos —ella no se sentía capaz de regresar al hogar donde había tenido una familia, a aquel sitio en el que había sido tan feliz, pero podía servirle de refugio a la madre de Bree. Hacía unas pocas semanas había contratado a dos empleadas para que hicieran un mantenimiento, por lo que estaba en condiciones de ser habitada. La idea de Francine era venderla y, de una vez por todas, cerrar esa parte de su vida. En esa estructura continuaban encerrados muchos recuerdos, que a nadie le servían, muchos que la mayoría prefería olvidar, ni siquiera eran capaces de reproducirlos en rumores. A la inquisidora, eso le hacía pensar que el paso de Noah y Nikôlaus por el mundo, había sido un mero espejismo; luego, veía las miradas de pena que le dirigían, y entendió que cargaría para siempre con aquellos fantasmas.

Si es de tu agrado, puedes quedarte allí el tiempo que lo desees. No sé si regresaré algún día, y mientras tomo decisiones, ese puede convertirse en su hogar —en ese preciso instante, Maurice volvió a removerse en el piso, recuperando la consciencia. Francine caminó hacia él, se puso en cuclillas y le aplicó una llave del sueño, que lo dejó tendido una vez más. —No volverá a molestar, al menos por ahora —bien le hubiera gustado que fuera para siempre. Regresó hacia ellas y extendió su mano. —No nos hemos presentado. Soy Francine Capet —y le sonrió levemente, con aquella amabilidad que siempre la había caracterizado.



"Repito tu nombre, vuelvo a decirlo, lo digo incansablemente, y estoy seguro que habrá de amanecer."

Noah:
Nada queda de mí después de este amor:
The dark side of the soul:
This time...:
avatar
Francine Capet
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 101
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 02/01/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It was dark and I was over | Flashback | Privado

Mensaje por Janelle van Dergjant el Dom Jul 01, 2018 5:43 pm

Janelle podía asegurar que lo que la mujer decía no era cierto, al menos no lo había sido en su vida. Las personas de bien no se acercaban jamás a ella pese a oír de lo que sufría, pese a verla vivir la vida llena de marcas en su cuerpo, con las huellas de los puños de Maurice en su rostro. Janelle misma se creía una buena mujer y muchas veces había visto a otras mujeres en problemas –compañeras que como ella se ofrecían en el puerto a los marineros que recién llegaban a tierra- y por temor no se había acercado a ayudarlas. No, las personas, por muy buenas que fueran, no se acercaban a ayudar a otras porque el miedo era más poderoso que la bondad. Por eso lo que aquella desconocida había hecho por ellas tenía mucho más peso y valor, Janelle quería agradecerle pero no tenía cómo, quería abrazarla pero tampoco tenía el valor para hacer algo tan desubicado en el contexto en el que se hallaban.

-Gracias por su ayuda, usted ha sido para nosotras un ángel esta noche. –la respuesta de la mujer la sorprendió considerablemente. ¡La estaba invitando a su casa! -¿En verdad me está proponiendo ir a su casa? No sabe cuánto se lo agradezco, cuánto lo valoro, pero... yo no quiero molestarla, tampoco darle problemas… ¿qué pensará su familia? ¿No debe pedirle permiso a su esposo? –le preguntó sorprendida y reacomodó a Bree en su abrazo, recargándola en su cadera.

Gracias a la mujer, que con un despliegue de seguridad se había ocupado de él, Maurice no molestaría por un tiempo y Janelle tendría unos minutos para pensar, para decidir su futuro y el de su niña, para elegir confiar o no en Francine. Motivos para dudar tenía, ¿quién haría algo así por una desconocida? ¿Ofrecerle vivir en su casa? No le parecía posible, tenía que haber algo detrás de la propuesta.


-Mi nombre es Janelle y ella se llama Brianna, le decimos Bree –le dijo con una mezcla de miedo y esperanza, porque podía ser que estuviese frente a la persona que le brindase al fin la oportunidad que tanto le había pedido a Dios en sus rezos, una chance para demostrar que podía vivir de manera diferente-. Creo que lo mejor que puedo hacer es aceptar su amable ofrecimiento, aunque sea por esta noche –sacó esa conclusión en voz alta mientras su pequeña se apoyaba en su hombro como siempre que quería dormir hacia-. ¿Cómo podría devolverle el favor? No me sentiría cómoda de dormir allí sin estar haciendo nada para ganarme ese techo. Puedo darle dinero, o ayudar limpiando su casa –propuso, apurada.

En realidad lo mejor que podía hacer era entrar en su casilla y toma sus ahorros para luego irse de ese lugar cuánto antes, cada minuto era tiempo que perdía en la única oportunidad de alejarse realmente de Maurice que había tenido en el último tiempo.




Arte d'lenfent:
avatar
Janelle van Dergjant
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 24
Puntos : 21
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 18/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It was dark and I was over | Flashback | Privado

Mensaje por Francine Capet el Dom Sep 23, 2018 10:56 am

Cuando ella desapareció, loca del dolor y envuelta en la tragedia, había terminado internada en un convento, sin poder levantarse; sin, siquiera, tener alguien en quien confiar, una mano que le acariciase la espalda o un hombro en el que llorar. El blanco impoluto de las paredes que la habían confinado aún seguía pareciéndole enceguecedor; se juró que nunca volvería a esta en un sitio como ese. Sin embargo, por un motivo que aún no comprendía, había sobrevivido al horror de haber perdido todo lo que amaba, y a pesar de ser un alma en pena, había tenido una nueva oportunidad para vivir. Por momentos pensaba en lanzar todo por la borda y, en otros, como en ese preciso instante en que defendió a la pobre mujer, entendía que su propósito aún no estaba cumplido. Al fin de cuentas, los Capet eran inquisidores para proteger a los humanos comunes y corrientes de las bestias que amenazaban su existencia; el problema radicaba que las bestias no siempre tenían poderes sobrenaturales, y había personas, como el marido de la joven, que merecían perecer bajo las torturas del Santo Oficio.

No debe preocuparse por mi marido, él fallecióyo lo maté. —Mi casa está deshabitada desde hace varios meses, seguramente no estará en las condiciones necesarias para recibirlas, pero puede acondicionarla —pensó, con enorme vergüenza, en que llevar a una bebé a un sitio lleno de polvo sería un despropósito absoluto. Cuando Noah nació, tanto ella como su esposo se encargaban de que el personal doméstico mantuviera todos los rincones sin un rastro de suciedad.

Es un gusto conocerlas, Janelle, Bree —y le sonrió a la pequeñita, que le respondió de la misma forma. Como siempre que estaba en presencia de un niño, tragó con dificultad. Necesitaba, con desesperación, beber un whisky, o un brandy, o lo que contuviera alcohol. No podría soportar demasiado tiempo más junto a la joven madre y su hija. Por momentos, el rostro de ambas cambiaba, y se veía a sí misma con su Noah en brazos, y eso le aguijoneaba el corazón. Debía mantener la compostura, no podía perder su eje, no le daría lugar a los pensamientos negros que la atosigaban durante el día y durante la noche, sin permitirle siquiera respirar sin sentir culpa.

Janelle le parecía una criatura adorable, a pesar del rostro demacrado y la notable falta de nutrición saludable. Una poderosa fuerza la había instado a ayudarla, a extenderle esa mano que a ella tantas veces le negaron, hasta convertirla en un despojo. Internamente, agradeció la buena predisposición y la moral de la muchacha, que era demasiado joven para tanto padecimiento. A su edad, Francine estaba en pleno romance con su amado Nikôlaus, planeando pasar juntos el resto de sus vidas, envejeciendo de la mano e imaginando todos los hijos que traerían al mundo. Habían planeado una familia enorme…

Puedo contratarla como casera —se expresó con entusiasmo. —Tendrá todo a su disposición, le dará vida a ese lugar. Será un hogar para usted y su hija, y de esa forma estaríamos a mano —pensar en otra cosa que no sea su pasado, proyectar un futuro, mas no fuera para sí, era un aliciente para continuar. —Janelle, ¿le gustaría trabajar para mí? —y aquella pregunta estuvo cargada de alegría; eran dos desconocidas, nada sabían la una de la otra, pero sus caminos se habían cruzado de una manera insólita. Francine, que había perdido la fe en todo y todos, recobró la creencia en las señales y entendió la situación compartida, como una causalidad, mas no una casualidad.



"Repito tu nombre, vuelvo a decirlo, lo digo incansablemente, y estoy seguro que habrá de amanecer."

Noah:
Nada queda de mí después de este amor:
The dark side of the soul:
This time...:
avatar
Francine Capet
Inquisidor Clase Alta
Inquisidor Clase Alta

Mensajes : 85
Puntos : 101
Reputación : 48
Fecha de inscripción : 02/01/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It was dark and I was over | Flashback | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.