Victorian Vampires
Solo pido un poquito de paz | Arsénico ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org




Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Miér Jul 12, 2017 11:42 am

—Grisha, dile a Sasha que se calle ya, me vastallar la cabeza.

Galina estaba desesperada, pues su hijo pequeño de tres años, Aleksandr, llevaba ya cerca de veinte minutos llorando sin parar y, tras haber intentado de todo, le había pedido a su adorable Grigoriy, de no mucha más edad, que cuidara de su hermano mientras ella alejaba la idea de arrancarse el cráneo y lanzarlo por ahí con tal de no sentir tanto dolor. Buscó entre el suelo de su casa algo que le pudiera servir como paño hasta que finalmente encontró una especie de trapo sucio de color marrón, resto de alguna de las prendas que ella misma se había hecho, seguramente. También cogió un cubo de madera medio podrida con agua sucia en su interior.

Voy un momento al río y vuelvo, na de hacer trastadas, que nos conocemos —advirtió la gitana a sus pequeños diablillos.
El menor de ellos había dejado de llorar en el momento en el que su hermano había ido a jugar con él. ¿Cómo lo conseguía? Con ella no había manera. Sospechaba que Sasha, de alguna forma, la odiaba y dado que se pasaban el día con Nadezhda, la tía de Galina, lo más probable era que la prefirieran a ella como madre.

Nadezhda, en ese momento, estaba en el mercado vendiendo algunas frutas y verduras con el fin de obtener unas cuantas monedas que le permitieran hacerse con cualquier trozo de carne para llevarlo a casa. Por eso, Galina tenía que quedarse allí todo el día, cuidando de sus hijos en lugar de salir a robar a los estúpidos visitantes adinerados que venían a París a ver a algún amigo o familiar por un breve periodo de tiempo y aprovechaban la situación para darse largos y despreocupados paseos por la capital francesa.

Por supuesto que Galina quería a sus hijos, pero era muy independiente y así quería que fueran los demás con ella, incluso niños menores de cinco años. Nada más salir de su hogar, vació el cubo de agua en el suelo y fue al río a lavar el trozo de tela y a llenar el recipiente con agua más o menos limpia. Después, se dirigió hacia su casa y cuando entró, sus hijos se estaban peleando. Ahora lloraban y gritaban los dos. Esto no había quien lo soportara.

La gitana resopló, dejó el cubo en el suelo con el paño dentro y se dirigió hacia los niños, cogiendo a cada uno con una mano por uno de sus bracitos. No los estaba cogiendo con fuerza, pero los zarandeó ligeramente enfadada, separándolos.
¡¿SE PUÉ SABER CACÉIS?! TOL DÍA REGAÑANDO, QUE PACÉIS PAYOS DE ESOS. Los gitanos respetan a su gente, vergüenza debería daros —dijo esto muy seria, mirando a uno y a otro—. Ahora os vais a quedar cada uno en un rincón, sin hablar, y después ya veré qué hago con vosotros.

En realidad no tenía nada pensado, nunca castigaba a sus hijos como tal. Era despegada, pero no gruñona, y nunca les había puesto la mano encima, aunque a veces las ganas no le faltaban. En cualquier caso, con eso conseguía un rato de paz. Se descalzó y se sentó en una especie de sillón cochambroso y de color verde esmeralda, recubierto de terciopelo estropeado y rasgado en algunas zonas. Estrujó el paño que había dejado en el cubo de agua y se lo puso sobre la frente, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos.

Todo parecía ir bien hasta que, apenas cinco minutos más tarde, Grisha comenzó a hablar:
... Mi madre dice que no podemos hablar, vete... —murmuró hacia un rincón en el que no había nadie, aunque Galina no podía escucharlo desde donde ella estaba.
¿Qué he dicho? ¡Callarse! —gritó, sin abrir los ojos todavía, por lo que no pudo ver que Sasha también miraba hacia aquel espacio vacío con cierto hipnotismo. Lo único que le importaba en ese momento era disfrutar del silencio mientras durara.


Última edición por Galina A. Cherenkova el Jue Sep 10, 2020 9:34 am, editado 1 vez


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Sáb Jul 22, 2017 2:58 pm

La paz está sobrevalorada, lo había estado siempre desde que pensé por primera vez en la muerte hasta cuando no me habían enseñado una palabra para eso —y eso que el error más grave que cometieron conmigo en mi vida fue enseñarme a leer y a escribir—. Sin embargo, yo adoro mi no-existencia, y llegados a este punto sé que es como si los humanos os pusierais a hacer disertaciones sobre lo mucho que os gusta el oxígeno. No reparáis en ello aun cuando os hace suma falta para… bueno, para todo si estáis muy unidos al paso previo que a algunos nos acaba atando al limbo. Claro que a decir verdad, yo sí que reparé en lo que me hacía falta y por eso, porque por primera vez en mi embobada y placentera trayectoria como espíritu errante habían conseguido que me sintiera amenazada, no iba a abandonar mi anhelado mundo sin jugar bien mis cartas. Y eso, de algún modo o de otro, la incluía a ella.

Pobrecita mía, encantada me tenías de perturbarte la vida.

Los gitanos me resultan fascinantes, llevan ya muchos siglos como parias sin que la tierra se comprometa por fin a investigar la raíz del asunto para acabar con todo y por aquellos tiempos tan recientes desde mi muerte, cualquier colectivo que se sintiera marginado de la sociedad, evidentemente, contaba con mi total empatía. Quizá les volviera más desgraciados aún tener de aliado al veneno que no ponía remilgos en ser igual de tóxico para amigos y enemigos, pero eso era algo que sólo la joven Galina estaba a punto de descubrir en esos momentos. Pues quién mejor para aliviar un poco mis temores hacia una bruja piruja con el poder suficiente para invocar mi exorcismo que las artes adivinatorias de esa gente menos aparatosa. Los pobres estaban metidos en el ajo de aquella manera y aun así se las apañaban para no acabar en el medio de aquella guerra fría entre naturales y sobrenaturales. Casi un poco como yo, aunque todo hay que decirlo: yo era mucho más metomentodo y sabía que me lo había buscado. ¿Quién sería acaso si no buscara lo que me pasaba? Una pasiva no, desde luego.

Después de unos cuantos días de hacerme con la simpatía de sus pequeñas criaturitas —los niños y los animales son adorables, con su pureza íntegramente mala o buena, si el mundo los tomara de referencia quizá no me hubiera aburrido tan deprisa ni me hubieran entrado tantas ganas de largarme así del otro lado—, me decidí por fin a presentarme ante ella. ¡Qué nervios, por favó! Hacía mucho que no me dejaba ver por alguien para pedirle, bueno, ¡algo! Y para eso no había ido a por cualquiera al azar, incluso cuando yo era de encontrarle el detalle interesante hasta a una mota de polvo en la alacena. La gitana en cuestión me parecía peculiar, divertida y bueno, aun cuando defeco sobre las preferencias —o lo haría, si pudiera—, supongo que poseo cierta debilidad por las mujeres con carácter. Alguien tiene que salvaguardar la poca dignidad que le queda a la raza, especialmente si las cagadas del sexo masculino siguen apestando hasta para el olfato inexistente de una fantasma belga.

Así pues, me puse a jugar con los dos críos, siendo los únicos que podían captar la visión de mi cuerpo antropomorfo —qué palabrejas, qué arte me creo que tengo—, mientras Galina acababa desquiciada y cuando el temor de los pequeños se hizo mayor que su curiosidad, los dejé entretenidos en silencio con una ilusión muy agradable y aproveché para centrarme en su madre. Sobrevolé su cabeza y desde arriba comencé a infundirle más y más sueño, volátil pero sugestivo, un trance apetecible e inofensivo hasta que la sensación de estar hablando dormida fue del todo real. Idónea para conversar con los vivos y en esos momentos, completamente a mi merced. Sólo entonces ella se convirtió en la única persona que podía verme y escucharme.

—Ya te he proporcionado un poco de la paz que querías, ¿conseguiré que me prestes tu atención un segundito? —le susurré con mi tono afrutado todavía a espaldas de ella—. Hola, por cierto, me llamo Arsénico y no, no he venido a hacerles daño. Tampoco a ti, porque ya que sacas el tema, bueno, estoy aquí expresamente para charlar contigo, 'Mugre' querida.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Dom Jul 30, 2017 1:01 pm

Aunque en ese momento había pedido silencio por el dolor de cabeza que tenía, no había cosa que odiara más que el hecho de que no se oyera nada. Nada salvo el latido de su corazón luchando contra sus sienes y, por supuesto, contra su pecho, recordándole de golpe todas las cosas malas que le habían pasado hasta entonces. Por eso evitaba el silencio: odiaba quedarse sola con sus pensamientos más tristes. 

Siempre había sido una mujer fuerte, pero eso no quitaba que una parte de ella estuviera rota en mil pedazos. Cada vez que dejaba a su mente vagar le venía lo mismo: el rostro de su marido, quien había muerto poco antes de abandonar Rusia con sus churumbeles y su tía. Nadezhda había sido como una madre para ella durante toda su vida, sobre todo desde que su verdadera madre abandonó el mundo de los vivos también y la dejó huérfana a los doce años. Grigoriy, su marido, sabía que seria el amor de su vida en cuanto la vio, en una fiesta del campamento gitano en el que ambos se criaron. Ella, por el contrario, no llegó a quererlo hasta poco antes de perderlo para siempre. 

Recordó el momento en el que nació su primer hijo, al que llamaron igual que a su padre porque así había sido en su familia durante generaciones y no quería que se perdieran ni el nombre ni la tradición. Ella accedió de mala gana porque quería llamarlo Aleksandr. Por este motivo, llamó así a su segundo hijo. Poco a poco, habían conseguido sacar a flote a su familia y tenían comida casi todos los días. Se podía decir que, por una vez, les iba bien. Y quizá fue por eso que se truncó todo de golpe, de la peor manera posible. No. En eso sí que se negaba a pensar. Agitó levemente la cabeza hacia los lados, como si con ese acto físico pudiera de verdad despejar su mente. Obviamente, no funcionó, pero al menos pudo parar durante algunos segundos aquel torrente de recuerdos negativos.

Empezó de nuevo a intentar relajarse. Cogió aire y lo sostuvo durante un, dos, tres segundos y después lo solto de golpe. Hizo eso mismo una y otra vez, de la forma más lenta y tranquila posible. Intentó relajarse como había hecho en numerosas ocasiones para realizar rituales que necesitaban cierto nivel de concentración y exigían tener la mente en blanco. Comenzó a imaginarse, de hecho, el color blanco. El blanco lo cubría todo, no había espacio para nada más. Era tan luminoso que no se dio cuenta del momento en el que ese blanco comenzó a ser negro.

Se había dormido.

¿Se había dormido? Pero podía oír la voz de una mujer, ¿no? ¿Sería todo aquello real? Aunque una parte de ella, la consciente, sabía que quería despertarse inmediatamente, la otra parte estaba más que contenta por haber logrado un rato de paz. Si aquello fuera una batalla, se podría decir que iba ganando el bando de Morfeo.
¿Quién eres?
La mujer se había presentado, pero parecía no haberla escuchado. Mejor dicho, sus palabras no aclaraban nada en absoluto. ¿De dónde había salido? ¿Qué quería? Y quizá lo más importante: ¿cómo sabía quiénes eran ella y sus hijos?


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Mar Ago 29, 2017 9:29 pm

¿Que quién era yo? ¡Valiente tontería! ¿No os parece? No, claro, vosotros también os lo estaréis preguntando desde que posasteis vuestras fatigosas pupilas en mí misma como ente, o en mis propias palabras como escritora fallida. Es una pregunta fácil de recrear acerca de mi presencia, real o metafórica.

¿Y desde cuándo me ha atraído a mí lo fácil, mis queridos degenerados?

Una vez a mis anchas dentro de la fantasía que yo misma había creado para nuestro deleitable reposo, me dediqué a contemplar a la gitana sin tapujos en aquel sucedáneo de realidad en que ambas nos podíamos mirar cara a cara. Aun cuando no me suelo mostrar al mundo de los vivos con tanta asiduidad, me gusta la sensación que provoca en mí el recuerdo de volver a ser iguales, aunque sólo sea en una burda apariencia digna de una mamarracha como yo.

¿Quién puede aguantarme de verdad? ¿Acaso no habéis aprendido nada de mis escritos?

—Quién soy yo no es tan importante en este caso como qué soy yo, pero lo que soy tampoco debería sorprender a quien procede de una cultura tan familiarizada con lo paranormal —respondí, o eso creía durante unos instantes, pues a juzgar por la confusión que aún brotaba de sus ojos no parecía haberle complacido mucho. ¡Ay, señor! Se ve que ya no estaba hecha para la comunicación humana, ¡dichosa falta de práctica! Ni siquiera se me daba bien cuando respiraba…—. ¿Qué te dice tu instinto, bella Galina? ¿Debo creer que soy la primera de 'nosotros' con la que te has topado?

Lo dije mientras permitía que a través de la parálisis del sueño —gracias a mí, mucho más agradable— tuviera una casual vigilancia de sus alborotados retoños, que bien me conocía los molestos actos reflejos de una madre respecto a sus hijos… y por una leve brecha en el tiempo que había empezado controlando, todo se detuvo para que yo pudiera acordarme de la mujer que había dado luz al veneno hacía ya cincuenta y dos largos años ajenos a mi joven aspecto… ¿Qué estaría haciendo la desgraciada de Emmanuelle ahora mismo? ¿La habría matado de pena nada más huir de su obsesiva dependencia o seguiría retrasando el momento en el que nuestras miradas se cruzarían definitivamente en el limbo? A veces pensaba que sólo eso podría ser realmente capaz de reunirnos… Ni la vida que yo había deseado abandonar desde el primer momento en el que ella me la dio tenía ya respuestas a lo que nosotras habíamos llamado 'familia'.

—¡Ups, perdona! —me disculpé antes de salir de mi trance rememorativo y colocarme de frente a ella para que pudiera, al fin, contemplarme enteramente. ¡Hay que ver, abduciendo a personas para mi propio beneficio y quedándome en Babia después! Mala y despreocupada Arsénico…— ¿Por dónde íbamos? Ah, quién soy yo… No sé si existe un nombre real para definirme, en la tierra todavía no ha habido labor alguna que le hiciera honor, pero creo que el folklore le empezó a dar algunos: 'espíritu', 'fantasma'... Dejémoslo en fantasma, sí. Una simple fantasma, pues, que lleva ya un tiempo sabiendo de ti y de tus hijos. A ellos les caigo bien, por cierto, imaginé que te gustaría saberlo… —recalqué, conforme la ilusión creada para su diversión les volvía más contentos y entretenidos, dejando así a las 'adultas' —bonita palabra para definir mi sesera— un margen mayor para la relajación— Dime entonces, mi buena 'Mugre', si estarías dispuesta a escuchar mis intenciones aquí.

Al grano, aun cuando mi piel era asquerosamente porcelanosa, muchos a mi alrededor no sabían si eso era un defecto o una virtud… Esperaba que aquella mujer tan original tuviera una tercera opción mejor.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Sáb Nov 11, 2017 5:49 am

Como gitana que era, bien sabía que ni durmiendo podía anhelar o desear una pizca de paz. Que en raras ocasiones el sueño era simplemente eso. Que en cualquier momento podían venir imágenes a su cabeza que, por desgracia, se correspondían con situaciones reales, cercanas en el tiempo, que iban a suceder de verdad. Pero en aquel momento, lo que sentía no se correspondía con aquello que llamaban "premonición". No. Era algo totalmente distinto.

Se hallaba atrapada sin poder despertar, como si estuviera encadenada a un muro por los tobillos y las muñecas, pero, sin embargo, no había cadenas que la sostuvieran y la sensación de ansiedad estaba disfrazada de calma aparente. No podía estar intranquila del todo, pero tampoco entregarse a la paz. De momento, decidió escuchar a la mujer que tenía delante con toda la concentración que pudo reunir, pues de veras le interesaba saber qué estaba pasando.

"Fantasma". Esa palabra retumbó durante unos segundos dentro de su cabeza como si alguien la hubiese gritado en las montañas y, a pesar de que se encontraba atrapada en ese estado tan extraño, logró recordar el rostro de otro muerto con vida que se le presentó casi nada más llegar allí a París: tierra plagada de monstruos.

En aquella ocasión, su compañía no resultó ser ningún monstruo. Todos los cuentos, mitos y leyendas sobre espíritus se disiparon al conocer al ser de luz que parecía ser la señorita Di Angelo. Si bien es cierto que lo que buscaba era venganza, que aquello era lo que la retenía en el mundo de los vivos, en vida había sido un ser que luchaba por el bien. ¿Sería esta ocasión como aquella? Sus sentidos le decían que no se fiara en ningún monento, ¡vaya sorpresa! Siempre había sido así, era lo que le habían inculcado desde pequeña: no confíes en nadie o vas a sufrir. Y había podido comprobar en varias ocasiones que esa frase era totalmente cierta.

No sé qué quieres, pero tampoco lo quiero saber —dijo la gitana de forma tajante—. Los muertos no deberíais estar aquí.
Estaba un poco asustada, pero no se le notaba en absoluto. Ni siquiera miró a sus hijos cuando la fantasma se los mostró. No dejaría ver ni un ápice de debilidad. Y el hecho de que aquella mujer llevara rondando un tiempo a sus churumbeles (y a ella misma) solo le provocaba más rechazo hacia ella. Si quería que la escuchara, tendría que esforzarse mucho.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Miér Ene 17, 2018 8:42 pm

Amorrados a la tela del telón, a algunos al final se les cae la boca de decir cosas como 'la función debe continuar'. Vaya que sí, mis buenos y excitados amigos, pero no a costa de que mis principios acaben desplumados al instante después de que yo me haya postrado a sus lindos pies.

¿Principios? ¿Una fantasma? Ésa es buena, ¿verdad? Pues os informo de que sí, los tengo y lo más gracioso de ellos suele ser que siempre me sorprenden en los momentos más inesperados. Lo sé. ¿Qué otra cosa se podía esperar viniendo de mí? ¡Ah, pobrecilla Galina, hoy le había tocado a ella poner a los astros en orden para convertirla en la joven desafortunada del día!

—Oh, ¿disculpa, querida? —A pesar de que yo también me enfadaba, como todo el mundo —¿Qué os ha hecho pensar todo este tiempo que soy distinta? ¿Que esté loca de remate y rematarme fuera precisamente lo que tuvo que pasar para que una muerta en vida acabara siendo fantasma? Minucias…—, mi tono de voz nunca se escuchaba convencionalmente furioso, más bien parecía igual, o más, curioso que de costumbre y quizá fuera eso, junto a la expresiva exactitud de mi rostro y mi mirada, lo que lo volvía escalofriante. Pues a pesar de todo, yo no sabía cómo lo hacía, pero mis víctimas siempre conseguían darse cuenta de que me habían tocado el coño— ¿Que los muertos no deberíamos estar aquí? ¿He oído bien o llevo demasiado tiempo atontada por el falso silencio del limbo y sólo te he malinterpretado?

Chisté y por un segundo me recordé a la madre que nunca tuve —yo te quería, Emmanuelle, pero seamos justas, nunca se te dio demasiado bien—: hermosa, honesta, envidiable pero temible, arriesgada y tóxica. ¿Mi ofensa tenía aquellas consecuencias sobre los demás? ¿Tan egoísta resultaba mi poder? Huy, se me estaba subiendo un poco a la cabeza. ¡Sería la falta de costumbre! Claro que para acabar de ser sincera de verdad, no podía decirse que hubiera estado nunca acostumbrada a una comunicación simple que facilitara las cosas. Al resto del planeta que interaccionaba conmigo, por supuesto, en lo personal no me facilitaba nada, sólo me encorsetaba y aunque pasar a gestionar la imagen de su majestad la reina Smith en cueros que realzaran sus ya realzados pechos supusiera un deleite extrasensorial, no había acabado siendo el espíritu que siempre había ansiado ser para que me encorsetaran, ni siquiera metafóricamente.

Una gitana, como cualquiera un poco espabilado sabe, no tiene esos problemas con los corsés. Aunque nunca fui una gitana, yo tampoco los tuve. ¿Qué tal si dejaba de boicotear mis propias metáforas?

—¿Y quién se atreve a lanzar semejante afirmación sobre los muertos? —retomé el tema, mientras de la visión de mi bostezo salía una cascada de colores— ¡Ah, claro! ¿Cómo no? ¡Una viva! —di una palmada cuyo sonido retumbó por cada recoveco interno del cuerpo de la humana que aún dormía en mi ilusión— Es más, una viva, ¡y gitana! Quelle surprise! Dime, ¿acaso a ti te gusta que vengan los payos a decirte dónde deberíais o no deberíais estar? Me habría imaginado una hipócrita falta de empatía de cualquiera menos de ti, Galina. ¿O debería decir 'Gallina'? Parece que te describe mejor.

Quizá lo único que se 'debería' hacer ahí era cambiar de idea y buscarme otra persona para mi cometido. Bien es sabido que nunca me ha frenado la gente siesa ni poco receptiva. ¡Al contrario, los encuentro desperdiciadamente adorables, como los perritos que se persiguen sus propias colas! Pero por una vez en mucho tiempo, el asunto me corría prisa, tanta como para que un comentario así de boca de otra marginada social me pudiera acabar decepcionando.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Dom Ene 28, 2018 6:54 am

La gitana escuchaba atenta cada palabra de aquel bello y airado ser mientras que buscaba, disimuladamente, algo que agarrar con las manos para arrojárselo a la muerta. Todo podría salir mal en ese momento, puesto que gran parte de lo de ser fantasma, en la mayoría de los casos, conlleva no tener corporeidad alguna, así que por más que consiguiera arrojarle algo, existía la posibilidad de que simplemente le atravesase. Y si no la atravesaba, ¿qué? ¿Desataría aquella mujer, más todavía, su ira contra ella? ¿Cometería el peor error de su vida? En fin, quizá merecía la pena arriesgarse porque en aquel momento no veía muchas más opciones.

Precisamente porque soy gitana sé —y no dijo "creo"— que los muertos no debéis estar aquí. —Su tono no dejaba de ser severo y, para más inri, lo acompañó con un dedo acusador lleno de anillos y mugre—. Ni siquiera sé cómo sabes quién soy ni quiénes son mis hijos.
Lo más extraño de todo era que ella estaba convencida de que había protegido su casa contra los espíritus. ¿Cómo había podido pasar allí entonces? ¿Quizá había engañado a sus pequeños para que la ayudaran? A cada momento que pasaba más se enfadaba con el hecho de que ese ser tuviera relación con sus churumbeles. ¡Y encima venía como con aires de aristócrata sin siquiera haberle ofrecido nada a cambio! Solo exigencias. La verdad es que estaba harta de que la mangonearan, pero tampoco podía arriesgar mucho su vida.

Entre palabra y palabra, había encontrado algo que agarrar. Se trataba de un candelabro viejo que en tiempo atrás había tenido un brillante y hermoso color verde y que ahora estaba cubierto de cera y óxido.
¡Solo quiero que te vayas de aquí y no regreses jamás! —gritó a la par que intentó agarrar el candelabro.
Pero palideció en el momento en el que se quedó en eso: un intento. No podía coger ningún objeto. La que atravesó las cosas no fue la fantasma, sino ella... Y entonces, y solo entonces, ató cabos. Era cierto, estaba dormida. Y aquel ser la tenía retenida como una araña retiene a una mosca entre su tela, pegajosa e indefensa a punto de ser devorada.

Despiértame inmediatamente y podremos negociar, antes no —dijo seria, sin ningún tipo de titubeo al encontrarse con la nueva situación—. Eso sí, espero que tengas en mente darme algo de parné porque no tienes tú poca lacha ni na.

Estaba claro que no tenía pensado dejarse pisar y que no le iba a dar la oportunidad de creer lo contrario. Lo que más rabia le daba era que ella allí no tenía el control, pero su expresión decía todo lo contrario. Estaba dispuesta a luchar hasta el final, sobre todo por sus hijos. Lo que no entendía todavía era por qué acudían a ella todo estos bichos. ¿No había otro gitano al que molestar que siempre iban a por la misma tonta? Se tendría que poner las pilas en cuanto a formas de protegerse contra los malos espíritus (eso o empezar a cobrar sus servicios más caros...).


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Lun Abr 16, 2018 10:42 pm

Preguntas, preguntas, razón, razón, moral, moral… Ahora empezaba a recordar por qué no solía aparecerme delante de todo el mundo, siempre corría el riesgo de pasar por aquellos trámites de lógica desesperada que aún a día de hoy ensucian la vida mucho más que la sangre derramada voluntariamente. Suicidio versus sociedad, como si alguna vez le hubiese preocupado yo a ésta de verdad… Cuando no quisieron comprar mis locuras, las admiraron en silencio, apáticos o hipnotizados casi por igual ante mi anonimato que, a pesar de todo, pudo hacerme llegar todos aquellos regalos con los que entretenerme hasta el ansiado final que siempre había llevado mi nombre. En un millar de sentidos. Sentido, en su peor definición, era lo que parecía buscar mi reciente interlocutora, y a pesar de que mis apetencias fuesen definitivamente otras, suponía que para conseguir el favor que buscaba tenía que rebajar un poco el tono. En otras palabras, hacerle la pelota.

¡Ah, menos mal que siempre me había gustado la teatralidad! Eso, y las mujeres bellas con carácter de abeja.

—Ah, vaya, ¿que precisamente por ser gitana 'sabes' que aquellos con los que tendrías que empatizar no deben estar en el mismo lugar donde otros a ti también te marginan? ¡Qué maravilla más apestosamente ilógica y cebada de hipocresía! ¡Estaba segura de que no me decepcionarías! –Ups, no, pobre de mí, que las delicias del sarcasmo no encajaban en todos los paladares, ¡así no estaba acercándome a mis propósitos!— Te conozco a ti y a tus pequeños porque la invisibilidad del limbo suele otorgarnos las facilidades del 'voyerismo'. —y el doble sentido de lo que sugería esa palabra sí que encajaba conmigo, no sé si me entendéis la sutileza española— No te preocupes por ellos, los niños están más acostumbrados a los fantasmas que cualquier patraña adulta. Les caigo bastante bien, por cierto, pero les preocupaba lo que tú pensarías al respecto. Igual que a mí, aunque eso era antes de descubrir lo poco afín que te empeñas en serme, pero tampoco me esperaba menos de tu 'mala follá'.

Si hubieran relatado mis actos en alguna de esas hipótesis imaginarias llenas del exotismo rimbombante con el que suelen describirnos en los funestos brazos de la ficción, me habrían puesto a chasquear los dedos para el siguiente paso con el que accedí a sus condiciones y la desperté para charlar conmigo en carne y hueso. Así es, había hecho uso del poder de la corporeidad para empezar a hablarle desde la pequeña y cochambrosa cocina donde me había puesto a preparar té, amenizada por las risas tan naturalizadas de sus hijos, que ya correteaban por la zona antes de que su madre recobrara la consciencia.

—¿No tendrás un poco de achicoria por casualidad? Mmm, recuerdo que me chiflaba —inquirí cantarinamente, y antes de darme cuenta, me quedé mirando cómo el agua rompía a hervir, quizá más ensimismada con la realidad de los vivos que ellos con la mía.

Otra vez estaba perdiendo el hilo de lo que había ido a hacer. Quizá con eso, mi buena gitana se haría una idea de lo mucho que iba a molestarme en intentar convencerla —sí, nótese la ironía—. Yo no forzaba a nadie a compartir mis ideas, sólo las exponía a luz para que descubrieran que habían estado a oscuras antes de que me apareciera.


Última edición por Arsénico el Lun Mayo 14, 2018 7:41 pm, editado 1 vez


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Lun Mayo 14, 2018 11:35 am

A cada palabra que aquella mujer soltaba por la boca, le hervía más y más la sangre a la gitana. Hablando de sangre, se preguntaba cómo podían estar tan furiosos los fantasmas si para sentir te hace falta un corazón y el corazón, como todos ellos, lo tenían muerto. Si para sentir te hacía falta sangre que te removiera las cosas por dentro. Y unas venas repletas de ella, y no vasos más vacíos que los de una taberna abandonada.

Lo peor de todo era que se estaba planteando si la fantasma tenía razón, si ella estaba siendo una hipócrita, una falsa, queriendo marginar a seres que, por costumbre y tradición, siempre se los había marginado. Tal y como se había hecho a lo largo de la historia con los gitanos. ¿Sería posible que una muerta pudiera dar lecciones de vida? Podía ser, sí. 

Aun así, no dejó de fruncir el ceño y tener esa cara de mala leche que llevaba aguantando desde el principio, sobre todo cuando ella dijo aquello de mala follá. ¿Y qué si tenía mala follá? Solo podías hacerte un hueco en el mundo siendo mujer y, sobre todo, gitana, si tenías carácter. Y esta vez no iba a ser menos.

Estaba a punto de increpar a su interlocutora cuando algo extraño pasó. De pronto se sentía las manos, la cara y los pies. De pronto notaba el suelo bajo sus talones renegridos. Volvía a estar despierta. Ahora podría tirarle el candelabro a la cabeza, sí, pero... De repente sus hijos pasaron corriendo a su lado, uno detrás de otro, y le dieron un golpe al sillón en el que se había echado con el propósito (fallido) de descansar un rato, lo cual la devolvió a la realidad de forma inmediata.

¡Eres una inútil! —exclamó, realmente sin malicia, mientras se levantaba e iba hacia el trozo de su casa dedicado a la cocina, si es que se podía llamar así a una pila de cacharros y cuatro hortalizas mal colocadas—. Me vas a destrozar la casa...

Curiosamente, acabó la frase medio riéndose porque la situación que se le había presentado era de lo más surrealista, teniendo en cuenta, incluso, que era gitana. Su risa y reciente "amabilidad" indicaba que estaba dispuesta a escuchar a la difunta. Buscó en un pequeño armario en el que tenía un repertorio variado de hierbas y sacó un tarro con hojas y raíces de achicoria disecadas. Se lo ofreció y dijo:
Toma. Más vale que no me envenenes porque si acabo en tu barrio, no creo que pueda ayudarte mucho. —Lo dijo acusándola con el dedo índice, esta vez de broma, y miró a sus hijos—. ¡Niños, ir a jugar con Kala! —Se volvió de nuevo hacia ella—. Y tú empieza a contarme ya de una vez qué quieres.

Los niños salieron de su casa en busca de la de la vecina que había indicado su madre y ambas se quedaron solas en la estancia. Seguía sin fiarse ni un pelo, pero ahora estaba dispuesta a escuchar. Quizá tenían más en común de lo que en un principio hubiera imaginado...


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Lun Jul 09, 2018 7:26 pm

¡Por fin, ma Dieu! —en efecto, con forma femenina, pues para algo es la mujer quien crea vida en la biología humana; yo hice bien en librarme de esa cruz más prejuzgada que la del propio Cristo— ¡La gitana daba su brazo a torcer! ¡Por algo decían que era un dulce tan exquisito! ¿Lo pilláis?

Relajaos, no os llevéis las manos a la calva tan pronto, no pensaba hacer ese chiste en voz alta —al menos, no por ahora—. ¡Justo cuando empezábamos a entendernos de verdad! Mi amor por ella era mucho más fuerte que mis payasadas. Mi amor, o mi desesperación, quién sabía realmente, distinguirlas es el engorro de cualquiera que se gane la vida escribiendo desde el masoquismo.

¿Y para cualquiera que se ganara la muerte? He ahí la cuestión, que no cualquiera se la gana. Incluso una mamarracha como yo había tenido que sangrar durante treinta años antes de la gracia final. Otros se quedan en mucho menos, tanto como para dar tiempo a que el diccionario ya hubiera creado la palabra 'suicidio' antes de que yo la homenajeara. Todas se merecen su momento de gloria, y más todavía si así yo puedo alcanzar la mía.

—Eres encantadora, Galina, a pesar de que en estos momentos no quieras oírlo de mi boca —dispuse, fascinada por su reacción y los efectos que cobraba en mi reciente corporeidad, y acepté la achicoria como ofrenda de paz sin más dilaciones, ni romances de escritoras muertas—. Nosotros ya no podemos notar el sabor, ni el olor de las cosas, pero el limbo sabe que no será porque no lo intentemos. —le guiñé un ojo y apenas eché un vistazo al revoloteo distraído de su chiquillada, ahora que definitivamente gozábamos de un poco de intimidad para mis propósitos— He oído que puedes predecir el futuro… Sí, vengo para seguir rompiéndote los esquemas, incluso el mundo enclaustrado de los espíritus dispone de su sucedáneo de futuro. ¿De qué precisarías para adivinar el mío? ¿Excrementos de avestruz y una cola de gusano? ¿La perfecta recreación de las líneas de mi mano? ¿O sólo la vasta extensión de tu propia y privilegiada psique? Dime lo que necesites y será tuyo, y después también será tuya la ausencia absoluta de más fantasmas locas, como tanto debes de estar deseando. Aunque admítelo, ya casi has empezado a echarme de menos…

¡Vamos! ¡Sé lo que hay enterrado en el fondo de vuestras mentes secretamente creativas! Sonaría algo así como: «Arsénico y 'Mugre'; 'Mugre' y Arsénico… ¡Con dos apelativos así de grotescos, cómo demonios no iban a acabar llevándose bien!»


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Vie Ago 31, 2018 11:00 am

Galina no estaba acostumbrada a una persona que hablara tanto, ¡y encima estaba muerta! Seguramente le chocaba porque, en general, la gente no hablaba mucho con ella y cuando lo hacía, era para exigirle cosas, para preguntarle sobre su pasado, presente o futuro. Nadie se molestaba en saber mucho más, y menos de ella. Y eso, en parte, solo en parte, lo agradecía, pero a veces no era suficiente.

¿En vida habría sido también tan parlanchina o era un hábito adquirido con el paso del tiempo? Pensar en eso le hacía plantearse otras cosas... ¿Qué edad tendría? ¿Por qué se quedó atrapada entre los vivos? Quizá es que quería atarse a la vida para siempre y deseaba no haber muerto. Que todo ese odio hacia los vivos no era nada más que una pantomima. Si no, ¿por qué iba a querer preguntar sobre su futuro? ¿Los muertos tenían futuro? ¿Se podía leer?

Estaba volviéndose loca con tanta pregunta y aunque en su naturaleza estaba no decir siempre la verdad, al menos no de forma completa, y ocultar los posibles ases bajo la manga, aunque solía guardarse cosas por lo que pudiera venir, esta vez decidió ser sincera:
No estoy segura de si se puede leer el porvenir de un muerto —lo dijo en un tono que podía asemejarse a la pena, otra vez su cabeza estaba en otro sitio, pero inmediatamente regresó a la situación que acontecía en ese momento—, no sois mi clientela más habitual, como comprenderás. Pero no creo que lleves acechando esta casa durante un tiempo si no supieras que existe alguna posibilidad, ¿verdad? —inquirió, con cierta intensidad en la mirada—. Puede que tú no entiendas de estas cosas, pero en este caso estoy casi segura de que sabrás algo más que yo... —Esto último lo dijo en un tono de voz más susurrante y pausado, más íntimo, a la par que se acercaba hacia ella y ponía sus manos, llenas de anillos que tintineaban, sobre los hombros de la fantasma. Así que podía tocarla, era cierto...—. ¿Qué quieres saber exactamente y por qué?

Hablaba como si no fuera ella la que lo hacía, sino alguien que hablaba a lo lejos. Su tono de voz era tranquilo, casi adormecedor, similar al que se usa cuando se arrulla a un niño para que duerma, pero a la vez daba la sensación de estar loca. A veces, cuando se metía mucho en sus movidas místicas, perdía parte de la realidad y solo veía a la persona que tenía delante y todo lo que había más allá, todo lo que cualquier ser corriente no advertía. En ese momento, no existía nada más. La miraba fascinada, incluso, con los ojos muy abiertos y brillantes. Podía sentir su aura y no notaba hostilidad alguna a pesar de que hacía tan solo unos minutos casi habían estado a punto de matarse.
Podemos intentarlo.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Dom Mayo 19, 2019 11:38 am

Incluso si había dejado de moverme, continué explorando el lugar con mi mirada, bastante parecido a los que mi vida de clase media/baja me había proporcionado. Claro estaba, sin olvidarme de lo muy mimada que me mantuvieran de vez en cuando personas de algodón y terciopelo, como mi fastuosa Amanda, pero en aquellos momentos todo adquiría un tamaño aún más exagerado que la aburrida realidad que yo paliaba con mis ilusiones o con el simple hecho de ser yo misma. Las que también tuve que detener en cuanto Gallina me pidió que centrara, y es que a pesar de llevar el nombre de un veneno al que hago justicia, no dejaba de haber profanado su casa y por tanto, la deuda en cierto modo me dulcificaba el carácter, o más bien, el trato porque yo siempre he sido mucho más dulce y blanda de lo que se le asocia a mi intacta locura.

—Yo tampoco estoy segura de si podrás hacerlo, pero a fin de cuentas aquí sólo hay un modo de desvirgar a la duda. ¿No crees, Mugre querida? —repliqué, de repente algo nostálgica por no ser capaz de experimentar el sabor de la achicoria pese a que mi ‘anfitriona’ lo hubiera dispuesto para mí tan amable o resignadamente.

Mis narices habían ido a acechar a la chica sabia, enfurruñada y correcta, hecha para la indecencia de mis desvaríos porque adivinad quién, por raro y evidente que resultara el peligro, nunca había dejado de ser una temeraria. ¿Acaso se podría serlo para haber llegado a desear una vida tan poco convencional como… bueno, la ausencia de esta misma? Sabía que no me encontraba ante una señorita remilgada de las que azotaban con modales finos desde su condenado nacimiento, no porque yo estuviera ahora maldiciendo sobre sus llegadas al mundo sino porque a fin de cuentas eso me parecía su existencia en sociedad: una condena. La gitana a la que estaba preguntando por mi destino iba más allá, había sido criada por comunidades y creencias mucho menos convencionales de lo que, para su desgracia, intentaba hacer ahora conmigo. ¿Había acaso mejor manera de cabrear a los preceptos sociales de los que ambas huíamos a nuestra manera?

—Quiero saber si seguiré en este limbo para siempre y por tanto, si alguien con poderes como los tuyos o los hechiceros intentarán echarme de aquí —le expliqué, mientras pestañeaba una sola vez con agrado por su contacto y el tono de su voz—. ¿Que por qué? Bueno… —sonreí, enternecida a la vez que seria— Se trata de mi propia vida a fin de cuentas.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Dom Jun 09, 2019 7:21 am

Conque ella tampoco sabía si se podría leer su futuro. Bueno, a fin de cuentas, era su trabajo y no el de la muerta averiguar qué le depararía, pero es que nunca se había visto en aquella situación con anterioridad. Nunca había tocado a una muerta. Nunca había conversado de manera tan profunda y sincera con una muerta. Nunca se había sentado a tomar achicoria con una muerta. Nunca había visto jugar a sus hijos con una muerta. Y si todo aquello era posible, ¿por qué no iba a ser posible leer a través de las cartas qué era lo que le esperaba?

Era fascinante poder observar cómo incluso después de muertas las personas se aferran tanto a la vida, cómo pueden esforzarse en luchar para mantener los pies en la tierra o sobre ella, unos centímetros por encima, sin tocarla, levitando. ¿Qué sería lo que empujaba a aquella mujer a permanecer entre los vivos? Nadie está en el mundo por estar. Se puede vivir sin un propósito, sí, pero solo durante un tiempo. A la larga, la vida se vuelve pesada, insostenible. Se te pasa por la cabeza tirarte al río y que te lleve la corriente, morir en un incendio que casualmente se ha originado en tu casa o, incluso, tragar veneno hasta no sentir nada. ¿Así era como había muerto? ¿Se llamaría Arsénico por eso? Todavía no había mencionado su nombre en voz alta desde que ella se lo dijo, y es que sonaba más a un apodo que un nombre de verdad. ¿Sería como en su caso, que Mugre era solo un horrible mote que le había sido impuesto y del que, con el paso del tiempo, se adueñó con la esperanza de que nadie nunca supiera cosas de ella, ni siquiera un mísero nombre?

Se acercó a la mesa que tenía en el espacio de la casa que le servía de entrada, cocina, comedor y salón. Era una mesa redonda, no muy grande, de madera oscura y vieja, cubierta por un mantel de color verde oscuro. A su alrededor había cuatro sillas, cada una distinta, hechas también de madera, solo que esta vez de diferentes tonalidades.
No sé si quieres saberlo porque quieres seguir aquí o porque deseas marcharte, aunque si tanto miedo te da, imagino que es lo primero. —Abrió la mano derecha y extendió el brazo en dirección a la mesa, indicando a Arsénico que se dirigiera allí—. Pero, como bien has dicho, solo hay una manera de averiguarlo —dijo, y señaló la baraja de cartas que descansaba sobre el mantel—. Toma asiento.

Y según se lo dijo a su acompañante, ella hizo lo mismo, pero antes cogió una vela blanca que también se encontraba sobre la mesa y la encendió, murmurando una especie de mantra para alejar los malos espíritus y atraer a los buenos. ¿Qué sería Arsénico? Si bien es cierto que nada era blanco o negro, las personas siempre tenían un lado predominante. ¿Cuál sería el suyo? Solo había una forma de saberlo.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Dom Jun 14, 2020 2:41 pm

¡Ay, mira tú qué bien! Mis narices habían ido a acechar a la familia correcta, hecha para la indecencia de mis desvaríos porque adivinad quién, por raro y evidente que resultara el peligro, nunca había dejado de ser una temeraria. ¡Mi preciosa Galina! ¿Acaso se podría serlo para haber llegado a vivir una vida tan poco convencional como… bueno, la ausencia de esta misma?

Sabía que no me encontraba ante una señorita remilgada de las que azotaban con modales finos desde su condenado nacimiento, no porque yo estuviera ahora maldiciendo sobre las llegadas al mundo de la gente a rasgos generales, sino porque a fin de cuentas eso me parecía su existencia en sociedad: una condena que nadie sabía ver como la bendición que era.

La mujer a la que estaba hablándole iba más allá, debía de haber sido criada por alguien mucho menos convencional de lo que, para su desgracia, intentaba hacer ahora con sus hijos.

—Vaya, ¿sólo necesitas que tome asiento? Menuda decepción tan poco morbosa y arriesgada.

Sin embargo, lógicamente obedecí, moviéndome de una forma majestuosa y devastadora, tal y como experimento en cada poro de mi piel a cada hora del día, y me acomodé en la silla que me había preparado. ¿Su piel? Nuestros sentidos se activaron en mitad del ritual que nos esperaba.

—Parece que hay algo que todavía no has entendido de mí, querida, y es que no es que quiera permanecer en el mundo de los vivos, es que esto para mí ya es el mundo en el que siempre he querido vivir: yo, una errante que no pertenece a ninguno de esos dos auténticos limbos que llaman vida y muerte. Si "me echan" de mi estado actual y me condenan al infierno donde seguramente vaya, todo se habrá acabado. No quiero estar viva bajo las condiciones de los demás, quiero estar viva bajo las mías propias y esto, para mí, es estar viva. Nunca me he sentido más viva que cuando me morí, y tal y como estoy ahora es como deseo seguir. No hago daño a nadie que no se lo haya ganado y a la vez tampoco hay nadie a quién yo le importe ni me eche de menos. ¿Acaso es mucho pedir que se me deje vivir como me dé la gana?

¡Pero menuda labia que gasto, eh! Porque cómo no, soy más vieja de lo que la muy perra de mi apariencia física quiso retener a la vista el día de mi muerte. Me parecía un poco a aquella gitana, joven e imponente, de mirada intensa. Una lástima que el arsénico no lo estropeara todo.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Jue Jun 18, 2020 12:38 pm

Galina depositó la vela que llevaba en la mano sobre la mesa, entre ambas. La llama se alzaba unos centímetros, ligeramente furiosa, como si hubiera una corriente de aire contra la que intentaba luchar. Su brillo se reflejaba en los castaños ojos de la gitana, dotándolos de un fulgor incluso mayor del que normalmente gozaban. Y es que todo en ella solía ser bastante mate y opaco, pero su mirada... Su mirada guardaba dentro bosques enteros repletos de sabiduría a pesar de su juventud. Estaba claro que aquellos ojos habían visto y vivido mucho más que los de muchos otros que eran coetáneos a ella. Una vez más, se preguntó qué edad tendría la difunta que ahora se había sentado delante de ella. Curiosa, inspeccionó sus facciones, en apariencia, también, juveniles. Ella, al contrario que su no-invitada, confiaba en llegar a vieja, tener muchas arrugas y el cabello gris, esperaba poder ver a sus hijos casándose y deseaba que los dos tuvieran más suerte que ella. Todo eso parecía tan lejano y tan cercano al mismo tiempo, que un nudo se le formó en el estómago. Seguidamente, tragó y carraspeó ligeramente, intentando devolverse a sí misma a aquello que estaba sucediendo en el presente.

Arsénico le habló y a ella le volvió el dolor de cabeza. ¿Es que esta señora no callaba nunca? No obstante, en este caso, lo que le decía podría ser importante, así que se esforzó en prestar atención. Era la primera vez que se topaba con un espíritu que se quería quedar aquí para siempre, sin más, y no porque tuviera una cuenta pendiente. ¿Era eso posible? Bueno, lo estaba viendo con sus propios ojos y en sus sentidos sí que confiaba, a pesar de que hacía unos segundos le habían hecho creer que algo era real cuando no lo era. ¿Qué le iba a hacer? Ella había sido criada y educada para seguir sus instintos, siempre, pasase lo que pasase.

Y en esa ocasión, sus entrañas le decían que, de momento, se fiara, que siguiera adelante con todo eso. Pese a ello, si había una cosa que movía los hilos de los movimientos de Galina, aparte de sus instintos, esta era el dinero. No haría nada gratis, y mucho menos si sentía que se jugaba la vida, tal y como le sucedía ahora, pues estaba en clara desventaja frente a aquel espíritu que había decidido presentarse allí, exclusivamente frente a ella. Puso sus manos morenas, mugrosas y llenas de anillos y pulseras sobre el tapete del color de las hojas de los olivos, extendidas y bocabajo.
Si todo eso que me cuentas me parece estupendo, pero sin parné no hay na que hacer —le dijo al mismo tiempo que volteaba la mano derecha y dejaba la palma mirando hacia el techo de la caravana.
Ya le había mencionado el tema del pago antes, pero la fantasma había decidido ignorarla. Mejor dicho, ambas habían estado demasiado ocupadas discutiendo como para haber cerrado las condiciones de sus servicios: detalles que nunca se le escapaban a la cíngara. Porque de alguna forma tenía que ganarse la vida.

En realidad todo aquello que ella le pedía no le parecía «estupendo», sino algo totalmente descabellado, fuera de lugar. Al fin y al cabo, se había criado con unas creencias y le costaba demasiado tirarlas todas por tierra de golpe en cuestión de segundos. Sin embargo, unos cuantos francos o un poco de oro le ayudarían a pasar todo aquello un poco por alto.


Última edición por Galina A. Cherenkova el Jue Sep 10, 2020 7:16 am, editado 1 vez


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Jue Sep 03, 2020 7:13 pm

La locura es siempre un comienzo, pero el nuestro iba mucho más allá de las frases rimbombantes. A fin de cuentas, ella parecía más viva, más cuerda que yo, pero no más contenta.

¡Pobrecita de Dios, ya se la estaba liando! Como decía, nunca he tenido remedio, aunque enfermedad me sobrara.

—Mugre, Mugre… Mi impaciente y forzadamente incompleta Mugre. Te preguntarás qué carajos estoy diciendo con todo esto, ¿verdad? Ni yo misma lo sé, la inspiración me fluye sola cuando te veo. Soy escritora, ¿te lo había dicho? O lo fui antes de morir, al menos. Quizás haya llegado a parar alguno de mis manuscritos a tus manos alguna vez. Créeme, nunca han sido muy caros y eso que creo que algunos hijos de hiena se están lucrando de ellos después de diñarla. ¡Bueno, un susto de muerte por aquí, un ahorcamiento en la picha por allá y solucionado!

Yo nunca —o todo lo fiel que puedo ser yo a los adverbios temporales, ya me conoces— pondría en duda aquel adiestramiento de adivina o persona clarividente a rasgos generales que tanto seguía honrando la memoria de aquellas gentes marginadas por la insulsa sociedad, pero para ser alguien que derrochaba tanta seguridad frente a una fantasma que quería conocer su futuro, el otro día en el mercado aquella muchacha había mirado más de la cuenta hacia los dos lados. Tenía una cara preciosa cuando desconfíaba —de hecho, su belleza estaba en la obligación de no relajarse justamente porque desconfíaba casi todo el rato— y aun así, el ansia que reflejaban sus ojos no iba a encontrar la fuente de ese dolor que anhelaban sin pensarlo. ¿Un pasado tormentoso, quizás? ¡Oy, qué intrínguli!

¡Y sobre todo, qué jaqueca espiritual me estaba dando así en un momento, joder, y todo porque aquella humana de la que quería averiguar más cosas me estaba liando la curiosidad! ¡Coño, que yo había ido allí por algo!

—No hace falta que me enseñes esa mano tan fina, hermosa, que tu parné lo encontrarás bajo tu almohada. ¿Por quién me tomas? ¡No eres mi primera gitana, aunque me encantaría! Bueno, creo que dejártelo ahí era como una tradición en algún sitio, ¿no? O igual sólo quería pasarme de tía verde y meterme en tu cama.

No mentía, antes de llegar a aparecerme ante ella y de haber jugado con sus hijos, había hecho uso de la llamada telequinesis para dejarle una sorpresita anticipada de mi amor por los detalles. ¿De dónde había sacado yo aquellas monedas, os preguntáis? ¡Ah, los muertos somos los rateros perfectos!

—¡En fin, que mejor empecemos ya para variar de una vez, encanto! —insté y el único motivo por el toqué su mano, de nuevo corpórea sólo para su tacto, fue para que sostuviera mis nudillos y para extender la palma de mi mano de cara al cielo y a todos sus techos.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Jue Sep 10, 2020 9:32 am

Quizá era absurdo pedirle dinero a los fantasmas, pero por muy muertos que estos estuvieran, estúpidos no eran y sabían que si querían pedirle algo a un vivo, tenían que compensarlo de alguna manera. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que con unos cuantos francos o algunas joyas bonitas? Las que Galina llevaba, precisamente, habían sido «regalos» de clientes o mera herencia familiar. Por más que hubiera épocas en las que casi se había muerto de hambre, se negaba a empeñar todas esas alhajas. Prefería robar nuevas que no fueran de ella, pues aquellos objetos, si bien en su mayoría no guardaban ningún tipo de valor sentimental, sí tenían uno mágico, de protección; sobre todo cuando se trataba de piezas de oro, pues ese metal se consideraba un talismán infalible para atraer la buena fortuna dentro de las creencias gitanas.

Desde luego, Arsénico tonta no era, y por eso a Galina no le sorprendieron sus palabras, aunque sí le molestó su descaro al pronunciarlas, hecho que se evidenció en su ceño fruncido y sus ojos entrecerrados, apenas visibles por la exagerada longitud y el excesivo espesor de sus pestañas.
¡Eres una desvergonzá! —exclamó—. Espero que sea verdad porque, de lo contrario, no te creas que me pensaré mucho lo de mandarte p’al otro barrio definitivamente, chalada —añadió de mala gana—. ¡Qué tradición ni qué tradición! ¡Ni que fueras el hada de los dientes! Tú de hada tienes bien poco, maldita. —La había puesto fina en un momento, pero no parecía que fuera a callarse ahí—. Y a mí me pueden faltar dientes, pero se me cayeron hace mucho. De niña no tengo na y de necia, menos. No dudes que me lo cobraré como sea mentira —agregó finalmente señalándola con un índice amenazador y mugroso.

No pensaba levantarse para comprobar que lo que le había dicho era cierto porque sí, valoraba mucho el dinero, pero no se fiaba de Arsénico en absoluto como para dejarla sola allí mientras iba a averiguar si había sido honesta con ella. Sacudió la cabeza, negando, y chasqueó la lengua, como si se resignara a aceptar lo que allí acontecía sin más remedio.
Mira, no tengo ni idea de lo que me hablas ni la quiero tener —le espetó haciendo aspavientos que únicamente potenciaban el significado de sus palabras, refiriéndose a lo que ella le había contado sobre que había sido escritora en vida.
Galina no sabía ni leer ni escribir y no entraba en sus planes más cercanos aprender a hacerlo. Quizá si lo hiciera, le iría mucho mejor en la vida, pero estaba muy tranquila en su ignorancia —al menos de momento—.
Me es igual lo que hicieras cuando estabas vivita y coleando porque mírate: por si no te has dado cuenta, poco ha importado.
Su intención no era cruel, simplemente dijo aquello sin pensarlo, pero desde luego podría resultarle hiriente a su interlocutora, siempre y cuando esta fuese una persona en sus cabales, pero, por suerte o por desgracia, Arsénico distaba mucho de hacer alarde de aquella definición.

Al ponerle la mano encima, Galina no pudo evitar que un repeluzno desagradable le recorriera el cuerpo. El tacto de un fantasma era algo que la incultura de la cíngara le impediría describir, pero dudaba mucho que en los libros se hubiera escrito sobre ese tema. Era una sensación muy extraña, pero al mismo tiempo, aunque pudiera sonar raro, le parecía familiar y, por qué no, reconfortante. Era lo más parecido que podía haber a tocar el sonido, a lamer el aire, a beber una mirada. Era lo más parecido a atravesar una pared, a comer ladrillos, a masticar la sed. Aquello era algo realmente indescriptible y al mismo tiempo merecedor del uso de todas las palabras que podrían caber en un diccionario para hacerlo.

Por una vez estamos de acuerdo: empecemos —dijo Galina antes de coger la mano derecha de Arsénico entre las suyas.
Leerle la línea de la vida a una muerta sería, cuanto menos, interesante. Examinó aquella palma, que aún parecía algo translúcida a pesar de su corporeidad, y todos sus surcos, arrastrando las yemas de los dedos por ellas, en una caricia carente de presión, hasta que se detuvieron en un punto.
Claramente estás muerta —soltó demasiado seria para lo absurdo de aquella frase, así que al final se le escapó una risilla—. Estas líneas desordenadas de aquí me dicen que eres bastante caótica —mentó haciendo alusión a la línea de la sabiduría; su cabeza permanecía inclinada hacia el conocimiento que desprendía esa mano, dispuesta a beber de él y a convertirse en su intérprete—. Tu cabeza es demasiado compleja, pero careces de orden alguno —expuso como ampliación de la información anterior; subió un poco más los dedos—. La línea del amor —dijo alzando los ojos hacia los de ella—. ¿Los fantasmas podéis amar? ¿No os corroe un odio infinito todo el tiempo? —Era una pregunta absurda porque ella misma estaba viendo que aquella línea era larga y clara, lo que quería decir que Arsénico estaba llena de emociones y que, en definitiva, era muy atractiva para cualquiera que la contemplase—. Ah, y esta es la del destino. —La más importante, por la que había ido ahí a preguntar—. De nuevo, una raya caótica. —Pasó la punta de su índice por la estría que dividía verticalmente la palma en dos—. Esto revela que no te gustan las opiniones ajenas, que eres impulsiva y que a menudo ofendes a la gente. No me sorprende en absoluto—murmuró para sí, aguantándose las ganas de opinar más cosas al respecto en lugar de dedicarse únicamente a leer la información que le daba su epidermis—. También indica que eres poco realista y que perderás tu futuro, lo cual en tu caso significa, probablemente, que acabarás marchándote de este mundo más pronto que tarde, en contra de tus deseos. —Hizo una pequeña pausa antes de continuar—. Y por último, la línea del matrimonio. —La sola mención de aquello en un contexto ligado a Arsénico resultaba, cuanto menos, irónico—. Nos dice que es muy difícil que encuentres a tu pareja ideal, si es que crees en ese concepto, claro. Ah, y, además, pronostica relaciones amorosas inestables.

En resumen: no solo le había dicho que la vida no la quería en ella, sino que además la había puesto a caer de un burro llamándola vaga y diciéndole que era difícil de querer. La forma de hablar de Galina cuando practicaba la quiromancia era muy distinta de aquella que empleaba al leer una tirada del tarot, cuyo tono se convertía en uno mucho más místico por lo general, producto, de forma inevitable, del trance en el que la sumía el hecho de leer el porvenir de alguien, pues su visión no se basaba únicamente en lo que sus ojos tenían delante.

Soltó la mano de Arsénico y alzó la cabeza, encontrándose con la de ella. No estaba muy segura de cómo reaccionaría a todo aquello. ¿Qué era lo que había esperado que le dijera? ¿Coincidiría su opinión con las definiciones que había soltado sin pudor alguno? A lo mejor había interpretado todo de manera errónea. La lectura de manos no era su fuerte, pues tenía mucha más experiencia con las cartas, pero aun así sabía lo que hacía y esta vez, a diferencia de otras, no había mentido.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico LodgS0q


★:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico KxuawKm
Galina A. Cherenkova
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 103
Puntos : 117
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Jue Oct 08, 2020 2:12 pm

Bien es sabido, por los refraneros más insulsos y las viejas que pueden agujerar una mirilla en la puerta sólo con mirar deseosamente la madera, que a nadie que viva convencido de sus decisiones le gusta que vengan a contarle cómo se supone que son las cosas. Si además lo hacían con ese arte gitano y la mala "follá" de una rusa que sólo pedía un poquito de paz, bueno, a mí, la "desvergonzá" que se había aparecido en su casa sin invitación, le podía parecer todo una injusticia más propia de las hipersensibilidades humanas que de las fantasmas blasfemas. Cosa que, si me permitís el apunte, nunca pasa. Nunca me pasa. Pues yo nunca tengo que recordar cómo el sentimiento de ofensa revuelve unas tripas que ya hace veintidós años que no existen.

Quizá la seca crueldad propulsada por aquellos pulmones de Galina que sí respiraban no iban faltos de lógica, pero ¿desde cuándo una historia como la mía había sido posible gracias a la lógica? ¿Desde cuándo yo me alimentaba de lógica, o me bañaba en lógica, o había siquiera llegado a inspirar lógica, además de aire, cuando mi corazón latía tan cruelmente como el de aquella implacable jueza de su hogar? ¿Desde cuándo mi existencia, antes y después de ponerle fin, había sido aprobada por la lógica? ¡No, señorita, yo no me había enfrentado a la cansina lógica y había puesto todo su mundo patas arriba para que ahora, cincuentona y tan indómita como en mi primer aliento, me vinieran a hablar de esa apestosa lógica como si le debiera algo a lo que jamás me había dado nada!

"Me es igual lo que hicieras cuando estabas vivita y coleando porque mírate: por si no te has dado cuenta, poco ha importado."

—¿Así que poco ha importado, eh, precioso y moreno alacrán? Siento mucho volver a desordenarte el cajón desastre de tus reprochecitos, pero incluso los que ahora vivimos en el limbo si antes lo deseamos fue a causa de estar vivos. Así que en mi caso concretamente, "por si no te has dado cuenta", no es sólo que importe, es que tiene toda la maldita culpa.

¡Vaya! ¿Qué era eso? ¿El sonido del agravio fluyendo por mi transparente garganta? ¡Había olvidado cómo sonaba! ¡Creo que apenas lo escuché de mi propia voz en la otra vida, y ahora las duras declaraciones de una adivinucha me lo estaban devolviendo cual regalo que me gustaba tan poco que hasta se me había olvidado! ¿Cómo podía ser eso posible, tratándose de mí, la más incongruente y contradictoria de las masoquistas que tanto se regodeaba hasta en sus detestadas fobias? ¿Era eso lo que estaba consiguiendo aquella joven con su despreciable lógica? ¿Hacerme parecer lógica a mí? ¡Porque estaba reaccionando como pocas veces había reaccionado en el plano de la existencia! Ofendidita, sí, ¿dolida quizá? ¿Y no me había empapado yo siempre de dolor? ¿No era el dolor aquello que tanto me había empeñado en conocer para llegar a reinventar?

"Reinventar"… De pronto, citar una palabra en mi caótica y mortecina cabeza me volvió a recordar otro sentimiento sólo porque apegado a ello iba la única persona que nunca me permitía olvidar y que, a la vez, había aprendido a insensibilizar en mi fuero interno, dentro de mi pequeña e incorpórea cavidad donde metía a presión todo lo que pudiera llegar a echar de menos alguna vez.

¡No, basta, eso no se suponía que debía pasar! Un momento, ¿desde cuándo una fantasma suponía nada? ¿Desde cuándo una Arsénico se aferraba a lo preestablecido por miedo a perder la seguridad que, de todas maneras, siempre había estado en el caos? ¿Lo veis? ¡Estaba pasando, estaba dejándome llevar por la desgraciada y dicharachera y aburrida y capillita lógica de mierda! ¡Tanto, que ni siquiera estaba siendo capaz de responder con gracia y ocurrencia a los alegatos premonitorios que Galina leía directamente de la palma de mi mano! ¡Prejuiciosa y aguafiestas Galina, si lo que quería era que me fuera, desgraciadamente para los cuentos épicos y afortunadamente para ella, lo estaba consiguiendo!

"¿Los fantasmas podéis amar? ¿No os corroe un odio infinito todo el tiempo?"

Vaya, vaya… ¡Se las daba de tranquilita y mucho me encaraba haberle robado la calma del día, pero en realidad era toda una temeraria imparable!

—¡Oy, oy, oy! –Sé que supone que soy una fantasma, que encarno a uno de esos adalides del miedo y la confusión mortales y que, por tanto, el hecho de que mi carcajada hiele la sangre no debe ser ninguna sorpresa para nadie. ¡Pero demonios, dioses y demás criaturas mitológicas que escapan a mi nulo conocimiento, vamos que si sorprendió que mi risa se volviera totalmente desquiciada y maliciosa! Lo era por culpa del inesperado dolor y del daño que podría infligir en un estado —estado que, sin saberlo, había buscado evitar— para cualquiera que la fortuna hubiese querido ofrecer de sacrificio ante mis pupilas, tan bellas como escalofriantes, vacías de todo sucedáneo de piedad. Mi habitual insolencia, que, aunque blasfema y ciertamente irritante, no dejaba de ser jovial, había desaparecido para dar paso a una descripción grotesca y digna de coleccionar cuantas plegarias temerosas de Dios hubiera amparado el cristianismo— ¿Que si podemos amar? ¡No sé, dímelo tú, chiste ambulante de humanidad, que estás viva y aun así parece que buscas muchos más motivos para odiar que esta fantasma aquí presente! ¡Porque ahora resultará que los tuyos os caracterizáis por los actos de bondad y amor a perpetuidad! ¿Cierto? ¡Tú sólo has conocido esas dos cosas desde el día de tu nacimiento, ya fuera de payos, gitanos, amigos o desconocidos! ¿Eh que sí? ¡Por favor, que yo también he tenido pulso y si me hubiera parecido un chollazo no me tendrías aquí cacareando! ¡Lo cual ya has dejado muy claro que te encantaría que no hubiera pasado nunca! ¿Ves? ¿A quién tienes que culpar de este suplicio? ¡A la vida misma, por supuesto, ella siempre tiene el origen y la culpa de todo!

A decir verdad, no de todo. No había sido la vida la que hizo que me preguntara hará tantos —¿tantos?— años qué pasaría si me alejaba para siempre de las caricias de aquella amante del lenguaje que hizo mucha más poesía con mi cuerpo y con mi mente de lo que yo jamás logré de mi propio puño y letra. Eso había sido mi entera culpa y supongo que también estaba siendo mi entera culpa permitir que, en ese preciso instante, regresaran sus memorias de golpe y porrazo, sin avisar, tal y como a mí me gustaba. Y decidme nuevamente, ¿desde cuándo rechazaba yo el dolor? ¿Desde cuándo no me ponía yo a danzar con ello y en su lugar tenía que llenar ese vacío con ira por miedo a recordar?

Muy sencillo —yo siempre he sido muy sencilla, en el fondo—. Porque, en realidad, el dolor de separarme de Ella lo había elegido. Y eso de ahora, añorarla con la asfixia más etérea y punzante en mis falsos pulmones, no lo había elegido. Porque cada vez que recordaba siendo un espíritu, lo hacía con el corazón muerto, pero la imagen de mi maestra conseguía revivir hasta el último de sus latidos. Y eso no podía ser, sencillamente no podía ser porque yo quería estar muerta, ¿¡que no lo entendéis!? ¡Yo siempre había querido estar muerta y eso no podía cambiar! ¡Todo, menos eso!

—Sólo ha habido una cosa de las que has dicho que no es verdad: me encantan las opiniones ajenas. ¡Me parto con ser amonestada, sermoneada y castigada, antes y ahora! Lo que está visto que sí que no me gusta un pelo es que alguien cuestione mi mundo mientras en el suyo llueve mierda cada día. —Mentira, lo que no me gustaba un pelo era que me devolvieran a mi estado humano después de todo lo que había logrado como muerta, que me hicieran sentir que todo lo que alguna vez soñé era una mentira; o peor, un error— Felicidades, has conseguido ponerme de mal humor. Ahora sí que te dejaré tranquila y me aseguraré de que también te llegue el doble de parné cuando me haya largado con la suerte de no tambalear tu casa entera de un bufido y llevármela por delante. Cuanta menos decepción terrenal te deba, mucho mejor, hermanita.


Solo pido un poquito de paz | Arsénico DT6oMij
A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico IqbkP80Solo pido un poquito de paz | Arsénico 0abk8l5yn9yy
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Tumblr_m96q66DDl91qia48uSolo pido un poquito de paz | Arsénico DwAiC0I
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico Giphy
Candy is dandy, but liquor is quicker:
Solo pido un poquito de paz | Arsénico BTbEaR3Solo pido un poquito de paz | Arsénico Cc3SUKpSolo pido un poquito de paz | Arsénico U2xs4eB
Solo pido un poquito de paz | Arsénico AKvh8eP

Arsénico
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 131
Puntos : 114
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico Empty Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.