Victorian Vampires
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org




I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge

Ir abajo

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Empty I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge

Mensaje por Carolina Van de Valley el Sáb Jun 06, 2020 2:43 am

La noche del recital había llegado. Era una composición sencilla que me había llevado solamente algunas semanas en terminar, pero Moncharmin, mi buen amigo y antiguo director del conservatorio, había organizado la velada en uno de los pequeños teatros de la capital francesa. Propuse al inicio que uno de los estudiantes de la academia de música parisina fuera el que interpretara la pequeña obra, pero él no quiso ni escuchar hablar del tema. "Es hora de que París sepa quién es Carolina Van de Valley", me dijo con su habitual buen humor. Armand Moncharmin era un hombre pasada la madurez. Su cabello era blanco como la nieve vienesa pero sus ojos claros se mantenían jóvenes. Su atributo especial era aquella sonrisa cálida que me hacía olvidar un poco las penas que yo había pasado antes de venir aquí.

Era el único humano que conocía mi condición. Bueno, el único hasta la llegada de Oscar Llobregat.

Acondicioné el piano que el teatro me facilitó para el recital. No era uno de los mejores instrumentos pero el Teatro Châtelet era humilde y la mayor parte de la audiencia era de clase media trabajadora. Eso, contrariamente a lo que otros de mis colegas de profesión pudieran llegar a pensar, me agradaba. Me agradaba porque eso significaba que la música, el arte, iba más allá de clases sociales, a pesar de que yo siempre me había movido en el ambiente intelectual y erudito de la clase alta vienesa.

Descansando en mi camerino, estudiaba la partitura que había escrito yo misma de mi puño y letra una y otra vez. Era extraño y a la vez liberador el poder, por fin, poder yo misma llevar a la realidad esas notas que habían salido de mi cabeza y que solamente yo había plasmado en el amarillento papel.

Unos suaves golpes me distrajeron de la última lectura de la noche. Pensé que se trataría de monsieur Armand, deseándome suerte para la función. Con la que se toparon mis ojos fue una figura andrógina, hermosa y de rostro anguloso. De haber podido respirar, se me hubiese cortado el aire allí mismo.
—Eleanor —sorpresa y asombro. Casi había pensado que jamás volvería a verla, que se había tratado de una ilusión creada por mi confusa mente aquel día en la ópera. En sus facciones todavía podía leer las expresiones de Friedrich, a pesar de que ninguno de los dos se parecía en absoluto.


I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge 345y7w6
And you run with a lonely heart:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_ln8fxfGOtY1qgmlzlo1_500
I'm shaking like a leaf:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_ma379rZ3TT1qdwpa0o1_500
I can't reach my soul:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_nbyfkenvEt1spmf5uo1_500
Blinded to see the cruelty of the beast:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_m01pq1k9zv1qzma8no1_500
Awards:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Q0m34uy
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge SMzTCuU
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge E6pjAvy
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge MVoO8KH
Carolina Van de Valley
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 452
Puntos : 537
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Empty Re: I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge

Mensaje por Eleanor Aldridge el Jue Jun 11, 2020 1:00 pm


Parecía que habían pasado meses desde aquella velada en la ópera en la que Eleanor había tenido la suerte o la desgracia de conocer a Carolina Van de Valley: una vampira que le había robado el aliento a pesar de que ella ya no poseía la capacidad de respirar desde hacía cinco siglos. No obstante, habían sido únicamente unos días los que la distanciaban de aquel pérfido recuerdo en el que ella aparecía como el ser diabólico que en realidad era y que tanto se esforzaba en ocultar. Se había pasado todo este tiempo negando su naturaleza noche tras noche, ¿y de qué le servía si en cuanto podía, la bestia asomaba por sus ojos, se personificaba a través de sus letales colmillos y le quemaba el pecho desde lo más hondo de su ser? Eleanor, desde el mismo instante en que había sido convertida, se había esforzado en alejar esa parte de ella, ocultarla con ansia y furia en un lugar recóndito de su cuerpo, pero no se daba cuenta de que aquello era algo que jamás podría esconder; que la bestia era ella y ella era la bestia, no eran dos entes completamente diferentes.

Si algo le había pesado esos días que habían transcurrido desde que se vieran por primera vez, aparte del hecho de haberse alimentado de una humana —que ojalá hubiera sido su única víctima desde aquel encuentro—, había sido el hecho de causar cierta desazón en la bella Carolina. Tras intentar dar con ella al salir de la ópera, había decidido, finalmente, dejarla marchar. Estaba convencida de que esa era la mejor opción, pero algo en su interior seguía inquieto, anhelante de aquella compañía que, a pesar de las circunstancias que ella misma había provocado, tanto había disfrutado. ¿Opinaría ella igual? ¿Habría pensado en Eleanor del mismo modo en el que la inglesa lo había hecho en ella? Ya casi había desechado la idea de volver a verla, se había convencido, incluso, de que todo eso había sido fruto de su imaginación, algo que su propio cerebro había creado a partir de sus recuerdos sobre Danielle, la que fue su amada y creadora. Su sire, asesinada por sus propias manos; a la que había arrancado el corazón sin apenas dudarlo. Y aquellas manos, en ese momento despiadadas, ansiaban poder volver a tocar la suave piel de Carolina.

Fue por eso que cuando Félice, su doncella, entró en su dormitorio para dejarle sobre la cama, como casi siempre, una bandeja con una copa de sangre y el periódico del día encima, ella se sorprendió al ver en aquellas páginas el nombre de la mujer que creía inventada. Carolina Van de Valley daba un concierto esa misma noche en el teatro. Eleanor no se lo pensó ni un segundo. Se bebió el contenido del recipiente de un trago y se puso uno de sus trajes para ir en busca de la pianista anunciada.

Cuando llegó allí, en lugar de esperar a que todo terminara para intentar reencontrarse con ella, decidió buscarla en los camerinos. Preguntó por ellos hasta que alguien le indicó dónde se ubicaban y cuando alcanzó su puerta, a pesar de que su gesto más instintivo habría sido atravesarla sin más, sus buenos modales jamás la abandonaban y por eso, llamó primero y entró después, encontrándose de frente con ella. Allí estaba la reencarnación de sus recuerdos, el motivo de parte de sus últimos quebraderos de cabeza, el ángel que podría guardarla de cometer más actos atroces: Carolina Van de Valley.
Buenas noches —dijo como respuesta.
Su tono reflejaba lo aliviada y afortunada que se sentía por tenerla allí delante, pero no estaba segura de si podría decirse lo mismo de ella.


I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge TQfTNBh


Perdóneme, Señor, porque sé que pecaré de nuevo:

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge FHRsSuM

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge P0U8Tzk

Mil gracias, Nirole ♡:

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge QEwGjAr
Eleanor Aldridge
Eleanor Aldridge
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 118
Puntos : 154
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 02/09/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Empty Re: I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge

Mensaje por Carolina Van de Valley el Dom Sep 13, 2020 3:11 am

Creo que mi semblante me delató. Ver a Eleanor delante mío fue como contemplar una aparición. Su rostro andrógino y cautivador. Su cabello tan rubio que parecía plata. Los dedos alargados y delgados. Ella era, sin duda alguna, la expresión máxima de la belleza mortífera de nuestra especie. Y, una vez más, esa angustia haciendo un nudo en mi pecho al comprobar lo mucho que me recordaba a Friedrich.

Me mantuve en mi lugar, como una estatua de mármol a la que le hubiesen clavado los pies en el suelo con dos clavos ardiendo. Mis gestos, mis movimientos, más fríos si cabe de lo que yo estaba acostumbrada. Todavía no acertaba a distinguir si era una presa para ella o no.
— Buenas noches, Eleanor — imprimí en mi tono de voz un sonido impersonal, a pesar de que por dentro estaba tan agitada como as hojas de un abeto durante una fuerte ventisca.

Llevé mis manos enguantadas al respaldo de la silla donde hacía unos minutos me hallaba sentada. Me sujeté con fuerza por temor a desplomarme ahí mismo. Noté cómo mi mandíbula se tensaba y mis labios eran una delgada línea prieta. Había tantas cosas que quería gritar, que necesitaba gritar.

—No te esperaba aquí —mis palabras salieron de mis labios como conducidas por un ventrílocuo. No era eso lo que en realidad quería decir. En mi mente se agolpaban las preguntas. ”¿Qué haces aquí? ¿Por qué has venido? ¿Quién eres? ¿Qué quieres de mi?” Esas dos últimas ya se las planteé aquella noche en la ópera. Pero es que era inevitable, cada vez que me cruzaba con ese rostro entre zorruno y angelical. Veía impresa la marca de Dvorak en ellos. Era como volver súbitamente a un pasado que sabía que no podría repetirse, por muy hijos de las tinieblas que fuéramos. Esas cosas no estaban ni siquiera al alcance de unas criaturas tan pérfidas como nosotras.

—¿Cómo has sabido dónde encontrarme? —ni siquiera sé en que exacto momento empecé a tutearla. ¿Había sido al final de la noche en la ópera o había comenzado justo ahora? Era una pregunta simple y estúpida, nada digna de la perturbadora manera en la que nos conocimos. Las calles de París habían sido empapeladas con carteles del concierto e incluso monsieur Moncharmin se había tomado la molestia de pagar a algunos periódicos para que publicasen anuncios.

Pero las verdaderas cuestiones planeaban sobre mi como el ala de un cuervo, sin poder ser capaz de reproducirlas en mis labios.


I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge 345y7w6
And you run with a lonely heart:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_ln8fxfGOtY1qgmlzlo1_500
I'm shaking like a leaf:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_ma379rZ3TT1qdwpa0o1_500
I can't reach my soul:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_nbyfkenvEt1spmf5uo1_500
Blinded to see the cruelty of the beast:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Tumblr_m01pq1k9zv1qzma8no1_500
Awards:
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Q0m34uy
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge SMzTCuU
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge E6pjAvy
I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge MVoO8KH
Carolina Van de Valley
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 452
Puntos : 537
Reputación : 97
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Empty Re: I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge

Mensaje por Eleanor Aldridge el Jue Oct 01, 2020 10:10 am


No sabría definir si la expresión de Carolina era de embeleso o de confusión. Incluso, ¿podría ser miedo lo que sus pupilas reflejaban? Eleanor deseaba que esto último no fuese cierto, pero al igual que percibió ese tinte extraño en su mirada, captó con detalle todos sus movimientos o, más bien, la falta de ellos: Carolina era una estatua esculpida en el mármol más puro y más fino. Como si fuera una musa para el todavía no nacido Giovanni Strazza y su virgen velada, la bella compositora aguardaba el momento en el que alguien golpeara la roca con el cincel y comenzara, de una vez por todas, a darle forma hasta descubrir en ella la efigie perfecta formada por rasgos merecedores del mismo adjetivo. Unos rasgos que, por alguna razón, dejaban a Eleanor igual de aturdida —o más— que a su interlocutora, unos rasgos que se moría por tocar con las yemas de los dedos del mismo modo que ella tocaría las teclas del piano aquella noche.

Sin embargo, ese deseo que surgía desde las profundidades de sus entrañas y que aún no había terminado ni de entender ni de asimilar, fue arrancado de raíz en el mismo instante en el que Carolina le contestó con tanta sequedad. Aquella impasibilidad en el tono al hablar le era tan familiar… Ella misma lo empleaba continuamente para ocultar lo que verdaderamente sentía, para fingir que no sentía absolutamente nada. ¿Pero cómo iba a fingir que no sentía nada frente a la beldad personificada, frente a la flor más hermosa de la primavera y la hoja más naranja del otoño? ¿Cómo iba a fingir frente a Carolina Van de Valley?
Creía que al teatro podía venir todo el mundo. —Pues así podía hacerlo; la misma indiferencia que la vienesa había expresado se adueñó de su garganta y escupió por ella esas palabras—. ¿Acaso eres selecta con tu público?  —inquirió no sin cierta malicia.
Ella no pretendía hacerle daño, pero era lo que estaba recibiendo en ese momento y, por tanto, era difícil no actuar en espejo; incluso para alguien como Eleanor, que cargaba ya con medio milenio a sus espaldas. ¿Pero qué eran cinco siglos para una criatura que se suponía que era eterna? ¿Estarían los vampiros presentes cuando se produjera el fin del mundo? Era una cuestión y una escena tan dramática de imaginar como lo era en ese momento para ella tenerla frente a sí de esa forma tan cortante.

En los carteles que inundan las calles con tu agraciado rostro, digno de los ángeles y no de bestias como nosotras, no decía nada de que yo no pudiera asistir. Y aquí me tienes frente a ti, a tus pies si hace falta, porque no me puedo perdonar ni un solo día, desde la noche en que nos conocimos, el haber cometido tan grave falta en presencia de unos ojos tan brillantes y un corazón que, aunque no late, puedo oír palpitar con el ruido de mil truenos, como si fueran cien caballos desbocados. Y déjame decirte, Carolina, que el mío se entrelaza con el tuyo en una danza tan mortífera como fascinante... Solamente si me dejas, por supuesto. Y deseo, de verdad que deseo, que lo hagas.
Es lo que quiso decir como respuesta a su pregunta, pero no fue exactamente lo que dijo. En su lugar, sus labios pronunciaron las siguientes palabras:
No es muy difícil dar contigo en una ciudad que grita tu nombre en cada pared y en cada periódico. —Sus ojos, tan fríos como el hielo, no eran más que el falso reflejo de lo que vivía por dentro—. Ahora no te hagas la sorprendida —añadió bajando la mirada hacia la mano que se aferraba a la silla, pero enseguida volvió a alzarla hacia la de Carolina—. No pude evitar venir a comprobar si el talento anunciado en esas páginas amarillentas es real o si es todo una tomadura de pelo. Discúlpame por ser una amante del arte empedernida y por querer desearte suerte antes de salir. Tranquila, ya me voy —agregó dándose media vuelta, aunque inmediatamente revirtió su movimiento.

Dio unos cuantos pasos hasta que se quedó tan cerca de ella que podría considerarse fuera de lugar, algo bastante extraño para Eleanor, pues era la representación de los buenos modales y aquella invasión del espacio personal, tan repentina como ilógica, no encajaba con ella. Pero si de nuevo los caminos de ambas mujeres iban a separarse, quería asegurarse de poder contemplar bien su rostro antes de hacerlo. De una forma torpe que para nada se correspondía con su habitual forma de actuar, se quedó en silencio durante lo que fueron segundos eternos. Solamente quería observar sus facciones, grabarlas en su memoria y recordarlas para siempre.


I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge TQfTNBh


Perdóneme, Señor, porque sé que pecaré de nuevo:

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge FHRsSuM

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge P0U8Tzk

Mil gracias, Nirole ♡:

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge QEwGjAr
Eleanor Aldridge
Eleanor Aldridge
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 118
Puntos : 154
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 02/09/2018

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge Empty Re: I live among the creatures of the night | Eleanor Aldridge

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.