Victorian Vampires
Antiguos conocidos [Robert McLean] ZZaNqS8
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 00/40
Afiliaciones élite: CERRADAS
Última limpieza: 11/08


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org




Antiguos conocidos [Robert McLean]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Jue Sep 24, 2020 9:54 am

El día no había sido gran cosa, meter la mano en bolsillo ajeno le había valido apenas para un poco de pan y queso, parecía que la gente se estaba volviendo más cuidadosa con sus monedas... Pero bueno, al menos había calmado su estómago de momento. Ante la previsión de no mucho más que llevarse a la boca, decidió volver a "casa" y descansar, debía reservar energías y esperar que el mañana fuera mejor que el ahora. A lo mejor encontraba una rata gorda o un gato de camino y se daba un festín.

Bree caminaba con pasos ligeros, conocía demasiado bien aquel barrio y nadie estaba a salvo de un pequeño accidente, no sería la primera vez que terminaba en una pelea, atracada o robando a otro pobre diablo. Como decían... No hay honra entre los ladrones.
Estaba a penas a cinco minutos de casa, sin la rata desafortunadamente, cuando la paró un borracho buscando algunas monedas. En cuanto se negó el tono subió hasta que los puños volaron. Lo malo de ir como un muchacho era que nadie se lo planteaba dos veces antes de arrearle un derechazo. Bree se defendió, lo que le faltaba de fuerza lo ponía de mala leche, por suerte aún tenía todos los dientes y podía morder como un demonio. Varios pataleos, quejas, gritos e insultos después, le arreó con su propia botella en la cabeza al hombre y este se desplomó inconsciente. -La próxima vez le robas a tu puta madre- escupió en gaélico antes de llevarse las manos a la nariz y parpadear par aguantar un par de lágrimas traidoras. Cómo dolía.

Se la tocó tanteando su suerte y se limpió la sangre con la manga, no estaba rota, pero... Auch. Si su padre la viera así se caería de nuevo a la tumba, aquello estaba muy lejos de ser apropiado en una señorita. Se apoyó en la pared mirando al borracho que ahora roncaba. -Genial...- desató el pañuelo de su cuello y lo usó para cortar las últimas gotas que le caían por la nariz mientras pensaba qué tan mal estaría ver qué llevaba en la cartera el pobre idiota. Pse... No TAN mal. Se agachó y rebuscó en su chaleco hasta dar con un par de monedas. Bueno, mejor que nada. Al alzar la vista vio a un par de mujeres que la juzgaban y las mandó a paseo con muy malas formas.

Menudo día de mierda.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Jue Sep 24, 2020 11:20 am

Había aprendido que a veces los más agradecidos eran los que menos poseían, había aceptado una pequeña misión de ayudar a una joven gitana del hombre que la perseguía. Tras ser colmado de alabanzas por parte de la familia  de la muchacha, había salido de allí sin recompensa pero con un bonito cuchillo de caza con el mango de hueso tallado por aquel patriarca.

Sin embargo que fuera conocido por allí no le hacía bajar la guardia, no todos tenían tanto honor y la desesperación era algo que podía impulsar a las personas a cometer los más terribles actos.

Él lo sabía bien.

Tras lo ocurrido en Dunnottar había tratado de buscar venganza, impulsado por una desesperación nacida del fracaso en proteger a su familia. Nada bueno había salido de aquello. Se dio cuenta tras varios días viajando como poseido por un demonio que aquella sed no le llevaba a ningún lado, que la espada de su familia no se debía manchar de aquella manera. Y entonces dejó ir aquel sentimiento. Lo que quedó después fue… culpa y vacío.

Algo le sacó de su ensimismamiento y se acerco a donde un chico joven había gritado, pudo atisbar como se apoyaba contra la pared, tratando de recomponerse y la sangre que ensuciaba sus manos.

Se acercó cautelosamente, dejando que le escuchara para no sobresaltarle y después se aproximó esquivando al hombre caído- se algo de medicina, ¿puedo ayudarte?- dijo alzando las manos de manera que ella pudiera ver que no tenía nada en ellas con lo que poder hacerle daño o atracarla- tranquilo, no voy a hacerte daño-.

Robert naturalmente pensaba que era un chico, delicado y afeminado, pero un chico sin duda. Él iba como siempre, sucio, con el pelo pelirrojo alborotado, sobre la camisa blanca llevaba un simple chaleco marrón y el plaid de su clan doblado al hombro, sobre el plaid descansaba la funda de Dionach, la espada de su clan. La empuñadura del arma sobresalía a su espalda. De cintura para abajo vestía con un kilt morado con cuadros blancos, toda una rareza en Paris tanto por la prenda como por los colores: los colores de los McLean y acababa con unas botas igual de embarradas que el resto de su atuendo.

Se quitó el morral para buscar gasas limpias y se acercó tendiéndoselas- ¿me dejas echarte un vistazo?-.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Jue Sep 24, 2020 12:33 pm

Soltó aquellas monedas mugrientas en su bolsillo y respiró hondo intentando recuperar las fuerzas antes de echar a andar otra vez, con tan poco en la barriga, una no estaba para batallar mucho tiempo. Antes de darle la orden a sus piernas de que fueran moviéndose, unos pasos suaves la alertaron. No eran los pasos que se escuchaban normalmente allí. sabía distinguir muy bien los erráticos de los borrachos, los apresurados de la gente asustada, las carreras de los ladrones y los escurridizos pasitos de puntillas, los sensuales de las putas y esos... esos eran cautelosos pero no silenciosos, tenían peso y no eran pesados.

Se llevó instintivamente la mano al cuchillo de su cinto y lo desenfundó hasta la mitad en señal de advertencia. Estaba dolorida y cansada, pero si tenía que liarse a puñaladas, mordiscos y patadas lo haría hasta que no pudiera más. Sin embargo... recibió una imagen más amable de lo que esperaba cuando sus ojos pudieron enfocar otra vez dejando el dolor en un segundo plano. Bree miró al mucho con desconfianza y no soltó el cuchillo.- No puedo pagarte- Su tono estaba tan a la defensiva como el resto de su cuerpo, no estaba acostumbrada a recibir ayuda, y mucho menos, ayuda gratis. Si era un granujilla oportunista la llevaba clara... pero no. No lo parecía.

La sorpresa le hizo dudar unos segundos y bajó la guardia poco a poco, parecía sincero. Dejó el cuchillo de nuevo en la funda y lo estudió mejor cayendo en los detalles más obvios que su recelo le había hecho ignorar. Llevaba un Kilt, un maldito Kilt. Casi se le saltaron las lágrimas otra vez, pero ahora por la extraña sensación de alivio, alegría, calidez y a saber qué más, que le producía el ver algo tan familiar y a su vez tan lejano ya. Miró las gasas y luego el pañuelo mugriento que sujetaba contra su cara... A poco que supiera de medicina, al menos usaría algo más limpio, no estaba mal. Asintió suavizando el semblante y al tenerle más cerca pudo distinguir mejor los colores que la escasa iluminación había mantenido en un espectro dudoso hasta entonces.-McLean...- Murmuró alzando las cejas, reconocía perfectamente aquella casa. Alzó la vista al mugriento pelirrojo -¿Eres un McLean?- No esperaba volver a ver a nadie conocido, hacía mucho que se había resignado, pero no quería plantearse siquiera que sus ojos la traicionaban. Entrecerró los párpados intentando ponerle nombre a aquel sujeto, rondaría su edad, año arriba, año abajo, por lo tanto la última vez que lo vio era un crío, si es que lo vio. Bien podría ser una rama secundaria, o un primo o haber robado esa ropa. Frunció el ceño intentando llegar a una conclusión. "Tal vez..." pensó. Tomó al muchacho de la camisa y lo hizo inclinarse a su nivel. Demonios, había perdido todos sus buenos modales, pero a estas alturas, le daba bastante igual. Intentó imaginarse su cara más joven y mas limpia y.... ¡Ding, ding, ding!- ¿Robert?- aventuró sin estar del todo convencida, soltaldole como si quemara. UPS.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Jue Sep 24, 2020 2:00 pm

Aquel muchacho estaba al borde de sus fuerzas pero como Robert, le costaba admitir que  había gente dispuesta a ayudarle, por eso le dio su tiempo. Quería que supiera que no iba a hacerle nada malo.

Se acercó más, hasta quedar a su altura negando- No quiero dinero-, informó tranquilo observando al chico, estaba muy delgado se notaba que pasaba hambre y eso era algo que Robert podía revertir, tenía algo de cecina y si iban al bosque podía cazar para que al menos comiera caliente.

Parece ser que se relajó porque vio que los ojos del muchacho le recorrían fijándose sobre todo en el kilt y acabó por sonreir sin decir nada, amable. Sacó la cecina para que pudiera calmar el hambre del momento y se la tendió, esperando que mientras que masticaba pudiera observar las heridas de su cara.

Pero no se esperó lo que sucedió a continuación. El chico le llamó por su apellido y no eran imaginaciones de Robert. El chico había reconocido los colores de su clan ¡Los había reconocido! Un sentimiento de felicidad y alivio nació en su pecho y asintió ante su pregunta- Lo soy… ¿eres un superviviente de Dunnottar?- preguntó casi atragantándose con las palabras. Tomó al chico de los hombros con una radiante sonrisa.

Fuera quien fuera era como recuperar un pedacito de su vida, trató de ponerle nombre ¿Quién podía ser?, habían pasado solo tres años desde la catástrofe que había puesto fin a la vida tal y como la conocía.

Estaba divagando como siempre cuando la joven le agarró del pecho para hacer que se inclinara más. La sorpresa no podía ser mas grande, tan cerca del chico le hacía sentirse un poco incomodo y vulnerable. Seguía flaqueando en las relaciones personales- Ah… ¿Qué….?- murmuró sintiendo el escrutinio de la joven durante unos largos segundos.

“¿Robert?” la voz de la chica parecía dubitativa, pero había dicho su nombre con cierta esperanza.

Cuando le soltó, Robert no podía creer lo que había sucedido aquella chica, chico para él, le conocía.- Si… soy Robert McLean…- susurró aún aturdido, como si no acabara de creérselo- yo… ¿tu eres…? Lo siento, no te reconozco- dijo avergonzado aún conmocionado por el shock que significaba que alguien le conociera.

Mil preguntas se agolpaban en su mente, ¿Era un superviviente? ¿alguien que simplemente le conocía de sus aventuras parisinas? ¿Alguien que había simpatizado con la causa de los McLean? Aquello tuvo que quedar a parte porque el hombre que Bree había derribado comenzaba a moverse.

Robert le tomó de la mano, llevandola entre callejones sin darle tiempo a protestar hasta una taberna de baja clase, podía permitirse comprar cena para los dos, sin duda ella lo necesitaba y también necesitaban un sitio seguro donde atender sus heridas y hablar. Había ido mil veces a aquella taberna tras las cacerías y en ocasiones se había remendado heridas allí mismo.

Entró en la taberna y fue al sitio más alejado, pidiendo dos platos de comida. Carne y vino, algo que estaba seguro que la chica que tenía delante no podía comer con regularidad- ¿Cómo te llamas?- preguntó mirándole a los ojos aún con la voz temblando de la emoción- ven, vamos a ver tus heridas…- susurró dulcemente.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Vie Sep 25, 2020 12:27 pm

Lejos de parecer una amenaza, parecía estúpidamente amable. ¿Quién daba algo por nada? En ese barrio nadie, seguro y en los demás... Bueno tampoco es que abundara la caridad en general. Miró la cecina que le ofreció y la tomó sin reservas. El hambre era mal consejero para los buenos modales.

Reconoció su entusiasmo en el rostro del muchacho cuando preguntó por su apellido, si no fuera uno de ellos no habría puesto esa cara ni se le habrían llenado los ojos de luz. Bree dió un respingo cuando la agarró de los hombros y le costó digerir aquellas palabras. "Superviviente" ¿Que había pasado? Sea como fuera, eso podía esperar para luego, primero tenía que saber quién era. La sorpresa del pelirrojo no fue menor que la propia cunado lo de ser invasiva se le fue de las manos, pero la repuesta mereció la pena. Abrió los ojos de par en par intentando gestionar el torbellino de emociones y pensamientos en el que no podía evitar hundirse.

Si era él... ¿Qué hacía en París, por qué estaba en esas condiciones, qué había pasado en su hogar...? Balbuceó haciendo un esfuerzo por hablar, aún un poco turbada. Respiró hondo y ordenó las palabras en su mente. Normal que no la reconociera, no podía culparle por ello. -Yo...- justo cuando iba a soltarlo todo, el borracho gruñó y Robert la arrastró fuera de allí sin perder un segundo.

Bree era rápida y ágil de normal, pero estaba tan floja que le costó seguir su ritmo, la mitad del tiempo notaba como practicante tiraba de ella hasta dios sabe dónde. Si hubiera sido cualquier otro, no le habría seguido tan ciegamente, pero por fin encontraba un rostro conocido de su pasado y no quería soltar esa mano a la que se aferraba con un poco de esperanza y ansiedad. Cuando llegaron tuvo que hacer su mayor esfuerzo para no chocar dramáticamente con él, sus piernas no estaban en su momento más fino, la verdad. Pidió perdón soltandole y tirando de su boina vieja, como si pudiera ocultar algo más que los ojos. Qué torpe.

Le siguió al Interior de la taberna y casi se cayó de culo al escucharle pedir cena para dos. Empezaba a creer en los milagros. Nariz rota o no, la noche acababa de mejorar indescriptiblemente. Ya con otro ánimo ante el inminente plato humeante, se sentó con él, un poco cohibida aguantandole la mirada, era más fácil cuando no sabía quién era. Si su padre le hubiera visto sacar el cuchillo frente a él, le habría dado una colleja de las que te nublan la vista.
-Brian- respondió en automático. ¿Cuánto hacía que no se vestía de mujer, que no daba su nombre real? No lo había pensado antes ¿Dos, tres años? A veces se le olvidaba que era una chica hasta que se bajaba los pantalones. -Perdonad, no es verdad- se excusó. Asintió a su propuesta y dejó que inspeccionara su cara a voluntad, notaba la sangre seca tirante, la nariz dolorida y el labio palpitante. No sabía cómo se veía desde fuera, pero estaba segura que no era la mejor imagen que podía dar.

-Nos conocimos hace muchos años, no espero que os acordéis de mi, pero tal vez si de mis padres.- comenzó. No pudo evitar hablarle de una manera más respetuosa ahora que sabía quién era. -Murtagh y Lesleigh Mackenzie- se le atragantaron aquellos nombres, su mención llevaba a recuerdos dolorosos. -Mi padre realizó varios encargos para el Laird. Muebles, baúles... Cosas así, era diestro con la madera- informó. -Solíamos ir a las fiestas todos los años... Yo llevaba el pelo más largo entonces- fue la forma más discreta que tuvo de decirle quién era estando en una taberna.

Ahora solo tenía que ver si podía asociar a la niña sana de sonrojadas mejillas, larga melena de suaves rizos oscuros y actitud educada... Al muchacho flacucho y pálido, lleno de roña, ropa remendada y lengua suelta que tenía delante. Y si no lo lograba, meh, qué más daba su nombre.
Hizo un par de muecas según le trataba. Y volvió la mirada a sus ojos por primera des desde que empezó a hablar. ¿Qué pasó en Dunnottar?


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Vie Sep 25, 2020 1:26 pm

Con la mayor delicadeza del mundo tomó la cara de Bree entre sus manos y se dedicó a inspeccionar la nariz, tocó suavemente la zona. Las narices rotas eran algo común en Dunnottar, él mismo tenía la nariz rota por un entrenamiento. Las espadas chocaban, un mal cabezazo hacía que todos, quien más quien menos, acabaran así.

Por suerte era algo leve, no iba a tocársela ya que el sangrado había parado y el tabique nasal parecía bien- Has tenido suerte, si no se te habría quedado una nariz tan fea como la mia- bromeó para rebajar la tensión y después bajó sus ojos a su labio inflamado- en una semana estarás como nuevo, pero tienes que tener cuidado y comer despacio. El caldo estará caliente, asegúrate de soplarlo para que no te haga daño en la herida del labio- aconsejó y aprovechando que estaban tan cerca, trató de mirarla con más atención.

Se dio cuenta de que no tenía nuez y tampoco había ningún indicio de barba, eso junto con las pistas que le dio hizo que atara cabos en seguida- ¿Bree…? ¿Bree Mackenzie?- dijo casi sin podérselo creer y le abrazó profundamente.

Había muchas preguntas que quería hacerle pero la sensación que le recorria era de puro alivio al ver que ella estaba bien. Habían perdido contacto cuando ella se mudó de las Highlands, su padre siempre había lamentado perder a tan maravilloso ebanista.

Y ella… bueno habían jugado juntos, como todos los chicos de Dunnottar, no había clases sociales salvo a veces en el habla y todos eran muy cercanos unos de otros. Bree había cambiado mucho, víctima de las circunstancias, pero ahora que la había encontrado no podía permitir que aquello siguiera así.

El tabernero se acercó con los guisos y carne a la brasa en un plato acompañado de morcillas y chorizos, Robert seguramente reduciría sus ahorros a la mitad, pero ¿qué importaba eso? Podía ver los ojos de Bree haciendo chiribitas al verse rodeada de comida y aquello le hizo sonreir.

Robert sintió como la sonrisa se le congelaba en la cara al recordar el día, hacía 3 años. Dunnottar… Había salido a controlar el perímetro de las tierras de los McLean, él y dos hombres a caballo era una patrulla más que suficiente sobre todo con Robert en posesión de Dionach, la espada del Clan. Al volver les había alertado el resplandor rojizo en el horizonte pero nada les preparó para lo que vieron.

Otros clanes, emparentados con ingleses y que poco a poco iban abandonando las viejas costumbres de las Highlands, consideraban a los McLean brujos y hechiceros. Sin duda alguna había habido McLean con esos atributos, pero nunca se habían usado los poderes para hacer el mal. Vivían en paz con el pueblo gitano, los vampiros o licanos de bien y los cambiaformas que cazaban en sus tierras. Ellos solo estaban ahí para proteger a la gente de las reales amenazas.

- Murieron - se escuchó decir con voz inexpresiva. Su mente estaba recordando el momento en el que llegó al pueblo, a los pies del castillo. Estaba ardiendo, toda la gente, fuera un pastor o una comadrona estaban muertos. Algunos por la espada, otros encerrados en sus casas mientras ardían. Se habían llevado los animales de granja y habían echado sal en los huertos.

Robert cabalgó desesperado hacia el castillo que estaba arrasado y recordó caerse del caballo al ver a sus padres crucificados en el patio de armas. Bree le vio respirar hondo y contener las lágrimas, solo se permitió un leve parpadeo acuoso, - los asesinaron- concluyó.

Volvió su mirada al plato de comida y comenzó a comer sin saber como preguntarle, sin duda, si ella se encontraba en esa situación era porque algo había sucedido y nada bueno. – Tus padres… ¿También?- murmuró alzando la mirada- si hubiera sabido que estabas aquí, no habría permitido las penurias que has pasado, Bree… Lo siento.-

Y lo sentía mucho, era su deber proteger a la gente más desfavorecida pero era incapaz de hacerlo, una y otra vez, estaba fallando en su cometido.- Por favor, come, y come carne también, necesitas reponer fuerza-.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Vie Sep 25, 2020 4:53 pm

Le sorprendió la gentileza de su tacto, no estaba acostumbrada a que la trataran con esa suavidad y le pareció más sanador que una cura en si. Sonrió con una débil risa dolorida cuando mencionó su suerte, la tirantez del labio era desagradable.-No es fea- Le aseguró. Luego prestó atención a sus recomendaciones y asintió. Siempre había sido un buen chico, pero se había vuelto realmente amable, se alegraba de que la vida no lo hubiera llevado por un camino peor. Hacía falta voluntad para no romperse cuando las cosas iban mal y con las pistas que le había dado ya... bien no estaban, era lo único que tenía seguro.
Dejó que la estudiara, no tenía prisa, y de pronto... casi pudo ver en su mirada como algo hacía "Click". Sonrió otra vez y asintió. Después de tantos años... se acordaba de ella, eso si que era una sorpresa, y de las agradables.

Bree se tensó al notar el calor de su cuerpo junto al propio, pero terminó devolviendo el abrazo, tímidamente al principio y más entusiasta después, estrechándolo entre sus delgados brazos como si fuera a desaparecer. Hacía años que nadie la abrazaba, que no sentía aquella calidez y cercanía... que no se alegraba de tener a otra persona a menos de un metro de ella. Según los recuerdos la embargaron le apretó un poquito más, no podía creerse que el día acabara de aquella manera. Desde luego era la mejor noche que había vivido en los último cuatro años, cara ensangrentada incluida. Parpadeó un par de veces para que tanta emoción repentina no le empañara demasiado los ojos y se soltaron al fin.

El tabernero llegó justo en el momento oportuno, con lo que a la muchacha le pareció un festín. Su estómago decidió dejar claro lo contento que estaba ante aquella visión y por un momento pensó que se pondría a babear allí mismo. Era el mejor regalo de su vida, carne, mucha, ¡Y de un animal más grande que un gato! eso si que era una novedad.
Bree estaba dispuesta a enterrar la cabeza en los platos como un animal, pero la expresión Robert le hizo clavarse en el sitio y recordar un poco la decencia y los buenos modales. Había pasado tres días casi sin comer, unos minutos más no harían la diferencia.

Ante la confirmación de lo que ya sospechaba tomó una mano del muchacho entre las propias y le dio un cálido apretón de ánimo, entendía como se sentía perfectamente.-Lo siento, eran buenas personas-dijo de corazón. Su familia siempre los había tratado bien, respetaban el trabajo de su padre, no les hicieron nunca de menos por tener un origen más humilde y siempre pagaron justamente cada servicio. Eran buenos líderes para un pueblo agradecido. Y el resto de aldeanos... era injusto cuando pagaban con sus vidas las causas de los que estaban arriba, pero no le sorprendía, cuando el Laird caía, solía llevarse a muchos detrás.

Quería preguntarle quién había hecho algo así, pero entendía que no era el momento, apenas acababan de reencontrarse y había muchas emociones a flor de piel, por no decir lo doloroso que era ese hecho en si, y recordarlo le parecía demasiado amargo para la velada. Tal vez... más adelante. Asintió con gravedad y le dejó un apretón en el hombro de compañerismo y entendimiento. A veces, sobraban las palabras. Con el ánimo un poco más apagado por obvios motivos miró su guiso y lo movió para que se enfriara un poco, aunque no pudo esperar mucho más antes de probar bocado. Si fuera por ella habría mordido hasta la cuchara. Se llevó una mano al labio, maldiciendo por dentro su ansia, pero en cuanto cayó al estómago... le pareció que valió la pena. Casi le dolía notar el peso de algo sólido en la barriga. Asintió a sus palabras mientras cargaba otra vez la cuchara.-Si. Hará unos cuatro años. Digamos que hay dos versiones pero si me preguntas a mi... También los asesinaron- resolvió rotunda en su juicio. A ojos de la ley no era así, pero ella era conocedora de todos los escabrosos detalles detrás de ambas muertes, y por supuesto, le parecían una porquería injusta.

Tragó y le dedicó media sonrisa negando con la cabeza.-Está bien, no era nada que pudieras evitar- dijo para quitarle peso al asunto y llenó dos vasos con el vino, tendiéndole uno al muchacho.-No ha sido fácil, y Paris es una porquería de sitio, pero eh, estoy viva.- Técnicamente eso era motivo de alegría... ¿no? A veces lo dudaba.-Los dos... sobrevivimos. Brindo por ello.- chocó su vaso con el de él y le dio un buen trago al vino, infinitamente más decente al que ella podría conseguir y como con un 100% menos de agua para rebajarlo.-¿Lo has dudado? Suerte si te dejo algo a ti, soy pequeña pero como un oso- bromeó pinchando un trozo de carne y comiéndoselo con gusto. Aquello volvía su ánimo de nuevo a las nubes. Había aprendido a conformarse con poco y mantenerse positiva con lo que fuera por su propia cordura. Pero esa cena no era poco. Para nada.
-Gracias por esto, de verdad... No se como voy a pagártelo, hacía años que no comía así. Literalmente- le aseguró con una sonrisa alegre. Ya le empezaba a dar igual la molestia del labio. -Dejando todo lo funesto para cuando nos acabemos el vino... Cuéntame, ¿Cómo has acabado en Paris, cuanto llevas aquí?- Volvió a remover el guiso mientras le miraba curiosa. Verle a su lado era algo que no se habría imaginado jamás.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Sáb Sep 26, 2020 3:52 am

Aun no podía creerse que aquella muchacha tan dulce fuera la bestia que se había encontrado. Estaba contento porque hubiera sobrevivido, porque supiera defenderse y no dudara en hacerse valer. Podía enseñarle a hacerlo mejor y eso aumentaría sus posibilidades de sobrevivir aunque ahora que él estaba ahí no iba a permitir que le pasara nada.

Le conmovieron las palabras sobre sus padres y Robert pensaba exactamente lo mismo de sus padres, Murtagh y Lesleigh Mackenzie. Murtagh Mackenzie había llegado por casualidad a los oídos de su padre, tras una fiesta de Ostara. Algunos invitados obsequiaban cosas al Laird y podían ser de lo más variopintas: desde tejidos confeccionados por ellos mismos, frutas y verduras, alguna cabeza de ganado o, como fue en ese caso, un precioso cofre con maderas de diferentes colores.

Robert recordó que su madre Lady Elisabeth Hannah McLean, se había enamorado profundamente de aquel cofre que hizo que instalaran de inmediato a los pies de su cama para guardar vestidos. Fue la insistencia de su madre la que hizo que el Laird McLean decidiera pedirle más muebles y contrató sus servicios hasta la Ostara del año siguiente.

- Siento mucho que tus padres corrieran también un destino tan funesto- murmuró muy entristecido pero al ver como Bree hacía el esfuerzo por verle el lado positivo a todo, él también decidió apoyarla en aquello y tomó la copa de vino, brindando con una sonrisa.

La comida estaba deliciosa, él también era un buen cocinero, pero solo podía hacer las cosas sobre una hoguera y frotando algunas hierbas aromáticas por lo que quiera que estuviera cocinando. Disimuladamente, para que ella no pensara que le tenía lástima, fue acercándole ciertas cosas al plato, mientras que él comía del caldo con lentitud. –  No tienes que pagármelo, lo hago con gusto, normalmente yo tampoco me doy estos festines, vivo en el bosque y cazo conejos, perdices y algún jabalí pequeño. No vas a volver a pasar hambre, aunque no esté tan bien condimentado como esto- sonrió.

Pensó en hablarle de Irina, su segunda madre pero decidió dejar aquello para más adelante. Su viaje a Paris tampoco había sido placentero, tras descubrir que Irina iba a abandonarle, decidió partir también hacia el sur, lejos de las Highlands y de todo cuanto conocía. Se le hacía raro volver a hablar en gaélico después de tanto tiempo usando el francés. Recordó con una sonrisa como le había costado aprender el idioma y el acento que, a día de hoy, seguía teniendo y que ponía de los nervios a muchos franceses con los que trataba. – Tras lo que ocurrió…- empezó sin dar más detalles, Bree sabía a lo que se refería-  viajé varias semanas en busca de venganza, no tienes ni idea de como me transformé. Por suerte una parte de mi entró en razón y fui al sur donde estuve casi un año, en Londres y de ahí estuve pensando si ir a España o incluso a America, pero finalmente me quedé aquí-.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Sáb Sep 26, 2020 5:47 am

Observó la compasión en su mirada, la misma que ella había experimentado al escuchar las pequeñas pinceladas de su historia. Sus tragedias eran tan similares que la empatía podía fluir de uno a otro con completa comprensión del asunto. Aún así Bree entendía que posiblemente el dolor que había experimentado el muchacho sería algo que nunca podría comprender del todo. Ella había perdido lo que más quería, él también... Pero además todos aquellos a los que por nacimiento debía proteger. Por suerte ella nunca tuvo que experimentar lo que era perder a quieres tenía a su cargo.

-Gracias- dijo de corazón con una pequeña sonrisa melancólica en los labios. Al menos tenían aquella noche para brindar. Los pequeños silencios en la conversación se le hacían perfectos para centrarse en devorar aquello, intentando no parecer un animal hambriento y masticando despacio. Era lo mejor para su estómago y... Para la imagen que podía dar.

No se le pasó por alto cómo le iba llenando el plato. Era un gesto sencillo, pero le llenó de calidez. Con una sonrisa agradecida le devolvió un trozo jugoso de carne y negó con la cabeza-No te quedes con hambre por mi- le pidió sonriente y apuró el guiso. Ya había hecho más que de sobra por ella, no le iba a dejar con el estómago a medio llenar.
-¿En serio? Ni loca me enfrentaría yo con un jabalí- reconoció alzando las cejas. Eso explicaba por qué  a él no daba pena verle y a ella si. -Lo mío son las ratas, una vez le pillas el punto se atrapan fácil.- suspiró y le dió otro trago al vino. El truco era no pensar qué era lo que te llevabas a la boca cuando el hambre era ensordecedora.-Te agradezco el ofrecimiento pero... Sabes que no tienes la obligación de cuidar de mi ¿No?- aclaró mirándole entre conmovida y seria.- No quiero ser una carga- le aseguró. Su amabilidad le alegraba el día, y pensar que no volvería a pasar hambre de aquella manera era tentador... Pero no quería tampoco hacerle responsable de ella de la noche a la mañana, ya costaba mantenerse vivo uno solo como para ocuparse de otra persona. Le estudió con detenimiento con la mejilla apoyada en la mano. Habría sido un buen Laird. -Pero si aún así lo haces... Lo compensaré, lo prometo.- El señor de las tierras cuidaba de su gente, y el pueblo se lo devolvía con infinitos tipos diferentes de lealtad. Era algo a lo que estaba más que dispuesta si su generosidad le hacía sobrevivir otro invierno.

Volvió a comer, con más calma ya que su estómago había dejado de doler y le escuchó asintiendo de cuando en cuando.-
Entiendo la necesidad de vengarse, yo también lo intenté pero...- se señaló con una mano y cara de circunstancias-Ya ves qué porte de aguerrido guerrero- bromeó cortando otro trozo de carne. -Me alegro de que la dejaras a un lado. La muerte solo lleva a más muerte y miseria.- era así como había acabado su padre colgado en una plaza entre abucheos y vítores. -Y me alegro también de que acabaras en París- verle allí era un regalo y pensaba atesorarlo mientras durara.

La cena y hablar con él, aunque hubieran tocado temas oscuros, habían alzado su ánimo, que estaba en nuevas cotas de positividad cuando dio cuenta del último trozo de magro. Se limpió la boca con una servilleta y mucho cuidado de no abrirse el tajo del labio y suspiró satisfecha. Se sentía como un elefante gordito y feliz. -Robert... Sabes pelear ¿Cierto?- viniendo de la familia que venía, no le cabía duda en que le habían educado bien en el arte de la espada. Además llevaba una a la espalda, tenerla y no saber usarla sería una estupidez. -¿Me... Enseñarías?


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Sáb Sep 26, 2020 3:37 pm

Se hizo un silencio de hermandad entre ellos. Había pasado tiempo, pero a ambos aquello les dolía como el primer día. Robert podía entenderlo mejor que nadie, ella tampoco había podido hacer nada y sin duda sentía tanta culpa como él.

Volvió la mirada a su plato, removiendo el contenido y dio buena cuenta de él, rebañando con pan hasta el fondo y después atacó la carne tratando de animarla a seguir comiendo, debía reponer fuerzas. Sobre todo, si ella quería aprender.

-Si tienes más hambre podemos cazar algo en el bosque, te puedo enseñar no solo a cazar, también puedo enseñarte a despellejar las piezas, puedes venderlas en el mercado. No pagan mucho pero menos es nada- sonrió suavemente- Y claro que te enseñaré a defenderte, si hubieras crecido en Dunnottar sin duda habrías sabido coger una espada, mi Padre insistía en que todos aprendieran lo básico por si llegaba el momento de defenderse.

Cuando Bree le dijo que no tenía que hacerse cargo de ella asintió, dándole la razón, pero no era algo que hiciera por que se sintiera responsable, es algo que hacía por humanidad. No solo eso, era un vínculo con su pasado que egoístamente quería conservar. Ella había estado entre los muros de Dunnottar, había jugado por sus huertos y respirado el aire marino que se colaba por las murallas. Ella tenía recuerdos reales de aquel lugar. Cosas que él añoraba profundamente. Por primera vez, teniéndola ahí delante pudo preguntarse sin duda qué era lo que su Padre pensaría de él si supiera que estaban cuidando el uno del otro.

“Orgullo”, le dijo la voz de su mente. No iba a dejarla sola.

Tras ver como ella acababa sonrió y pagó al tabernero para dejar claro que no se irían sin pagar y se recostó en la silla, con el estomago completamente lleno. - ¿te ves con fuerzas de ir al bosque ahora? Quizá estás muy cansada y podríamos ir al albergue allí no cobran nada por noche y ayudan a quienes pueden. De normal duermo al raso, pero entendería que no quisieras- sonrió.

Se puso de pie y le hizo una seña para que le siguiera. La tarde fuera era muy suave, por suerte no era un día caluroso de verano y eso les permitiría estar más cómodos tanto si hacían noche al raso como en el albergue. Caminó con ella por las calles en silencio de camino al bosque,

Ambos destacaban increíblemente en la calle, él era alto, desgarbado y tenía aquella espada a la espalda, se volvió a sonreírla- ¿Cómo vas? -. el principio del bosque estaba en realidad muy pegado a Paris. Pronto comenzaron a oler a tierra seca, musgo en charcas y árboles. Robert se sentía cómodo ahí, más cómodo que en ningún sitio.

En dunnottar siempre había amado más las tierras que el propio castillo. La posibilidad de correr entre los árboles, seguir rastros y volver con las piernas llenas de picaduras de ortigas siempre había sido más excitante que entender a las lecciones de escritura de su madre. Dios, como la echaba de menos ahora. Fue guiando lentamente a Bree, no quería que se tropezara y el terreno era sinuoso, las ramas caídas, las raíces y los agujeros eran comunes.

Le llevó a su sitio favorito al abrigo de unas piedras y sonrió, tomando la daga larga que le habían obsequiado aquel mismo día. Aquella daga le sería de más utilidad a Bree que a él, y se la tendió con delicadeza, como quien entregaba una espada con nombre. - Es para ti-.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Dom Sep 27, 2020 6:48 am

Le hizo un movimiento ligero con la mano, Bree siempre tenía hambre, era difícil saciar una necesidad tan básica que arrastraba en déficit durante tanto tiempo, pero por primera vez en mucho, sentía que de verdad no le entraba más en la barriga. Si mataban a un animal para hincarle el diente ahora... sería un terrible desperdicio. Seguro que mañana no se negaba con tanta facilidad a la caza.
-Suena a plan. Mmmm ¿Has probado a vender piezas un poco más grandes en alguna taberna decente?. dijo pensativa, igual pagaban mejor que un mercader que aun necesitaba sacarle un buen margen de beneficio al asunto. Con conejo poco podría sacar, pero si le echaba el guante a un venado o un jabalí... aquello sonaba a varias monedas en el zurrón. Aunque tal vez no. Ya se le había olvidado cómo era el camino de la honradez, por lo general... le era más fácil tomar algo "prestado" que pagar por ello. Escuchó con algo de ensoñación en la mirada y suspiró.-Tu padre era un hombre sabio- le aseguró apuntándole con la cuchara.-Ojalá el mío hubiera pensado lo mismo.- Se habría ahorrado infinidad de palizas en aquellos años a su suerte.

La cena fue agotándose a la par que se agotaba el apetito de ambos, y cuando vaciaron la última gota de sus copas, poco que le quedaba a aquellos platos para brillar. Bree habría ayudado en la tarea lamiéndolos, pero entendía que era más propio de un perro que de una muchacha. Se dio un par de palmaditas en la panza dándose cuenta de que sonreía sin poder evitarlo. Era una felicidad sencilla, pero plena. -¿Bromeas? Podría correr toda la noche si hiciera falta- y era verdad, se veía con energías suficientes para cualquier cosa, hasta su rostro tenía un poco de mejor color debajo del desastre que imperaba en forma de moretones y rasguños. -El bosque me parece bien... no me gusta el albergue. - Respondió con sencillez levantándose y siguiéndole.

Se estiró un poco en la puerta del local, acomodó sus ropas, se bajó la boina como de costumbre y le siguió con pasos rápidos para seguirle bien el ritmo. Se le hacía extraño pasear acompañada, había perdido la costumbre y le hacía estar más alerta de lo normal y menos a la vez, depende del momento o la calle. Miró de reojo al muchacho que tenía al lado y sonrió solo de pensar la extraña estampa que tenían que ser desde fuera. El joven alto y con "falda" y el chico pequeño y huesudo. Bree no era enana, pero tampoco se podía considerar una mujer alta, lo que dejaba su fachada de hombre en uno muy menudito si se comparaba con el junco larguirucho que tenía al lado.

-Bien, de momento no he metido los pies en el barro- Bromeó devolviéndole la sonrisa. Caminar por el bosque no era su especialidad, pero lo que traía de inexperiencia lo compensaba un poco con su agilidad de gato... o al menos hasta que una rama se le enganchaba por aquí o un arbusto tiraba de allá. Pisó algo que crujió fuerte y guiñó los ojos.-Es difícil no hacer ruido aquí, ¿Cómo lo haces para cazar?- Ella sabía poner los pies en un tejado y pasar desapercibida, corretear por una calle sigilosa, o trepar decentemente según qué muros sin que la notaran, pero ¿sortear ramas secas? ¡Ay, amigo! eso resultaba infinitamente más complicado. TODO sonaba en el bosque.

Estuvo a punto de meter un pie en un hoyo, pero agradeció a los cielos que Robert tuviera ojos para él y para ella. Definitivamente... iba a pasar un buen tiempo hasta que jugara a la exploradora solitaria por aquel lugar. Por fin llegaron al sitio que por deducción básica, comprendió que era donde Robert solía pasar la noche. Era... extrañamente acogedor para estar en mitad de la nada, o del todo, según se mirase.
Estaba distraída inspeccionando aquel lugar con la mirada cuando le ofreció la daga. Abrió mucho los ojos, como un niño en navidad y le miró perpleja.-¿De... de verdad?- Dudó un momento y la tomó con la misma delicadeza que se la entregaban. Parecía mucho más grande en sus manos que en las del muchacho. -Es... preciosa- Sonrió ampliamente, una sonrisa sincera y clara, y la inspeccionó de cerca, pasando los dedos por el mango y apreciando lo afiladísima que estaba. Con ella podía defenderse mejor que con su cuchillo mellado, plus, era hermosa. La guardó con cuidado y se puso de puntillas para darle un abrazo afectivo.- ¡Gracias!- exclamó mientras rodeaba sus hombros durante unos breves segundos.

Cuando le soltó, imaginó la mirada resignada de su padre. Inapropiado. -Disculpa... soy algo impulsiva. La usaré sabiamente.- y es que las buenas maneras y ella siempre habían tenido ciertos problemas, Bree era un poco salvaje por naturaleza, una naturaleza que había estado bajo control por la estricta educación de sus padres en pos de convertirla en una mujercita decente. Caro estaba que sacando a los progenitores de la ecuación... poco quedaba de la señorita. Carraspeó y sonrió con simpleza moviéndose por el lugar con curiosidad.- Así que... aquí es donde "Vives"- comentó pasando los dedos por las piedras.-¿No es frío en invierno?- preguntó curiosa. -Yo... tengo un lugar, no lo llamaría casa, porque con suerte es una chabola, pero tiene techo y cuando llueve casi no te mojas- dijo con más orgullo del que merecía un lugar tan ruinoso. Pero era suyo y eso bastaba.-Considérate permanentemente invitado- le ofreció. Al menos dos personas cabían, y no sabía cómo de agradable era pasar enero junto a esas piedras.-¿Hacemos un fuego?- propuso sintiendo como la temperatura empezaba a bajar al ritmo que el sol se escondía poco a poco. No eran noches frías per se, pero la poca chicha que cubría sus huesos no solía ser suficiente cuando el resto estaba cómodo con la temperatura.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Dom Sep 27, 2020 10:50 am

Naturalmente los pasos de ambos, dados sin cuidado, se escuchaban mucho, pero quizá podría ayudar a la joven a aprender algo sobre como moverse en el bosque. No quería ni imaginar lo que la pobreza podía hacer a una chica joven y quizá la caza hiciera que a parte de llenar su estomago de manera regular, pudiera también conseguir algo de dinero honradamente.

La daga no era nada del otro mundo, pero a Robert le había parecido bonita, el hueso de la empuñadura estaba tallado, la hoja afilada y la funda decorada con cuero trenzado eran practicas y bonitas.

No se esperó para nada la reacción de la joven y se quedó unos segundos paralizado. No quería que le malinterpretara, no le había incomodado su abrazo y ninguno de los dos había recibido calor humano desde que estaban solos. Separó la distancia que había entre ellos y le abrazó dulcemente, con una sonrisa.

La rodeó con sus brazos y dejó que se acomodara sin problema, acarició el pelo corto de Bree, en una silenciosa promesa de que todo estaría bien a partir de ese momento. Le gustaba la energía de la joven, otro se habría derurmbado pero ella había sacado fuerzas de flaqueza. Ni él había logrado hacerlo como ella. Robert había pasado muchos días revolcándose en su autocompasión en vez de dar un paso al frente como Bree había hecho.

Le soltó al cabo de unos segundos y sonrió suavemente volviendo su mirada al claro del bosque- mas o menos- lo cierto es que vivía a caballo entre el bosque y las casas de algunos amigos, pero nunca perdía de vista el lugar del que venía: el barro del bosque.- En invierno alquilo una habitación, ahorro toda la primavera y el verano para poder pasar las noches frías a cubierto-

Se agachó sacando su yesca del morral y tras amontonar unas ramitas encendió la hoguera para que ella se sintiera más comoda aunque… quizá no haría falta. Se incorporó y ladeó la mirada- ¿quieres que comencemos a aprender como usar esa daga?- sonrió- también deberíamos preparar trampas para que mañana podamos revisar si hay caza-.

Le tendió unas cuerdas que guardaba entre las rocas y le hizo una seña para que le siguiera entre los árboles, aprovechando la luz que quedaba, fue explicándole tranquilamente como sabía los rastros, los lugares por donde era más probable que apareciera un animal, las huellas hasta las madrigueras. Robert sabía que era mucha información, pero intentaba explicárselo de la manera más sencilla.

no le importó perder tiempo mientras preparaba trampas y escenificó lo que pasaba en algunas cuando un animal se acercaba.- Espero estarme explicado bien - sonrió suavemente y le dejó montar una trampa de lazo en un sitio que parecía de paso para animales no más grandes que un gato. Bree era muy inteligente y montó una trampa casi perfecta, Robert sonrió orgulloso de ella, convencido de que tenía grandes dotes como cazadora.

Alzó la mirada hacia el cielo parcialmente cubierto y respiró hondo- deberíamos volver a la hoguera, esperemos que mañana haya algo en alguna de las trampas para desayunar- le sonrió.- ¿estas bien? Espero no haberte aburrido-.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Dom Sep 27, 2020 11:52 am

Esperaba su tensión, incluso un poco de frialdad normal dada las circunstancias, pero no que le devolviera el abrazo con aquella calidez. Cerró los ojos disfrutando de sus caricias y dándose cuenta de que había echado mucho de menos tener aquel tipo de contacto con otro ser humano. Era fácil de olvidar cuando todo lo que eran sonrisas y abrazos se volvían malas caras y violencia en la vida.
cuando se separaron notó como su ánimo había subido de una forma más cálida y profunda que de normal. Robert era un buen muchacho, se alegraba de que la vida los hubiera juntado, a pesar de todo lo trágico de en medio.

Se imaginó lo dulce que debía ser aquello de poder alquilar una habitación.-Si que da beneficios la caza- Exclamó alzando las cejas y sonriendo. Por supuesto tenía que fastidiarse el resto del año con piedras clavadas en las costillas a la hora de dormir... pero era una buena forma de invertir el dinero. Ella nunca había conseguir tanto ni de milagro, ni en las mejores rachas donde los robos fluían sin problemas. Y cuando lo hacía... siempre pasaba algo y sus "ahorros" se esfumaban dramáticamente. Era lo malo de dedicarse a algo tan poco constante.

Cogió una ramita rota de un matorral y jugueteó con ella distraídamente mirando los árboles y quedándose con la infinidad de detalles que ofrecían, mientras él encendía el pequeño fuego. En cuanto prendió se permitió disfrutar unos momentos de su calidez hasta que volvió a llamar su atención con una propuesta irresistible.-Por supuesto, siempre quiero aprender- le aseguró. Desde pequeña había sido inquieta, y esa clase de conocimientos que se adquirían con las manos y la experiencia eran sus favoritos, muy por encima de los que se plasmaban con letras en un libro, y es que por supuesto, siempre terminaban resultando más útiles. Para el día a día al menos, que es como ella vivía.

Tomó las cuerdas y pasó todo el camino atenta, con los ojos abiertos como una lechuza, intentando memorizar aquella información tan extensa que Robert explicaba con la soltura de un hombre experimentado en la materia. De cuando en cuando Bree le repetía rápidamente todo hasta donde recordaba, o señalaba lo que parecía un rastro, con un éxito moderado. Recordarlo no le costaba, pero sus ojos aun tenían que aprender a "ver" como se debe observar en el bosque. -Entonces esta rama...- empezó con un punto de emoción en la voz.-No espera, he sido yo antes- reconoció chascando la lengua. Mientras andaban anudaba y soltaba la cuerda para hacerle recordar a sus manos lo que su cerebro no quería olvidar. -Eres un gran profesor, tal vez mañana no recuerde la mitad, pero eso es más cosa mía que tuya- le aseguró con una risa fresca.

Para cuando le tocó armar la trampa se vio suficientemente confiada hasta la segunda vuelta del cavo en la que le miró buscando su aprobación según la anudaba por otro lado. Después de licuar su cerebro estuvo lista y el orgullo en la mirada de Robert se reflejó en la sonrisa de la joven, fascinada por haberlo logrado con suficiente dignidad. -Ya verás como si, nos daremos un banquete.- Dijo a lo mejor un poco optimista de más, limpiándose las manos de tierra en los pantalones.- ¿Bromeas? Hace siglos que no me divierto tanto. Es estimulante poner el coco a trabajar.- se juntaba la novedad con que tenía energías para asumirla, era una combinación poco habitual. Apartó unas ramas que iban directas a su cara y se agachó para pasar por un hueco y seguir andurreando.- ¿Cómo cazas a los bichos más grandes, también trampas o te pones creativo?- preguntó con curiosidad. Estuvo a punto de resbalarse con un puñado de hojas secas, pero un tronco cercano paró su desgracia. Tenía que recordarse de tanto en tanto que no pisaba el seguro suelo de una calle.

Cuando volvieron a la hoguera Bree voló hasta las llamas y acercó las manos sin perder un segundo. Siempre las tenía frías y el contraste con aquel calor, trascendía lo agradable.- Cuando me enseñes a pelear... ¿Qué irá antes la daga o los puños?-preguntó curiosa frotando las manos sobre la hoguera.-Te aviso de que tengo un estilo traicionero-bromeó y plantó el culo en un tronco ancho cerca del fuego. No era una gran luchadora, pero cuando no había más remedio le ponía pasión al asunto, y no había normas cuando se trataba de salvar el pellejo.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Lun Sep 28, 2020 10:09 am

Ante las preguntas de Bree, Robert pareció pensarse la respuesta. Lo ideal habría sido aprender tiro con arco, pero nunca había sido su fuerte. Sabía tirar flechas, claro, pero su puntería era de un 50% de posibilidades, lo cual cuando estas muriéndote de hambre no era suficiente. Por no hablar de que necesitaba un arco en condiciones. Realmente nunca se había preocupado de abatir presas grandes, no lo necesitaba y cazar sin necesitarlo era algo que Robert no compartía- verás… normalmente las presas grandes como los venados no son mi objetivo, no necesito tanta carne y solo hay que tomar lo que uno necesita. Las hadas y los Dioses han puesto este bosque a nuestra disposición, pero no podemos abusar- dijo deteniéndose frente a un arbusto de bayas y le indicó que se acercara, tomando una y se la puso en las manos.- Son comestibles. No olvides Bree, que hay que dar gracias por lo que el bosque nos da, porque en realidad no es para nosotros. Las hadas son generosas por darnos cobijo y comida entre sus árboles. Por eso no me gusta abusar- explicó cogiendo alguna baya más, pero tampoco muchas.

Robert hablaba de las hadas y los dioses como si fueran reales. Para ellos lo eran. Su padre le había contado que los círculos de piedras que había diseminados por todas las Highlands eran puertas de entrada al mundo de los dioses. En las festividades señaladas esas barreras se hacían más débiles y por eso podían escucharles con más claridad. Era el momento de agradecer a los dioses, dentro de esas piedras, los frutos de aquella estación.

En cuanto a las hadas, si vampiros, licántropos, cambiantes y magos existían ¿porqué no ellas? ¿Quién cuidaba de los bosques si no era así?

Se sentó con ella al lado de la hoguera y alzó la mirada hacia las estrellas. Esperaba que Bree estuviera cansada, un paseo por el bosque y la tripa llena le ayudarían a conciliar el sueño en aquella noche de verano. Él aún no tenía sueño, no es que fuera a hacer guardia porque, siendo sinceros nunca había tenido problemas en el bosque, pero tenía mucho en lo que pensar.

- Lo importante es que sepas qué usar en cada momento- señaló el bosque- si desenvainara mi espada aquí, estaría cometiendo un error, los árboles cierran el espacio para el mandoble. Alguien como tu tendría más posibilidades de ganar aquí que yo mismo- sonrió- ya que no eres grande ni fuerte, tu estrategia debe ser cansar a tu oponente, ser más rápida y más lista. Así podrás ir desgastandole. Te enseñaré a mejorar tu juego de pies, para ti será sencillo, ya veras - dijo tranquilo

Sacó un paño y se puso a pulir su espada, comenzando por la funda con intrincados nudos celtas. Le relajaba mucho pasar sus manos por los nudos, siguiendo su recorrido. Había visto mil veces a su padre hacer lo mismo cuando se encontraba nervioso.

Tras prestar atención a la guarda, desenvainó a Dionach, que en gaélico escocés significaba “protectora”. La empuñadura era sencilla con unos nudos celtas a ambos lados de la guarda y el escudo de los McLean grabado como contrapeso al final de la empuñadura. La hoja era de un plata casi imposible con runas grabadas. Todas ellas eran de protección hacia su portador. Era un hecho que los McLean no luchaban para atacar, sino para proteger. Siempre para proteger. Pasó el paño delicadamente por las runas grabadas y sonrió a Bree- ¿no descansas? Mañana seguiremos con las lecciones, necesito que estés descansada, repasaremos lo que has aprendido hoy y te enseñaré cosas nuevas. Así hasta que te encuentres capacitada para valerte por ti misma- miró el bosque y negó- no te preocupes, no te pasará nada, puedes dormir tranquila. Las hadas nos protegen, incluso tan lejos de nuestra casa.-

Robert imaginaba que la tranquilidad no era algo de lo que Bree hubiera disfrutado: robos, intentos de tomar su cuerpo, palizas y hambre debían haber sido constantes ahí de donde provenía. Pero ya no. El bosque con toda su brutalidad y su espíritu salvaje era un lugar mucho más seguro que los callejones de Paris.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Mar Sep 29, 2020 2:12 pm

Al parecer su pregunta le había dejado pensativo y por un momento dudó en si aquello era bueno o malo, pero esperó entre rama y rama para escuchar una respuesta que le sorprendió. Casi le pareció ver a su madre hablando de aquellos seres místicos. De los tres era la más dada a esas creencias, su padre resultaba un tipo más práctico y ella estaba en un punto entre medias, más inclinada a no pensar demasiado en las criaturas del bosque que en hacerlo, pero suponía que no era tan escéptica como Murtagh. Se acercó como un pollito curioso y tomó las bayas que le daba como si fueran un tesoro. Se tomó el tiempo necesario en ver como eran las hojas de la planta y el fruto que daban. Si eso se podía comer... le podía salvar de algún apuro en otro momento, y eso era el tipo de información que Bree gravaba a fuego en su retina. -Sabias palabras de un hombre justo.- abusar de los regalos nunca solía traer nada bueno, fueran de un feérico o no. Bree mordisqueó una de las bayas, sonriéndole con aprobación y satisfacción.-¿Crees que tienen también un lado oscuro? Mi madre hablaba de sus virtudes pero... también contaba cosas escalofriantes.- Y tal vez por eso no debían hacerlas enfadar.

Le miró largamente cuando se sentó a su lado, el calor y la cercanía del muchacho era a su modo más agradable que el de la hoguera, tenía sabor a hogar. Le pareció triste que las personas pudieran llegar a acostumbrarse a estar tan solas, que una cercanía como aquella se convirtiese en algo especial, en una novedad. Tal vez era el castigo de las hadas de Robert por haberse convertido todos en una sociedad de mierda, más dispuestos a apuñalarse que a cuidarse. Divagó un poco más sobre aquello mientras mareaba una de las bayas entre los dedos. Estaban ricas y quería hacer cada una de ellas durar, como si fueran pequeños caramelos que tuviera que aguantar en el tiempo para disfrutar mejor.

Alzó la mirada al muchacho y siguió sus gestos al bosque y a la espada, asintiendo con atención.-Hmmm Ya veo. Un espadachín tendría ventaja pues en un espacio abierto.- Murmuró. Tenía una lógica tan básica y aplastante que no le sorprendió. Tendría que evitar ese tipo de espacios si veía a alguien armado con una espada. Vaya, vaya... quién le iba a decir que el bosque podía resultar un aliado tan útil a tantos niveles. Dio una palmada emocionada y se comió por fin la baya.-Suena genial. Soy como una culebra incansable y rápida como un demonio- le aseguró muy convencida de sus únicos rasgos positivos para salvar el pellejo.-Si crees que puedo mejorar eso, me harás invencible- bromeó con una carilla traviesa muy animada. Juego de pies, apuntado. Sería como una bailarina... ¡una bailarina del combate!

Se quedó ensimismada mirando como pulía la espada, con los codos en las rodillas y deleitada con el calor del fuego. Era relajante verle hacer, se le veía tranquilo y apacible, y se notaba el cariño que le unía a aquel arma. Supuso que sería la espada de su padre... o de su familia, vete tú a saber. Los nobles tenían cosas de esas que pasaban de generación en generación y que representaban para ellos algo más profundo de lo que ella podía entender viniendo de un objeto. Pero lo respetaba. Al escucharle volvió a la realidad con un respingo. -¿Ah? si... debería. Me cuesta bastante dormir, la verdad- confesó con naturalidad. Dormía poco y ligero, siempre pendiente a lo peor... y encima aquella tarde había tenido un inesperado cóctel de emociones que la mantenían con los ojos abiertos como un búho. Por suerte la cena copiosa le daría algo de sueño. Miró al bosque y luego a Robert un par de veces.-Está bien... Me fío de ti.- Era la primera vez en cuatro años que decía esas palabras, y esperaba no arrepentirse. Se estiró un poco y bajó del tronco acercándose al fuego, si eso no la amodorraba, nada lo haría. Se llevó una mano a la nariz y al labio, ya dolían menos, a lo mejor por la mañana no parecía del todo Quasimodo. A lo mejor.

Miró de reojo al muchacho, y asegurándose de que le daba bien la espalda, se quitó el chaleco con cuidado y metió las manos por debajo de su camisa, buscando el apretado nudo que tenía discretamente guardado entre los vendajes de su torso. Estaba tan acostumbrada a hacerlo que sus dedos lo deshicieron casi automáticamente, con la molestia añadida de los golpes de la pelea, pero nada que resultara nuevo o terrible. Con cuidado fue liberando la venda, desenrollando poco a poco. En casa era más fácil sin la camisa, pero aquí no se la quitaría por obvios motivos. Se había asalvajado con los años, si, pero aun guardaba su pudor de doncella. Pse, más o menos.
Tras vueltas y vueltas se deshizo por fin de aquella opresiva coraza con un suspiro. Libertad. Después de todo el día siempre le dolía el pecho y le escocía la cintura, era la mejor tela y la más suave que tenía, pero una mujer no estaba en la tierra para ser una momia apretada. Quien inventó el corsé seguro que era un sádico hijo de puta. Bree hizo una bola con su vendaje y lo transformó en una pseudo almohada, envuelto en el chaleco. Se liberó de la boina echándola a un lado y tras revolverse el pelo y volver a estirarse empezó a notar también el sueño. Se tumbó por fin mirando al cielo, era una noche bonita.-Como nos muerdan las hadas por la noche, mañana te daré una paliza- bromeó con una suave sonrisa en los labios, mientras notaba como empezaba a pesarle el cuerpo. Vaya si que estaba cansada... y por primera vez, no temía irse a dormir con la guardia tan baja.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Mar Sep 29, 2020 2:58 pm

Las palabras de ella parecían sencillas de decir, pero no había nada más complicado que confiar en otro. Aquello hizo que Robert sintiera que debía estar a la altura de la confianza depositada. Una parte de él deseaba contarle como había fallado protegiendo a otros y otra parte de él deseaba asegurarle que aquella tragedia nunca se volvería a repetir. Finalmente no dijo nada, sentía la emoción estrangulandole la garganta y solo pudo asentir, agradecido por su confianza.

Al ver como se tumbaba, por pura decencia, Robert apartó la mirada y la mantuvo fija en la hoja de su espada, nunca haría algo tan descortes como mirar a hurtadillas a una dama. Sonrió al escuchar la ocurrencia de Bree y le siguió el juego- Eso explica por qué a veces despierto con mordisquitos- bromeó y echó más leña al fuego para que no se quedara fría.

El bosque se quedó en silencio. Solo se escuchaba el crepitar de la hoguera, algunos grillos y el ocasionar ulular de lechuzas y búhos. Robert estaba tranquilo, conocía aquellos sonidos, desde los pasitos de animales en la espesura a aleteos de aves entre los árboles. El fuego no atraía a predadores, por suerte, así que sería suficiente protección frente a los ocasionales lobos y si  había cambiantes o licántropos, respetarían aquel espacio.

Continuó puliendo su espada hasta que notó la respiración suave y acompasada de Bree, que seguía acurrucada cerca del fuego. Robert buscó en su zurrón una manta enrollada sujeta con unas cuerdas de cuero y la extendió sobre el cuerpo de la joven. Era de la mejor lana y ella era más bajita que Robert, por lo que se la puso doble para que le abrigara más. Apoyó suavemente la mano en su cabello para desearla unos dulces sueños en silencio y permaneció despierto hasta que el cansancio le venció.

Al día siguiente el cantar de los pájaros despertó a Robert y este se estiró un poco, remoloneando, de la hoguera solo quedaban rescoldos y bostezó con el pelo revuelto. Se incorporó y sonrió al ver que Bree seguía dormida, momento que aprovechó para separarse de ella unos minutos e ir alejado a hacer cosas que no haría frente a una dama.

Tras aquello volvió a encender fuego y tomó más bayas del arbusto que habían encontrado por la noche. Aquello bastaría para que Bree tuviera algo en el estómago  mientras iban a por agua al riachuelo y a comprobar las trampas para el verdadero desayuno. Después podrían centrarse en las lecciones de lucha.

Apoyó su mano sobre las rocas que les habían cobijado y cerró los ojos, había grabado los mismos símbolos de protección que su padre le había enseñado mucho tiempo atrás y pegó unos segundos su frente a ellos  “Buenos días, antepasados” pensó “proteged a mi gente hoy como lo habéis hecho todos los días anteriores a este, que tengamos buena fortuna, que el sol brille en nuestro camino. Dioses, yo os honro como lo hizo mi  padre antes que yo. Protegednos y guiadnos.”

Respiró hondo y se sentó a esperar que Bree despertara, no había nada de malo en dejarla descansar un poco más.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Mar Sep 29, 2020 4:16 pm

Ya tenía los ojos cerrados, pero sus palabras le llegaron claras y le sacaron un amago de risa suave.-Qué idiota- murmuró más dormida que despierta, de haber estado en su sano juicio, no habría hablado tan desvergonzadamente. Bree se hizo un ovillo cediendo más rápida y profundamente al sueño que de normal. Aunque no hubiera paredes a su alrededor, se sentía más protegida que en casa. Ya estaba dormida cuando su cuerpo notó el dulce calor de la manta y terminó de relajarse completamente, aquella comodidad añadida también era una novedad.

Cuando empezó a tomar consciencia de su alrededor a la mañana siguiente, lo primero que notó extraño fue el olor. Era fresco y agradable, a vegetación, también estaba el de la leña y otro que no reconocía pero le era familiar. No olía a las inmundicias del peor barrio de Paris. Luego el silencio, no había gritos, ni peleas, ni vendedores, ni llantos, ni carcajadas, no... era un sonido más suave y dulce. El mecer de las ramas, los pájaros, el crepitar del fuego... A pesar de resultar extraño la mecía más en el sueño hasta que abrió de golpe los ojos. ¿Qué, dónde estaba? Había dormido tan profundamente que se encontraba un poco desorientada. Entonces vio la figura del muchacho, no muy lejos y suspiró. Cierto. Robert.

Se pasó una mano por los ojos y se incorporó perezosamente, estirándose como un gato. La última vez que había dormido tan bien debía tener qué... ¿Doce años? Pasó los dedos por la manta, no era suya, no tenía una así de buena, ni soñaba con hacerlo.-Gracias...- Dijo mientras terminaba de volver al mundo de los vivos. Se pasó las manos por el pelo, se puso el chaleco bien cerrado para... disimular con la decencia necesaria la libertad que ganaba sin las vendas, y por fin se levantó.-Espero que no pasases frío por mi culpa- dijo de corazón mientras doblada concienzudamente la prenda. En algo se tenían que notar los años trabajando en el servicio de una casa de señoritos parisinos. Se la tendió con una sonrisa sincera.-Eres muy amable- Ya había dejado de creer en que hubiera gente tan generosa hasta que apareció él.

Se excusó un momento para terminar de adecentarse y cuando volvió sintió una punzada de orgullo por no haberse perdido. Era un pequeño paso para ser una buena aventurera en el bosque.-Ya estoy- Anunció dándose una palmada alegre en los muslos. La cena de la noche anterior suponía la ingesta de calorías que tenía de normal en varios días, así que su cuerpo estaba más espabilado que de normal. Eso no quitaba que ya tuviera hambre otra vez, pero lo que más le urgía era echarse agua en la cara y refrescarse un poco.-¿Crees que habrá caído algo... un conejo, una ardilla tal vez?- canturreó de buen humor, esperaba que algún pequeñajo incauto hubiera metido la pata donde no debía. Le daba pena, eran muy monos, pero más pena daba morirse de hambre.
Dejó que guiara la marcha, ella era un folio en blanco en aquel momento, no sabía en qué dirección ir, o que tocaba hacer, así que la mejor idea era seguir al pelirrojo y fiarse de sus habilidades.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Mar Sep 29, 2020 5:46 pm

La mañana era especialmente suave y Robert supo que sería un gran día para hacer todo lo que tenían en mente. Justo iba a despertarla cuando Bree comenzó a moverse y se levantó. Al parecer había tenido un sueño reparador en parte gracias a su guardia y en parte gracias a un estómago lleno de deliciosa comida. Le tendió las bayas para que aguantara con algo en el estómago hasta que regresaran para cocinar la caza.

Se incorporó para doblar la manta pero Bree estaba decidida a hacerlo ella misma, y él agradeció el gesto con una inclinación de cabeza- tranquila, ha sido una noche suave. Dentro de poco comenzará a refrescar conforme vayamos acercándonos a Mabon.- Como muchos otros highlanders, Robert tenía ciertos marcadores que le ayudaban con el devenir del año representados en ocho festividades.

Esperó pacientemente a que ella se acomodara la ropa y él mismo se arregló un poco, lo justo puesto que le daba bastante igual su aspecto, iban al bosque no a una recepción oficial. Y aún así no habían sido pocas veces las que había llegado con las rodillas peladas a recibir a algún laird.- Veremos, quizá hemos tenido suerte y tendremos caza abundante- sonrió yendo con ella.

Dejó que Bree tratara de recordar donde habían dejado las trampas y con la luz del día le enseñó los rastros frescos que se habían dejado. En tres de las cuatro trampas que habían colocado había premio. Dos perdices bien gordas y un conejo. A pesar de que eran comida, Robert se acercó y tras coger las presas fue rápido. No había que regodearse en la muerte. Volvieron a montar las trampas para la noche.

Metió los animales en una bolsa y se los cargó a la espalda- vamos a algo más ligero, busquemos agua- le indicó que debía prestar atención a lo que había a su alrededor, tenía que saber discernir el rumor del agua, si es que podía discernirse. Se puso tras ella y le tomó de los hombros- cierra los ojos y centrate en los sonidos del bosque, con el tiempo podrás entender cuales son normales, como un murmullo de fondo y cuales son los que buscas- le dejó unos minutos para ver si escuchaba algo.

Él sabía donde estaba el arroyo y no se escuchaba desde allí, cuando Bree se dio por vencida sonrió y le tendió la mano, conduciéndola a través del bosque, explicándole que solía haber más musgo y líquenes en la zona donde había agua, que los rastros de los animales solían llevar o a madrigueras o a fuentes de agua.

La verdad es que llamar “riachuelo” a aquello era ser muy generoso, era un arroyo pequeño que no medía más de dos metros de ancho y con suerte a Robert le cubriría por la rodilla. El escocés se descalzó y se metió en el agua. Estaba helada pero el frio ayudaba a despejarse. Se inclinó para lavarse la cara y se mojó el pelo con las manos empapadas, echando sus rizos hacia atrás, sonriendo. Se volvió a Bree y alzó una ceja, salpicándola un poco- ¡Vamos! Hay que despertarse- rió sin que le importara lo más mínimo que su ropa se mojara.

Retrocedió ante la posible tentativa de que Bree pasara a la acción para mojarle aún más.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Bree Mackenzie el Miér Sep 30, 2020 12:46 pm

Bree tomó las bayas con una gran sonrisa y un estómago la mar de contento ante la ofrenda. Robert hacía demasiado fácil que se sintiera a gusto a su lado, se preocupaba de que estuviera alimentada y calentita, todo lo que necesitaba para estar de buen humor y feliz. Mira que se conformaba con poco, y lo difícil que era conseguirlo la mitad del tiempo. Se metió un par en la boca y guardó el resto para el camino muy prudentemente. Prefería el delicioso goteo constante a "atiborrarse" y no saber más de ellas. -Mabon... hace mucho que no lo escuchaba- dijo suspirando con algo de nostalgia.-Era la fiesta favorita de mi madre.- comentó echando a andar en busca del botín. En Francia se perdía un poco esa esencia mágica de escocia, que creyeras o no, siempre era agradable, y en París... lo único con encanto mágico que quedaba a su parecer, eran las malditas gárgolas de Notre Dame.

Recordar el camino era un dolor de cabeza, cambiaba mucho de noche y día, o al menos a ella le parecía otro mundo, pero había puntos clave tan reconocibles que le sacaban una sonrisa cuando los encontraba. Otras veces se veía obligada a girarse con cara de cordero y pedir ayuda para seguir con algún sentido. Por otro lado las explicaciones de los rastros se le hicieron fundamentales e interesantes, y durante buena parte del recorrido intentó ocultar el suyo para practicar, sin mucho éxito, y seguir el de algún animalillo, con un índice de acierto ligeramente superior. Aun le quedaba mucho para ser una druida loca ermitaña del bosque, pero no tenía prisa. Bree se obligó a mirar cuando Robert puso punto y final a su futuro desayuno. Si tenía estómago para comerse esos animales, debía tenerlo para ver cómo terminaban en el plato, para acabar con ellos y limpiarlos antes de cocinarlos. Así de paso también aprendía a cómo hacerlo bien para que no sufrieran demasiado. Le ayudó con las trampas y pusieron rumbo al siguiente punto. -Si, por favor- No fue hasta la mención del agua que se dio cuenta de lo sedienta que estaba.

Le miró extrañada cuando se puso tan místico, pero le hizo caso. Cerró sus ojos y puso toda su atención en el bosque. Sus sonidos, los olores, las sensaciones... y la única deducción a la que llegó era que el aire soplaba ligero y fresco, que había un par de pájaros bastante molestos y que Robert se estaba metiendo con ella. Bree tenía buenos sentidos, afilados a fuerza de salvar el cuello, y no escuchaba agua alguna.-Llevas como diez minutos quedándote conmigo ¿verdad?- Dijo girándose lo suficiente como para que viera su cara de resignación. Bufó ante su sonrisa, pero la molestia le duró un par de segundos antes de sonreír de vuelta y tomar su mano. Se lo perdonaba por que el dato del musgo y los líquenes le era completamente desconocido hasta el momento. ¿Cuántas cosas sabía el maldito? Increíble.

Cuando llegaron al agua Bree suspiró de alivio. -¡Por fin!- Se entretuvo en quitarse las botas y remangarse los pantalones por encima de las rodillas flacuchas, y la camisa hasta los codos. Recibió el salpicón con un botecito y le miró sorprendida.- Si que estás animado esta mañana- Le dijo con media sonrisa y se metió en el agua. Vio su reacción mientras se acercaba y amplió la sonrisa, más zorruna y juguetona esta vez.-Ooooohh... qué precavido. ¿No te fías de mi?- Se le cortó el aliento un momento al notar el agua fresca en las piernas, pero después de unos segundos era más llevadero.- ¿Por quién me tomas? Soy un ángel.- Le aseguró con su mejor cara de santa, avanzando hasta su lado y plop, le hundió una rodilla por detrás de la suya para hacerle perder el equilibrio, y acompañó el gesto con un suave empujón en la espalda. Una pequeña vengancita por lo de escuchar a la nada y el salpicón era de merecida justicia... y para qué se iba a engañar, hacía mucho que no jugaba tan relajadamente con nadie.

Después de su "inocente" gesto canturreó alegremente y se entretuvo frotándose los brazos, la cara y el cuello. Estar limpia y perfumada era un privilegio que se esparcía en el tiempo según bajabas de las zonas más ricas a las pobres, pero aun así, a Bree le gustaba estar lo más decente posible.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwcjTdY1rifr4k_500Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylwzWKth1rifr4k_500
¡Gracias  Tsetsé!:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Fondo-15

feel that way:
Antiguos conocidos [Robert McLean] Tumblr_inline_nyylhc9Qh31rifr4k_500
Bree Mackenzie
Bree Mackenzie
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 63
Puntos : 62
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 27/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Robert McLean el Miér Sep 30, 2020 5:20 pm

Mabon también era una de las fechas favoritas de Robert, era la fecha en la que se daban gracias por los frutos recogidos tras la siembra de Ostara. Todo Dunnottar preparaba pasteles y tartas de frutas escarchadas. Si, podía entender por qué aquella festividad había sido de las favoritas de Lesleigh MacKenzie.

Trató de no dejarse llevar por los recuerdos de añoranza de su tierra y se centró en el presente. Bree no era un oponente desdeñable, su estilo callejero le hacía imprevisible, era pequeña y ágil como un gato, si no se andaba con cuidado acabaría calado hasta los huesos. Estaba limpiándose la cara convencido de que no podía llegar hasta donde estaba él y… acabó con el trasero en el riachuelo, riéndose – bien jugado- le felicitó empapado, pasándose las manos por el cabello de manera que sus rizos se alisaron un poco, peinados hacia atrás. Ella se sentía muy ufana por haberle tirado, pero Robert se movió con agilidad y la agarró de las piernas desde su posición.

La alzó como si no pesara nada y la metió en el agua junto a él, riendo. Bien, ambos estaban ahora si que si empapados hasta las cejas, pero bien valía el momento de juego. Desde Litha, Robert no se permitía estar así de distendido con nadie.

Robert se tumbó en el agua, flotando un poco y le miró riendo- vamos a tener que ponernos al sol para secarnos- dijo con la sonrisa traviesa de un niño- ¿recuerdas Dunnottar?- el brillo de su mirada fue intenso. su sonrisa de niño se apagó un poco siendo sustituida por la profunda añoranza- siento si alguna vez te metí alguna lagartija por el vestido, los chicos podemos ser muy idiotas con las chicas- dijo volviendo a mirar hacia el cielo- a veces añoro tanto aquello que casi puedo sentir el tacto de las rocas en mis manos. Seguro que tu puedes entenderme.- murmuró abriéndose a ella- si regresara ahora no queda nada, quemaron el castillo hasta los cimientos, el tiempo y las inclemencias habrán hecho el resto… con suerte las tumbas de todos los que allí perecieron estarán cubiertas de hierba y brezo…- dijo cerrando los ojos, sintiendo como la corriente del riachuelo pasaba por él. Desde la cabeza a los pies, revolviendo sus rizos, moviendo la ropa empapada.

Todo estaba en movimiento. Los cuerpos de la gente a la que amaba se habrían descompuesto en sus tumbas y estarían alimentando nueva vida que a su vez tendría su propio ciclo. Se vio a si mismo con las manos ensangrentadas por cavar con la pala. Sus padres estaban enterrados juntos, dentro de la misma mortaja, cogidos de la mano. Robert los había enterrado bajo la sombra de lo que quedaba del árbol centenario que el primer McLean plantó en la plaza de armas de Dunnottar.

Se incorporó del agua y acarició momentáneamente el hombro de Bree saliendo del agua, chorreando y escurrió entre sus manos lo que pudo de las prendas. Llenó una cantimplora y fue a buscar ramitas para hacer una hoguera allí mismo donde poder desayunar.


Antiguos conocidos [Robert McLean] Sin-t-tulo-1
Robert McLean
Robert McLean
Cazador Clase Baja
Cazador Clase Baja

Mensajes : 87
Puntos : 73
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2020

Volver arriba Ir abajo

Antiguos conocidos [Robert McLean] Empty Re: Antiguos conocidos [Robert McLean]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.