Victorian Vampires
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/08/21


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org



<

Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

2 participantes

Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Virginia Hlawatsch Mar Nov 30, 2021 7:25 pm

"Strangest wilderness inside
The heart drifts from hot to cold
You think it can't make up its mind
But suddenly it's always known".



Miró hacia ambos lados antes de tomar asiento. Quería tener seguridad de estar sola, alejada. La compañía de los pájaros cantores y la naturaleza ya le eran suficientes. Hasta la simple gracia de ver corretear a lo lejos a algunos infantes felices y despreocupados disfrutando de su inocencia.
Lo cierto, es que Viriginia llevaba consigo un nudo en la garganta esa tarde. Por eso había salido un poco menos que despavorida del Banque du France, como si necesitase escapar de allí antes de explotar en lágrimas frente a todo el mundo y perder el estatus que tanto le había costado ganarse.

Ser y parecer una mujer fuerte no era cosa fácil. Y menos aún mantener esa imagen cada día, todos los días frente a todos los que la observaban y cuestionaban su posición actual.

Con los codos apoyados sobre sus piernas y las palmas de las manos sobre su casi pálido rostro la pelirroja trataba de recuperar el orden de sus inhalaciones, luchando silenciosamente por retomar la compostura perdida ¿Pero cómo iba a lograr eso con tantas preguntas en su mente? Aún no había tenido pistas nuevas sobre el asesinato de sus padres. Nada que le diera un aliento para mantenerse con esperanza, con ansiedad en vez de angustia. Con fortaleza en vez de rendición.
Les extrañaba enormemente. Y hoy más que nunca se sentía sola. La austríaca sabía que ese sentimiento le invadía constantemente, pero aquella tarde eran de esas que el sentir le ganaba al poder racional de su ser y se desbordaba, como quien sirve un vaso de agua sin preocuparse siquiera por sobrepasar los límites del mismo. El líquido ya estaba derramado y los sentimientos de Virginia de igual manera.

Inhaló con fuerza una vez más y con un pañuelo que sacó del bolsillo de su vestido y el cual estaba grabado con sus iniciales limpio las contadas lágrimas que ésta se permitió despojar dada la soledad del recinto para esos entonces. Se recostó contra el banco donde se situaba y se dispuso a observar su entorno, a tratar de conectarse nuevamente con la realidad, pero aquella que no le hacía doler el corazón.

Pensó por unos instantes cómo estarían manejándose sus empleados sin su presencia, pero después de todo sabía que ellos estarían bien. Ojala ella pudiese promover lo mismo ante la ausencia de su familia.

La pelirroja sonrió levemente, imaginándose correteando por una pradera verde y primaveral. Respirando con energía y sintiendo el calor del Sol sobre su blanca piel. Al final del retrato ésta se dejaba caer sobre la verdosa hierba fresca riendo, porque había encontrado esa paz que buscaba y desconocía por completo.

Abrió los ojos y allí seguía, sentada y solitaria. Cuando todo lo que en verdad quería era caer rendida. En la noche. En un par de brazos. En  la contención de la nostalgia que palpitaba en su corazón.


Última edición por Virginia Hlawatsch el Jue Dic 02, 2021 3:45 pm, editado 1 vez


Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni 5dy6JkO

Can You Find The Real Me?:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Karren
Virginia Hlawatsch
Virginia Hlawatsch
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 19
Puntos de actividad : 11
Fecha de inscripción : 20/09/2021

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Sebastian Rondizzoni Jue Dic 02, 2021 1:05 pm

Los días pasan lentos y monótonos desde su reciente llegada a la capital francesa y el otoño se hace notar en las hojas descoloridas y las flores marchitas. Aquella tarde luce gris y la fresca brisa le recuerda con apatía que un semestre se ha cumplido ya de su luto y nada parece haber cambiado salvo su ubicación actual. La sensación de vacío y soledad se agrava con el tiempo y le consume la ansiedad de no hallar el remedio adecuado para combatirla.

Por suerte para Sebastian, el Hospital cubre sus necesidades emocionales y resulta ser el pilar que necesita para desarrollarse y continuar su investigación. Los pacientes van y vienen; en la mayoría de los casos se despiden con el tan anhelado alivio que necesitan y, con ellos, una parte oscura de Sebastian se desprende y la esperanza por encontrar su lugar le otorga la fortaleza necesaria para seguir adelante. Aquella tarde, sin embargo, no habría bálsamo que calmase su dolor ni buena noticia que le distrajera. Acaba su turno y se retira en silencio del Hospital, apenas una escueta despedida a la enfermera a cargo antes de perderse por las calles parisinas.

Deprimido, evita las calles concurridas en donde las emociones se desbordan de la gente con vibraciones multicolor y, en cambio, busca la soledad de los fríos callejones y la apática vegetación. Sus pasos le llevan hacia el sur de la capital, hasta detenerse frente a la modesta entrada del Jardín Botánico.

Con la esperanza de encontrar la contención emocional que necesita se interna entre sus largos pasillos vegetales. Las hierbas responden a su angustia con silencio y es un alivio concentrarse en sus propias emociones y no las del resto; en ese punto es autodestructivo sentirse tan cómodo con el dolor ajeno. Su bendición ha resultado ser también su maldición. ¿Es posible vivir sólo a través de las emociones de los otros?

En el refugio de su soledad busca su cigarrera y con una chispa de sus dedos enciende un cigarrillo de cannabis. Su efecto, bastante menos potente que el del opio, consigue calmar su ansiedad y embota su mente lo necesario para suspirar con alivio. Se permite bajar la guardia al creerse en soledad y cierra los ojos, dejándose llevar por una sensación de infinita paz y la musical risa de una joven pelirroja...

Abre los ojos con un sobresalto y observa alrededor hasta distinguir a la dueña de aquella risa, pero es tan sólo una ilusión. Su aura delata la soledad que le invade y empatiza con ella al instante en sus deseos emocionales. Sin pensarlo dos veces se acerca y con una torpe reverencia le ofrece su chaqueta, cubriendo sus hombros con ella.

Discúlpeme, Mademoiselle, que invada su intimidad de esta manera, pero ante el fresco que hace no puedo permitir que alguien tan distinguida pesque una gripe. Soy Sebastian Rondizzoni —se presenta con un accidentado francés y una tímida sonrisa.
Sebastian Rondizzoni
Sebastian Rondizzoni
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 42
Puntos de actividad : 19
Fecha de inscripción : 06/10/2021

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Virginia Hlawatsch Vie Dic 17, 2021 4:56 am

El tiempo había transcurrido y el escape de mente Virginia ni lo había notado con claridad. Su piel se encontró algo erizada hasta el momento en que su rescatista de turno apareció de entre la vegetación para auxiliarle con su abrigo. Claramente la pelirroja –usualmente adelantada a todo, por no decir siempre- había olvidado en aquella ocasión su resguardo personal del propio fresco otoñal.

Otra estación había pasado frente a sus ojos y ella aun sin respuestas…

- Debo agradecerle enormemente por su acto tan… caballeroso – le respondió amablemente la austriaca, manteniendo su semblante sereno, apenas dejando ver una leve sonrisa hacia el desconocido. La damisela se irguió de su asiento ya acomodando el abrigo sobre sus hombros, extendiendo su pálida mano hacia el frente – Encantada Monsieur, mi nombre es Virginia… Virginia Hlawatsch – añadió protocolarmente como era de esperarse de su persona. No importase el lugar ni la persona frente a sus ojos, Virginia jamás perdería las manías que le hacían ser única en una multitud.

Observando ahora con más delicadeza al que se presentaba frente a sus orbes, la pelirroja mantuvo la sonrisa al hacerse con el peculiar acento de éste. No era la única extranjera en el jardín al parecer.

El fino olfato de Virginia se hizo con una aroma peculiar proveniente del muchacho, pero no descifrando claramente que podía ser, dejo la idea en su mente que se trataría de alguna novedosa fragancia que el mercado habría lanzado recientemente. La industria de la perfumería estaba en alza y las mezclas olfativas cada vez era más complejas de descubrir.

- Debería preocuparme por el atreverme a consultar el porqué de su visita a este sitio en una tarde como esta… - comentó sinceramente y es que para Virginia ciertas cosas se hacían solamente dependiendo el estado de ánimo. Para la pelirroja encontrarse en un lugar, o realizar determinadas acciones era proyecciones del estado emocional de uno. Y aquel escenario silencioso y nostálgico en medio de una tarde otoñal daba ideas no muy alegres para ella precisamente - … verá, es que para jóvenes como usted, la ciudad tiene atractivos mucho más excitantes y divertidos – sonrió, a la par que al ella encontrarse allí daba una especie de sentencia de que su persona era aburrida ¡Ella no lo creía tan así!  Sin duda alguna el efecto el jardín había impuesto más efecto en sí de lo necesario. Sacudió la cabeza, como para querer salir de su propio letargo. Sus cabellos rubí se mecieron con el viento y ésta recordó que debía volver a sus asuntos cotidianos, a los de la vida. No a los de los sueños.

- Ya ni deberíamos de estar aquí, ¿no cree? - confirió a la par que despojaba un par de pazos en torno al rubio de larga cabellera, aún sin dilucidar que podría traerlo por aquellos silentes pero relajantes parajes.

De todas formas y más allá del momentáneo misterio, los hombros de Virginia se mantenían cálidos gracias al amable auxilio.


Última edición por Virginia Hlawatsch el Lun Ene 03, 2022 2:30 pm, editado 1 vez


Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni 5dy6JkO

Can You Find The Real Me?:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Karren
Virginia Hlawatsch
Virginia Hlawatsch
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 19
Puntos de actividad : 11
Fecha de inscripción : 20/09/2021

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Sebastian Rondizzoni Lun Dic 20, 2021 9:38 am

Al ver a la mujer de cerca Sebastian se preguntó si así era como lucían los vampiros. Su pálida tez contrastaba con el rojo de sus cabellos, cuidadosamente peinados, y las telas y costuras de sus elegantes ropas eran de la mejor calidad. Habiendo frecuentado los elitistas círculos italianos, Sebastian supo de inmediato que la dama era una mujer importante con la cual debía cuidar sus modales. Su acento tampoco era francés pero no era difícil comprenderle, más bien le recordaba levemente al marcado hablar de su madre germana.

El placer es mío, Madame Hlawatsch —señala protocolarmente, escuchando sus palabras y absorbiendo su nostalgia con cierta fascinación. Agradece su cumplido pero al hacer referencia a su juventud Sebastian siente que ella ha puesto una brecha entre ellos. Por un momento estuvo tentado de interrumpirla y decir "¡Usted es excitante y divertida!" pero se detuvo a tiempo, no dejándose llevar por el impulso de la droga. ¿Cómo podría explicarle tal aseveración sin asustarla luego?

Nada me resulta más interesante ahora que su compañía, Madame —responde con una sincera sonrisa—. Soy Médico en el Hospital y ya he tenido demasiadas emociones por un día. En cambio, no parece venir mucha gente por aquí, será que el otoño nos vuelve a todos un poco más nostálgicos... —sacude la cabeza al notar que pierde el punto de sus frases y se esfuerza por concentrarse en dar una respuesta adecuada—. Vine para pensar en quienes he perdido, pero en cambio he encontrado una persona nueva a quien conocer.

Nota cómo la nostalgia vuelve a envolverla y le ofrece su brazo; sólo basta un roce para calmar las emociones de ella y devolverle aquel estado de falsa felicidad. Camina junto a ella, pensativo, en dirección a la salida del espléndido jardín.

¿Sabe? No creo haber visto a ningún guardia en la entrada y dudo que quede alguien más en el Jardín a estas horas. Si le apetece hacer algo divertido, ¿gustaría compartir un cigarrillo conmigo? —Propone con naturalidad, olvidándose un momento de los protocolos—. ¡No quiero ofenderla en lo absoluto! Pero a veces basta con hacer algo emocionante o temerario para volver a sentirse vivo.


Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Sebast11

Look at my eyes:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni D39f2a11

Autumn's face:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni ShimmeringPlasticGenet
Sebastian Rondizzoni
Sebastian Rondizzoni
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 42
Puntos de actividad : 19
Fecha de inscripción : 06/10/2021

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Virginia Hlawatsch Lun Ene 03, 2022 4:03 pm

Contadas –sino más bien casi nulas- eran las ocasiones en las que Virginia había dejado llevarse en su juventud por sus impulsos. Ha decir verdad el siempre estar estudiando y rodeándose de círculos de personas mayores a ella tampoco daba cabida al florecimiento de tales acciones.

De más adolescente gustaba de reír viendo las travesuras ajenas, más nunca las suyas propias. Y aunque un arsenal de inteligencia estaba de su lado para haber sido una excelente generadora de tretas para con otros, Virginia siempre se mantuvo al margen de esa clase de aventura. De esa especie magnifica e inofensiva de diversión.

Pensó en aquel preciso instante que su vida venía siendo demasiado seria. Estructurada. Pero así lo quería ella supuso, pues nunca hizo algo para cambiar su forma de ser o vivir las cosas, por contrario, la vida le había llevado a los abismos de la confrontación, para que el sufrimiento y la nostalgia se apoderaran de ella, finalmente, como sentimientos nuevos al menos.

Se aferró al brazo del doctor y mientras caminaba lentamente, con el rostro hacia un lado miraba su perfil en silencio  ¿Cuántas vidas habría cambiado en su existir el joven gallardo? Tras un suspiro y esa pequeña duda, los orbes de la pelirroja se perfilaron nuevamente hacia el frente, clavando sus ojos en la salida del establecimiento.

- Claro que probaré un cigarrillo con vuestra persona, pero le solicito discreción… - le dijo en voz baja, acercando sus labios al lóbulo auditivo de su acompañante -… jamás me pareció bien visto fumar a una dama -  se rió, posiblemente de sí misma en ese instante en que denotaba las tonterías que su propia cabeza solía imponerse a veces.

Lo cierto es que Virginia necesitaba urgentemente el desprenderse un instante de su ser, de sus emociones. De sus dolores y sus nostalgias. De sus obligaciones.

Por un momento necesitaba sentirse viva para recordarse que debía continuar su camino. O encontrar uno nuevo sin falta alguna.

- Encendamos la emoción que radica en vuestras entrañas doctor y quizás otro día contaremos esta cosa rara de la vida como una anécdota peculiar – le soltó y apresuro el paso solo para adelantársele y dar la vuelta, pudiéndole vislumbrar de frente aunque ésta estuviese caminando de espaldas ahora.

Virginia se veía hermosa y elegante, como la verdadera mujer que era. Más aún, cuando ese iluso brillo de esperanza y curiosidad se desplegaba de sus ojos.


Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni 5dy6JkO

Can You Find The Real Me?:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Karren
Virginia Hlawatsch
Virginia Hlawatsch
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 19
Puntos de actividad : 11
Fecha de inscripción : 20/09/2021

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Sebastian Rondizzoni Mar Ene 04, 2022 9:16 am

A través del contacto pudo percibir con mayor claridad los recuerdos que rondaban la mente de la dama mientras caminaban e inevitable fue recordar también las vivencias propias y regresar a la única etapa en la que fue genuinamente feliz. La inocencia de las jugarretas y el deseo de aventuras le habían llevado a ser un joven temerario, pero la falta de límites propios a su curiosidad le había hecho caer en la trampa de los vicios y la adicción. Pero, extrañamente, no se sentía arrepentido, sino satisfecho.

Un estremecimiento recorrió su espalda cuando su susurro dio paso a aquella musical risa, la misma de la ilusión que le atrajera hasta ella. Su sonrisa se ensanchó como respuesta a sus temores y no supo si la creciente emoción que aceleró su corazón era de ella o propia, pero abrazó la sensación con entusiasmo. Si bajo el efecto del cannabis conseguía acallar el dolor de su pérdida, de seguro ella podría pasar por encima de su propia nostalgia y avanzar.

No se preocupe, estimada, comprendo bien las exigencias de su posición. Personalmente creo en la libertad de cada individuo para tomar sus decisiones sin ser juzgado por el otro —se explaya viéndola de frente, reconociendo en ella a la muchacha que corretea en la colina con aquel brillo peculiar en los ojos.

Se acercan cada vez más a la entrada y dejándose llevar por el impulso, Sebastian coge la mano de Madame Hlawatsch y echa a correr con ella por uno de los pasillos laterales del jardín. La suave brisa agita sus cabellos y cuando se detienen detrás de una joven acacia su respiración agitada da paso a una refrescante risa. La primera carcajada real en seis meses de luto.

Aquí... Estoy seguro de que nadie podrá vernos aquí —explica recuperando el aliento y sacando, de su bolsillo oculto en el saco, la brillante cigarrera de plata. Le enseña el delgado cigarrillo de cannabis liado a mano por él mismo antes de salir por la mañana y lo enciende con las cerillas que guarda para mantener las apariencias. Basta una calada para que el aroma herbal y peculiar los impregne a ambos y le extiende la fina aguja de hierba y papel—. Considero que el tabaco es un poco ordinario, pero esto es un secreto médico que le hará reír a carcajadas. Confíe en mí y vaya con cuidado, apenas basta con una leve calada.


Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Sebast11

Look at my eyes:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni D39f2a11

Autumn's face:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni ShimmeringPlasticGenet
Sebastian Rondizzoni
Sebastian Rondizzoni
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 42
Puntos de actividad : 19
Fecha de inscripción : 06/10/2021

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Virginia Hlawatsch Mar Ene 11, 2022 8:30 pm

Virginia corría de la mano de su recién conocido como una infante que bajo el velo de su natural inocencia no sabía nada sobre su destino a parar. Pero la situación era única, la pelirroja no podía negarlo. El galante caballero había trasmitido en ella una jovialidad y desparpajo singulares. La austriaca no se percató el pensar que quizás esas emociones siempre estuvieron encerradas en ella, esperando ser liberadas en alguna bendita ocasión. Y al parecer, aquella la era.

Retomó el aliento al detenerse junto al médico, despejando con sus manos algunas de las rojizas hebras de cabello recaídas en su pálido e inmaculado rostro. Sonrió sin vergüenzas, la risa del rubio era considerablemente contagiosa, de esas que puede hacer carcajear al veterano más agrio.

Virginia agradeció con un gesto de su cabeza la comprensión del gallardo en cuanto a la discreción que quería mantener en aquel sitio. Su jerarquía en el Banque du France así se lo pedía. Ya bastaba con pelear el respeto aquellos días solo por ser mujer como para agregarse otra complicación más y de forma consciente. Prefería evitarlo sin dudas. Ahí se denotaba hasta donde podía “dejarse ser” la damisela.

Observaba los movimientos de su acompañante con atención, como quien trata de descubrir cómo se logra un truco de magia sin tener suerte alguna en ello, más si la sorpresa. Sus narinas nuevamente se hicieron con esa peculiar fragancia que momentos antes Virginia asociaba con un perfume. Ahora entendía que las hierbas encerradas en aquel cigarrillo eran las que proferían tal particular efluvio.

Sin dudas no olía como el tabaco ¿Serían hierbas traídas de Oriente? Todo aquel ritual del médico y sus cometarios hacían de la experiencia algo misterioso. Virginia no era de las personas más curiosas en la Tierra, pero toda aquella situación le tenía envuelta sin dudas.
Acató con la cabeza para luego atrapar con los dedos índice y mayor de su diestra el fino cigarrillo y llevándolo delicadamente a sus labios, inspiró con delicadeza y medida. La calada se adentró a sus pulmones para luego ser liberada suavemente a través de la boca de la pelirroja.
El acto se había llevado a cabo.

Una singular sensación invadió la anatomía de la mujer unos minutos después. Un cosquilleo. Un gracioso hormigueo parecía invadir su cabeza haciéndole reír recatadamente por no comprender bien lo que sucedía en ella. Miró al doctor sin perder los hoyuelos en sus mejillas - ¿Qué clase de medicina hace sentir a las personas alegres en vez de aliviadas? – le preguntó de forma mojigata. Después de todo, nada sabía Virginia sobre aquel humo que adormecía todas sus penas y tristezas de forma mágica y enigmática.


Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni 5dy6JkO

Can You Find The Real Me?:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Karren
Virginia Hlawatsch
Virginia Hlawatsch
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 19
Puntos de actividad : 11
Fecha de inscripción : 20/09/2021

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Sebastian Rondizzoni Mar Ene 18, 2022 4:55 pm

Observa con contenida emoción cómo la dama se lleva el cigarrillo a los labios y su corazón late con la furia de la complicidad en cuanto el humo es liberado de sus pulmones. La nostalgia se alterna en un vaivén de emociones agridulces, sin reconocer que hasta entonces fumar no había sido lo mismo sin la compañía de otro cómplice.

En aquel estado, es fácil caer presa de la angustia, pero la melodiosa risa de la dama es un cable a tierra que le impide perderse en los agrios recuerdos de su pérdida. En cuestión de segundos su sonrisa pasa de ser alegre a melancólica.

Eso es porque no es una medicina como tal —contesta con la mirada fija en los ojos ajenos, notando ya la leve dilatación de sus pupilas—. Es sólo un regalo más de la naturaleza del cual no debemos abusar. No hay que olvidar que el opio, antes de ser una droga, es una planta —explica, cogiendo nuevamente el cigarrillo. Una última calada es suficiente para no quedarse embobado, e igualmente vuelve a ofrecer la aguja de papel a la dama—. ¿Otra?

Bajo el efecto de la droga se queda embobado mirando los hoyuelos de la dama y por su mente dispersa corren todo tipo de ideas. Sus ansias de aventuras y emoción parecieran haber despertado de un largo letargo y extraño volver a sentirse así de ligero y libre. Busca con la mirada y, cogiendo con mayor confianza la mano de Madame Hlawatsch, la guía hasta el césped y se deja caer sobre la ligeramente húmeda hierba, invitándola con una sonrisa a recostarse a su lado.

¿Alguna vez se ha detenido a mirar el cielo, Madame Hlawatsch? Lo rápido que se mueven las nubes... Desde aquí, pareciera que el tiempo no transcurre y que todo es posible —comenta dejándose llevar por la droga y la imaginación, girando el rostro para observar los rojos cabellos de la mujer—. Perdone que lo mencione, pero es usted muy hermosa.


Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Sebast11

Look at my eyes:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni D39f2a11

Autumn's face:
Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni ShimmeringPlasticGenet
Sebastian Rondizzoni
Sebastian Rondizzoni
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 42
Puntos de actividad : 19
Fecha de inscripción : 06/10/2021

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Surrender  ✖ Sebastian Rondizzoni Empty Re: Surrender ✖ Sebastian Rondizzoni

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.