Victorian Vampires
Trouble <Privado> 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
Trouble <Privado> 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/08/21


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org



<

Trouble <Privado>

2 participantes

Ir abajo

Trouble <Privado> Empty Trouble <Privado>

Mensaje por Khloe Zhu Jue Dic 30, 2021 12:54 am

Establecerse en una nueva ciudad, un nuevo país, donde no tenía amigos, sin demasiados recursos económicos, no fue tarea sencilla. Pero si algo tenía Khloe era visión y constancia. Empezó trabajando en un puesto ambulante en el circo gitano leyendo la fortuna de las personas, no era tan buena como los gitanos leyendo cartas, pero se ayudaba con sus premoniciones para darle sentido a lo que veía. Incluso vendía algunas pociones que, si bien no eran permanentes, ayudaban en temas de calvicie, enfermedades no tan severas de la piel y otras similares. Eventualmente la caravana se marchó de la ciudad y terminó trabajando como mesera en una taberna. Dormía en una habitación rentada, de mala muerte no como a lo que había estado acostumbrada anteriormente, pero con la inquisión tras sus pasos no podía arriesgarse a hacer grandes despliegues de magia, y comía conejos que cazaba ella misma, por lo que ahorraba la mayoría de sus ingresos.

Cuando el dueño de la taberna se retiró, cuando llevaba un año trabajando en el lugar, la dejó a ella como encargada, y posteriormente cuando el hombre falleció, sin familia a quien heredar la propiedad, descubrió que el hombre la había dejado a su nombre, fue así como llegó a hacerse dueña del lugar. Desde entonces han pasado algunos meses en los que la joven hechicera ha hecho algunas reformas para mejorar la apariencia del lugar, e incluso subir un poco la clase incluyendo un grupo de músca en vivo algunos días de la semana. Cuando antes sólo recurrían borrachos sin hogar, cada vez veía aparecer más y más hombre de clase media en busca de un lugar donde beber unos tragos y escuchar buena música. No había nacido para hacer aquel trabajo; sin embargo, debía admitir que no se sentía tan terrible ser normal por una vez en su vida.

Aquella noche en particular faltaron dos de los tres meseros, por lo que no le importó ponerse un delantal y hacer el trabajo con el que había iniciado en aquel mundo. Llegada la hora punta el lugar estaba casi a rebosar, entre la música y las conversaciones de los clientes, el ruido era ensordecedor. Para quien no estuviera acostumbrado, resultaría desagradable, para Khloe, que se crió en uno de los aquelarres más grandes de Europa y Asia, era tranquilizador. Una gran diferencia con el silencio abrumador que encontraba cada noche al llegar a su nuevo hogar, como cruel recordatorio de su soledad actual. Por ello muchas veces trabajaba incluso en sus días libres, no era como que tuviera otras cosas que hacer, y descansar no era algo a lo que estuviera acostumbrada.

En medio de la muchedumbre, se hacía difícil caminar entre las mesas sin tropezar y rozar a alguien, por lo que a medida que avanzaba de un lago a otro, llevando bebidas y retirando botellas vacías, se disculpaba rápidamente con aquellos a quienes afectaba en el camino. No todos se lo tomaban con calma, especialmente no aquellos clientes que se volvían violentos cuando estaban ebrios. No la tomó por sorpresa cuando uno de aquellos hombres la detuvo con fuerza por el brazo, haciéndole tirar lo que llevaba en la bandeja. – Tendrá que pagar por eso, señor. – Dijo entre dientes, procurando mantener la calma. A lo que el hombre, mucho más alto y corpulento que ella, evidentemente ebrio, no se quedó tranquilo. – ¿O qué, preciosa? – Respondió más alto de lo necesario, queriendo hacer un espectáculo y que todos lo vieran, antes de agarrarle el trasero aún encima de la recatada y humilde falda.

Sin poder contenerse, Khloe respondió automáticamente dándole un bofetón al abusivo hombre, indignada con su acción. No era la primera vez que alguien intentaba propasarse con ella de esa manera, pero seguía sorprendiéndola cada vez. El hombre gruñó con evidente enojo y, haciendo uso de su fuerza, la empujó de frente contra la mesa y se pegó a ella por detrás, frotándose con ella de forma asquerosa. Esa fue la gota que derramó el baso.

Con un par de rápidos y ágiles movimientos, la joven se zafó de su agarre, le dio con la parte trasera de la cabeza contra la nariz y finalmente pudo liberarse por completo de él, entonces fue su turno de atacar. Haciendo contacto visual, mirada contra mirada, y con la palma de su mano derecha sobre el pecho del hombre, usó su poder de dominación para hacerlo pagar lo que debía con una disculpa y marcharse del lugar. Si a la mañana siguiente llegaba a recordar algo de lo ocurrido, seguro lo relacionaría más con la borrachera que con poderes sobrenaturales. – Se acabó el espectáculo amigos, sigamos con la música. – Dijo en voz alta para aquellos que habían detenido sus respectivas conversaciones sólo para observar la escena. Satisfecha, se dedicó a limpiar el desastre antes de seguir atendiendo las mesas que comenzaban a impacientarse.


Última edición por Khloe Zhu el Mar Ene 18, 2022 8:18 pm, editado 1 vez


Khloe Zhu
Khloe Zhu
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 8
Puntos de actividad : 3
Fecha de inscripción : 16/12/2021

Volver arriba Ir abajo

Trouble <Privado> Empty Re: Trouble <Privado>

Mensaje por Tarik Zahir Jue Ene 06, 2022 1:57 pm

Hacía unas semanas que llegué a la ciudad de París siendo la primera vez que salía de Egipto, motivado en parte por no dejar a mi hermana sola en dicha ciudad y en base al afán protector que siempre había tenido con ella. Era la pequeña y siempre cuidé de ella en todo momento hasta que sus dones de hechicera hicieron acto de presencia, algo que en mi familia era normal sobre todo en las mujeres que eran las que mayormente obtenían dicho don. Esto se debía –o eso siempre nos habían contado- que era porque nuestra familia perteneció en el pasado al culto de la diosa Isis, considerada la “gran maga”, y desde entonces todas las mujeres eran hechiceras. Conocía bien a mi hermana Isis –una ironía que se llamara como la propia diosa- y el carácter que se gastaba, el suficiente como para saber que podía defenderse por sí misma sin necesidad de que yo rondara cerca, pero no podía evitarlo ya que desde pequeño siempre había sido así. A diferencia de ella yo seguí los pasos de mi padre y me convertí en un cazador o, en lo que antiguamente era conocido como un “medjay”; guerreros que defendían todo aquello que tuviera que ver con el Imperio e incluso según algunos escritos, la élite real. Aunque siempre estuvieran en las “sombras” y no todos supieran su verdadera funcionalidad. Con el paso del tiempo y la caída de los imperios se centraron en la labor de proteger todo aquello que tuviera que ver con los faraones, bien fueran sus tumbas o los legados que dejaron a su paso. Actualmente se centraban no solo en preservar las reliquias y todo lo relacionado con los faraones sino también al propio pueblo egipcio de las amenazas que existían de los seres sobrenaturales. Y en eso es en lo que me había convertido igual que un día lo hizo mi padre, por ello es que llevaba en mi clavícula el símbolo propio de los “medjay” que no todos conocían y que, además, podían confundir con el dios Horus. El ojo de Horus se había convertido en todo un símbolo para el gremio y solo aquellos que se hubieran convertido en medjay se les otorgaba dicho tatuaje, para diferenciarlo de cualquiera que pudiera llevarlo justo debajo del ojo había una variación que solo reconocerían aquellos que portaran el tatuaje o la marca. Mi padre me había enseñado todo lo que necesitaba para ejercer como tal y, por ello, es que había cazado a todo tipo de sobrenaturales... la diferencia radicaba en que yo no mataba siempre que encontraba un ser sobrenatural, pues conocía bien que estos poseían inteligencia y eran muy semejantes a los humanos. Se podía decir que seleccionaba a aquellos que realmente ejercían mal su poder o su condición sobrenatural, contra los humanos, y entonces impartía juicio y castigo de ser necesario. No sería la primera vez que perdonaba a un vampiro o un licántropo al darme cuenta, tras investigarlos bien, que no eran ningún daño hacia los humanos aunque los vampiros se alimentaran de estos. Pero existía una minoría que iba a por aquellos humanos que eran malas personas, que robaban, violaban o mataban a placer... por lo que les dejaba continuar.

Era por ese motivo que decidí viajar a París junto con mi hermana Isis, ella había sido intrigada por nuestra prima Naitiri y cuando decidió partir con ella ni siquiera lo pensé. Una cosa era estar en nuestra ciudad que conocíamos pero, por lo que la propia Naitiri nos había contado, la ciudad de París era mucho más peligrosa. Y es que me había documentado antes de partir de algunos que la habían visitado y todos coincidían en una cosa; el número de sobrenaturales era mayor allí. No es que me gustara demasiado la ciudad pues la veía muy diferente a mi propio hogar, pero logré encontrar algunos contratos de una organización que tenían los propios cazadores de la ciudad, donde casi todos eran contra vampiros y licántropos. El último contrato que había aceptado era en referencia a un licántropo el cual, según las especificaciones, estaba causando estragos en una zona concreta de la ciudad. Tenía una descripción de la persona y aunque todo apuntaba a que lo mencionado era cierto, yo quería comprobarlo por mí mismo antes de impartir justicia y dictar un veredicto. Ya me encontraba en una de las tabernas que solía frecuentar donde al parecer se le veía mucho por allí, para mí era la primera vez que iba a ese lugar aunque no la primera vez que entraba a una taberna. Decidí ponerme en una de las mesas del fondo para tener una buena panorámica del lugar y así controlar todos los movimientos de los presentes, intentando pasar lo más desapercibido posible. Aunque controlar todos los movimientos era un tanto complicado ya que estaba bastante lleno el lugar y me resultaba complicado, pero por si acaso no perdí detalle en pos de encontrarlo. Pedí una jarra que no tardó en ser servida y mientras estaba observando me fijé en que uno de los clientes se había acercado a la camarera, que parecía ser la única que estaba en el lugar atendiendo, con intenciones poco cortés de su parte. Le había tirado una bandeja y no parecía dispuesto a pagar por lo derramado, fui a levantarme cuando la acorraló contra la barra pero ella se liberó dándole un cabezazo –toda una sorpresa- pero, lo más sorprendente de todo; fue que la actitud del tipo cambió en cuento ella puso su mano en su pecho. Hasta ese mismo momento no había prestado mucha atención a la camarera pero, tras ver ese gesto que para muchos había pasado desapercibido, para mí no lo fue y supe de lo que se trataba: una hechicera. No es que hubiera un contrato por su cabeza, ni se ofreciera una recompensa, pero el cazador que llevaba dentro no dejaría pasar la oportunidad. ¿Sería una hechicera buena? Conocía que aquellos que poseían magia también podía ser “negra”, algo que utilizar contra los humanos. Pero no tenía manera de averiguarlo salvo si... bueno, ¿por qué no? De esa manera también podría controlar al licántropo y, de paso, entretenía mis días hasta que llegara la noche para cazar. Tras terminar con la jarra de cerveza me acerqué hasta donde se encontraba, apoyando mis brazos en la barra.



—¿Se encuentra usted bien? Parecía que ese hombre ha bebido demasiado, le he visto cómo la trataba... aunque debo decir que lo ha manejado muy bien —comenté observándola. Sus rasgos tenían un toque exótico pero lo mismo se podría decir de mí— verá, he notado que no tiene mucho personal y me pregunta ¿tendría trabajo para mí? Soy nuevo en la ciudad y no conozco demasiado del lugar, he venido acompañando a mi hermana —eso no era mentira, claro que no iba a decirle que me dedicaba a cazar sobrenaturales y que, a partir de ese momento, tenía mi vista fija en ella. Por mi hermana también sabía que podían ver el aura de las personas pero en la mía no encontraría nada que le hiciera preocuparse, solo un hombre más pidiendo por trabajo— me llamo Tarik —comenté presentándome sin apartar mi mirada de ella— podría servirle por si algún otro se pasa bebiendo, o en caso de que haya alguna reyerta. He de decir que nunca he servido como mesero pero no creo que sea demasiado complicado —elevé la comisura de mi labio— deme una oportunidad, le prometo que no se arrepentirá.


Trouble <Privado> Lg1WVNX
Zahir Family:
Trouble <Privado> BNl7j3H
Tarik Zahir
Tarik Zahir
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos de actividad : 2
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Volver arriba Ir abajo

Trouble <Privado> Empty Re: Trouble <Privado>

Mensaje por Khloe Zhu Mar Ene 18, 2022 8:17 pm

Aunque se sentía asqueada por lo sucedido, sucia, no dejó que le impidiera continuar con su trabajo. Al llegar a casa tomaría un largo baño e intentaría dormir, algo que le costaba luego de eventos como aquel, pero no tenía más opción. Por el momento, lo mejor que podía hacer era concentrarse, tomar pedidos, servir los tragos y atender a sus clientes. No todos eran como la basura que recién se había marchado, algunos eran clientes que se volvieron frecuentes luego de las reformas que hizo al local y que apreciaban tener un lugar de esparcimiento. Eso era lo que la motivaba a seguir, claro, aparte de que era la dueña.

Luego de limpiar el desastre provocado por el abusivo y llevar nuevas bebidas a la mesa cuyo pedido fue derramado, volvió a la barra para atender nuevas solicitudes, fue entonces cuando vio acercarse a aquel hombre. Era atractivo, saltaba a la vista, pero había algo en él que le generaba desconfianza. – Estoy bien, gracias por su preocupación. – Respondió rápidamente volviendo la concentración a las jarras que servía con cerveza o vino según lo necesitara. – Cuando uno lleva tiempo trabajando con hombres ebrios, aprende a defenderse bastante bien. – Sonrió en conjunto con su comentario mientras lo miraba directo a los ojos. Una disimulada advertencia que haría bien en tener presente.

En cuanto le pidió empleo, Khloe tuvo que detener su incesante ritmo un instante para verlo. Al notar sus ropas caras, no pudo sino elevar una ceja con escepticismo. – Tarik. Te agradezco el interés, pero no creo que te quieras manchar la camisa. – Sólo con ver la calidad de su ropa podía saber que era un hombre de clase alta. Ella también había tenido excesivo dinero alguna vez, por lo que no se le dificulta reconocer una camisa barata de una costosa, por sencilla que fuera. Y descubrió entonces que allí radicaba su desconfianza. ¿Qué hacía un hombre como él en un lugar como ese? ¿Y pidiendo trabajo? Poco le faltó para echarse a reír en su cara.

Comenzó a repartir las jarras en bandejas mientras todos los clientes a los que debía entregar sus pedidos comenzaban a impacientarse. Exasperada debido a que el único de sus empleados que asistió aquella noche era el más lento, además de excesivamente torpe tomando pedidos, buscó tras la barra uno de los delantales de sus empleados ausentes y se lo lanzó al hombre. – De acuerdo, sólo por esta noche. Y no me hago responsable por lo que pueda ocurrirle a tu ropa cara. – Tomó una de las bandejas y se la puso en frente, justo antes de señalar las mesas para indicarle el orden. – Por allá está la mesa 1, sigue el orden de la fila, mesa 2, 3 y 4, y luego desde el principio de la siguiente fila. ¿Claro? – Tras recibir su asentimiento, empujó un poco más la bandeja hacia él y señaló las tres jarras mientras indicaba para cuál mesa iba cada una. – Éstas van para las mesas 1, 2 y 4. Yo me llevo la otra bandeja. – Se cargó con la que le correspondía y, antes de que el hombre se marchara a entregar su cuota, le dijo. – Y Tarik… No me causes problemas. –

Se alejó entonces con su bandeja dejándolo hacer lo propio. El resto de la noche estuvo igual de movida, lo que no les dio demasiado tiempo para descansar, mucho menos conversar. Al menos, no hubo ningún otro inconveniente. Fue pasadas las dos de la mañana que la última mesa se despejó, y pudieron recordar lo que era una silla. Khloe se sentía animada. Estaba acalorada por la continua actividad, pero contenta de ver que su trabajo y los cambios que había hecho daban los frutos esperados. Ni siquiera se dio cuenta que estaba sonriendo al salón ya vacío.

Para entonces, como cada día cuando terminaban, Alphonse se marchó al callejón tras la taberna para fumar un cigarro antes de ponerse en marcha con las labores de limpieza para finalmente cerrar. Por alguna razón que la joven hechicera no lograba comprender, al chico francés le incomodaba fumar en público, pero no le importaba mientras lo hiciera cuando la carga de trabajo estaba baja y el ritmo lento, menos aún para darse un respiro al terminar. Lo único que la incomodó ésta vez, es que la dejó a solas con Tarik, aunque debía admitir que había hecho un buen trabajo, seguía sintiéndose extraña en su presencia. – Para ser un niño rico me has impresionado. No te daba más que un par de horas. – Y ahí estaba él, igual de acalorado que ella al final de la jornada.

Inquiera, se puso en pie nuevamente y, como cada noche, sirvió una jarra de cerveza para compartir con sus empleados, incluso si en ese momento se trataba sólo de él. Repartió luego parte del dorado líquido en dos vasos, y le tendió uno. – Éste va por la casa. – Bebió un trago largo para refrescar la garganta y, sin poder negar la curiosidad que sentía, se atrevió a preguntar. – ¿Qué hace un hombre como tú en un lugar como este? –


Khloe Zhu
Khloe Zhu
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 8
Puntos de actividad : 3
Fecha de inscripción : 16/12/2021

Volver arriba Ir abajo

Trouble <Privado> Empty Re: Trouble <Privado>

Mensaje por Tarik Zahir Lun Ene 24, 2022 3:13 pm

Que la mujer tenía un par de ovarios eso había quedado más que claro y demostrado, con magia o no, plantarle cara a aquel hombre como ella lo había hecho. Aunque muchas taberneras lo hacían quizás ya acostumbradas a ese tipo de actitudes por parte de los clientes quienes al beber más de la cuenta se pasaban con sus palabras, no era para menos, en el tiempo que llevaba en la taberna había escuchado más tonterías y bobadas que en ningún otro sitio. Agradecía no ser como esos hombres que se emborrachaban hasta la extenuación y pensaban que tenían todo el derecho del mundo, peor aún; odiaba a esos hombres que aprovechándose de su estado de embriaguez se creían más hombres para tratar con las mujeres como si estas fueran trozos de carne. Quizás mi visión –muy diferente al resto- se basaba en el hecho de que desde me pequeño me habían inculcado el respeto por las mujeres, su “protección” por decirlo de una manera. Había crecido cuidando de mi hermana Isis desde el mismo instante en que nació ya que eran importantes pues ellas, las mujeres, eran de las únicas en nuestra familia que tenían poderes de hechicería. Por lo que me habían contado mis padres se remontaba a una tradición familiar que nacía en el antiguo Egipto, nuestra familia siempre le había rendido culto a la diosa Isis –una ironía que mi hermana se llamaba así, lo sabía- que era conocida como la gran maga en su época, una deidad de gran importancia en aquella época. Lo más lógico es que yo tuviera ese punto de vista porque me habían inculcado el respeto, con mi hermana Isis creció ese instinto y aunque me había dado cuenta que la tabernera era una hechicera no me gustaba actuar sin saber o conocer las situaciones de cada sobrenatural. Pese a que se podía decir que era un “medjay” un protector no mataba a todo el sobrenatural que se cruzaba en mi camino, era diferente al resto, pero en ello había encontrado que no todos eran las bestias salvajes o los demonios que los demás hacían creer. No es que defendiera una causa justa pero sí daba muerte a aquellos seres cuyos comportamientos se excedían de lo que debía de ser, propasándose con los humanos. Por ese mismo motivo necesitaba conocer la situación de aquella joven hechicera para así emitir un juicio. Yo muchas veces hacía el símil con el “Juicio de Osiris”, quienes en el antiguo Egipto medían su corazón –una representación de su vida- donde si dicho corazón pesaba más que la pluma de la diosa Maat, diosa de la verdad y la justicia, significaba que en tu vida habías cometido más actos malos que buenos. Si era la pluma lo que pesaba más que el corazón significaba que habías sido bueno… yo hacía algo parecido; juzgaba los actos de cada uno para determinar si obtenían absolución o castigo. Y cabía decir que me había encontrado con todo tipo; sobrenaturales buenos y sobrenaturales malos. No se podía juzgar únicamente por una apariencia, así que no empezaría a hacerlo con ella. La excusa de necesitar trabajo fue lo primero que se me pasó por la cabeza para tener un contacto más estrecho y cercano, de esa manera podría verificar qué juicio impartir sobre ella teniendo ya unas bases con las que meditarlo. Sin embargo no puede evitar enarcar una ceja cuando aseguró que no quería que me manchara mi cara camisa, ¿desde cuándo tenía ropajes que pudieran parecer de la realeza? Pasé dicho comentario por alto una vez en lo que ya me esperaba una negativa, si eso ocurría siempre podía visitar la taberna cada ciertos días e investigar así. Cuando finalmente cedió esbocé una leve sonrisa elevando la comisura de mi labio, mientras preparaba la bandeja que debía de llevar como si todavía no lo hubiera decidido del todo pero me diera una oportunidad.


—Mancharme la camisa es lo que menos me preocupa, para ser sincero —si ella supiera la de veces que había manchado mis ropajes y no precisamente con cerveza, sino con sangre y otros derivados de las cacerías. ¿Qué opinaría si supiera que una vez acabé casi bañado en sangre? De seguro que no tendría tanto miramiento por la camisa— aunque aprecio la preocupación —tomé la bandeja para iniciar la oportunidad brindada. Era la primera vez que trabajaba de mesero pero francamente aquello no era nada comparado con los entrenamientos que recibí para ser un medjay. El equilibro de la bandeja era lo que menos me preocupaba y seguir el ritmo –que no paraba- tampoco ya que en condiciones más duras y por más tiempo me había enfrentado. Claro que pronto me di cuenta que no era un trabajo que debías de restarle importancia pues era fácil no acordarse qué mesa o que habían pedido, pero ya cuando cogí un poco de soltura todo fue mucho mejor e iba sirviendo a un buen ritmo. O lo que yo creo que era un buen ritmo. Hacía tiempo que no tenía una sesión tan intensa como esa, me recordó a esos primeros entrenamientos donde al final del día acabas con todo el cuerpo dolorido… casi lo que podía sentir, pero me habían preparado para aguantar largas jornadas de caza por la noche. Eso no restó para que al final cuando ya habíamos cerrado a falta de limpiar quedándonos solos, pues el otro joven camarero desapareció, acepté la jarra a la que me invitó sentándome en el taburete de la barra. Di un trago agradeciendo el frescor para una dura jornada que calmaría la sequedad de mi boca, enarqué una ceja preguntándome por qué creía que era “rico”— ¿por qué crees que soy un niño rico? Las telas egipcias son las mejores en calidad, provengo de una familia donde la mayoría son sastres. Espero que no te confundan mis ropajes y pienses que tengo aires de niños ricos —elevé la comisura de mi labio— admito que es la primera vez que ejerzo este trabajo y pese a lo duro que es, me ha venido bien para despejar mi mente. Apenas tienes tiempo de respirar, ¿cómo aguantas todos los días? —Pregunté intentando si así, de esa manera, podía conseguir algo de información extra. Cuando lanzó aquella pregunta moví mi jarra viendo cómo el contenido se agitaba levemente en su interior, pasé el índice de mi dedo por el borde y la miré directamente a los ojoshe venido acompañando a mi hermana pequeña. Nuestra prima lleva años viviendo en la ciudad trabajando en el museo, es la directora del departamento egipcio —abrevié un poco sin apartar el dedo del borde— hace poco vino a casa de visita y convenció a mi hermana para que le acompañara una temporada, como hermano mayor no pude evitar el venir con ella para estar más tranquilo. París es una ciudad mucho más grande, y muy transitada, que está lejos de nuestro hogar —me encogí de hombros— dejémoslo en preocupación de hermano mayor —que no era para nada mentira, no era más que la realidad aunque omitiendo el detalle de que sabía que en París había mucho sobrenatural— ellas estudian nuestra cultura y objetos que han llevado de una reciente excavación en Egipto, yo reconozco que no siento ese mismo fervor y… bueno, una buena cerveza es una buena cerveza —reí levemente dando otro trago— ¿sabías que fuimos nosotros quienes inventamos esta bebida? Considerado un manjar de dioses. Deberíais de dar las gracias —aunque lo dije más como a broma— ¿te vale, o sigues con la idea de que soy un niño de la alta clase que no debería de poner un pie en tu taberna, mucho menos para llevar una bandeja?


Trouble <Privado> Lg1WVNX
Zahir Family:
Trouble <Privado> BNl7j3H
Tarik Zahir
Tarik Zahir
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos de actividad : 2
Fecha de inscripción : 21/02/2018

Volver arriba Ir abajo

Trouble <Privado> Empty Re: Trouble <Privado>

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.