Victorian Vampires
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?




NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
GHENADIE MONETTE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
DOREEN JUSSSIEU

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
RYLEY LEZARC

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/08/21


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org



<

Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

2 participantes

Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Lun Ene 03, 2022 3:35 pm


Finalmente Claude bajó la mirada al tiempo que despojaba un suspiro impregnado de angustia, de incomoda resignación. Nada podía él hacer para detener las intenciones de la Condesa para esos instantes. Ni siquiera explicándole la horripilante sensación que yacía recorriendo su espina, el cochero lograría convencer a la rubia que desistiese de tal acto.

Con la boca seca le despidió, observándole perderse entre la maleza oscura del bosque. El hombre se persigno antes de volverse al carruaje, mientras en su mente ideas como avisar a las autoridades o no sobre las acciones suicidas –a su parecer- de la señorita Zwaan se balanceaban de un lado a otro. Pero no podía traicionarle, no en esa peculiar etapa de su vida por la que la grácil dama venia pasando.  

Mina iba arropada con un atuendo bastante olvidado de la femineidad que le caracterizaba como damisela a la hora de vestirse. Botas altas y de taco bajo. Pantalón ajustado, corseé oscuro y una delicada camisa blanca con algunos volados que recaían sobre el pecho de la neerlandesa, aquella que llevaba su cabello rubio trenzado tan apretadamente como toda su indumentaria.
Caminó atentamente entre inmensos árboles que apenas dejaban entrever el plateado reflejar de la luna llena. Debía llegar a una abandonada cabaña, donde había estado tres tardes atrás con el informante que le traería noticias sobre el paradero de Noach.

El detective parecía lo suficientemente confiable como para que -sin importarle nada- Mina haya decidido sumergirse en el medio de la noche a un bosque solitario con una bolsa llena de francos y el alma llena de esperanzas. Necesitaba saber algo de su familiar. La ansiedad carcomía cada vez con más fiereza cada uno de sus anhelos.

Avistó la cabaña, iluminada tenuemente por un pequeño farolillo en la entrada. Un par de velas que pronto se terminarían de consumir. La charla debía ser rápida. Las indicaciones claras. Y por sobre todo, ningún rastro de aquel encuentro debía quedar registrado.

- Buenas noches. Espero traigáis buenas noticias – confirió la rubia acomodando sus guantes de cuero de liebre. La cabaña estaba casi vacía, salvo por la presencia de una estufa apagada, dos sillas y una pequeña mesa con un vaso de cristal vacío sobre ella.
El informante, un hombre de unos treinta y algo de años, de cabellos oscuros y facciones demarcadas lucía preocupado, como si algo retumbase en su cabeza. Algo tan importante que apenas pareciese dejarle explicar aunque sea algo de lo que había averiguado sobre Noach Zwaan.

- Creo que me han estado siguiendo… Pero no sé cómo – la voz estaba a medio quebrar. Las manos del hombre pasaban por su cabello una y otra vez, a la par que este caminaba de un lado a otro. Mina le observaba, intentando mantener esa serenidad que jamás le permitía desbordarse – Quizás sea paranoia por el tema que investigáis. Puedo prometeros que os brindare la vigilancia que amerite a lo largo de la búsqueda – su corazón tamborileaba de curiosidad, necesitaba una pista. Solo eso le importa, mucho más que si le estuviesen siguiendo o que su propia vida fuese la que estuviese en peligro. Deseaba gritar y llorar al mismo tiempo, sin embargo cada una de esas emociones se mantenían encerradas en aquella perfecta coraza que su exterior proyectaba; la inquebrantable protocolaria a la que Mina jamás le daba descanso.
Los gruñidos no tardaron en acaparar su atención completa, inclusive cuando ella trató de ignorarles por un tiempo. Allí afuera había algo acechante y por los sonidos que despojaba, se manifestaba como algo bestial.

- Jamás querría que un final así le llegase a una joven como usted… - un profundo sentimiento de pena engulló al detective al pronunciar aquellas palabras en el ápice que desenvainó una cuchilla de brillo plateado – Que Dios la proteja. Y por ninguna razón se detenga ¡Por ninguna! – y tras la finalización de aquella clara advertencia, las bestias comenzaron a golpetear la cabaña por todas partes.

Un nudo selló la garganta de la Condesa, tanto así que no le dejo proferir grito alguno cuando aquellos demonios de facciones inmundas se adentraron a la cabaña y se lanzaron sin piedad alguna sobre el hombre. A través de una ventana la rubia se escabulló para comenzar la difícil tarea de escaparse de aquel espeso y oscuro bosque. A su avanzar, el eco de los gritos del detective aún permanecían en sus oídos, aturdiéndola, generando en su interior una sensación de confusión que no le daba espacio para siquiera saber hacia dónde estaba dirigiéndose.

Y no pasó mucho tiempo para sentir como aquellos animales ya le perseguían a ella, como feroces cazadores tras una agobiada liebre que poco o nada sabía sobre que hacer en el medio de la noche para salir airosa de tan horripilante e incesable persecución.


Última edición por Mina Zwaan el Mar Ene 04, 2022 9:19 am, editado 1 vez


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Mar Ene 04, 2022 7:05 am

Cómo bestias en la noche.

Yamato había tenido una noche dura de trabajo, por vez primera  había dado caza y captura a dos objetivos a la misma vez y estuvo casi a punto de cometer una infracción de la organización, pero por suerte, se detuvo a tiempo. Normalmente cuando algo así ocurre o algo perturba demasiado la mente del oriental, se va a un hotel aleatorio o un establecimiento de bebida a ligar y tomar mujeres sin importar edad o ambiciones, así hasta el día siguiente donde recobraría el sentido común y un nuevo día comenzase. Pero por alguna extraña razón que escapaba por completo a su propio control, decidió ir a aquél bosque donde una vez tuvo que pasar una prueba, a bañarse en sus aguas.

Le apetecía estar en sintonía con la naturaleza, exponer sus numerosas cicatrices a la luz de la luna y poco a poco, sumergirse en aquél mar de bruma, escuchando los árboles hablar unos con otros, a los animales nocturnos dar vida y consecuencia al oscuro manto de la noche, y por supuesto, los aullidos de los lupinos que daban forma redonda al astro blanquecino. No muy lejos de aquella orilla, Yamato había dejado algunas de sus armas además de su ropa, claro estaba, ya que contaba con pasar toda la noche en el bosque y tendría que acampar y cenar algo antes de dormir y marcharse a casa.

No pasó mucho tiempo hasta que algo sacase de aquél sueño al sicario que parecía dormitar en la superficie del agua dejándose llevar y flotar por ésta y el viento casi al mismo unísono que el cántico del bosque, de la naturaleza. -Gritos..- Murmuró llegando a aquella conclusión gracias a los sonidos que rompieron la paz en la que se había sumido. Alguien parecía correr, parecía huir, parecía en peligro, parecía temer por su propia vida. Yamato las arrebataba, pero solo por encargo, así que nadó con fuerza y habilidad hasta la orilla donde salió completamente desnudo. Las gotas de agua le hacían brillar ante la luz de la luna, pero pronto terminó dado que se vistió a toda prisa, agarrando también su mochila.

Corrió y corrió en dirección de aquella sinuosa voz hasta encontrarla y toparse con ella, tanto, que chocaron ambos individuos de bruces haciendo que la chica cayese al suelo y no le diera tiempo a pedir disculpas antes de tener una dentellada en el hombro izquierdo, profiriendo un grito masculino y un agarre del morro. -¡Joder! -Gritó nuevamente mientras la sangre brotaba. Sacó rápidamente uno de sus cuchillos letales clavándolo así en el ojo izquierdo del animal atravesándole la cabeza de esa forma. Sacó una de sus armas cortas que funcionaban con Pólvora, normalmente no las tenía que usar dado el ruido que despertaban pero aquella era una situación crucial, de modo que voló el morro de otro de ellos y el pecho del último, matando así un total de tres lobos, pues no parecían venir mas, al menos, por el momento.

Sangrando y malherido miró hacia su derecha donde el cuerpo de la mujer parecía reposar en el suelo tras la caída, pudiendo comprobar así, que ella estaba bien antes de proceder a desmayarse él mismo.
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Mar Ene 04, 2022 10:46 am



A lo largo de su joven trayectoria como vocera –entre otras funciones- de su propia nación en  innumerables acontecimientos, Mina era una damisela que sabía manejarse muy bien ante grandes cúmulos de presión.
Estaba en lo más profundo de su naturaleza ese sentimiento de jamás permitir que los nervios le jugasen una mala pasada. Se consideraba una mujer del pensamiento y por ende, todo impulso animal, no razonado con previo tiempo era erradicado de su accionar si esto lo ameritaba. Con la mente fría, las decisiones siempre arrimaban a mejores puertos creía ella.

Y así lo venía siendo hasta entonces.

Los sucesos habían acontecido bajo la Luna, frente a sus azulados ocelos mientras ella recaía de rodillas en el suelo, con una de sus manos en la boca y sus largos y rubios cabellos algo despeinados.
Aquel hombre joven, de no más de su edad dedujo la Condesa, se hizo de la misma nada, como si de una ráfaga mortal de viento para los lobos se tratase. Arrasó con ellos, impregnado en destreza, valentía y  sin titubeo alguno, más no sin antes salir herido de la sangrienta contienda también.
La hazaña observada por Mina era inigualable a cualquier recuerdo que ésta hubiese presenciado vez alguna. Estaba estática. Quería moverse, pestañear siquiera, pero por unos instantes le fue imposible. Perdió noción del tiempo. Y hasta del interés en saber que podían haberle dicho sobre su hermano Noach.

Se encontraba a salvo, viva. Toda su anatomía se lo estaba haciendo saber. Y ahora debía, como una obligación impartida por su propio corazón y sin tener en cuenta raciocinio alguno del que se tratase, de auxiliar al muchacho frente a sus ojos. Era lo mínimo que podía hacer. Era lo necesario para continuar cultivando sanamente la serenidad de su intacta conciencia.

Con prisa se levantó del suelo, viendo por encima del hombro a los desfigurados cadáveres de las bestias que hasta minutos atrás quisieron arrebatarle la vida inesperadamente, en el momento y situación menos convenientes. Pero ese era un asunto del que Mina dilucidaría los porqués con más serenidad y en otro espacio más propicio. Uno sin amenazas por doquier y malheridos agonizantes.

Arrastró con la delicadeza más prudente el cuerpo del afectado hasta el tronco de un árbol donde apoyó su torso para situarle más cómodo y así poder vislumbrar su lesión con mayor claridad. El pálido resplandor de la plateada Luna no le era de mucha ayuda, pero la Condesa -muy detallista con las cosas- tenía fe en si misma de que aquel impedimento no sería excepción para obstaculizar su intención de ayudar al gallardo.

Quitándose los guantes, rasgó los volados de su blusa con esmero para así crear un par de tiras de tela y comenzar a vendar al joven. La mordida había sido profunda, por lo que Mina impuso fuerte presión sobre la zona y así tratar de evitar que el sangrado continuase.
Luego de aquel precario auxilio la damisela pudo darse el tiempo de vislumbrar las peculiares facciones de su salvador. Trató de limpiarle el rostro, sintiendo sobre su mano al acariciarle la cara que su respiración aún se mantenía baja pero cálida. Allí fue cuando la rubia optó por correr apresuradamente en busca de un poco de agua para el hombre.

Empapó lo que quedaba de su blusa en un inmenso charco de agua cercano al lugar de los horrendos sucesos y se movió velozmente hasta el sitio nuevamente. Allí, parada frente al joven retorció la prenda de ropa aun puesta en ella para que el agua recayera grácilmente sobre la cabeza ajena. Mina deseaba que tal acción hiciera reaccionar al valiente desconocido.

Se arrodilló frente a él y tras una bocanada de aire para llenarse de coraje y fuerzas, le tomó por debajo de su hombro incólume y comenzó a caminar hacia donde creía Claude podría estar esperándola.

Los ojos de Mina estaban fijados al frente, sin temor alguno. El momento de ser la auxiliadora estaba de su parte ahora. Y la neerlandesa era bien conocida por jamás fallar en sus encomiendas.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Mar Ene 04, 2022 11:06 am

Todo se detuvo y por unos instantes el momento de la dentellada en su hombro se repitió de forma precaria una y otra vez, entremezclándose como el cánon de una canción con imágenes superpuestas de los ojos del Ilustre, tan dorados como el sol que salpicaba las dunas aquella lejana tarde. Le vinieron recuerdos de su madre.. de su padre, de cómo su primer encargo le deshumanizó para siempre pero a la vez, trataba de mantener esa fina cuerda entre la bestia y la humanidad. Veía a un Yamato de niño llorando con desconsuelo en su propia necedad, en la esquina de su habitación preguntándose por los sonidos del salón. Y así, una y otra vez, una y otra vez, las imágenes iban pasando, las unas con las otras, hasta formar una única imagen, los ojos dorados de la bestia, del lobo, o del.. Ilustre, ¿Cuáles serían? La linea divisoria era demasiado difusa, algo que no quería para sí, y algo que impediría con todo su ser.

Al abrir los ojos el sol abrasador quemaba su piel e impedía que sus párpados contuvieran el peso de sus ojos y el afecto de su rostro. Caminaba con cansancio arrastrando sus propias rodillas que parecían partidas debido a la lentitud que profesaban pero es que aquellas dunas eran tan inmisericordes como el desierto en si mismo. Allí en mitad de la nada y con la arena del tiempo arremolinando un bucle en las eras, una cruz se erigía apuntando al cielo cuyo contenido era.. Su madre. Su madre sangrando por los estigmas en sus manos impartidos por la sociedad, y el de su pecho, provocado por su propio hijo y sus acciones. Yamato arrodillado se lamentaba de sus acciones, de sus fallos y mirando al cielo, al rostro de su buena madre, implorando el perdón de ser tan solo eso,

Tan solo un hombre.

Cuándo abrió nuevamente sus ojos pudo ver que la noche no había abandonado el lugar, ni el dolor miserable que sentía en punzada una y otra vez sobre su hombro, pero.. Iba a cuestas, alguien estaba ayudándole mientras él trataba de recuperar la cordura y poder hilar que es lo que había pasado minutos atrás. -Pero q.. -Logró articular mientras destellos de lo acontecido volvía a su naturalidad, empezaba a recordar. ¿Qué había pasado con esas bestias de dientes largos y pelaje erizado? Miró hacia atrás y no había más que la suave estela que dejaban los pasos de aquella hermosa mujer, luego la miró a ella y trató de.. Caminar por si mismo, para ayudarla. -Creo que.. p-puedo caminar.. -Pero no podía, no podía hacer más que usar una pierna de apoyo y aliviar así de esa forma la carga con la que se había envalentonado la mujer desconocida, así que eso hizo. Notaba pastosa la boca y entumecida la mandibula, el cabello húmedo, bien por que alguien haya usado agua o bien por el sudor que brotaba, ahora no importaba. Parpadeó un par de veces, aún recobrando su propia identidad en aquella escena. No sabía donde iban, pero tampoco se sentía en posición de preguntar, pues cuando se recupere lo suficiente, irá a una de las clínicas de la Organización, pagará con las monedas necesarias y le harán las operaciones necesarias. -¿Quién.. quién es usted? Gracias.. por cierto. -Aún le costaba hablar, pero conforme pasaban los segundos, menos dificultad tenía en ese ámbito.
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Mar Ene 04, 2022 1:37 pm



La respiración de Mina estaba perfectamente coordinada con cada uno de los pasos que daba hacia el frente. Inhalaba, adelantaba su pierna diestra; exhalaba y avanzaba con la zurda. La Condesa no tenía intención alguna de dejar varado a aquel hombre encima de su persona. Le salvaría del peligro y tras ello, tomaría una bocanada inmensa de aire y sonreiría levemente hacia la nada, como cada vez que conseguía algo que se le era solicitado.

La Luna se mantenía esplendorosa, atestiguando aquella aventura completamente fuera de los estándares habituales de la protocolaria y serena vida de la Condesa. Aunque a decir verdad, desde la desaparición de su hermano mayor, Noach, los días de la neerlandesa daban giros dramáticos cuando se trataba de la recolección que ella misma se había encargado de obtener sobre el paradero de éste dadas los sosos esfuerzos de la Corte de los Países Bajos para dar con el varón de los Zwaan, quien por herencia debería estar ocupando el puesto que Mina llevaba sobre sus hombros ahora, igual que a aquel desconocido.

Pensó en que podría decirle al muchacho cuando despertase. La  damisela no gustaba de mentir en absoluto, por contrario, había ganado una fama de ser demasiado honesta y directa sobre lo que pensaba de las cosas y las personas. Y por eso pagaba el precio de no ser la candidata ideal a la hora de desposar a alguien. Algo que le tenía sin cuidados sinceramente. Mina preferiría mil veces ser una vieja llena de conocimientos y sabiduría a una muñeca emperifollada de joyas y lujos y sin opinión propia.

Lamió su labio inferior cuando sintió que una salada gota de sudor que recorrió su rostro desde su frente llegó allí, justo en el mismo instante que pudo notar que el mancebo a sus cuestas comenzaba a volver en sí. Un alivio inmenso invadió internamente a la neerlandesa, como cuando de niña, su hermano escondía sus libros favoritos mintiéndole que les había regalado a otros infantes y ella finalmente, tras una intensa búsqueda los encontraba.

Mantuvo silencio para no confundirle, incluso cuando éste trato de caminar por sí solo la damisela permaneció muda, llevando el mismo ritmo que hasta entonces in queja alguna, pues no quería despertar en el valiente algún sentimiento de impotencia o frustración. Su salud en aquellos instantes no era la mejor de todas como para complicar aún  más el delicado cuadro.

- Agradecimiento debería ser la última palabra de vuestra persona para conmigo – profirió con aquella serena voz y exquisita dicción justo cuando sus ojos se hicieron con la cabaña donde la pesadilla había comenzado. En ese instante Mina recordó que el cadáver del detective podría encontrase allí, después de todo los lobos habían venido por él en primera instancia. El adentrarse allí no sería lo más conveniente, pero el quedarse afueras del bosque mucho menos.

La Condesa miró al cielo y anhelado no cruzarse con una escena de terror empujó con su pierna derecha la puerta de la callada casa de madera.

¡No había nada! Ni un rastro tangible de la presencia del investigador. Ni su cuchilla plateada, ni una gota de sangre en los pisos. No había huellas de pelea, de conflicto. Del miedo por el que el hombre gritaba mientras Mina se alejaba de allí. Tampoco los francos partes de su paga por la información a ser dada ¿Habría acaso la Condesa llevada hasta una trampa para hacerle desaparecer tal y como a su hermano? La respiración de ésta comenzó a acelerarse. Su delicado rostro se tornó rosáceo, ofuscado por lo que su analítico razonar había dilucidado. Pero no podía darse el gusto de gritar de rabia en aquel momento. Debía enfocarse y mantener las apariencias, como lo había hecho toda su vida. Aunque eso le carcomiera el alma, un poco más.

- Aquí estaremos refugiados unos momentos. Debéis resistir, Ya podremos irnos y me ocupare de vuestras heridas. Cada una de ellas – dejó recaer lentamente el cuerpo del recién despierto sobre una silla de madera para luego arrodillarse ante él, apoyando su mano diestra en el rostro del muchacho – Resistid – solicitó con ahínco la dama, como si fu petición fuese más una orden que otra cosa.
Los azulados ojos de Mina se mantuvieron en el rostro ajeno. Tratando de proyectar con ellos y su brillo la esperanza que yacía en ella después de toda aquella tormenta de sangre y miedo.
Ya habría lugar para presentaciones y respuestas.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Miér Ene 05, 2022 7:19 am

A pesar del cansancio en sus ojos los pudo mantener abiertos lo suficiente como para vislumbrar entre la suave bruma que se levantó en el bosque y el tenue manto de oscuridad que ayudaba a cubrir los árboles y el bosque al completo una suerte de cabaña, de unos materiales trabajados de una forma un tanto especial.. Su padre había trabajado en la construcción y él había observado lo suficiente como para saber que aquello de allí enfrente no lo había construido un cualquiera. Miraba de vez en cuando a quien se había prestado a salvarle y auxiliarle cuando más lo necesitaba, pero parecía no querer hablar, ¿Sería una mujer muda? Había escuchado ciertos... Rumores, de que por las calles de Francia había una hermosa mujer muda que recorría las calles robando niños a las madres que los maltrataban, pero todo aquél castillo de naipes se vino abajo en cuanto la voz fue articulada por sus preciosos labios.

Observó también la acción de mirar hacia el cielo y el cómo sus ojos parecían implorar algo que no podía divisar bien. Al entrar en el hogar parecía nerviosa, no, mas bien contrariada. Aunque parecía querer ocultarlo, disimularlo entre las marañas doradas de su cabello, no es que se le diera especialmente bien frente a alguien cualificado como Meldon, aquella chica estaba buscando algo en la habitación, algo que finalmente no encontraba y que lógicamente no estaba, ¿Pero el qué? Había tantas preguntas y sin embargo, formularía tan pocas... Aunque no ahora, no ahora que la chica parecía tan atenta para con él. Le dejó reposar en una de las sillas, él puso de su parte para que la acción fuera la correcta y no se entorpeciese nada en el trayecto. Al sentarse notó punzadas en el brazo, aquella maldita herida. Al arrodillarse, los ojos de Yamato se fueron directos a lo que ella hacía, haciendo que de inmediato las pulsaciones de su corazón latieran tan fuerte que parecían tambores queriendo atravesar la suave coraza muscular de su pecho. Por vez primera pudo ver el rostro de la chica a plenitud, unos ojos perfectos, el trazo que dibujaba la línea de su rostro parecía trabajo de artesanos, los mismos que construyeron los muros del paraíso y la torre de babel. Aquello que había frente a él no podía ser normal.. ¿Sería algún tipo de criatura que no conociese? ¿Una Súcubo tal vez? De esas que aparecen en las tenebrosas páginas de la biblia cristiana. ¿Una Kitsune transformada en hermosa mujer para atraerle? No, eso era más imposible aún, pues estaban muy lejos de Japón siquiera para pensar en dicha posibilidad.

¿Entonces, que era aquella chica?

-Demasiado hermosa.. para ser real.. -Pronunció sin quererlo, en voz alta su pensamiento. También cabía la posibilidad de estar alucinando por el dolor, claro estaba. Y que en realidad nada de aquello fuera real, tan solo las acciones y el cuidar, pero... Él no lo veía así, ella estaba allí, justo en frente de él. Su cuerpo comenzaba a reaccionar a la belleza de la dama, a sus acciones en su cara. Su pecho se endurecía, y no era lo único que adquiría dicho color, pero por suerte para la vergüenza y el orgullo del chico, éste volvió a desfallecer y quedar dormido por el cansancio del dolor, de otro modo, posiblemente se habría muerto de corte sin saber muy bien explicar que ocurría, dada la exquisita educación que le habían impartido en casa. No obstante seguía respirando, y parecía ir mejorando de la herida, gracias a los cuidados y por supuesto, al torniquete improvisado de la mujer.
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Miér Ene 05, 2022 5:51 pm



Mina alcanzó a bajar la mirada, sonrojada por las palabras del mancebo. La neerlandesa era toda una inocente en los asuntos referidos a recibir halagos que no fuesen relacionados a su intelecto. Es como si parte de su persona hubiese olvidado que, después de todo, era una hermosa mujer. Una elegante y bellísima señorita. Pero en su interior, ella gustaba saber que era mucho más que eso. El esfuerzo de toda su vida había sido dedicado a tratar de ser mucho más de lo que los ojos de la sociedad le dictaban. Y lo había logrado con creces. Incluso hasta en aquellos días se mantenía al firme, haciéndole frente a los cotidianos obstáculos que el machismo de las Cortes trataban de imponer sobre ella. Pero la rubia no daría el brazo a torcer tan fácilmente. No mientras tuviese un cerebro para pensar y una voz para expresarse.

Cuando denotó que el calor propio de sus mejillas había desaparecido y con ello la vergüenza, tímidamente la neerlandesa volvió la mirada a su valiente acompañante, notando como éste había caído rendido nuevamente. Mina se llevó el puño diestro cerrado al pecho, afligida, pensando en el dolor que aquel hombre estaría pasando por haberle salvado el pellejo.

Se puso de pie y apoyo sus rosáceos labios sobre la frente del muchacho. Así le había enseñado su madre a tomar la temperatura de las personas. Si la frente ajena resecaba los labios es que en efecto el individuo estaba con fiebre. Para suerte de ambos, aquel no era el caso. Al menos una buena noticia por el momento. Mina relamió su boca y pudo sentir el salitre que había quedado, seguramente, de alguna gota de sudor de la frente del mancebo. Aquella salinidad fue difícil de tragar, no por el gusto en sí, sino por la pena que Mina tenía para con él. Para con su sufrimiento.

Le acomodo nuevamente en la silla, le observó una vez más y comenzó a moverse de un lado a otro dentro de la cabaña. Los pasos de la Condesa no se detenían. Tampoco sus pensamientos.

Había sido embaucada, los tenía por seguro para aquellas alturas. Le querían a ella tanto como a Noach fuera de los intereses de los Países Bajos. Y es que los Zwaan venían siendo conocidos en las últimas décadas por su lucha y afán para que el pueblo neerlandés fuese más respetado y la aristocracia menos ostentosa y malcriada. Lamentablemente para el tiempo que Europa venía viviendo, aquella idea era algo que a los ricos poco y nada les gustaba.

“Debo ir por Claude, él ya estará aquí para estos momentos. Pero no puedo dejarle solo”. La disyuntiva era grande. Mina quería tener ayuda inmediata para el hombre pero a la vez temía en abandonarle y dejarlo a la suerte por unos minutos. No lo volvió a pensar. Se lo llevaría a cuestas nuevamente, a como diera lugar. Solo debía planear la forma más práctica de hacerlo. El recorrido hasta donde se encontraría el carruaje con Claude no estaba lejos, pero era un tramo considerable teniendo en cuenta que la delgada rubia debía cargar consigo al esbelto hidalgo.

- ¡Qué más da, aquí no morirá nadie! – resopló con fuerza, despejando las rubias hebras de su rostro y tomó tal y como antes al caballero, por debajo de su hombro saludable. Esta vez la Condesa hizo más fuerza para que la anatomía adormecida del muchacho recayese más sobre ella y no tuviese que arrastrarle, evitando así que pudiese lastimarle sin siquiera ella darse cuenta.
Abrió la puerta de la cabaña tal y como lo había hecho momentos atrás. Pero esta vez dejando el trajín y la angustia de no haber sabido nada sobre el paradero de su hermano. Ahora debía enfocarse en sobrevivir junto al muchacho para continuar, otro día, otra noche, con la búsqueda de Noach.

Estaba algo cansada, pero no rendida. De vez en cuando detenía su andar para despejar la maleza propia del bosque de sus botas y así no perder aquella ágil coordinación con la que se le había facilitado moverse con el desconocido.
Pasados unos quince o veinte minutos –según su mente- y un centenar de árboles de todas las especies posibles Mina le vio; era Claude, fumando tranquilamente de su pipa, semi apoyado sobre una de las labradas puertas del carruaje de los Zwaan en París. Apenas el corpulento hombre le reconoció, salió a toda carrera en dirección de la Condesa y su acompañante. Sus ojos verdes se abrieron de par en par al ver a la rubia cayendo de rodillas al piso.

- ¡Condesa! ¡Condesa! ¿Qué ha sucedido por el amor de Dios? ¡Si vuestro padre estuviese vivo me mataría por encontraros así! – exclamaba el cuarentón, tomando el rostro de la muchacha con ambas manos, mirándole fijamente a los ojos, procurando que estuviese bien – Tranquilo Claude, por favor os ruego me ayudéis a auxiliar a este caballero… Por su valentía me encuentro aquí – confesó agitada, para acto seguido y sin mayores cuestionamientos de por medio visualizar como su cochero tomaba en brazos al gallardo y ésta se erguía para abrir la puerta del carruaje y así poder recostarle cómodamente allí dentro. Los blancos corceles de la Condesa estaban serenos y listos para irse de allí. Mina exhausta, ya dentro del vehículo y con la cabeza del asiático sobre sus faldas, también.

Y sin pensarlo dos veces, Claude dio rienda suelta a toda marcha hacia un sitio para curar las heridas del hombre y hacerse con la historia que su ama tenía para ofrecer tras haberse aparecido de esa forma, poniendo los nervios del confiable sirviente al máximo.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Mar Ene 11, 2022 7:53 am


De nuevo aquella vorágine de imágenes se sucedían una tras otra en los entorpecidos sueños del oriental, quien sudaba sin parar y parecía empezar a subirle la fiebre. Su cuerpo combatía los daños que había recibido, pues era obvio que una dentellada de una bestia semejante, no bastaría con unos primeros auxilios y probablemente, tampoco con unos segundos. Yamato recordaría aquella cicatriz los años venideros, pero por ahora debía combatir con fuero interior y con mucha voluntad. Tosía y trataba de moverse, pues en su mente iba corriendo, huía de su padre que parecía estar transformado en algo horrible, algo horrendo, tan horripilante que ni en sus peores pesadillas habría imaginado algo igual. Sus ojos eran rojos y por su boca regurgitaba bilis y vomitaba sangre mientras caminaba y corría, alternando ambos estados motores. Su espalda estaba encorvada y tenía un brazo más grueso, musculado y largo que el otro y una de sus piernas parecía estar recubierta por trozos de.. ¿Metal? Parecido al oro, escupiendo humo por la parte de la rodilla como si fuera un Tren a vapor. Sonaban pistones y sonidos metálicos, muy industriales, y por mas que Yamato corría, él siempre le alcanzaba, desgarrando su pecho una y otra vez hasta quitarle toda la piel, dejando expuesto el corazón del chico antes de ser devorado por aquellas fauces malformadas y sangrantes.

Sus gritos llegaban al carruaje, a la realidad en la que él dormía y luchaba, pues eran tan fuertes y poderosos en su sueño, que no paraba de agonizar. En otras ocasiones, era su madre la que estaba frente a su padre o... aquella Cosa inmisericorde, y era ella la que era devorada de forma lenta, paso a paso, mientras Meldon miraba sin poder hacer absolutamente nada. El Ilustre aparecía también, con dos herramientas, una en cada mano. Una pluma en una, y una balanza en la otra, pidiéndole pesar su corazón, condenándolo a un foso de reptiles que le destrozaban los brazos y le hacían añicos el tórax, dejándolo vivo hasta la mañana siguiente donde volvería a pesar su corazón y de nuevo, sería condenado a la Duat, una creencia que nunca tuvo, y que sin embargo, eligió sin darse cuenta al unirse a la orden del Ilustre y servir a La Alta Mesa.

Con la última bocanada de aire y la bajada momentánea de la fiebre, los ojos del Okinawense se abrieron de par en par, alterado unas milésimas de segundo pero tranquilizándose enseguida al escuchar la voz de su salvadora. Sonrió seguidamente, muy de forma leve y de medio lado, pero lo suficiente como para que alguien avispado se diera cuenta de ese tenue y fugaz gesto. -Vaya.. Gracias, Condesa, le haría una.. reverencia, pero me encuentro indispuesto.. -El tono utilizado era un tono bromista, un tono cómplice, sin nada de seriedad más allá de la que tenía en su rostro con naturalidad. La fiebre aún dolía, y sin darse cuenta, Yamato se estaba aferrando con sus manos a las de la Condesa. -..Tendré que.. recuperarme e invitarle a una cena.. con el debido respeto y la debida cere..monia, mi señora. -De nuevo aquél tono, como si de esa forma pudiese enmascarar el dolor que sentía en el epicentro de la herida que palpitaba y se infectaba. -Señor.. cochero, vaya a la Plaza de la concordia con la Avenida de los Campos Elíseos.. al número 76, junto a un edificio abandonado medio en ruinas.. -Con la fuerza que le quedaba sacó una de sus Monedas, aquellas que solo servían para pagar en todo lo relacionado con Paisaje, la red que regentaba La Alta Mesa, y la depositó en la suave palma de la condesa. -M-muestre esto.. y le dejarán pasar, ahí sanaré.. Ya lo vera. -Casi iba a desfallecer de nuevo.
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Miér Ene 12, 2022 8:29 pm


Claude iba dando rienda a los corceles a mas no poder, sabía que la situación era complicada pese a no estar enterado de nada aún sobre lo sucedido. Mina había abierto de par en par ambas ventanillas a los lados de la carrocería para que el aire circulase, pues aquel sobre sus faldas comenzaba a levantar más temperatura corporal con cada minuto que pasaba. Con un pañuelo bordado con sus iniciales, la rubia secaba las gotas de sudor de la frente del asiático, observando su rostro con preocupación.

La Condesa experimentaba nuevamente ese conocido sentimiento que odiaba tanto; la impotencia. No poder hacer nada, al igual que como con la desaparición de su hermano. Eso ponía por dorados pelos de Mina de punta. Tanta instrucción, tanto adoctrinamiento ¿Y no podía hacer nada para salvar a aquellos que le necesitaban con urgencia? Bufó ante su realidad y aferró sus manos a los del caballero. Lo minino que podía hacer en aquel escenario era transmitirle la esperanza y seguridad de que todo estaría bien pronto, pues así ella también lo creía. Mina jamás dejaría de ser sincera en sus pensamientos, por más dolorosos que estos fuesen de escuchar.

Sonrió levemente, sacudiendo la cabeza cuando sus oídos se hicieron con las tonterías del mal herido ¿Cómo podía pasársele tales cosas en una encrucijada como aquella? La neerlandesa pudo denotar en aquel detalle que seguramente no era la primera vez que el desconocido pasaba por una situación similar a la presente. O quizás, era una cosa de aquellos que vislumbraban a la muerte de cerca el burlarse frente a la Parca sin titubeo alguno. Y que el gallardo era valiente, lo era. No había duda alguna de ello.

La rubia no pudo evitar fruncir su rostro cuando el nuevo destino a dirigirse fue mencionado. Claude giró la cabeza hacia atrás para recibir el asentimiento de la Condesa, pese a que ésta misma no tenía la menor idea a donde se dirigían. Pero si en esa dirección el valiente estaría a salvo no había más nada que preguntar. No por el momento.
Mina estaba completamente segura que en su residencia el muchacho podía recibir todas las atenciones necesarias para su pronto mejoría, pero claro, esto era algo que él no tenía por sabido aún. Nada mejor que ir a una zona segura en tal situación.

Mina observó la moneda sobre su palma con detalle. Su mente trataba de buscar en aquella simbología algo con que asociarse. Atesoró la imagen en su meticulosa cabeza, para darle sentido en otro momento donde estuviese más cómoda, menos impaciente y rodeada de sus libros.
"¿Habrá sido un hijo de la Luna?” pensó para sí. Mina conocía mucho –más de lo necesario quizás- sobre el terreno de las criaturas sobrenaturales y su mente no perdió la probabilidad de que aquella terrible dentada pueda haber sido proferida por un licántropo. Eso explicaría el deterioro tan veloz de la salud del caballero encima de ella. Habían  demasiados cuestionamientos para dilucidar, sin embargo el tiempo apremiaba para otra cosa; la salvación del pobre hombre.

Con ayuda de Claude, Mina descendió del carruaje junto al oriental. La Condesa le pidió a su sirviente que los dejase a ambos solos frente al pórtico a dirigirse, pues tres quizás se viese como multitud para tal peculiar situación.  Con el mentón el alto y el moribundo sobre su hombro la rubia tocó el con ahínco el llamador de la puerta y un hombre alto y fornido se hizo presente tras la leve apertura del pórtico frente a ellos.

- Auxiliaros os suplico. No hay mucho tiempo para explicaciones – la Condesa mostró la Moneda que el caballero le había dado y tras una alzadura de ceja y un momento de silencio, la puerta se abrió por completo y el gigante ante los dos se cargó al asiático en brazos – Debo de acompañarle, tengo información importante – añadió astutamente para poder adentrarse con él. Tras un par de pasos, el callado hombre cerró con ímpetu la puerta e hizo una mueca a la neerlandesa de seguirle. Su paso comenzó a ser apresurado. El seguimiento de Mina también.

La Condesa había llegado a una especie de escondite de conejo que no tenía imaginado. Pero en su mente, más allá de los nuevos peligros, el bienestar de aquel desconocido primaba de forma impertinente.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Sáb Ene 22, 2022 5:19 am

El escondite era poco más que una ratonera, habían tenido que viajar durante mas minutos de los que esperarian por un pasillo largo y grande, tan oscuro como húmedo. Las ratas habían encontrado a menudo su hogar en aquellas instalaciones, pero al menos no olía mal, que ya es decir.

Aquello era mas bien de corte industrial, varias tuberías navegaban adornando el techo en lo que parecía no tener final alguno, y justo en el otro extremo, aquella habitación a la cual habían llegado con Yamato. Había un matasanos, un médico, un cirujano, se le podía llamar de muchas cosas pero para ellos, por ahora, sería quien salvaría al que salvó a aquella chica.

La herida volvía a sangrar y a estar abierta y los enormes ojos del médico parecieron titilar con el suave golpear de las luces en vela del lugar, sonrió, eso si. -Vaya.. Señor Meldon, cada vez le veo con compañías más... variopintas, he de añadir. Vengan, póngalo sobre aquella camilla, si no me equivoco, que no suelo hacerlo, o le ayudamos de inmediato o podríamos perderle para siempre, y aún me debe una cena.

El matasanos ayudó a la pareja a coger el cuerpo de Yamato, un Yamato que aún estaba desmayado, pero por suerte, no tardaron en tumbarlo. El cirujano le ató las manos con gomas resistentes y sacó sus utilajes para empezar el trabajo, no sin antes, hacer que la señorita esperase justo en la puerta, para que no tuviera que presenciar el dolor.

Fueron minutos eternos que parecieron edades completas, pero al final, el picaporte de la puerta volvió a sonar y la sonrisa del medico asomar. -El señor Yamato ya está listo y sanado, ahora descansa, pero puede pasar a verle y hablar con él si así lo desea. En cambio yo he de ir a una cita que tengo y que ya llego tarde por culpa de todo ésto. Eso si, solo puede entrar uno, la instalación es muy pequeña y mas de dos ahi dentro, son demasiada multitud. Espero que todo se arregle y con suerte, no tenerles que ver nunca de nuevo.

Parecía que lo decía con bordería, pero nada mas lejos de la realidad, eran sus deseos, que no tuvieran heridas tan prfundas y complicadas como para tener que volver allí. El matasanos desapareció en la oscuridad del pasillo mientras que Yamato estaba dentro de aquella habitación, reposando.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon AtK6E4Q
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Sáb Ene 22, 2022 7:42 pm


En los últimos meses de su vida Mina había visitado los sitios más recónditos que su mente podía imaginarse hasta entonces. Y es que desde la búsqueda incesante de Noach, su hermano mayor, la Condesa no se había rectado en absoluto en cuanto al visitar cualquier rincón del mapa que le asegurase una próxima pista para dar con el paradero de su familiar. Aquella situación peculiar -aunque fuera del plan principal de la damisela- no se diferenciaba mucho en cuanto a la localización respectiva de ésta para ese entonces a los lugares que por Noach ya había pisado en el pasado. Los ojos de Mina iban de un lado a otro, aunque no había mucho en lo que enfocarse. Frunció sus labios a la par que daba pasos apresurados y tensos, esperando algún roedor no se le cruzase en el camino. Mina podía temer de las cosas más estúpidas, siendo ciegamente valiente ante los peligros más inmensos. Cómicos desconciertos de la vida de la sosegada rubia.

Suponía su salvador se encontraría próximamente en un buen par de manos. Alguien que le auxiliase sin titubeos y esperas, tal y como ella pensaba hacerlo en su residencia. Aquel sentimiento de impotencia seguía presente en la Condesa, quien solo quería vislumbrar la mejoría de quien había salvado su propio pellejo. La inquieta mente de la neerlandesa no dejaba de pensar en cómo recompensaría de forma justa a aquel hombre ¿Acaso existía algo en el mundo que equiparase a una vida? Para Mina no. Y ese era su gran dilema. Jamás se perdonaría si algo malo le pasase al muchacho, del que para colmo poco y nada sabía ¿Estaría su familia preocupada por él? ¿Le estarían buscando sus amigos? Soltó un fuerte suspiro agobiada, más preocupada que antes ¡Deseaba hacer algo y no podía solucionar nada!

Llegando al final del largo y visualmente nauseabundo pasillo dieron con una misteriosa habitación. Allí yacía aquel que parecía pondría cura a los problemas del gallardo. Éste vio con sorpresa al joven lo que infligió en Mina aún más intranquilidad ¿Sería capaz de ayudarle? ¿La situación del mancebo era demasiado grave? Cuando el médico hizo el comentario sobre la Condesa, ésta no pudo evitar mirarle fijamente y con un grado de seriedad tal que estaba claro que no había espacio para bromas en aquellas instancias. Apenas el muchacho fue recostado en la camilla, Mina se dirigió a la entrada de la habitación, pensando era lo más pertinente en ese momento. Si el médico trataba el asunto con serenidad, todo saldría mejor. O eso era lo que ella esperaba.

“Meldon atenta había escuchado el apellido  de su salvador. No le sonaba conocido dentro de su inmenso círculo de eximios, pero no por ello el extranjero dejaba de ser menos importante para ella. Incrédulamente, habíase tornado éste en el centro de importancia para la muchacha en dichos momentos. Mina no creía en Dios ni nada por el estilo, siempre siendo una persona muy atada a la lógica y lo tangible, sino hubiese rezado en su nombre, pidiendo por su salud y bienestar.

Cuando la puerta abrió nuevamente y el galeno reapareció informando la situación del señor Meldon, los ojos de Mina se cristalizaron inmediatamente, dejando caer una lágrima que recorrió delicadamente su mejilla izquierda, deshaciéndose en ese preciso instante el nudo que yacía en su seca garganta. Una indescriptible sensación de paz interna le invadió repentinamente, tal así que, poco y nulo interés fue el que puso en las tontas palabras del hombre que había sacado del peligro a su salvador - ¡Muchas gracias! ¡No os volveremos a molestar así, os prometo eso! – Respondió de todas formas, componiendo su postura nuevamente al limpiar la lágrima de su rostro. Acto seguido observó a quien le había ayudado en la entrada del escondite y con un asentimiento de su cabeza Mina se tomó el atrevimiento de pasar primera a la habitación. Sinceramente la rubia necesitaba ver al muchacho. Su consciencia se lo pedía casi a gritos pese a que su porte la proyectaba firme y controlada, como de costumbre ante cualquier par de ojos ajenos. Jamás olvidaba la importancia de las apariencias.

Allí estaba, silente pero con mejor semblante. Mina no dudo en tomarle la mano mientras se mantenía junto a él, callada, contemplándolo. Al fin de cuentas tenía razón, se habían dirigido a un sitio seguro. Y eso era todo lo que importaba en ese momento.

La Condesa pudo respirar sin dificultad por primera vez en horas. Seguiría allí parada todo lo que fuese necesario hasta que el señor Meldon despertase. Era lo menos que podía hacer por el momento.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Dom Ene 23, 2022 7:12 am

Meldon ya no parecía tener pesadillas en su visita a Morfeo lo que parecía ser un claro indicativo de que ya no había fiebre o batalla alguna en su cuerpo. El Médico había hecho un trabajo excelente, demasiado.. para ser alguien que posiblemente no fuera conocido en ningún lugar al igual que aquella madriguera de conejos no era conocida ni de forma singular. La chica había entrado sola, tal y como dijo el matasanos, pero tuvo que esperar varios minutos que posiblemente parecieron eternos en su espera, y sin embargo, Yamato por fin abrió sus ojos, no supo cómo ni cuándo, pero parpadeó varias veces antes de notar que sus labios estaban muy resecos, un problema que arrastraba desde su nacimiento, que se le secaban al hablar mucho o al estar un tiempo sin relamérselos.

Pasaron otro par de instantes antes de que se diera cuenta de que estaba en una instalación y de que no se encontraba solo, pues sus ocelos oscuros como el manto de la noche, se movieron hasta clavarse en la mirada de su salvadora haciéndole sonreír de forma inmediata. -¿Estoy en el cielo..? No he sido tan buen hombre como para estar con los ángeles.. -Volvió a reír aunque en la mirada se le notaba que no era un hombre que soliera sonreír muy a menudo, quizá en las fiestas o acontecimientos sociales por que era lo que debía hacer o lo que se esperase de él, pero nada más, así que aquello era una señal de que por alguna razón... Se fiaba de aquella mujer.

Se miró la mano que aún estaba resguardada por el candor de la ajena, parpadeando otro par de veces y ahora, moviendo la suya propia para encontrarse con la de ella en un mejor estado, acariciando la textura de su piel. -Gracias Condesa.. No estaría vivo si no fuera por vos. Y si... Lo escuché en el carruaje, no temáis, de mis labios no saldrá que os conocí o que seáis condesa alguna. Aunque lo de la cena.. iba en serio, ¿Me permitiréis invitaros a una cena? Conozco un buen Italiano.. -Sonrió de forma esperanzadora. -Mi nombre es Yamato Meldon, por cierto... ¿Cómo debo llamaros a vos, Ángel?


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon AtK6E4Q
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Dom Ene 23, 2022 1:46 pm


La mano del señor Meldon se encontraba cálida o tal vez era la emanación del sentimiento de Mina que ya había invadido su piel para ese entonces. Silente, serena y con ese porte contemplador, la muchacha yacía allí parada en la habitación como si todo a su alrededor poco y nada le importase. Como si el mismo tiempo se hubiese detenido salvo para ella y el caballero frente a sus azulados ojos. No se movería de allí hasta que le despertase, hasta que pudiese verlo lucido y consciente, tal como lo fue cuando sin titubear se lanzó ante aquella manada de lobos en protección de ella. Salvándole la vida y haciéndole daño a la suya propia.  La condesa llevo su mano libre hasta su propio rostro, negando con la cabeza al recordar tan horripilantes y desgraciados incidentes.
Le vio abrir los ojos, más para no desorientarlo aún más, la Condesa contuvo internamente su alegría y se mantuvo callada, aunque sin notarlo conscientemente  su mano se aferró más a la ajena, como implorándole quedarse despierto.

Le escucho hablar y sonrió tras su tonta pregunta, al parecer el caballero no dejaba la galantería y el humor ni en las situaciones más delicadas. Ya le había dado una pizca de ello momentos atrás, cuando agonizaba de dolor. Sin dudas el joven no le tenía una pizca de miedo a la muerte ¿Qué le llevaría a ser tan intrépido y desconsiderado con eso? Podía tratarse de un joven militar o un cazador. Poco le importaba a la Condesa esas respuestas en ese instante donde su corazón tamborileaba con alegría y alivio.

- Los ángeles no llevarían a nadie a una batalla de vida o muerte con una manada de bestias Monsieur, en el mejor de los casos sería un ángel… pero caído – le confirió con los labios apenas curvos pues el recuerdo de la situación era algo que ella no podía manejar con gracias por más que desease seguir el juego del recién despierto. No, para Mina aquello había sido un acontecimiento penoso, más cuando la afectada directa no había sido ella. Pero consciente era la mujer que de ser por un cambio de roles, de papeles en tal escena, ella no estaría en una camilla sonriendo para contar lo sucedido.

- Nada tendréis que ocultar, No os preocupéis por ello – Mina despojó aquellas palabras con la ilusa idea de que de ahora en más tendría trato con el señor Meldon sin siquiera saberlo con certeza, pues eso no dependía solamente de ella. Sin embargo, por alguna extraña razón que esta no se puso a desglosar sabía que todo lo ocurrido y su identidad estarían bien resguardados por el hombre. Si ya lo vislumbraba como un hombre valiente y lleno de agallas, porque no agregarle la virtud también de la discreción.

- Mi persona no estaría a salvo si no fuese por vuestros actos heroicos. Aunque también impulsivos debo deciros – Mina no pudo evitar y con su mano libre se apoyó sobre la mejilla del convaleciente, moviendo únicamente su pulgar para darle una leve caricia a la piel de éste. Así quedo por unos instantes, mirándole, volviendo así repentinamente y retrayendo su gesto con delicadeza para no quedar sobre expuesta – Por lo que he escuchado en este corto tiempo, vuestra persona debe más cenas de lo esperado – recordando lo que había dicho el médico antes de partir apresuradamente. Al parecer el oriental tenía aquella frase de cabecera para agradecerlo todo – Espero en mi caso, podáis cumplir con vuestra palabra, señor Meldon - la sonrisa aún se mantenía en su rostro, misma cuando alguien ve a una persona conocida o familiar tras una intervención médica o algo similar, alegrándose de que todo haya salido bien. De que los infortunios no hayan existido en ese momento al menos. O quizás el sonreír era simplemente porque finalmente conoció el nombre del valiente hombre; Yamato, su inesperado protector.

- Mi nombre es Mina… Mina Zwaan – por costumbre involuntaria ya, al pronunciar su nombre y aun sostenida de la mano de Yamato, la Condesa se reverenció ante el mancebo, llevando posteriormente su mano libre extendida a la altura de sus labios para reír y sonrojarse, quedando sus mejillas en un grácil tono rosáceo ¿Cómo era posible que hasta en esos momentos no pudiera dejar de ser tan estricta con sus costumbre autoimpuestas? Tuvo pequeña vergüenza de sí misma. Tenía que reconocerlo. Y es que hasta la más exquisita protocolaria no es conveniente en todas las situaciones.

- Debéis estar muerto de sed o hambre ¿En qué puedo ayudaros? - Consultó, tratando de ser lo más atenta posible con el hombre en recuperación - ¿Acaso vuestra mente se encuentra algo confusa aún por todo lo que a acontecido? - Se atrevió a cuestionarle mientras sus ojos se hacía de a un lado a otro al igual que su cabeza, buscando en la habitación alguna jarra con agua.


Última edición por Mina Zwaan el Dom Ene 23, 2022 7:16 pm, editado 2 veces


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Dom Ene 23, 2022 6:25 pm

Lo cierto era que lo primero que escapó de las cuerdas vocales del asiático no era broma alguna, realmente pensó que se había despertado en los cielos tras haber -por fin- hallado La Duat donde se encontraría con Ras'Al'Gul que traducido a la lengua común era Cabeza de Demonio o El Ilustre. Pero se encontró con el suave y hermoso rostro de aquella mujer, fue por eso que pensó en el cielo, y sin embargo, ante lo acontecido, volvía a sonreír por que le apetecía pese a los dolores que aún sufría. -Y no me preocupo, por que sé guardar un secreto, y lo haré, al igual que vos, mi Condesa, guardaréis el mío, pues a buen recaudo guardo mi impresión sobre vos y bien sabido por mi es, que no sois nada corriente y que vuestra inteligencia sobrepasa por mucho la media de los Parisinos corrientes, es por eso que viendo el modus operandi de ésta noche, sumado a mis habilidades de combate.. que habrás llegado a la conclusión de lo que puede ser todo esto. Pero sé que guardaréis el secreto, del mismo modo que guardaré en mi alma, lo hermosa que es vuestra mirada.

Rió por lo bajo ante lo siguiente que salió de los labios de la mujer. -Soy de naturaleza impulsiva, en efecto.. pero es de lo que mas llama la atención de mi persona, ¿No es cierto? -Miró hacia la ventana inexistente, tapiada, pues estaban bajo tierra. Luego observó los distintos utensilios de la sala. -Veo que el señor Maltés siempre es tan limpio... jajaja. Y si, hablaba en serio acerca de la cena. Gracias a los milagros de Maltés, no tardaré mucho en sanar los restos de mis heridas y entonces, podremos salir a cenar.. Oficialmente, señorita Mina Zwaan. -De nuevo se le resecaban aún más los labios aunque ésta vez era por lo mucho que hablaba, pues se moría de ganas de conversar con semejante mujer. -La verdad es que un poco de sed si que tengo.. aunque me serviría con un beso vuestro. -Bromeó, aunque lo cierto era que no le molestaría en absoluto. Pero Yamato era así, era bromista bajo la fachada de hombre serio que parecía llevar antes de coger confianza con alguien.

-Mi mente está serena, despreocupad por eso, mi señora Zwaan, confiad en mi-Sentención finalmente, siendo claro observador de las acciones con preocupación que aún se hallaban en la superficie de aquél cuerpo y en los ojos que se bienaventuraban sobre él.
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Dom Ene 23, 2022 8:00 pm


La rubia conocía mucho sobre preconceptos. Esas ideas previas que las personas solían hacerse sobre las cosas sin conocer en profundidad como realmente eran o de donde provenían.  Le sonrió educadamente a Yamato para no contradecirlo, pero la verdad es que Mina, pese a su innegable inteligencia y suspicacia, no tenía la más mínima idea de donde estaba parada para aquel entonces. Menos aún, de que se trataba todo y de lo que podía llegar a dedicarse su salvador.

Mentiría si algunas ideas no hubiesen cruzado con anterioridad sus pensamientos, pero en el fondo sabía que todas aquellas hipótesis generadas no eran cercanas siquiera a todo lo que aquello podía asemejarse en la realidad. Por el momento, tenía claro que el oriental tenía experiencia en el arte de la defensa personal, así también como una resistencia admirable. Ni hablar de su peculiar humor y su innata galantería. Ah, también un sequito de servidores ocultos en una especie de sociedad secreta. Y no olvidar de... ¡De su costumbre por salir herido cada tanto al parecer! Un hombre tan joven y con tanta historia sobre sus espaldas yaciendo frente a los ojos de una inexperta mujer que de la vida sabía poco, de los estudios mucho y de las emociones y los sentimientos tanto como de las tragedias que azotaban su presente últimamente.

Dos extremos juntos, entrelazados por los dedos de un par de manos….

Liberó el contacto del caballero por un instante, cuando sus ojos se hicieron con una jarra de cristal llena hasta la mitad de su capacidad por un líquido algo oscuro a la vista de la Condesa. Se acercó al recipiente y acercándose delicadamente su nariz, olfateo la bebida frente a sí. Era vino, sin dudas ¿Acaso el doctor había curado a Yamato bajo los efecto de alguna copa de más? Los azulados globos oculares de la rubia se revolearon en un círculo completo al imaginarse que las incrédulas vivencias en su vida jamás cesarían.  No teniendo otra cosa a la vista que ofrecer, vertió un poco del vino en un una especie de vaso de madera tallada y lustrada y se lo facilitó a su acompañante. No era lo más recomendable para ese momento, pero quizás la bebida sedaría un poco el dolor del convaleciente.  

Una mano de la Condesa de posó detrás de la cabeza del malherido para erguirle un poco y así éste pudiese hacerse con el líquido de forma más fácil, no había que olvidar que poco tiempo atrás el gallardo estuvo a punto de perder su vida tal vez. Cuando esa idea pasó nuevamente por la mente de Mina y al escuchar las palabras de él, ésta no hizo más que acercar sus labios a la frente del hombre y plasmarle un tierno y delicado beso. Posteriormente acercó el vaso de vino a la boca ajena para auxiliarle a quitar esa brutal sed que para aquellas instancias él había de poseer seguramente.

La neerlandesa relamió sus labios, sin siquiera notar la sensualidad inconsciente con la que tal acto podía verse cargado. El gusto poseía notas de sal, descaro y aventura. Tal y como el señor Meldon se proyectaba ante ella. Quedó nuevamente sonrojada, por lo que bajo la mirada, tratando de conectar en absoluto por unos instantes con los ojos del joven. Sintió molestia por el repentino calor en su rostro, pero nada le podía hacer, de lo contrario quedaría más evidenciada de lo que ya estaba. Todo aquello era algo tan extraño para Mina que la erudita no sabía cómo accionar en tales ocasiones, puesto que jamás dejaba a nadie llegar a nadie a tales instancias de demostración personal.

- Nada de esto lo recomendó el médico, pero es lo que está a nuestro alcance por el momento – argumentó para salir de apuros, alzando ambas cejas y encogiéndose de hombros – Si vuestra persona lo desea, podría tener su propio descanso en la residencia Zwaan. Unos días de reposo os convendría Monsieur – añadió. Mina aún esperaba encontrar la forma de agradecer, de retribuirle al oriental y no sabía cómo. Ojalá de los labios de él saliera una petición, cualquier cosa que éste necesitase y ella lo buscaría sin duda alguna. Así sentiría una mísera parte de tranquilidad por saber que el gallardo denotaba sinceramente el agradecimiento de la Condesa para con él.

- Supone mi persona que no deberá ir a salvar a más nadie hoy ¿Verdad? – sonrió de lado con pena, no le parecía pertinente hacer bromas. No sabía muy bien el cómo tampoco. Y eso le avergonzaba un poco. Ojala estuviesen debatiendo sobre políticas europeas y acuerdos bilaterales entre naciones, allí ella podría lucirse mínimamente. Al menos para desviar la atención de su blusa echa estropajos por las improvisadas vendas que le había hecho al valiente ante su persona.


Última edición por Mina Zwaan el Lun Ene 24, 2022 1:02 am, editado 1 vez


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Dom Ene 23, 2022 8:22 pm

Tan cierto era que su mente serena se encontraba que por unos instantes recordó las suaves nubes que recubrían el Tibet, las tormentas de arena de Nanda Parbat que aunque pudiera parecer una inclemencia de la naturaleza, a él le serenaban en mitad de su entrenamiento junto a su Maestro. Recordaba aquellos primeros días donde su Sensei no hacía más que ordenarle que golpease un cubo lleno de agua hasta vaciarlo solo para volverlo a llenar y volverlo a vaciar de nuevo. Recordaba aquellas ceremonias del Té junto a una amiga muy cercana que hace bastante tiempo que no tiene el placer de ver.. Y cómo ante la niebla y el misterio se erguía una Torre de Papel, y tras sus puertas, los ocelos de Mina Zwaan, observándole, cuidándole, custodiándole junto a una tímida sonrisa que pronto se entremezcló con la oscuridad y las tuberías sangrantes del lugar haciéndole volver a Yamato a la realidad justo cuando ésta liberó el contacto entre los dos.

Sintió el suave hacer de su mano para con su nuca y así ayudarle a beber aquello que parecía ser Vino descuartado, el favorito de Maltés. Bebió negando con suavidad el rostro al recordar ese dato y mientras seguía bebiendo de forma hambrienta, alzó la vista para re-encontrarse nuevamente con Ella justo cuando se relamió los labios dejando una escena de lo mas lasciva mezclada a la perfección con una inocencia sempiterna que puso demasiado a tono al gallardo como para siquiera contarlo. Fue complicado disimular tal agrado, no solo por las evidencia físicas que por suerte, nadie se fijaría dado que estaban solos y ella solo le miraba a los ojos, si no por eso mismo.. Aquella conexión, el rubor de sus pómulos.. Todo.

-Creo que.. ahora mismo podríais darme veneno y con sumo agrado lo engulliría si fueran tus manos el manantial culpable del pecado, mi señora Zwaan.. Por favor, llamadme Yamato, habéis salvado mi vida y me habéis visto sin camisa antes siquiera de la primera cita.. Las formalidades pueden esperar. -Rió ante las palabras propias de un Ruiseñor. -No.. claro que no, aunque me gusta veros bromear, mas de lo que siquiera podéis llegar a imaginar, mi señorita Zwaan. Y está bien, acepto la invitación a su hogar sólo si vos aceptáis la mía al mío, antes de llevaros a esa cena que con gusto.. -Reflexionó unos instantes con un silencio sepulcral, mirándole los ojos, los.. Labios. -Disfrutaré. Además.. Usaré vuestro baño si no es mucho pedir, no es menester estar ante tal mujer.. con un olor fatal. Incluso valoraría el que os dierais el baño conmigo. -Volvió a bromear, aunque.. si sonaba la flauta, pues mejor, ¿Verdad? No sería él quien se quejase de darse un baño con una mujer tan hermosa como lo era la señorita Mina Zwaan. Yamato no era tonto precisamente, pese a ser un bromista de lo más descarado.
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Lun Ene 24, 2022 2:32 pm


Finalmente la Condesa comenzaba a sentir algo de utilidad en su persona. Mientras sus ojos observaban como el muchacho tragaba aquel vaso de vino sin contemplación alguna, ella trataba de imaginar cuanta sed y hambre podría estar pasando aquel debilitado cuerpo tras toda la odisea que ambos vivieron en carne propia. Y aunque ella estaba con el estómago completamente cerrado, sabía que el hambre en los hombres y su necesidad de saciedad eran un tema completamente distinto al de una joven mujer como ella.

El convaleciente tenía un exquisito poder de la retórica y no se avergonzaba de ello en lo más mínimo. Eso generaba cierta gracia en Mina, puesto que tras todo lo ocurrido verle lanzando esas picarescas líneas se le hacía cómico no por ello vergonzoso para sus oídos, pues a ser sincera la rubia no sabía que de lo dicho tenía intenciones reales para con su persona y cuáles no.  Sería uno de esos casos de “¿Lanzar verdes para recoger maduros?” tal y como solía decir el abuelo de la neerlandesa. La incapacidad de Mina de atar cabos en esos ámbitos la dejaba desconcertada o más bien, perdida sin saber que decir o cómo reaccionar debidamente. Suspiró sin más, manteniendo esa sonrisa amable y cándida.

- Si hubierais dedicado vuestro talento a la prosa, seguramente no estuvieseis pasando por esta situación – le comentó alzando una ceja para luego tornar su rostro aun peculiar estado de reposo, como si reflexionase algo – Pero yo no hubiese estado viva para contártelo – se aferró nuevamente con fuerza a la mano del oriental, denotando como una leve brisa gélida se adentraba por los desgarros de su vestimenta y recorría su torso y espalda casi al mismo tiempo ¿Acaso era el frío o la cercanía de su muerte las que erizaron a la Condesa? Aquella idea se había hecho muy real de forma muy abrupta. Podía haber muerto descuartizada, literalmente.

¿Y que hubiese sucedido con Yamato? ¿Y quién encontraría a Noach? La dicha había estado de su lado para no tener que afrontar con el dolor y la crudeza de tales respuestas, pero contemplando al señor Meldon si se habían manifestado consecuencias, por el momento, remediables. Mina pensó en todo este tiempo que veía siendo meticulosa y sumamente discreta con su investigación paralela a la de la policía, pero al parecer alguien más estaba atento a sus pasos. Estaba segura que aquello había sido una completa emboscada, si no ¿Por qué no estaba el dinero y ningún rastro de pelea del detective dentro de la abandonada cabaña? Ni una gota de sangre. La neerlandesa frunció sus labios, pero se recompuso velozmente, no era tiempo de hacerse con la dilucidación de aquel tema en tal lugar y situación.

- Procuraré encontrar los suministros necesarios para esperar un poco más aquí. Saldremos apenas salga el Sol, será lo más conveniente – le informó y tras acariciar el reverso de la mano de Yamato con la suya propia, se alejó de él, dándole la espalda. En primera instancia para buscar con más ahínco algo que le sirviese para saciar las entrañas del valiente y otra, para no adentrarse en el porqué de su decisión.

Tratar el tema de los seres sobrenaturales era algo muy delicado, por no decir secreto, No por la revelación de éstas criaturas, sino por demostrar el consciente conocimiento de ellos con otros. Era algo que según la persona podía tomarse como una ventaja en contraparte como una misma maldición. Y no faltaría el más purísimo cristiano que hiciese toda una historieta en su cabeza para luego chismear a la Iglesia sobre alguien que cooperaba con esas bestias solo por el hecho de saber que existían.  Eran tiempos difíciles para todos y aún más para Mina, cada vez que pensaba que su hermano podía estar a merced de todo ese mundo oscuro e incomprendido del que ella estaba enterada por su obsesiva sed del saberlo todo.

Se acercó a la puerta de la habitación y asomando la cabeza mirando hacia el pasillo, tratando de enfocar su visión en aquel penumbroso lugar - ¿Hola, acaso hay algo o alguien aquí que pueda brindarle algo de beber y comer a este hombre? -  su voz hizo eco a lo largo y ancho del lúgubre corredor.  Espero un poco allí y nada ¿Acaso más allá de estar el señor Meldon en mejoría, les habían dejado solos?

Se adentró nuevamente al lugar, se arremango su cuarteada blusa y sin más, comenzó a poner un poco de orden en aquel sitio que lucía como todo, menos como una sala de recuperación.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Yamato Meldon Lun Ene 24, 2022 8:34 pm

Yamato mentiría si dijera que no le pareció algo extraña la contestación de Mina, aunque luego recordó la experiencia que había conocido y trató de ponerse en la piel de la condesa, dando como resultado el saber que fuera normal que ella tuviese miedo y rechazo, el trauma creado a flor de piel aún latiendo y golpeando su pecho para salir y ser materializado de las peores formas posibles. Vio normal todo aquello e incluso se apiadó de ello sintiendo por vez primera, que ojalá hubieran pasado las cosas en otro orden, aunque no se arrepentía de haberla conocido. Meldon era alguien muy disciplinado y en paz con el destino, sabía y creía firmemente qué si algo tenía que pasar, pasaría irremediablemente aunque uno pueda firmar y dibujar las propias líneas que sigan sus pasos, y sabía por entonces que siempre agradecería a dicho Destino, el haberle puesto en el camino de Mina Zwaan, aunque aún no sabía la magnitud del por qué ni el cómo afectaría su presencia y entrada en la vida de la señorita Condesa. Yamato no tenía ni idea de que iba a ser un huracán en costas extrañas, del mismo modo que la condesa Zwaan no tenía idea alguna de con qué magnitud azotaría tal vendaval su bahía.

La paz que sentía el Okinawense en su interior no duraría mucho tampoco, pues bastaron unos sonidos huecos para alertar el perfecto oído que poseía el que fuera del país del sol naciente, que se puso en pie incluso superando el terrible dolor de sus heridas, que aún le atormentaban. Tres figuras oscuras conseguían diferenciarse en el campo de visión del japonés, y una cuarta. Solo la última tenía la cara destapada y una larga melena rubia le bajaba por la espalda en cascada. -Siwa... estamos en suelo de Paisaje, aquí.. no puedes derramar sangre.

-Veo que recuerdas mi nombre, Yamato-sensei.. Y sin embargo mi visita no es para hallar antiguos y buenos recuerdos. Me temo que ambos lo sabemos. -Sus movimientos eran elegantes, parecía flotar con cada paso que daba, pues lo hacía con la propia gracia de una garza. Sus pisadas apenas suscitaban sonido alguno, como si el hecho de caminar... se fundiera con el propio lugar. El poder que ostentaba aquella mujer era tal, que se hablaba de ello en antiguas leyendas Japonesas, Chinas, Indias, Tibetanas.. Todo el continente asiático. -Sabes las reglas del a Orden de mi padre.. ¿Acaso olvidaste el por que permanecemos en las sombras?

-Luchamos en la Sombra para dar Luz..
-¿Acaso olvidaste el cometido de nuestra causa?
-Sustituir un mal.. con una muerte.
-Y entonces.. Dime, Yamato-sensei.. no. Sayf'Ahmar. ¿Por qué expones nuestra Noble causa ante una simple mortal? Déjala con sus políticas y búsquedas personales, nada tiene que hacer para contigo o cualquier cosa relacionada siquiera con la Orden. Una simple búsqueda hacia alguien fraterno... Mundanas acciones. Nosotros apuntamos más alto. Ésto lo hacemos por su bien... Y por el tuyo. Créeme.

Y antes de que pudiera siquiera reaccionar de vuelta a las palabras empleadas por La Hija, el golpe fue certero como una flecha disparada en golpe directo. La oscuridad se hizo ante Yamato, cerrando sus ojos y perdiendo -otra vez- el sentido. La diferencia de poderes había sido claramente expuesta y demostrada, del mismo modo que otra partida de tres figuras encapuchadas y de ropa oscura, hicieron lo propio con la Señorita Zwaan, tapando sus ojos con una capucha negra para que no pudiera ver hacia donde va o de donde viene. Seguramente la próxima vez que la muchacha despertara, estaría en su hogar o en algún lugar seguro. Algo... un poco distinto para el gallardo, quién tendría que responder ante sus... Superiores.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon AtK6E4Q
Yamato Meldon
Yamato Meldon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos de actividad : 16
Fecha de inscripción : 22/12/2021
Localización : Francia

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Mina Zwaan Ayer a las 3:36 pm


Moviendo las cosas de un lado a otro en aquella penumbrosa y desarreglada habitación, por fin la mente de la rubia comenzaba a pensar en algo más ameno a todo lo que venía aconteciendo. En su inquieta psiquis ya Idealizaba la habitación que el señor Meldon ocuparía en su residencia y a que empleados les asignaría la tarea de tener atención de su salvador en el correr de su estadía en la finca de los neerlandeses, sitio que únicamente Mina y su servidumbre ocupaban de momento dados los constantes viajes de la Condesa en representación de los Países Bajos a lo largo y ancho de toda Europa.

Cada tanto miraba de reojo al convaleciente. Buena idea era la de dejarlo descansar un poco en silencio antes de partir. Aunque no tenía acceso a observar el cielo parisino, su reloj de bolsillo, curiosamente sano y salvo aún le indició a la rubia que no faltaba mucho para que ésta pudiese ir en búsqueda de Claude y largarse de allí. Y si, Mina también quería resguardarse en su “lugar seguro” pero esta vez sin la necesidad de monedas curiosas y personajes misteriosos.
Ya había sido mucho por aquella larga jornada que no parecía acabar más. Y no lo haría…

Mina se percató de las repentinas y silenciosas presencias en el lugar cuando Yamato habló. No les había visto o escuchado, quizás por estar atenta a sus improvisados quehaceres o rotundamente porque aquel trio de seres lucía como fantasmas flotantes. Llevaban grandes capuchas y largos ropajes oscuros. Mina recordó en su mente algunas ilustraciones de cómo ciertos artistas personificaban a las Parcas. Y a eso era lo que aquellas tres personas se parecían.
Yamato hablaba con la única que dejaba ver su rostro. Enigmático y peculiar, como todo lo que le rodeaba allí dentro. Como todo lo que giraba en torno a la vida del asiático al parecer…

- Disculpad mi atrevimiento… – se reverenció sin siquiera saber por qué  - pero toda esta situación ha sido culpa de mi persa. El señor Meldon nada tiene que ver – añadió, dándose un par de pasos hacia atrás, con la mano izquierda cerrada a la altura de su pecho y la otra a un lado de su cuerpo, más tensa que la zurda. Sería su intuición femenina o algo especial en ella, pero sabía que aquella charla no terminaría bien para ellos dos. De ninguna manera.

La rubia frunció su seño al hacerse con las últimas palabras de la desconocida – Trato de ocuparme de mucho más que de “acciones mundanas”… Siempre he luchado por la justicia de mi pueblo y siempre lo haré, aunque ello no apunte tal alto como vosotros esperáis – no solo se escapaba molestia en el tono de la muchacha, sino esa sensación de impartir sus vocablos con una convicción completa, radicante en el centro de su mente y de su corazón. Un dictamen del alma. Una ideología pura e irrevocable.

- ¡Yamato! – exclamó sumida en la cólera y la preocupación cuando le vio cerrar los ojos por aquel fugaz movimiento, casi imperceptible para la misma Condesa a pasos de su persona - ¡Dejadlo en paz! ¡Dejadnos por favor! - Gritaba a la par que se sacudía sus brazos ya brutalmente aprisionados por los otros dos seres desconocidos, quien le pusieron una capucha cerrada en la cabeza para que ésta nada pudiese ver. Mina comenzaba a sofocarse dentro  de aquella cárcel de tela que solo le hacía ponerse más nerviosa e histérica. Grito y se sacudió de un lado a otro oponiendo resistencia hasta que sin más un golpe seco en la nuca le hizo perder la consciencia por completo, quedando en brazos de sus raptores de forma muy simple y eficiente. Tal y como ellos querían.

Cuando Mina abrió los ojos, se vio en un espacio blanquecino donde no habitaba nada más que la nada absoluta. Se preguntó a si misma si había muerto, pero una voz misteriosa en resonar de eco le dijo que “no”, sin más.
Entonces allí se encontraba ella, también arropada en tonos blancuzcos, haciéndole ver más pálida de lo normal. Estaba descalza y confusa. Caminaba de un lado a otro pero no llegaba a ningún sitio, pues todo era igual y no se avistaban rincones o esquinas a lo lejos. Una superficie plana e infinita. Y ni un rastro de Yamato. De su esencia. De su valentía y coraje, Nada de su picaresco y poco atrevido sentido del humor. De la calidez de su mano… Del sabor de su piel…



✖



Despertó con esa sensación de como cuando una cae por un abismo en lo sueños, exaltada, sentándose bruscamente sobre una mullida y cómoda cama. Su cama.
Refregó sus ojos un par de veces, dejando a sus finos parpados de un tono rojizo ¿Cómo había parado allí? Observaba las cortinas, su silla de lectura. Su tocador. Todo le indicaba que se encontraba en su habitación, pero incrédula no dejaba que su mente entrase en razón, pues no la había para sus recuerdos. Vislumbro a Claude acercarse a ella, pero antes que éste pronunciase palabra alguna, la Condesa le tomó por el brazo y lo acercó a ella con fuerza, con necesidad. Se soltó a llorar como una niña pequeña, respirando con dificultad al ahogarse con su propia angustia. Las lágrimas brotaban de sus ojos cerrados mientras Claude le acariciaba suavemente la espalda para consolarla.

Había fallado. Le arrebataron de su vida a alguien nuevamente. Y todo había sido culpa de su persona en esta ocasión.

Aquella mañana de invierno había sido la más fría de toda la capital francesa desde hacía muchísimos años y sin dudas, una de las más crudas para el alma de la señorita Zwaan.

“Yamato”… Ese nombre le dolía más a la joven que el cortante y gélido soplar de la tormenta allí, a las afueras de su triste hogar.


Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Rvc6TEV
Sparkle in my mind...:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon F0c4fcbe77415cb555a46d3f24f8fce8ea5d60bbRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 0e048e50694b3c01f2920669df744cf3d8937025
Merci!:
Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon ECWbfRabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon 3xyuqXq
Mina Zwaan
Mina Zwaan
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 168
Puntos de actividad : 15
Fecha de inscripción : 21/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Rabbit's Hole  ✖ Yamato Meldon Empty Re: Rabbit's Hole ✖ Yamato Meldon

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.