Victorian Vampires
The Sun Watches The Sun → Privado 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
The Sun Watches The Sun → Privado 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP



OCTAVIUS RINALDI

MODERADOR

ENVIAR MP
MODERADOR

MODERADOR

ENVIAR MP



ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/11/22


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org



<

The Sun Watches The Sun → Privado

2 participantes

Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Hippolyte Saint-Benoît Dom 06 Feb 2022, 06:12

Si hubiese una palabra que definiera al joven francés, sería: supervivencia. Los días y las noches para Hippolyte no se contaban en minutos y horas. Para él, el simple hecho de compartir sus conocimientos y mostrar su arte para de ese modo hacer sonreír a los pequeños o recibir un par de aplausos bastaba para medir ese lapso de tiempo, amaba con devoción lo que hacía, creía que era lo más importante y lo único por lo que valía la pena despertar cada día. Desde que tenía uso de consciencia jamás había sentido la necesidad de mirar hacia atrás. Pues creía firmemente que cada una de las vivencias bajo las cuales estaba cimentado su pasado eran experiencias que lo encaminaban a ser una mejor persona. Con esos preceptos el joven circense aprendió a sortear las contradicciones y altibajos.

Muchos pensarían que Hippolyte hubiera preferido morir después de saber lo que Cedric hizo con sus padres, la forma tan meticulosa en la cual el vampiro asesinó a sangre fría a los dos inquisidores se grabaría de forma sempiterna en su memoria. No obstante, el destino le tenía preparado algo más, una segunda oportunidad de vivir y de concebir al mundo desde una visión distinta, una que quizás, no encajaba del todo con el resto de sus congéneres en el circo o incluso de otros muchachos de su edad. De ese modo, aprendió a sortear las vicisitudes de la vida y encaró todas y cada una de sus caídas. Se aferró a la vida, se aferró a creer que incluso en un mundo cruel, había algo de luz al final del túnel. La válvula de escape, la poesía.

Todo eso transcurría en su mente cuando cerraba los ojos antes de aparecer en escena. Cuando estaba ahí, de frente con el público, olvidaba cada tropiezo y cada una de las causas por las que había sufrido. El circo actualmente pasaba por una buena racha y era debido a que la nueva familia de inversionistas y cirqueros tenía muy en claro el objetivo que buscaban en la capital. Era un poco tarde ya, pero debía asegurarse antes de ir a dormir que todo estuviera en orden para el día siguiente, así que se encaminó hacía las caballerizas con dos baldes de forraje y paja. Abrió el cerrojo con cuidado y pasó sus manos desnudas por el ejemplar que esperaba ansioso ser alimentado.

Volveré enseguida –susurro al caballo para encaminarse hacia donde descansaban los elefantes. El cerrojo de la puerta estaba abierto y divisó una silueta de pie, se aproximó un poco más para cerciorarse, las funciones habían concluido hace unos minutos, de modo que supuso podrían necesitar ayuda o información —. Bonsoir Monsieur, ¿buscaba a alguien?


The Sun Watches The Sun → Privado XOeAobD
like father, like son:

Hippolyte Saint-Benoît
Hippolyte Saint-Benoît
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/05/2020

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Darius Saint-Benoît Lun 21 Feb 2022, 01:34

“No temía descubrirte
Temía maldecirte
Arrojar tu esperanza al viento
Dejarte sin un hombro en el cual llorar”
Darius Saint-Benoît

Su helada silueta se hizo paso bajo la lona de la carpa. Mantuvo el libro de la biblioteca bajo el brazo en todo momento.

Inmediatamente lo recibieron unas luces brillantes y parpadeantes. Había tanta gente caminando en un mismo sitio que era fácil rozar los tobillos de un extraño. Las voces penetrantes de los asistentes resonaban en dos lugares distintos a la vez: en el circo y en la mente de Darius. No escuchar los pensamientos de los que se movían cerca de él estaba siendo más difícil de lo que había presupuestado.

Finalmente en su asiento, cerró los ojos con fuerza. Tenía que adaptarse a este nuevo entorno a como diera lugar, o llamaría la atención involuntariamente. Debía concentrarse en lo que lo había llevado a arriesgarse así en primer lugar, aunque con el pasar de los segundos se convencía cada vez más de estar cometiendo un error fatal.

La función comenzó. La mente de Darius volvió a juntar lentamente las piezas revueltas para comprender lo que lo había llevado a obedecer este impulso: el poema, el nombre del escritor que compartía su apellido, fantasmas de un hijo hecho desaparecer, a quien jamás sostuvo entre sus brazos. Su fallecida familia mirándolo desde el más allá.

Darius parpadeó para que las imágenes desaparecieran. Seguramente esto se trataba de una coincidencia, un cuento con el que se engañaba a sí mismo para no sucumbir a la agonía de no morir en soledad. Sólo por eso había rastreado el nombre de este desconocido. Estaba procurando evadir una pesadilla. No había forma de que esta pudiera ser su realidad.

Estaba disociado. Sus sentidos aumentados luchaban por hacer sentido a lo que se les presentaba cuando el verdadero sentido llegó como un diluvio. Allí, en la pista, un rostro se quedó con él. Sintió que se le secaba la garganta. Por un instante, le pareció estar viendo otra vez los ojos llorosos de Ophélie. Las voces que habían estado golpeteando sus sienes se callaron de golpe. Quería estirar sus brazos y comprobar directamente que no había perdido la razón por completo. Sin embargo, su cuerpo no parecía poder cooperar.

De pronto, un estruendoso aplauso dio por acabada la función. ¿Cuánto tiempo había pasado? Los oídos del vampiro zumbaban, como si hubiesen dormido por años y recién estuviesen siendo usados. Finalmente notó que los asistentes se alejaban y que no pasaría mucho tiempo antes de que su presencia fuera inapropiada. Tenía que actuar. Ya era muy tarde para retractarse.

Siguió cautelosa y lentamente la presencia que sus instintos habían captado. Sus pasos se hicieron pesados, incluso entre las fieras. Sujetó fuertemente el libro contra su pecho. ¿Qué tal si hallaba lo que no esperaba encontrar? ¿Qué se suponía que iba a hacer con ello? ¿Qué iba a hacer consigo mismo?

Era también demasiado tarde para preguntárselo; había sido descubierto.

Buenas noches. Espero no molestar — saludó Darius con su sombrero. Se quedó en silencio por algunos segundos sobre lo habitual. Apenas podía creer lo que estaba viendo — Oh, sí. De hecho, es la razón principal por la que he venido. Le agradecería enormemente que pudiera ayudarme. ¿De casualidad se encontrará Monsieur Saint-Benoît? Lo considerará una impertinencia, pero soy un ávido admirador de su trabajo. ¿Sería posible conocerlo? Esperaré.

De lo absorto que estaba, olvidó presentarse.


The Sun Watches The Sun → Privado 5lR9Us2
Agoniza sin morir quien guarda sus heridas a medio abrir:
Darius Saint-Benoît
Darius Saint-Benoît
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/05/2020

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Hippolyte Saint-Benoît Jue 03 Mar 2022, 05:42

Conocía el circo como la palma de su mano. Había caminado los pasillos y los recovecos los últimos meses, de modo que le resultaba muy fácil reconocer un rostro. Por lo regular eran los vigilantes quienes daban los rondines entrada la noche, pero, el francés de vez en cuando se tomaba el tiempo para dar pequeños paseos nocturnos después de su ya acostumbrada rutina de alimentar a los animales. Cabe decir que no recibía una remuneración extra por hacerlo, era una especie de “hobbie” que realizaba cuando las noches resultaban interminables. El trabajo dentro del circo era muy demandante en ocasiones, quedaba rendido después de cada función, y eso le había restado tiempo valioso para hacer la segunda actividad que más amaba: la escritura.

Después de su encuentro fortuito con aquella mujer de cabello rojizo, no había podido asentar los adjetivos correctos para describirla en una de sus obras, de forma indirecta se convirtió en su musa. Había picado su curiosidad a pesar de que solo la había visto una sola vez. Los orbes del poeta permanecieron perdidos en la espesura de la noche, tratando de hallar el origen de la voz grave que se presentaba ante él.

Negó de inmediato con la cabeza.

No lo es –dijo con seguridad. Normalmente Hippolyte era un joven que se mostraba con entereza a pesar de que solo había cruzado un par de palabras con el desconocido. No obstante, al prestar atención a lo que él decía, sintió una sacudida inexplicable en sus entrañas, como si la modulación y el timbre de la voz ajena fuesen algo que ya había escuchado de antaño. No supo cómo explicarlo.

¿Mon.. sieur Saint-Benoît dice? –reparó de inmediato en su apellido, era la primera vez que en boca de alguien más sonaba de forma familiar. Meditó un par de segundos antes de responder mientras se aproximaba al hombre ¿Qué era lo que quería de él? Y ¿Cómo lo había hallado? Trató de ser cauto antes de revelar su verdadera identidad, llevaba un par de botas puestas que calzaba en las caballerizas, libró un par de pacas de heno y le encaró— él, está fuera de momento, me parece que ha sido enviado a realizar un par de diligencias Monsieur, lo lamento. Soy Hippolyte –pronunció en un francés perfecto y ofreció su diestra enseguida.

Le puedo mostrar parte del lugar si gusta mientras esperamos a que Monsieur Saint-Benoît vuelva, ¿es la primera vez que viene al circo? ¿pudo ver el espectáculo?


The Sun Watches The Sun → Privado XOeAobD
like father, like son:

Hippolyte Saint-Benoît
Hippolyte Saint-Benoît
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/05/2020

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Darius Saint-Benoît Vie 08 Abr 2022, 18:20

Su titubeo no pasó desapercibido, pero a Darius no le importó. El foco de su atención estaba sobre los rasgos del circense. Más de cerca, la similitud más evidente se hizo notar: compartían la misma estatura.

Darius — se limitó a decir mientras su mano enguantada estrechaba la de Hippolyte.

En cualquier otra circunstancia, al vampiro no le hubiera importado que alguien sintiera su baja temperatura, pero ahora, en esta situación en particular agradecía estar usando guantes. No quería que nada más que el hombre frente a él demandase su atención. Ni el sol ni la sangre. Sólo él.

Hippolyte era un mentiroso terrible. No sólo vacilaba antes de contestar, sino que además no se daba cuenta de lo curioso que era que su nombre de pila coincidiera con el del autor. Sin embargo, Darius no le sacó en cara este traspié. Prefirió quedarse con lo que sabía y no desperdiciar la amabilidad que se le estaba ofreciendo.

¿Pero qué contestarle? ¿La verdad? Eso sería un problema, porque lo cierto era que no había recuerdo alguno asociados al circo en general que no incluyera los rostros de sus niños, en especial el de Françoise. De niño, Darius jamás había asistido al circo; sus padres lo veían como una cuna de vicios y blasfemias. Pero él, ya de adulto, había cedido a las insistentes peticiones de una niña pequeña. Todavía recordaba la capa verde con la que Ophélie la cubrió esa tarde antes de salir.

No recientemente, no. Pero disfruté del espectáculo — no era mentira, aunque estaba omitiendo la integridad de la verdad. —. ¿Cómo podría rehusarme a que continuase la función?  

Siguió a Hippolyte por el lugar, cuidando no ingresar a ningún área restringida para quienes no pertenecieran al circo, como las jaulas de los grandes felinos o de algún elefante.  Para alguien como él, pasar junto a fieras de esa índole era caminar sobre hielo delgado. Apenas ellas percibían que era un depredador más grande, rugían y arañaban pavorosas.

Debo agradecerle su gentileza. Es de esperar que tanto usted como sus compañeros estén cansados luego de su puesta en escena, así que no esperaba que la fortuna estuviera de mi lado hoy. — dijo Darius mientras jugaba con su sombrero entre sus manos —. ¿Hace cuánto tiempo que lo conoce? De los datos que leí sobre él como autor, se mencionaba su afición por las artes escénicas, pero no sus años de experiencia.


The Sun Watches The Sun → Privado 5lR9Us2
Agoniza sin morir quien guarda sus heridas a medio abrir:
Darius Saint-Benoît
Darius Saint-Benoît
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/05/2020

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Hippolyte Saint-Benoît Sáb 02 Jul 2022, 01:45

Mentir no era una de sus mejores virtudes, definitivamente no. Podrían juzgarle de ingenuo o tonto incluso, pero, la verdad era una solamente, había pasado tanto tiempo en el exilio que sus modales se volvieron adustos y torpes. ¿Podrían juzgarle por ser un sobreviviente? Sus años de encierro en la mansión del verdugo de sus padres le arrebataron todo aquello que un niño de su entonces edad merecía. Crecer rodeado de personas y no de muebles, esa iconografía se volvió su vida diaria y fue así como la poesía llegó a sus manos. Cuando el vampiro se encontraba ausente se le permitía empaparse de los diversos tomos que existían en la biblioteca principal. De ese modo encaró la verdad detrás de la muerte de sus progenitores. Nadie espera recibir toda esa información de golpe, pero, el destino le estaba compensando de algún modo ahora que podía hacer lo que más quería, escribir y trabajar en el circo.

Caminar a lado del extraño resultaba algo peculiar, pues él nunca tuvo un modelo paterno que pudiera suplir la ausencia de su falso salvador. Era cierto que Renaud lo adoptó como un hijo propio y lo introdujo al arte del circo, pero, había aun cierta discordancia entre ambos. ¿Acaso su padre adoptivo conocía algo que el francés no? En un lapso de segundos, Hippolyte miro de reojo la figura de Darius, podría parecerle algo turbio pero el perfil era casi similar al suyo, la palidez de la piel y las curvaturas caprichosas que se formaba en su cabello, tan azabache como el ajeno. ¿Qué especie de secretos y vivencias guardaban los ojos ajenos? Sacudió con suavidad su cabeza, esa imaginación de poeta que le habían vuelto un hombrecillo curioso.

Nada que agradecer Monsieur, yo estaba terminando un par de actividades y bueno, creo que fue la casualidad lo que le trajo hasta acá –sonrió amable, pero con un evidente dejo de cansancio. No había sido un día fácil, pero, ahí estaba una vez más dando catedra de su espíritu noble. Pasó saliva antes de responder.

Debo decir que es muy poco el contacto que he tenido con la persona a quien busca, es un experto malabarista, yo llevo muy poco tiempo en esto, mi padre, Renaud fue quien me trajo a la ciudad francesa y quien me ha instruido en el arte, no siempre tenemos la oportunidad de coincidir en los números que se montan. Digamos que Hippolyte es un ejemplo a seguir, vaya, hasta el nombre compartimos.

Río tratando de pasar desapercibido ese error en su historia. Aclaró su garganta y preguntó.

¿Cómo es que usted le halló? Dijo que sabe un par de datos suyos ¿cierto?


The Sun Watches The Sun → Privado XOeAobD
like father, like son:

Hippolyte Saint-Benoît
Hippolyte Saint-Benoît
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/05/2020

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Darius Saint-Benoît Miér 20 Jul 2022, 21:41

Darius miró hacia abajo y sonrió con sutileza.

Según su experiencia, cuando la gente halaga a alguien ausente, habla con calma y sin accidentarse, como entonando una canción. Si Hippolyte hubiese sabido la clase de información que sus sentidos sobrenaturales le entregaban, hubiera cambiado su discurso. Sentía sus pulsaciones incrementar su ritmo en determinados tramos de su discurso. Se notaba que su interlocutor era de buen corazón, o mentir no le generaría tanta ansiedad.

Qué alivio que, aun con los años que tenía, conservara algo de ingenuidad. Algo que lo diferenciara del averno que se libraba allí fuera, en las viciosas calles.

Estaría presumiendo si le dijera que tengo el mérito de haber dado con Monsieur Saint-Benoît por mi cuenta. Le cuento. Mi trabajo es ejercer la abogacía, pero a veces necesito escabullirme de las leyes. Ahí es donde entra la pintura, los libros. Y aunque difícilmente salgo de las tragedias griegas o las novelas policíacas, esta vez escuché la sugerencia de Monsieur Collignon de leer algo de poesía.

Enalteció su andar para abrir su abrigo y sacar el libro que guardaba en el bolsillo interno.

Enseñó la cubierta a Hippolyte. El título estaba grabado en letras doradas sobre un fondo rojo.

Me pasó este libro. Una compilación de poesías escritas por autores jóvenes de esta nación. Pensé “Una mirada nueva es siempre refrescante. Si hasta ahora la poesía se me ha resistido, puede que sea el momento para cambiarlo”. De todas las prosas que leí, la suya se quedó conmigo. Podría decirse que tiene un sello personal bastante íntimo. Hace que comprenda por qué la poesía tiene una historia casi tan larga como la tragedia: de vez en cuando, la humanidad necesita un empujón para verse por dentro.

Eso explicaba por qué leer poesía se le hacía tan pesado. Darius sentía que no necesitaba verse por dentro. No había nada, salvo remordimiento. Y lo que tenía por fuera, todo se lo debía a alguien.

Le entregaré más detalles cuando lo conozca. No quisiera pasar a llevar las excentricidades de un artista. Menos si es oriundo de Castelnaud-la-Chapelle.

Pasó de un ritmo pausado a detenerse por completo.

Se acercó a Hippolyte hasta quedar a un metro de distancia y le miró como si lo hubiese pillado hurgando en el frasco de las golosinas.

¿Cree que el escritor se ha perdido en el camino o será que se nos unirá ahora?


Última edición por Darius Saint-Benoît el Mar 06 Sep 2022, 22:17, editado 2 veces


The Sun Watches The Sun → Privado 5lR9Us2
Agoniza sin morir quien guarda sus heridas a medio abrir:
Darius Saint-Benoît
Darius Saint-Benoît
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/05/2020

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Hippolyte Saint-Benoît Jue 18 Ago 2022, 08:16

Honestamente no sabía cómo explicaría aquel embrollo si se prolongaba un poco más. Sabia que no era lo correcto y normalmente prefería hablar poco para evitar crear situaciones como aquella, supuso que cuando la noche avanzara y el visitante tuviera que irse solo se disculparía y cada quien seguiría con sus respectivos caminos. Aunque seguía una incógnita flotando en el aire nocturno, una especie de imán que le provocaba conocer un poco más del desconocido. Los pasos acompasados de ambos creaban una imagen paternal sin duda alguna. Hippolyte se quedó sin habla cuando observó el ejemplar que el otro le mostraba, era insólito –aunque no imposible –que algo de su arte estuviese plasmado de manera pública.

¿No es todo lo que un artista busca? El reconocimiento y la fama. El francés de cabellos oscuros y rizados podría ser una excepción a la regla. El realmente no buscaba ninguna de las dos cosas, su gusto nacía del hambre de ser escuchado, de expresar lo que torpemente con palabras no podía hacer. Calladamente sintió un poco de orgullo al saber que esa necesidad había sido leída, aunque sea por una sola persona en todo París. Caviló un par de segundos si el caballero había comprendido del todo lo que había querido expresar en aquellas líneas perdidas. Sintió la necesidad de contarle lo que había detrás, ¿Por qué? Era difícil de explicar, pero, después de mucho tiempo experimentó semejante nostalgia.

Sus ojos repararon en la pasta del libro y en aquella ciudad que brotaba en los labios del otro.

El corazón del francés latió un poco más rápido cuando el andar del otro le orilló a hacer lo mismo. Era tarde para hallar una explicación a todo aquello. Su gesticulación era la de un niño asustadizo al saber que había hecho algo “malo”

Yo… –dejó a mitad su escueta oración cuando a sus espaldas alguien más le llamaba.

Hippolyte, ahí estás –soltó con presteza el ahora dueño del circo.

Renaud no solo le salvó aquella noche cuando Cedric no pudo terminar con la vida del joven de cabellos rizados, sino que también le había instruido en las artes circenses los últimos meses. Cuando este notó que no se encontraba solo de inmediato se retractó.

Disculpe, buenas noches Monsieur, espero que su estadía en el circo sea de su agrado, veo que ya conoce a mi hijo, Hippolyte Saint-Benoît, soy Renaud, padre de este talentoso muchacho –dijo con orgullo mientras palpaba la espalda del chico.

La careta del poeta cayó haciéndose trizas, rascó su nuca agachando ligeramente la mirada al ser expuesto de esa forma. Renaud le pidió alcanzarle en cuanto terminara con el invitado y dio media vuelta no sin antes despedirse.

Lo siento – dijo en susurro, apenas audible a su oyente.


Última edición por Hippolyte Saint-Benoît el Miér 11 Ene 2023, 01:11, editado 1 vez


The Sun Watches The Sun → Privado XOeAobD
like father, like son:

Hippolyte Saint-Benoît
Hippolyte Saint-Benoît
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/05/2020

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Darius Saint-Benoît Mar 06 Sep 2022, 23:13

Apenas desviando su mirada de Hippolyte, Darius le dio la bienvenida al tercero levantando ligeramente su sombrero.

Debió haberse intraquilizado con la interrupción, pero Darius tenía tan poco que perder que unos cuantos contratiempos no tenían el poder de fastidiarlo. Sumado a eso, la maldición de la inmortalidad lo había vuelto tremendamente paciente. El tiempo transcurría sin detenerse, pero él no, porque no moriría hasta que, eventualmente, alguna tragedia pusiera punto final a este ser sin propósito. Podía quedarse toda la noche esperando, guarecerse del sol, y repetir el ciclo a la siguiente jornada hasta que consiguiera las respuestas que había venido a buscar. Daba igual. Todo lo demás era banal.

Renaud no compartía parecido físico alguno con Hippolyte, aunque evidentemente existía cierto vínculo. Darius no dejó pasar que sus ritmos cardíacos se templaran mutuamente con la proximidad de sus cuerpos. Tal vez no necesitaban de un lazo sanguíneo para ser familia, pero nadie convencería al vampiro de que eran padre e hijo. No se lo decían sus ojos ni su corazón.

Entonces fue revelado el apellido del joven artista y las piezas cayeron en su sitio de golpe. Ese joven y él debían estar emparentados en algún grado.

Es un placer conocerlo, Monsieur — contestó Darius con tono uniforme, pero con la mirada arrebatada. Parecía que la tierra podía tragárselo allí mismo y que no se daría cuenta.

Se encontraron solos nuevamente. Darius no increpó a Hippolyte por la mentira. Bajo su punto de vista, eso era lo de menos. Hasta los mejores hombres se tientan al mal y ceden ante el pecado. Lo importante era que un impulso muy potente parecía guiarlo directamente a quien tenía enfrente y en ningún caso lo dejaría ir.

Guardó silencio algunos segundos, dejando que Hippolyte se explicara si así era su deseo, pero se veía demasiado avergonzado para hacerlo. Darius decidió darle una mano.

Si su temor es haberme ofendido, puede recobrar la tranquilidad —  dijo enseñando una de sus palmas enguantadas —. Ya intuía cierta creatividad en su relato. Tendrá sus razones. Soy un extraño que se ha aparecido aquí buscando conocerlo. Uno no puede fiarse de nadie estos días. Yo no lo haría. Aunque, si no fuera mucha la indiscreción, me gustaría saber por qué motivo me ha ocultado su identidad. No busco juzgarlo, sino entenderlo. Ha sido mi propósito desde que llegué aquí: entender.

El miedo era un probable motivo. El mundo que había transformado a Darius a la fuerza en un vampiro odiaba la compasión. Daba la impresión de que sólo siendo cruel y perverso se podía prevalecer. Pero él, quien había jurado aborrecer al asesino de su familia hasta su último anochecer, también se cansaba a veces de esta furia ciega. Para no perder la cordura, necesitaba aferrarse a algo bueno o por lo menos humano. Hasta ahora, se anclaba a su humanidad gracias al recuerdo de los suyos y a obrar en beneficio de terceros en situación de necesidad.

Por alguna razón, la misericordia que Hippolyte estaba despertando en él tenía un poco de los dos.

Lo normal es que cada uno se sumerja en sus propios problemas — insistió dando un paso hacia Hippolyte —. Pero cuando éstos llegan a sobrepasarnos, no es raro que nos desbordemos hacia otro ser cuyos tormentos están ad portas hacerlo sucumbir. Y por haber pasado por el mismo dolor, lo natural es que queramos impedirlo.


The Sun Watches The Sun → Privado 5lR9Us2
Agoniza sin morir quien guarda sus heridas a medio abrir:
Darius Saint-Benoît
Darius Saint-Benoît
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/05/2020

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Hippolyte Saint-Benoît Sáb 12 Nov 2022, 06:58

Se sintió mucho más aliviado cuando las cosas, la verdad salió a flote de manera natural, como si le hubieran aflojado las sogas que cortaban la circulación en sus muñecas. Y no era solo por el hecho de haber dicho una mentira y crear toda una historia. Había algo más intrínseco que le obligaba a confesarse y ser honesto con el extraño. Desde que cruzó su mirada con la ajena halló calma. La razón sería revelada hasta que el joven de cabellos rizados permitiera la entrada a su santuario de recuerdos y pensamientos mas personales. Cuando Renaud le halló, le pidió que respetara el conservar sus apellidos y nombre de pila. Sin hacer a un lado el guardapelo, era todo lo que le quedaba de su pasado. Uno que aun tenia muchas hojas en blanco, pero que, con el paso de los días, confiaba en que llegaría al meollo del asunto.

El francés tenia de mentiroso lo que Renaud de poeta.

Se limitó a sonreír ya un poco más tranquilo, ya sin la tensión detestable de tener que tropezar en algún momento sobre la cuerda floja.

¿Por qué no querría revelarle mi identidad? Cuando la mayor parte de los poetas, escritores y artistas buscan eso exactamente, el reconocimiento, verá no es lo que yo busco e ingenuamente pretendía conocer un poco más sobre su origen, o su intención antes de darle la certeza de que, en realidad, toda aquella historia, era solo una invención, una muy mala, por cierto –y soltó una ligera carcajada natural.

Le habían atrapado y solo le bastaba bromear al respecto.

Resulta que soy a quien busca, si le soy honesto Monsieur, no pensé que mis escritos llegasen hasta usted, en realidad ni siquiera pensé que alguien se tomara el tiempo de leerlos, la poesía ha sido para mi solo una forma de mantenerme a flote en medio del mar de dudas que todo hombre normalmente tiene de vez en cuando. Es normal sentirse perdido ¿no?

Dio un par de pasos para quedarse de pie a la misma altura que su homologo, aquella escena resultaba paternal con seguridad. Cual hijo en búsqueda de respuestas por parte de una mente más sabia.

Eso es precisamente lo que ha picado mi curiosidad Monsieur ¿Qué razones tendría usted para impedir que un muchacho como yo pierda el rumbo? –levanto sus cejas pobladas, un gesto de admiración que nunca se veía en Renaud, pero que probablemente su verdadero padre poseía. Se mantuvo a lado del extraño, pero esta vez sin sostenerle la mirada, perdiendo la oscuridad de sus orbes en la espesura misma de la noche— yo nunca conocí a mis verdaderos padres Monsieur, no me juzgue mal, agradezco y aprecio mucho a Renaud, solo que, a veces me gustaría saber, conocer un poco mas sobre ellos, son respuestas que no siempre se nos darán me temo.


Última edición por Hippolyte Saint-Benoît el Miér 11 Ene 2023, 01:10, editado 1 vez


The Sun Watches The Sun → Privado XOeAobD
like father, like son:

Hippolyte Saint-Benoît
Hippolyte Saint-Benoît
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/05/2020

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Darius Saint-Benoît Mar 15 Nov 2022, 00:31

«Perdido…»

¿Hacía cuánto tiempo no sentía otra cosa que no fuera perdición? Probablemente la misma cantidad de años que le tomaría perderle respeto al concepto del tiempo. Todavía significaba algo, aunque fuera limitado. El tiempo era esperanza, vida, humanidad. Tres nociones que se alejaban cada vez más de él, pero no de sus seres amados. Ellos no cambiarían, seguirían tan perfectos como los recordaba.

Diría que es incluso recomendable entregarse a la poesía antes que a otros vicios desenfrenados cuyos desenlaces fatales tienen la fama de acabar vidas prematuramente. No seré poeta como vuecencia, pero puedo pintar. Ambos tenemos esta imperiosidad creativa no a pesar de las circunstancias, sino gracias a ellas. ¿Sabes por qué me atrevo a decirle esto? Porque el arte, en todas sus formas, despierta los mismos sentidos y alimentan las mismas funciones cognitivas. Porque para que nos importante tanto la forma de lo que se expresa como el mensaje mismo, es preciso desencantarse de este plano de una manera tan bestial que no tenemos otra opción que no sea montar un mundo paralelo.

Porque sin esos planos mentales era fácil arrojarse al abismo, despreciar la esencia humana tan sobrevalorada y hacerse uno con la tierra otra vez. Hippolyte tenía en sus ojos una tristeza acumulada, no compatible con su juventud. Así de conectado estaba con sus emociones. ¡Quizás cuántas desilusiones dejaba entrever en sus trabajos!

Si tan sólo Hippolyte se enterase de la mitad de lo que Darius sabía…

Un vampiro más pragmático hubiese dado una excusa menos suspicaz para continuar extrayendo información, pero Darius quería intentar llegar al fondo de sus corazonadas sin exprimir hasta la última gota de entereza en el chico. Ya estaba lo suficientemente nervioso. Si se ponía a jugar con él, sólo lograría mortificarlo sin obtener nada útil a cambio. Y por ningún motivo quería ver colapsar a alguien con una mirada tan parecida a la que recordaba de su difunta mujer.

Darius miró hacia abajo casi con orgullo, ubicó ambas manos tras su espalda y dijo:

Esa debe ser, Monsieur Saint-Benoît, la pregunta más importante que cruzaremos esta noche.

Pasó a mirar el firmamento sin esperar respuesta del joven poeta. Intuyó que, de sentirse amenazado por sus palabras, llamaría a alguien del circo o simplemente se retiraría sin decir palabra alguna.

Si estoy en lo correcto, puede que ambos nos acerquemos a las respuestas que buscamos y no tengan que convertirse en otra carga que nos acompañará hasta la tumba. Si estoy equivocado, al menos obtendremos paz — dijo Darius con calma, agudizando sus oídos para captar cualquier cambio abrupto en Hippolyte —. ¿Qué sabe de sus padres, Monsieur? ¿Sabe sus nombres? ¿Tiene algún retrato o siquiera alguna pista?


The Sun Watches The Sun → Privado 5lR9Us2
Agoniza sin morir quien guarda sus heridas a medio abrir:
Darius Saint-Benoît
Darius Saint-Benoît
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 11/05/2020

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Hippolyte Saint-Benoît Miér 11 Ene 2023, 01:13

Aquella afirmación por parte del otro resultaba ser una cruel realidad. Hippolyte mismo sabia de lo que hablaba, y no por experiencias propias –ni siquiera le gustaba el alcohol – pero si de casos muy cercanos a colegas del circo. A diario veía a un par de jóvenes irse a un bar no muy lejano de las carpas, a tirar los pocos francos que se ganaban durante el día. ¿Qué caso tenía? Ninguno probablemente, no al menos para el poeta francés, pero respetaba todas las ideologías. Por eso mismo, le resultaba curioso conocer un poco más. Fue casi inevitable no sonreír a lo último que el hombre expresó. El francés era un escapista cuando se trataba de vaciar sus ideas en papel. Repetidamente Renaud le llamaba mas de dos veces para hacer alguna diligencia, pues a menudo se le veía ocupado escribiendo en sus ratos libres.

Vaya que no solo compartían cierto parecido físico, sino, ideológico también.

Abrió un poco mas sus ojos dirigiendo su mirada al perfil ajeno. ¿Qué buscaba al acercarse de tal modo?

Probablemente no fue una casualidad lo que le trajo hasta acá Monsieur –dijo con seguridad.

Suspiró y decidió seguir sus corazonadas. No era nada difícil recordar con exactitud su pasado, o al menos el poco del que era consciente, porque este, significo un parteaguas de lo que era antes de saber la verdad sobre el concepto de una familia.

Fui educado por un hombre llamado Cedric desde los cinco años, por lo tanto, no recuerdo sus rostros con claridad, su aroma o haberlos tenido tan cerca de mí. Mi niñez transcurrió en el encierro de cuatro paredes, vigilado siempre de no internarme en espacios que el hombre me tenia prohibidos. Supongo que parte de esa curiosidad fue lo que me orillo a desobedecer. Una noche, aprovechando que él no estaba me escabullí al ático, hallé diarios, empastados y muchos otros documentos con información detallada, había nombres, fechas y un guardapelo con dos iniciales. Fue hasta ese momento que conocí el nombre de mis padres Monsieur.

Pausó unos segundos antes de continuar.

Esto le parecerá extraño y llámeme loco, pero, las listas parecían ser, una especie de registros de cacería, no tuve consciencia de ello hasta ver los dos últimos nombres en ella. Al parecer, Cedric fue el autor de su asesinato. No pude hacer nada cuando el me descubrió, recuerdo que me golpeó con mucha fuerza y perdí el conocimiento, Renaud, me salvó esa noche Monsieur y por eso le debo la vida.

Hippolyte encaró la expresión del otro, esperando que no le juzgara por una historia que parecía haber sido sacada de un cuento de horror.

Théodore y Cecile Saint-Benoît –susurró— así se llamaban mis padres.


The Sun Watches The Sun → Privado XOeAobD
like father, like son:

Hippolyte Saint-Benoît
Hippolyte Saint-Benoît
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/05/2020

Volver arriba Ir abajo

The Sun Watches The Sun → Privado Empty Re: The Sun Watches The Sun → Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.