Victorian Vampires
Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| 2WJvCGs


Unirse al foro, es rápido y fácil

Victorian Vampires
Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| 2WJvCGs
PARÍS, FRANCIA
AÑO 1842

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
NICOLÁS D' LENFENT

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP



OCTAVIUS RINALDI

MODERADOR

ENVIAR MP
MODERADOR

MODERADOR

ENVIAR MP



ESTACIÓN


Espacios libres: 04/40
Afiliaciones élite: ABIERTAS
Última limpieza: 28/11/22


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://victorianvampires.foroes.org



<

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

2 participantes

Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Oscar Llobregat Miér Mayo 25, 2022 2:20 pm

Cuando era pequeño y vivía atrapado en las callejuelas de Polonia, había congeniado innumerables veces con personas del teatro de alta alcurnia que pasaban por su barrio de mala muerte. Muestra irrefutable de que, por mucho perfume y telas caras en las que se envolvieran, una parte de ellas dependía del alcohol, las drogas o el impulso de refugiarse en los servicios ardientes de la prostitución. Oscar había comerciado junto a tramoyistas, asistentes, directores y actores de poca monta que fantaseaban con fornicarse a la fama y tenerla siempre de criada. Al final, nunca llegaba a saber si el azar les habría acabado dando esa alegría porque rara vez regresaban, pero su pipiola imaginación en aquel pueblecito costero que jamás llamaría «hogar» era mucho más optimista que la de ahora en Francia y el Palais-Royal que visitaba. Como siempre, por motivos laborales.

¿Y qué papel jugaba el teatro en todo aquello? Pues que los artistas cuyas obras les hacían ascender en sociedad y acudir a aquellos eventos no tenían reparos en presentarse con la mercancía del burdel amarrada a sus brazos. El teatro, hasta el más opulento y lujoso, no había dejado de ser una gran falacia ejecutada por almas dispuestas a despegarte de tu rutina y hacer que la volcaras en ellas. Oscar lo estaba haciendo esa misma noche, pues, a pesar de lucir sus mejores galas y realizar un papel digno de aquel arte, no se sentía parte de ninguno de esos mundos que reunía la majestuosa arquitectura del palacio. «La interpretación», sí, un trabajo como cualquier otro, respetable para el polaco, admirable cuando le había hecho sentir un pequeño acopio de emociones durante alguna función, aunque hubiera asistido en tan contadas ocasiones que no podrían superar los dedos de una sola mano. «La interpretación», amiga de todo buen prostituto y que, sin embargo, él sólo había llegado a planteársela cuando aquella vampira austríaca se la propuso de forma tan accidentada en el café que les reunió sin vaticinar su parada final.

Y en cuanto cerró los ojos durante unos paupérrimos segundos, al lado de aquel actor que había pagado por su compañía, pero que apenas la recordaba, a Oscar le pareció absorber el marfileño aroma de aquella mujer que no se despegaba de sus sentidos, por muchas noches de laburo que siguiera coleccionando para subsistir. ¡Qué suerte tenía de que le hubiera tocado un cliente tan despegado! Muy en el fondo, preferiría volver a casa con la imaginación encendida, las manos vacías y una excusa más que la intratable madame pudiera usar en el futuro para amenazar su puesto.

¡Ah, pobre desgraciado, pero si su suerte no andaba muy lejos! Para ser más exactos, apareció delante de sus morros al recibir el choque inesperado de una persona que… ¿le reconocía? ¡Ja, ni las mejores actrices o gentes del teatro lograrían emular un porte tan lánguidamente elegante! Sólo había un nombre capaz de ensimismarlo tanto al mirarse de frente y comprobar que… ¿Qué, exactamente? ¿Qué había que no hubiera visto antes en aquel rostro embellecido por la confusión, en aquellos ojos que lo buscaban a pesar de todo su mundo, en aquella cascada de pelo que ensalzaba las delicias de la piel de su cuerpo y que, si volvía a tocar el suyo una vez más, lo haría regresar de golpe a una realidad que aquel muchacho perdido ya creía olvidada?

—¡Carolina! —la llamó, exento de toda consideración hacia su cliente, quien igualmente continuó charlando dentro de su banal corrillo de gente sin percatarse de cómo el joven con la mirada más renacida de todo el lugar acudía a reencontrarse con el amor cortés— No sabía que estarías aquí esta noche. —Hacía una semana que se habían vuelto a reunir entre las sábanas, como ya iba siendo una costumbre implícita a la que aún no lograban definir con palabras— ¿Has venido por algún asunto del teatro?

¿Significaría algo digno de ensalzarse en los escenarios que estuviera dispuesto a llenarse el corazón antes que los bolsillos?


Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| PoCG1vn
Don't you (forget about me).

What do you expect? Feelings from a wind-up toy?:
Tell me everything I'm not, but don't ever tell me to stop:
Nunca fui tan bueno como para que te tuvieras que fiar:
Muchas gracias a todos/Awards:
Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Aj7q3gC
Oscar Llobregat
Oscar Llobregat
Prostituto Clase Media
Prostituto Clase Media

Mensajes : 575
Fecha de inscripción : 06/10/2011
Localización : Depende de cómo quieras conocerme

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Re: Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Carolina Van de Valley Sáb Jul 09, 2022 3:57 am

Las recepciones sociales siempre me han parecido aburridas. No despiertan mi interés las redundantes conversaciones de la gente aristócrata que versan casi siempre sobre la riqueza material y no la del alma. Esta vez es diferente, no obstante. Para desgracia de mi señor padre, siempre me he sentido más cómoda entre los bohemios de las letras y de la música que entre respetables hidalgos de noble sangre. He estado esperando con expectación y emoción inusitadas esta noche, en la que mi buen amigo —uno de los pocos con los que contaba en París— Moncharmin me ha invitado al estreno de Maria Stuart, una obra que proviene de la mente del dramaturgo Schiller y está basada en los últimos días de María de Escocia.

Con la invitación arrugada entre mis manos enguantadas busco con la mirada al antiguo director del Conservatorio de París. Creo que lo he perdido entre tantos saludos de cortesía. Me decido entonces a encontrar el palco asignado antes de que comience la obra. Camino tan despistada entre el gentío que no puedo evitar el choque. No necesito levantar la mirada rápidamente para saber de quién se trata. Su aroma sacude mis sentidos como lo hacían los rayos de sol mucho tiempo ha: nieve, madera mojada, pino.

—Oscar —no lo puedo evitar y se me ensancha la sonrisa cuando le miro a los ojos. Sé que es estúpido, pero lo miro como si fuera la primera vez que lo hago en mucho tiempo, aún cuando no han pasado ni unos días desde la última vez que nos reunimos, siendo las sábanas el único testigo de ese encuentro en la intimidad—. Acompaño al señor Moncharmin —ha sido todo un gesto por su parte. Sé que el anciano hombre se encuentra solo desde que enviudó. Y yo intento darle un poco de compañía cada vez que puedo.

Observo a Oscar. Luce un elegante traje de estilo Brummel de un color que hace resaltar su cabello ligeramente ensortijado. La alegría de encontrarlo en el mismo lugar de manera tan inesperada es sincera y creo que me cambia visiblemente el ánimo.

—¿Y tú? ¿Has venido solo? —por un momento ingenuo lo pienso así. Hasta que presiento una mirada de reojo sobre nosotros y en ese momento sé que se trata de trabajo—. Oh. Ya veo —carraspeo un poco y me rasco ligeramente el cuello, allí donde una gargantilla de terciopelo violeta hace relucir una diminuta piedrecita brillante.

No me incomoda la profesión de Oscar, y tampoco es algo que él me haya ocultado jamás. Ni siquiera es la primera vez que me topo de frente con su realidad. Pues recuerdo que en una ocasión sus contactos me sirvieron para encontrar ese piano donde Dvorak había depositado sus últimas voluntades para mi. Unas voluntades que ya ni me importaban ni estaba dispuesta a escuchar.

No obstante, ahora puedo percibirlo con claridad. Cierto encogimiento en el estómago, como si llevara varios días sin alimentarme. Intento deshacerme de todo ello y vuelvo a recomponer mi rostro. Sé que Oscar solamente lo ve como trabajo. Trabajo, y nada más. Aquel acompañante podría pagar por su cuerpo, pero el alma de Oscar siempre sería libre y libremente se la entregaría a quien quisiera.

—¿En qué palco estáis? Con un poco de suerte podríamos estar juntos —retomo la conversación por dónde la habíamos dejado.


Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| 345y7w6
And you run with a lonely heart:
I'm shaking like a leaf:
I can't reach my soul:
Blinded to see the cruelty of the beast:
Awards:
Carolina Van de Valley
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 492
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Re: Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Oscar Llobregat Dom Sep 25, 2022 10:15 pm

¡Un sabor agridulce tenía la noche para nadar así en las turbulentas aguas de la memoria! Aquel par de almas se había reencontrado, entonces, para dar fe de ello, por mucho que el desengaño formara parte de sus naturalezas. La de él, conocedora de la carne y lo que había debajo; la de ella, pura, perfectamente recreada, imbatible a pesar del sopor del tiempo y los recuerdos delirantes de noches intactas, atemporales...

Apenas parecía que hubieran pasado no sólo días, sino minutos, desde la última vez que distinguió su rostro entre las sombras agitadas de un deseo nada primerizo. Y, aun así, su cerebro no había reaccionado nunca antes como al posar la mirada sobre aquella silueta ¿dispuesta a marcharse?

No, dispuesta a tenderle la mano. Otra vez, en otro lugar.

«Oh. Ya veo.»

Dolió aquel reconocimiento en sus ojos cuando la vio atar cabos sin necesidad de más palabras, y Oscar, por primera vez en mucho tiempo, fue incapaz de añadir las suyas propias con la misma naturalidad con la que hablaba de su empleo, aunque fuera de forma velada. No había velo alguno entre ellos, ni deseos de pintarlo. Carolina sabía, pero también sentía, y eso era nuevo para él. A pesar de conocerse el estigma de aquellos prejuicios como los recovecos de la biología, masculina, femenina y derivada, el polaco no reaccionó con seguridad, sino con miedo.

Un miedo inevitablemente camuflado por su entrenada expresividad, que, allí y ahora, no deseaba descubrirle nada malo a la única amante que le importaba.

Por fortuna, aquella proposición disfrazada de casual pregunta se manifestó en labios de Carolina con la destreza de la que, en esos instantes, Oscar carecía y ambos pudieron comprobar que, de hecho, compartirían palco. Presentados sus acompañantes y tamizado el encuentro de falsa sutileza, los cuatro se introdujeron definitivamente en el lugar.

Fueron conducidos a sus correspondientes asientos; correspondientes y correspondidos, a juzgar por cómo acabaron sentándose el uno casi al lado del otro, justo en los extremos salientes de cada pareja, que dejaron el hueco ideal entre sus manos para que Oscar pudiera alargar el meñique a través de la oscuridad y deslizarlo sobre el de Carolina mientras la obra comenzaba.

Curioso, cómo un roce leve, a pesar de los guantes, basta para que la piel recuerde una hoguera en la intimidad.


Última edición por Oscar Llobregat el Miér Nov 23, 2022 2:45 pm, editado 1 vez


Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| PoCG1vn
Don't you (forget about me).

What do you expect? Feelings from a wind-up toy?:
Tell me everything I'm not, but don't ever tell me to stop:
Nunca fui tan bueno como para que te tuvieras que fiar:
Muchas gracias a todos/Awards:
Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Aj7q3gC
Oscar Llobregat
Oscar Llobregat
Prostituto Clase Media
Prostituto Clase Media

Mensajes : 575
Fecha de inscripción : 06/10/2011
Localización : Depende de cómo quieras conocerme

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Re: Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Carolina Van de Valley Dom Oct 02, 2022 12:00 pm

Intento recomponerme. Maquillo la sonrisa. Incluso hago el esfuerzo para dedicársela también al acompañante de Oscar. Aún cuando éste no centra su atención en mi ni en el antiguo director del conservatorio parisino más de lo socialmente estipulado para no quedar indecoroso. Mientras los observo subir las escaleras con moqueta de la ópera me asola un pinchazo en el estómago que tardo un poco en reconocer. ¿Pero en qué estaba pensando? Nosotros sólo éramos briznas de un idilio. No podíamos ser más que eso, y debería bastarme. Debería ser suficiente.

¿Qué otro remedio me queda?

Sé que, llegado el momento, Oscar exhalará su último aliento y yo proseguiré sola. El barco a la deriva que siempre había sido. ¿Cómo me atrevía a fantasear siquiera? ¿A reclamarlo cuando realmente no nos pertenecíamos salvo en algunas noches de respiro?

Desestimo esos crudos pensamientos y vuelvo a colocar la máscara. Creo que Moncharmin se da cuenta, pues me dedica una de sus miradas de abuelo preocupado por encima de sus gafas, que termina de ajustarse con el dedo. Tomamos asiento. Dejo el chal a un lado descubriendo el escote del vestido en forma de barco. Recojo una de las greñas doradas que se escapan del peinado y carraspeo. Todas las joyas de las damas de postín brillan como centellas a la luz anaranjada de la ópera.

Estamos tan cerca que nuestros codos casi se rozan. Me despierta un deseo inmenso de poder salir de allí para acurrucarme en su pecho y notar los latidos de su corazón. Esos latidos que una parte de mi seguirá añorando toda mi inmortal muerte en la vida. Se apagan las luces pero el telón todavía no se abre. Y enlazo mi dedo anillado con un rubí con el suyo. Otra brizna más que clama el aire.

[...]

No he reparado hasta este momento en cuánto tiempo hacía desde que hube escuchado mi idioma natal por última vez. La actriz que interpreta a María habla de las injusticias que la han llevado a ser encerrada en una torre. La puesta en escena, la música, el vestuario... No consigo apreciarlo como debería. Me disculpo en un susurro con mi acompañante y me levanto para salir a los aseos.

Los pasos de mis tacones, el crujir de la seda al revolotear las faldas del vestido y la música de la obra todavía en marcha es lo único que escucho en esos pasillos ahora solitarios.


Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| 345y7w6
And you run with a lonely heart:
I'm shaking like a leaf:
I can't reach my soul:
Blinded to see the cruelty of the beast:
Awards:
Carolina Van de Valley
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 492
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Re: Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Oscar Llobregat Miér Nov 23, 2022 10:29 pm

Mientras la obra proseguía con su aciago cometido, impasible frente a las emociones de su audiencia, envidiosa de que historias reales superaran su ficción, Oscar se dejó embriagar por el talento ajeno de los artistas, a la hora de embotellar los sentidos y hacer poesía por medio de la tragedia.

La tragedia. ¿Eso era lo que tenía en común un polaco criado en las calles, superviviente al desprecio del clasismo y respetable ejecutor del oficio más antiguo del mundo, con una reina vilipendiada y decapitada a la que el orado futuro buscaba hacer justicia? Eso, y que sólo después de muertos, el mundo posaría su interés en ellos. Pero no había sido otra que una criatura que retaba precisamente a la muerte y cuya sangre había sido azul, antes que negra, quien había mirado al rostro vivo de aquel prostituto ilustrado para situarlo, sin titubeos elitistas ni idealismos condescendientes, en el centro de un escenario, con la piel —más bien, el pelaje— de un personaje imperecedero.

Fue entonces que cayó en la cuenta de que, unidos por las felinas inspiraciones de Perrault, ambos estaban ahora bajo la bóveda de un teatro. Observados por la visión cenital de una cúpula, como si no hubieran tenido más remedio que descender por sus extremos, hasta acabar colisionado juntos en el centro, víctimas de la más onírica alteración de la gravedad.

Mesmerizado por aquella revelación, volvió a guiarse por los impulsos que desafiaban el puerto de Gdansk, el punto del mapa destinado a París y el burdel donde trabajaba. De ese modo, sus versadas yemas profundizaron en la piel de Carolina Van de Valley. Mas la bóveda, su metafórica cúpula o el disfraz que quisiera utilizar el destino para la ocasión, hicieron que coincidiera con el momento en que el dedo de ella se escurrió y alejó del suyo, antes de abandonar el palco tras un susurro que mencionaba los excusados.

Oscar desmenuzó furiosamente en su cabeza los minutos que serían suficientes para que la marcha de la mujer y la que él se inventara a continuación no levantaran sospechas en su acompañante —su cliente—. Sus pasos resonaron donde lo habían hecho también los de la dama y, al divisar su elegante espalda en dirección a una pequeña esquina que daba a las escaleras, él mismo se sorprendió como el humano insignificante que, sin embargo, conseguía acechar las habilidades de una moradora de la noche. Así de compungida debía de estar ésta para que la figura del muchacho pudiera deslizarse disimuladamente por detrás y llevarse consigo su mano, estrechada nuevamente en las sombras para, acto seguido, acorralarla contra la pared.

Los escalones bajaban y descendían en espiral, al igual que la enroscada danza entre sus bocas cada vez que encajaban juntas a través de la oscuridad. ¡Qué distinto, qué emocionante, qué agradable era poder hacerlo, por primera vez, fuera de sus hogares! ¡En un lugar, aunque apartado, público! ¡Qué mejor forma de demostrarle que su vergüenza, su recato, seguían brillando por la ausencia de mil soles bajo los que Carolina ya no podía estar y que él le proporcionaba, una y cien veces, por medio de su mirada, su piel, su saliva!

No, aquello no era una brizna, lo había dejado claro. Aquello era el mismísimo río que portaba su apellido. Una corriente continua que arrasaba cuerpo y alma hasta colmar su cauce. Si desembocando en su amada austríaca ahogaba todas sus dudas y zozobras, lograría convertir al vampirismo en una mera alegoría por la que se pelearían los artistas y que la liberarían a ella de su condena atemporal.

—«Nunca tientes con tu mano el corazón de un amante correspondido.» —recitó las apropiadas palabras del personaje de Mortimer en aquella misma obra de la que ambos habían huido. Dueño de una intrépida sonrisa que ni la penumbra, ni los desarrollados sentidos de la mujer a la que agarraba del mentón, pudieron menguar.


Última edición por Oscar Llobregat el Jue Ene 26, 2023 8:04 am, editado 1 vez


Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| PoCG1vn
Don't you (forget about me).

What do you expect? Feelings from a wind-up toy?:
Tell me everything I'm not, but don't ever tell me to stop:
Nunca fui tan bueno como para que te tuvieras que fiar:
Muchas gracias a todos/Awards:
Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Aj7q3gC
Oscar Llobregat
Oscar Llobregat
Prostituto Clase Media
Prostituto Clase Media

Mensajes : 575
Fecha de inscripción : 06/10/2011
Localización : Depende de cómo quieras conocerme

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Re: Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Carolina Van de Valley Dom Dic 25, 2022 4:25 am

Los pasillos del teatro son oscuros. Toda la luz se encuentra sobre el escenario. El eco del llanto del conde de Leicester intercediendo por María llena todavía las paredes. Me siento estúpida aún, por pretender guardar celosamente a alguien que no pertenece ni al viento. Con Friedrich hubiésemos drenado hasta la última gota de sangre del supuesto acompañante de esa noche. Pero Friedrich era Friedrich. Exquisito en su malignidad —hasta Thibault comparte parte del espíritu del que me había arrastrado a las sombras—, pero Oscar... No podrían haber existido amantes tan diferentes. La fiereza de sus besos era delicada y hermosa. Como los lirios que crecen en los Pirineos. No hay nada oscuro ni sombrío en el muchacho de las calles con el invierno en las venas.

¿Es eso lo que me atrae irremediablemente hacia él? ¿Soy como una de esas polillas que revolotean cerca del fuego? Tal vez mis tinieblas están cansadas de vivir en la negrura impuesta, y buscan con intensidad la única luz que podrán respirar.

Me sorprende entonces. Y el roce de sus manos me eriza la piel que debería estar muerta y roída por los gusanos. Mas es allí, en el lugar de donde nace la música y el arte en su máxima expresión, donde mis sentidos casi laten como si estuvieran vivos otra vez. Su contacto es lo que lo provoca, como me provoca tantas otras cosas en este cuerpo prestado que no puedo controlar. Su calor es también el único calor que volveré a sentir nunca. Así que lo estrecho más contra mí. Las sedas del vestido y del traje pronto empiezan a ser un incordio. Y desearía estar en otro lugar. En medio de la nada. En medio de la frondosidad arbolada. En un Edén en la tierra donde podamos caminar desnudos bajo un sol que no me convertiría en cenizas.

Su voz, la frase, interrumpe mis pensamientos que creo casi infantiles —¿desde cuándo hay Edén para los hijos de las sombras?— pero también me hace sonreír.

¡Insensato quien no detiene en abrazo eterno la dicha que Dios puso en su camino! Quiero salvarte, aunque me costara mil vidas que fuesenrecito yo también, colocando una mano sobre la mejilla de él con suavidad.


Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| 345y7w6
And you run with a lonely heart:
I'm shaking like a leaf:
I can't reach my soul:
Blinded to see the cruelty of the beast:
Awards:
Carolina Van de Valley
Carolina Van de Valley
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 492
Fecha de inscripción : 19/01/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Re: Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Oscar Llobregat Mar Ene 24, 2023 12:01 pm

El teatro encontraba su poesía en los labios de Carolina Van de Valley. ¡Haced caso de quien no estará versado en las artes, pero sí en el barro del que florecen y del que, acto seguido, reniegan!

Pues… ¿Quién está dispuesto a reconocer que la belleza es, en realidad, humana y no el ideal más tormentoso de todos los que consumen al ego?

Cuando sintió la mano de la vampira sobre su mejilla, envuelta de la dulce frialdad que conociera un perro callejero con la mirada serena y el pelaje intacto, Oscar torció la cara para poder besar también sus dedos y ensortijarlos a su cálido, desbocado, aliento. Cerró los ojos con fuerza, mientras la apresaba de esa misma muñeca y retenía el helor más reconfortante de su existencia, incitado por aquellas palabras que proseguían su recitada pasión y mantenían los cimientos de una estrofa imposible de escribir o conservar en las argucias de un estudio póstumo. Lejos de eruditos y técnicos, hecha sólo para susurrarse en el hambriento ardor de las sombras.

Habría continuado con aquel recital de risas atoradas e improvisados jadeos, pero descubrió, en el acto, que no había sido capaz de retener en su memoria más fragmentos de aquella obra que los había reunido por accidente. Eso le hizo perder seguridad, aunque por fuera no hubiese cambio, ni alteración dramática. Una fugaz reflexión sobre sus caminos hasta ese encuentro cruzó su abrumada mente. Ella, que había acudido allí por amor al arte. Él, por estar a su servicio. ¿Qué había de distinto en su situación si no podían aprovecharla para subir más peldaños, en lugar de quedarse quietos en el mismo de siempre, con la luz apagada y las bocas prendidas?

—Espero que lo de antes no te haya hecho sentir incómoda. —expresó un deseo que, respetuoso como solía ser su disposición hacia el mundo, suavizó lo que el corazón ajeno pudiera percibir como una pregunta brusca. Mas ni brusquedad, ni inconsciencia había en el legítimo derecho a hablar de la verdad con tu amante. Si la verdad se convierte en el problema, entonces el amor está jugando al escondite. Y paradójicamente ese acto de escapismo era lo que habían estado evitando todo ese tiempo, nada menos que un hombre que debía ocultar su profesión y una mujer que debía hacerlo con su identidad.

Pero, aun cuando uno solo de ellos moriría si no se cubría a tiempo del juicioso amanecer, Oscar estaba convencido de que su piel también se agrietaría hasta volverse ceniza si las caricias de la más bella hija de los condenados titubeaba al mirarlo cerca de otra persona que no significaba nada para él.


Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| PoCG1vn
Don't you (forget about me).

What do you expect? Feelings from a wind-up toy?:
Tell me everything I'm not, but don't ever tell me to stop:
Nunca fui tan bueno como para que te tuvieras que fiar:
Muchas gracias a todos/Awards:
Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Aj7q3gC
Oscar Llobregat
Oscar Llobregat
Prostituto Clase Media
Prostituto Clase Media

Mensajes : 575
Fecha de inscripción : 06/10/2011
Localización : Depende de cómo quieras conocerme

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Volver arriba Ir abajo

Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley| Empty Re: Presagio en los ojos de Eros |Carolina Van de Valley|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.